Noticias de "instagram"

13-11-2014 | enter.co
Microsoft se animó a abrir su cuenta en Instagram
Microsoft, una de las compañías más grandes en tecnología y del mundo en general, acaba de lanzar este miércoles su cuenta oficial en Instagram, como reportó Mashable. El concepto de esta cuenta gira en torno a todos los profesionales en el mundo que usan los productos de Microsoft para realizar sus respectivos trabajos.Continúa leyendo en […]
11-11-2014 | abc.es
Instagram permite editar la descripción de la fotografía después de publicada
La aplicación de fotografías Instagram ha anunciado mejoras en su plataforma. Tras una actualización en sus versiones en iOS y Android, la aplicación permite editar la descripción de una fotografía después de publicada.Hasta ahora, si alguien cometía algún error ortográfico y publicaba la imagen, no había forma de reparar el fallo. La única forma de eliminar la referencia era borrando la fotografía. «Cuando se comparte un momento en Instagram, un error tipográfico no debería ponerse en el camino. Esta ha sido una de las principales peticiones que hemos escuchado de la comunidad, y estamos emoc..
10-11-2014 | enter.co
Ya puede cambiar la descripción de sus fotos en Instagram
Hace unos minutos Instagram anunció en su cuenta oficial su más reciente actualización para Android (versión 6.10) y para iOS (versión 6.2), con la que los usuarios pueden editar las descripciones de sus fotografías así como la ubicación que le pusieron en un principio. Todos sabemos lo incómodo que puede resultar tener que borrar una […]
01-11-2014 | abc.es
Una humorista denuncia con un topless «a lo Putin» el «sexismo» de Instagram
La humorista Chelsea Handler, de gran popularidad en Estados Unidos, se propuso esta semana dejar en evidencia la política en los términos de uso de Instagram, la red social más popular de fotografías online. Para hacerlo subió una foto de ella misma a su perfil de esta plataforma desnuda de cintura para arriba.. imitando una pose de Vladimir Putin.Inmediatamente, la red social retiró la imagen. Handler contraatacó desde su perfil en Twitter colgando de nuevo la fotografía, junto con el siguiente texto: «Retirar esto es sexista. Tengo todo el derecho del mundo en mostrar que mi cuerpo es mejo..
01-11-2014 | 20minutos.es
Las pérdidas milmillonarias de WhatsApp ponen en duda el acierto de Facebook al comprarla

20MINUTOS / EP

  • Facebook ha presentado el doble de beneficios que en el ejercicio anterior.
  • Por otro lado, ha anunciado un tremendo aumento de sus gastos (de entre un 55 y un 75%) el próximo año.
  • Una de las grandes razones, las perdidas de WhatsApp: 140.000 millones de dólares el año pasado.

Allá por el mes de febrero, Facebook anunció el acuerdo definitivo por el cual adquirió la empresa de mensajería instantenea WhatsApp. El coste de la compra se anunció, entonces por unos 16.000 millones de euros (22.000 millones de dólares), aunque en las últimas semanas esa cantidad se ha elevado a casi 19.000 millones de euros. Un esfuerzo económico que no quedará ahí, ya que Facebook ha confirmado esta semana que el año pasado, WhatsApp perdió 140.000 millones de dólares, consecuencia de un modelo sin publicidad en donde se consiguen los ingresos a través de cuotas de suscripción, según destacó la red social de Mark Zuckerbeg.

Se trata de una de las empresas de mensajería más populares del mundo, pero que parece ser un nuevo ejemplo de servicio 'inflado' por inversores y empresas, con un modelo de negocio por el momento nada rentable. Para el cofundador de WhatsApp, Brian Acton, esta empresa es la más "atípica" de Silicon Valley ya que fue fundada por treinteañeros que se centraron en la sostenibilidad del negocio y en los ingresos, en lugar de conseguir posicionarse los primeros en el mercado. Sin embargo, han logrado una gran posición en el mercado, pero un rendimiento económico bastante discutible mediante un modelo basado en prueba gratuita y pago de suscripción después.

