Noticias de "google"

04-06-2018 | abc.es
Los adolescentes abandonan a Facebook pero se refugian aunque no lo sepan en Facebook
Acertada visión de futuro tuvo Mark Zuckerberg cuando en 2012 compró Instagram, una red de fotografía que había puesto de moda aquello de ponerle filtros a la vida. Con el tiempo, los mil millones de euros desembolsados se saborean como una ganga. Porque, ahora, y en medio del huracán de los cambios de hábitos entre los consumidores, es una de las plataformas preferidas por los nuevos internautas, es decir, adolescentes y jóvenes usuarios que buscan abrirse un perfil en una red social donde están sus amigos. Básicamente, los servicios que más han crecido en los últimos dos años tienen algo en común: están especializados en la imagen. Instagram, con más de 800 millones de usuarios registrados, es uno de los que está recogiendo a los usuarios que «pasan», literalmente, de Facebook. La gracia de todo esto es que pese a que dan de lado la red social del «me gusta» se refugian en otras plataformas que tienen al mismo director de orquesta. Así que para el caso, es caer en sus mismos deseos. Porque lo más curioso es que, pese a la matraca que damos los medios, hay una inmensa cantidad de personas que no saben que Instagram forma parte de la multinacional Facebook. Y eso es para hacérselo mirar. Solo YouTube, plataforma de vídeos de Google, y la independiente Snapchat amasan grandes números por su cuenta. Según un estudio de la consultora Pew Research Center, los adolescentes estadounidenses han empezado a abandonar Facebook. Y los números, pese a que pueden camuflarse entre el continuo aumento global, han disminuido significativamente desde hace tres años. En concreto, el informe desvela que los jóvenes que aseguran formar parte de Facebook ha caído desde el 71% al 51% en la actualidad. Una realidad explicada por el continuo trasvase de usuarios que reciben Instagram y Snapchat. ¿Qué quiere decir esto? Que esa mitad de los usuarios estadounidenses entre 13 y 17 años que interactúan en la red social es cada vez menor. Su uso es «notablemente más bajo» en comparación con aquellos usuarios que dicen utilizar YouTube (con el 85%), Instagram (72%) y Snapchat (69%). Unos datos que han pasado del 2015 de cifras muy alejadas (52% para Instagram, 41% para Snapchat), aunque también es cierto que la aplicación de chat del fantasma ha tenido una gran explosión entre 2015 y 2016, aunque en España sigue siendo un servicio residual casi sin éxito. Peor suerte lleva Twitter, la red favorita de solo el 32% de los adolescentes. No es el primer estudio que indica que los adolescentes han empezado a abandonar Facebook. En febrero de este año, un estudio de la consultora eMarketer estimó que la base de usuarios de Facebook entre los estadounidenses de 12 a 17 años disminuyó un 9,9% en 2017, tres veces más de lo que se desveló en agosto. Entonces, las previsiones eran poco halagüeñas: este año se apuntó a la pérdida de 2,1 millones de usuarios menores de 25 años. A pesar de este éxodo sigue siendo la plataforma social más grande del mundo con 2.230 millones de usuarios mensuales.
