Noticias de "iphone 5"

06-09-2022 | abc.es
Resulta muy complicado -casi imposible- encontrar un evento tecnológico anual que despierte, aunque sea, un interés cercano a las 'keynote' de Apple . Año tras año, los amantes de la firma de la manzana plantan la nariz frente a la pantalla para ver cuál será la siguiente apuesta de Cupertino en telefonía. El próximo miércoles 7 de septiembre, a las 19.00 horas en la Península y las 18.00 horas en Canarias, Tim Cook , director ejecutivo de la tecnológica desde hace más de una década, mostrará al mundo la nueva generación del buque insignia de la firma: el iPhone 14, del que ya se han filtrado muchos detalles. El mundo, como la tecnología, ha cambiado mucho desde que el desaparecido Steve Jobs presentase el primer iPhone en enero de 2007. Por entonces, Apple ya llevaba más de dos décadas destacando por su persistente apuesta por la innovación y el diseño. En 1984 lanzó el ordenador Macintosh . En 2001 le llegó el turno al iPod , que este año nos ha dejado definitivamente . Solo era cuestión de tiempo que la compañía californiana se atreviese a meter mano en el negocio de una telefonía móvil que, en ese momento, ya estaba plenamente asentada en el mercado. Pero a la que le quedaba mucho camino por recorrer. El padre de la manzana lo tenía claro y meridiano. «Los teléfonos más avanzados se llaman teléfonos inteligentes, o eso dicen. Y normalmente juntan un dispositivo más algunas capacidades de email más internet. Es lo que dicen, aunque realmente se trata más bien del bebé de internet. Y todos tienen esos pequeños teclados de plástico. El problema es que ni son tan inteligentes ni son tan fáciles de utilizar», afirmaba en tono jocoso Steve Jobs el día de la presentación del iPhone. «Lo que nosotros queremos es hacer un ' smartphone ' diferente. Que sea el dispositivo móvil más inteligente que haya existido y que sea súper fácil de utilizar. Eso es lo que es el iPhone», completaba el ante el público asistente al acto pocos segundos antes de mostrar el diseño final del móvil. A diferencia de lo que se estaba haciendo normalmente en aquel momento, el primer 'smartphone' de Apple eliminó el teclado físico y convirtió la pantalla en la protagonista absoluta . Una tendencia que se mantiene vigente, como demuestra el progresivo aumento en las diagonales de los móviles y la desaparición de los marcos. Un diseño que, con más o menos descaro, ha sido calcado por la competencia. Llegan las 'apps' El iPhone se convirtió en un completo éxito desde su nacimiento. Jobs dejó a los usuarios con el caramelo en la boca durante seis meses. La distancia de tiempo entre la presentación y el lanzamiento se debió a problemas en el desarrollo de un dispositivo que, en enero, todavía se encontraba prácticamente en pañales. En Cupertino tuvieron que trabajar sin descanso para que el producto estuviese a la altura de las expectativas el 29 de junio. El día en el que miles de personas hicieron colas interminables en Estados Unidos para poder adquirirlo. Según los datos de Apple, el plan terminó saliendo a pedir de boca. La revolución telefónica encabezada por el primer iPhone se saldó con unas ventas de 6,1 millones de dispositivos durante los primeros quince meses de vida. Una cifra que fue superada poco después por su sucesor, el iPhone 3G , que se caracterizó, entre otras cosas, por contar con una mejor conectividad a internet y por ser el primer terminal de la firma de la manzana en comercializarse en España. Sin embargo, no cabe duda de que la novedad más importante fue la introducción de la App Store . Esa que a día de hoy se ha convertido en uno de los principales negocios de la empresa. El iPhone 3G La tienda de aplicaciones de Apple no solo permitía a los desarrolladores comercializar sus propias aplicaciones, también supuso un paso crucial para que los móviles se convirtiesen en los 'smartphones' que tenemos ahora. En dispositivos en los que se puede llamar, mandar mensajes de WhatsApp , leer las noticias, consultar Instagram o jugar a videojuegos. La firma de la manzana consiguió meter 6,9 millones de unidades de este modelo en los bolsillos de los usuarios. En 2009, Cupertino siguió trabajando en el desarrollo de la tecnología de sus 'smartphones'. El resultado fue el iPhone 3GS , que vino acompañado de varias novedades; entre ellas, una cámara que ofrecía una resolución de 3 megapíxeles o la inclusión, por primera vez en la historia de la tecnológica, de la letra S para diferenciar un modelo del anterior. Según se afirmó durante la presentación del móvil, la S significa 'Speed' (rápido, en inglés). Arranca la década de Cook El primer gran cambio en el diseño del dispositivo llegó en 2010 con la presentación del iPhone 4 . Para este modelo, Apple apostó por una apariencia más esbelta aplanando la parte trasera y dotando al terminal de unas curvas más afiladas en los bordes. La cámara mejoró notablemente alcanzando los 5 megapíxeles con grabación HD e incorporando un flash y una lente en su frontal para sacar 'selfies'. En su interior, la empresa metió un procesador A4 con una velocidad de 1 Ghz apoyado por una memoria RAM de 512 MB. El dispositivo también ganó mucho en resolución y añadió nuevas 'apps', como iBooks, GameCenter o iMovie. El iPhone 4 Al año siguiente, la tecnológica lanzó una revisión del dispositivo y volvió a emplear la letra S para diferenciarlo de su antecesor. El iPhone 4S , como se nombró al terminal, fue presentado el 4 de