Noticias de "instagram"

21-06-2018 | elpais.com
Instagram explota el filón de los vídeos con una nueva aplicación
El popular servicio de Facebook lanza IGTV para la difusión de vídeos
20-06-2018 | elpais.com
Instagram explota el filón de los vídeos con una nueva aplicación
El popular servicio de Facebook lanza IGTV para la difusión de vídeos
20-06-2018 | abc.es
El Parlamento Europeo da luz verde a la nueva ley de copyright que puede cambiar el ritmo de internet
La Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo (PE) dio este miércoles luz verde a la reforma del copyright europeo que quiere asegurar que las plataformas de internet paguen de forma justa a los que contribuyen con su propio contenido del mismo modo que ocurre en las publicaciones físicas. Para ello han respaldado la posibilidad de que las grandes compañías filtren todo el contenido que los creadores suben a su espacio, una solución que no ha gustado ni a algunos grupos minoritarios del PE, ni a las tecnológicas, ni a la organización europea de consumidores (BEUC). Se trata de un paso más en el camino legislativo -todavía resta el voto en pleno y la aprobación final de países comunitarios- de la reforma de la directiva de derechos de autor en la UE, cuyo último texto data de 2001, antes de que internet cambiara completamente el paradigma. Los eurodiputados se suman en su propuesta a la preocupación de las pequeñas compañías y autores cuyos contenidos se agregan a grandes plataformas sin recibir una remuneración adecuada por ello, un posicionamiento que hace que los gigantes tecnológicos muestren sus dudas sobre esta reforma. Además de pagar adecuadamente a los autores de contenido en internet, también quieren poner un límite a las ocasiones que una plataforma puede reproducir un mismo contenido sin remunerar proporcionalmente al responsable del mismo. Las nuevas normas también obligarán a las plataformas a incluir en su sistema herramientas de control de derechos de autor, de forma que estos puedan denunciar fácilmente cuando no se cumplen sus derechos. De las nuevas obligaciones se exime a plataformas de internet enciclopédicas y sin afán de lucro, como Wikipedia. Para asegurar ese control de protección de los derechos de autor, las grandes plataformas como Google y Facebook deberán escrutar de forma sistemática el contenido que suben los usuarios, una medida que no beneficiará «ni a consumidores ni a creadores», según ha opinado tras el voto la directora de BEUC, Monique Goyens, en un comunicado. «La justa remuneración para los autores es importante, pero los consumidores no deberían pagar el pato», afirmó Goyens. Paradójicamente, la solución tampoco es del gusto de las empresas tecnológicas, que tendrán que asumir el coste de cargas tecnologías para escrutar todo el contenido antes de su publicación, señalaron a Efe fuentes parlamentarias. El voto ha salido adelante con 14 votos a favor, 9 en contra y 2 abstenciones. Aunque los grandes grupos creen que la nueva reforma rema a favor de la libertad de prensa y expresión, grupos como los Verdes de la Eurocámara han considerado el texto poco ambicioso en defensa de los autores y mala solución que las plataformas puedan filtrar todo el contenido. El polémico artículo 13 El Artículo 13 o el «filtrado de carga obligatorio» requerirían plataformas online como YouTube, GitHub, Instagram y eBay para instalar filtros automáticos y algoritmos para evitar que los usuarios suban materiales protegidos por derechos de autor o soliciten licencias para mostrar contenido. Grupos de presión y empresas como Google, Facebook, eBay, Amazon y Netflix critican a los legisladores por ignorar las súplicas del fundador de Wikipedia Jimmy Wales, del inventor de WorldWide Web Tim Berners-Lee, el experto en neutralidad de red Tim Wu o el pionero de Internet Vint Cerf entre otros.
19-06-2018 | abc.es
¿Te espía tu móvil o altavoz inteligente para ofrecerte publicidad?
