Noticias de "instagram"

12-03-2020 | abc.es
Estos son los riesgos que corres cuando compartes tu ubicación y tu móvil en redes sociales
Las redes sociales se han convertido en una suerte de contenedores en los que cabe toda la vida del usuario. Desde sus amistades hasta el lugar donde pasa las vacaciones; pasando -evidentemente- por sus datos personales. Por eso es importante tener cuidado con la información que se comparte. Y es que los ciberdelincuentes necesitan muy poco, casi nada, para aprovecharse e intentar sacar partido a costa del internauta. Para mejorar la comprensión sobre los datos que no se deben compartir en este tipo de entornos, la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI), dependiente del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), ha compartido una serie de recomendaciones. Ubicación Una de las informaciones más peligrosas que se pueden compartir en redes sociales. Especialmente cuando se hace de forma tan habitual que puede servir para conocer la rutina del usuario. «El que compartas la ubicación habitual supone un riesgo, porque permite localizarte con cierta facilidad. Si un tercero sabe si estas en casa, en el trabajo, o en cualquier otro sitio cuenta con información más que suficiente para actuar en tu contra», explica a ABC Eusebio Nieva, director de la empresa de ciberseguridad Check Point. Fecha de nacimiento A la hora de abrir una cuenta en espacios como Facebook o Instagram, el usuario debe compartir información personal como la fecha de nacimiento. Como apuntan en OSI, esto es una práctica completamente normal. Sin embargo, hay que tener cuidado para que no esté a disposición de terceros, ya que se puede emplear para suplantar o tratar de estafar al internauta. «Hay que tener mucho cuidado con la información que puede servir al ciberdelincuente para suplantar al internauta. Desgraciadamente a día de hoy es muy fácil acceder a información referente a la identidad, como la que aparece en el DNI. Otro riesgo es que hay mucha gente que utiliza para autentificarse en plataformas digitales datos como su cumplaños, por lo que se lo ponen fácil a los criminales para acceder a sus redes sociales», apunta Nieva. Teléfono móvil y correo electrónico A pesar de las medidas implementadas por redes sociales como Facebook, todavía existen plataformas digitales que siguen solicitando el número de teléfono a los usuarios. Desde empresas de compraventa online, hasta otras redes sociales. En caso de caer en manos de los cibercriminales, esta información puede emplarse para tratar de suplantar al usuario, realizar intentos de estafa o, incluso, engañar a los contactos de la víctima. «Esa información puede utilizarse para suplantar al usuario y atacar a sus contactos mediante "phishing". Es más difícil sospechar de una acción de este tipo cuando llega desde una persona a la que conoces», expresa Nieva. Por su parte, OSI destaca que compartir el correo electrónico supone otro riesgo. Un ciberestafador podría emplear este dato para bombardear el «email» con mensajes de spam o realizar ataques destinados a sustraer claves o datos bancarios. Cómo mantener tus datos a salvo La protección total en entornos online no existe, pero eso no implica que no se le puedan poner las cosas difíciles a los atacantes. Una de las principales medidas que se deben tener en cuenta, como expresabamos anteriormente, es evitar que esa información esté visible a terceros dentro de la red social. También se debe prescindir -según Nieva- de sistema de autentificación o de recuperación de contraseñas que contengan este tipo de información del usuario: «Hay privacidad, pero no demasiada. Cuando empleamos este tipo de servicios es mejor utilizar preguntas personales o doble factor de autenficación. En caso de que no te fies demasiado de algún servicio, también es recomendable falsificar datos como tu fecha de nacimiento o tu nombre». El experto también recomienda como medida de seguridad crear cuentas de correo electrónico específicas para autentificarse en redes sociales.
