Noticias de "google"

27-02-2018 | abc.es
Reino Unido tramita el primer caso de «derecho al olvido» en Google
Desaparecer de las búsquedas. Borrar el rastro de una condena. Y pasar página. Este es el objetivo de un empresario británico en activo, cuyo nombre no ha trascendido, y que ha iniciado las pertinentes acciones legales contra Google, la empresa propietaria del mayor buscador de internet del mundo, para eliminar los enlaces que recogen su condena por prestar falso testimonio en un caso de corrupción. La denuncia, presentada en los tribunales ingleses, se trata de la primera en Reino Unido que se acoge al llamado «derecho al olvido» que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó en 2014 a petición de varios usuarios que reclamaban que el gigante de las búsquedas no indexara ciertas informaciones personales. La norma, ya prevista en el marco legislativo español, establece que los datos considerados «irrelevantes» o que están ya «obsoletos» deberían borrarse a petición del afectado. Una medida que la empresa estadounidense se ha posicionado en contra acogiéndose el derecho a la información. Desde su aprobación, y según consta en su informe de transparencia, Google ha recibido solicitudes relacionadas con el «derecho al olvido» para eliminar al menos unos 2,4 millones de enlaces de sus resultados de búsqueda y ha borrado un millón de resultados en este tiempo, aunque las empresas tecnológicas con motores de búsqueda se pueden acoger a su derecho de no poner en práctica la reclamación si se trata de informaciones con interés público. Según informa el medio británico «The Times», el demandante fue declarado culpable de conspiración tras prestar una declaración falsas. El suceso se produjo en los años noventa. El empresario, en efecto, quiere que el conocido motor de búsqueda online retire y elimine todos los resultados que mencionan este caso al considerar que ya ha cumplido su pena. La denuncia presentada recoge que el afectado sufre un trato de paria en su vida personal, empresarial y social. Una situación, que según reclama, le ha afectado tanto a nivel profesional como persona. A consecuencia de la indexación web de los artículos periodísticos que informan de la condena ha sido -denuncia- «incapaz de crear nuevas relaciones de amistad». La condena, sin embargo, ya ha prescrito en virtud de la Ley de Rehabilitación de Delincuentes aprobada por el parlamento británico en el año 1974. Google ha salido al paso de la denuncia aduciendo a una transparencia en los contenidos distribuido por los buscadores. En la documentación presentada, el gigante de internet considera que cualquier persona que pueda interactuar con el reclamante, ya sea como clientes de sus servicios o a través de dichas actividades comerciales, «necesitan y tienen derecho a descubrir la verdad sobre el pasado del demandante». Este caso de la Corte Suprema comienza este martes. Será supervisado por otros condenados que desean borrar también sus historias vergonzosas de los buscadores. En este sentido, un dictamen aprobado este mismo martes en los tribunales alemanes establecen que Google y los buscadores no están obligados a garantizar que los sitios web deban estar libres de comentarios difamatorios o fuera de lugar en los enlaces indexados. Los demandantes querían que el sistema configurara filtros de búsqueda para evitar que los enlaces con comentarios ofensivos no aparecieran en los resultados al argumentar que la compañía estadounidense es parte responsable.
27-02-2018 | abc.es
Vero, la enésima red social de moda dispuesta a llevarse a los desencantados de Instagram
Tiene algo de tiempo (se fundó hace tres años), pero de repente ha pegado el pelotazo en cuestión de dos días. Miles de usuarios, la mayoría «influencers» y conocidos creadores de contenidos, se han lanzado en crear sus perfiles en Vero, una red social que recuerda a Instagram, la conocida red de fotografía propiedad de Facebook. Presentada como un «nueva red social sin publicidad», la plataforma aspira a cautivar a aquellos usuarios desencantados con las políticas de uso y los cambios en la organización de contenidos de Instagram. La compañía desarrolló en 2015 una aplicación cuya mecánica es compartir únicamente fotografías, pero lo hace bajo la premisa de «red social privada». Está disponible para los sistemas operativos iOS y Android. En conjunto, esta plataforma funciona de la misma manera que Instagram. Es decir, los usuarios pueden publicar fotografías, pero también, a diferencia de su rival, compartir texto y direcciones web o URL, lo que les permite a los seguidores dar a conocer contenidos multimedia (libros, películas, series.. ). Una filosofía más abierta que puede dar juego, en caso de que se consolide, como herramienta de márketing digital. En los últimos años, las redes principales de Facebook, la mayor compañía de servicios sociales en internet del mundo, han virado hacia un modelo similar, la monetización interna de los contenidos publicados por sus usuarios. La publicidad segmentada, la gallina de los huevos de oro de internet, ha sido esencial para que personas como Mark Zuckerberg hayan amasado miles de millones de dólares. Pero desde hace relativamente poco ha ido modificando los algoritmos informáticos encargados de organizar las publicaciones, algo que ha molestado a los «influencers» quienes han criticado estas decisiones. Por esta razón, y a diferencia de Instagram, Facebook o Twitter, Vero ordena las publicaciones en función de la cronología de sus publicaciones pero dispone, a su vez, de categorías