Noticias de "instagram"

03-05-2015 | 20minutos.es
Geolocalización en los dispositivos móviles: pros, contras y por qué modularla

EROSKI CONSUMER

  • Supone una mejora para determinadas aplicaciones, sobre todo de ocio y turísticas.
  • Pero también ceder privacidad de los movimientos de los usuarios de dispositivos móviles a servicios que la pueden utilizar con fines propios y dudosos.
  • Google Now, Maps, Facebook, Foursquare, Instagram, Twitter.. son algunos servicios habituales que obtienen información del usuario para realizar perfiles publicitarios.
  • La ventaja más obvia de la geolocalización es la mejora de eficiencia absoluta en cualquier servicio.

La geolocalización ha sido objeto en los últimos años de un intenso debate acerca de sus ventajas y peligros. Supone una mejora para determinadas aplicaciones, sobre todo de ocio y turísticas, pero también supone ceder privacidad de los movimientos de los usuarios de dispositivos móviles a servicios que la pueden utilizar con fines propios y dudosos. Desde Eroski Consumer analizan los pros y contras de la geolocalización y una opción intermedia para no perder todas las ventajas de esta opción.

Ventajas

La ventaja más obvia de la geolocalización es la mejora de eficiencia absoluta en cualquier servicio. Si buscamos un determinado servicio en Google, ya sea desde el móvil o desde el ordenador, es más fácil que el buscador nos ayude si conoce nuestra posición. Nos dará entonces datos relativos a locales cercanos y evitará otros demasiado alejados. Lo mismo sucede si buscamos una determinada calle: si el servicio de mapas sabe dónde estamos, nos podrá indicar la forma más rápida de llegar.

A esta ventaja en la eficiencia de búsquedas se suma información adicional de interés, sobre todo cuando estamos de turismo. El turista es a menudo el usuario más necesitado de información práctica y de ocio. Si a ello le añade indicaciones sobre el mapa, ya que en principio desconoce las calles, la geolocalización puede mejorar mucho su experiencia de usuario. En esta premisa se basan Foursquare y otros servicios para conocer ciudades con el móvil. En este sentido, nuestro smartphone puede ser una auténtica guía práctica, interactiva y en tiempo real que nos informe de actividades, museos, locales de ocio, etc., a medida que nos movemos.

En casos como el del servicio Google Now y la llamada Internet de proximidad, basada en los datos que emiten nuestros sensores, la geolocalización ayuda para ofrecer consejos prácticos. Un ejemplo: el servicio detecta que cada jueves vamos al aeropuerto entre las cuatro y las seis; en consecuencia, puede enviarnos datos del tráfico en tiempo real antes de que se lo pidamos.

También podemos considerar una ventaja que si un comercio 'online' al que solemos visitar sabe a qué tipo de locales acudimos, pueda analizar nuestros gustos y darnos consejos sobre qué producto nos puede interesar más. Nos ahorramos así publicidad de bajo interés.

Desventajas

Pero es esta eficiencia que presta la geolocalización lo que resulta inquietante. ¿Qué pasa cuando no queremos una mejor publicidad, tan solo porque no queremos que se utilicen nuestros datos para elaborar perfiles ni estudios de marketing? O cuando no queremos que un servicio sepa desde dónde lo activamos porque es una red social en la que figurará nuestra posición de manera pública.

Pueden ser muchos los motivos por lo que no deseemos que todo el mundo sepa dónde estamos en cada momento, y servicios como Instagram, Facebook, Twitter y muchos otros lo indican cada vez que subimos una fotografía, publicamos un comentario o lanzamos un tuit, si tenemos activada la geolocalización.

Por otro lado, ¿cómo sabemos que en un momento de presión máxima, el servicio no cederá los datos de nuestros movimientos a un organismo público que desee investigarnos?

