Noticias de "instagram"

14-10-2019 | abc.es
Adicción a «Fortnite»: el 60 por ciento de los niños lo juegan sin tener la edad recomendada
No cabe duda de que «Fortnite» se ha convertido ya en uno de los títulos más importantes de la historia de los videojuegos. Así lo demuestra el que, en dos años de vida, este battle royale haya sido capaz de atraer a 2.000 millones de usuarios en todo el mundo y de generar unos beneficios anuales de 3.000 millones de dólares. Su mecánica, no obstante, resulta sumamente sencilla: una batalla entre cien participantes en la que solo puede quedar uno. «En esencia, Fortnite no es más que la versión computarizada del juego del pillapilla de toda la vida, que siempre ha atraído tanto a niños como a niñas. La hora del recreo ahora es en el ordenador», apunta Joan Arnedo, profesor de los Estudios de Informática, Multimedia y Telecomunicación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y coautor del estudio «Generación Z y Fortnite: Nuevos paradigmas éticos de diseño de videojuegos». Este trabajo, elaborado junto a Rosa M. Gil, del Departamento de Informática e Ingeniería Industrial de la Universidad de Lleida, entre otros profesionales, pone el foco en el uso que los más jóvenes hacen de «Fortnite». Según los resultados de la encuesta realizada a 561 menores de entre 8 y 11 años y que forma parte del estudio, un 60 por ciento de los niños juega a «Fortnite» a pesar de no alcanzar la edad recomendada para utilizarlo (12 años en Europa). De ellos, el 74,6 por ciento dice que lo usa solamente los fines de semana y festivos; mientras que el 25,5 por ciento juega tanto los fines de semana como durante la semana. Los días que usan «Fortnite», el tiempo de juego es de dos horas o más al día para el 42,2 % y el 57,8 % se conecta una hora. «Esta situación no es nueva en el campo de los videojuegos. Al final, salvo en casos muy evidentes, como violencia realista o contenido claramente sexual, siempre se acaba por caer en la tendencia de que "solo es un juego", y por ello se resta importancia a este tipo de recomendaciones por edad. Lo mismo se aplica a las películas», expone Joan Arnedo. «En el caso de Fortnite ?continúa el profesor de la UOC?, su limitación por edad viene justificada por dos aspectos. Por una parte, violencia leve, que queda totalmente disimulada con sus gráficos divertidos y caricaturescos. Por otra parte, el hecho de incluir compras en la aplicación. Por lo tanto, es más una cuestión de implicaciones legales y de forma que de contenido. Esto hace que sea fácil autojustificar que se acabe pasando por alto la recomendación». Para niños y niñas «Ya, en general, podemos desterrar la idea de que el público que juega a videojuegos es mayoritariamente masculino», señala Arnedo. El experto apunta, a su vez, que este tipo de entretenimiento es cada vez más paritario, y que en el caso de la encuesta, en concreto, la mitad de los participantes fueron niñas: «puede verse que parte de la receta del éxito de "Fortnite" está en que contiene elementos tradicionalmente atractivos también para un público infantil femenino. Por ejemplo, si bien se trata de un juego del género battle royale, con un componente competitivo de "matar al adversario", nos encontramos con una estética de caricatura colorista y vistosa, casi de dibujos animados». Por su parte, el profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación e investigador del grupo GAME de la UOC, Daniel Aranda, afirma que los videojuegos se han convertido en una pieza fundamental de nuestra cultura. En una herramienta básica de socialización y aprendizaje: «Hemos jugado y muchos de nosotros seguiremos recreando o inventando nuevos contextos lúdicos, digitales o analógicos, en los que podamos reunirnos, intercambiar, competir, ganar o perder, conocernos mejor, formar equipos o compartir valores o destrezas». El deseo de encajar Los niños que participaron en la encuesta del citado estudio, expresaron su gusto por el videojuego eligiendo entre distintas motivaciones. Entre estas figuraba la opción «Para no decepcionar a mis compañeros y ser parte del grupo». «En el estudio, el miedo a sentirse desplazado era un factor importante para jugar. Nos encontramos con un producto de moda y por lo tanto hay una presión social. ¿Vas a ser tú el único del cole que no juegue?», explica Arnedo Otra de las claves del éxito de «Fortnite» está en el chat de voz que incorpora. Los usuarios lo utilizan para hablar de estrategias de juego, pero también para estar al día con los amigos del colegio y charlar con los nuevos contactos que se crean en las partidas. Y es que «Fortnite» se ha convertido en una nueva red