04-06-2018 | abc.es
Los adolescentes abandonan a Facebook pero se refugian de nuevo en Zuckerberg (aunque no lo sepan)
Acertada visión de futuro tuvo Mark Zuckerberg cuando en 2012 compró Instagram, una red de fotografía que había puesto de moda aquello de ponerle filtros a la vida. Con el tiempo, los mil millones de euros desembolsados se saborean como una ganga. Porque, ahora, y en medio del huracán de los cambios de hábitos entre los consumidores, es una de las plataformas preferidas por los nuevos internautas, es decir, adolescentes y jóvenes usuarios que buscan abrirse un perfil en una red social donde están sus amigos. Básicamente, los servicios que más han crecido en los últimos dos años tienen algo en común: están especializados en la imagen. Instagram, con más de 800 millones de usuarios registrados, es uno de los que está recogiendo a los usuarios que «pasan», literalmente, de Facebook. La gracia de todo esto es que pese a que dan de lado la red social del «me gusta» se refugian en otras plataformas que tienen al mismo director de orquesta. Así que para el caso, es caer en sus mismos deseos. Porque lo más curioso es que, pese a la matraca que damos los medios, hay una inmensa cantidad de personas que no saben que Instagram forma parte de la multinacional Facebook. Y eso es para hacérselo mirar. Solo YouTube, plataforma de vídeos de Google, y la independiente Snapchat amasan grandes números por su cuenta. Según un estudio de la consultora Pew Research Center, los adolescentes estadounidenses han empezado a abandonar Facebook. Y los números, pese a que pueden camuflarse entre el continuo aumento global, han disminuido significativamente desde hace tres años. En concreto, el informe desvela que los jóvenes que aseguran formar parte de Facebook ha caído desde el 71% al 51% en la actualidad. Una realidad explicada por el continuo trasvase de usuarios que reciben Instagram y Snapchat. ¿Qué quiere decir esto? Que esa mitad de los usuarios estadounidenses entre 13 y 17 años que interactúan en la red social es cada vez menor. Su uso es «notablemente más bajo» en comparación con aquellos usuarios que dicen utilizar YouTube (con el 85%), Instagram (72%) y Snapchat (69%). Unos datos que han pasado del 2015 de cifras muy alejadas (52% para Instagram, 41% para Snapchat), aunque también es cierto que la aplicación de chat del fantasma ha tenido una gran explosión entre 2015 y 2016, aunque en España sigue siendo un servicio residual casi sin éxito. Peor suerte lleva Twitter, la red favorita de solo el 32% de los adolescentes. No es el primer estudio que indica que los adolescentes han empezado a abandonar Facebook. En febrero de este año, un estudio de la consultora eMarketer estimó que la base de usuarios de Facebook entre los estadounidenses de 12 a 17 años disminuyó un 9,9% en 2017, tres veces más de lo que se desveló en agosto. Entonces, las previsiones eran poco halagüeñas: este año se apuntó a la pérdida de 2,1 millones de usuarios menores de 25 años. A pesar de este éxodo sigue siendo la plataforma social más grande del mundo con 2.230 millones de usuarios mensuales.
04-06-2018 | abc.es
Microsoft, interesada en comprar GitHub, una plataforma para alojar proyectos
Microsoft busca acercarse a los desarrolladores de productos informáticos y servicios digitales. Pese a haber tomado velocidad, Windows 10, su sistema operativo más avanzado hasta la fecha, no sigue el ritmo esperado. De cara a potenciar sus servicios, el gigante del software está dispuesta a adquirir GitHub, una exitosa y popular plataforma para alojar proyectos web y que tiene el foco en el trabajo colaborativo. Un repositorio de código abierto que supone un cambio de mentalidad en la estrategia de la compañía norteamericana. Según avanza «Bloomberg», la posible adquisición de la plataforma todavía no se ha concretado de manera oficial, pero las negociaciones están muy avanzadas. Los analistas creen que la operación asciende a 2.000 millones de dólares (1.712 millones de euros), informa por su parte «Business Insider». Ello supondría un regreso a las raíces de la firma de Redmond y un cambio de paradigma en su estrategia empresarial, centrada ahora en potenciar los servicios digitales y la tecnología «cloud computing». GitHub es un servicio muy interesante y popular entre los desarrolladores de software, quienes guardan y alojan sus proyectos de manera sencilla y práctica. Dada su filosofía centrada en el código abierto, la plataforma ofrece muchas posibilidades, aunque ha sido hasta ahora un enfoque totalmente contrario al negocio comercial de Microsoft de venta de licencias. Es más, el otrora consejero delegado Steve Ballmer llegó a calificar al software libre como un «cáncer». Pero bajo la batuta de Satya Nadella, la veterana empresa tecnológica ha venido tocando otros palos, acercándose a tecnologías como la «nube», el «machine learning» y, si se concreta este movimiento, los modelos de código abierto. La compañía, a su vez, necesita de nuevas formas de conectarse con la comunidad de desarrolladores. Y ahí puede entrar perfectamente GitHub, una firma con sede en San Francisco y propietaria de una herramienta necesaria para desarrolladores. Muchas empresas rivales como Google la utilizan para almacenar código informático y colaborar para la mejora de sus productos. En la actualidad, según datos no oficiales, apuntan a que la plataforma alberga a más de 27 millones de usuarios y 80 millones de proyectos web. Pese a las posibilidades que ofrece esta plataforma, comunidades defensoras del software libre temen que se pierda un espacio de intercambio de ideas.