Debemos de ser conscientes de que cuando usamos las aplicaciones de mapas como navegadores GPS o lo activamos en aplicaciones para ir al monte o a buscar setas, estas recolectan las posiciones y las guardan. Lo mismo sucede con las apps para hacer deporte. En principio, y con toda lógica, las almacenan para que podamos hacer uso de ellas en futuras ocasiones, pero nadie nos asegura que no acaben transformadas en estudios de perfiles de publicidad; y quién sabe si en el futuro, en manos de servicios de inteligencia, ya sean nacionales o extranjeros.

Una opción intermedia: modularla

Por fortuna, en los smartphones y tabletas, tanto en Android como en iOS 8, la geolocalización es una opción modulable, en buena parte por la presión de los países y sus agencias de protección de datos, de modo que se puede activar o desactivar en cada servicio y según se desee. Puede que en un determinado momento interese indicar en Instagram dónde estamos, pero no en Twitter, y en otro necesitemos hacer uso de los mapas de Google, para lo cual debemos estar geolocalizados. Lo más recomendable es emplear esta capacidad de los dispositivos para regular la geolocalización y ser conscientes de lo que supone activarla o desactivarla.

Otro cantar son los ordenadores y los accesos fijos; cuando accedemos a Internet desde una conexión fija (sea wifi o cable ethernet), estaremos irremediablemente localizados por la referencia que tiene el operador de esa conexión. Este operador, por otro lado, puede estar obligado por ley a ofrecer datos de nuestro acceso si una autoridad judicial se lo requiere.

Google Now: ¿útil o inquietante?

Hace dos años Google lanzó el servicio Google Now, una especie de agenda interactiva del usuario que se fundamentaba en la recolección de datos personales para elaborar un calendario de citas, obligaciones, necesidades y consejos para este. Basado en lo que se conoce como "Internet de proximidad", Google Now utiliza todos los sensores de los que podamos disponer en los aparatos que usemos (smartphones, tabletas, portátiles, sobremesas, pulseras, relojes inteligentes, etc.) para sacar conclusiones que nos puedan ser útiles de cara a mejorar nuestra planificación diaria.

Entre otros datos que analiza, figura nuestra posición en cada momento, de modo que, si se lo permitimos, el servicio rastrea nuestros movimientos a lo largo del día y nos puede aconsejar trayectos más eficaces para ir de casa al trabajo o bien que cojamos el paraguas, ya que sabe que ese día los más seguro es que vayamos a determinado sitio donde lloverá. ¿Útil o inquietante? Es posible que sea ambas cosas a la vez, pues si bien ese conocimiento de nuestros movimientos puede ayudarnos en muchos aspectos, también desnuda nuestros hábitos.

Además, ¿sabemos en realidad lo que hace luego Google con estos datos? Entre otras cosas, los utiliza para elaborar sus propios perfiles publicitarios (el negocio de Google es la publicidad) e, incluso, los analiza y los vende a empresas de marketing en forma de resultados, aunque siempre de forma que la información más personal del usuario esté anonimizada, en cumplimiento de las leyes de protección de datos de cada país.

Pero Google Now es solo un ejemplo más de la paradoja de la geolocalización, en especial en la era del móvil. Facebook también estaría encantado de que le dejáramos rastrearnos por las mismas razones, así como tantos otros servicios que nos reclaman que, para una mayor eficiencia, activemos la geolocalización del smartphone o tableta cuando accedamos a ellos. Sin duda, esto puede tener sus ventajas, pero también comporta sus peligros.

02-05-2015 | 20minutos.es
Nueva tendencia: los 'hipsters' dejan ahora paso a los 'muppies'

EFE

  • Son nativos digitales que pueden hacer mil cosas a la vez, al mismo tiempo que se desviven por llevar una vida sana.
  • Los ha bautizado Michelle Miller, una escritora estadounidense, en su libro 'The Underwriting'.
  • "Tienen entre 22 y 35 años, pasan una hora en Internet, 30 minutos realizando compras online y cuarenta minutos confeccionado el menú del día siguiente", explica Miller.