octubre de 2011, un día antes de conocerse la muerte de Steve Jobs . En sustitución del gurú, la responsabilidad de mostrar las bondades del 'smartphone' fue para un Tim Cook que llevaba ocupando el puesto de consejero delegado de Apple desde agosto de ese mismo año, cuando Jobs -por motivos de salud- tuvo que dar un paso atrás. Sea como fuere, el nuevo 'jefe', más sobrio y cerebral y menos carismático que su antecesor, dejó una sensación agridulce entre los asistentes al evento. El nuevo dispositivo, que no fue el iPhone 5, como algunos esperaban, incluía novedades entre las que destacaba la inclusión del asistente Siri. El dispositivo también contaba con una potente cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeos en calidad FullHD y de realizar videollamadas mediante el uso de 3G. Los modelos crecen La tendencia de revisar un iPhone y sacar varios modelos a partir del mismo terminal siguió asentándose con el iPhone 5 , que llegó a las tiendas, finalmente, en septiembre 2012. La pantalla del dispositivo alcanzó las 4 pulgadas de diagonal, lo que la convirtió en la más grande en la historia de la tecnológica hasta entonces. El 'smartphone' añadió, a su vez, el Passbook -un administrador de tarjetas, cupones y entradas a eventos-, y un sistema de mapas propio que generó algunos problemas por su rivalidad con Google. El iPhone 5 Siri, que había debutado en el terminal anterior, también evolucionó y comenzó a comunicarse con el usuario en otros idiomas además del inglés, entre ellos el español. Entre sus novedades también destacó el empleo de materiales como el aluminio y el cristal. Gracias a su empleo, el dispositivo resultaba más ligero y esbelto que el iPhone 4S. En 2013, Apple optó por lanzar por primera vez dos modelos de iPhone diferentes al mercado al mismo tiempo. Uno de ellos, el 5C, estaba pensado para ser la alternativa asequible para aquellos usuarios que no estuviesen dispuestos a gastar más de la cuenta en un terminal. El 5S, como su nombre indica, fue el más ambicioso. El dispositivo contaba como principal novedad con el sensor biométrico Touch iD, ese que tanto se echa de menos en los últimos terminales de la firma y que mejoraba la seguridad permitiendo al usuario emplear su huella dactilar para el desbloqueo. También incorporó un procesador de 64 bits, como los ordenadores de sobremesa. Fue la primera vez que un móvil contenía un chip de este tipo. Con la llegada del iPhone 6 , justo un año después, Apple volvió a apostar por sacar varios modelos diferenciados por sus capacidades. Una tendencia que, hasta la fecha, no se ha abandonado. En este caso, las diferencias entre el 6 a secas y el 6 Plus resultaron especialmente acusadas en la apariencia. Sobre todo en el tamaño de la pantalla, que en el primero fue de 4.7 pulgadas y en el segundo alcanzó las 5.5. La familia también recibió una nueva funcionalidad que cada vez está más extendida, la de realizar pagos con el 'smartphone' como si fuese una tarjeta de crédito gracias al uso del Touch iD. El iPhone 6 En 2015, Apple lanzó al mercado los iPhone 6 S y iPhone 6S Plus. Dos modelos muy continuistas que contaban con escasas novedades a nivel funcional -que no en rendimiento-. Posiblemente, la más destacada fue la inclusión del 3D Touch, una tecnología que permite a los dispositivos responder de forma diferente en función de la presión que se ejerza con el dedo sobre la pantalla. Por ejemplo, al mantener pulsado sobre un enlace web, el dispositivo abre una ventana nueva en el navegador Safari. Si se hace lo mismo sobre una hora en un mensaje, el terminal activa el calendario. Cada vez menos sorpresas Al año siguiente, Apple lanzó dos bólidos de carreras: el iPhone 7 y el 7 Plus, que contaron con una cámara envidiable y, además, resistente al agua. Sin embargo, comenzaba a quedar patente que los tiempos de innovación de la época de Steve Jobs habían quedado atrás. Que la firma de la manzana seguía sacando dispositivos más que competentes, pero en los que, cada vez, había menos espacio para la sorpresa. Los 'smartphones' contaron con un diseño que recordaba mucho al propio de modelos anteriores, pero con una mayor sofisticación. Incorporaron un nuevo sistema háptico que mejoró la experiencia táctil y de escritura. En sus tripas, la firma de la manzana colocó un procesador A10 Fusion de cuatro núcleos un 40% más rápido que el A9 de los 6S. En cuanto a la cámara, la trasera del terminal contó con un sensor de 12 megapíxeles, mientras que la del frontal tiene una resolución de 7. Dejando a un lado la fotografía, otra novedad importante fue la inclusión de dos altavoces estéreos, y la desaparición del 'minijack' para los auriculares en favor del conector Lightning. Ya en 2017, Apple sorprendió a medias a los usuarios realizando un nuevo cambio en su política de lanzamientos. En lugar de presentar dos terminales durante ese año, decidieron subir las apuestas y sacar tres: el iPhone 8 , el 8 Plus y el iPhone X . En este último, la firma de Cupertino optó por 'cargarse' el botón de la parte inferior del frontal y por reducir el notch a la mínima expresión. Destacó, además, la llegada del Face iD, un sistema de reconocimiento facial que permite desbloquear el dispositivo empleando, directamente, la cara del usuario. Los iPhone 8 La letra X permaneció inalterable al año siguiente, cuando los de Cupertino volvieron a apostar por lanzar al mercado tres dispositivos. Los iPhone XS, XS Max y XR apenas se diferencian en