04-06-2018 | abc.es
¿Por qué Microsoft ha comprado por 7.500 millones de dólares GitHub?
Microsoft busca acercarse a los desarrolladores de productos informáticos y servicios digitales. Pese a haber tomado velocidad, Windows 10, su sistema operativo más avanzado hasta la fecha, no sigue el ritmo esperado. De cara a potenciar sus servicios, el gigante del software ha adquirido por 7.500 millones de dólares GitHub, una exitosa y popular plataforma para alojar proyectos web y que tiene el foco en el trabajo colaborativo. Un repositorio de código abierto que supone un cambio de mentalidad en la estrategia de la compañía norteamericana. Ya lo avanzó «Bloomberg», pero ha sido la propia Microsoft quien lo ha confirmado este lunes a través de su blog oficial y su cuenta de Twitter. Aunque las primeras estimaciones apuntaban a que la compra se haría por unos 2.000 millones de dólares, finalmente ha ascendido a 7.500 millones de dólares en acciones, punto también confirmado por la compañía. Esta operación supone un regreso a las raíces de la firma de Redmond y un cambio de paradigma en su estrategia empresarial, centrada ahora en potenciar los servicios digitales y la tecnología «cloud computing». Microsoft to acquire @GitHub, the world?s leading software development platform. https://t.co/hAEN6bJcsg pic.twitter.com/O5I0vT1zQA? Microsoft (@Microsoft) 4 de junio de 2018«Los desarrolladores son los constructores de esta nueva era» «La era de la nube inteligente y el borde inteligente está sobre nosotros. La informática se está integrando en la sociedad, en cada aspecto de nuestra vida y trabajo, cada aspecto de la economía está siendo transformado por la tecnología digital. Los desarrolladores son los constructores de esta nueva era, escribiendo el código del mundo. Y GitHub es su hogar», valora en un comunicado Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, quien se muestra convencido que en un futuro «la comunidad de desarrolladores crecerá en número y en importancia». «Los flujos de trabajo de los desarrolladores impulsarán e influirán en los procesos y funciones de las empresas en todas las organizaciones, desde el marketing, las ventas y el servicio, hasta las tecnologías de la información y los recursos humanos. Y la creación de valor y el crecimiento en todas las industrias estarán cada vez más determinados por las decisiones que tomen los desarrolladores», reconoce. Para Nadella, los desarrolladores estarán en el centro de los desafíos más urgentes del mundo, pero cree que «el verdadero poder viene cuando cada desarrollador puede crear, colaborar, compartir código y desarrollar el trabajo de cada uno». Un objetivo que considera que GitHub va a ser «el destino para que los desarrolladores aprendan, compartan y trabajen juntos para crear software», algo que según explica es importante también para Microsoft. Nadella, quien se ha comprometido a mantener el «espíritu abierto» de GitHub, ha defendido el software libre como modelo productivo para el futuro de los desarrollos informáticos. De cara a potenciar la plataforma y tranquilizar a la comunidad de desarrolladores, el máximo responsable de Microsoft ha enumerado tres retos para su nuevo servicio: ayuda a los desarrolladores manteniendo la plataforma abierta, aceleración de los proyectos corporativos y la integración de servicios de la «nube» de la compañía. Lo que significa la compra de GitHub GitHub es un servicio muy interesante y popular entre los desarrolladores de software, quienes guardan y alojan sus proyectos de manera sencilla y práctica. Dada su filosofía centrada en el código abierto, la plataforma ofrece muchas posibilidades, aunque ha sido hasta ahora un enfoque totalmente contrario al negocio comercial de Microsoft de venta de licencias. Es más, el otrora consejero delegado Steve Ballmer llegó a calificar al software libre como un «cáncer». Pero bajo la batuta de Satya Nadella, la veterana empresa tecnológica ha venido tocando otros palos, acercándose a tecnologías como la «nube», el «machine learning» y, ahora, los modelos de código abierto. La compañía, a su vez, necesita de nuevas formas de conectarse con la comunidad de desarrolladores. Y ahí entra perfectamente GitHub, una firma con sede en San Francisco y propietaria de una herramienta necesaria para estos profesionales. Muchas empresas rivales como Google la utilizan para almacenar código informático y colaborar para la mejora de sus productos. En la actualidad, según datos no oficiales, apuntan a que la plataforma alberga a más de 27 millones de usuarios y 80 millones de proyectos web. Pese a las posibilidades que ofrece esta plataforma, comunidades defensoras del software libre temen que se pierda un espacio de intercambio de ideas.