Los asistentes virtuales han venido ganando capacidades en los últimos años gracias a los modelos de aprendizaje automático y la inteligencia artificial. Algunas labores específicas, de hecho, empiezan a ser vistas como más prácticas de realizarlas a través de comandos de voz. Pero, sin embargo, los «siri» que incluyen muchos teléfonos móviles y otros aparatos domésticos como los llamados altavoces inteligentes contemplan muchos retos sobre la privacidad de las personas. Un experimento llevado a cabo el pasado año levantó las sospecha acerca de si determinadas redes sociales como Instagram, una de las más populares, aprovechan el acceso al micrófono de los móviles para «escuchar» las conversaciones de los usuarios y, con ello, sugerir publicidad personalizada online. Facebook, la empresa propietaria de la red de fotografía, no lo ha confirmado de manera oficial, pero estas sospechas son habituales. De hecho, un estudio de la Universidad de Florida en 2016 ponía de relieve que Facebook es capaz de «espiar» las conversaciones de los usuarios para enviarles publicidad personalizada, aunque la multinacional norteamericana salió a desmentir estas acusaciones posteriormente en un comunicado oficial: «Facebook no utiliza el micrófono del teléfono para añadir publicidad ni para actualizar el News Feed. Algunos artículos recientes sugieren que estamos escuchando las conversaciones de la gente para mostrarles anuncios pertinentes. Eso no es verdad». Pero el temor persiste. Son casos que pueden probar la existencia de estas estrategias comerciales entre las empresas tecnológicas con servicios digitales. Un miedo acrecentado por otros episodios anteriores como el sucedido en 2015 cuando Samsung tuvo que apaciguar las iras de sus usuarios cuando se desveló que algunos modelos de sus televisores inteligentes incorporaban sistemas de reconocimiento de voz capaces de recoger los datos para enviarlos a terceros. ¿Es posible que tu móvil te esté espiando? ¿Es verdad que si hablas de un producto con tu familia o amigos luego encuentras publicidad relacionada con él en tu smartphone? ¿Es posible que haya empresas que lo estén usando sin nuestro consentimiento? «Podemos tener la duda, pero a dia de hoy no hay nada que indique que eso esté ocurriendo», subraya a este diario Eusebio Nieva, director técnico de la firma de seguridad Check Point para España y Portugal. En su opinión, lo que sí ha reconocido Google es que cuando en un momento determinado su asistente a veces ha procesado audio cuando el sistema ha detectado «algo similar» a «OK Google», la frase para activar el dispositivo. «Durante esos segundos se ha subido [el audio] a los servidores, aunque las empresas aseguran que no utilizan estos fragmentos para nada. La fiebre de los altavoces inteligentes cuya batalla la libran en estos momentos firmas como Google, Amazon o Apple no ha hecho más que plantear otros desafíos adicionales en materia de privacidad. Si estos aparatos están continuamente escuchando las conversaciones que se producen a su alrededor, ¿estamos ante un caso de espionaje? Y si es así, ¿utilizan entonces esos datos para sugerir publicidad? Recientemente, una usuaria estadounidense denunció que su Amazon Echo había compartido a un contacto una conversación privada, un hecho que el fabricante matizó que probablemente se debió a que el sistema de reconocimiento de voz había confundido el término «Alex» (nombre de su pareja) con «Alexa» (nombre del asistente de voz y la forma de activarlo).