Tras el paso de los hipster, que pusieron de moda las gafas de pasta, los estilismos vintage y la defensa del medio ambiente, llegan los muppie, una nueva generación de nativos digitales que pueden hacer mil cosas a la vez, al mismo tiempo que se desviven por llevar una vida sana.

Muppie, término inventado de la unión de millenial y yuppie por la escritora estadounidense Michelle Miller en su libro The Underwriting (Kindle Edition), engloba a una serie de jóvenes entre 22 y 35 años que se esfuerza para conseguir el éxito laboral, más por satisfacción personal que por una buena remuneración.

"Esta nueva generación, que tiene entre 22 y 35 años, pasa una hora al día buceando en internet, treinta minutos realizando compras online y cuarenta minutos confeccionado el menú del día siguiente", escribe Miller.

Trabajan en lo que les gusta, son solidarios y adictos a las redes sociales, pero su verdadera droga es el deporte y la ingesta de alimentos saludables. No conciben la realidad sin tecnología, crecieron con el CD, el MP3 y el MP4 y la Play Station, viven pegados al smartphone y para ellos Twitter es su fuente de información.Para un muppie, el dinero no es lo más importante, prefieren disfrutar de las pequeñas cosas del día al día y darse algún que otro capricho

Cuentan con una buena formación, generalmente con estudios superiores, dominan dos idiomas, incluso tres, han estudiado en el extranjero y se han ocupado de engrosar su currículum con cursos específicos y algún que otro máster.

Unas veces remunerada y otras no, presumen de una larga experiencia profesional en la que han podido ser desde diseñadores hasta DJ, pasando por bloggers, modelos por un día u organizadores de eventos.

El dinero no es lo importante

Tras esa experiencia, crean su propia empresa, ese proyecto con el que tantas veces han soñado y, que hoy por hoy, más que darles beneficios, les divierte y les hace sentir bien. Para un muppie, el dinero no es lo más importante, prefieren disfrutar de las pequeñas cosas del día al día y darse algún que otro capricho.

Su vida social se mueve en Instagram y Facebook. Les encanta viajar, conocer nuevas culturas y disfrutar de la gastronomía, vivencias que en solo unos segundos comparten en las redes, su objetivo es conseguir más seguidores. Recurren al yoga y al running para desconectar del trabajo. La fotografía, el cine, la literatura, las manualidades, hacer punto o coser son algunas de sus aficiones.

Entre su prioridades se encuentra la salud y el bienestar. Adoran los productos ecológicos, los zumos de frutas, verduras y alimentos saludables como el brécol, kale (berza o col rizada), miso, los frutos rojos o las nueces.

Prefieren el pan artesano y, por supuesto, dulces ecológicos e hipocalóricos, ricos en soja, avena o cebada malteada. Son responsables con la naturaleza y están concienciados con la importancia de preservar el medio ambiente, entre sus hábitos se encuentra el reciclaje.

En cuanto a su estética, los muppie, visten con ropa de firma, pero sin seguir tendencias, imponen su estilo informal y rehuyen de los trajes de chaqueta, son fans de los vaqueros de última generación y prendas que declinan el estilo preppy.

Bolsos, carteras y zapatos, junto con los accesorios para personalizar la tableta y el teléfono móvil, son sus complementos favoritos. No miran hacia el futuro, prefieren vivir el día a día, sin grandes planes y disfrutar de las buenas cosas que les brinda la vida.