social, un espacio en el que conectarte y crear comunidad. Eso sí, a diferencia de lo que sucede en Twitter, Facebook o Instagram, en los que uno accede a los contenidos publicados cuando quiere o puede, en el battle royale la conversación sucede en directo. Si no estás, te la pierdes. Y ¿qué niño o adolescente quiere ser el que no está? Según las investigaciones de Daniel Aranda, «para jóvenes y adolescentes, la habilidad para socializarse con sus iguales y hacer amistades es un componente clave de su crecimiento como seres humanos competentes. Las redes sociales en las que se juega en digital, por lo general, aportan espacios seguros en los que compartir nuestras experiencias y, frecuentemente, compartir genera empatía e inteligencia interpersonal». Micropagos Los desarrolladores de Fortnite han jugado otra baza ganadora. «El free to play permite jugar, pero incita constantemente a consumir y comprar», comenta Aranda. Así, la posibilidad de realizar compras como el pase de batalla, para ser más competitivo y subir de nivel, o de accesorios estéticos, como los bailes, picos o skins, seduce a los jugadores. «Tenerlos o no tenerlos puede relacionarse con el prestigio y el protagonismo ante los amigos y rivales», recoge el estudio de la UOC, que lo considera un factor de riesgo más que puede fomentar la adicción a los videojuegos, incluida por la Organización Mundial de la Salud en 2018 dentro de su clasificación de enfermedades. «Debemos cobrar conciencia de que los videojuegos ya no son un producto nicho, sino un producto de masas que mueve enormes cantidades de dinero», advierte Arnedo. «Por ello, y como sucede en otros productos de consumo masivo, hoy en día padres y profesores hemos de competir con juegos diseñados por gabinetes de expertos en psicología que van a usar todas las herramientas a su alcance y que saben cómo aplicar todo tipo de "enganches" para captar la atención de los niños. Nada es casualidad».
14-10-2019 | abc.es
Así afectará la eliminación de los «me gusta» en Instagram y Facebook a los jóvenes
Facebook e Instagram han comenzado oficialmente las pruebas para eliminar el número de «me gusta» de las publicaciones, la cantidad de visualizaciones de los vídeos y cualquier otro dato que muestre de forma pública el éxito o fracaso que están teniendo otros 'posts', aunque este sí que podrá ver en privado la repercusión que tienen sus propias publicaciones en ambas plataformas. Facebook anunció en su conferencia de desarrolladores celebrada en julio que incorporaría un nuevo sistema a sus redes sociales Facebook e Instagram por el que los usuarios no pudieran ver los 'me gusta' del resto de personas, aunque sí los propios, con el objetivo principal de que los usuarios estén más preocupados por compartir lo que les interesa que de hacerlo solo por conseguir más 'me gusta'. En el caso de Facebook, esta medida comenzó sus pruebas en Australia el 27 de septiembre. «Estamos probando un test limitado donde los 'me gusta', reacciones y número de visualizaciones de vídeo se hacen privadas», aseguró un portavoz de Facebook al medio The New York Times, que recalcó que estaban llevando a cabo esta fase de prueba para tener un 'feedback' «para entender si este cambio mejorará la experiencia de las personas». En el caso de Instagram, esta nueva función se comenzó a probar el pasado julio en siete países (Australia, Brasil, Canadá, Irlanda, Japón, Nueva Zelanda e Italia), hecho que dio a conocer la propia red social a través de un hilo de tuits en su cuenta oficial. La preocupación por parte de la compañía, de los expertos y de los propios usuarios es el tipo de repercusiones que puede tener esta medida, sobre todo en los más jóvenes, que son los que más hacen uso de Instagram. «Hay que tener en cuenta la incidencia que puede tener en una población joven. Instagram no es la red social con más usuarios, pero sí es la que más crece y la preferida de los adolescentes», asegura el profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de Universidad Oberta de Catalunya (UOC), Ferrán Lalueza en un comunicado de la universidad. De hecho, Instagram fue clasificada en 2017 en un estudio de la Royal Society for Public Health (RSPH) denominado #StatusOfMind, como la red social peor valorada por ser la que más afecta negativamente a la salud mental y el bienestar de los jóvenes. Le sigue Snapchat, Facebook, Twitter y YouTube. Reducción de presión social De acuerdo con un estudio realizado por la UOC, en el que participaron esta medida reducirá la presión social en los jóvenes a los que la sensación de ser valorados continuamente por otros usuarios les lleva a tener una preocupación constante