y «hashtag». Algo que ha sido bien acogido por los nuevos seguidores de este servicio. En otros aspectos de sus funciones, sin embargo, tiene más similitudes con Google Plus, el intento fallido del gigante de las búsquedas en abrir mercado en las redes sociales. Así, Vero permite segmentar la audiencia en tres categorías o círculos para gestionar la privacidad de los contenidos publicados, de tal forma que el usuario puede decidir si una imagen la ve cierto grupo de personas, si excluye a determinadas personas o, incluso, si se destina al público en general. Entre sus opciones, además, se encuentra la posibilidad de restringir las búsquedas de su nombre para hacer que nadie te localice. Los contenidos, a su vez, se pueden organizar por categorías. Ritmo imparable para un hijo de papá Detrás de Vero un viejo conocido. Ayman Hariri, hijo del exprimer ministro libanés Rafik Hariri. Un multimillonario que, según fuentes de la revista «Forbes», tiene un patrimonio de 13.300 millones de dólares (10.773 millones de euros). Una muestra que esta idea del magnate está concebida no por el dinero, sino por provocar un cisma en el ecosistema de las aplicaciones. Por ahora, lo que está consiguiendo es llamar la atención. La avalancha de peticiones en las últimas horas ha provocado que los servidores de la empresa encargados de mantener su infraestructura informática se hayan saturado. El colapso ha impedido no solo registrarse sino también publicar contenido. Según datos de la consultora Sensor Tower, se estima que la «app» está sumando una media de 500.000 nuevos seguidores cada 24 horas. La razón de que haya crecido es un misterio, pero se puede achacar al «boca a boca» entre usuarios «influencers». «Pero a medida que ha pasado el tiempo se ha creado un desequilibrio entre los intereses de las propias empresas y los de los usuarios» Un ritmo inaudito. Su interés, en efecto, se ha multiplicado, pero su futuro, sin embargo, es desconocido a día de hoy, puesto que a lo largo de la historia de las redes sociales han aparecido marcas que en cuestión de poco tiempo han crecido mucho pero se han ido desinflando igual que llegaron. Según la información presentada en la documentación oficial, Vero únicamente guarda los nombres, direcciones de correo electrónico y número de teléfonos. Una cantidad mínima de datos que, según promete la compañía, ni siquiera facilita a anunciantes y empresas de terceros. En su manifiesto interno, los responsables del proyecto apuntan a que las personas «buscan una conexión natural», algo que considera que se ha perdido en las redes sociales que se han extendido en la última década. «Prometieron una conexión constante y los medios para mantenerse en contacto con sus amigos y compartir lo que pasaba en nuestras vidas», recalcan. «Pero a medida que ha pasado el tiempo se ha creado un desequilibrio entre los intereses de las propias empresas y los de los usuarios». Un sentido «falso de la conexión», lamentan, al tiempo que revelan su cometido: «Hemos creado una red social que te permite ser tú mismo».  
25-02-2018 | abc.es
Comparativa del Samsung Galaxy S9 frente al iPhone X: ¿cuál es mejor?
Cuestión de gustos, cuestión de sensaciones personales, cuestión de manías de cada uno, porque la elección entre el iPhone X o el Samsung Galaxy S9 no se sostiene, ni por asomo, por la chequera. Para bien o para mal, ambos terminales cuestan una burrada. Pero en los matices se encuentran importantes diferencias que puede hacer que un consumidor opte por un modelo u otro. Partamos de la base que se encuentran en el rango de la gama alta y «premium», con lo que presupone que se trata de lo mejor de lo mejor. ¿Vale la pena pagar más de mil euros por estos bichos? Que cada cual decida, el proceso de compra de un producto es una decisión que solo corresponde a quien se va a rascar (y mucho) el bolsillo. Por su experiencia de uso sí se encuentran diferencias. Primero, su estética y pantalla Es lo que primero entra por los ojos. Aquí, el iPhone X cuenta con un diseño casi sin bordes compuesta por una pantalla de 5.8 pulgadas capaz de reproducir una resolución de 1.125 x 2.436 pixeles. Es del tipo OLED, una tecnología que despierta mucho interés y que destaca especialmente por mostrar negros profundos y colores intensos. El resultado en este móvil es impecable. Se aprecia notablemente cuando se visualizan videos, ya que ofrece una experiencia magnífica. Este dispositivo en cuestión, además, tiene una gran personalidad gracias a su polémica pestaña o «notch». Por su parte, Samsung ha continuando desarrollando una de las tecnologías que mejor domina, los paneles tipo OLED y su propia tecnología Super Amoled, que también ofrece un gran resultado. En este caso, hay dos tamaños, de 5.8 y 6.2 pulgadas, con resoluciones de 1.440 x 2.960 pixeles que mejora ligeramente a sus predecesores. El Galaxy S9 vuelve a presentar un diseño más continuista que hace especial hincapié en sus bordes curvados. Android frente a iOS, cuestión de estado Hay dos bandos diferenciados, aquellos que les apasiona Android y los que prefieren iOS. Aunque en los últimos años se han acercado entre sí para incorporar características similares, cada plataforma cuenta con una serie de funciones distintas. El ecosistema de Apple trabaja en perfecta sincronía con otros productos de la misma marca. Tanto el rendimiento que se consigue como su experiencia son dos de sus mejores virtudes. Samsung, por el contrario, ha entregado el Galaxy S9 a la nueva versión del sistema operativo móvil de Google, Android 8.0 Oreo, que ofrece