31-05-2018 | abc.es
No solo iOS 12: Apple quiere sacar la artillería en su conferencia anual
Cita ineludible y marcada a fuego para los seguidores de la marca de la manzana. Como cada año, Apple celebra su conferencia de desarrolladores, WWDC, en la que desvela las principales características de sus diferentes software. Esta temporada le toca a iOS 12, la próxima gran actualización del sistema operativo móvil que, si atendemos a la rutina establecida, debutará cuando se comercialicen nuevos iPhone en otoño. La conferencia inaugural, que tendrá lugar el lunes a partir de las 19.00 horas -hora española- desde McEnery Convention Center de San José (California), suele servir de aperitivo para conocer, básicamente, las mejoras y nuevos servicios del software. Presentaciones técnicas aparte, se trata de una ocasión idónea para ver el camino que va tomando la compañía y cómo se desenvuelve de cara al futuro. Por lo pronto, lo que más relevancia va tomando es apostar por una mayor convergencia entre dispositivos. Se abre el telón para iOS 12 Ahí cobrará importancia iOS 12, que tendrá un papel fundamental durante el evento. Su puesta de honor pública estará enfocada, a tenor de las primeras hipótesis, a mejorar la estabilidad del software. Con lo que se puede intuir que no presentará grandes cambios respecto a la versión actual. Pendiente una futura revolución de todo su ecosistema, la idea es apostar definitivamente por la tecnología de realidad aumentada, una tecnología a la que la firma está dedicando mucho esfuerzo. Y visto los resultados, no le está yendo mal. También se cree que Apple centrará sus esfuerzos en presumir de apartado fotográfico. En la actualidad, ya no es el rey de la fotografía pero desde que apostaron por las dobles cámaras ha logrado popularizar el efecto retrato. Aspectos como la gestión de recursos, implementación de avances de Inteligencia Artificial y un nuevo catálogo de «animojis» están llamados a ser protagonistas. Al igual que las mejoras encaminadas a la conexión con los vehículos por medio del sistema CarPlay. Y entre algunas funciones algo más secundarias, se prevé que se añadirán más opciones para el control parental y servicios para desintoxicarse un poco del móvil gracias a la opción de «no molestar». Algo que copiará de Android P, futura versión del sistema desarrollado por Google. Una característica que ya ha trascendido es que Apple añadirá una función para abrir puertas inteligentes. Para ello, el software supondrá una liberación del chip NFC, encargado de realizar acciones inalámbricas como el pago móvil, con lo que se espera que los próximos iPhone puedan ser capaces, entre otras cosas, de desbloquear la cerradura de tu habitación en un hotel. Con lo que eso, a su vez, implica una serie de acuerdos de uso con distintas cadenas turísticas. Siri, el popular asistente de voz, necesita mejorar, con lo que es posible que se muestren nuevas capacidades. De ordenadores y relojes Pocas ideas han trascendido respecto a las futuras actualizaciones de MacOS y WatchOS, los sistemas operativos para ordenadores y Apple Watch, respectivamente. Lo que se desconoce gracias (o por culpa) del hermetismo de la compañía es si se anunciarán, además, nuevos equipos. En los últimos meses se ha especulado en torno a una mayor convergencia entre dispositivos, lo que alimenta los rumores sobre la posible llegada de un MacBook Air, que desde hace varios años no se ha renovado. Se espera, por tanto, que se incorporen pantallas tecnología Retina y se actualicen sus componentes. Precisamente una de las novedades que se esperan de MacOS 10.14 es la posibilidad de de cruzar o utilizar servicios y aplicaciones de iOS directamente en el ordenador. Pero para hacer la bola aún más grande, se ha especulado con la llegada de dos modelos de iPad Pro, diferenciados por tamaño (10.5 y 12.5 pulgadas), y que se podrían desbloquear mediante FaceID, la tecnología de reconocimiento facial que ha hecho debut en el iPhone X.
