Noticias de "google"

30-06-2017 | abc.es
Se apaga una época: cierra Terra, icono de internet en España
Antes que existieran los «Facebook» o los «Twitter» existían proyectos que basaban sus negocios en las posibilidades de internet. No existían las altas velocidades de las que hoy en día gozan los usuarios. Había muchos nombres. Terra fue uno de ellos. Es ejemplo de una aquella época dorada que acabó como el rosario de la aurora. Fundada de manera oficial en 1999, esta marca, referente de los servicios digitales y la navegación en España, propiedad de Telefónica, echa el cierre a gran parte de sus portales, entre ellos, el español, a partir de este mismo viernes. Del todo a nada en un lustro. Terra, filial de negocios de internet de Telefónica, echa el telón a un época anterior tras sufrir una serie de vaivenes económicos y ir poco a poco despiezando algunos de sus servicios en los últimos tiempos. El último, su servicio de correo electrónico -similar a Outlook o Gmail-, cuya defunción empujará a los usuarios a transferir sus datos a otros servicios, según informa la compañía en un comunicado oficial. Fuentes de Telefónica han explicado a «El Economista» que los portales de contenidos no eran un negocio sostenible, especialmente por el empuje de las redes sociales. A partir de este viernes los dominios .com, los de Argentina, Chile, Colombia, México, Perú, Venezuela serán descontinuados; seguirá el portal de Brasil, donde tiene todavía una gran acogida. Una muestra más de la deriva a la que ha estado la marca, pionera en internet, en los últimos años. Hace un par de años, sin embargo, se apostó por reforzar la parte editorial de los contenidos. Con ello vino un cambio de diseño y una apuesta en firme que acabó, con el tiempo, con la salida de varios redactores. Algunos de los que estuvieron en sus primeros años recuerdan con cariño su paso, pero también asumen una falta de visión de futuro en algunos aspectos. En 2000, y cuando estaba a punto de ser cesado, Juan Villalonga, entonces presidente de Telefónica y máximo responsable del proyecto, quiso sacar pecho durante una conferencia en Barcelona en la que negó cualquier burbuja especulativa en Bolsa alrededor de internet. Le salieron unas palabras para el recuerdo: «Terra en tres años valdrá tanto como todo el grupo Telefónica gracias al espectacular crecimiento que están experimentando todas las áreas de negocio vinculadas a internet». No estuvo más equivocado. En 2005, Terra Networks, el máximo exponente hispano de este vacuo escaparate, dejó de cotizar en Bolsa, seis años después de que fuera lanzada al mercado. Los títulos de Terra se estrenaron en el parqué en 1999 con una espectacular subida del 213,3% en un sólo día. Aquella boyante llegada permitió a la operadora de internet colocarse entre las diez empresas españolas de mayor capitalización bursátil, lo que le valió su entrada en el selectivo Ibex 35 en enero de 2000. La trayectoria de Terra fue de todo menos tranquila. Han pasado mucho tiempo pero se recuerdan ciertos escándalos judiciales como el caso de Olé, el primer buscador de internet de habla hispana y comprado por valor de 2.000 millones de pesetas. También una de las mayores OPA de la historia de España como fue la adquisición de Lycos o importantes salidas de directivos. Una bomba que explotó. Pero, ¿qué pasó? ¿Por qué se llegó a esta situación? «Creo que Terra se convirtió en una plataforma de intereses personales, mucho más allá de un servicio de ADSL y contenidos como se concibió al principio», reconoce a este diario un exempleado que prefiere no desvelar su nombre. No obstante, da una clave: «la gestión no fue buena y no hubo una curva de aprendizaje que permitiera a los empleados y accionistas a valorar en su justa medida lo que era un portal de internet». En su momento, la firma llegó a cotizar por encima de empresas de dilatada trayectoria como BBVA o Repsol, lo que provocó un quebradero financiero. Incluos se pensaba que sería una mina de oro. Tampoco fue del todo así. «El recuerdo de mucha gente es malo porque hubo quien compró por encima de los cien euros la acción para ver inmediatamente cómo bajaba por debajo de los diez», añade. En 2005, Telefónica formalizó su adquisición total pero, en realidad, fue el comienzo de su decadencia. «Terra siempre fue de Telefónica y se hicieron muchas cosas buenas de la mano de una gran compañía». Este exempleado asegura que, pese a todo, se aprendió mucho de la burbuja tecnológica que agitó el mercado con el nuevo milenio y que pusieron la voz de alarma sobre los nuevos negocios de internet en aquella época. Hoy en día el fenómeno de los emprendedores y las «startups» está más que asumido. En ellas están depositadas las esperanzas de muchas personas que, en la mayoría de los casos, arriesgan parte de su dinero en alcanzar el sueño de crear un negocio con base tecnológica. Aunque también es cierto que gran parte de ellas pecan de hacer ciertos chanchullos y de generar más expectativas que realidad. «Los valores tradicionales en bolsa no podían competir con las tecnológicas, con una alta capacidad de gestación y desarrollo. Se crearon mercados paralelos.. pero además aprendimos a convivir con lo