Noticias de "instagram"

19-06-2013 | abc.es
El efecto Vine: Instagram, ¿con vídeo?
Instagram se prepara para presentar un nuevo servicio para tomar y compartir vídeos cortos, al estilo de los clips de seis segundos que ya circulan a través de Vine. Según publica «Techcrunch», esto tiene un nombre, y es, precisamente, «el efecto Vine».Desde que Facebook decidió que las imágenes subidas a Instagram ya no aparecerían embebidas en los «tuits» como antes (un intento de redirigir tráfico a Twitter) y Vine lanzó su versión para Android, la red de vídeos ha superado a la de fotografías en número de compartidos en Twitter.Los rumores acerca de clips de vídeo en la aplicación llegan, ..
17-06-2013 | europapress.es
La renovada lucha de Google contra la pederastia, vídeos en Instagram y otras historias del día
La renovada lucha de Google contra la pederastia, la investigación de la UE sobre Android por posible monopolio, el escándolo de espionaje a los ciudadanos por parte del Gobierno de EEUU o la posible integración de vídeos en Instagram son algunas historias que han ocupado la actualidad en el sector de la tecnología. Estas son las principales noticias de este miércoles 17 de junio:
16-06-2013 | 20minutos.es
Aplicaciones que ayudan a controlar y no pasarse con el consumo de datos del móvil

EROSKI/CONSUMER

  • Rebasar el límite contratado reduce la velocidad con la que se navega desde el teléfono.
  • También puede ocurrir que la factura se encarezca.
  • Las hay gratuitas y sencillas de usar, que incluso pueden cerrar otras aplicaciones si el usuario se excede con los datos.

Conectarse a Internet desde el teléfono móvil es una realidad diaria para la mayoría de españoles, muchos de los cuales contratan tarifas con un límite de consumo de datos que, casi siempre, no se controlan. Si se excede dicho límite, se reduce de forma drástica la velocidad de acceso o bien la operadora empieza a facturar por mega consumido.

Existen aplicaciones que ayudan a controlar este gasto, tal y como cuentan desde Consumer. Estas son:

Traffic Monitor: Mide el tráfico de datos que pasa por el móvil. Para ello, distingue entre el que llega de redes wifi (no consume tarifa) y el que viene por redes 3G. De este modo, elabora estadísticas por días, semanas o meses, para saber cuáles son los consumos medios del usuario y a qué horas y en qué días gasta más. Cuenta con un sencillo panel de control de tareas, de modo que si el usuario se acerca a un consumo excesivo, el sistema puede cerrar las aplicaciones. También está dotado de un sistema de alarmas que indica cuándo se superan diversas barreras de consumo. Además, dispone de un test de velocidad de Internet móvil para ponderar la cobertura. Es gratuita y está disponible para Android e iOS.

Traffic Counter Extended: Es otra app gratuita que permite monitorizar no sólo el consumo que el usuario hace de datos desde su smartphone, si no también las llamadas y los mensajes, tanto entrantes como salientes. En el apartado de los datos, este programa distingue los que son de subida de contenidos o mensajes, de lo que es bajada de archivos o programas. Además, deja establecer restricciones y utilizar alarmas de aviso para impedir excesos de consumo. Funciona sólo con Android.

My Data Manager: Mide el tráfico en redes 3G y wifi, así como en situaciones de consumo desde el extranjero (roaming). Con ella es posible conocer qué aplicaciones son las que más están consumiendo en un momento determinado, así como desactivarlas de manera temporal. También se pueden establecer alarmas que avisan de los límites superados y crear gráficos con los datos históricos para estudiar los picos de consumo. Es gratuita y está disponible en el sistema operativo Android y también en iOS.

DataWiz: Es más completa que las anteriores aplicaciones descritas, ya que a sus virtudes suma la de ofrecer recomendaciones a la carta a cada usuario para que racionalice su consumo. Así, detecta las aplicaciones que más consumen y propone su tiempo medio de uso. También indica, gracias al uso del GPS, en qué zonas de tránsito el usuario ha consumido más datos. Es una app sin coste alguno tanto en Android como en iOS.

3G Watchdog: Establece, además de controlar el consumo, un estudio del gasto en base al contrato con la operadora y la tarifa de datos acordada. Una vez contrasta el tráfico mensual wifi y 3G con la tarifa marcada, propone un consumo idóneo y apunta qué aplicaciones sería mejor abrir solo con la wifi y evitar en 3G. De este modo, traza un plan de hábitos de consumo que lleven a un mayor ahorro. Otra de sus características es una alarma para saber si se está cerca de superar el límite contratado y cuándo se rebasará a ese ritmo de consumo. Y para los que no tienen tarifa plana, Watchdog permite restringir el consumo hasta el siguiente ciclo de facturación. Es gratuita, aunque tiene una versión Pro (2,69 euros) con más prestaciones, como saber los datos que gasta cada aplicación. Funciona sólo para Android.