29-05-2018 | abc.es
Esto es lo que quiere Apple para el iPhone del próximo año: tres modelos, pantalla OLED y tres cámaras
Superado el primer trimestre del año, uno de los periodos, junto con el final de año, más fuerte para las ventas de teléfonos móviles, Apple quiere seguir acelerando la máquina de su dispositivo estrella, el iPhone. La compañía, envuelta en su desarrollo tecnológico, pretende encontrar una nueva fórmula que incentive el consumo. Y, como sucede en esta industria, la etiqueta de «novedad» debe acompañarse de algo muy innovador. Y esa capacidad de innovación puede que se haya perdido, pero la maquinaria económica no puede desacelerarse porque el mercado del «smartphone», ya maduro, sigue siendo una gran fuente de ingresos para compañías como Samsung y Apple. En un escenario de debilidad del mercado chino, ambas firmas quieren dar un golpe sobre la mesa y distanciarse de nuevo de sus más directos competidores. Huawei, tercero en discordia, es la única marca que a día de hoy puede hacer ver las orejas al lobo. Mientras tanto, los rumores sobre la posible renovación en otoño del iPhone cobra cada vez mayor intensidad. Las primeras hipótesis apuntan a que el gigante estadounidense prepara la llegada de hasta tres modelos distintos de teléfono móvil. Todos ellos, según el medio especializado «Electronic Times» de Corea del Sur, vendrán con pantallas tipo OLED, unos paneles que producen colores intensos y negros profundos. El iPhone X ha sido el primer teléfono de Apple en contar con una pantalla de tales características. Pero se trata de una combinación no siempre del agrado de todos los consumidores, pero que se ha convertido en la tecnología más deseada por los fabricantes de telefonía. Sin ir más lejos, algunos de los modelos más avanzados del mercado (Samsung Galaxy S9, Google Pixel 2, Huawei P20 Pro y OnePlus 6) incorporan este tipo de pantallas orgánicas, que Samsung ha impulsado en los últimos años. De tal forma, que la decisión de montar estas pantallas cobra mayor fuerza, aunque hasta ahora se daba por hecho que Apple solo lo haría en dos de los tres modelos de iPhone previstos para este año. Sin embargo, los primeros informes dudan que este movimiento que permita la transición hacia estas pantallas no producirá hasta el próximo año. Es decir, los planes iniciales sugieren que esta temporada habrá tres modelos, sí, pero no todos serán OLED. Según ha trascendido, la empresa encargada de la producción de estos paneles es Japan Display, uno de los tres principales proveedores de estos componentes. Otra de las cuestiones a resolver es su apartado fotográfico. Los primeros rumores apuntan a que el iPhone más avanzado (y caro) de esta temporada vendrá con hasta tres cámaras, algo similar a lo que ha desarrollado Huawei en el P20 Pro. Así, los usuarios podrán hacer zoom de tres aumentos de manera óptica como una de sus novedades. Desde noviembre del pasado año se lleva diciendo que, para la renovación anual del iPhone para 2018, Apple tiene previsto lanzar tres modelos este año. Un informe de la consultora KGI Securities señaló que dos de ellos presentarían pantallas OLED, mientras que el otro -una variante más accesible de 6,1 pulgadas- apostaría por una pantalla LCD. En cualquier caso, la compañía estadounidense revelará detalles acerca de la próxima versión de iOS en su evento WWDC que se celebrará la próxima semana.