digital. Las primeras adaptaciones a dispositivos, mercados verticales, productos ligados a banda ancha.. todo eso nos valió para tener la tecnología que tenemos ahora», subraya. En su opinión, «pasó del todo a la nada precisamente porque había mucha turbieza en algunos directivos que simplemente miraron por sus intereses personales». Probablemente la razón por la que Terra fracasó, fue la de ejecutar un proyecto de internet como si se tratase de una corporación como Telefónica, de la que partía. Salida a bolsa por todo lo alto, ejecutivos de chaqueta y corbata, aviones privados, fiestas y equipos humanos desproporcionados, que a día de hoy, consideraríamos un despilfarro. En 1999, cuando se lanzó Terra, no existía un modelo de negocio real en internet, sólo la expectativa de que las millones de visitas de usuarios, se convirtieran en millones de euros en publicidad. Algo que nunca llegó ocurrir. Todos sabemos que las empresas de internet tienen que tener una estructura ligera, muchas veces requiere de flexibilidad para poder innovar. En cualquier caso es necesario tener una cosa en claro: adaptarse a los continuos cambios que sufre el sector, que lejos de ser estable, todavía es un sector por definirse, tanto en contenidos como en modelos de negocio. Ahora vivimos una época de «influencers», pero hace nada fueron las redes sociales y antes los portales verticales. Por su parte, David Moreno, uno de los responsables del portal adjunto a Terra llamado Invertia, tiene buenos recuerdos su paso por la compañía. «Fue una suerte poder trabajar en internet en esos primeros años, de ver crecer a Amazon, aparecer Google o la experiencia de vivir la burbuja de internet en primera persona», manifiesta. En su opinión, la mayoría de los empleados guarda un buen recuerdo. «Fue una experiencia única que cualquiera querría vivir; y se creó un grupo de personas que luego se han ido diseminando en otras empresas y creando nuevos proyectos que ha contribuido a los que es internet ahora en España», sostiene.
30-06-2017 | abc.es
El alma de Terra
Aristóteles, que no leía la Wikipedia, ni sabía lo que era Google decía que para que algo tuviera una identidad única tenía que estar dotado de alma y de cuerpo, es decir, de forma y materia. Una unión natural, perfecta y única. No sabía nada el griego. Corría el verano de 1998 y un grupo de chavales que habíamos estrenado los «tuenti años» convivíamos con otros que superaban los treinta y tantos y llevaban camisas de manga corta a rayas con bolsillo para meter el boli bic cristal. Eran los pasillos de la sede de una empresa llamada Telefónica Servicios y Contenidos por la Red. Los primeros veníamos a crear productos, servicios y contenidos digitales. Nos habíamos caído de la cama de la universidad la noche anterior. Los segundos eran ingenieros de la teleco que daba acceso a Internet con la marca TeleLine. El polo norte y el polo sur cruzándose miradas de desconfianza. Vigilando a estos dos batallones estaban los jefes que venían de Gran Vía 28 (entonces estaba allí la sede central de Telefónica). Un año después, en 1999, nació Terra, la compañía internet para los mercados hispano luso parlantes. La compañía de los récords. La compañía que copó más titulares en los medios de comunicación en los años de inicio de la popularización de Internet. Terra no la creó un Mark Zuckerberg que por entonces estrenaba los 15 años y aún no conectaba nada. Terra la crearon cientos de personas. No hay un fundador. Fuimos decenas de fundadores iniciales. Éramos muy diferentes en casi todo, pero logramos realizar equipos inclusivos con el lema: haz, analiza, aprende, vuelve a hacer. Los ingenieros enseñaban a definir funcionalidades de productos a los periodistas. Los periodistas aprendían con diseñadores a su lado a crear contenidos multimedia que eran por entonces ensaladas nunca antes vistas. Y los comerciales aprendían a integrar marcas en contenidos aportando valor. Quizás por eso Terra hizo muchas cosas «por primera vez». La primera vez que se retransmitió un partido de fútbol en vídeo por Internet; que puso más de medio millón de canciones disponibles en streaming; que tuvo cientos de películas online; que cubrió Juegos Olímpicos y Mundiales de fútbol con cámaras on demand por los usuarios? El alma de Terra fue su gente. Un capital humano único e irrepetible que coincidió en el tiempo en una docena de países del mundo y que supo ser inclusivo, es decir, que supo mezclarse bien. Lo que se llama hoy, gestión del talento. Hay decenas de ex empleados de Terra que dirigen grandes compañías de internet, algunas incluso propias. Como se decía estos días en LinkedIn, la gran escuela de trabajadores de internet en España salió del ecosistema Terra. Aunque Terra ya hace años que no es nada de lo que fue cuando se fundó, esta semana ha vuelto a ser noticia porque se le ha puesto la puntilla y desaparecerá de internet. Desparecerá en su materia, pero no en su forma. Porque como decía el griego, en la forma está el alma y esta sigue representada en todos los que la hicieron: trabajadores, proveedores, clientes? Juanjo Amorín es un empresario digital español
28-06-2017 | enter.co
¿Qué buscan los colombianos en internet?