En cualquier caso, no es la única adquisición de este tipo que ha realizado Facebook en los últimos años. En 2012, la red social de Zuckerberg se gastó 1.000 millones, una cifra muy inferior, en la compra de Instagram, otra compañía que no generaba ganancias. ¿Por qué? Los analistas coincidieron entonces en que Facebook probablemente trataría de generar más ingresos para publicidad, algo que está ocurriendo; además, también explicaban que Facebook parecía estar haciendo suyo el viejo dicho de "si no puedes venderlos, únete a ellos".

Con intereses en el mundo de la mensajería, ahí está la agresiva estrategia con Messenger (que ahora no se puede usar en la 'app' de Facebook y obliga a instalar la dedicada exclusivamente a mensajería), la adquisición de WhatsApp cobra el mismo sentido. En cualquier caso, con tantas alternativas en el mercado de la mensjaría, las autoridades antimonopolio no han considerado que el hecho de que Facebook compre WhatsApp no presenta un problema en materia de competencia.

Estos datos se publicaron el mismo día en el que Facebook ha presentado sus informes de ganancias trimestrales. Este año, la mayor red social por Internet ha obtenido unos beneficios de 806 millones de dólares, casi el doble que el el mismo ejercicio del año pasado. Sin embargo, Facebook advirtió del dramático incremento de sus gastos que puede haber en 2015 y proyectó una desaceleración de sus ventas para este trimestre, lo que borra una décima parte de su valor en el mercado.

Ante esta situación, el presidente financiero Dave Wehner explicó que la empresa se prepara para un aumento de sus gastos de entre un 55 y un 75% el próximo año, cuando la mayor red social del mundo pretende invertir en WhatsApp, Oculus y otros productos que aún no han entregado ganancias."Estamos invirtiendo donde creemos que hay una gran oportunidad de crecimiento de largo plazo", ha añadido.

01-11-2014 | 20minutos.es
Las pérdidas millonarias de WhatsApp ponen en duda el acierto de Facebook al comprarla

20MINUTOS / EP

  • Facebook ha presentado el doble de beneficios que en el ejercicio anterior.
  • Por otro lado, ha anunciado un tremendo aumento de sus gastos (de entre un 55 y un 75%) el próximo año.
  • Una de las grandes razones, las perdidas de WhatsApp: 140 millones de dólares el año pasado.

Allá por el mes de febrero, Facebook anunció el acuerdo definitivo por el cual adquirió la empresa de mensajería instantenea WhatsApp. El coste de la compra se anunció, entonces por unos 16.000 millones de euros (22.000 millones de dólares), aunque en las últimas semanas esa cantidad se ha elevado a casi 19.000 millones de euros. Un esfuerzo económico que no quedará ahí, ya que Facebook ha confirmado esta semana que el año pasado, WhatsApp perdió 140 millones de dólares, consecuencia de un modelo sin publicidad en donde se consiguen los ingresos a través de cuotas de suscripción, según destacó la red social de Mark Zuckerbeg.

Se trata de una de las empresas de mensajería más populares del mundo, pero que parece ser un nuevo ejemplo de servicio 'inflado' por inversores y empresas, con un modelo de negocio por el momento nada rentable. Para el cofundador de WhatsApp, Brian Acton, esta empresa es la más "atípica" de Silicon Valley ya que fue fundada por treinteañeros que se centraron en la sostenibilidad del negocio y en los ingresos, en lugar de conseguir posicionarse los primeros en el mercado. Sin embargo, han logrado una gran posición en el mercado, pero un rendimiento económico bastante discutible mediante un modelo basado en prueba gratuita y pago de suscripción después.

