Noticias de "instagram"

01-10-2018 | abc.es
Adam Mosseri, un veterano de Facebook e impulsor del News Feed, dirigirá Instagram
«Estamos encantados de entregarle las riendas a un líder con sólidos antecedentes en diseño y un enfoque en la simplicidad, así como una comprensión acerca de la importancia de una comunidad». Con estas palabras, Kevin Systrom y Mike Krieger han valorado el nombramiento de Adam Mosseri, hasta ahora vicepresidente de producto de Facebook, como nuevo director general de Instagram. Ambos empresarios presentaron su renuncia de la red de fotografía la semana pasada tras unas disputas internas con Mark Zuckerberg, fundador y líder de Facebook. El sustituto es un veterano directivo de la compañía norteamericana, quien empezó a trabajar en el equipo de diseño en 2008. Uno de sus principales cometidos fue liderar el News Feed o muro de actualizaciones, el gran producto de la red social puesto que funciona como puerta de entrada a las actualizaciones de los contactos dentro de Facebook. En su desarrollo, Mosseri ha potenciado esta forma de interacción en los últimos años como ventana a las publicaciones realizadas. Pero no ha estado exento de polémica puesto que ha tenido que lidiar con un cambio drástico en los hábitos de los consumidores. Precisamente, Mosseri fue el encargado de acometer una reforma en la filosofía de News Feed hace dos años cuando la compañía abogó por potenciar las publicaciones de los amigos en detrimento de las de los medios de comunicación. Una decisión controvertida que ha derivado en otras medicaciones del algoritmo de recomendación de la red social. A partir de ahora, Mosseri «supervisará todas las funciones del negocio y reclutará un nuevo equipo ejecutivo», que incluirán nuevos responsables de ingeniería, de producto y de operaciones. Un hecho que se puede interpretar como que Zuckerberg ha tomado definitivamente el control sobre Instagram, su plataforma con más crecimiento en estos momentos. Con ello se anticipan cambios importantes en la red de fotografía puesto que el creador de Facebook tiene vía libre para explorar nuevas formas de monetización. «Para nosotros, lo más importante es mantener a nuestra comunidad en el centro en todo lo que conserva Instagram. Creemos que Adam [Mosseri] se mantendrá fiel a estos valores y que Instagram continuará prosperando», han subrayado los ya ex directivos de Instagram.
01-10-2018 | abc.es
Facebook se enfrenta a una multa de 1.400 millones de euros por su nueva brecha de seguridad
No gana para disgustos Zuckerberg. El empresario ha pasado de ser uno de los niños bonitos de Silicon Valley al peor villano de la privacidad. La red social Facebook no pasa por su mejor momento; 2018 va a ser un nuevo «annus horribilis». Aunque de calado menor, la vulnerabilidad desvelada el pasado viernes a través de su función «ver como» que ha dejado expuestas a más de 50 millones de perfiles supone un nuevo golpe a su ya maltrecha reputación. Con el Reglamento General de Protección de Datos bajo el brazo, la empresa tecnológica se enfrenta a una multa récord que puede ascender a unos 1.400 millones de euros aproximadamente, según las estimaciones de «The Wall Street Journal», siempre y cuando los reguladores europeos concluyan que ha infringido la ley de privacidad. Una cifra ostensiblemente alta, aunque muy inferior a otras sanciones impuestas en los últimos años a la empresa tecnológica norteamericana. Los términos del marco legal que entró en vigor el pasado mayo establecen multas de hasta 20 millones de euros o del 4% de la facturación anual en caso de cometer una falta grave. Además, el reglamento de privacidad recoge la obligatoriedad de las empresas de comunicar en un tiempo máximo de 72 horas las brechas de seguridad sufridas. En este caso, según los analistas consultados por este diario, Facebook ha rozado el límite exigido. A raíz de este incidente, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha confirmado a ABC que va a colaborar con la autoridad irlandesa competente -que centraliza las investigaciones a nivel europeo- para analizar si se han visto afectados datos de ciudadanos españoles. Algo que, de momento, se desconoce. Según «The New York Times», el propio Mark Zuckerberg y su «número dos» Sheryl Sandberg también han tenido sus cuentas comprometidas. Además de esta investigación, en Estados Unidos se ha presentado una demanda colectiva -impulsada por dos usuarios- en la que se acusa a la red social de prácticas comerciales ilegales y de violar las leyes de seguridad de datos de los clientes. Los problemas de Facebook 1.- En 2017 se descubrió que la red social había sido utilizada para fines de manipulación y desinformación por parte de grupos pro rusos en un caso de injerencia extranjera. 2.- También saltó el escándalo de Cambridge Analytica, por el cual se filtraron más de 80 millones de perfiles de usuarios durante la campaña electoral de 2016 en las que ganó Donald Trump. 3.- Las llamadas «noticias falsas» o «fake news» es otro de los problemas adicionales de la compañía, que también se ha enmarcado dentro de las crisis de reputación que vive en la actualidad. 4.- Las disputas internas se han venido incrementado en el último año, materizándose con las repentinas salidas de los dos fundadores de WhatsApp y, más recientemente, los creadores de Instagram. 5.- Otra reciente revelación ha puesto en bandeja a sus detractores: se ha descubierto que Facebook utiliza incluso los datos de seguridad introducidos por los usuarios para proteger sus cuentas como es la opción de verificación en dos pasos para mandar publicidad. 6.- Además de todo ello, los últimos análisis estadísticos establecen una caída importa en el uso de la red social, sobre todo, entre los usuarios más jóvenes.