una limpieza en las notificaciones y el establecimiento de funciones rápidas. Uno de los aspectos diferenciales de esta plataforma frente a iOS 11 es que está bastante bien conseguida es «picture in picture» y multiventana, que resulta muy útil para realizar ciertas tareas. Su filosofía abierta permite apoyarse en una mayor personalización, los servicios del gigante de las búsquedas suelen llegar antes y otras importantes virtudes que a sus usuarios les encanta. Por el contrario, los aficionados al «mundo Apple» confían en otras prestaciones pese a sacrificar otras. De esta forma, el nuevo dispositivo de la firma surcoreana incluye, sin embargo, funciones personalizadas, entre ellas, la pantalla siempre encendida que permite mostrar con la pantalla apagada cierta información como la hora y la fecha, su diseño curvado sirve para colocar accesos directos a las aplicaciones que uno más utilice y otras tantas características interesantes. Incluye Project Treble, que permite que las actualizaciones lleguen antes. Rendimiento y potencia A nivel técnico, ambos dispositivos ofrecen prestaciones muy diferenciadas, pero ninguno de los dos escatiman en potencia y rendimiento. El iPhone X monta en su interior un chip de fabricación propia A11 Bionic de seis núcleos jalonado por 3 GB de memoria RAM (este es un dato que la marca no acostumbra a dar pero procede de diversos test) que le confieren un rendimiento increíble. Es una bestia parda en su comportamiento, fluido e incesante, aunque una serie de problemas técnicos en la versión del sistema operativo iOS 11 ha provocado que a veces algunas aplicaciones fueran más lentas. En cambio, y sin haberlo analizado como es debido, el Galaxy S9 también -al menos sobre el papel- ofrece un rendimiento exquisito. Cuenta con un chip Snapdragon 845 fabricado por Qualcomm (su variante europea funcionará con el chip Exynos 9810) y 4 o 6 GB según la versión. También hay diferencias en que el iPhone X ofrece dos tipos de memoria interna (64 y 256 GB) sin posibilidad de ampliarse, mientras que el nuevo dispositivo de Samsung parte de los 64 GB pero se puede ampliar mediante el empleo de tarjetas microSD. Aunque los servicios de almacenamiento en la «nube» ya es algo muy extendido, todavía hay muchos usuarios que se resisten a prescindir de este formato. Los gestos, la gran aportación del «X» Sin lugar a dudas, y más allá de que estemos ante un dispositivo de cámara dual y pantalla casi sin bordes, lo que ha aportado el iPhone X ha sido una nueva forma de interacción. Es asombroso. Una vez acostumbrado a ellos es difícil regresar a un terminal con botones físicos. Los movimientos, apertura de aplicaciones y demás gestos reflejan una naturalidad como nunca en un dispositivo. El Galaxy S9, en ese sentido, se muestra más tradicional. Uno de los aspectos que sí ha modificado la compañía ha sido la ubicación del lector de huellas dactilares. El pasado año fue una decisión controvertida al colocarlo al lado de la cámara trasera, pero este año y después de las críticas recibidas ha apostado por mantener la configuración como su actual Note 8, es decir, en la parte central, que resulta más cómoda. Tanto el móvil de Apple como el de Samsung incorporan un sistema de reconocimiento facial, aunque el nuevo iPhone le otorga mayor protagonismo. Diferentes tipos de cámaras Aquí se aprecian grandes diferencias. El Galaxy S9 ha apostado por una cámara dual al igual que el iPhone X. Con matices, porque el terminal de Samsung es la lente más luminosa. El sensor principal -un gran angular- es de 12 megapíxeles pero incluye una apertura variable de iluminación F1.5 y F2.4 que permite tomar imágenes en condiciones de baja luminosidad con gran calidad de detalle gracias a que es capaz de recoger más luz. Además, puede grabar video en 960 fotogramas por segundo con lo que se pueden capturar secuencias superlentas muy originales. Algo que, por cierto, Sony quiso popularizar en su Xperia ZX Premium. Su rival, sin embargo, en las fotos nocturnas flaquea. Con un sensor de 12 megapíxeles, el dispositivo de la firma de la manzana viene con doble cámara (ambas estabilizadas ópticamente para mejorar los videos), pero la experiencia en equilibrada en todas sus vertientes y es, junto con la del Pixel 2 XL, la mejor cámara de un móvil del pasado año. Gracias a ella, se puede jugar con la profundidad de campo y lograr postales más creativas mediante su aplaudido modo retrato que ha convertido en tendencia. En cuanto a la cámara frontal, el Galaxy S9 cuenta con una lente de 8 megapíxeles y apertura focal F1.7, aunque no soporta modo retrato como el iPhone X. Batería y autonomía Después de estos primeros meses con el iPhone X, lo cierto es que sí se aprecia una mayor duración de la batería respecto a sus predecesores, pero el tiempo de carga es insufriblemente lento. Su pila es de 2.700 mAh en comparación con los 3.000 o 3.500 mAh de los Galaxy S9 y Galaxy S9 Plus, que disponen de sistemas de carga rápida que permiten cargar más de la mitad de la batería en solo 15 minutos. Y eso es un salto importante que hay que tener en cuenta. Otros aspectos diferenciales, Dex Dex, una tecnología que permite convertir el «smartphone» en una especie de ordenador gracias a un «gadget» especial que sirve para conectar el terminal a un monitor. Gracias a ello, cualquier usuario puede pasar rápidamente de entorno móvil a entorno gran pantalla y teclado para realizar ciertas tareas. Las aplicaciones se adaptan al tipo de pantalla y sirve, por ejemplo, para escribir textos gracias a servicios en la «nube».