diseño de sus predecesores directos. Tanto el iPhone XS como el iPhone X comparten las mismas dimensiones de 5,8 pulgadas, así como una cámara muy parecida. Posiblemente la gran mejora reside en su software. Y es que estos nuevos modelos contaron con añadidos interesantes, como el 'HDR inteligente', que permite la reproducción de contenidos audiovisuales con una mayor calidad de imagen gracias a su ampliada escala cromática. En 2019, con el 5G cada vez más presente, Apple optó por dejar para más adelante el desarrollo de un 'smartphone' compatible con la nueva red. Algo que ya era un secreto a voces antes de que Tim Cook mostrase al mundo el iPhone 11 . El terminal llegó a las tiendas en tres modelos diferentes: el iPhone 11 a secas, el iPhone 11 Pro y el iPhone 11 Pro Max. «Smartphones» que encontraron en el chip A13 Bionic y en las cámaras -hasta tres en la trasera de las versiones Pro y Pro Max- sus principales reclamos. Lo que hay y lo que se espera 2020 fue, sin duda, uno de los años más importantes en la historia de la familia telefónica de Apple. La presentación de los iPhone 12 se retrasó hasta octubre debido a la pandemia. Cuando llegó el momento de la verdad, la empresa lanzó al mercado hasta cuatro 'smartphones': el iPhone 12 mini, el iPhone 12, el iPhone 12 Pro y el iPhone 12 Pro Max. Además de incluir un nuevo chip, el A14, y de mejoras importantes en las cámaras y el sonido, fueron los primeros en la historia de la tecnológica en incluir 5G. Además, se vendió, literalmente, como churros. En sus primeros siete meses de vida más de 100 millones de dispositivos. La buena racha continuó en 2021 con un iPhone 13 que ha conseguido cosechar unos grandes resultados comerciales, y eso a pesar de que la empresa ha tenido más problemas de los esperados para poder poner en los estantes de las tiendas unidades suficientes para cubrir la demanda. Con todo, el terminal, más allá de algunas mejoras en las cámaras, incorporó pocas novedades respecto al iPhone 12. Tampoco se espera que el iPhone 14 , que llega la semana que viene suponga ninguna revolución. De acuerdo con las filtraciones, la familia seguirá estando conformada por 4 móviles, aunque el Mini no se encontrará entre ellos. MÁS INFORMACIÓN noticia No Apple Watch Series 8 Pro, qué sabemos del reloj más ambicioso de Apple que llega la semana que viene noticia No Este es el nombre que Apple podría haber escogido para sus primeras gafas de realidad mixta El terminal de dimensiones más reducidas sería sustituido por el iPhone 14 Max, un terminal que tendría unas dimensiones más grandes que las del iPhone 'corriente', pero que se quedaría por debajo de los modelos Pro. El próximo miércoles , a partir de las 19.00 horas en España, saldremos de dudas.
05-09-2022 | abc.es
Resulta muy complicado -casi imposible- encontrar un evento tecnológico anual que despierte, aunque sea, un interés cercano a las 'keynote' de Apple . Año tras año, los amantes de la firma de la manzana plantan la nariz frente a la pantalla para ver cuál será la siguiente apuesta de Cupertino en telefonía. El próximo miércoles 7 de septiembre, a las 19.00 horas en la Península y las 18.00 horas en Canarias, Tim Cook , director ejecutivo de la tecnológica desde hace más de una década, mostrará al mundo la nueva generación del buque insignia de la firma: el iPhone 14, del que ya se han filtrado muchos detalles. El mundo, como la tecnología, ha cambiado mucho desde que el desaparecido Steve Jobs presentase el primer iPhone en enero de 2007. Por entonces, Apple ya llevaba más de dos décadas destacando por su persistente apuesta por la innovación y el diseño. En 1984 lanzó el ordenador Macintosh . En 2001 le llegó el turno al iPod , que este año nos ha dejado definitivamente . Solo era cuestión de tiempo que la compañía californiana se atreviese a meter mano en el negocio de una telefonía móvil que, en ese momento, ya estaba plenamente asentada en el mercado. Pero a la que le quedaba mucho camino por recorrer. El padre de la manzana lo tenía claro y meridiano. «Los teléfonos más avanzados se llaman teléfonos inteligentes, o eso dicen. Y normalmente juntan un dispositivo más algunas capacidades de email más internet. Es lo que dicen, aunque realmente se trata más bien del bebé de internet. Y todos tienen esos pequeños teclados de plástico. El problema es que ni son tan inteligentes ni son tan fáciles de utilizar», afirmaba en tono jocoso Steve Jobs el día de la presentación del iPhone. «Lo que nosotros queremos es hacer un ' smartphone ' diferente. Que sea el dispositivo móvil más inteligente que haya existido y que sea súper fácil de utilizar. Eso es lo que es el iPhone», completaba el ante el público asistente al acto pocos segundos antes de mostrar el diseño final del móvil. A diferencia de lo que se estaba haciendo normalmente en aquel momento, el primer 'smartphone' de Apple eliminó el teclado físico y convirtió la pantalla en la protagonista absoluta . Una tendencia que se mantiene vigente, como demuestra el progresivo aumento en las diagonales de los móviles y la desaparición de los marcos. Un diseño que, con más o menos descaro, ha sido calcado por la competencia. Llegan las 'apps' El iPhone se convirtió en un completo éxito desde su nacimiento. Jobs dejó a los usuarios con el caramelo en la boca durante seis meses. La distancia de tiempo entre la presentación y el lanzamiento se debió a problemas en el desarrollo de un dispositivo que, en enero, todavía