Noticias de "instagram"

13-08-2019 | abc.es
Instagram: Cinco aplicaciones ideales para mejorar tus fotos y conseguir más «likes»
No cabe duda de que Instagram, o Instagram from Facebook, es una de las redes sociales más importantes del momento. A pesar de que la «app» cuenta con numerosos filtros y modos de edición que ayudan a mejorar la calidad de las imágenes, es posible que en algún momento se le acaben quedando cortas. Especialmente si es de los que pasan horas al día haciendo «stories» y subiendo contenido. Si no quiere quedarse estancado, y desea que sus seguidores vean una evolución en su capacidad como fotógrafo, le recomendamos una serie de aplicaciones que pueden ayudarle a conseguir más «likes» («me gusta») en sus publicaciones, y aumentar el número de seguidores en su cuenta de la popular red social. Adobe Lightroom Si quiere conseguir que sus fotografías parezcan obra de un profesional, posiblemente Adobe Lightroom sea una de las mejores opciones. La «app», que está disponible de forma gratuita tanto en sistema operativo iOS como en Android, permite editar de un montón de formas diferentes sus imágenes (luz, color, curvas..). Es bastante intuitiva ya que cuenta con una amplia variedad de filtros diferentes para aplicar a las imágenes. Además, dentro de la «app» los usuarios podrán encontrar diferentes tutoriales que ayudan a aprender a sacarle más partido a las funcionalidades que ofrece. Adobe Lightroom también cuenta con una versión premium para aquellos que quieran seguir avanzando en el mundo de la edición fotográfica. Snapseed Otra gran alternativa en lo que a edición de fotografías se refiere. Snapseed permite al usuario mejorar sus instantáneas con hasta 29 herramientas y filtros diferentes. Permite, además, guardar las ediciones tipo del usuario para que este las pueda aplicar más adelante a otras fotografías. Algo que viene muy bien si no se quiere estar enredando un rato largo para obtener el resultado deseado. Como ocurre con Adobe Lightroom, también cuenta con una amplia variedad de ajustes para la edición. La «app» es gratuita y está disponible tanto en iOS como en Android. VSCO Esta «app», al igual que las anteriores, ofrece a sus usuarios numerosos filtros diferentes con los que mejorar las fotografías. También cuenta con 10 preajustes en su versión básica, que suben hasta las 130 en la premium. Sin embargo, si dejamos esto a un lado, hay una amplia comunidad de fotografos que comparten exponen su trabajo en esta «app». Y es que observar el trabajo de otros puede ser determinante a la hora de mejorar. A color story Una de las mejores «apps» que existen en Android e iOS en lo que a retoques de color se refiere. Permite realzar tanto los blancos como los contraste, algo que hace que el usuario pueda darle a sus fotografías tonos imposibles con muy buen resultado. Aunque eso sí, tendrá que rascarse el bolsillo si quiere sacarle todo el partido a la aplicación. Foodie Fotografiar comida se ha convertido en todo un fenómeno dentro de Instagram. Sin embargo, no siempre es fácil conseguir que el plato resulte tan apetecible como se espera. Para ello, es necesario contar con algún filtro que sirva como ayuda. En estos casos, una de las mejores opciones es la aplicación Foodie. La «app» cuenta con más de 30 filtros ideales, tanto para el alimento que se esté fotografiando como para el momento en que se realice la imagen. Foodie también ofrece tutoriales que ayudan al usuario para no perderse entre la amplia gama de funcionalidades.
10-08-2019 | abc.es
WhatsApp: esta es la próxima gran novedad de la «app» de mensajería
WhatsApp no para quieta. Ahora hemos sabido que la «app» de mensajería está desarrollando de una nueva función que permite grabar vídeos de menos de siete segundos que se reproducen en bucle mediante el efecto «boomerang», aunque por el momento esta se encuentra en fase de prueba y solo en el sistema operativo iOS de Apple. Según ha advertido el medio WABetaInfo en versiones de prueba de WhatsApp, el servicio de mensajería se encuentra desarrollando en las últimas semanas una función de vídeo con efecto «boomerang» similar a la presente en otras plataformas como Instagram. La opción para grabar este tipo de vídeos se encuentra en el panel de vídeo de WhatsApp, el mismo que permite convertir vídeos a imágenes GIF animadas, y con el que es posible convertir vídeos de menos de siete segundos de duración. Estos vídeos luego puede compartirse con otros contactos. La nueva característica se ha advertido en la versión de WhatsApp para el sistema iOS, pero no para móviles Android, y por el momento no se encuentra habilitada en la aplicación definitiva para usuarios. Esta novedad de WhatsApp irá acompañada de otras, como el esperado el esperado modo noche. Una funcionalidad que llegará finalmente después de las vacaciones. La aplicación también está trabajando en un modo multiplataforma, que resultará, sobre el papel, muy útil y práctico. También llegará, a tenor de las capturas aireadas, una función de editar. Así, se añadirá un nuevo botón a la parte inferior de una conversación, junto al resto de acciones.