25-02-2018 | abc.es
Así es el Samsung Galaxy S9: la cámara al poder para luchar contra el iPhone X
Estaba todo dicho, todo adelantado desde hace semanas. Pocas veces se habían filtrado a los medios tantos datos, imágenes y características de un «móvil estrella» antes de su lanzamiento oficial. A pesar de ello, y durante una presentación realmente espectacular, una de las más esperadas de esta edición del MWC de Barcelona, Samsung mostró al mundo el que será su buque insignia para este año, su nuevo Galaxy S9. El punto fuerte del nuevo terminal es, sin duda, la fotografía, apartado en el que la firma estrena prestaciones nunca vistas hasta ahora en un teléfono móvil. Se presentaron, igual que sucedió el año pasado con el S8, dos modelos: Galaxy S9 y Galaxy S9 Plus. El primero con una pantalla de 5.8 pulgadas, el segundo con otra de 6,2 pulgadas. Ambas con calidad Quad HD Súper Amoled e Infinity Display (es decir, cubriendo todo el frontal y sin dejar bordes) y en formato 18:9. Ficha técnica Pantalla 5.8 y 6.2 pulgadas Dimensiones 147,7 x 68,7 x 8,5 mm (en el caso del S9) y 158,1 x 73,8 x 8,5 mm (en el S9 Plus) Peso 165 gramos y 189 gramos (S9 y modelo Plus, respectivamente) Resolución 2.960 x 1.440 píxeles Chip Exynos 9810 RAM 4 GB y 6 GB Cámara dual de 12 MP y apertura dual (F1.5 y F2.4) mientras una cámara frontal de 8 MP Batería 3.000 y 3.500 mAh SO Android 8.0 Oreo En esta ocasión, la firma ha colocado en sus teléfonos un cristal algo más grueso y de un negro más intenso, lo que da a ambos terminales mayor resistencia (el cristal está tratado con Gorilla Glass 5) y una mayor profundidad en la reproducción de tonos oscuros. El resto está construido a base de aluminio AL 7000, una aleación que se utiliza en la fabricación de naves espaciales. El diseño, todo hay que decirlo, es algo continuista, y recuerda inevitablemente al anterior Galaxy S8, con sus bordes curvados y su aspecto estilizado. Por dentro, sin embargo, la cosa cambia, y mucho. Por ejemplo, tanto el Galaxy S9 como el S9 Plus estrenan el nuevo procesador inteligente de Samsung, el Exynos 9810, con ocho núcleos y con tecnología de 10 nanómetros y 64 bits. Y son, precisamente, la potencia y la «inteligencia» de este nuevo procesador las que hacen posibles algunas de las funciones más destacadas de la cámara. Cámara «inteligente» El nuevo Samsung Galaxy S9 incorpora una única cámara frontal Súper Speed Dual Pixel de 12 megapixeles mientras que el S9 Plus monta una doble cámara, con dos sensores de 12 megapixeles y la misma tecnología. Como en modelos anteriores de la firma, Dual Pixel significa que los pixeles de los sensores son mayores de lo normal, lo que les permite captar más luz. En ambos modelos, la cámara frontal es de 8 megapixeles y una apertura de F1.7. Resulta novedoso el hecho de que en ambos modelos la apertura de la cámara principal sea «dual». Es decir, que permita dos valores diferentes: un impresionante F1.5 para las fotografías nocturnas y un F2.4 para las que hagamos a pleno día. En el modo automático y gracias al procesador, el propio teléfono medirá La Luz disponible y seleccionará la apertura más adecuada. Otro aspecto a destacar es la función de Súper Cámara Lenta, capaz de grabar contenidos hasta los 960 fps (imágenes o «Frames» por segundo), algo que hasta ahora solo SONY había podido conseguir. En este modo, el móvil graba clips de 0,2 segundos, que al reproducirse en pantalla alcanzan los 6 segundos de duración. Las cámaras cuentan con un detector automático de movimiento, lo que garantiza que el disparo se efectúe siempre en el momento preciso, ni antes ni después de que tenga lugar la escena que queremos captar. Además, una vez hecha la foto o el vídeo, podremos convertirla fácilmente en un GIF animado o seleccionarla directamente como fondo de pantalla. Realidad aumentada y asistente Bixby Otras dos funciones ligadas a la cámara nos permitirán extender su funcionalidad y sacarle partido de una forma nada convencional. Se trata de los AR Emoji y de la integración con Bixby, el asistente de Samsung, a través de Bixby Vision. Así, AR Emoji nos permite crear un avatar personalizado a partir de una fotografía. Para hacerlo, bastará con activar la cámara frontal, hacernos un selfie y pulsar la función AR Emoji. El móvil tomará nuestra foto, la tratará y en pocos segundos nos devolverá un avatar al que podremos cambiar el tono de piel, el color o la forma del pelo o la vestimenta. Cuando esté a nuestro gusto, pulsamos ok y nuestro «emoji» personal estará listo. A partir de ese momento podremos seguir haciéndonos «selfies», o grabándonos vídeos a nosotros mismos, pero será el «emoji» quien aparezca en pantalla y reproduzca todos los movimientos y expresiones que hagamos frente a la cámara. Se reconocen, por ahora, hasta 18 expresiones diferentes. Tanto las fotos como lis vídeos se pueden guardar o compartir al instante. Una función divertida y destinada a ser muy utilizada, sobretodo si tenemos en cuenta que hoy por hoy se envían en el mundo cerca de 5.000 millones de «emojis» diarios.. La segunda función, Bixby Vision, nos permitirá hacer traducciones en vivo, saber qué monumentos tenemos delante o, incluso, conocer cuántas calorías tiene la comida que tenemos delante. Para ello, bastará con encender la cámara, activar este modo y enfocar a un texto, cartel, señal o rótulo, para que lo traduzca al instante; o enfocar a un monumento para que nos diga cuál es, o a un producto cualquiera para que nos sugiera dónde comprarlo, o a una comida para saber cuantas calorías estamos a punto de ingerir. En resumen, todo un mundo de información real sobre lo que nos rodea. Y todo a través de la cámara. Potencia y especificaciones de lujo En cuanto al resto de las especificaciones, los nuevos Galaxy S9 y S9 Plus llevan 4 y 6 GB de memoria RAM, respectivamente, y 64 GB de espacio para almacenamiento, ampliable hasta 499 GB con tarjetas de memoria microSD. Ambos equipos cuentan con lectores de huella dactilar y con una función de «Scan Inteligente» que une el tradicional método de reconocimiento facial con el escáner del iris, de forma que podremos desbloquear el teléfono con solo colocarlo delante de nuestra cara. Por cierto, otra de las características del nuevo procesador de Samsung es que mejora la seguridad del dispositivo, un aspecto muy a tener en cuenta. Las baterías son de 3.000 miliamperios en el S9 y de 3500 miliamperios en el S9 Plus, y cuentan con un sistema de carga rápida. En cuanto a las dimensiones y el peso, el S9 mide 147,7 x 68,7 x 8,5 milímetros y pesa 165 gramos, mientras que el S9 Plus mide 158,1 x 73,8 x 8,5 milímetros. Y pesa 189 gramos. Los dos llegan con la última versión del sistema operativo de Google, Android 8 Oreo. En cuanto al sonido, también ha sido mejorado con dos altavoces estéreo AKG (uno arriba y otro abajo) y el sistema Dolby Atmos, que hace que el sonido nos llegue desde el punto de la pantalla en la que tiene lugar la acción, facilitando una experiencia de mayor inmersión en los contenidos que estemos visualizando. Precio y disponibilidad Por último, destacar que Samsung ha presentado también la nueva versión se Samsung DEX, el accesorio que, conectando a él el móvil, permite usarlo en una pantalla grande, como si fuera un ordenador. Ahora, en lugar de en posición vertical, el móvil se «pincha» al accesorio en horizontal , tumbado y con la pantalla hacia arriba. De este modo, una vez conectado, el móvil se convierte en un ratón táctil con el que podemos controlar todas las funciones, abrir o cerrar programas, ampliar o reducir fotos, etc. etc. Tanto el Samsung S9 como el S8 Plus están, a partir de hoy, disponibles para reserva. en tres colores (negro, azul y morado). Llegarán a los comercios españoles el 16 de marzo (8 de marzo si se reserva) y a unos precios de 849 y 949 euros, respectivamente.