se encontraba prácticamente en pañales. En Cupertino tuvieron que trabajar sin descanso para que el producto estuviese a la altura de las expectativas el 29 de junio. El día en el que miles de personas hicieron colas interminables en Estados Unidos para poder adquirirlo. Según los datos de Apple, el plan terminó saliendo a pedir de boca. La revolución telefónica encabezada por el primer iPhone se saldó con unas ventas de 6,1 millones de dispositivos durante los primeros quince meses de vida. Una cifra que fue superada poco después por su sucesor, el iPhone 3G , que se caracterizó, entre otras cosas, por contar con una mejor conectividad a internet y por ser el primer terminal de la firma de la manzana en comercializarse en España. Sin embargo, no cabe duda de que la novedad más importante fue la introducción de la App Store . Esa que a día de hoy se ha convertido en uno de los principales negocios de la empresa. El iPhone 3G La tienda de aplicaciones de Apple no solo permitía a los desarrolladores comercializar sus propias aplicaciones, también supuso un paso crucial para que los móviles se convirtiesen en los 'smartphones' que tenemos ahora. En dispositivos en los que se puede llamar, mandar mensajes de WhatsApp , leer las noticias, consultar Instagram o jugar a videojuegos. La firma de la manzana consiguió meter 6,9 millones de unidades de este modelo en los bolsillos de los usuarios. En 2009, Cupertino siguió trabajando en el desarrollo de la tecnología de sus 'smartphones'. El resultado fue el iPhone 3GS , que vino acompañado de varias novedades; entre ellas, una cámara que ofrecía una resolución de 3 megapíxeles o la inclusión, por primera vez en la historia de la tecnológica, de la letra S para diferenciar un modelo del anterior. Según se afirmó durante la presentación del móvil, la S significa 'Speed' (rápido, en inglés). Arranca la década de Cook El primer gran cambio en el diseño del dispositivo llegó en 2010 con la presentación del iPhone 4 . Para este modelo, Apple apostó por una apariencia más esbelta aplanando la parte trasera y dotando al terminal de unas curvas más afiladas en los bordes. La cámara mejoró notablemente alcanzando los 5 megapíxeles con grabación HD e incorporando un flash y una lente en su frontal para sacar 'selfies'. En su interior, la empresa metió un procesador A4 con una velocidad de 1 Ghz apoyado por una memoria RAM de 512 MB. El dispositivo también ganó mucho en resolución y añadió nuevas 'apps', como iBooks, GameCenter o iMovie. El iPhone 4 Al año siguiente, la tecnológica lanzó una revisión del dispositivo y volvió a emplear la letra S para diferenciarlo de su antecesor. El iPhone 4S , como se nombró al terminal, fue presentado el 4 de octubre de 2011, un día antes de conocerse la muerte de Steve Jobs . En sustitución del gurú, la responsabilidad de mostrar las bondades del 'smartphone' fue para un Tim Cook que llevaba ocupando el puesto de consejero delegado de Apple desde agosto de ese mismo año, cuando Jobs -por motivos de salud- tuvo que dar un paso atrás. Sea como fuere, el nuevo 'jefe', más sobrio y cerebral y menos carismático que su antecesor, dejó una sensación agridulce entre los asistentes al evento. El nuevo dispositivo, que no fue el iPhone 5, como algunos esperaban, incluía novedades entre las que destacaba la inclusión del asistente Siri. El dispositivo también contaba con una potente cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeos en calidad FullHD y de realizar videollamadas mediante el uso de 3G. Los modelos crecen La tendencia de revisar un iPhone y sacar varios modelos a partir del mismo terminal siguió asentándose con el iPhone 5 , que llegó a las tiendas, finalmente, en septiembre 2012. La pantalla del dispositivo alcanzó las 4 pulgadas de diagonal, lo que la convirtió en la más grande en la historia de la tecnológica hasta entonces. El 'smartphone' añadió, a su vez, el Passbook -un administrador de tarjetas, cupones y entradas a eventos-, y un sistema de mapas propio que generó algunos problemas por su rivalidad con Google. El iPhone 5 Siri, que había debutado en el terminal anterior, también evolucionó y comenzó a comunicarse con el usuario en otros idiomas además del inglés, entre ellos el español. Entre sus novedades también destacó el empleo de materiales como el aluminio y el cristal. Gracias a su empleo, el dispositivo resultaba más ligero y esbelto que el iPhone 4S. En 2013, Apple optó por lanzar por primera vez dos modelos de iPhone diferentes al mercado al mismo tiempo. Uno de ellos, el 5C, estaba pensado para ser la alternativa asequible para aquellos usuarios que no estuviesen dispuestos a gastar más de la cuenta en un terminal. El 5S, como su nombre indica, fue el más ambicioso. El dispositivo contaba como principal novedad con el sensor biométrico Touch iD, ese que tanto se echa de menos en los últimos terminales de la firma y que mejoraba la seguridad permitiendo al usuario emplear su huella dactilar para el desbloqueo. También incorporó un procesador de 64 bits, como los ordenadores de sobremesa. Fue la primera vez que un móvil contenía un chip de este tipo. Con la llegada del iPhone 6 , justo un año después, Apple volvió a apostar por sacar varios modelos diferenciados por sus capacidades. Una tendencia que, hasta la fecha, no se ha abandonado. En este caso, las diferencias entre el 6 a secas y el 6 Plus resultaron especialmente acusadas en la apariencia. Sobre todo en el tamaño de la