09-03-2020 | abc.es
Instagram: así es la funcionalidad de la «app» fotográfica para combatir el acoso
Las aplicaciones propiedad de Facebook no paran de testar nuevas funcionalidades. Si la semana pasada WhatsApp recibía finalmente el modo oscuro después de muchos meses de desarrollo, ahora Instagram está trabajando para añadir la opción de bloquear o restringir varias cuentas a la vez desde la sección de comentarios. Una medida que iría encaminada a combatir el ciberacoso en la plataforma. La funcionalidad ha sido descubierta por la ingeniera Jane Manchung Wong, que ha informado a través de su cuenta de Twitter sobre esta función beta de la aplicación. A su vez, ha mostrado una serie de capturas en las que se puede ver cómo funcionará cuando se adopte.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Instagram is working on letting you block/restrict multiple accounts from your comment sections in a new tool to help mitigating comment abuses <a href="https://t.co/vXxBZKPdzD">pic.twitter.com/vXxBZKPdzD</a></p>&mdash; Jane Manchun Wong (@wongmjane) <a href="https://twitter.com/wongmjane/status/1235557714886930432?ref_src=twsrc%5Etfw">March 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según se puede ver en las capturas de pantalla, al pinchar sobre las cuentas en la sección «Comentarios», el usuario tiene la opción de seleccionar aquellas sobre las que quiere ejecutar la acción. En la parte inferior se pueden apreciar las opciones «Bloquear cuenta» o «Restringir cuenta», seguido del número de usuarios que se han marcado. Al elegir una u otra, se mostrará un mensaje que solicita la reconfirmación de la acción. Después de que la ingeniera desvelase la funcionalidad, la cuenta de comunicaciones de Instagram, la confirmó. La compañía explicó que se trata de una función de prueba para reducir el acoso «online» y que pronto llegarán más noticias sobre su llegada a la red social.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Hi Jane! This is a test ? and part of our broader efforts to help people fight bullying and harassment on Instagram. More to come.</p>&mdash; Instagram Comms (@InstagramComms) <a href="https://twitter.com/InstagramComms/status/1235635771685720066?ref_src=twsrc%5Etfw">March 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
08-03-2020 | abc.es
La próxima función de los grupos en la que trabaja WhatsApp
WhatsApp es una máquina que no para. Siempre está en constante movimiento. Buscando nuevas opciones que copiar o intaurar. Funciones distintas con las que retener a sus más de 2.000 millones de usuarios registrados y, de paso, hacerles la vida más cómoda. Después de incorporar el modo noche, el servicio trabaja para mejorar la manera en la que se añaden a los contactos en un grupo. Según informa el medio especializado «WABetaInfo», la compañía propietaria de la «app» está trabajando en la posibilidad de utilizar códigos QR para añadir a miembros dentro de un grupo de chat. Así, el servicio permitirá compartir una invitación de una manera más fácil a otras personas. Para ello, se generará un código que se deberá escanear a través de la cámara de WhatsApp. Y mejorando así la seguridad de las invitaciones, puesto que los enlaces actuales corren el riesgo de publicarse por internet. De momento, esta función está en fase de pruebas, pero por lo que ha trascendido todo apunta a que se podrá exportar el código QR para compartirlo con un usuario o mostrárselo físicamente desde el «smartphone» para que la otra persona lo escanee directamente. Todo apunta a que será una opción que llegue a todos los dispositivos en los próximos meses, aunque no se ha hecho oficial por parte de la compañía. Funcionará como un código identificativo en el que aparecerá el número y el perfil del usuario. La persona que quiera añadirlo tan solo deberá escanear el QR a través de la aplicación. Por cierto, este método se puede revocar en cualquier momento. Este sistema podrá ser útil para las empresas, que podrán publicar su código QR en sus sitios web. Sobre el empleo de estos códigos para los grupos se ha especulado mucho en el último año. De esta manera, se podrán verificar los usuarios. WhatsApp ha estado trabajando para identificar a los usuario a través de códigos QR, algo ya presente en otras aplicaciones «hermanas» como Instagram, el caramelo de Facebook.
