Noticias de "instagram"

31-01-2019 | abc.es
Por qué la gente sigue en Facebook después de tanto escándalo
Una célebre frase de Mark Twain describe, de manera simbólica, la situación que vive Facebook. La saca a relucir Antonio Rull. Y reza, textualmente: «Los rumores de mi muerte han sido exagerados». Perfectamente aplicable a la multinacional estadounidense; se le había dado por perdido tantas veces a causa de los continuos escándalos que todo apuntaba que su negocio se iba a resentir. Nada más lejos de la realidad. La firma presidida por Mark Zuckerberg no solo ha obtenido mejores resultados económicos de lo esperado sino que ha añadido un mayor número de usuarios a nivel global, recuperando, además, el espacio perdido en Europa, uno de sus principales mercados. [Gráfico elaborado por Statista] Facebook ha anunciado que cerró su ejercicio fiscal 2018 con unos beneficios de 22.112 millones de dólares (19.266 millones de euros), lo que supuso un incremento del 39% con respecto al año anterior pese a haberse visto involucrada en multitud de polémicas durante los últimos meses. Por qué, pese a los escándalos, aún no ha encontrado techo. La firma ha visto incluso aumentar durante los últimos doce meses en un 9% la cifra de usuarios diarios activos, que se situó en 1.520 millones en todo el mundo, mientras que los usuarios mensuales activos crecieron hasta los 2.320 millones. Un saco de datos que sorprende al coincidir con un periodo marcado por la incertidumbre, por el que el propio Zuckerberg ha tenido que pasearse por diferentes instituciones públicas de calado como el Parlamento Europeo para justificar, y excusar, su modelo de negocio basado, principalmente en la publicidad online. Aunque pudiera parecer algo extraño así de primeras, la multinacional, propietaria también de otros servicios populares como Instagram o WhatsApp, se ha mantenido firme en su modelo de negocio. Nadie, a día de hoy, le hace sombra en las comunicaciones digitales. Asia y Latinoamérica, mercados a explotar «El problema que tiene Facebook es de mala prensa, de relaciones públicas, de no haber sabido comunicar muchos escándalos de privacidad que, probablemente, otras empresas del sector también han tenido y que han sabido gestionar mejor», justifica en conversación con este diario Antonio Rull, analista de Flat 101, quien considera que a pesar de todas las campañas contra la red social, el número de usuarios ha crecido, pero la clave -explica- es diferenciar los usuarios de Europa con los del resto del mundo, que es donde crece mundialmente. En el mercado europeo cuenta con 282 millones de usuarios registrados frente a los 278 millones obtenidos en el periodo anterior cuando había perdido un millón coincidiendo con el caso Cambridge Analytica. Con 186 millones de usuarios en Estados Unidos, su mercado local, la red social ha logrado añadir más masa de seguidores tras un periodo de cuatro trimestres consecutivos de crecimiento plano. Pero ha sido en el apartado «resto del mundo» -en donde encajan los países latinoamericanos- y Asia en donde la plataforma ha pegado un subidón. «Tanto en Europa como en EE.UU., Facebook está en un estado maduro, que le cuesta mucho encontrar nuevos usuarios», añade Rull. A su juicio, en cambio, la gran baza de la compañía es que genera muchos ingresos por usuario y en otros mercados como Asia y Latinoamérica «es donde más esperan crecer». Factores de crecimiento sostenido Tres son los factores que, a tenor del diagnóstico realizado por Borja Adsuara, experto en derecho digital, explican las posibles razones de crecimiento sostenido de Facebook a pesar de los escándalos sufridos. Por un lado, puntualiza, el desconocimiento de los usuarios sobre su modelo de negocio, la confianza hacia la empresa y, por último, la falta de alternativas. «Desde el punto de vista del ciudadano, hay un desconocimiento de que servicios como Instagram o WhatsApp pertenecen a lamisma empresa», añade. Por otra parte se encuentra la confianza depositadas por los usuarios. «Después de los escándalos, los usuarios confían en que Facebook haya tomado medidas», apunta este experto que, además, se pregunta sobre si ha menguado el uso de la plataforma después de sus escándalos, algo que no queda registrado en el balance trimestral presentado por la compañía. Adsuara va incluso más allá al afirmar una tercera razón, la más importante de todas, dice: «lo asumes porque no hay alternativa, porque donde están mis amigos y familia están es en Facebook o WhatsApp. Al final, me va a dar igual si han tomado medidas o no; me