30-04-2015 | enter.co
Instagram lanza una cuenta oficial dedicada solo a la música
La red social de fotos y videos acaba de presentar en su blog oficial una nueva cuenta dedicada exclusivamente al universo de la música. El lanzamiento de la cuenta lo hizo el propio Kevin Systrom, cofundador y CEO de Instagram, quien señaló la importancia que tiene el universo de la música para la red social. Continúa […]
28-04-2015 | abc.es
El «niño rico» más famoso de Instagram
El joven multimillonario Tony Toutouni se ha convertido en un personaje archiconocido en Instagram. ¿El motivo? Una vida plagada de excesos y que no tiene reparos en documentar, foto a foto, a través de la conocida red social. Sus publicaciones, cuanto menos polémicas, muestran como Tony Toutouni utiliza con asiduidad aviones privado, lujosos vehículos y también la forma en que se rodea de explosivas féminas.Sus mensajes, obscenos a la par que indignantes para muchos seguidores de la red de fotografía, le han convertido en una estrella de internet y, cómo no, en el nuevo «rey de Instagram». «V..
27-04-2015 | enter.co
Acaban de aterrizar tres nuevos filtros en Instagram
Si eres usuario de Instagram, tenemos buenas noticias para ti: la aplicación de fotos y videos acaba de anunciar en su blog oficial la llegada de tres nuevos filtros para que empieces a usarlos en tus fotos. Continúa leyendo en ENTER.CODeja un comentario en Acaban de aterrizar tres nuevos filtros en Instagram, 2015 ENTER.CO
15-04-2015 | enter.co
Tinder le da la bienvenida a su nueva integración con Instagram
Siempre pensé que conectar Tinder solo con Facebook no era una buena idea, quizá sea porque soy de las que tiene diferentes fotos en las redes sociales. Por eso, abrir la oportunidad para que las personas puedan incluir  fotos de Instagram en su perfil de Tinder puede ser una buena estrategia.Continúa leyendo en ENTER.CODeja un […]
15-04-2015 | 20minutos.es
El 'smartphone', la navaja suiza del siglo XXI

DANIEL G. APARICIO

  • Cuando los teléfonos móviles se volvieron inteligentes, muchos objetos cotidianos se encontraron con una nueva y feroz competencia.
  • Los relojes, los despertadores, las linternas, las cámaras de fotos, los dispostivos GPS y las consolas portátiles de videojuegos son algunos de ellos.
  • Las apps han abierto un mundo digital de infinitas posibilidades.

Hubo un tiempo en el que el mundo era analógico y las principales necesidades cotidianas del ser humano, físicas. En aquel entonces, la navaja suiza era la reina, una herramienta multiusos que servía casi para cualquier cosa. En la era digital, los smartphones han heredado ese punto de versatilidad. No tienen tijeras, ni lima ni sacacorchos, pero es casi lo único que les falta. Sus posibilidades son asombrosas y permiten realizar multitud de tareas que en el siglo XXI ya consideramos indispensables.

Aunque en ocasiones no lo parezca, la función principal de los teléfonos móviles sigue siendo realizar llamadas telefónicas y —cada vez más— enviar mensajes, pero incluso eso es cada vez más sofisticado. Aplicaciones como Skype, Viber, Line y Tango (y dentro de poco también Whatsapp) permiten realizar llamadas y videollamadas VoIP (a través de Internet, a costa de datos en vez de saldo) y además, para desgracia de los veteranos SMS, posibilitan el envío de mensajes, fotografías, vídeos y archivos sin un coste extra para el usuario.

La competencia desleal no fue un problema exclusivo de los mensajes SMS. Cuando los teléfonos móviles se volvieron inteligentes, muchos objetos cotidianos se encontraron con una nueva y feroz competencia. Un buen ejemplo son los relojes, que se vieron cara a cara con un artilugio que da siempre la hora exacta, no se atrasa ni se adelanta, hace el cambio de hora estacional de forma automática, se adapta cuando se viaja a otro huso horario.. Además, hace las veces de hombre del tiempo de bolsillo gracias a apps meteorológicas como Tiempo y temperatura, Accuweather, Tiempo en vivo, WeatherPro, AEMET y Windfinder, ideal esta última para aficionados a actividades en las que el viento juega un papel fundamental como el surf o el parapente.