08-08-2019 | abc.es
Twitter ha estado usando datos de sus usuarios para publicidad sin tener permiso
No corren buenos tiempos para la protección de datos. Fíjense, sino, en Facebook y el escándalo de Cambridge Analytica, algo que recientemente le ha costado a la empresa una multa récord de 5.000 millones de dólares en Estados Unidos. Pues bien, ahora Twitter, otra compañía propiedad de Mark Zuckerberg, ha reconocido que ha utilizado información de sus usuarios para anuncios personalizados sin tener permiso para ello. «Si hizo clic o vio un anuncio de una aplicación móvil y posteriormente interactuó con la aplicación móvil desde mayo de 2018, es posible que hayamos compartido ciertos datos (por ejemplo, código de país, si participó en el anuncio y cuándo, información sobre el anuncio, etc.)», han explicado desde la red social del pajarito. Desde Twitter afirman que descubrieron recientemente este problema y que ya le han dado solución. Por el momento, no se ha notificado la cantidad de usuarios afectados por este fallo en la seguridad de la «app». Cabe recordar que los datos de los usuarios son un bien muy preciado para las redes sociales, especialmente para las que forman parte del conglomerado de Facebook. «Los datos ayudan a las redes sociales a perfilar a los usuarios en base a sus gustos. Saber cómo son, cuantos años tienen, cuál es su sexo o qué les interesa», explicaba recientemente el director de la consultora informática Securízame, Lorenzo Martínez, a ABC. El interés de sitios como Facebook, Instagram, Twitter o Whatsapp es compartido por las empresas, a las que les conviene tener toda la influencia posible en redes sociales para que estas premien su contenido. La semana pasada el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictaminaba que aquellas compañías que compartan datos de terceros con Facebook a través del empleo del botón «Me gusta», tendrán la obligación de informar a los visitantes sobre dicha conducta. Y es que una firma germana de ropa, llamada Fashion ID, había estado mandado datos de sus usuarios a la red social de Mark Zuckerberg cuando estos pulsaban el botón de «like» en su sitio web. Independientemente de que el afectado contase o no con perfil en alguna de las «apps» de la tecnológica estadounidense.
06-08-2019 | abc.es
Facebook planea cambiarle el nombre a Whatsapp e Instagram, así se empezarán a llamar
Facebook se está planteando cambiarle el nombre a dos de las aplicaciones estrella de la compañía. El objetivo de la empresa dirigida por Mark Zuckerberg es dejar bien claro que las dos «apps» forman parte de su compañía, el mayor gigante tecnológico en lo que a redes sociales se refiere. Con ese fin, y según explica el portal «The Information», las dos aplicaciones comenzarán a ser conocidas como «Instagram from Facebook» y «Whatsapp from Facebook». Esto es algo que la tecnológica ya había hecho antes con su plataforma de colaboración empresarial Workplace, que desde hace algún tiempo es conocida como «Workplace from Facebook». De este modo, el cambio se dejará ver en las dos aplicaciones próximamente. Parece ser que Mark Zuckerberg no cree que Facebook esté recibiendo el reconocimiento pertinente como empresa propietaria de la aplicación de mensajería y de la red social. De este modo, según se recoge en «The Information», desde la compañía se ha deslizado que se debe «comunicar de forma más clara los productos y los servicios que son parte de Facebook» Desde el portal se recuerda, al mismo tiempo, que el hecho de que Whatsapp e Instagram no compartan el nombre de Facebook ha ayudado a que las dos «apps» se hayan mantenido al margen de los últimos escándalos en los que se ha visto envuelta la compañía. Cabe recordar que, recientemente, Facebook fue condenada a pagar en Estados Unidos 5.000 millones de euros por el escándal0 de Cambridge Analytica. Al mismo tiempo, sus políticas de protección de datos van a ser revisadas de cerca por la Comisión Federal de Comercio (FTC) del país norteamericano.