pantalla, que en el primero fue de 4.7 pulgadas y en el segundo alcanzó las 5.5. La familia también recibió una nueva funcionalidad que cada vez está más extendida, la de realizar pagos con el 'smartphone' como si fuese una tarjeta de crédito gracias al uso del Touch iD. El iPhone 6 En 2015, Apple lanzó al mercado los iPhone 6 S y iPhone 6S Plus. Dos modelos muy continuistas que contaban con escasas novedades a nivel funcional -que no en rendimiento-. Posiblemente, la más destacada fue la inclusión del 3D Touch, una tecnología que permite a los dispositivos responder de forma diferente en función de la presión que se ejerza con el dedo sobre la pantalla. Por ejemplo, al mantener pulsado sobre un enlace web, el dispositivo abre una ventana nueva en el navegador Safari. Si se hace lo mismo sobre una hora en un mensaje, el terminal activa el calendario. Cada vez menos sorpresas Al año siguiente, Apple lanzó dos bólidos de carreras: el iPhone 7 y el 7 Plus, que contaron con una cámara envidiable y, además, resistente al agua. Sin embargo, comenzaba a quedar patente que los tiempos de innovación de la época de Steve Jobs habían quedado atrás. Que la firma de la manzana seguía sacando dispositivos más que competentes, pero en los que, cada vez, había menos espacio para la sorpresa. Los 'smartphones' contaron con un diseño que recordaba mucho al propio de modelos anteriores, pero con una mayor sofisticación. Incorporaron un nuevo sistema háptico que mejoró la experiencia táctil y de escritura. En sus tripas, la firma de la manzana colocó un procesador A10 Fusion de cuatro núcleos un 40% más rápido que el A9 de los 6S. En cuanto a la cámara, la trasera del terminal contó con un sensor de 12 megapíxeles, mientras que la del frontal tiene una resolución de 7. Dejando a un lado la fotografía, otra novedad importante fue la inclusión de dos altavoces estéreos, y la desaparición del 'minijack' para los auriculares en favor del conector Lightning. Ya en 2017, Apple sorprendió a medias a los usuarios realizando un nuevo cambio en su política de lanzamientos. En lugar de presentar dos terminales durante ese año, decidieron subir las apuestas y sacar tres: el iPhone 8 , el 8 Plus y el iPhone X . En este último, la firma de Cupertino optó por 'cargarse' el botón de la parte inferior del frontal y por reducir el notch a la mínima expresión. Destacó, además, la llegada del Face iD, un sistema de reconocimiento facial que permite desbloquear el dispositivo empleando, directamente, la cara del usuario. Los iPhone 8 La letra X permaneció inalterable al año siguiente, cuando los de Cupertino volvieron a apostar por lanzar al mercado tres dispositivos. Los iPhone XS, XS Max y XR apenas se diferencian en diseño de sus predecesores directos. Tanto el iPhone XS como el iPhone X comparten las mismas dimensiones de 5,8 pulgadas, así como una cámara muy parecida. Posiblemente la gran mejora reside en su software. Y es que estos nuevos modelos contaron con añadidos interesantes, como el 'HDR inteligente', que permite la reproducción de contenidos audiovisuales con una mayor calidad de imagen gracias a su ampliada escala cromática. En 2019, con el 5G cada vez más presente, Apple optó por dejar para más adelante el desarrollo de un 'smartphone' compatible con la nueva red. Algo que ya era un secreto a voces antes de que Tim Cook mostrase al mundo el iPhone 11 . El terminal llegó a las tiendas en tres modelos diferentes: el iPhone 11 a secas, el iPhone 11 Pro y el iPhone 11 Pro Max. «Smartphones» que encontraron en el chip A13 Bionic y en las cámaras -hasta tres en la trasera de las versiones Pro y Pro Max- sus principales reclamos. Lo que hay y lo que se espera 2020 fue, sin duda, uno de los años más importantes en la historia de la familia telefónica de Apple. La presentación de los iPhone 12 se retrasó hasta octubre debido a la pandemia. Cuando llegó el momento de la verdad, la empresa lanzó al mercado hasta cuatro 'smartphones': el iPhone 12 mini, el iPhone 12, el iPhone 12 Pro y el iPhone 12 Pro Max. Además de incluir un nuevo chip, el A14, y de mejoras importantes en las cámaras y el sonido, fueron los primeros en la historia de la tecnológica en incluir 5G. Además, se vendió, literalmente, como churros. En sus primeros siete meses de vida más de 100 millones de dispositivos. La buena racha continuó en 2021 con un iPhone 13 que ha conseguido cosechar unos grandes resultados comerciales, y eso a pesar de que la empresa ha tenido más problemas de los esperados para poder poner en los estantes de las tiendas unidades suficientes para cubrir la demanda. Con todo, el terminal, más allá de algunas mejoras en las cámaras, incorporó pocas novedades respecto al iPhone 12. Tampoco se espera que el iPhone 14 , que llega la semana que viene suponga ninguna revolución. De acuerdo con las filtraciones, la familia seguirá estando conformada por 4 móviles, aunque el Mini no se encontrará entre ellos. MÁS INFORMACIÓN noticia No Apple Watch Series 8 Pro, qué sabemos del reloj más ambicioso de Apple que llega la semana que viene noticia No Este es el nombre que Apple podría haber escogido para sus primeras gafas de realidad mixta El terminal de dimensiones más reducidas sería sustituido por el iPhone 14 Max, un terminal que tendría unas dimensiones más grandes que las del iPhone 'corriente', pero que se quedaría por debajo de los modelos Pro. El próximo miércoles , a partir de las 19.00 horas en España, saldremos de dudas.