por su propia imagen, por tener que estar conectados continuamente para no perderse nada, e incluso a exponerse al acoso, la ansiedad y los problemas para conciliar el sueño. «La lógica de ser permanentemente validado y aprobado por los demás es una variable muy importante para los adolescentes, aunque no es la única», asegura el psicólogo y profesor de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, José Ramón Ubieto. «Las pantallas han aumentado el narcisismo, al poner el 'yo' en primer lugar: nuestra imagen pasa a ser el principal emblema y esto puede tener efectos colaterales negativos: exhibicionismo, transformación de la intimidad y la privacidad, ciberacoso, amenazas, etc.», explica Ubieto. Así, asegura que esta nueva medida «reduce la hipertrofia del 'yo', este fenómeno narcisista en el que uno tiende a buscar los 'me gusta' y a hacer que todo el mundo sepa que los tiene y puede, además, reducir la angustia por tenerlos». Una idea reforzada por la profesora de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, Mireia Montaña, que asegura que los jóvenes «son muy sensibles a la aceptación y el rechazo en las redes sociales», como recoge un estudio de Nature, que indica que precisamente esta sensibilidad «puede hacerlo específicamente reactivos a los medios que despiertan emociones». Por otra parte, Lalueza opina que la compañía tiene también otra intención con esta medida, que es la de no desanimar a los usuarios que tienen pocos seguidores o 'me gusta', que «son la mayoría», para evitar que se conviertan en un usuario pasivo. «Si la mayoría se convierten en usuarios pasivos, en simples espectadores de los que no se pueden extraer informaciones valiosas, se pierden muchos datos, que es justamente lo que estas plataformas quieren atesorar y comercializar», señala. En cuanto a los usuarios que viven de los «me gusta», como los «influencers» cree que perderán influencia «pero no porque las redes quieran poner fin a los 'likes'», asegura Lalueza. «Están perdiendo credibilidad porque ya no se los considera independientes por su creciente dependencia de las marcas», señala. Repercusión Por otra parte, la socióloga, experta en Neurolingüística, Alicia Aradilla, afirma en un comunicado que esta nueva medida «puede ser un punto y aparte en las relaciones actuales». Teniendo, así, repercusiones a nivel fisológico, económico y sociológico. A nivel fisológico, se elimina la parte adictiva de la aplicación. Aradilla explica que los «likes», avisos de notificaciones e incluso las melodías para avisar de que te ha llegado un WhatsApp, «like» o comentario, suponen pequeñas descargas de dopamina, la llamada hormona de la felicidad. Esto, unido al hecho de que todas las redes sociales están diseñadas para ser adictivas, crea un hábito en el usuario de uso continuado, a favor de todas las redes sociales. Asegura que si se elimina la visualización de «me gusta», este hábito «descenderá sustancialmente». Por lo tanto, «eliminar el 'like' es arriesgarse a eliminar la red social», apostilla Aradilla. A nivel económico, la «influencer» Lara Martín Gilarranz cree que «la eliminación de los 'likes' puede ser bueno, ayudará a la selección de cuentas con las marcas». Afirma que la interacción con la comunidad de seguidores es más importante y apunta que, para ella «el 'me gusta' en mis publicaciones no lo son todo». Además, señala que los datos estadísticos «siempre estarán visibles para ti y a disposición de la marca cuando los pida, al igual que ahora pasamos estadísticas también podremos pasar a cuánta gente ha gustado», concluye. Por último, a nivel sociológico, esta medida «podrá afectar a muchos aspectos que pueden confluir en el acto de publicar momentos vitales» en los ciudadanos, como señala Aradilla. Se podría desarrollar la denominada gula con la tecnología en forma de 'scroll' «el contenido es infinito, nunca acaba. Sería parecido al placer de comer por gula, sin hambre y sin poder parar de hacerlo», detalla la socióloga. Por otra parte, provocaría un descenso en la sensación de adhesión al grupo. «Por ejemplo, si tú me das un 'like', parte del atractivo es que toda la comunidad pueda saber de ese gesto, si sólo lo sé yo al ver mis estadísticas, la motivación baja, porque de nuevo desaparece la proyección social, es decir, que los demás lo sepan también)», asegura. «Sin sensación de adhesión al grupo, dejarán de interesarnos la vida ajena, por lo que es posible que nos centremos más en la nuestra, esto puede repercutirnos saludablemente», declara Aradilla. Según algunos estudios, actualmente la media de atención al teléfono diaria es de 5,18 horas al día mirándolo cien veces al día.