05-08-2019 | abc.es
Facebook lo sabe todo sobre ti, estos son los datos personales que le regalas a Mark Zuckerberg
Desde que se desvelase el escándalo de Cambridge Analytica, Facebook está en el punto de mira de los usuarios y de los gobiernos. Así lo demuestra, por ejemplo, el que la Comisión Federal de Comercio de Estado Unidos vaya a controlar los sistemas de privacidad de la tecnológica. Todo con el objetivo de proteger los datos de las personas que emplean la red social. Ahora bien, exactamente, ¿con cuánta información de sus usuarios cuenta la empresa de Mark Zuckerberg? ¿Cuánto sabe la compañía tecnológica sobre nosotros? Pues bien, lo cierto es que prácticamente todo. Igual que ocurre con cualquier cuenta que uno abra en internet, lo primero que se le entrega a Facebook es un correro electrónico, un nombre, el sexo del dueño del perfil y una fotografía. Sin embargo, una vez comenzamos a usar la red social, esta comienza a registrar toda nuestra actividad. Desde el tipo de publicaciones que comparte, hasta las veces que contacta con un usuario determinado, así como las imagenes y los contenidos a los que suele darle «like» o las horas a las que se conecta habitualmente. Si considera que su anonimato está garantizado porque ha logado en la red con un nombre falso, lo cierto es que eso no impide que la tecnológica conozca el verdadero. Y es que es bastante probable que en alguna ocasión, ya sea usted o uno de sus amigos, hayan escrito en una publicación su nombre real. Toda esta información es un bien muy valioso para Facebook, ya que gracias a ella, la empresa de Mark Zuckerberg puede «perfilar a los usuarios en base a sus gustos. Saber cómo son, cuantos años tienen, cuál es su sexo o qué les interesa», explicaba a ABC hace unos días Lorenzo Martínez, el director de la consultora informática Securízame. A partir de estos datos, el algoritmo de la red social puede acabar averiguando, por ejemplo, si le gustan los animales, si es seguidor del Real Madrid, si sale de copas los fines de semana o si lee comics en su tiempo libre. Whatsapp y publicidad Hay otros datos que Facebook solicita, pero no es obligatorio dar, como es el caso del número de teléfono. A pesar de que decidamos no rellenar dicho campo, es posible que la red social ya lo tenga en su poder. Cabe recordar que tanto Instagram como Whatsapp pertenecen a la misma compañía. La Agencia Española de Protección de Datos multó hace un tiempo a la tecnológica por compartir datos entre una y otra plataforma, cosa que, en teoría, está prohibida. En terminos publicitarios, tus «me gusta» suponen todo un negocio tanto para la red social como para otras páginas web. Esta semana el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que aquellas páginas que cuentan con un botón de «Me gusta» dentro de su sitio web están ayudando a rastrear a los usuarios. «A una compañía le interesa tener seguidores en redes sociales para poder llegar a más gente. Sin embargo, la mayoría de las veces ni siquiera son conscientes de que están enviando datos de sus consumidores a Facebook», explicaba el director de Securízame a este respecto.