04-09-2022 | abc.es
Resulta muy complicado -casi imposible- encontrar un evento tecnológico anual que despierte, aunque sea, un interés cercano a las 'keynote' de Apple . Año tras año, los amantes de la firma de la manzana plantan la nariz frente a la pantalla para ver cuál será la siguiente apuesta de Cupertino en telefonía. El próximo miércoles 7 de septiembre, a las 19.00 horas en la Península y las 18.00 horas en Canarias, Tim Cook , director ejecutivo de la tecnológica desde hace más de una década, mostrará al mundo la nueva generación del buque insignia de la firma: el iPhone 14, del que ya se han filtrado muchos detalles. El mundo, como la tecnología, ha cambiado mucho desde que el desaparecido Steve Jobs presentase el primer iPhone en enero de 2007. Por entonces, Apple ya llevaba más de dos décadas destacando por su persistente apuesta por la innovación y el diseño. En 1984 lanzó el ordenador Macintosh . En 2001 le llegó el turno al iPod , que este año nos ha dejado definitivamente . Solo era cuestión de tiempo que la compañía californiana se atreviese a meter mano en el negocio de una telefonía móvil que, en ese momento, ya estaba plenamente asentada en el mercado. Pero a la que le quedaba mucho camino por recorrer. El padre de la manzana lo tenía claro y meridiano. «Los teléfonos más avanzados se llaman teléfonos inteligentes, o eso dicen. Y normalmente juntan un dispositivo más algunas capacidades de email más internet. Es lo que dicen, aunque realmente se trata más bien del bebé de internet. Y todos tienen esos pequeños teclados de plástico. El problema es que ni son tan inteligentes ni son tan fáciles de utilizar», afirmaba en tono jocoso Steve Jobs el día de la presentación del iPhone. «Lo que nosotros queremos es hacer un ' smartphone ' diferente. Que sea el dispositivo móvil más inteligente que haya existido y que sea súper fácil de utilizar. Eso es lo que es el iPhone», completaba el ante el público asistente al acto pocos segundos antes de mostrar el diseño final del móvil. A diferencia de lo que se estaba haciendo normalmente en aquel momento, el primer 'smartphone' de Apple eliminó el teclado físico y convirtió la pantalla en la protagonista absoluta . Una tendencia que se mantiene vigente, como demuestra el progresivo aumento en las diagonales de los móviles y la desaparición de los marcos. Un diseño que, con más o menos descaro, ha sido calcado por la competencia. Llegan las 'apps' El iPhone se convirtió en un completo éxito desde su nacimiento. Jobs dejó a los usuarios con el caramelo en la boca durante seis meses. La distancia de tiempo entre la presentación y el lanzamiento se debió a problemas en el desarrollo de un dispositivo que, en enero, todavía se encontraba prácticamente en pañales. En Cupertino tuvieron que trabajar sin descanso para que el producto estuviese a la altura de las expectativas el 29 de junio. El día en el que miles de personas hicieron colas interminables en Estados Unidos para poder adquirirlo. Según los datos de Apple, el plan terminó saliendo a pedir de boca. La revolución telefónica encabezada por el primer iPhone se saldó con unas ventas de 6,1 millones de dispositivos durante los primeros quince meses de vida. Una cifra que fue superada poco después por su sucesor, el iPhone 3G , que se caracterizó, entre otras cosas, por contar con una mejor conectividad a internet y por ser el primer terminal de la firma de la manzana en comercializarse en España. Sin embargo, no cabe duda de que la novedad más importante fue la introducción de la App Store . Esa que a día de hoy se ha convertido en uno de los principales negocios de la empresa. El iPhone 3G La tienda de aplicaciones de Apple no solo permitía a los desarrolladores comercializar sus propias aplicaciones, también supuso un paso crucial para que los móviles se convirtiesen en los 'smartphones' que tenemos ahora. En dispositivos en los que se puede llamar, mandar mensajes de WhatsApp , leer las noticias, consultar Instagram o jugar a videojuegos. La firma de la manzana consiguió meter 6,9 millones de unidades de este modelo en los bolsillos de los usuarios. En 2009, Cupertino siguió trabajando en el desarrollo de la tecnología de sus 'smartphones'. El resultado fue el iPhone 3GS , que vino acompañado de varias novedades; entre ellas, una cámara que ofrecía una resolución de 3 megapíxeles o la inclusión, por primera vez en la historia de la tecnológica, de la letra S para diferenciar un modelo del anterior. Según se afirmó durante la presentación del móvil, la S significa 'Speed' (rápido, en inglés). Arranca la década de Cook El primer gran cambio en el diseño del dispositivo llegó en 2010 con la presentación del iPhone 4 . Para este modelo, Apple apostó por una apariencia más esbelta aplanando la parte trasera y dotando al terminal de unas curvas más afiladas en los bordes. La cámara mejoró notablemente alcanzando los 5 megapíxeles con grabación HD e incorporando un flash y una lente en su frontal para sacar 'selfies'. En su interior, la empresa metió un procesador A4 con una velocidad de 1 Ghz apoyado por una memoria RAM de 512 MB. El dispositivo también ganó mucho en resolución y añadió nuevas 'apps', como iBooks, GameCenter o iMovie. El iPhone 4 Al año siguiente, la tecnológica lanzó una revisión del dispositivo y volvió a emplear la letra S para diferenciarlo de su antecesor. El iPhone 4S , como se nombró al terminal, fue presentado el 4 de octubre de 2011, un día antes de conocerse la muerte de Steve Jobs . En sustitución del gurú, la responsabilidad de mostrar las bondades del 'smartphone' fue para un Tim Cook que llevaba ocupando el puesto de consejero delegado de Apple desde agosto de ese mismo año, cuando Jobs -por motivos de salud- tuvo que dar un paso atrás. Sea como fuere, el nuevo 'jefe', más sobrio y cerebral y menos carismático que su antecesor, dejó una sensación agridulce entre los asistentes al evento. El nuevo dispositivo, que no fue el iPhone 5, como algunos esperaban, incluía novedades entre las que destacaba la inclusión del asistente Siri. El dispositivo también contaba con una potente cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeos en calidad FullHD y de realizar videollamadas mediante el uso de 3G. Los modelos crecen La tendencia de revisar un iPhone y sacar varios modelos a partir del mismo terminal siguió asentándose con el iPhone 5 , que llegó a las tiendas, finalmente, en septiembre 2012. La pantalla del dispositivo alcanzó las 4 pulgadas de diagonal, lo que la convirtió en la más grande en la historia de la tecnológica hasta entonces. El 'smartphone' añadió, a su vez, el Passbook -un administrador de tarjetas, cupones y entradas a eventos-, y un sistema de mapas propio que generó algunos problemas por su rivalidad con Google. El iPhone 5 Siri, que había debutado en el