También los despertadores han encontrado un rival imbatible. Con un smartphone, incluso sin ninguna aplicación más allá de la preinstalada, es posible programar múltiples alarmas y configurar todas las variables imaginables, desde los preavisos hasta la melodía (o ruido infernal) con el que queramos despertarnos. Con apps, las posibilidades se disparan: Glimmer ilumina la habitación de forma progresiva, Puzzle Alarm Clock no se apaga hasta que no se resuelve un pequeño desafío (una operación matemática, un juego de repetición..), Sal de la cama sólo se desactiva cuando se han dado una cantidad de pasos determinada..

Otras aplicaciones, en cambio, ayudan a dormir y monitorizan el sueño. Cada vez hay más de este tipo: Sleep Better, SiestaApp, SleepBot, White Noise Lite, Relax melodies..

Los mapas tradicionales también han quedado obsoletos por culpa de los smartphones, incluso inventos más modernos como el GPS se disputan su hueco en el coche con los modernos móviles inteligentes. Ya nadie se pierde en la carretera gracias a aplicaciones como Google Maps y OsmAnd (tampoco los peatones, que disponen de servicios de mapas para viandantes como SmartNavi). En el coche, las funciones que puede llegar a tener el móvil son incontables: Gasolineras España, GasAll y Gasolineras baratas indican cuáles son los lugares más baratos en los que repostar; Kaza Live, iCoyote y Avisador de radares ayudan a evitar multas; EysaMobile permite pagar los parquímetros..

Pero es tanta la atención que le prestamos a veces a los móviles, que ya existen incluso aplicaciones para desconectar. Mutting, creada por un grupo de jóvenes sevillanos, y DrivemeSafe, de la Fundación Mapfre, están diseñadas para evitar distracciones al volante mediante avisos a los contactos de que el usuario está conduciendo y desvíos de las llamadas urgentes al sistema de manos libres. Pero la conducción no es el único momento en el que es conveniente dejar el smartphone a un lado. ¿Quién no se ha visto en la situación de estar con un amigo o varios y que todos presten más atención al teléfono que a la persona con la que están? En las relaciones íntimas, esa mala costumbre es aún más molesta. Conscientes de ello (y con mucho sentido del humor), en Durex han creado una aplicación que sincroniza los móviles de una pareja y los mantiene desactivados el tiempo pactado por ambos.

Las imágenes, bajo control

Entre los grandes damnificados por los smartphones se encuentran las cámaras fotográficas y las videocámaras. Pero además ya no basta con sacar fotos y grabar vídeos, ahora todo el mundo quiere retocarlos y editarlos. Existen miles de aplicaciones para ello, desde la popular Instagram hasta otras menos conocidas como Darkroom, Typic, VSCO Cam, Snapseed, Replay, Looksery, PHHHOTO, Hyperlapse.. La música se ha vuelto totalmente digital, pero no sólo han desaparecido los soportes físicos sino también los reproductores. Cada vez se ven menos MP3, los smartphones son los nuevos MP3. ¿Y alguien recuerda cuándo fue la última vez que vio una linterna?

Los que llevaban una consola portátil en el transporte público eran una minoría. Sin embargo, ahora casi todo el mundo juega a algún videojuego en el teléfono. Incluso los ordenadores de sobremesa y los portátiles están perdiendo algo de terreno frente a los smartphones y sus primas las tabletas, que cumplen las mismas funciones (desde navegación por Internet hasta envío de correos electrónicos) pero además son pequeños y fácilmente transportables.

El deporte, especialmente el ciclismo, la natación y el tan de moda running, también se ha visto muy beneficiado por el boom de las aplicaciones móviles. Las hay que cuentan calorías, que trazan rutas, que cronometran, que registran las distancias recorridas y que, en definitiva, funcionan como entrenadores personales virtuales. La lista de apps relacionadas con el deporte es extensísima: Seven, Nike+ Training Club, Cyclemeter GPS, My Tracks, Judo Reference, Full Fitness, Runtastic..