25-02-2018 | abc.es
Mobile World Congress: Nokia resucita el 8110, el móvil con tapa de «Matrix»: básico y sin WhatsApp
La «nueva» vida del que fuera hasta hace una década el mayor fabricante de teléfonos móviles (antes de la llegada de los «smartphones») sigue viento en popa. Tres nuevos terminales básicos son algunas de las novedades de Nokia, que ha vuelto a apostar por lo «vintage»: ha resucitado el mítico dispositivo Nokia 8110, que se hizo muy popular después de aparecer en la película de ciencia ficción «Matrix». La renovación del modelo legendario Nokia 8110 ofrece, ahora, conexión 4G. Su icónico diseño deslizante y curvado se ha mantenido, aunque se le ha dado una estética más estilizada. Con una interfaz de usaurio intuitiva y conocida, el dispositivo cuenta con funciones táctiles y un mecanismo deslizante para responder y finalizar las llamadas, además de un adictivo giro tipo helicóptero sobre su eje. Así era el originalEl dispositivo incluye, como no podía ser menos, una versión renovada del juego Snake, la célebre «serpiente» que cautivó al público antes de la llegada de los juegos móviles. Estará disponible en dos colores para elegir (negro y amarillo). Se pondrá a la venta en mayo a un precio de venta medio mundial de 79 euros. Este lanzamiento se une a la política de la compañía finaldesa, ahora en manos de HMD Global, de recuperar teléfonos básicos que fueron muy populares hasta hace unos años. La pasada edición asombró con el célebre 3310, uno de los teléfonos más vendidos de la historia. Además del Nokia 8110, la firma ha renovado su familia de «smartphones» con Android One, el sistema operativo de Google pensado para países emergentes. Así, estarán disponibles los modelos Nokia 8 Sirocco, Nokia 7 Plus, el nuevo Nokia 6 y Nokia 1. La marca promete que cada teléfono se mantendrá actualizado con el paso del tiempo, gracias a las últimas innovaciones basadas en modelos predictivos. Nokia 8 Sirocco: doble cámara El primero de ellos, el Nokia 8 Sirocco cuenta con un acabado en cristal curvado fabricado en acero inoxidable. La pantalla de 5.5 pulgadas casi sin bordes (tan solo 2 milímetros de grosor en los bordes) es del tipo pOLED, que toma algunas de las posibilidades de los paneles orgánicos OLED (negros profundos, colores intensos) con resolución 2K. En cuanto a su apartado fotográfico, combina una cámara principal ultrasensible y con gran angular (para lograr el máximo resultado en condiciones de baja luminosidad), junto a un sensor secundario de 13 megapíxeles con zoom óptico de 2x. Y con el modo Pro Camera, tendrás el control manual completo en todas las imágenes que captures, ayudándote a obtener fotografías como las de un profesional. Disponible desde principios de abril, estará disponible a un precio de 749 euros. Nokia 7 Plus: más grande Otro de los modelos presentados, el Nokia 7 Plus, destaca por su diseño casi sin bordes que presenta una relación de aspecto 18:9. El dispositivo tiene una pantalla de 6 pulgadas (resolución Full HD) y cuenta también con una cámara dual y óptica ZEISS permiten ofrecer una cámara principal de 12 megapíxeles de gran angular para ofrecer grandes resultados tanto en condiciones de baja luminosidad como con gran brillo, con una cámara secundaria de 13 megapíxeles y zoom óptico de 2x para aquellos momentos en los que desearías estar más cerca. Estará disponible en dos colores (negro y blanco) desde abril a un precio de 399 euros. Nokia 6: renovado También se ha renovado el modelo Nokia 6, que ofrece un rendimiento mayor, con nuevas y maravillosas prestaciones. Es un 60% más rápido, según el fabricante, y ahora ofrece un cámara dual, sistema de carga rápida mediante USB-C y un ratio mejor ente pantalla y dispositivo. En su interior se encuentra un chip Qualcomm Snapdragon 630. Estará disponible en tres combinaciones (Negro/Acero, Blanco/Hierro y Azul/Oro) desde abril por 279 euros.