compensa el servicio y aceptar el riesgo de que hagan mal uso de mis datos». El triunfo de lo efímero Una de las interpretaciones extraídas en los resultados económicos de la compañía es que lo efímero es exitoso. Hace dos años se añadió a Instagram la posibilidad de publicar las llamadas «Stories». Un formato audiovisual copiado de la que entonces era la aplicación de moda, Snapchat. Consiste en entradas que tienen fecha de caducidad, generalmente se desactivan pasadas las 24 horas. Esta idea ha ido extendiéndose a otros servicios de la compañía hasta llegar, incluso, a WhatsApp. Ahora, y tras un periodo de observación, queda constatado que la mitad de los usuarios de Instagram -unos 500 millones- utilizan esta función casi a diario. Una característica que ha cambiado las reglas del juego y que anticipa la llegada de nuevas herramientas para monetizar el servicio. «Es uno de los objetivos de Zuckerberg, que ha dicho que desea ingresar más y seguir descubriendo nuevas fórmulas, pero ahí todavía no hay techo», agrega Rull, quien pronostica nuevos formatos publicitarios en el futuro para explotar las «Stories». Otras de las áreas que la empresa estadounidense ha empezado a tener presente son los pagos a través de WhatsApp y potenciar el consumo de contenidos audiovisuales, así como integrar todas las aplicaciones, aunque se trata de una medida que será investigada por los organismos reguladores por si atentan contra la privacidad de los usuarios.
30-01-2019 | abc.es
Apple planta cara a Facebook y bloquea su «app» por no respetar la privacidad de sus usuarios
Apple ha anunciado este miércoles que ha bloqueado una licencia a Facebook con la que la red social opera una aplicación que paga 20 dólares a los usuarios a cambio de acceder a prácticamente toda su actividad en el móvil y obtener así información clave del mercado y de sus competidores. En un comunicado, la compañía de la manzana mordida explicó que la aplicación «Facebook Research» rompe los términos del acuerdo firmado por la empresa que dirige Mark Zuckerberg al usar su licencia para compilar datos de los usuarios. Dicho bloqueo ha sido confirmado por la popular red social. «Facebook confirma que todas sus aplicaciones internas de iOS solo para empleados (las aplicaciones que prueban todos los productos en desarrollo, así como las aplicaciones internas de recursos para empleados, para el transporte, etc.) están fuera de servicio. Dicen que están tratando de negociar con Apple en este momento», ha informado a través de Twitter la periodista de Bloomberg Sarah Frier. Facebook confirms that ALL its employee-only internal iOS apps (the apps testing every product in the works, as well as internal employee resource apps, for transportation etc) are offline. They say they're trying to negotiate with Apple right now.? Sarah Frier (@sarahfrier) 30 de enero de 2019La licencia de la que habla Apple y que Facebook estaba usando para este programa es la de red privada virtual, diseñada para que las empresas puedan distribuir aplicaciones a sus empleados internamente para que sean probadas antes de salir al mercado de manera oficial. «Cualquier desarrollador que use su licencia de red privada virtual para distribuir aplicaciones a los consumidores verá sus derechos revocados, que es lo que hemos hecho en este caso (con respecto a Facebook) para proteger a nuestros usuarios y sus datos», ha indicado Apple. «Facebook Research», que funciona desde 2016 y sigue operativo en sistemas operativos Android, paga 20 dólares cada mes a usuarios de entre 13 y 35 años más bonificaciones adicionales por referir el servicio a amigos a cambio de obtener acceso a su actividad en el móvil. Así, la compañía con sede en Menlo Park (California, EE.UU.) consigue datos sobre los hábitos de los usuarios, las aplicaciones de la competencia, las últimas tendencias entre los jóvenes y más valiosa información del mercado. La revocación de la licencia a Facebook por parte de Apple se limita a la red privada virtual, a través de la cual se operaba esta aplicación, y por tanto el resto de productos como su aplicación para móviles, Messenger, Instagram o WhatsApp seguirán disponibles en la App Store. Según el portal especializado «TechCrunch», cuyas revelaciones sobre el programa de la red social llevaron a Apple a tomar este miércoles esta medida, «Facebook Research» permite a la empresa de Zuckerberg recopilar datos sobre mensajes privados en redes sociales, chats, fotografías y vídeos enviados a otras personas, correos electrónicos, búsquedas online y ubicación, entre otros.