Onavo Count: Cuantifica el consumo de datos tanto por horas, días y meses como según las aplicaciones. Desglosa el tráfico consumido por cada software de una forma muy visual y permite limitar el uso de determinados programas en 3G o 4G. También detecta cuándo se está en situación de roaming y traza un plan de consumo durante la estancia en el extranjero. Es una app gratuita disponible en Android e iOS.

Onavo Extended: Onavo se puede complementar con la aplicación del mismo desarrollador llamada Onavo Extended, que traza en base a los hábitos de consumo un protocolo de actuación para ahorrar datos. Así, restringe el uso de determinadas aplicaciones solo a las redes wifi, o comprime los contenidos a los que se accede desde los navegadores o sitios como Instagram. Esta versión es gratuita, pero por tiempo limitado, y funciona en iOS y Android.

13-06-2013 | elpais.com
La llegada de Neymar triplica las altas del Barça en Instagram
La presentaciópn del jugador hizo aumentar un 30% las interacciones con el club en Facebook
12-06-2013 | 20minutos.es
Facebook sigue la estela de Twitter y ya permite a sus usuarios usar 'hashtags'

EFE

  • Las conversaciones se podrán agrupar por etiquetas.
  • La red social aclara que ello no menoscabará la privacidad.
  • Imita así a otros servicios como Instagram, Twitter, Tumblr o Pinterest.

Facebook anunció este miércoles la introducción de etiquetas o hashtags, lo que debe permitir que las conversaciones y comentarios de los internautas se agrupen por temáticas precedidas de el signo #, al estilo de Twitter.

"Las etiquetas se podrán clicar en Facebook, como ya ocurre en otros servicios como Instagram, Twitter, Tumblr o Pinterest", indicó la popular red social a través de un comunicado en su blog oficial, en el que también se señaló que esta novedad no menoscabará la privacidad de los usuarios.

"Como siempre, se podrá controlar la audiencia a la que llegan los comentarios, incluyendo aquellos que contengan etiquetas", matizó la compañía, que valoró la apuesta como una manera de "facilitar" el acercamiento del usuario a lo que otros están diciendo sobre una cuestión determinada, así como su participación en conversaciones públicas.

Crear un 'hashtag'

Para crear un hashtag, el internauta deberá preceder aquella palabra o conjunto de palabras que desee etiquetar del símbolo #, lo que automáticamente la pondrá en relación con el resto de etiquetas de este mismo tipo que circulen por la red social.

Además, los usuarios podrán buscar una etiqueta determinada desde la barra de búsqueda de su página inicial, así como acceder a hashtags originados en otros servicios como Instagram.

"Uno de los últimos episodios de la serie Juego de Tronos recibió 1,5 millones de menciones en Facebook, pero hasta la fecha no era posible tener una visión amplia sobre lo que los usuarios estaban diciendo", remachó el blog de la red social. 

09-06-2013 | europapress.es
Vine supera a Instagram en Twitter
Mientras que los números de Instagram han sido bastante planos este mes en la plataforma de microblogging, Vine sólo ha crecido. Acaba de abrirse en un nuevo segmento del mercado, Android, y eso lo ha impulsado notablemente. El viernes, los enlaces a vine.co se compartieron ayer más de 2,5 millones de veces, mientras que los de Instagram.com se quedaron en 2,2 millones. El descenso del contenido de Instagram en Twitter, seguramente tenga relación con la decisión de Facebook, que tras hacerse con la app (por mil millones de dólares), eliminó los enlaces para visionar la foto en los tweets expandidos. Ahora aparece el hipervínculo, que te saca de Twitter, para llevarte a la fotografía, lo que hace que menos gente pinche.
31-05-2013 | adictosalared.com
Desde que Flickr aumentó su tamaño de almacenamiento para todas las cuentas gratuitas a 1TB, mucha gente está pasando sus fotos desde Picasa, instagram y otros sitios,  al servicio de[..]
31-05-2013 | adictosalared.com
Social Downloader es una sencilla pero útil aplicación para Windows que nos permite realizar fácil y rápidamente, copias de seguridad de nuestros perfiles de Facebook, Twitter e instagram. Con esta[..]
30-05-2013 | abc.es
Oggl, el nuevo rival de Instagram
Un nuevo actor para la guerra de los filtros fotográficos. La Hipstamatic Oggl está desde esta semana disponible en abierto para la plataforma iOS. El servicio incluye hasta cinco filtros para retocar las imágenes y se puede adquirir el catálogo completo por 2.99 dólares cada tres meses o 9.99 dólares anuales.La aplicación ha creada por Hipstamatic, que tuvo en 2010 gran éxito, aunque se fue desinflando por el empuje de la red de fotografía Instagram, adquirida por Facebook el pasado año por cerca de mil millones de euros, y a quien pretende comer terreno. A diferencia de esta, Oggl busca posi..
17-05-2013 | 20minutos.es
Nuestra vida diaria ya es 'online'