En lo últimos meses, Google ha hecho grandes esfuerzos por dar a conocer cómo funcionan las búsquedas en internet a partir de los Micro-Momentos, “esos instantes en los que las personas se hacen una pregunta con la intención de tener una respuesta inmediata”. Como los buscadores de internet son la fuente de información más importante, la compañía […]
27-06-2017 | enter.co
La Unión Europea le impuso una millonaria multa a Google
Este martes, la Unión Europea (UE) dio su veredicto final sobre el pleito legal por el cual Google estaba siendo investigada desde hacia varios meses. Margrethe Vestager, vocera de este organismo, confirmó que la compañía ha sido multada con 2,42 mil millones de euros por “dirigir a los usuarios injustamente a sus propios productos más […]
27-06-2017 | elpais.com
¿Por qué la UE ha multado a Google?
La Comisión Europea detalla las prácticas que la compañía ha usado para favorecer a Google Shopping gracias a la posición dominante que ocupa su buscador
27-06-2017 | abc.es
Multa récord a Google por monopolio con su comparador de precios online
Cierre a uno de los tres frentes que tiene abiertos Alphabet, multinacional que aglutina la empresa Google. La Comisión Europea (CE) ha impuesto una multa de 2.420 millones de euros a l gigante de internet norteamericano por abuso de posición dominante con su servicio de comparación de precios de productos Google Shopping. Es la mayor sanción impuesta a una empresa en territorio europeo después de las recibidas con anterioridad Intel o Microsoft. El regulador europeo entiende que la firma americana ha abusado «de su posición dominante» como motor de búsquedas en internet al «dar ventajas ilegales» a su servicio. Esta multa sienta un precedente para futuras actuaciones de empresas del sector de la tecnológica. «Lo que ha hecho Google es ilegal bajo las normas antimonopolio de la UE. Ha negado a otras empresas la oportunidad de competir sobre la base de sus méritos y la innovación», argumenta la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, en un comunicado. «Y lo que es más importante, ha negado a los consumidores europeos una verdadera elección de servicios y los beneficios completos de la innovación». Bruselas envió un primer pliego de cargos a Google en abril de 2015 en el que denunció que la empresa reserva sistemáticamente «un trato favorable» a su comparador en sus páginas de resultados de búsquedas. La compañía, a partir de ahora, dispone de un plazo de 90 días para «poner fin a su conducta» o, en caso contrario, hacer frente a multas de hasta un 5% de la facturación diaria a nivel mundial de Alphabet, su empresa matriz. El gigante de internet piensa en apelar La compañía tecnológica americana se ha mostrado en desacuerdo con la sanción impuesta y no acepta las acusaciones. «Cuando compras online quieres encontrar los productos que estás buscando de manera fácil y rápida y los anunciantes promocionarlos», señala en un comunicado emitido a este diario K ent Walker, vicepresidente y principal asesor legal de Google. «Cuando compras online quieres encontrar lo que buscas de manera rápida y los anunciantes promocionarlos»Kent Walker, de Google Por esta razón -insiste- Google muestra 'shopping Ads', con el objetivo de conectar a usuario con miles de anunciantes, pequeños y grandes, «de una manera que sea útil» para ambos. «Dicho esto, estamos en desacuerdo con las conclusiones anunciadas hoy. Vamos a revisar con la Comisión la decisión en detalle y consideraremos apelar y continuar exponiendo nuestros argumentos», asegura. Esta sanción viene justo un día después de que la compañía anunciase una serie de cambios importantes que afectan a su tratamiento de los datos personales. Google aseguró que su servidor de correo electrónico Gmail dejará de «rastrear y examinar» los mensajes privados de los usuarios - como sucedía hasta ahora- para personalizar los anuncios que mostraba en su plataforma gratuita. Cifras por encima de las expectativas Según la normativa antimonopolio de la UE, las sanciones por posición dominante en el mercado están limitadas a un máximo del 10% del volumen de negocio de la empresa en cuestión, que en el caso de la matriz de Google, Alphabet, alcanzó los 90.272 millones de dólares (84.410 millones de euros) en 2016. De esta forma, la sanción podría alcanzar los 8.000 millones de euros, una cifra que se ha quedado lejos del resultado, aunque se rumoreó en un principio que superaría los mil millones. Hasta la fecha, la mayor multa a una empresa en territorio europeo fue a Intel (1.060 millones de euros), en 2009, por abuso de