30-01-2019 | abc.es
Qué pasará si Zuckerberg une Facebook, Instagram y WhatsApp en una sola aplicación
No es ningún secreto. Cada vez son mayores las voces que empiezan a confirmar los próximos planes de Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook , con respecto a sus aplicaciones de mensajería. Según desveló recientemente «The Wall Street Journal», el joven planea integrar Messenger, Instagram y WhatsApp en una sola aplicación. El objetivo es unir bajo una misma estructura los tres servicios de mensajería principales propiedad de Facebook. Cabe recordar que la mayor red social compró Instagram en 2012 por mil millones de dólares. Dos años después, Facebook compró WhatsApp por casi 22.000 millones de dólares. Desde entonces, Zuckerberg es el dueño de una gran parte de nuestra vida digital. Aunque todo apunta a que la unificación no será hasta 2020, hay quienes ya apuntan a un gran daño anticompetitivo. De hecho, los defensores de la ley antimonopolio están ya lanzando las primeras advertencias de cómo influirá este nuevo movimiento. Hay que reconocer que, cuanto menos, el plan es interesante. Tal y como recoge «Recode», Zuckerberg crearía lo que probablemente sería la red de mensajería más grande del mundo, con más de 4.000 millones de cuentas de usuarios. La clave, ahora, es ¿qué beneficios obtendrá Facebook con esta unificación? La compañía atraviesa por una grave crisis marcada por grandes escándalos desde el estallido de Cambridge Analytica el año pasado, lo que le ha ocasionado una desaceleración del crecimiento de usuarios. Pero Zuckerberg tendrá que resolver aún un problema mayor: cómo ganar dinero con su nueva plataforma. Facebook gana poco con Messenger y WhatsApp, de ahí que la aplicación líder de mensajería instantánea vaya a introducir anuncios, como ya sucede en Instagram y parte de Messenger. La compañía también baraja cobrar a las pequeñas empresas por el uso de WhatsApp pero la realidad es que Facebook aún no ha definido el negocio de los mensajes privados. Por otro lado, cabe recordar que WhatsApp ya ha sido acusada de transferir datos de los usuarios hacia Facebook. En este sentido, la unión de las tres aplicaciones influirá, sin duda, en la privacidad y seguridad relacionados con el cifrado de los mismos. De momento, WhatsApp requiere del número de teléfono del usuario para poder utilizar la «app». Instagram, sin embargo, funciona de una manera muy diferente. De hecho, cualquier puede darse de alta en la red social de fotografía incluso con un seudónimo. La otra parte del plan tiene que ver con el cifrado. ¿Se encriptarán todos los servicios? WhatsApp ya cuenta con el cifrado «end to end» y Messenger también, aunque es opcional. La otra clave a descubrir es qué pasará con Instagram.