30-07-2019 | abc.es
Diez días con el Honor 20 de Huawei, un smartphone equilibrado con mucho sentido
Huawei se está esforzando cada vez más por desarrollar dispositivos móviles que den un buen rendimiento sin necesidad de que el usuario se rasque el bolsillo más de la cuenta. Si hace unos meses la tecnológica china sorprendía con su P30 y su cuádruple cámara, ahora se ha propuesto hacer lo mismo con el nuevo gama media-alta de su submarca: el Honor 20 . Un móvil sumamente completo que cuenta, además, con unas prestaciones que le acercan, aunque sea un poco, al gran buque insignia de la compañía. Lo primero que llama la atención, una vez se tiene el dispositivo en la mano, es su ligereza (174 gramos) y su elegante y compacto diseño. También destaca el tono azul degradado (existe, además, una versión en negro) con el que ha dotado la firma asiática a la trasera. No obstante, la pantalla, de 6,26 pulgadas, es la principal protagonista del smartphone. En Huawei han optado por darle la mayor amplitud posible, para ello, como viene siendo habitual en los dispositivos de la firma, se ha decidido que la cámara del frontal se encuentre perforada. Respecto a la seguridad, el dispositivo cuenta, además de con el clasiquísimo código de desbloqueo, con ID de huella digital (que se encuentra situado en el lateral) y reconocimiento facial. Ficha técnica Pantalla 6,26 pulgadas Resolución 1080 x 2340 p. Dimensiones 154.25 x 73.97 x 7.87 mm Peso 174 g RAM 6 GB Memoria 128 GB Cámara Principal: 48MP, Sony IMX586, f/1.8, Pixel Binning, AIS SO Android 9.0; Magic 2.1 Precio 499 euros La principal virtud del Honor 20 se encuentra, no obstante, debajo de su carcasa. El dispositivo monta un procesador Kirin 980; exactamente el mismo que el P30 Pro y que buena parte de los dispositivos de la compañía. En el caso del Honor 20, este está dotado con 6 GB de RAM (dos menos que el P30 Pro) y 128 de almacenamiento. El rendimiento es bastante bueno, y el terminal no se calienta (o, al menos, no más de lo normal) aunque se esté utilizando durante un rato largo. Otro de los grandes puntos positivos del smartphone se encuentra en su batería. Cuenta con 3.750 mAh. Lo suficiente para utilizar el dispositivo sin descanso durante unas cinco horas sin que sea necesario conectarlo a una toma de corriente. En caso de que se emplee únicamente para sacar alguna foto, realizar las llamadas de rigor y curiosear Instagram un par de veces, la carga puede aguantar perfectamente más de un día y medio. Por otra parte, el teléfono cuenta con cargador rápido, lo que implica que, tras pasar poco más de una hora enchufado, la pila puede estar de nuevo al 100 %. En la parte trasera del Honor 20, el usuario encontrará una triple cámara ubicada en posición vertical en la esquina superior izquierda. La resolución que ofrece el sensor principal puede llegar hasta los 46 megapíxeles, aunque en modo automático se encuentra fijada en los 12. También cuenta con un gran angular de 16 MP y un sensor de 2. La calidad de la imagen es interesante, pero se queda bastante lejos de la propia del P30. Al mismo tiempo, uno no puede dejar de preguntarse si, en base al precio (casi 500 euros), Huawei no podría haber mejorado algo la nitidez de la imagen cuando se emplea el zoom. A pesar de esto, en terminos general, la cámara resulta bastante versátil. Dejando a un lado la cámara, que aprueba, posiblemente el principal punto negativo del Honor 20 se encuentra en su sonido. Y es que el dispositivo cuenta exclusivamente con un altavoz, lo que hace que la calidad de la música, y probablemente de las llamadas en manos libres, no sea la mejor. Al mismo tiempo, el móvil no viene acompañado por auriculares, cosa que debería estar normalizada entre los teléfonos de este tipo. Tampoco cuenta con el conector típico Jack de 3,5 mm. Dicho esto, el Honor 20 resulta una opción interesante para quien desee cambiar de smartphone. Especialmente si está buscando un móvil eficiente, con un buen procesador, elegante y con autonomía. Ahora bien, existen varios dispositivos de gama alta que ofrecen más por un precio no demasiado superior.