En cualquier caso, no es la única adquisición de este tipo que ha realizado Facebook en los últimos años. En 2012, la red social de Zuckerberg se gastó 1.000 millones, una cifra muy inferior, en la compra de Instagram, otra compañía que no generaba ganancias. ¿Por qué? Los analistas coincidieron entonces en que Facebook probablemente trataría de generar más ingresos para publicidad, algo que está ocurriendo; además, también explicaban que Facebook parecía estar haciendo suyo el viejo dicho de "si no puedes venderlos, únete a ellos".

Con intereses en el mundo de la mensajería, ahí está la agresiva estrategia con Messenger (que ahora no se puede usar en la 'app' de Facebook y obliga a instalar la dedicada exclusivamente a mensajería), la adquisición de WhatsApp cobra el mismo sentido. En cualquier caso, con tantas alternativas en el mercado de la mensjaría, las autoridades antimonopolio no han considerado que el hecho de que Facebook compre WhatsApp no presenta un problema en materia de competencia.

Estos datos se publicaron el mismo día en el que Facebook ha presentado sus informes de ganancias trimestrales. Este año, la mayor red social por Internet ha obtenido unos beneficios de 806 millones de dólares, casi el doble que el el mismo ejercicio del año pasado. Sin embargo, Facebook advirtió del dramático incremento de sus gastos que puede haber en 2015 y proyectó una desaceleración de sus ventas para este trimestre, lo que borra una décima parte de su valor en el mercado.

Ante esta situación, el presidente financiero Dave Wehner explicó que la empresa se prepara para un aumento de sus gastos de entre un 55 y un 75% el próximo año, cuando la mayor red social del mundo pretende invertir en WhatsApp, Oculus y otros productos que aún no han entregado ganancias."Estamos invirtiendo donde creemos que hay una gran oportunidad de crecimiento de largo plazo", ha añadido.

31-10-2014 | abc.es
Así serán los anuncios en vídeo en Instagram
A partir de esta semana, y con un despliegue progresivo en las próximas semanas, Instagram empezará a incorporar anuncios en vídeo de 15 segundos en «auto-play». Adweek ha adelantado que la aplicación/red social ha realizado pruebas con diferentes marcas durante los últimos meses. Adweek señala que algunos usuarios empezarán a ver vídeos de marcas como Disney, Banana Republic, Activision y Lancome. Según se puede apreciar, a diferencia de lo que hiciera Instagram con la publicidad en imágenes, que debían conservar la esencia de la red, en este casos los vídeos parecen anuncios tradicionales.En..
22-10-2014 | elmundo.es
Las redes sociales y sus riesgos para las Fuerzas Armadas
El empleo estas herramientas tan populares como como Facebook, Twitter, Instagram, Flickr o Youtube permite a cualquier actor recopilar una enorme cantidad de información sobre sus potenciales adversarios e influir en la opinión pública. 
16-10-2014 | 20minutos.es
Relojes inteligentes: dar la hora es lo de menos

JUAN CASTROMIL (Clipset)

  • Los relojes inteligentes (o smartwatches) son el gadget de la temporada.
  • Quieren convertirse en un complementos de moda y salud para todo el mundo.
  • Visualiza o descárgate en PDF el número de octubre de 'Mi Bolsillo'.

Para muchas personas, el reloj es un complemento de moda; para otras, un símbolo de estatus. Pero cada vez menos gente lo lleva solo por su función principal: dar la hora. Los móviles adoptaron hace años esa función, con lo que liberaron muchas muñecas. Los smartphones pueden ser, paradójicamente, los que vuelvan a poner un reloj -esta vez inteligente- en nuestras vidas.

Opciones de conexión

De momento, la mayoría de los modelos no son tan inteligentes como parecen. Realmente utilizan el cerebro del móvil para realizar casi todas las tareas y ejecutar las aplicaciones. En principio, son una pantalla adicional que muestra la información más destacable o necesaria en cada momento sin tener que sacar el móvil del bolsillo. Sin embargo, cada vez más modelos cuentan con funciones independientes.