28-05-2018 | abc.es
Espiar WhatsApp: ¿es posible colarse en conversaciones ajenas con una aplicación?
Una de las entradas más populares en los buscadores es la frase «espiar WhatsApp». Un hecho que se ha convertido en un filón para muchos desarrolladores avispados y con malas intenciones, que han creado aplicaciones que prometen poder monitorizar la actividad de cualquier usuario de nuestros contactos solo con descargarnos su herramienta, disponible en muchos casos a través de su propia página web, que nos sale en las primeras entradas nada más ingresar en el navegador esta frase. Pero, ¿es posible «hackear» WhatsApp? La respuesta es que, si eres un usuario medio con conocimientos básicos, descargándote una simple «app» en tu móvil no vas a conseguir mucho más que las horas de conexión y un informe de actividad. Eso en el mejor de los casos. «El cifrado de WhatsApp hace casi imposible que puedas acceder a una conversación en la que no estás involucrado», explica para ABC Luis Corrons, experto en ciberseguridad de Avast, que cuenta que su experiencia con este tipo de aplicaciones no fue muy productiva. No espían y encima son un timo «Las aplicaciones que probé prometían espiar a otros usuarios, pero en realidad eran un timo. Al final, lo que hacían era apuntarte a una página que te cobraba por mandarte mensajes y no funcionaban para lo que se supone que eran», asegura. El método era fácil: un enlace web te redirigía a una página, que podía ser sospechosamente parecida a la de Google Play (la tienda de aplicaciones de Android), y desde donde era posible descargarse la aplicación «milagrosa». Una vez instalada, pedía un correo para el registro y un número de teléfono. Para validar la cuenta, había que introducir un código que llegaba vía SMS una vez que se introducían los datos. Lo que el usuario no sabía es que a la vez que llegaba esta contraseña también se enviaba a un servicio de mensajería «premium» que le cobraba al usuario cada vez que periódicamente le llegaba uno de sus SMS. El sistema se refinó tanto que estas aplicaciones maliciosas conseguían evitar que las notificaciones de los mensajes aparecieran en los móviles, por lo que el usuario la mayoría de las veces solo se enteraba cuando le llegaba el susto de la factura. «Los SMS estaban en la bandeja de entrada como leídos, por lo que si no te metías directamente, no te percatabas», afirma Corrons. «Apps» que intuyen conversaciones En los últimos tiempos han proliferado las aplicaciones tipo «registro». Es decir, herramientas a terceros que monitorizan la actividad de tus contactos en WhatsApp desde tu propia cuenta y crean informes sobre lo que intuyen que son horas de sueño o conversaciones entre varias personas al comparar los horarios de conexión de los números que tienes registrados en tu agenda. Algo así como automatizar tablas que podrías hacer tú mismo mirando si tus contactos están en línea o no cada vez que te conectas. «En realidad estos datos son "públicos" -porque tienes acceso solo con tener la aplicación instalada- , pero en ningún caso se pueden meter en conversaciones con otras personas ajenas a quien la está utilizando», señala el experto en ciberseguridad. Además, el hecho de que dos personas coincidan hablando a las mismas horas en una aplicación tan utilizada y cotidiana como WhatsApp no asegura que las predicciones sean totalmente fiables. Instaladas en el móvil espiado Después de todo esto. ¿Acaso la tecnología para «pinchar» conversaciones de WhatsApp no ha llegado a nuestras manos? En este caso, la respuesta es la contraria: sí que existen aplicaciones que pueden controlar todo lo que hace un móvil desde otro distinto (ya sea desde otro smartphone «Mata Hari» o desde un ordenador), pero para ello se necesita instalar una «app» en el terminal que se va a espiar. «Existen aplicaciones espía, que normalmente son de pago, que su objetivo es hacer una copia de toda la actividad del móvil en el que están instaladas y hacérsela llegar al ?atacante?», explica Corrons. Ya se han visto casos en el que este tipo de aplicaciones buscan un fin más allá del simple «cotilleo», como la herramienta que permitía a los padres controlar los móviles de sus hijos (que saltó a los medios por revelar información de sus usuarios por una agujero de seguridad), si bien fue duramente criticada por la intromisión en la privacidad que suponen este tipo de «apps». Espiar WhatsApp puede ser delito Más allá de la capacidad técnica para llevar a cabo el espionaje en WhatsApp, es importante conocer que el hecho de acceder a conversaciones privadas (incluso por parte de padres preocupados por díscolos hijos) está penado por la ley. Se trata de un delito de descubrimiento y revelación de secretos recogido en el artículo 197 y puede conllevar hasta penas de prisión. Así que si después de leer este artículo te sientes tentado, ya sea de manera analógica o tecnológica, a controlar la actividad de alguien en WhatsApp, piénsatelo dos veces porque puede que salgas escaldado.