Daniel Glez. 20m

  • El 17 de mayo se celebra El Día mundial de Internet.
  • Esta IX edición busca analizar las implicaciones de Internet como motor de cambio social, económico y cultural.
  • Internet ha modificado todas las actividades del ser humano.
  • Así es la vida hoy día con Internet y así lo sería sin estar conectados a la Red.

Muy lejos han quedado los días de las largas conversaciones a través de canales IRC, de los módem a 56 Kbps, del "no te metas a Internet que estoy esperando una llamada". La Red ha crecido y ha evolucionado con el paso de los años cambiando la vida en la Tierra de forma radical. Para recordar la importancia de tal invento, cada año, el 17 de mayo, se celebra el Día mundial de Internet, que en su IX edición busca analizar las implicaciones de Internet como motor de cambio social, económico y cultural.

Una vida digital

Es viernes. Son las 6.30 horas y suena la alarma del móvil. Javi se levanta de inmediato, sabe que es la hora exacta ya que está configurada automáticamente gracias a Internet y el reloj se ha adelantado hasta las 3 cuando han dado las 2. Una ducha rápida y es la hora de preparar un rápido desayuno. Hay poca cosa en la nevera, más tarde habrá que sacar unos minutos para hacer la compra online (en Mercadona, en Carrefour, en Eroski, en Alcampo o quizá en Tudespensa.com). Echa un vistazo a la actualidad en 20minutos.es a través del iPad mientras toma el café y sale disparado hacia el trabajo.

Como cada mañana, toca ir en metro. Son 40 minutos de trayecto, tiempo más que suficiente para consultar, a través del Samsung Galaxy S IV, las últimas publicaciones de sus amigos en Facebook y leer en el Kindle un capítulo más del último ebook que se descargó a través de Amazon. Mientras, Javi escucha a uno de sus grupos favoritos a través de la app móvil de Spotify.

Son las 8.00 y, ya en el trabajo, Javi ordena las decenas de correos de su cuenta de Outlook. Responde a algunos, archiva otros y elimina unos cuantos. A media mañana, su mejor amigo le recuerda a través de Whatsapp que debe comprar entradas para la obra de teatro que irán a ver el sábado. Lo hará más tarde, en sus diez minutos de descanso, a través de Entradas.com, Atrápalo, El Corte Inglés o Ticketmaster, pero antes debe atender a un cliente que trabaja en el extranjero mediante una videollamada a través de Skype.

Hoy toca salir a las 15.00 horas. Javi consulta el estado de su cuenta bancaria a través de la app móvil de su banco y decide que puede permitirse un lujo, una buena comilona con los compañeros de trabajo. El primer plato tiene una pinta estupenda, así que no duda en sacarle una foto, ponerle un filtro con Instagram y compartirla al mismo tiempo en todas las redes sociales. El restaurante es bueno, merece la pena geolocalizarlo en Foursquare. Después, mientras vuelve a casa, consulta en Tiempoytemperatura si hará buen tiempo para la barbacoa del domingo, continúa una partida de Apalabrados y revisa los mensajes recibidos en Badoo y algunas otras páginas de contactos. Aunque al principio renegaba de ellas, lo cierto es que le han permitido hacer amistades e incluso encontrar pareja.

Ya han dado las 17.30 horas y aún hay mucho tiempo antes de salir a cenar, así que Javi decide aprovecharlo y, tras hacer la compra que tenía pendiente, decide realizar la declaración de la renta, que desde hace años puede presentarse a través de Internet. Ahora sí, es hora de empezar a disfrutar del fin de semana: media hora de World of Warcraft, una partida online a Battlefield 3 y un capítulo de Breaking Bad en Wuaki.tv.

A las 21.30, durante la cena, ve su programa favorito en televisión mientras lo comenta a través de Twitter. Javi ha quedado a las 23.30 horas con sus amigos para tomar algo en un bar nuevo del que les han hablado muy bien. Está en una zona de Madrid que no conoce, pero gracias a la versión móvil de Google Maps no le cuesta encontrar la dirección y averiguar cómo llegar hasta allí. En la entrada del local descubre un cuadro que le gusta. Le suena pero no recuerda su título. Google Goggles le da la respuesta, es Drowning Girl, de Roy Lichtenstein. Más tarde le sucede lo mismo con una de las canciones que suenan en el bar. Esta vez es la aplicación Shazam la que le dice cómo se llama la canción y quién es el intérprete.