Y las compras ya no son lo mismo desde que los smartphones dominan nuestras vidas. Casi todos los grandes comercios tienen su propia app, pero además existen otras con funciones más específicas: Hotel Tonight permite localizar hoteles con poco tiempo de antelación, Etsy es una especie de mercadillo de artesanía online con aires vintage, Showroomprive está especializada en descuentos, Supertruper propone hacer la lista de la compra al estilo del siglo XXI, TuLotero simplifica la participación en juegos tales como quinielas, primitivas y euromillones, PowaTag permite comprar los productos de los anuncios escaneando códigos QR de los mismos o incluso mediante la detección de la melodía de la publicidad televisiva..

El componente social y la economía colaborativa

En la actualidad, las aplicaciones están sufriendo una nueva evolución que abre millones de nuevas posibilidades a los usuarios. Gracias a la geolocalización y la función principal de los móviles, interconectar personas, se está viviendo un auge de la economía colaborativa. Cada día más aplicaciones permiten prescindir de intermediarios y abaratas costes en todo tipo de tareas.

El camino lo han marcado las redes sociales y aplicaciones de contactos como Tinder, Meetic, Grindr o Badoo. Basándose en los mismos principios, han surgido apps de todo tipo: Segundamano y Wallapop getionan la compra-venta entre particulares de objetos usados, Executive Finder pone en contacto a personas interesadas en hacer negocios, WhasMe pone en contacto a personas que solicitan el lavado de su moto con profesionales dedicados a la limpieza, Airbnb se centra en la oferta y demanda de alojamiento, BlaBlaCar y la polémica Uber han hecho florecer los servicios de compartición de coche, con DogVacay se puede encontrar a alguien que cuide de tu mascota cuando sea necesario..

Ya hay incluso una aplicación que engloba a muchas de ellas. La startup española Traity ha creado Markets, un directorio con muchos de los servicios de la economía colaborativa más extendidos.

En cuanto a las apps puramente sociales, siguen surgiendo propuestas originales como Fans Up, que permite chatear con aficionados del equipo rival durante un partido de fútbol, y Louise, un servicio musical y de contactos con el que se puede conocer a melómanos de gustos similares.

09-04-2015 | abc.es
Un adolescente hackea Instagram y consigue subir fotografías desde su Mac
Si eres usuario de Instagram, más de una vez te habrás quejado del hecho que sea una aplicación exclusiva para el «smartphone». ¿Qué pasa con esas mejores fotografías hechas con una cámara réflex o con la GoPro que tenemos almacenadas en el ordenador? La única opción es enviártelas por email para poder subirlas a la popular red social. Pero ¿por qué no inventa alguien una «app» que solucione este pequeño problema? Fue justo lo que hizo un adolescente de 17 años.Caleb Benn, como así se llama el protagonista de la historia, lleva las redes sociales de la delegación de alumnos de su instituto, si..
08-04-2015 | abc.es
Instagram añade dos nuevas opciones para retocar las imágenes
Instagram no se queda dormida en los laureles y sigue ofreciendo constantes mejoras de su aplicación. Concretamente, dos nuevas herramientas con las que trabajar en las fotos. Se trata de «Color» y «Fade».«Color» es una opción que ya tienen otras aplicaciones como VSCO, la cual se presenta como la principal rival de Instagram para los próximos tiempos. El funcionamiento de esta novedad es muy sencillo. Trabajar con ella nos permite alterar la tonalidad de las luces y las sombras de una instantánea con los tonos predeterminados de una paleta de color. Podremos dar un sutil tinte a la foto eligi..
08-04-2015 | enter.co
Las nuevas herramientas de Instagram llegan primero a Android
La última versión de Instagram para Android acaba de introducir dos nuevas herramientas de edición: atenuar y color, reportó The Verge.Continúa leyendo en ENTER.CODeja un comentario en Las nuevas herramientas de Instagram llegan primero a Android, 2015 ENTER.CO