08-03-2020 | abc.es
El negocio de las empresas que arruinan tu imagen en internet
ne más a la gente el odio que el amor. Eso se aprecia a la legua en las redes sociales, en donde no hay término medio. Se han generalizado las actitudes de estás conmigo o contra mí. Así de simple. La polarización en este entorno se ha llevado a tal extremo que la moderación es una desconocida dama para muchos usuarios. Y bajo este mundo que se ha cimentado entre dos tierras, profesionales de la «intoxicación» se sacan unos buenos cuartos a costa de lanzar mensajes incendiarios a través de perfiles falsos. La revelación de que Josep María Bartomeu, en calidad de presidente del F. C. Barcelona, contrató a una empresa externa para favorecer su imagen en internet y atacar a sus enemigos deja patente que las llamadas «fake news» han dado el salto fuera del ámbito de la política. Como mercenarios de la desinformación, la agencia L3 Ventures y Nicestream dedicaron sus esfuerzos a intoxicar a los usuarios. El gerente de la empresa incluso ayudó al expresidente de Ecuador, Rafael Correa, y actuó en contra del independentismo catalán en 2015. La mentira siempre ha tenido las patas muy cortas. A lo poco que se cometa un error alguien te pilla. Y en comunicación política eso te condena. La identidad digital conlleva tiempo y dedicación, pero en ocasiones se busca un atajo: atraer a una comunidad virtual con el único objetivo que propagar el desprestigio del contrario. Demasiado tentador para no hacerlo, aunque de dudosa ética. Desde que saltara el escándalo de Cambridge Analytica y Facebook, en los últimos cuatro años se han producido distintos escenarios internacionales en donde las redes sociales han jugado un papel importante en la construcción del relato social. Desde la campaña del Brexit hasta las crispantes elecciones de Brasil, la batalla ideológica en los países occidentales se ha librado en internet. No existen evidencias científicas que demuestre si estos populares servicios digitales facilitaron la victoria de Donald Trump en 2016, pero lo cierto es que en el ámbito de la política, y cada vez más a nivel institucional, el uso de estos canales de información se utilizan con mayor frecuencia. No siempre de manera limpia. Es la era del «meme». De los datos personales. Del Big Data y el llamado «microtargeting» como técnicas que permiten hacer un análisis exhaustivo y milimétrico de los ciudadanos a partir de sus conductas en internet. Observan casi en tiempo real el comportamiento de los usuarios de redes sociales. Los evalúan, monitorizan los impactos y detallan qué mensajes son los más proclives a emocionar, explican expertos del sector. Los principales partidos españoles han incorporado esta metodología en sus estrategias de comunicación. Trabajos que en determinadas ocasiones se pagan por encima de los cien mil euros, según estimaciones de expertos. Y en el mundo del marketing digital hay muchas otras prácticas para intentar camuflar propaganda y apoyo a un candidato para simular espontaneidad. Es una técnica conocida en el sector como «astroturfing». Un mercado negro que se extiende bajo la opacidad. Rara vez se reconoce públicamente. Hay incluso servicios como «compra-seguidores» que permite desde 39 euros sumar hasta mil nuevos seguidores en una página de Facebook. El entorno online tiene cada vez más importante. Los ciudadanos están más conectados y se se informan a través de redes sociales. Un 61% de los españoles prefiere informarse a través de estos servicios, según un estudio de Pew Research Center. Un hábito que deja en bandeja a profesionales de la comunicación y del marketing digital la capacidad de intentar influir en los usuarios. «Hacemos una buena investigación para tener todos los datos posibles del candidato y el partido, así como de las necesidades de la gente. En base a todo esto lo que se hace un buen diagnóstico», valora telefónicamente a este diario Eduardo González Vega, consultor en el Centro Internacional de Gestión y Marketing Político (CIGMAP) de la UCJC. En estas estrategias de intoxicación virtual entran diferentes acciones como la creación de perfiles «blancos». Se pretende marcar distancia, quedar desvinculados de las marcas oficiales. Algunas técnicas, sin embargo, como el empleo de redes de «bots» para multiplicar el mensaje o el acoso están penalizadas por redes sociales como Twitter. En Facebook se puede consultar la información de los anunciantes y el dinero invertido en publicidad electoral. Es una medida de transparencia pensada para evitar el fraude y la manipulación informativa. Un anuncio tiene de media 15 interacciones mensuales, mientras que un comentario en un contenido genera únicamente, según el informe Digital 2020 de We are Social y Hootsuite. «Es algo que siempre ha existido, pero ahora es muy barato. Abrir una cuenta de Facebook vale cero euros y puedes crear desde un euro al dia por un anuncio. Esa guerra sucia se ha llevado a las redes sociales como Facebook o, incluso, WhatsApp», desgrana a ABC Alex Comes, experto en comunicación política y director de estudios en Labase. Para conectar con el público más joven, Michael Bloomberg, candidato demócrata a las elecciones de Estados Unidos, debía parecer más divertido. Más cercano. Y se pensó en utilizar los mismos códigos de las nuevas generaciones. El multimillonario, que acaba de retirarse de la campaña, contrató a personalidades «influencers» para que crearan y difundieran fotomontajes a través de la red Instagram. Desde que se descubrió la trama, Facebook, empresa propiedad de esta aplicación de fotografía, se