11-10-2019 | abc.es
WhatsApp: estas son las grandes novedades que prepara
WhatsApp no para. Durante las últimas semanas hemos conocido detalles sobre las últimas funcionalidades en las que está trabajando la «app» de mensajería. Desde un modo oscuro, con el que se llevaba tiempo especulando, hasta la posibilidad de programar la destrucción de los mensajes. WaBetaInfo, portal especializado, también informó recientemente acerca de que la aplicación está interesada en que la plataforma pueda personalizarse según los deseos de los usuarios, pero de momento no hay ningún trabajo en desarrollo al respecto. A continuación recogemos todo lo que sabemos sobre las futuras novedades. Mensajes que se autodestruyen La semana pasada saltaba la noticia de que WhatsApp se encuentra trabajando en una nueva función que introduciría la eliminación automática de mensajes en las conversaciones grupales. Esta opción ha aparecido recogida dentro de la beta 2.19.275 de la aplicación para Android. La compañía está desarrollándola, por lo que aún no está disponible de forma generalizada. La futura opción, que está presente en los Ajustes de Grupo de la beta, permite al usuario establecer un tiempo -cinco segundos o una hora- tras el cual los mensajes desaparecerían automáticamente. Transcurrido este tiempo, cualquier mensaje de esa conversación desaparecería, sin dejar rastro, al contrario de lo que ocurre con los que eliminan manualmente los usuarios. Según explican en WABetainfo, esta función está en fase alpha, es decir, en sus primeras fases de desarrollo, y la compañía la ha introducido en el programa de prueba para identificar y corregir posibles fallos antes de su llegada en próximas actualizaciones del servicio. Modo oscuro Lo que que parece que está un poco más cerca es el modo oscuro. Desde hace meses se comenta que WhatsApp está trabajando en esta función, que está destinada a mejorar la experiencia del usuario en los momentos en los que no hay mucha luz. Especialmente, por la noche. Cabe recordar que Apple ya incluyó esta funcionalidad en los dispositivos compatibles con iOS 13. Instagram también se ha subido al carro recientemente incluyendo este modo en su aplicación. Según desveló WaBetaInfo, el modo oscuro se puede ver en la versión beta 2.19.282 de la aplicación. Aunque por el momento no se puede poner en funcionamiento. A pesar de ello, ya se han filtrado unas imágenes en las que se muestra cómo se podrá seleccionar. Para activar el modo oscuro, el usuario tendrá que ir a «Ajustes». Una vez allí, tendrá que seleccionar «Temas», tras lo cual se desplegarán tres opciones diferentes. El modo claro, el oscuro y por defecto. Lo mejor, en estos casos, es seleccionar la tercera opción, ya que los modos variarán en función de la hora del día mejorando la experiencia del usuario. Modo multiplataforma Otra de las novedades en las que trabaja WhatsApp es un modo multiplataforma, que resultará, sobre el papel, muy útil y práctico. El servicio, según las filtraciones aireadas a partir de versiones de pruebas, permitirá que los usuarios puedan utilizarlo en varios dispositivos, evitando así la versión WhatsApp Web que requiere de tener cerca el móvil y el ordenador. Esta nueva funcionalidad, aún en desarrollo, permitirá que el perfil esté vinculado también a una versión para iPad y otra para la plataforma universal de Windows.