30-01-2019 | elpais.com
Por qué Sony no fichó a Rosalía, sino Rosalía a Sony
La bola de nieve de un fenómeno musical ya no empieza en las discográficas, sino en Instagram, YouTube y Spotify. Las ?majors? bucean en sus datos en busca de apuestas. Ya no eligen éxitos: los éxitos les eligen a ellas.
29-01-2019 | abc.es
Bruselas pide a Facebook «menos disculpas y más acciones» ante posibles injerencias en las elecciones europeas
La Comisión Europea (CE) ha señalado este martes que Google, Facebook, Twitter o Mozilla han hecho progresos en los últimos meses para combatir la desinformación , pero ha pedido más esfuerzos a las grandes compañías estadounidenses de internet para blindar las elecciones europeas del próximo mes de mayo. «No queremos despertarnos al día siguiente de las elecciones y darnos cuenta de que debíamos haber hecho más», ha señalado el comisario europeo de Seguridad, el británico Julian King, quien dejará su puesto en la CE cuando el Reino Unido consume el Brexit, es decir, su salida de la UE. King se ha expresado de ese modo en la presentación de los primeros resultados del Código de Conducta que la CE ha invitado a suscribir a las grandes empresas de internet relacionadas con la información. Firmas tecnológicas como Google, Facebook, Twitter, Mozilla y las asociaciones comerciales que representan al sector de la publicidad han entregado al Ejecutivo comunitario los primeros resultados de la implementación de dicho código, firmado el pasado mes de octubre. «Ha habido progresos, especialmente en la retirada de cuentas falsas y limitando la visibilidad de sitios que promueven las desinformación» pero «se requieren más acciones para garantizar la transparencia total de la publicidad política de cara al inicio de la campaña para las elecciones europeas en todos los Estados miembros de la UE», ha indicado el Ejecutivo comunitario. Facebook, en el punto de mira En concreto, la CE reclama a Facebook más cooperación «con verificadores de contenidos y con la comunidad de investigadores en toda la UE». Facebook está en el punto de mira de esta problemática después de la consultora Cambridge Analytica utilizara datos privados de sus usuarios para influir en la campaña del referéndum del Brexit y en las elecciones de EE.UU. que ganó Donald Trump. El anuncio que la CE ha hecho sobre el progreso parcial del combate de las noticias falsas («fake news») en internet se produce después de que la eurocomisaria de Justicia, Vera Jourová, se reuniera el lunes con Nick Clegg, actual jefe de relaciones públicas y vicepresidente de Facebook que fue viceprimer ministro del Reino Unido. Useful meeting w/ @nick_clegg where I heard about @Facebook ?s efforts to tackle #onlinehatespeech & disinformation, their preparations for #EUelections2019 and steps to improve privacy of users.I count on Facebook to help solve the problems they help to create in the first place pic.twitter.com/XToOdlTl7I? V?ra Jourová (@VeraJourova) 28 de enero de 2019«Cuento con que Facebook ayude a solucionar los problemas que ayudaron a crear», dijo Jurová, quien celebró que la red social creada por Mark Zuckerberg esté implementando nuevas herramientas con ese objetivo, pero ha solicitado «menos retórica y disculpas y más acciones concretas». La comisaria, que ha fijado como prioridad la defensa de los comicios de «influencia y manipulaciones extranjeras», ha pedido también que Facebook sea «muy claro» sobre las «interacciones» entre diferentes aplicaciones de la compañía, como WhatsApp, Instagram y Messenger. Medidas pendientes En cuanto a Twitter, Bruselas ha celebrado el cierre de cuentas falsas o sistemas automáticos («bots») pero reclama «más información sobre cómo restringirán la promoción de los tuits de los persistentes proveedores de desinformación», mientras que a Mozilla le exige que no se pueda acceder a la actividad de búsqueda de los usuarios porque podría usarse «para campañas de desinformación». En lo que a Google se refiere, Bruselas ha celebrado que la firma haya mejorado su sistema de seguridad y transparencia en los anuncios políticos, pero lamenta que esas acciones solo afectan a «un pequeño número» de países. Por su parte, Google ha indicado en un comunicado que dispone de equipos de expertos «entrenados para identificar y frenar» potenciales abusos, desde intentos de suplantación de identidad («phishing») hasta «ataques para intentar alterar mapas y que la gente no pueda encontrar su colegio electoral». El motor de búsqueda también está desarrollando un «escudo» en períodos electorales, como prensa, ONG o partidos políticos para proteger sus webs frente a ataques informáticos masivos tipo DDoS, entre otras medidas. La Comisión Europea presentará informes similares una vez al mes hasta las elecciones de mayo para renovar el Parlamento Europeo.