Hemos dicho que se conectan al móvil, pero cuidado, porque no todos los relojes son compatibles con todos los móviles. El Watch de Apple solo será compatible con el iPhone y los Android Wear lo son con la mayoría de los Android (ojo, Samsung tiene varios modelos incompatibles). Tan solo el Pebble y Cogito -los más básicos- funcionan con ambas plataformas.

Esto plantea un panorama en el cual Apple seguirá reforzando su círculo de exclusividad, mientras que Android ofrecerá una mayor variedad de opciones en formas, diseños y tamaños, que podrán usarse con casi cualquier móvil de esta plataforma. Cada ovejacon su pareja, solo que Android cuenta con un rebaño entero.

Funciones más comunes

Resulta obvio que la pantalla de cualquier reloj es demasiado pequeña para servir de control táctil único como ocurre en los móviles. Por eso aquí son de vital importancia los asistentes digitales -mayordomos virtuales- que reconocen las órdenes de voz: Siri por parte de Apple y Google Now en los Android. Ambos reconocen frases elaboradas como «¿Qué tiempo hará mañana?», «Pon el despertador a las 8» o «¿Dónde está el número siete de la calle Mayor?». Los Android Wear, los únicos que están a la venta actualmente, responden con bastante acierto.

La función básica de estos gadgets es ofrecer información -la hora o el calendario- de forma rápida y sencilla. Adicionalmente pueden gestionar las llamadas, mensajes o correos que se reciben en el móvil. Podríamos definirlo como conectividad personal básica. Lo bueno no acaba aquí. Algunas de las aplicaciones instaladas en el móvil pueden replicar su función en la pequeña pantalla del reloj.

Ver fotos de Instagram, guiarse con Google Maps, actualizar redes sociales, gestionar la reproducción musical y, por supuesto, cosas más vulgares como juegos o la previsión del tiempo. Algunos cuantifican la actividad, midiendo el ritmo cardiaco y los pasos, convirtiéndose (con las apps adecuadas) en un monitor de salud.

Por fuera y por dentro

Al inicio se mencionaba la moda como uno de los elementos de supervivencia de los relojes. Los smartwatches no son inmunes a este punto, solo que cuentan con muchas más limitaciones que los modelos mecánicos. La principal diferencia la encontramos en la pantalla (que puede ser monocroma o color) y, lo más destacable, redonda o rectangular. Aún no existe una variedad suficiente de modelos como para poder competir frente a los clásicos, pero sí al menos entre ellos. Claro que aquí cada uno tendrá su propia opinión y gusto.

El principal escollo de estos dispositivos es que tienen poco espacio para una batería, que debe proporcionar energía a una pantalla que aún consume demasiado. En los modelos más autónomos, con pantalla monocroma, pueden vivir sin un enchufe hasta una semana; si quieres color, casi seguro que te tocará recargarlo a diario.