01-10-2018 | abc.es
YouTube, música y series copan las búsquedas de los menores en el verano de 2018
Durante los meses de verano, cuando los menores de edad disponen de más tiempo libre gracias a las vacaciones escolares, las búsquedas que realizaron en Internet se dirigieron en uno de cada tres casos (34,9%) a música, películas o series y plataformas como YouTube, escogiendo solo minoritariamente contenidos inadecuados como alcohol, drogas y pornografía. La compañía de ciberseguridad Kaspersky ha realizado un estudio que analiza las búsquedas de los internautas menores de edad durante el verano de 2018 desde dispositivos de sobremesa, centrándose en las 14 categorías por las que se identifican los sitios web en el control parental. Según las estadísticas de visitas a los sitios web recogidas desde junio hasta mediados de agosto de 2018, en verano los niños prefirieron ver vídeos y escuchar música que relacionarse en redes sociales. En estos meses, los sitios más populares fueron YouTube y Facebook. Durante las vacaciones estivales, los niños pasan más tiempo que el resto del año viendo vídeos en YouTube. El estudio ha detectado también otras tendencias como el gran interés por el «youtuber» PewDiePie, así como la preferencia por ver series en Netflix y escuchar música en Spotify, iTunes y SoundCloud. En cuanto a los contenidos, los niños escogen canales Nickelodeon, Cartoon Network y Disney Channel, y los adolescentes optan por estrenos como «Deadpool 2» y «Stranger Things». En cuanto a música, los menores prefieren el rap y han escuchado durante este verano a los raperos fallecidos recientemente XXXTentacion y Lil Peep. La investigación ha mostrado que los menores de edad son menos propensos a acceder a las redes sociales desde ordenadores, cuya categoría se sitúa en segunda posición con el 29,6%, apoyada en herramientas como Facebook. Además, en PC los niños usan el chat instantáneo Hangouts de Google y las versiones web de WhatsApp y Telegram, así como Tumblr y Twitter. En los motores de búsqueda, los niños a menudo buscan «Facebook», «Instagram», «Twitter» y «Pinterest». Completando el podio de los intereses de los menores de edad, el 12,3% de niños realizaron búsquedas el pasado verano sobre comercio electrónico. En esta categoría, destacaron especialmente las búsquedas de marcas de ropa y los «gadgets» más atractivos fueron iPhone X y Samsung Galaxy, y los menos atractivos, Huawei y Xiaomi. «Fortnite», el videojuego más popularEn cuanto a las demás categorías, se reparten las búsquedas restantes las noticias (6,8%) y los videojuegos, aunque sin embargo acumulan apenas el 2,4% del total de las búsquedas veraniegas de los menores.Fortnite ha sido el título más popular, relegando a «PlayerUnknown's Battlegrounds» (PUBG) a la segunda posición. Los productos de Activision y Blizzard siguen gozando de popularidad entre los jóvenes, en cambio, Roblox y Minecraft perdieron interés, según Kaspersky. Para tranquilidad de los padres, solo un 2% de búsquedas por parte de los menores de edad se dirigían a contenidos para adultos, incluyendo la pornografía, mientras que el 0,8% se orientaba a alcohol, tabaco y drogas. No obstante, cabe resaltar que se trata de datos de búsqueda solamente desde ordenadores que no incluyen búsquedas desde «smartphones» ni tabletas.