ha visto obligado a cambiar sus reglas publicitarias para dejar más claro cuándo se trata de una entrada pagada. Y en esa extensa laguna juegan los poderosos. Y en base a esa oportunidad jugó Bartomeu, según los informes que han trascendido hace unas semanas a través de la Cadena Ser. A través de las agencias I3Ventures y Nicestream, que han negado estar detrás de las cuentas críticas de redes sociales, el presidente azulgrana quiso deslegitimar a los que consideraba rivales. Fuentes de Facebook aseguraron a ABC que se ha investigado las páginas vinculadas a la campaña digital de Bartomeu y no han encontrado «ninguna violación sobre el contenido que publicaban». «Es una estrategia de comunicación que cada vez está ganando más adeptos desde la campaña de Trump en 2016 puesto que es la forma más sencilla y accesible de poder vertebrar una campaña sucia contra tu enemigo» La estrategia fue simple pero efectiva. Legal, técnicamente sí, pero ¿ética? En este caso se crearon varios perfiles falsos que, por su nombre tan genérico, no levantaría sospecha alguna. Títulos como «Respeto y Deporte» o «Somos Alter Sports» llegaron a acumular más de 50.000 seguidores. Entre algunas publicaciones se encontraban mensajes que ridiculizaban a futbolistas como Luis Suárez o Xavi Hernández, pero también a Luis Rubiales o Javier Tebas, que ocupan cargos institucionales en la Real Federación Española de Fútbol o la Liga de Fútbol Profesional. En declaraciones a Catalunya Ràdio, el administrador de I3 Ventures, Carlos Ibáñez, reconoció que trabajó con el club desde 2017, pero defendió que se trataba de cuentas con opiniones: «se puede estar de acuerdo o no, pero no contiene términos insultantes ni hace fake news». «Lo que se ha demostrado con el escándalo del Barcelona es que tanto de manera como negativa existen diferentes recursos y herramientas para poder llegar a lanzar tu mensaje, tu idea», añade Comes. «Lo que han hecho bien -en el caso del Barcelona- es generar cuentas de marca blanca que son muy amplias», arguye este experto, que deja claro que los intentos de influir en la ciudadanía se «está profesionalizando». «Es una estrategia de comunicación que cada vez está ganando más adeptos desde la campaña de Trump en 2016 puesto que es la forma más sencilla y accesible de poder vertebrar una campaña sucia contra tu enemigo». Malmeter está, y cada vez más, a un clic de distancia.
03-03-2020 | abc.es
Modo oscuro: la funcionalidad más esperada de WhatsApp llega a iPhone y a Android
El modo oscuro, una de las funcionalidades más esperadas por los usurios de WhatsApp, ya está disponible todos los «smartphones». Tanto iOS como Android. Según le ha expresado Facebook, empresa propietaria de la «app» de mensajería, a ABC, la funcionalidad se puede habilitar en aquellos terminales con iOS 13 y Android 10 mediante la descarga de la última actualización del sistema. «WhatsApp ha creado una experiencia única en el modo oscuro que sustituye el tradicional negro de muchas aplicaciones por un gris oscuro para reducir la fatiga ocular y facilitar la conversación», explican desde la compañía. El modo oscuro llega a WhatsApp pocos meses después de haber sido adoptado en Instagram, aplicación que también es propiedad de Facebook. A la hora de desarrollar la funcionalidad, la compañía afirma que se han tenido en cuenta dos áreas en concreto. Por un lado, se ha intentado facilitar lo máximo posible la legibilidad de los mensajes. Para ello, se han escogido colores que minimicen la fatiga ocular en situaciones de poca luz. A su vez, se han seleccionado tonalidades cercanas a las predeterminadas en iOS y en Android, que, como se puede ver en las imágenes, varían algo en función del sistema operativo. Por otra parte, desde Facebook han tenido cuidado a la hora de seleccionar los colores para que el usuario se fije en lo importante cuando la funcionalidad esté activa. Es decir, en los mensajes, especialmente aquellos que estén sin leer, y en las herramientas (grabador de voz, cámara, etc). Como expresamos anteriormente, desde la compañía aseguran que los usuarios de Android 10 e iOS 13 ya pueden usar el modo oscuro habilitándolo en la configuración del sistema. Aquellos que cuenten con Android 9 y versiones posteriores deben ir a Ajustes > Chats > Tema > seleccionar «Oscuro». El modo oscuro para iPhone Como se puede observar en las imágenes, la interfaz de la aplicación con el modo oscuro activo es completamente negra a excepción de las herramientas, que aparecen en gris. Los nombres de los contactos están en blanco y, en caso de que haya un mensaje pendiente de leer, el aviso aparece en azul claro. En lo que respecta a las converciones, los cuadros de texto alternan entre el color gris, para los mensajes que recibe el usuario, y el verde oscuro para los que envía. Para los iconos, como el de fotografía o grabación de voz, Facebook ha escogido un tono azul claro, similar al empleado para resaltar las conversaciones con mensajes pendientes. El modo oscuro para Android En el caso de Android, los tonos escogidos para el modo oscuro en la interfaz parecen, a primera vista, ligeramente más claros que en la versión para iPhone. Por otra parte, para las conversaciones con mensajes pendientes se ha escogido un color más cercano al verde que al azul que veíamos en el caso anterior. Para las conversaciones, las diferencias son menores con respecto a iOS. Se mantiene el verde oscuro para los mensajes que enviados y el gris claro para los recibidos. El icono de la grabación de voz es el único que destaca con un color diferente al resto de herramientas.