Selección de relojes inteligentes
  • Cogito Classic. Si tomamos un reloj normal y lo dotamos de una discreta pantalla LCD, donde se muestran las notificaciones más básicas del móvil, obtenemos Cogito. Compatible con iPhone y Android, cuenta con una autonomía de varios meses usando una pila no recargable. 150 euros.
  • Samsung Gear S. Único modelo totalmente independiente del teléfono, con ranura para tarjetas micro-SIM que le aportan la funcionalidad de un smartphone. Su pantalla curvada es la de mayor tamaño (2’’). La pega es su sistema operativo Tizen, compatible con una pequeña selección de móviles. Consultar precio.
  • LG G Watch R. La única marca con dos formatos. Basado en Android Wear, es compatible con casi cualquier móvil Android y cuenta con las prestaciones típicas: Google Now, pulsómetro, navegación con Google Maps (y el GPS del móvil).. Una de las opciones más elegantes con resistencia al agua. Consultar precio.
  • Apple Watch. Aún quedan meses para que llegue y ya es de los más deseados. Tres modelos diferentes, dos tamaños y múltiples correas ofrecen el catálogo más amplio. Solo es compatible con iPhone y cuenta con una interfaz que se controla mediante la pantalla táctil, la corona digital y las órdenes de voz a Siri. Permitirá pagar las compras gracias a su chip NFC y monitorizar la salud con su pulsómetro. Desde 349 dólares.
  • Sony Smartwatch 3. Con GPS integrado y resistente al agua,un buen candidato para los más deportistas. Basado en Android Wear, es compatible con cualquier móvil Android v4.3. Su sólida caja metálica permite intercambiar sus correas en pocos segundos. 230 euros.
  • Motorola Moto 360. El primero completamente circular, con diseño minimalista y elegante. Usa Android Wear, por lo que se conecta con casi cualquier smartphone Android actual. Entiende las órdenes de voz si comienzas con las palabras mágicas «OK Google». Con pulsómetro y sumergible 30 minutos. 249 euros.
  • Pebble Smartwatch. Una propuesta única que utiliza una pantalla de tinta electrónica –en blanco y negro– que consume mucha menos energía y ofrece 5 días de autonomía. Compatible con iPhone y Android, dispone de muchas funciones de comunicación con el móvil. Muy personalizable con originales apps. 129 euros.
11-10-2014 | 20minutos.es
Los chivatos de Facebook y Google para captar tu información personal

EROSKI CONSUMER

  • Facebook busca competir por la publicidad con Google.
  • Para ello usa Atlas, que recaba datos de usuarios para terceros, como también hace Google y otras redes sociales.
  • Este tipo de estrategias de uso de datos personales para crear publicidad segmentada son legales, siempre y cuando se haga con acuerdos previos y la información que se utilice sea confidencial y anónima.
  • Aunque en Google Plus la actividad social de los usuarios es mucho menor que en otras redes, el volumen de datos registrados incluye los otros servicios de Google (Gmail, YouTube..)

Muchos expresaron sus quejas hace una semana cuando se hizo público que Facebook usaría Atlas como 'chivato' para recabar información de sus usuarios para terceros. Incluso los 'me gusta' servirán para obtener datos y que estos sea explotada por otras empresas con fines comerciales.

El objetivo, según apuntaban multitud de analistas, no es otro que competir con Google en el mercado de la publicidad en Internet.

¿Es esto legal?

Este tipo de estrategias de uso de datos personales para crear publicidad segmentada son legales, siempre y cuando se haga con acuerdos previos y la información que se utilice sea confidencial y anónima. De esta manera, el usuario firma un acuerdo previo antes de darse de alta en un servicio. Y en estas condiciones legales figura el que se ceden determinados datos para empleo interno del servicio, siempre respetando la ley de protección de datos de cada país, que implica que no se pueden ceder a terceros los datos personales como contraseñas, nombres, lugar de residencia, etc.

Si el usuario no está de acuerdo con estas condiciones, que están presentes tanto en Facebook como en Google, Instagram, Twitter o cualquier otra red social, no podrá acceder al servicio.

Google Plus

El buscador Google nunca ha negado que utilice (aunque de una manera confidencial) los datos recabados en sus diferentes servicios, con el fin de mejorar tanto los mismos como la eficiencia en la muestra de publicidad contextual cuando hacemos una búsqueda. Su principal negocio, con mucha diferencia respecto al resto de beneficios, es la publicidad, por lo que parece lógico que inviertan grandes cantidades de dinero en la captura, análisis y elaboración de conclusiones con la información personal de sus usuarios. Por algo son la primera empresa publicitaria del mundo.

Pero los datos obtenidos en servicios como Gmail, las búsquedas en Google y los vídeos que se ven en YouTube y otros dicen menos de nuestros gustos que las opiniones que vertimos en Twitter, las fotografías que mostramos en Instagram o los 'me gusta' que ponemos en Facebook. Esta opinión personal voluntaria, llamada semántica porque está dotada de significado a diferencia de los meros datos personales, es la que perfila mejor la publicidad contextual.