29-09-2018 | abc.es
Cómo saber si tu cuenta de Facebook ha sido hackeada y cómo protegerte
Una simple funcionalidad, «Ver como», dentro de Facebook ha sido la culpable ahora de que unos 50 millones de perfiles dentro de la red social se hayan visto comprometidos. Un nuevo problema de seguridad informática en un servicio que está viviendo desde hace un año su mayor crisis desde que se pusiera en marcha en 2004. Esta vulnerabilidad afecta a la función «Ver como», que permite que cualquier usuario pueda consultar cómo se ve su propio perfil a vista de otra. Forma parte de su herramienta de privacidad. Además de esas 50 millones de cuentas comprometidas, la compañía ha estimado que otras 40 millones de cuentas también están en riesgo. Pero, además, el «hackeo» ha permitido que los piratas informáticos tuvieran la posibilidad de acceder a otros servicios como Tinder o Spotify en caso de haber vinculado el perfil con la cuenta de la red social a través del servicio Facebook Login. Tampoco Instagram estaba fuera de peligro, aclaró la compañía. Entender en qué consiste Facebook Login es fácil: es la herramienta que permite a los usuarios iniciar sesión con la cuenta de Facebook en lugar de las contraseñas de inicio de sesión tradicionales. Por esta razón, es recomendable abandonar esta práctica habitual de vincular dos servicios entre los usuarios y, aunque suponga un esfuerzo mayor o dedicarle tiempo, registrarse en otras plataformas con un perfil y contraseñas diferentes a la de Facebook. Lo más recomendable es que, además de que sean distintas, las contraseñas deben contener mayúsculas, varios caracteres, al menos un número y una longitud de al menos ocho caracteres. Aprovechando esta circunstancia tampoco está de más cambiar las credenciales. Otra de las medidas para protegerse es desvincular todas las redes sociales y servicios externos a Facebook. Para ello, hay que ir a Configuración/nombre de la plataforma/desvincular. También es importante ajustar los niveles de privacidad para hacer que los contenidos publicados solo se puedan consultar siendo amigos. Para evitar un problema mayor, la red social ha restablecido los llamados «tokens de acceso», una función que evite tener que volver a introducir las contraseñas cada vez que se accede al sitio, así como la desactivación temporal de la opción «Ver como». La compañía ha asegurado que ha solucionado el problema, obligando con ello a tener que introducir de nuevo las credenciales de sus perfiles y ha prometido que las contraseñas no se han visto realmente afectadas. Aunque Facebook ha anunciado que los usuarios afectados recibirán una notificación, lo más recomendable es configurar la cuenta personal con las más altas cotas de seguridad. Si un usuario ha recibido la notificación de seguridad es importante revisar si se ha registrado alguna actividad sospechosa en los últimos días.
28-09-2018 | abc.es
Facebook le pone publicidad a todo: habrá anuncios en las Stories y hasta en Messenger
Facebook ha anunciado la introducción de los anuncios en las Stories de su red social homónima, que ya se encuentran disponibles en la red social principal, pero que llegarán al servicio de chat Messenger en las próximas semanas. Las empresas «van a poder llegar a sus audiencias de una forma mucho más innovadora y efectiva», como ha asegurado la directora general de Facebook España, Irene Cano, a través de un comunicado, donde también se da cuenta del aumento del uso de las «Stories» -historias que desaparecen a las 24 horas-, que ya utilizan más de 300 millones de personas en Facebook y Messenger cada día, según datos internos de la empresa. Esta herramienta de anuncios en las «Stories» se ha extendido a Facebook procedente de las publicaciones efímeras de Instagram, donde se introdujeron el pasado 2017. Esta función se encuentra disponible ya en Facebook y llegará a Messenger en las próximas semanas. A través de esta función, los anunciantes podrán incluir Facebook Stories como espacio adicional a través de su «feed» de noticias, con un formato envolvente a pantalla completa. Estos anuncios ofrecen soporte a objetivos de alcance, conocimiento de marca, visionado de vídeo, instalación de aplicaciones, conversión, tráfico o generación de negocio. Las capacidades de segmentación y medición propias de Facebook también estarán disponibles para los anuncios en Stories en las distintas plataformas. Facebook ha reivindicado en su escrito el uso publicitario de sus Stories. La compañía ha citado una encuesta de Ipsos, que recoge que el 68% de los usuarios asegura que comparte una Story en al menos tres aplicaciones y el 63% tiene pensado utilizar más Stories en el futuro. Asimismo, el 62% de usuarios dijo que se interesó por una marca o producto después de verlos en Stories, y más de la mitad de ellos reconocieron que realizan más compras online después de verlos en esta herramienta. Además, el 38% de los encuestados dijo que habló con alguien sobre un producto o servicio tras verlo en un «Story» y el 34% que fue a una tienda a buscarlo.