28-01-2019 | abc.es
¿La mitad de los usuarios de Facebook son falsos?
En la era de las métricas y los números, Facebook ha sido, durante años, el gran triunfador. Sus cifras eran tan apabullantes que ningún rival ha logrado hacerle sombra. La red social por antonomasia, sin embargo, se está vaciando, está entrando en el armario de lo antiguo, dando salida a otros servicios más directos como Instagram o WhatsApp. Sus dos niñas bonitas. La crisis de reputación en la que se encuentra la multinacional fundada por Mark Zuckerberg tiene aún muchos capítulos que contar. Y su masa de usuarios puede ser un espejismo. Los números mandan, argumentan los economistas. Lo que no estaba tan claro es que esos números, siendo contabilizados erróneamente, pudieran estar sobredimensionados. Zuckberberg ha repetido hasta la saciedad, siempre que tenía oportunidad, que su objetivo era conectar a todo el planeta. Iba bien encaminado, puesto que su servicio principal ha llegado a acumular, según sus cifras oficiales, unos 2.400 millones de usuarios. Un tercio del mundo, que se dice pronto. Las redes sociales y servicios de distribución de contenidos de entretenimiento han encontrado un negocio en esas cifras. A base de talonario se han subido decenas de «youtubers» e «influencers» que se ganan sus vidas por un simple contador, sus seguidores. Aunque diversos informes anteriores han hallado pruebas de seguidores comprados, la mayoría falsos, la política que sigue mandando son los números. Y en esa batalla Facebook ha sido el rey del cotarro. La pregunta es si ese imperio se ha construido en base a una mentira. Y hay razones para, al menos, dudar de ello. En el último año se ha descubierto que la red social hinchó las estadísticas de reproducciones y métricas de reproducciones de videos con el objetivo de generar aún más su negocio publicitario. Un hecho que provocó una demanda colectiva. Ahora, un informe (PDF, en inglés) del investigador Aaron Greenspan, de PlainSite, alega que el gigante de internet no tiene forma para medir con precisión el número de seguidores reales de su plataforma y que casi la mitad de los usuarios son falsos. Greenspan es un nombre al que hay que poner bajo la lupa, puesto que fue compañero de Zuckerberg en sus años universitarios en Harvard, quien ha acusado durante años al creador de Facebook de haberle «robado» la idea. Pero su conclusión es tajante: «Facebook no tiene, y nunca tendrá, una manera precisa de medir su problema de cuentas falsas. Hay que tener en cuenta todos estos factores, dado que estimamos que el 50% o más de los usuarios activos mensuales actuales de Facebook son realmente falsos». Duras acusaciones que ya han tenido réplica. «Esto es incorrecto y un informe responsable significa aportar hechos, incluso si se trata de cuentas falsas», defiende en declaraciones a «Mashable» un portavoz de la compañía estadounidenses. Facebook, sin embargo, ha asumido en el pasado la existencia de cuentas duplicadas y falsas. En el año 2017, en efecto, reconoció que sus estimaciones alcanzaban las 470 millones de perfiles falsos. Una cifra muy alejada de lo que defiende este polémico informe. También el pasado año un informe interno de la red social avanzó que en un solo trimestre acabaron con unas 837 millones de publicaciones falsas. Todo este escenario ha sido proclive a la aparición en mayor medida de las llamadas «fake news» o «noticias falsas», que han enturbiado la trayectoria de la plataforma en los dos últimos años.