09-10-2019 | elpais.com
Instagram se une al ?modo oscuro? ¿qué ventajas ofrece?
La distribución cromática que oscurece los tonos claros equivale al impacto en la vista de apagar las luces en una estancia y permite ahorrar batería
18-09-2019 | elpais.com
Google Fotos incorpora también ?historias? al estilo de Instagram
La compañía da un giro en la convergencia de aplicaciones y funciones
06-09-2019 | abc.es
EE.UU. abre una investigación sobre si Facebook puso en peligro los datos de sus usuarios
Ocho fiscales generales de EE.UU. abrieron este viernes una investigación sobre si Facebook puso en peligro los datos de los consumidores o si violaron la ley antimonopolio, estrechando así el cerco sobre uno de los gigantes de Silicon Valley. «Estoy empezando una investigación sobre Facebook para determinar si sus acciones pusieron en peligro los datos de los consumidores, redujeron la calidad de elección de los consumidores o aumentaron el precio de la publicidad», dijo la fiscal general de Nueva York, Letitia James, en un comunicado. «La plataforma de redes sociales mayor del mundo debe cumplir con la ley», agregó James, que lidera el grupo de fiscales generales que manejan estas pesquisas. La investigación aumenta la presión para la plataforma de redes sociales, que ya está bajo la lupa de la Comisión Federal de Comercio (FTC), el Departamento de Justicia (DOJ) y el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de EE.UU. El mes pasado, Facebook acordó pagar un 5.000 millones de dólares como parte de un acuerdo con la FTC por cargos de violación de privacidad. Los fiscales generales señalaron este viernes que analizarán si la posición de Facebook puede haber permitido que la compañía se aproveche de sus clientes o anunciantes. Además de James, los fiscales generales de los estados de Colorado, Florida, Iowa, Nebraska, Carolina del Norte, Ohio, Tennessee y el Distrito de Columbia participan en la investigación. Facebook posee tres de las principales plataformas de comunicaciones del mundo, incluyendo Instagram y WhatsApp, así como la plataforma de Facebook. Según datos de la propia empresa, Facebook tenía más de 2.410 millones de usuarios activos mensuales. De acuerdo a medios especializados, Facebook y Google son conocidos como el «duopolio digital» del ecosistema de publicidad en línea y algunas estimaciones indican que las dos compañías controlan casi el 60 por ciento del mercado de publicidad en Internet. De hecho, se espera que otro grupo de fiscales generales estatales anuncie una investigación antimonopolio sobre Google el próximo lunes.
02-09-2019 | abc.es
La pesadilla del «influencer»: Facebook estudia eliminar el número de «Me gusta»
Ya lo provaron en Instagram, y parece que ahora le ha llegado el turno a Facebook. La red social de Mark Zuckerberg ha iniciado un proceso de pruebas internas que tiene por objetivo ocultar el número de «likes», o «Me gusta», en las publicaciones de los usuarios. Este cambio ha sido descubierto por la ingeniera Jane Manchun Wong en el código de la aplicación para Android y, más tarde, ha sido confirmado por la propia compañía al portal «Techcrunch». En la captura que ha compartido Wong en su blog, se aprecia que en la parte inferior de la publicación aparecen los iconos de las reacciones y la lista de personas que han marcado una. Pero no se ve el número. El objetivo que la red social persigue con esta medida, es, en principio, que el número de interacciones no sea el principal motivante de un usuario a la hora de realizar una publicación; así como evitar que se continue midiendo la calidad de un post en función de los «likes» que cosecha. Como hemos dicho, el que Facebook comenzase ha realizar una prueba real de este sistema, cosa que está valorando, no implica que los usuarios no vayan a poder darle «Me gusta» a una publicación de la red social en el futuro próximo. Únicamente, dejaría de aparecer el número de interacciones de este tipo, aunque sí el de los comentarios y el de las veces que se ha compartido la publicación. Cabe recordar, que la red social h a probado la eliminación del contador de «likes» en Instagram en varios países, como Japón, Italia, Irlanda o Australia. Aunque por el momento no ha arrojado ninguna información sobre los resultados que está cosechando esta práctica. En los sitios donde se está realizando el experimento, el autor de la publicación es el único que puede ver el número de «Me gusta» de su post.