28-09-2018 | abc.es
Cuando el trabajo te encontró en las redes
Las redes sociales, empujadas por las nuevas generaciones digitales, han sabido afianzarse y ganar protagonismo año tras año. Hoy, podemos asegurar que son el medio de comunicación por excelencia. Aquellas que nos facilitan la difusión de mensajes en tiempo real, nos ponen al día de lo que sucede a nuestro alrededor, nos muestran las últimas tendencias, etc. En definitiva, nos hacen estar «always connected». Una forma fácil y sencilla de estar comunicados e informados en todo momento, de tal manera que, si no formas parte de ellas, en la mayoría de los casos, no existes para este mundo cada vez más digital. Sobre todo, si hablamos del ámbito laboral, ya que en el siglo XXI realizar una búsqueda activa de trabajo se ha transformado en que las ofertas terminan llegando a ti. Dentro de los recursos humanos no hay nada más relevante que la información. Por eso, el «social recruitment» se ha convertido en una realidad del área y en una herramienta básica para la estrategia de atracción de nuevos talentos. La información que nos proporcionan las redes sociales es muy valiosa, ya que nos ayuda a personalizar cada búsqueda poniendo el foco de lo que verdaderamente importa, como las habilidades y las competencias de los usuarios. Es difícil encontrar una persona que hoy en día no esté registrada en alguna de estas redes, y son cada vez más las empresas que entienden el potencial de estas herramientas e intentan adaptarse y generar contenido de valor para sus seguidores. Hay un principio general en marketing que afirma que es más fácil fidelizar a un cliente que ha mostrado interés por nuestros productos que captar la atención de uno nuevo. En el caso del reclutamiento de candidatos sucede exactamente lo mismo. Por ello, es fundamental tener claro antes de compartir una oferta laboral en las redes sociales estudiar qué decimos y cómo lo decimos, lanzar mensajes personalizados adaptados al perfil que buscamos, diseñar campañas creativas y crear webs que alojen un proceso ágil y eficiente. En definitiva, se trata de lanzar un mensaje que sea claro, directo y realista. Sólo así podemos conseguir hoy mayor eficiencia y objetividad en la selección, atrayendo e identificando a los candidatos adecuados. Invirtiendo módicas cantidades en anuncios de Twitter, Facebook e Instagram, entre otras, además conseguiremos que un candidato pasivo que ya tiene trabajo, y que a priori no muestra interés en moverse del mismo, pase a ser un candidato activo. Todo gracias a que, una vez configuradas, las redes sociales segmentan y muestran nuestro mensaje al público objetivo óptimo. Y todo esto sin tener que levantar el teléfono y además en tiempo récord. Junto a la evolución de las redes sociales, surgen nuevas plataformas de gestión ágil para la empresa, que se adaptan a este nuevo paradigma y facilitan la captación de nuevos talentos. Esto permite reducir al máximo las labores administrativas y simplificar la tarea de cubrir un nuevo puesto vacante, que hace que la búsqueda, atracción y selección sea fácil e inteligente y lo más importante en el mundo en el que vivimos: atractiva, automática y libre de sesgos. José Luis Gugel es socio director en The Key Talent
27-09-2018 | abc.es
Brian Acton, fundador de WhatsApp, rompe su silencio para atacar a Zuckerberg: «Vendí la privacidad de sus usuarios»