25-07-2019 | abc.es
Adiós a la farsa del «influencer»: el fenómeno entra en fase de madurez
Vivir por encima de las posibilidades. Vivir en una burbuja. Y aprovecharse de los demás. Aprovecharse del desconocimiento de los demás y, sobre todo, de una tendencia que ha dominado el fenómeno de los «influencers» en los últimos años: pseudoinfluencers que dicen tener un gran inventario de seguidores y «me gusta» que, en realidad, son falsos. Métricas e interacciones cuantitativas que, lejos de demostrar la verdadera relevancia de un prescriptor en redes sociales, han servido para que mucha gente sacara tajada viviendo del cuento. El caso de la «instagramer» estadounidense Arii es especialmente paradigmático. Una chica con más de 2,6 millones de seguidores en su perfil de Instagram debía valer su peso en oro. Posiblemente recomendada por algún gurú, decidió sacar, como otras tantas personalidades del sector, una línea de ropa. Negocio asegurado. No fue así: no pudo vender 36 camisetas entre sus seguidores. La demostración que el número de seguidores no representa a una audiencia fiel ni tampoco una masa de potenciales clientes. El negocio de la publicidad digital empieza a resentirse al tiempo que busca la solvencia de marcas fuertes como garantía de éxito, pero por el camino se ha hinchado una burbuja alrededor de los llamados »influencers» que, ahora, está entrando en fase de madurez; de ajuste. Las empresas de redes sociales son conscientes de que en esta última década han potenciado comportamientos tóxicos impulsados, en parte, por amasar seguidores. Unos seguidores que, en muchas ocasiones, resultan ser falsos. Una simple búsqueda por internet da una pista: existen numerosas herramientas para comprar paquetes de seguidores por menos de cien euros. Un negocio que, según las estimaciones que hizo una startup, Influencity, en 2016, están metidos más de 20 millones de influencers en todo el mundo. Así que tirando de billetera, cualuqiera se puede presentar como «influencer». La realidad, por más triste que sea, es otra. El nivel de sospecha sobre fraudes ha ido in crescendo en los dos últimos años. Un escenario que Twitter, red de micromensajes, ha querido corregir con algunos movimientos como eliminar del contador de seguidores a las cuentas que no han finalizado el proceso de creación. Pero el nuevo diseño de su plataforma, que progresivamente está liberándose entre sus 319 millones de usuarios, va por esos derroteros: a simple vista no aparece el número de seguidores de cada uno hasta entras en tu perfil. Si se desincentiva la ansiedad de acumular seguidores, los usuarios producirán mejores publicaciones. Instagram, red de fotografía propiedad de Facebook, también ha dado pasos en esa línea, aunque todavía no lo ha materializado. La plataforma, que gestiona mil millones de cuenta, ha empezado a experimentar con la la eliminación públicamente de los «me gusta». Una interacción que le ha hecho famosa y que, desde que Facebook apareciera hace quince años, se ha convertido en uno de los códigos conductuales más relevantes. Todavía no lo ha hecho efectivo, pero ya da pistas sobre un posible cambio. Lo ha hecho en siete países (Australia, Brasil, Canadá, Irlanda, Italia, Japón y Nueva Zelanda) pero puede acabar con una de las funciones más populares y, de paso, arrancar la mala hierba. Con ello, la compañía pretende darle mayor protagonismo a otro tipo de métricas: la influencia será más una cuestión de calidad que de cantidad. «El tema de ocultarlo es porque Instagram ha detectado que tiene mucho volumen de gente que saca tarjeta de perfiles pero sin sacar un duro. Hay empresas que ponen en contacto a prescriptores con marcas; esa parte la compañìa no la ve. lo que se ve son datos cuantitativos», reflexiona en declaraciones a este diario Esteban Mucientes, director de marketing de Microbio Comunicación. El argumento de la red social es comprensible; considera que la «actividad no auténtica» es mala para la comunidad. Es algo que ya ha empezado a repercutir en las estrategias de marketing digital de las marcas. Según el informe de Trust Insights, la relevancia de los «influencers» de moda -una de las áreas con más proyección- se ha reducido en un 44% sólo este año. Los expertos consideran que la burbuja «influencer» ha explotado. «El tema no es tanto el buscar el tema de cantidad, aunque es importante, pero también lograr resultados. Y es donde Instagram ha empezado a trabajar esa parte para poder meter a más socios, agencias que puedan acceder a la información o prescriptores», añade. A su juicio, un problema que tiene Instagram es la confianza por culpa de prescriptores e «influencers» que tienen muchos usuarios pero, luego, no son capaces de vender nada cuando han creado sus tiendas digitales. «Ocultar una métrica que se ha convertido en estándar dentro de la industria es un buen movimiento porque ese número [el número de me gusta] no demuestra nada», sostiene Mucientes, al tiempo que se muestra tajante: «es una interacción que no demuestra nada». En sintonía se encuentra Ana Aldea, responsable de Data Social, agencia de marketing digital, que considera, sin embargo, que la «la burbuja de los influencers se estaba desinflando» antes de que se quiten los likes. «Si tienes mucha exposición pero no produces acciones concretas no vale para mucho. El like por el like no vale nada», sostiene en conversación por vía telefónica. En su opinión, de hecho, el «me gusta» representa una métrica de vanidad que «a todos nos hace felices», pero no es un motivo importante para hacer un negocio. «Las empresas serias no se van a ver afectadas, pero sí la gente que estaba haciendo campañas con métricas que no tienen fondo. Hay mucho pseudo influencer que tiene muchos likes comprados y se van a ver muy afectados; la pregunta es si hay marcas que confían en esa gente», añade.