18-06-2018 | abc.es
Las fake news pasan de Facebook a WhatsApp
Los flujos migratorios de la desinformación cambian de rumbo. Si Twitter y, en especial, Facebook han sido la catapulta de mensajes de odio y falsedades durante mucho tiempo. Lo han sido por culpa de su benévolo tratamiento hacia los mensajes que los usuarios promueven. Pero WhatsApp ha empezado a tomar ahora el testigo de las «fake news». Cada vez más, la aplicación de mensajería se utiliza para mover y propagar enlaces a noticias y contenidos informativos. El entorno, más privado y aparentemente controlado que las redes sociales, invitan a los usuarios a dejar plasmada sus manifestaciones al respecto. La era de lo políticamente correcto se ha impregnado en la sociedad. Y es el caldo de cultivo para que los ciudadanos opten por resguardarse en servicios digitales privados para dar su opinión al respecto. Este escenario lo ha aprovechado WhatsApp. Una «app» que alberga en estos momentos más de 1.500 millones de usuarios. Según un estudio elaborado por Instituto Reuters de la Universidad de Oxford, el nivel de popularidad global de Facebook desde 2015 hasta hoy no ha cambiado, «pero su uso para las noticias ha disminuido». El informe pone de manifiesto que «los consumidores de todo el mundo están leyendo menos noticias en Facebook y recurriendo cada vez más a WhatsApp para compartir y debatir noticias». Un caramelo en boca de los ciberdelincuentes, que pueden tener un nuevo vector de ataque para difundir enlaces diseñados para robar los datos personales de los usuarios, y para los grupos de «trolls» que se encargan de realizar pseudonoticias y contenidos informativos cuyo único objetivo es propagar la mentira y la desinformación, las «fake news» que son el quebradero de cabeza de Facebook. «No es tan diferente a las conversaciones habituales, pero lo que lo hace diferente es la velocidad con la que estas se pueden propagar», apunta en declaraciones a «The Guardian» Nic Newman, coautor de la investigación. «Las razones por las que las personas se están mudando a estos espacios es porque obtienen más privacidad. Si estás en un sistema controlado puedes usarlo para hablar con seguridad sobre política, pero también puede usarse para objetivos nefastos». Pese a todo, el estudio ha sido incapaz de extraer datos concretos sobre el impacto de las «fake news» en la aplicación, propiedad de Facebook, por cierto, con lo que todo queda en casa. Los investigadores se centran más en una percepción y la detección de los nuevos hábitos de los usuario. De hecho, la configuración de privacidad de WhatsApp dificulta la posibilidad de determinar la magnitud de la información falsa: «Es muy pronto, pero tengo la corazonada de que se convertirá en una problema mucho más grande». La propia naturaleza de WhatsApp permite a los usuarios enviar mensajes, compartir enlaces, subir imágenes y videos a otros usuarios. A diferencia de F acebook, Twitter e Instagram, no cuenta con un algoritmo que decide qué contenido se debe mostrar, con lo que ello reduce las posibilidades de que compañías externas malintencionadas compren anuncios políticos. Todo el flujo conversacional se dirime en un ambiente de cierta privacidad, con lo que en teoría no debería tener impacto las noticias falsas, pero al final los usuarios las «cuelan» de igual manera. El propio sistema de seguridad basado en un cifrado de extremo a extremo también dificulta las habilidades de la «app» para cerrar el grifo a este tipo de informaciones erróneas. Algo a lo que los países occidentales se resisten a aceptar, puesto que la relación entre los investigadores y las compañías tecnológicas es algo difuso. Reino Unido, por ejemplo, ha querido implantar un mecanismo para en cierta manera controlar este tipo de comportamientos de usuarios anónimos, pero en la práctica resulta casi imposible para WhatsApp. Las «fake news» se han empezado a compartir en su plataforma sin control, y su solución es difícil. Más que nada porque en el momento en el que una persona publica un enlace con contenido falso por regla general eso da pie a un reguero de opiniones que alimentan el rumor.  
15-06-2018 | abc.es
Nuevo abandono en Facebook: el jefe de comunicación renuncia tras los escándalos de privacidad
Otro más, y van tres. Los altos cargos de Facebook están abandonando el barco capitaneado por Mark Zuckerberg con una velocidad asombrosa tras los escándalos relacionados con el uso indebido de datos, con los casos de las «fake news» y Cambridge Analytica como detonantes. Esta vez se trata de un ejecutivo clave, precisamente, en las respuestas que la compañía está ofreciendo para defenderse de todas las acusaciones surgidas a raíz de estos episodios. Elliot Schrage, jefe de comunicaciones y política pública deja la Facebook (además de confidente del propio Zuckerberg y de su segunda a bordo, la jefa de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg) abandona su cargo después de una década entre sus filas. La noticia la ha proporcionado la propia empresa, que ha explicado que Schrage permanecerá como asesor de Facebook mientras se elige a su sucesor y, posteriormente, ayudará con proyectos especiales, ha señalado la firma en un comunicado recogido por Reuters. Schrage no tiene planes inmediatos, excepto «comenzar un nuevo capítulo en su vida», agregó la compañía. Parece que el desgaste de lidiar en el que probablemente sea el capítulo más escabroso de la firma creada por Zuckerberg le ha pasado factura. De hecho, The New York Times recoge que Schrage, de 57 años, habría comunicado su decisión de dejar su cargo hace meses, pero que se estaban discutiendo las condiciones. Por el contrario, también existen voces que aseguran que la determinación del hasta ahora jefe de comunicación está motivada por la presión de las altas esferas de Facebook y que no habría abandonado por decisión propia. Desde la compañía niegan este extremo a través de su portavoz Vanessa Chan, quien ha asegurado que Schrage ya habría avisado a Zuckerberg antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016 sobre su intención de abandonar el cargo, pero que permaneció ante los ruegos de Zuckerberg y Sandberg. El tercero en medio año Schrage es al menos el tercer ejecutivo de alto nivel que deja Facebook este año. El primero fue Jan Koum, cofundador y presidente ejecutivo del servicio de mensajería WhatsApp, propiedad de Facebook, quien alegó «discrepancias» con la ejecutiva el pasado mes de abril. También ha abandonado su anterior director de seguridad, Alex Stamos, quien saldrá en agosto. El pasado mes de mayo, Facebook anunció la mayor reorganización de su estructura ejecutiva. Marcó tres ámbitos distintos: área de aplicaciones, con el control de de Facebook, WhatsApp, Instagram y Messenger en ella, liderada por Chris Cox; Tecnología, con Mike Schroepfer a la cabeza; y Productos y servicios centrales, bajo el mandato de Javier Olivan.