25-02-2018 | abc.es
Nokia resucita el 8810, el teléfono móvil de «Matrix»
La «nueva» vida del que fuera hasta hace una década el mayor fabricante de teléfonos móviles (antes de la llegada de los «smartphones») sigue viento en popa. Tres nuevos terminales básicos son algunas de las novedades de Nokia, que ha vuelto a apostar por lo «vintage»: ha resucitado el mítico dispositivo 8810, que se hizo muy popular después de aparecer en la película «Matrix». La renovación del modelo legendario Nokia 8110 ofrece, ahora, conexión 4G. Su icónico diseño deslizante y curvado se ha mantenido, aunque se le ha dado una estética más estilizada. Con una interfaz de usaurio intuitiva y conocida, el dispositivo cuenta con funciones táctiles y un mecanismo deslizante para responder y finalizar las llamadas, además de un adictivo giro tipo helicóptero sobre su eje. El dispositivo incluye, como no podía ser menos, una versión renovada del juego Snake. Estará disponible en dos colores para elegir (negro y amarillo). Se pondrá a la venta en mayo a un precio de venta medio mundial de 79 euros. Este lanzamiento se une a la política de la compañía finaldesa, ahora en manos de HMD Global, de recuperar teléfonos básicos que fueron muy populares hasta hace unos años. La pasada edición asombró con el célebre 3310, uno de los teléfonos más vendidos de la historia. Además, la firma ha renovado su familia de «smartphones» con Android One, el sistema operativo de Google pensado para países emergentes. Así, estarán disponibles los modelos Nokia 8 Sirocco, Nokia 7 Plus, el nuevo Nokia 6 y Nokia 1. La marca promete que cada teléfono se mantendrá actualizado con el paso del tiempo, gracias a las últimas innovaciones basadas en modelos predictivos. Nokia 8 Sirocco: doble cámara El primero de ellos, el Nokia 8 Sirocco cuenta con un acabado en cristal curvado fabricado en acero inoxidable. La pantalla de 5.5 pulgadas casi sin bordes (tan solo 2 milímetros de grosor en los bordes) es del tipo pOLED, que toma algunas de las posibilidades de los paneles orgánicos OLED (negros profundos, colores intensos) con resolución 2K. En cuanto a su apartado fotográfico, combina una cámara principal ultrasensible y con gran angular (para lograr el máximo resultado en condiciones de baja luminosidad), junto a un sensor secundario de 13 megapíxeles con zoom óptico de 2x. Y con el modo Pro Camera, tendrás el control manual completo en todas las imágenes que captures, ayudándote a obtener fotografías como las de un profesional. Disponible desde principios de abril, estará disponible a un precio de 749 euros. Nokia 7 Plus: más grande Otro de los modelos presentados, el Nokia 7 Plus, destaca por su diseño casi sin bordes que presenta una relación de aspecto 18:9. El dispositivo tiene una pantalla de 6 pulgadas (resolución Full HD) y cuenta también con una cámara dual y óptica ZEISS permiten ofrecer una cámara principal de 12 megapíxeles de gran angular para ofrecer grandes resultados tanto en condiciones de baja luminosidad como con gran brillo, con una cámara secundaria de 13 megapíxeles y zoom óptico de 2x para aquellos momentos en los que desearías estar más cerca. Estará disponible en dos colores (negro y blanco) desde abril a un precio de 399 euros. Nokia 6: renovado También se ha renovado el modelo Nokia 6, que ofrece un rendimiento mayor, con nuevas y maravillosas prestaciones. Es un 60% más rápido, según el fabricante, y ahora ofrece un cámara dual, sistema de carga rápida mediante USB-C y un ratio mejor ente pantalla y dispositivo. En su interior se encuentra un chip Qualcomm Snapdragon 630. Estará disponible en tres combinaciones (Negro/Acero, Blanco/Hierro y Azul/Oro) desde abril por 279 euros.
25-02-2018 | abc.es
Así es el Samsung Galaxy S9: la cámara al poder
Estaba todo dicho, todo adelantado desde hace semanas. Pocas veces se habían filtrado a los medios tantos datos, imágenes y características de un «móvil estrella» antes de su lanzamiento oficial. A pesar de ello, y durante una presentación realmente espectacular, una de las más esperadas de esta edición del MWC de Barcelona, Samsung mostró al mundo el que será su buque insignia para este año, su nuevo Galaxy S9. El punto fuerte del nuevo terminal es, sin duda, la fotografía, apartado en el que la firma estrena prestaciones nunca vistas hasta ahora en un teléfono móvil. Se presentaron, igual que sucedió el año pasado con el S8, dos modelos: Galaxy S9 y Galaxy S9 Plus. El primero con una pantalla de 5.8 pulgadas, el segundo con otra de 6,2 pulgadas. Ambas con calidad Quad HD Súper Amoled e Infinity Display (es decir, cubriendo todo el frontal y sin dejar bordes) y en formato 18:9. Ficha técnica Pantalla 5.8 y 6.2 pulgadas Dimensiones 147,7 x 68,7 x 8,5 mm (en el caso del S9) y 158,1 x 73,8 x 8,5 mm (en el S9 Plus) Peso 165 gramos y 189 gramos (S9 y modelo Plus, respectivamente) Resolución 2.960 x 1.440 píxeles Chip Exynos 9810 RAM 4 GB y 6 GB Cámara dual de 12 MP y apertura dual (F1.5 y F2.4) mientras una cámara frontal de 8 MP Batería 3.000 y 3.500 mAh SO Android 8.0 Oreo En esta ocasión, la firma ha colocado en sus teléfonos un cristal algo más grueso y de un negro más intenso, lo que da a ambos terminales mayor resistencia (el cristal está tratado con Gorilla Glass 5) y una mayor profundidad en la reproducción de tonos oscuros. El resto está construido a base de aluminio AL 7000, una aleación que se utiliza en la fabricación de naves espaciales. El diseño, todo hay que decirlo, es algo continuista, y recuerda inevitablemente al anterior Galaxy S8, con sus bordes curvados y su aspecto estilizado. Por dentro, sin