26-01-2019 | abc.es
Reino Unido se pone serio con los «influencers» y su publicidad encubierta
El negocio de la publicidad oculta en Instagram ha sido la «ciudad sin ley» perfecta en la que marcas e «influencers» han ganado mucho dinero a costa de los indefensos usuarios. Pero a medida que se ha ido desarrollando el marketing influyente, debido al «boom» de las redes sociales y la expansión de la tecnología móvil, se está poniendo coto a una práctica ilegal a la que aún le queda mucho camino por recorrer. Reino Unido ha sido el último país en regular esta práctica y señalar, sin miramiento alguno, a los «influencers» que se salten la ley. La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés) ya tomó cartas en el asunto hace tres años por una simple razón: los consumidores tienen derecho a saber si el producto de cosmética, el móvil o la ropa que muestra un influyente en sus redes sociales es una auténtica y sincera opinión o, sin embargo, están mostrando dichos productos porque la marca les paga por ello. Uno de los pilares fundamentales del negocio de los creadores de contenido en redes sociales, especialmente en Instagram, es llevar a cabo colaboraciones con marcas. Se trata de un contrato por el que se diseña una acción publicitaria, ya sea una fotografía publicada en Instagram, un vídeo en Youtube o un Instagram «Stories», en el que el creador de contenido publicita las bondades del producto concreto. El problema es que el usuario no sabe que existe dicho contrato y cree que su «influencer» favorito habla de dicha ropa interior porque realmente es la mejor, y no porque le estén pagando con ello. Esta nueva forma de publicidad necesita de una regulación urgente y la Advertising Standards Authority (ASA), el organismo encargo de regular la publicidad en Reino Unido, ha lanzado la «Guía del Influyente» para que los influentes dejen claro cuales de sus publicaciones son anuncios y, por tanto, tienen que «cumplir con las reglas» estipuladas. El documento, además, es una herramienta para «ayudar a los usuarios a determinar rápidamente si una publicación necesita aclarar que es un anuncio». Proteger al usuario La ASA es muy clara: «cuando una marca premia a un 'influencer' con dinero, un regalo o cualquier otro beneficio» por una publicación, dicho contenido estará sujeto «a la ley de protección del consumidor». Además, «cuando una marca también tiene control sobre el contenido, también está sujeta al Código de Publicidad del Reino Unido», añade. Tal y como recuerda la entidad, ya han tomado cartas en el asunto cuando determinadas «influencers» no han dejado claro que parte de su contenido eran anuncios. Louise Thompson, que cuenta con más de 1.200.000 seguidores en Instagram, fue advertida en verano de 2018 por hacer publicidad encubierta de una marca de relojes. Millie Mackintosh, con más de 1.300.00 seguidores en la misma red social, o Marnie Simpson, con más de 155.000 seguidores en Instagram, también fueron advertidas por la ASA. «A principios de 2018, lanzamos un proyecto que analiza el etiquetado de los anuncios en línea para asegurarnos de que los estándares de ASA estén en orden», añade el organismo. Y es que basta con que los creadores de contenido etiquetes sus publicaciones con «#Ad» (diminutivo de «advertisement», anuncio en inglés), «Ad» o «Patrocinados» (en inglés, «sponsored») en el que caso de que dicha acción sea publicidad. La CMA («Competition and Markets Authority», es decir, Autoridad en Competencia y Mercados del Reino Unido), inició recientemente una investigación sobre si los «influencers» declaran correctamente que se trata de una actividad publicitaria con el objetivo de hacer cumplir la legislación de protección al consumidor, que prohibe las prácticas comerciales desleales. En España, es la Ley General de la Publicidad la que prohibe la publicidad engañosa.  