Dios no crea enemigos. Mark Zuckerberg le hizo millonario. Es cierto. O, más bien, multimillonario en el momento en el que le compró su creación, WhatsApp, pero pese a todo su fundador Brian Acton no ha tenido compasión; lideró una campaña contra Facebook, su antigua empresa, pidiendo a los usuarios que borraran sus cuentas después de saltar el escándalo de la fuga de datos de Cambridge Analytica. El lema de «Zuck» de «muévete rápido y rompe cosas» nunca ha tenido más sentido. A falta de dos meses para que se cumpla un año de su salida del comité ejecutivo de la multinacional norteamericana ha decidido romper su silencio en una entrevista para la revista «Forbes» en las que explica detenidamente las verdaderas razones de su marcha de la empresa que compró la aplicación de chat en 2014 por 19.000 millones de euros. El empresario de 46 años, que reconoce que le costó mucho aceptar la operación financiera, equipara la venta con un símil familiar, como si le arrebataran un hijo, pero asume parte de su error: «Vendí la privacidad de mis usuarios a un beneficio mayor. Tomé una elección y acepté el compromiso. Vivo con eso todos los días», responde. Pese a que a partir de entonces Acton, junto a su compañero Jan Koum, con el que comparte la creación de WhatsApp, formó parte del comité ejecutivo de la empresa matriz Facebook admite que nunca tuvo una relación estrecha con Zuckerberg: «No podría decir mucho sobre este hombre», dice el empresario, a pesar de haber celebrado una docena de reuniones. Todo cambió -recuerda- porque «Zuck» le advirtió que la aplicación de chat, que hasta entonces tenía un grado de autonomía razonable dentro del universo de Facebook, estaba condenado a ser «un grupo de productos para la compañía como Instagram». Uno de los detonantes de su marcha fue la decisión de explorar nuevas fórmulas publicitarias en WhatsApp pese a la tajante oposición de sus fundadores, que se mantuvieron reacciones hasta el final de sus actividades en la empresa. En septiembre del pasado año Acton le planteó su marcha. Para ello invocó una cláusula de su contrato por la cual le permitió recuperar todas las acciones. Lo hizo como represalia a la postura de Zuckerberg de «implementar iniciativas de monetización» en la aplicación si su consentimiento. Su compañero de fatigas, Jan Koum, aguantó un tiempo más, hasta el pasado mes de mayo. Los fundadores de WhatsApp eran partidarios de la privacidad que creían que su sistema de cifrado había sido parte integral de su crecimiento mundial. Esta «disonancia» frustró a Zuckerberg. Entonces, Facebook, lamenta el propio Acton, había decidido buscar dos formas de ganar dinero con WhatsApp. En primer lugar, mostrar anuncios orientados en la nueva función de Estados en una decisión que califica de traición a sus usuarios. «La publicidad dirigida me hace infeliz», aduce. El clásico lema del servicio de mensajes había sido «Sin anuncios, sin juegos, sin trucos», una filosofía contrapuesta con la de su empresa matriz, que genera el 98% de sus ingresos mediante la publicidad. Acton recuerda, a su vez, que otra de las propuestas de Facebook para monetizar la «app» era vender herramientas para chatear con los usuarios de WhatsApp para que, una vez que las empresas se subieran al barco, colocarles servicios de análisis de datos estadísticos. Algo que poco a poco se va extendiendo en la actualidad por medio del servicio WhatsApp Business. Otro de los detonantes de su marcha se encuentra en la difícil relación con la «número dos» de la compañía, Sheryl Sandberg, que tuvo dudas acerca de si «romper» el sistema de cifrado en detrimento de obtener mayores beneficios. La postura de Acton se centraba más bien en ganar dinero cobrando una pequeña cantidad a los usuarios, pero se encontró con la idea de los altos ejecutivos de Facebook que consideraban que era una medida que no iba a funcionar. El fundador de la compañía de mensajería también recuerda los difíciles momentos previos a la venta a Facebook, la cual estuvo vigilada por los reguladores europeos. Ante el temor de los organismos de competencia de una perjudicial y peligrosa transferencia de datos entre dos grandes compañías digitales, Acton desvela que desde la empresa matriz le enseñaron «a explicar que sería muy difícil fusionar o mezclar datos entre los dos sistemas», una mentira para tratar de convencer a los reguladores a completar la operación. Un hecho que -dice- le «enoja revivir eso».