02-09-2019 | abc.es
Como Ortro, el perro de dos cabezas de la mitología griega, una bicefalia es la que mueve el catálogo de teléfonos móviles inteligentes de Samsung. Líder de ventas a nivel global, se apoya en dos tipos de buques insignia, la familia Galaxy S y, por extensión, la notable pero específica gama Note, cuyo elemento diferenciador es el lápiz óptico S Pen, con el que se amplían sus funciones. Ahora, por primera vez, se desdobla. Un Note 10 de triple cámara y 6.3 pulgadas de pantalla y otra versión «hormonada», conocida como Note 10 Plus, que alcanza las 6.8 pulgadas de diagonal, que ocupan el 91% de la parte delantera. El resultado es simple: ha actualizado su estética pero siempre manteniendo su seña de identidad. Pero como la belleza entra por los ojos, su cara trasera, sin embargo, viene un cambio drástico: una carcasa que refleja y ofrece una embriagadora estética multicolor pero, sin embargo, es un verdadero imán para las huellas y da sensación de fragilidad. Todo un mamotreto que, sin embargo, no resulta especialmente engorroso en su manejabilidad. La verdad es que, pese a su monstruoso tamaño, se puede usar fácilmente con una sola mano. Llevarlo en el bolsillo del pantalón tampoco resulta muy ostentoso. Al menos, comparado con otros modelos rivales del sector como el Huawei P30 Pro. Eso se debe al diseño elaborado para la ocasión que exprime hasta la máxima expresión el concepto de pantalla casi sin bordes. Es muy liviano y fino. Muy transportable y manejable a pesar de sus monstruosas dimensiones. Este modelo ha heredado algunos aspectos estéticos de su «hermanastro» el Galaxy S10 como la pantalla «agujereada» por la cámara frontal, al conservar la misma tecnología introducida en esta generación. Una decisión que responde a conceptos visuales más que a razones de ergonomía o espacio. Es una solución ingeniosa porque le aporta un semblante discreto y detalles minimalistas. En cualquier caso, es impecable la manera en la que presenta la información. Está a la altura y ofrece una gran calidad a la hora de reproducir imágenes. El panel, de tipo Amoled, rasca una resolución Full HD alcanzando los 2.280 x 1.080 píxeles (401 píxeles por pulgada), pero se puede extender hasta los 3.440 x 1.440 píxeles (498 píxeles por pulgada) de máxima. Una verdadera locura visual que, a la hora de tirar de contenidos multimedia, mejora la experiencia. Es, sin riesgo a equivocarse, la mejor pantalla de un móvil en estos momentos. Aunque con una calibración inicial algo fría, tanto la calibración como la visualización está a la altura; y más teniendo en cuenta las exigencias a las que hay que aferrarse a un terminal de más de mil euros. De nuevo, Samsung mantiene la «denominación de origen» de sus pantallas: negros profundos y ligeramente los colores sobresaturados. Este concepto ya es marca de la casa, y entra en el eterno debate acerca de los gustos, pero son pocas las pegas que se le puede poner en este terreno. Bajo el capó se encuentra un potente motor de altas revoluciones que está a la altura en la mayoría de escenarios. Es un dispositivo muy potente, que alcanza los 12 GB de memoria RAM. Es un gran salto, aunque apenas imperceptibles para modelos con menos «gigas». Ese formidable rendimiento lo proporciona el «cerebro» de esta bestia técnica, un procesador Exynos 9825 de fabricación propia. Esta es la opción escogida para el mercado europeo, puesto que para Estados Unidos, por ejemplo, la firma surcoreana ha optado por abrazar, de nuevo, al gigante Qualcomm. Potencia para dar y tomar Rinde muy bien en multitarea pero sin llegar a sorprender del todo. Tal vez se debe a que otras alternativas como el Galaxy S10 Plus también ofrecía una gran potencia. Pero, de nuevo, pocos inconvenientes le puedes encontrar a un producto de este tipo que, principalmente, está enfocado a un público profesional. Se luce bastante bien en la mayoría de escenarios, como a la hora de reproducir contenidos multimedia o herramientas de diseño. Lo que vuelve a sorprender, y para mal, es que se sobrecalienta demasiado si se le exige mucho a la máquina. La interfaz