26-02-2020 | abc.es
Cómo ver «stories» en Instagram sin dejar ningún rastro
Si utiliza Instagram, es posible que en algún momento haya tenido curiodidad por mirar las «stories» de un usuario concreto y que, finalmente, haya decidido no hacerlo para no dejar su rastro. Y es que quien sube estos vídeos e imágenes instantáneos tiene la capacidad de consultar quién los ha visualizado. No obstante, si quiere verlos sin que nadie lo sepa, hay un procedimiento que lo permite. En primer lugar, se debe entrar en la aplicación de Instagram para «smartphones» para que los «stories» de las cuentas que sigue se carguen. Una vez hecho esto, deberá salir de la «app» fotográfica y hacer «click» sobre los «Ajustes» del teléfono para ponerlo en «Modo Avión». Tras realizar esta acción, podrá regresar a a la aplicación y visualizar todas las «stories» que quiera sin riesgo de que aquel que las ha subido se entere. Y es que, al no contar con conexión a internet en el dispositivo, es imposible que Instagram lea su actividad. Existen otros métodos que también dan resultado; como ver la «storie» en cuestión y, acto seguido, bloquear a quien la ha subido. La aplicación no permite que un usuario pueda consultar ninguna información de una cuenta que lo ha bloqueado, ni siquera cuando esta está relacionado con sus publicaciones instantáneas. A pesar de ello, la opción del «Modo Avión» es más sencilla y recomendable. Cómo hacerlo paso a paso 1.- Abrir la aplicación de Instagram en el «smartphone». 2.- Salir de la «app». 3.- Poner el terminal en «Modo Avión». 4.- Volver a Instagram y ver las «stories».
17-02-2020 | abc.es
Facebook cambia sus reglas publicitarias por culpa de un «meme»
Política desde un clic. Política a través de redes sociales. Política, al fin y al cabo, que aprovecha los entornos digitales al alcance de cualquiera para propagar sus mensajes electorales. Y recordemos: esto no ha hecho nada más que volver a empezar porque en 2020 hay elecciones presidenciales en Estados Unidos. Aunque no existen certezas de que en la elección de Donald Trump hace cuatro años viniera impulsado por Facebook, lo cierto es que los dos bandos, el Partido Demócrata y el Partido Republicano, han utilizado las redes sociales como armas de propaganda. Se mira con lupa al gigante de internet. Es la única gran plataforma social que se ha cerrado a la verificación de la información en sus anuncios políticos. Al contrario que Google -en en menor medida- y Twitter, que ha dejado de aceptar este tipo de publicidad en su plataforma. Pero Facebook está, de nuevo, entre la espada y la pared. La compañía anunció el viernes que va a permitir que los llamados «influencers» produzcan contenido pagado para campañas políticas siempre que las publicaciones estén claramente identificadas como anuncios. Lo ha hecho después de otro lío en su inventario. El cambio se produjo después de que el candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Michael Bloomberg, pagara a usuarios «influencers» para producir «memes» y fotomontajes en Instagram, aplicación de fotografía propiedad de Facebook, de su campaña. «Memes» sobre sí mismo que hagan parecer divertido al multimillonario. De esta manera, la campaña, lanzada la pasada semana, confeccionó una serie de publicaciones de corte humorístico que tenían forma de falsos mensajes privados enviados por Bloomberg. En total, el equipo del candidato contrató una veintena de «influencers» con una audiencia total de más 60 millones de seguidores. Aparecieron en cuentas de Instagram como @GrapeJuiceBoys (con más de 2,7 millones de seguidores) o @Tank.Sinatra (con cerca de 2,3 millones). El objetivo era «rejuvenecer» los mensajes al candidato, de 78 años, y «vender» entre los usuarios de estos servicios, generalmente más jóvenes, que podía ser una buena elección. La estrategia de pagar a usuarios «influyentes» de las redes sociales para difundir mensajes políticos o crear contenido ha empezado a cobrar un nuevo impulso en la carrera presidencial, pero