27-09-2018 | abc.es
Brian Acton, fundador de WhatsApp, rompe su silencio para atacar a Zuckerberg: «Vendí la privacidad de los usuarios»
Dios no crea enemigos. Mark Zuckerberg le hizo millonario. Es cierto. O, más bien, multimillonario en el momento en el que le compró su creación, WhatsApp, pero pese a todo su fundador Brian Acton no ha tenido compasión; lideró una campaña contra Facebook, su antigua empresa, pidiendo a los usuarios que borraran sus cuentas después de saltar el escándalo de la fuga de datos de Cambridge Analytica. El lema de «Zuck» de «muévete rápido y rompe cosas» nunca ha tenido más sentido. A falta de dos meses para que se cumpla un año de su salida del comité ejecutivo de la multinacional norteamericana ha decidido romper su silencio en una entrevista para la revista «Forbes» en las que explica detenidamente las verdaderas razones de su marcha de la empresa que compró la aplicación de chat en 2014 por 19.000 millones de euros. El empresario de 46 años, que reconoce que le costó mucho aceptar la operación financiera, equipara la venta con un símil familiar, como si le arrebataran un hijo, pero asume parte de su error: «Vendí la privacidad de mis usuarios a un beneficio mayor. Tomé una elección y acepté el compromiso. Vivo con eso todos los días», responde. Pese a que a partir de entonces Acton, junto a su compañero Jan Koum, con el que comparte la creación de WhatsApp, formó parte del comité ejecutivo de la empresa matriz Facebook admite que nunca tuvo una relación estrecha con Zuckerberg: «No podría decir mucho sobre este hombre», dice el empresario, a pesar de haber celebrado una docena de reuniones. Todo cambió -recuerda- porque «Zuck» le advirtió que la aplicación de chat, que hasta entonces tenía un grado de autonomía razonable dentro del universo de Facebook, estaba condenado a ser «un grupo de productos para la compañía como Instagram». Uno de los detonantes de su marcha fue la decisión de explorar nuevas fórmulas publicitarias en WhatsApp pese a la tajante oposición de sus fundadores, que se mantuvieron reacciones hasta el final de sus actividades en la empresa. En septiembre del pasado año Acton le planteó su marcha. Para ello invocó una cláusula de su contrato por la cual le permitió recuperar todas las acciones. Lo hizo como represalia a la postura de Zuckerberg de «implementar iniciativas de monetización» en la aplicación si su consentimiento. Su compañero de fatigas, Jan Koum, aguantó un tiempo más, hasta el pasado mes de mayo. Los fundadores de WhatsApp eran partidarios de la privacidad que creían que su sistema de cifrado había sido parte integral de su crecimiento mundial. Esta «disonancia» frustró a Zuckerberg. Entonces, Facebook, lamenta el propio Acton, había decidido buscar dos formas de ganar dinero con WhatsApp. En primer lugar, mostrar anuncios orientados en la nueva función de Estados en una decisión que califica de traición a sus usuarios. «La publicidad dirigida me hace infeliz», aduce. El clásico lema del servicio de mensajes había sido «Sin anuncios, sin juegos, sin trucos», una filosofía contrapuesta con la de su empresa matriz, que genera el 98% de sus ingresos mediante la publicidad. Acton recuerda, a su vez, que otra de las propuestas de Facebook para monetizar la «app» era vender herramientas para chatear con los usuarios de WhatsApp para que, una vez que las empresas se subieran al barco, colocarles servicios de análisis de datos estadísticos. Algo que poco a poco se va extendiendo en la actualidad por medio del servicio WhatsApp Business. Otro de los detonantes de su marcha se encuentra en la difícil relación con la «número dos» de la compañía, Sheryl Sandberg, que tuvo dudas acerca de si «romper» el sistema de cifrado en detrimento de obtener mayores beneficios. La postura de Acton se centraba más bien en ganar dinero cobrando una pequeña cantidad a los usuarios, pero se encontró con la idea de los altos ejecutivos de Facebook que consideraban que era una medida que no iba a funcionar. El fundador de la compañía de mensajería también recuerda los difíciles momentos previos a la venta a Facebook, la cual estuvo vigilada por los reguladores europeos. Ante el temor de los organismos de competencia de una perjudicial y peligrosa transferencia de datos entre dos grandes compañías digitales, Acton desvela que desde la empresa matriz le enseñaron «a explicar que sería muy difícil fusionar o mezclar datos entre los dos sistemas», una mentira para tratar de convencer a los reguladores a completar la operación. Un hecho que -dice- le «enoja revivir eso».