terminal anterior, también evolucionó y comenzó a comunicarse con el usuario en otros idiomas además del inglés, entre ellos el español. Entre sus novedades también destacó el empleo de materiales como el aluminio y el cristal. Gracias a su empleo, el dispositivo resultaba más ligero y esbelto que el iPhone 4S. En 2013, Apple optó por lanzar por primera vez dos modelos de iPhone diferentes al mercado al mismo tiempo. Uno de ellos, el 5C, estaba pensado para ser la alternativa asequible para aquellos usuarios que no estuviesen dispuestos a gastar más de la cuenta en un terminal. El 5S, como su nombre indica, fue el más ambicioso. El dispositivo contaba como principal novedad con el sensor biométrico Touch iD, ese que tanto se echa de menos en los últimos terminales de la firma y que mejoraba la seguridad permitiendo al usuario emplear su huella dactilar para el desbloqueo. También incorporó un procesador de 64 bits, como los ordenadores de sobremesa. Fue la primera vez que un móvil contenía un chip de este tipo. Con la llegada del iPhone 6 , justo un año después, Apple volvió a apostar por sacar varios modelos diferenciados por sus capacidades. Una tendencia que, hasta la fecha, no se ha abandonado. En este caso, las diferencias entre el 6 a secas y el 6 Plus resultaron especialmente acusadas en la apariencia. Sobre todo en el tamaño de la pantalla, que en el primero fue de 4.7 pulgadas y en el segundo alcanzó las 5.5. La familia también recibió una nueva funcionalidad que cada vez está más extendida, la de realizar pagos con el 'smartphone' como si fuese una tarjeta de crédito gracias al uso del Touch iD. El iPhone 6 En 2015, Apple lanzó al mercado los iPhone 6 S y iPhone 6S Plus. Dos modelos muy continuistas que contaban con escasas novedades a nivel funcional -que no en rendimiento-. Posiblemente, la más destacada fue la inclusión del 3D Touch, una tecnología que permite a los dispositivos responder de forma diferente en función de la presión que se ejerza con el dedo sobre la pantalla. Por ejemplo, al mantener pulsado sobre un enlace web, el dispositivo abre una ventana nueva en el navegador Safari. Si se hace lo mismo sobre una hora en un mensaje, el terminal activa el calendario. Cada vez menos sorpresas Al año siguiente, Apple lanzó dos bólidos de carreras: el iPhone 7 y el 7 Plus, que contaron con una cámara envidiable y, además, resistente al agua. Sin embargo, comenzaba a quedar patente que los tiempos de innovación de la época de Steve Jobs habían quedado atrás. Que la firma de la manzana seguía sacando dispositivos más que competentes, pero en los que, cada vez, había menos espacio para la sorpresa. Los 'smartphones' contaron con un diseño que recordaba mucho al propio de modelos anteriores, pero con una mayor sofisticación. Incorporaron un nuevo sistema háptico que mejoró la experiencia táctil y de escritura. En sus tripas, la firma de la manzana colocó un procesador A10 Fusion de cuatro núcleos un 40% más rápido que el A9 de los 6S. En cuanto a la cámara, la trasera del terminal contó con un sensor de 12 megapíxeles, mientras que la del frontal tiene una resolución de 7. Dejando a un lado la fotografía, otra novedad importante fue la inclusión de dos altavoces estéreos, y la desaparición del 'minijack' para los auriculares en favor del conector Lightning. Ya en 2017, Apple sorprendió a medias a los usuarios realizando un nuevo cambio en su política de lanzamientos. En lugar de presentar dos terminales durante ese año, decidieron subir las apuestas y sacar tres: el iPhone 8 , el 8 Plus y el iPhone X . En este último, la firma de Cupertino optó por 'cargarse' el botón de la parte inferior del frontal y por reducir el notch a la mínima expresión. Destacó, además, la llegada del Face iD, un sistema de reconocimiento facial que permite desbloquear el dispositivo empleando, directamente, la cara del usuario. Los iPhone 8 La letra X permaneció inalterable al año siguiente, cuando los de Cupertino volvieron a apostar por lanzar al mercado tres dispositivos. Los iPhone XS, XS Max y XR apenas se diferencian en diseño de sus predecesores directos. Tanto el iPhone XS como el iPhone X comparten las mismas dimensiones de 5,8 pulgadas, así como una cámara muy parecida. Posiblemente la gran mejora reside en su software. Y es que estos nuevos modelos contaron con añadidos interesantes, como el 'HDR inteligente', que permite la reproducción de contenidos audiovisuales con una mayor calidad de imagen gracias a su ampliada escala cromática. En 2019, con el 5G cada vez más presente, Apple optó por dejar para más adelante el desarrollo de un 'smartphone' compatible con la nueva red. Algo que ya era un secreto a voces antes de que Tim Cook mostrase al mundo el iPhone 11 . El terminal llegó a las tiendas en tres modelos diferentes: el iPhone 11 a secas, el iPhone 11 Pro y el iPhone 11 Pro Max. «Smartphones» que encontraron en el chip A13 Bionic y en las cámaras -hasta tres en la trasera de las versiones Pro y Pro Max- sus principales reclamos. Lo que hay y lo que se espera 2020 fue, sin duda, uno de los años más importantes en la historia de la familia telefónica de Apple. La presentación de los iPhone 12 se retrasó hasta octubre debido a la pandemia. Cuando llegó el momento de la verdad, la empresa lanzó al mercado hasta cuatro 'smartphones': el iPhone 12 mini, el iPhone 12, el iPhone 12 Pro y el iPhone 12 Pro Max. Además de incluir un nuevo chip, el A14, y de mejoras importantes en las cámaras y el sonido, fueron los primeros en la historia de la tecnológica en incluir 5G. Además, se vendió, literalmente, como churros. En sus primeros siete meses de vida más de 100 millones de dispositivos. La buena racha continuó en 2021 con un iPhone 13 que ha conseguido cosechar unos grandes resultados comerciales, y eso a pesar de que la empresa ha tenido más problemas de los esperados para poder poner en los estantes de las tiendas unidades suficientes para cubrir la demanda. Con todo, el terminal, más allá de algunas mejoras en las cámaras, incorporó pocas novedades respecto al iPhone 12. Tampoco se espera que el iPhone 14 , que llega la semana que viene suponga ninguna revolución. De acuerdo con las filtraciones, la familia seguirá estando conformada por 4 móviles, aunque el Mini no se encontrará entre ellos. MÁS INFORMACIÓN noticia No Apple Watch Series 8 Pro, qué sabemos del reloj más ambicioso de Apple que llega la semana que viene noticia No Este es el nombre que Apple podría haber escogido para sus primeras gafas de realidad mixta El terminal de dimensiones más reducidas sería sustituido por el iPhone 14 Max, un terminal que tendría unas dimensiones más grandes que las del iPhone 'corriente', pero que se quedaría por debajo de los modelos Pro. El próximo miércoles , a partir de las 19.00 horas en España, saldremos de dudas.