las reglas de uso en torno a esta práctica habían sido confusas. Algo que ha motivado a cambiarlas con urgencia. «Después de escuchar varias campañas, estamos de acuerdo en que hay un lugar para el contenido de marca en la discusión política en nuestras plataformas», apuntaron fuentes de Facebook en un comunicado. El asunto es que la campaña de Bloomberg ha empleado un resquicio en los términos de uso que le permitía explotar la herramienta de contenido de marca de Facebook, por el cual la red social no obtiene dinero directamente y que las instituciones pueden pagar a los creadores, quedando eximidos del registro publicitario. La Comisión Federal de Comercio en Estados Unidos exige, en cambio, que los «influencers» y creadores de contenido etiqueten claramente las publicaciones patrocinadas en sus perfiles. Facebook aseguró entonces que el contenido patrocinado de los anunciantes políticos no se incluirá en su librería de anuncios, una base de datos que proporciona una cierta transparencia en torno a la publicidad política.
14-02-2020 | abc.es
Cuidado, la Guardia Civil alerta sobre una nueva estafa para robarte la cuenta de WhatsApp
WhatsApp ha cambiado completamente la forma en la que los usuarios se comunican. Así lo demuestra, sin ir más lejos, el que 2.000 millones de personas utilicen el servicio. Sin embargo, es fundamental mantener la cuenta protegida. Y es que, cuando una plataforma acumula tanta información sobre el usuario y sus contactos, es inevitable que los ciberdelincuentes piensen en el provecho que pueden sacarle en caso de explotarla. Recientemente, la Guardia Civil ha llamado la atención sobre una nueva estafa dirigida a engañar al usuario para poder robarle la cuenta de la «app» propiedad de Facebook. Se trata del clásico caso de phishing, en el que el delincuente, valiéndose de ingeniería social, consigue que el afectado comparta sus claves. Este tipo de acciones están, prácticamente, a la orden del día, y no afectan exclusivamente a WhatsApp. También son populares a la hora de robar contraseñas bancarias, de entidades comerciales y de redes sociales, como Instagram. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">¿Has recibido un SMS como este?<br><br>¡¡¡NO LO CONTESTES!!!<br><br>Es el mensaje con el código de verificación para la instalación. Si se lo facilitas a un tercero controlará tu cuenta en su dispositivo y con ello, el acceso a todos tus grupos y contactos<a href="https://twitter.com/hashtag/NoPiques?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NoPiques</a><a href="https://t.co/mkiaDcCUHc">https://t.co/mkiaDcCUHc</a> <a href="https://t.co/OgUvVgqRtC">pic.twitter.com/OgUvVgqRtC</a></p>&mdash; Guardia Civil (@guardiacivil) <a href="https://twitter.com/guardiacivil/status/1227208160429080576?ref_src=twsrc%5Etfw">February 11, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Así es como funciona este timo: El delincuente, que previamente ha suplantado a alguno de los contactos del afectado, descarga la aplicación WhatsApp en su «smartphone» e introduce el número de teléfono de la cuenta que desea robar. El problema es que la «app» de mensajería, para asegurar de que la persona que quiere acceder es la auténtica propietaria, envía un código de verificación de seis cifras vía SMS que es imprescindible para acceder a la plataforma. Estos dígitos, a no ser que el «smartphone» haya sido infectado con «malware» (virus informático) previamente, no están a disposición del cibercriminal. Entonces, al delincuente solo le queda engañar al propietario legítimo de la cuenta para que este le comparta la información. Lo que hace es enviarle un mensaje de WhatsApp a la víctima haciéndose pasar por uno de sus contactos. En este le dice que le ha mandado por error un SMS en el que aparecen seis números, y le pide que se los reenvíe: «Hola, lo siento, te envíe un código de 6 dígitos por SMS por error, puedes pasar a mí por favor? es urgente». Al ser una solicitud de una persona con la que, en