24-07-2019 | abc.es
Estados Unidos controlará las políticas de Facebook en materia de privacidad
El Gobierno de Estados Unidos, que ha confirmado hoy la multa de 5.000 millones de dólares que la Comisión Federal de Comercio (FTC) impuso a Facebook, ha anunciado que obligará a la tecnológica a llevar a cabo restricciones de privacidad de gran envergadura. «La Comisión toma en serio la privacidad del consumidor, y hará cumplir las órdenes de la FTC en la máxima medida de la ley», ha afirmado el presidente de la Comisión, Joe Simmons, a este respecto. El presidente del organismo ha hecho hincapié en que, a pesar de que Facebook prometió a sus usuarios que estos podrían controlar cómo se compartía su imformación, la compañía de Mark Zuckerberg acabó faltando a su palabra. Por su parte, la fiscal general Jody Hunt, de la División Civil del Departamento de Justicia, remarcó que «el Departamento de Justicia se compromete a proteger la privacidad de los datos de los consumidores y a garantizar que las empresas de medios sociales como Facebook no engañen a las personas sobre el uso de su información personal». De este modo, la FTC comenzará a vigilar que Facebook cumpla a la hora de proteger los datos de sus usuarios. Para ello, a través de una orden reciente, se ha garantizado el derecho a revisar todas las medidas implementadas por la compañía en materia de privacidad a través de un comite independiente. Este tendrá como principal objetivo evaluar las políticas de privacidad adoptadas por la empresa e identificar cualquier fallo que pueda existir De acuerdo con esta disposición, el CEO de la tecnológica, Mark Zuckerberg, perderá el control absoluto de los datos de los usuarios. Al mismo tiempo, la junta directiva de la empresa tendrá mayor responsabilidad en caso de que se registren fallos en sus políticas de protección. Entre los requisitos que figuran en la orden, se encuentra, además, la obligación de Facebook de ejercer una mayor supervisión sobre las aplicaciones de terceros. La tecnológica también tendrá que «establecer, implementar y mantener un programa integral de seguridad de datos». Al mismo tiempo, se prohibe el uso de los números de teléfono de los usuarios para fines publicitarios. Estas medidas no afectarán en exclusiva a Facebook, sino también a otras redes sociales propiedad de la compañía, como es el caso de Instagram y Whatsapp.
24-07-2019 | abc.es
Facebook e Instagram restringirán el contenido relacionado con el alcohol y el tabaco
Las redes sociales Facebook e Instagram van a empezar a penalizar aquellos contenidos en los que aparezca alcohol, tabaco y cigarrillos electrónicos. Así se lo ha reconocido un portavoz de Facebook a la «CNN». Según esta nueva política, a la prohibición de vender este tipo de sustancias a través de redes sociales, se le añadirán los intercambios, la compraventa y los regalos llevados a cabo por privados. A su vez, cualquiera empresa que publique contenido referente a la venta de estos productos, deberá limitar el acceso a sus publicaciones a los menores de 18 años. La nueva política se adoptará el miércoles y se aplicará también a cualquier grupo de Facebook creado para vender alcohol o productos relacionados con el tabaco, según afirmó el portavoz al medio. En estos momentos, la red social propiedad de Mark Zuckerberg está comunicando a los administradores de grupos los cambios que piensan realizar. En caso de que alguna algún grupo optase por saltarse la prohibición, Facebook y sus redes sociales procederan a eliminar el contenido y las cuentas. La compañía tecnológica ya prohíbe la venta de tabaco y alcohol en Facebook Marketplace. Pero ahora ha decidido ampliar la prohibición a las publicaciones regulares de usuarios privados, que no necesariamente tienen que estar relacionados con una empresa en concreto. Para garantizar que la prohición tenga efecto, Facebook «utilizará una combinación de tecnología, revisión humana e informes de nuestra comunidad para encontrar y eliminar cualquier contenido que viole estas políticas», dijo la portavoz a la «CNN». Sin embargo, esta prohición no se extenderá a los «influencers» que cobran gracias a la promoción de productos relacionados con la nicotina o el alcohol. Tampoco tendrán que restringir el acceso a dicho contenido a los usuarios menores de edad. Sin embargo, Facebook no descarta llevar a cabo cambios en este sentido próximamente.