de usuario dispone, de nuevo, algunos elementos que pulir para lograr una mayor satisfacción, puesto que viene compuesto por multitud de servicios, algunos casi innecesarios y duplicados. El sistema operativo, basado en Android 9 Pie, está lo suficientemente optimizado como para sentirse a gusto con su manejo. Además, incluye una serie de funciones «gaming» destinada a aquellos usuarios que les encanta jugar a juegos móviles. Lo que hace el dispositivo es incorporar un sistema para sacarle todo el jugo a este tipo de exigentes aplicaciones, así como contar con una plataforma para organizar y gestionar todos los títulos de una manera cómoda y eficiente. Una varita mágica Si algo diferencia la gama Note sobre el resto de alternativas existentes es, sin duda, un pequeño accesorio que se guarda discretamente en su interior como un supositorio introducido en el marco inferior del móvil: el lápiz óptico S Pen. En esta ocasión se ha mejorado su estética; es más manejable y pequeño. Su manejo es cómodo y amplía las funciones existentes. Ahora ha ganado además funciones hasta el punto que parece una especie de varita mágica con la que manejar algunos servicios como la aplicación de la cámara. Eso sí, se echa en falta quizás una mayor integración con aplicaciones de terceros. También se ha mejorado la digitalización de escritura a mano. La capta al vuelo, sin congelaciones y de manera eficaz. Entre esas novedades introducidas destaca, por ejemplo, la posibilidad de abrir directamente la cámara para tomar una foto o voltear el lápiz cual Harry Potter para traducir un texto de otro idioma, buscar productos en internet o ampliar la pantalla. Pulsando el botón una o dos veces se puede ir hacia delante o hacia atrás mientras se navega. Ficha técnica Pantalla 6.8 pulgadas Resolución 3.040 x 1.440 Dimensiones 162,3 x 77,2 x 7,9 mm Peso 196 gramos Chip Exynos 9825 RAM 12 GB Memoria 256/512 GB Cámara Ultra gran angular 16 MP, F2.2, 123º Gran angular: 12 MP, F1.5-2.4, Telefoto: 12 MP, F2.1, OIS, 45º Sensor profundidad: F1.4, 72º y frontal 10 MP F/2.2 Batería 4.300 mAh SO Android 9 Pie Precio 1.109 euros El apartado fotográfico es muy continuista y, en ocasiones, se echa en falta algo más de empuje. A la espalda del Note 10 Plus se encuentra un módulo vertical compuesto por 3 cámaras y un sensor adicional de tipo VGA de profundidad (ToF), que permite crear escanear objetos en 3D para utilizarlos, entre otras cosas, en vídeos. Es una de las grandes novedades de esta gama. El modelo «pequeño» apuesta, en cambio, por una triple lente, pero ambos modelos toman prestadas las innovaciones del Galaxy S10 Plus. Está configurada en tres objetivos, un ultra gran angular de 16 megapíxeles (apertura focal de F2.2), un gran angular de 12 megapíxeles (apertura focal variable de F1.5/F2.4) y un teleobjetivo de 12 megapíxeles (apertura de F2.1). En consecuencia, ofrecen una gran diversidad de opciones fotográficas que van desde un modo noche muy sugerente, que alimenta de iluminación a las imágenes, pero otras funciones enfocadas a realizar platos y comidas. Una característica dirigida a los «instagramers» que les gusta hacerles la boca agua a sus seguidores. Además de un modo «pro» en donde, si se tienen los conocimientos adecuados, se pueden regular algunos parámetros fotográficos, la cámara de este dispositivo está bastante equilibrada y logra una gran flexibilidad de opciones. También amplía el abanico de posibilidades en el modo retrato en donde se tira del efecto «bokeh», esto es, el desenfoque del fondo, que permite elegir varios fondos y gestionar el nivel de distorsión. La mayoría de las ocasiones esta cámara rinde bastante bien en buenas condiciones de iluminación; si no sufre ligeramente. Otro aspecto destacado es la grabación en movimiento, que incluye efectos de vídeo casi a nivel profesional como un tipo de grabación en super cámara lenta (a 960 cuadros por segundo) que, en buenas manos, se pueden hacer secuencias especulares. Se pueden capturar imágenes con una calidad apabullante, de hasta en 4K a 30 o 60 frames por segundo, y otro pellizco de sal: compatible con el alto rango dinámico HDR 10+. Una función interesante es la grabación dual para lo cual se da acceso a un micrófono secundario (la función audio Zoom-in) que permite reducir el ruido ambiental. El resultado es fantástico. La cámara, además, incluye algunos gestos con los que no hace falta pulsar, como a la hora de hacer un selfie, que con solo levantar la mano (y que el sensor lo reconozca) se tomará una imagen. Es algo práctico. Ofrece mucho, pero tampoco es totalmente perfecto a ojos de ciertos convencionalismos. Entre los aspectos negativos se encuentra la eliminación de la clavija para auriculares convencional. Para muchos usuarios esta opción es todavía muy importante. No llega a suponer ningún problema, la verdad. La industria ha venido virando hacia este terreno, pero la firma surcoreana se había resistido a hacer este movimiento. También se ha eliminado el botón específico para Bixby, el asistente virtual de Samsung que va camino de ser uno de sus fracasos más sonados. El precio, por encima de los mil euros, tampoco va a atraer a un público masivo. Una de las grandes virtudes es su potente batería, de 4.300 mAh que, en solo 30 minutos de carga se tiene para todo el día. En un uso constante, se tiene vida para una jornada completa. Se ha simplificado el proceso para acceder a las funciones de DeX, que amplía las funciones de escritorio. Con solo conectarlo a un ordenador la experiencia cambia, aunque todavía dista mucho de ser perfecta. Reseña elaborada por un producto de cesión de la marca
27-08-2019 | elpais.com
Facebook prepara una aplicación complementaria a Instagram para impulsar la mensajería
Threads proporcionaría servicios de mensajería para interactuar con otros usuarios y competir con Snapchat
27-08-2019 | abc.es
Instagram Threads: el último asalto de Facebook a Snapchat
Inspiración o copia descarada. Si ha habido un servicio digital que haya empujado a Facebook a experimentar y pisar el acelerador en los últimos tiempos ha sido Snapchat, cuya revolución ha venido a menos pero que ha asentado algunos principios básicos en las comunicaciones modernas. La multinacional estadounidense prepara ahora una nueva aplicación que permitirá a los usuarios compartir información sobre su ubicación, estado y otros detalles con sus contactos más cercanos. El nombre del servicio, aún en fase de pruebas según ha desvelado el medio especializado «The Verge», es Threads (Hilos). Está diseñada como una aplicación independiente y complementaria para Instagram, que propone a los usuarios la posibilidad de compartir de manera automática su ubicación, velocidad y duración de la batería con sus amigos, junto con mensajes de texto, fotografías y videos utilizando además las herramientas creativas de la popular red de fotografía. El objetivo para Facebook es construir una experiencia en torno a sus principales servicios para amasar una mayor permanencia del usuario y, de paso, centrarse en el contenido privado en detrimento de las publicaciones públicas en las que han versado su crecimiento desde su nacimiento. De hecho, el pasado marzo el propio Mark Zuckerberg adelantó que el futuro de la empresa pasa por ser «más privado». Un desafío que consiste en que el usuario, sobre todo los más jóvenes, pasen más tiempo en la plataforma. Todavía se están puliendo los detalles principales, según las primeras filtraciones, pero por el momento Threads no muestra la ubicación del usuario en tiempo real. Sí muestra, en cambio, si un amigo está «en movimiento». La información será accesible únicamente por un listado de contactos aprobados previamente por el usuario, quien decidirá las personas que entran en su círculo de «amigos cercanos». Se trata, precisamente, de un tipo de experiencia en la que se ha centrado Snapchat. También ofrecerá, como sucedía con Direct, funciones de comunicación. El servicio de mensajería, de hecho, es similar al que se encuentra en Instagram en la actualidad, que permite intercambiar tanto texto como imágenes y otros archivos adjuntos, indicando si están conectados y también ver las «Stories» publicadas recientemente.