teoría, la víctima tiene confianza, resulta sencillo caer en la trampa y terminar compartiendo la información. Algo que supone un gran riesgo, tanto para el usuario como para el resto de sus contactos. «El delincuente tendría la capacidad de suplantar a la víctima y, a través de sus contactos, empleando ingeniería social, acceder a mucha más información, como sus claves para otros servicios», explica a ABC el director de la consultora informática Securízame, Lorenzo Martínez. Verificación en dos pasos Para no caer en una trampa de este tipo, los expertos recomiendan activar la verificación en dos pasos en WhatsApp. Para habilitar esta opción, hay que abrir la «app» y dirigirse a «Configuración», acceder a «Cuenta» y activar la llamada «Verificación en dos pasos», de forma que el sistema requerirá un código cuando el usuario vuelva a registrar su número de teléfono en WhatsApp, como, por ejemplo, cuando cambia de dispositivo móvil. Además, puede asociar una dirección de correo electrónico, que servirá para que WhatsApp le envíe un enlace por email para que pueda deshabilitar la verificación en dos pasos en caso de olvido del código de acceso de seis dígitos. También es importante fijarse bien en toda la información antes de compartirla. Si un usuario le solicita un código, aunque tenga confianza en él, debe confirmar la procedencia de los datos. Precisamente, otro timo, del que informó recientemente la empresa de ciberseguridad Kaspersky, se vale de este descuido para robar la cuenta de WhatsApp. Qué hacer si he caído en la trampa En caso de que haya caído en este timo o en otro similar, debe registrase de nuevo en WhatsApp con su teléfono y verificar el número ingresando el código de seis dígitos que recibe por SMS. Una vez haya hecho esto, la sesión de la persona con acceso a su cuenta se cerrará automáticamente. Sin embargo, en caso de que el delincuente haya activado la verificación en dos pasos, la operación se dificulta. Según explica WhatsApp en su sitio web, tendrá que esperar siete días para poder verificar su número sin el código de verificación en dos pasos. Transcurrido ese tiempo, independientemente de si sabe el código de verificación en dos pasos o no, la sesión de la persona con acceso a su cuenta se cerrará en cuanto ingrese el código de seis dígitos enviado por SMS.
09-02-2020 | abc.es
Cómo saber con qué usuarios interactúas menos en Instagram
Las redes sociales se preparan para combatir el fraude de los «influencers» eliminado el contador de «me gusta». Una métrica de análisis caduca que ha perdido su sentido en una era en donde el compromiso y la actividad son los valores que persiguen desde las agencias a los medios de comunicación. Pero el interés por conocer a la audiencia y los seguidores que uno tiene en una red como Instagram es fundamental. Para saber con qué usuarios interactúas menos, Instagram ha lanzado una nueva forma para que puedas ver y personalizar a quien sigues. Con esta nueva funcionalidad, se podrá tener acceso rápido y directo a las cuentas a las que sigues organizadas por categorías. «El objetivo de Instagram es acercar a las personas y cosas que nos importan, pero sabemos que con el tiempo, tus interesas y tus relaciones evolucionan y cambian», apuntan en un comunicado fuentes de la empresa. «Queremos facilitarte el que gestiones las cuentas que sigues en Instagram para que representen tus conexiones e intereses actuales», especifica. Cómo funciona: 1.- Entra en Instagram y ve a tu perfil 2.- Ve a «Seguidos» 3.- Desde ahí, verás «Categorías», en las que está incluido «Los más mostrado en noticias» y «Menos interactuado con» 4.- También puedes organizar la lista de seguidores desde los más actuales a menos actuales, o viceversa (con la información de las primeras cuentas que seguiste en Instagram). 5.- Esta funcionalidad facilita gestionar las cuentas que sigues, modificando tu estatus de seguidos o haciendo clic en los tres puntos para gestionar «Notificaciones» o «Silenciar la cuenta».