Por lo tanto, Google creó su propia red social, Google Plus, y la vinculó con el resto de servicios que ya ofrecía: desde el navegador Chrome hasta el buscador Google, YouTube o el correo web Gmail. De este modo, todo lo que hacemos en este ecosistema de servicios queda englobado en Google Plus y acotado para elaborar publicidad, para uso propio o de terceros. Y aunque, de momento, la actividad social de los usuarios en el servicio es mucho menor que en otras redes, el volumen de estos es enorme.

Atlas, la herramienta de Facebook

Facebook ya saca partido de la información personal que se genera en sus entrañas con cada vez mejores resultados económicos. Sin embargo, hasta el momento, dichos datos le han servido para perfilar la publicidad que se producía dentro de la red social, un negocio que cada vez está más limitado, en especial en soportes móviles.

Ahora, gracias a Atlas, una tecnología comprada hace dos años a Microsoft, empleará los "me gusta" que demos a diferentes opiniones, grupos, temas, etc. para perfilar una publicidad que podrá exportar de forma automática a otros sitios web. En otras palabras, los sitios que lleguen a un acuerdo económico con Facebook podrán recibir continuamente informaciones personales, aunque anónimas, sobre los gustos respecto a sus productos. Tendrán también datos sobre qué segmento de población por edad, estatus económico, lugar de residencia, sexo, etc. es el que expresa dichas preferencias, con lo que pueden devolver la información a su generador en forma de publicidad.

El caso de Amazon

En el extremo de estos sistemas se sitúa Amazon, que tiene acuerdos con distintos sitios web para rastrear la presencia del usuario y ofrecerle un producto que ha mirado antes pero no ha comprado.

Con este ejemplo se ve con claridad. Buscamos en Amazon un móvil determinado y de colores chillones, pero no lo compramos. Veremos después que un anuncio con el mismo smartphone nos persigue en nuestra navegación.

Segmentación publicitaria

El 'behavioral targeting', o segmentación publicitaria de cada usuario o grupo de usuarios, no es nuevo en Internet. Su origen se remonta a los inicios de la Red como fenómeno popular. Desde un principio, los emprendedores en el comercio electrónico tuvieron claro que una de las ventajas de Internet era la interactividad vendedor-cliente, que se mantenía a lo largo del tiempo. De este modo, un comercio podía acumular datos sobre las preferencias del usuario y ofrecerle en sus futuras visitas recomendaciones acertadas de compra que, en principio, beneficiaban a ambos.

Esta estrategia de publicidad personal se vio mejorada con la creación de los sistemas automatizados de recomendación según gustos y, en especial, con las llamadas cookies. Estos pequeños programas informáticos detectan nuestra presencia en una página web y guardan una serie de datos personales para que, la próxima vez que regresemos a la página, no tengamos que teclear claves ni contraseñas u otros datos. Las cookies, además de aumentar la fluidez de nuestra navegación, también son utilizadas por los sitios para rastrear a qué páginas web vamos y así conocer parte de nuestros gustos, un dato que luego venden a las agencias de publicidad.

Sin embargo, las diferentes agencias de protección de datos de cada país las juzgaron demasiado intrusivas y forzaron a las páginas a que informaran de su empleo y permitieran al internauta negarse a descargarlas. Como consecuencia de esta política, muchos usuarios se niegan a entrar a las páginas web. Esto ocurre sobre todo en los soportes móviles, donde las ventanas emergentes que avisan del uso de cookies ocupan a veces media pantalla y entorpecen la navegación. Por lo tanto, las cookies han dejado de ser útiles para recabar información, porque los datos que ofrecen son muchas veces incorrectos, y las agencias y otros comerciantes de datos personales necesitan nuevos sistemas.