embargo, la cosa cambia, y mucho. Por ejemplo, tanto el Galaxy S9 como el S9 Plus estrenan el nuevo procesador inteligente de Samsung, el Exynos 9810, con ocho núcleos y con tecnología de 10 nanómetros y 64 bits. Y son, precisamente, la potencia y la «inteligencia» de este nuevo procesador las que hacen posibles algunas de las funciones más destacadas de la cámara. Cámara «inteligente» El nuevo Samsung Galaxy S9 incorpora una única cámara frontal Súper Speed Dual Pixel de 12 megapixeles mientras que el S9 Plus monta una doble cámara, con dos sensores de 12 megapixeles y la misma tecnología. Como en modelos anteriores de la firma, Dual Pixel significa que los pixeles de los sensores son mayores de lo normal, lo que les permite captar más luz. En ambos modelos, la cámara frontal es de 8 megapixeles y una apertura de F1.7. Resulta novedoso el hecho de que en ambos modelos la apertura de la cámara principal sea «dual». Es decir, que permita dos valores diferentes: un impresionante F1.5 para las fotografías nocturnas y un F2.4 para las que hagamos a pleno día. En el modo automático y gracias al procesador, el propio teléfono medirá La Luz disponible y seleccionará la apertura más adecuada. Otro aspecto a destacar es la función de Súper Cámara Lenta, capaz de grabar contenidos hasta los 960 fps (imágenes o «Frames» por segundo), algo que hasta ahora solo SONY había podido conseguir. En este modo, el móvil graba clips de 0,2 segundos, que al reproducirse en pantalla alcanzan los 6 segundos de duración. Las cámaras cuentan con un detector automático de movimiento, lo que garantiza que el disparo se efectúe siempre en el momento preciso, ni antes ni después de que tenga lugar la escena que queremos captar. Además, una vez hecha la foto o el vídeo, podremos convertirla fácilmente en un GIF animado o seleccionarla directamente como fondo de pantalla. Realidad aumentada y asistente Bixby Otras dos funciones ligadas a la cámara nos permitirán extender su funcionalidad y sacarle partido de una forma nada convencional. Se trata de los AR Emoji y de la integración con Bixby, el asistente de Samsung, a través de Bixby Vision. Así, AR Emoji nos permite crear un avatar personalizado a partir de una fotografía. Para hacerlo, bastará con activar la cámara frontal, hacernos un selfie y pulsar la función AR Emoji. El móvil tomará nuestra foto, la tratará y en pocos segundos nos devolverá un avatar al que podremos cambiar el tono de piel, el color o la forma del pelo o la vestimenta. Cuando esté a nuestro gusto, pulsamos ok y nuestro «emoji» personal estará listo. A partir de ese momento podremos seguir haciéndonos «selfies», o grabándonos vídeos a nosotros mismos, pero será el «emoji» quien aparezca en pantalla y reproduzca todos los movimientos y expresiones que hagamos frente a la cámara. Se reconocen, por ahora, hasta 18 expresiones diferentes. Tanto las fotos como lis vídeos se pueden guardar o compartir al instante. Una función divertida y destinada a ser muy utilizada, sobretodo si tenemos en cuenta que hoy por hoy se envían en el mundo cerca de 5.000 millones de «emojis» diarios.. La segunda función, Bixby Vision, nos permitirá hacer traducciones en vivo, saber qué monumentos tenemos delante o, incluso, conocer cuántas calorías tiene la comida que tenemos delante. Para ello, bastará con encender la cámara, activar este modo y enfocar a un texto, cartel, señal o rótulo, para que lo traduzca al instante; o enfocar a un monumento para que nos diga cuál es, o a un producto cualquiera para que nos sugiera dónde comprarlo, o a una comida para saber cuantas calorías estamos a punto de ingerir. En resumen, todo un mundo de información real sobre lo que nos rodea. Y todo a través de la cámara. Potencia y especificaciones de lujo En cuanto al resto de las especificaciones, los nuevos Galaxy S9 y S9 Plus llevan 4 y 6 GB de memoria RAM, respectivamente, y 64 GB de espacio para almacenamiento, ampliable hasta 499 GB con tarjetas de memoria microSD. Ambos equipos cuentan con lectores de huella dactilar y con una función de Scan Inteligente que une el tradicional método de reconocimiento facial con el escáner del iris, de forma que podremos desbloquear el teléfono con solo colocarlo delante de nuestra cara. Por cierto, otra de las características del nuevo procesador de Samsung es que mejora la seguridad del dispositivo, un aspecto muy a tener en cuenta. Las baterías son de 3.000 miliamperios en el S9 y de 3500 miliamperios en el S9 Plus, y cuentan con un sistema de carga rápida. En cuanto a las dimensiones y el peso, el S9 mide 147,7 x 68,7 x 8,5 milímetros y pesa 165 gramos, mientras que el S9 Plus mide 158,1 x 73,8 x 8,5 milímetro. Y pesa 189 gramos. Los dos llegan con la última versión del sistema operativo de Google, Android 8 Oreo. En cuanto al sonido, también ha sido mejorado con dos altavoces estéreo AKG (uno arriba y otro abajo) y el sistema Dolby Atmos, que hace que el sonido nos llegue desde el punto de la pantalla en la que tiene lugar la acción, facilitando una experiencia de mayor inmersión en los contenidos que estemos visualizando. Por último, destacar que Samsung ha presentado también la nueva versión se Samsung DEX , el accesorio que, conectando a él el móvil, permite usarlo en una pantalla grande, como si fuera un ordenador. Ahora, en lugar de en posición vertical, el móvil se «pincha» al accesorio en horizontal , tumbado y con la pantalla hacia arriba. De este modo, una vez conectado, el móvil se convierte en un ratón táctil con el que podemos controlar todas las funciones, abrir o cerrar programas, ampliar o reducir fotos, etc. etc.