25-01-2019 | elpais.com
Zuckerberg quiere integrar WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger
Los tres servicios no estarán conectados hasta finales de este año o principios de 2020
25-01-2019 | abc.es
Zuckerberg planea unir las aplicaciones de mensajería Facebook, Instagram y WhatsApp
El consejero delegado de Facebook, Mark Zuckerberg, planea integrar los tres servicios de mensajería principales de la empresa, Facebook, Instagram y WhatsApp, en una misma estructura unificada, según ha informado 'The New York Times' (NYT). Los cambios que planea implementar la compañía suponen la unificación de la estructura de mensajería de las tres aplicaciones, si bien Facebook, Instagram y WhatsApp mantendría su uso como aplicaciones independientes. La reconfiguración de las aplicaciones, según cuatro fuentes implicadas en este cambio citadas por NYT, requiere de miles de trabajadores y todavía se encuentra en una fase temprana. Se espera que la unificación se haya completado a principios de 2020. La compañía, además, planea introducir en todas las aplicaciones la encriptación de extremo a extremo, que impide el acceso no autorizado a las conversaciones privadas de los usuarios. Si bien Zuckerberg no ha especificado el tipo de beneficios que reportarán los cambios, dos de las fuentes consultadas han destacado la implicación de los usuarios y nuevas formas de publicidad. Modelo de negocio Por otro lado, en una columna publicada en The Wall Street Journal, Zuckerberg se reafirma en su modelo de negocio basado en anuncios dirigidos para que los usuarios de la red social puedan acceder de forma gratuita a la plataforma para estar en contacto con otras personas. El consejero delegado de Facebook explica una vez más la gestión de los anuncios en Facebook, dado que algunas personas «están preocupadas por la complejidad de este modelo», como él mismo señala. «Si estamos comprometidos con servir a todos, entonces necesitamos un servicio que sea accesible para todos», remarca Zuckerberg, que agrega que «la mejor forma de hacerlo es ofrecer los servicios gratuitos, y los anuncios nos permiten hacerlo». La red social muestra anuncios dirigidos, que ofrecen a cada usuario contenidos relevantes en función de sus intereses. Y para saber en qué están interesados, la plataforma recoge información en base a «las páginas que gustan a la ente, dónde hacen clic y otras señales». El consejero delegado de Facebook asegura que la gente tiene control sobre la información que usa la compañía para mostrar anuncios, y que puede bloquear cualquier a anunciante. Para ello, dice, los usuarios pueden cambiar las preferencias y hacer uso de las herramientas de transparencia de la plataforma. «No vendemos los datos de la gente», asegura Zuckerberg, y añade que «vender la información de la gente a los anunciantes seria contrario a nuestros intereses de negocio, porque reduciría el único valor de nuestros servicio para los anunciantes». En su columna, Zuckerberg también refiere el tipo de contenido que la gente comparte en la red social, y explica que el contenido dañino permanece en la plataforma, es porque «la gente y los sistemas de inteligencia artificial que usamos para revisarlo no son perfectos, no porque tengamos un incentivo para ignorarlo». Por último, y respecto a la seguridad y la acumulación de datos, la compañía indica que «no hay duda de que recolectamos información para los anuncios», pero explica que «esa información es importante generalmente para la seguridad y el funcionamiento de nuestros servicios». De nuevo, Zuckerberg reitera que ponen en manos de los usuarios «el control completo sobre si usamos esa información para los anuncios», pero advierte que no dejan a la gente «controlar cómo la usan para la seguridad o el funcionamiento de los servicios». Asimismo, recuerda que solicitan el permiso a los usuarios en conformidad con el reglamento general de protección de datos de la Unión Europea. «Es importante entender esto», señala, «porque hay claros beneficios en este modelo de negocio», sentencia el directivo de Facebook.