Las 4.00, hora de volver a casa. Javi opta por coger una línea nocturna de autobús. Gracias a la app de la EMT, sabe exactamente a qué hora va a llegar a esa parada el bus que está esperando. Tras 25 minutos de viaje, llega a casa y sólo el sueño consigue desconectarlo de Internet.

Una vida analógica

Es viernes. Son las 7.30 horas y suena el viejo despertador programado para las 6.30. Marcos se levanta corriendo y descubre que se le olvidó adelantar el reloj por el cambio horario. Llegará tarde al trabajo. Ducha fugaz y nada de tiempo para el desayuno. Escucha las noticias en la radio mientras se viste y sale de casa disparado.

Tras una carrera al metro, ve cómo una señora coge el último ejemplar de 20 Minutos que le quedaba al repartidor. Al menos podrá entretenerse durante el trayecto con el juego de la serpiente en su viejo teléfono Nokia N70 (sus amigos aún se preguntan cómo es posible que aún le dure) o leyendo Tormenta de espadas, el grueso tomo que hace que su bandolera pese el triple de lo normal. Marcos también lleva su discman, un aparato que muchos consideran ya una reliquia pero que a él le sigue sirviendo para escuchar los discos de su grupo favorito.

Son las 9.00 y, ya en el trabajo, Marcos tiene que ordenar cientos de documentos impresos, ya que su empresa aún no cuenta con procesos digitalizados. El envío y la recepción de correos vía postal también es lento y tedioso, aunque él lo prefiere. Incluso para comunicarse con viejos amigos y parientes lejanos recurre a sobres y sellos. Una amiga le recuerda por SMS que debe ir a comprar las entradas para el concierto del sábado. Tendrá que sacar tiempo para acercarse a la sala en la que tendrá lugar y hacer cola para adquirirlas.

Son las 15.00, fin de la jornada laboral. Marcos ya no tiene tiempo de hacer ninguna gestión en el banco, pero consulta el estado de su cuenta en un cajero y decide quedarse a comer con los compañeros de trabajo. El restaurante tiene una decoración muy original, así que le saca una foto con el móvil para enseñársela luego a sus amigos. El sitio le parece estupendo, así que se lo recomendará a sus conocidos. De regreso a casa, vuelve a darle vueltas a la idea de apuntarse a una agencia de citas o, quizá, salir solo de vez en cuando para intentar conocer a gente nueva.

Son las 17.30 horas y aún hay mucho que hacer. En primer lugar, ya en casa, Marcos busca la última carta que le envió la Agencia Tributaria, localiza el número de teléfono y llama para pedir cita para hacer la declaración. Le tocará echar una mañana en Hacienda. Después, pierde más de la mitad de la tarde entre hacer la compra en el supermercado y haciendo cola para adquirir las entradas del concierto.

Son las 21.30 y ha terminado todas las tareas pendientes, pero se ha perdido su programa favorito y ha olvidado grabarlo, pero al menos llega a tiempo de ver una película mientras cena. No está mal, seguramente la comentará el lunes con un compañero del trabajo bastante cinéfilo.

Son las 23.30 y a Marcos le extraña que sus amigos aún no le hayan llamado para salir de fiesta, así que decide llamarlos él. Habían quedado a través de una aplicación de mensajería instantánea y olvidaron que Marcos no tenía móvil con conexión a Internet. No es la primera vez que le pasa, ya se ha perdido algunos buenos planes por no tener cuenta en las principales redes sociales. Por fortuna, aún está a tiempo de llegar a la discoteca en la que han quedado. Está en un barrio al que jamás ha ido, así que apunta en un papel las indicaciones que le da una amiga por teléfono y consulta la dirección en un plano. Se equivoca una vez de calle, pero al final llega al local. La música es buena. De repente, suena una canción que le gusta, pero no conoce al grupo que la canta. Un amigo le dice el nombre, aunque no tiene cómo apuntarlo. Cuando vaya a comprar el disco a un centro comercial, le tocará hacer memoria.

Ya de madrugada, Marcos decide regresar a casa. Va a una parada de autobús, consulta en un tablón la frecuencia de los nocturnos y confía en que los horarios se cumplan. Tras 25 minutos de viaje, llega a casa y antes de caer rendido de sueño piensa que tal vez debería probar Internet.