25-02-2018 | abc.es
Aura, la plataforma de Telefónica que unifica los datos de sus clientes para hacer cosas «inteligentes» por voz
Hace ya un año que Telefonica presentó Aura, la «cuarta plataforma» que integra a las otras tres de la compañía (infraestructuras, tecnología y servicios) bajo un sistema inteligente, capaz de personalizar los servicios de la operadora para cada cliente y de comunicarse con ellos por voz y en lenguaje natural. Ahora, en esta edición del Mobile World Congress de Barcelona, llega el momento de ver los primeros resultados concretos de este largo y complejo proceso de transformación, que ha llevado a la operadora a convertirse en una auténtica «compañía de datos». «Tenemos redes, sistemas de operaciones, servicios, clientes», explica Chema Alonso, Chief Data Officer de Telefónica. «Y todo eso genera datos en bruto. Debíamos entender lo que nos dicen esos datos. Y crear a partir de ellos sistemas automatizados que funcionen dentro de la compañía». Tras el proceso, sólo faltaba tener una interfaz de inteligencia artificial capaz de relacionarse con los usuarios y ayudarles en su relación con la operadora. Y eso, en la visión de Telefónica, significaba crear Aura , un asistente digital que se nutre de los datos que los usuarios generan en todos los países donde está el operador y que es capaz de establecer un diálogo personalizado con cada uno de los clientes, hacerles sugerencias o gestionar cualquier necesidad o duda que pudiera surgir sobre su relación con la compañía o con cualquiera de sus servicios. Es un software, en efecto, similar a Siri (Apple), Assistant (Google) o Alexa (Amazon). En palabras de José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica,«hace un año dijimos que queríamos que la Inteligencia Artificial fuera la base de la relación con nuestros clientes y ahora cumplimos con nuestra promesa. La digitalización es la esencia de nuestro negocio y gracias a la profunda transformación interna que hemos experimentado en los últimos ocho años nos hemos convertido en una empresa de plataformas inteligentes». «Aura-añadió Pallete- está basada en nuestra cuarta plataforma, que es una capa de abstracción sobre todas las infraestructuras de Telefónica, que permite tratar los datos de la misma forma en todas partes». A esa titánica tarea se ha dedicado Telefónica durante los últimos años. Y los cerca de 56.000 millones de euros invertidos en el proyecto desde 2012 son prueba más que suficiente de que la cosa iba totalmente en serio. Ahora ha llegado el momento de empezar a hacer visible tanto esfuerzo «sacando a la calle» las primeras aplicaciones concretas. A través de ellas, en efecto, los clientes de la operadora en seis países diferentes (España, Reino Unido, Alemania, Brasil, Chile y Argentina), podrán dirigirse a Auras partir de hoy mismo, de viva voz y en un lenguaje natural o, como en el caso alemán y chileno, también agregando Aura a los contactos de Facebook y enviándole después mensajes por Messenger, a los que responderá. Pronto Aura será compatible también con Google Assistant y con Cortana, de Microsoft. El objetivo es que cada cliente de Telefónica se pueda comunicar con Aura del modo y a través del canal que prefiera en cada momento. La aplicación, que tiene un nombre distinto en cada país, podrá empezar a usarse en España, de momento, solo con los servicios de televisión de la teleoperadora azul. Bajo el nombre de Movistar+ Habla, los usuarios pueden, desde esta aplicación, seleccionar un canal, pedir contenidos, conocer la parrilla, programar grabaciones o ver filmografías y biografías de sus actores favoritos. En un segundo momento, a finales de este mismo año, Aura podrá usarse, también en nuestro país, para gestionar cualquier aspecto de nuestra relación con Telefonica, para dar o quitar permisos de acceso de dispositivos a nuestras redes o para conocer con detalle nuestro consumo. Para Chema Alonso, Aura «es más que un asistente digital» y este lanzamiento «es solo el principio». «La plataforma seguirá creciendo con nuevas capacidades y transformará el modo en que nos relacionamos con nuestros clientes». ¿Devolver los datos al usuario? Para que la comunicación con Aura sea efectiva, el sistema de Inteligencia artificial debe almacenar los numerosos datos que sus clientes generan al usar los servicios de la operadora. Por eso, cada uno tendrá un Espacio Personal en Aura, al que podrá acceder libremente para consultar o gestionar lo que quiera o necesite en cada momento. Pero no sólo eso. Telefonica, en efecto, quiere «devolver sus datos a los clientes», de forma que cada uno puede comprobar qué datos tiene la operadora sobre el (ubicación, historial de pagos, etc) y cómo se utilizan. Es más, Telefonica ha planteado una alianza con otras operadoras para que cuando un cliente cambie de una a otra pueda llevarse también todos sus datos. Al proyecto, llamado Data Portability, ya se han sumado otras operadoras, como son Deutsche Telecom, KPN y Orange. La compañía asegura que el número de operadoras que se adhieran a la iniciativa crecerá durante este 2018. El objetivo es generar y definir un nuevo «ecosistema» global de datos. Además, ha firmado sendos acuerdos con socios importantes como Facebook o Google, en donde integrará su servicio digital, y con el que exhibe, además, una interesante reconcilización. Home, el teléfono del futuro Telefonica también anunció un nuevo dispositivo, Movistar Home, destinado a ser el centro neurálgico de todos los dispositivos a través de los que nos comunicamos con la operadora. «Hemos creado Movistar Home para reinventar las comunicaciones», explica Chema Alonso. Dotado de la inteligencia artificial de Aura, Movistar Home cuenta con una pantalla propia con la que podremos visualizar los datos que pidamos, pero también hacer videoconferencias y enviarlas, si queremos, a nuestro televisor. Todas las órdenes se le dan por voz. Se trata de una especie de altavoz inteligente, pero con pantalla. Y, según explicó Chema Alonso, «Movistar Home también es un teléfono, pero con muchas más prestaciones, cómo dejar un mensaje personalizado para alguien que nos llame y no estemos en ese momento». Para ello, bastará con decirle Aura, «si llama Irene dile que nos vemos mañana en el trabajo». Cuando Irene llame, recibirá su mensaje. La pantalla de Movistar Home puede funcionar también como Segunda pantalla, para ver información complementaria sobre lo que estamos viendo por televisión. «Movistar Home no es sólo un nuevo dispositivo, sino tu nuevo teléfono de Telefónica», dijo Alonso. El nuevo dispositivo inteligente empezará a llegar a nuestros hogares a partir de este mismo otoño.
25-02-2018 | elpais.com
Telefónica se alía con Google y Facebook para lanzar la plataforma virtual Aura
La operadora se une a los gigantes de Internet para el desarrollo del asistente virtual con el que busca una nueva relación con el cliente
25-02-2018 | elpais.com
Telefónica firma la paz con Google y Facebook para lanzar Aura
La operadora se alía a con los gigantes de Internet para el desarrollo del asistente virtual con el que busca una nueva relación con el cliente
93