11-06-2018 | abc.es
Cómo evitar que te espíe la aplicación de La Liga sin tener que desinstalarla
La polémica surgida a raíz de hacerse público que la aplicación oficial de La Liga tiene acceso al micrófono y al GPS de los móviles en los que está instalada ha creado la indignación entre muchos de sus usuarios. El hecho de que se espíe desde nuestros terminales personales el ambiente de un local y la geolocalización del mismo para luego comprobar si ese establecimiento emite de manera ilegal el fútbol no ha sentado bien a muchos aficionados, que han criticado duramente a la herramienta sobre todo a través de las redes sociales. Si aceptas, la app de #LaLiga hace uso de tu micro y geolocalización para detectar bares y cafeterías que emiten fútbol sin pagar la licencia correspondiente ?? Tratamientos de datos que convierten a tu móvil en chivato ? Vía @estherbotella pic.twitter.com/DjzDI6xfiP? Jorge Morell Ramos (@Jorge_Morell) 10 de junio de 2018 La Liga se escuda en que estas funciones se han habilitado para luchar contra la piratería y a «proteger a los clubes y a sus aficionados del fraude en la emisión de partidos de fútbol por parte de establecimientos públicos». Aseguran que la «app» no accede a conversaciones privadas, y que solo utiliza estas funciones durante la emisión de los partidos. «Esta información se utilizará para detectar fraudes en establecimientos públicos no autorizados», es el mensaje que reza en las condiciones de uso y privacidad de la aplicación. Sin embargo, desde La Liga afirman que el usuario es el que tiene que dar los permisos pertinentes para que este sistema recabe esa información. Y, de hecho, es también el usuario quien tiene el poder para revocarlos en cualquier momento, sin necesidad de dejar de utilizar dicha «app». Aún así, Protección de Datos ha abierto una investigación para dilucidar acerca de la legalidad o no de esta práctica. Nota informativa. Política de privacidad de la app de LaLiga: https://t.co/bPocHozW5Z pic.twitter.com/vW0vMfhwVv? LaLiga (@LaLiga) 10 de junio de 2018Cómo evitar que La Liga y otras «apps» accedan al micrófono La solución es bastante simple. Solo debes acceder a la configuración de tu móvil a través de ajustes, para después buscar «aplicaciones». Ahí, busca la herramienta que tienes instalada de La Liga, y en «permisos» podrás desmarcar el acceso a «micrófono», «ubicación» e incluso «almacenamiento». Otra opción es que desde el apartado de privacidad restrinjas los permisos de micrófono. En este mismo apartado podrás comprobar todas las aplicaciones que tienen acceso a esta función, así que aprovecha para saber cuáles son las «apps» que están utilizando tu micrófono. Si no recuerdas ninguna función concreta para la que utilices tu voz, es posible que otras herramientas también estén usando la misma táctica de La Liga. Sin embargo, ten en cuenta que es posible que algunas, como Instagram, dejen de funcionar al «capar» su acceso. En tu mano queda dicha decisión.