28-05-2018 | abc.es
Google, Instagram, WhatsApp y Facebook, denunciados por forzar al usuario a aceptar los términos de uso
Desde el viernes pasado el Reglamento General de Protección de Datos (RPGD o GPDR, por sus siglas en inglés) es de obligado cumplimiento, con lo que las empresas infractoras se exponen a multas que pueden ascender en los casos más graves al 4% de la facturación anual o 20 millones de euros. Una consecuencia que ha obligado a las firmas comerciales a apresurarse a adaptarse al marco legal, pero que puede hacer que las tecnológicas se busquen las mañas para saltárselo a la torera. No han trascurrido ni dos días y las principales empresa del sector ya han recibido las primeras quejas. None Of Your Business, una organización sin ánimo de lucro liderada por el activista austriaco Max Schrems ha presentado una denuncia en la que reclama a Google, Facebook, Instagram y WhatsApp unos 7.000 millones de euros argumentando en un comunicado que todas ellas están actuando al margen de la ley de privacidad. La denuncia se ha presentado en las autoridades de protección de datos en Francia, Bélgica, Alemania y Austria, aunque este litigio puede derivarse hacia Irlanda, donde Facebook y Google tienen su sede europea. Su petición se centra en que las plataformas están «forzando a los usuarios a aceptar los términos del servicio o perder su acceso». Es decir, «excluye a los usuarios que se niegan a aceptar la política de uso». Un concepto centrado en la idea de «o lo tomas o lo dejas», critica Schrems en declaraciones a la agencia Reuters, quien ha insistido que los principales gigantes del sector obligan a los usuarios a aceptar recibir publicidad personalizada para utilizar las plataformas digitales. Algo que entiende que no es una decisión «libre». A su juicio, debería haber una opción de «sí o no» en ese sentido, dado que «muchas de estas compañías te obligan a aceptar la nueva política de privacidad, lo cual es totalmente contrario a la ley». Scherms ha asegurado que su objetivo es que la legación pueda mitigar la capacidad de los titanes tecnológicos a la hora de recopilar datos que, posteriormente, utilizan para vender publicidad personalizada, la principal fuente de ingresos de empresas como Facebook. La multinacional estadounidense, sin embargo, ha defendido que este tipo de publicidad permite operar con libertad. En el caso de Google, la denuncia presentada está relacionada con los teléfonos inteligentes que usan su sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo. «Los consumidores están obligados a entregar sus datos o a poseer "un ladrillo de 1.000 euros" que no pueden utlizar», critica Schrems.
28-05-2018 | elpais.com
Cómo redoblar las ventas de un nuevo producto con una estrategia de vídeo online
Maybelline New York Cejas combinó varios formatos de anuncios en YouTube y Google Display, con segmentaciones de audiencia personalizadas. El resultado: alza de ventas del 130%.
85