posición dominante con sus componentes informáticos para ordenadores. Esta es una de las investigaciones que tiene abierta la compañía. Los casos pendientes se remontan, incluso, con el anterior comisario de la Competencia, Joaquín Almunia. La CE también ha iniciado sendas investigaciones por posible abuso de posición dominante a la empresa tecnológica con su sistema operativo Android y con su plataforma publicitaria Google AdSense. Según los expertos, la sanción es adecuada y responde a la posición de dominio que ejerce la compañía con su servicio de búsquedas, que alcanza una cuota del 90% en algunos países de la región. «No estamos hablando de un trato neutral hacia los competidores, la Comisión analiza los cambios en la posición de los competidores, y resulta llamativo que el primer competidor aparezca de media en la página cuatro y cómo afecta este hecho», asegura a este diario Sergio Carrasco, abogado especializado en derecho tecnológico en Fase Consulting, De acuerdo con las pruebas recopiladas por la Comisión, el primer resultado de la página dos solo recibe un 1% de los clics, generando una situación de desiguladad. «Pese a que todo se realiza en base a un algoritmo, esto muestra que la manera en que se ha configurado beneficia de manera clara al servicio de Google», explica este experto. Este experto sostiene, además, que no se trata únicamente que se coloca el servicio de Google en una posición prominente que atraiga a los usuarios, sino que además se actúa sobre los competidores para «ocutarlo». «El uso de una multa coercitiva también es adecuado, dado que lo que se busca no es solo sancionar por una actuación realizada en el pasado, sino que se cese en el abuso que se sigue practicando. Y aunque se ha hecho mucho hincapié en el tema de la sanción, recordemos que el incumplimiento también podría conllevar una sanción de hasta el 5% del volumen de negocios de Alphabet, con lo cual también podría llegar a ser importante», apunta.
27-06-2017 | abc.es
Así es como Google Maps sabe si hay un atasco en tu ruta
Muchos conductores llevan instalado un navegador GPS en su vehículo, un dispositivo realmente útil para aquellos que necesitan con frecuencia circular por carreteras que no conocen. Pero no son menos los que directamente emplean su smartphone con el mismo objetivo. Con aplicaciones como Google Maps es sencillo ir de un lugar a otro sin perderse, incluso evitando peajes si así lo preferimos. Otra de sus características destacables es su capacidad para informarnos sobre el tráfico en tiempo real. ¿Cómo obtiene Google estos datos? El blog Mental Floss nos ofrece las respuestas para este asunto. Es una cuestión de lógica, aunque eso no quita que la cosa tenga su punto espeluznante. Porque lo cierto es que quien aporta la información sobre los atascos, las retenciones e incluso los accidentes en cada carretera del mundo son.. los propios usuarios. Si utilizas habitualmente Google Maps, también tú estás contribuyendo, probablemente sin saberlo, a crear esa gran fuente de conocimiento que millones de personas aprovechan a diario. Si has instalado Google Maps en tu smartphone Android o iOS y además tienes activados losservicios de ubicación, debes saber que la app envía constantemente informes anónimos en tiempo real a Google. En cada kilómetro de carretera puede haber un montón de automóviles con usuarios que funcionen como fuente de información, de modo que la compañía californiana tiene todo lo que necesita para realizar estimaciones sobre la cantidad de coches que hay en cada lugar y la velocidad a la que se están moviendo. Google completa de varias maneras los datos que nuestros móviles envían. De hecho, algunas de ellas eran su recurso principal antes de que casi todo el mundo llevase encima un smartphone en todo momento. Por ejemplo, contratando agencias privadas capaces de recopilar información muy precisa sobre tráfico; o utilizando los sensores que algunas empresas de transporte tienen instalados en las carreteras. Por otro lado, cuenta con los informes procedentes de Waze, «app» especializada en tráfico que Google adquirió en 2013. Por supuesto, los de Mountain View también mantienen registros sobre los patrones de circulación en muchísimas carreteras, tomando buena nota de las horas a las que suelen ser más transitadas. Todo para poder decirnos en tiempo récord cuál es la ruta más rápida hacia nuestro destino, evitando los desesperantes atascos. No es la única función atractiva de Google Maps: desde hace un par de meses, la «app» también está preparada para recordarte dónde has aparcado tu coche.
88