07-06-2022 | abc.es
Estos son los iPhone incompatibles con iOS 16
Cada vez queda menos para que los clientes de Apple disfruten del iOS 16. La tecnológica estadounidense aprovechó la WWDC 22 (Worldwide Developers Conference) celebrada recientemente para adelantar algunas de las novedades de este sistema operativo. Nuevas funciones para el bloqueo de pantalla, una fototeca que se puede compartir con otros usuarios.. infinidad herramientas que harán de su smartphone lo más parecido a un ordenador de bolsillo. Aún quedan por descubrir muchas innovaciones en el software de Apple. Algunas se irán descubriendo en las próximas semanas hasta que se produzca su lanzamiento definitivo, que se presupone pasado el verano y a finales de septiembre concretamente. Lo que hará que coincida con la presentación de la joya de la corona de la firma de la manzana, el iPhone 14. Más allá de las nuevas funciones, Apple ha publicado una lista de los smartphone que serán compatibles con su nuevo software, todos propios, claro, pues muchos se preguntan si en su actual móvil podrán disfrutar de los novedosos widgets. Está claro que el presente modelo de smartphone de Apple, el iPhone 13, es compaginable. La duda está en cuál es el modelo más antiguo que también pueda serlo. En este caso se trata del iPhone SE, el más asequible de la gama, siempre que sea de segunda generación o posterior. Dispositivos compatibles con iOS 16 iPhone 13 iPhone 13 mini iPhone 13 Pro iPhone 13 Pro Max iPhone 12 iPhone 12 mini iPhone 12 Pro iPhone 12 Pro Max iPhone 11 iPhone 11 Pro iPhone 11 Pro Max iPhone XS iPhone XS Max iPhone XR iPhone X iPhone 8 iPhone 8 Plus iPhone SE (segunda generación o posterior) Por lo tanto, todos aquellos iPhone que sean anteriores a estos no podrán descargar el software. Dispositivos incompatibles con iOS 16 iPhone iPhone 3g iPhone 3GS iPhone 4 y 4s iPhone 5 y 5s iPhone 6 y 6 Plus iPhone 6s y iPhone 6s Plus iPhone 7 y iPhone 7 Plus
31-05-2022 | abc.es
Si tienes alguno de estos iPhone no podrás utilizar WhatsApp a partir de octubre
Las aplicaciones de mensajería suelen dejar de ser operativas en 'smartphones' cuando transcurre un tiempo desde el lanzamiento del dispositivo. Y eso es algo que también sirve para plataformas como WhatsApp. La 'app' de mensajería dejará de funcionar en los terminales de Apple que se hayan quedado estancados en los sistemas operativos iOS 10 e iOS 11, además de en los teléfonos que son incapaces de actualizarse a iOS 12, como el iPhone 5 y 5c, a partir del próximo 24 de octubre. La aplicación de mensajería instantánea acostumbra a dejar de prestar soporte a algunas versiones de sistemas operativos de Android e iOS considerados obsoletos. Esta práctica permite a WhatsApp seguir actualizándose e introducir nuevas funciones. En este caso, tal y como adelanta el portal especializado WABetainfo, WhatsApp dejará de ser compatible con la versión del sistema operativo iOS 10 e iOS 11. Además, dejará de funcionar también en iPhone 5 y en 5c, al no poder actualizarse a iOS 12. El cambio implica que los usuarios con un iPhone 6 en adelante podrán seguir accediendo a WhatsApp, pero deberán actualizar la versión del sistema operativo a iOS 12 para hacerlo. Todos los que tengan un terminal anterior de la empresa tendrán que cambiar de dispositivo si quieren continuar utilizando la 'app' sin problema. WhatsApp dejará de prestar soporte a estos teléfonos y versiones de iOS a partir del próximo 24 de octubre. Por su parte, el Centro de Ayuda de la 'app' recomienda a los usuarios utilizar iOS 12 y versiones más recientes si quieren tener garantizado el acceso a la aplicación.
30-03-2022 | abc.es
Si tienes alguno de estos móviles no podrás seguir utilizando WhatsApp en abril
WhatsApp es una de las aplicaciones sociales más importantes del mundo. Así lo demuestra el que la herramienta cuente con más de 2.000 millones de usuarios. Aunque los requisitos para poder emplear la plataforma no son demasiado grandes, eso no implica que todos los terminales sean compatibles. Recientes cambios en los ajustes de privacidad ha provocado que la herramienta deje de ser compatible en algunos de móviles más antiguos. Sin embargo, en principio, no hay razón para preocuparse. Al menos, si has cambiado de dispositivo en los últimos diez años. En Android De acuerdo con la página de soporte de la empresa, WhatsApp dejará de ser funcional a partir de este próximo mes en todos aquellos móviles que tengan un sistema operativo anterior a Android 4.1. Cabe recordar que este software fue lanzado por Google en 2012, por lo que es difícil que tu terminal se vea afectado por la medida. En todo caso, si existen dudas, el usuario de Android puede comprobar la versión de su sistema operativo. Lo único que hace falta es entrar en la 'app' 'Ajustes', 'Sistema' y, en la barra del buscador, ubicado en la parte superior de la pantalla, escribir 'Versión de Android'. Así podrá comprobar cuál es el software que está utilizando en el teléfono. En iOS En el caso de los iPhone, los terminales seguirán siendo compatibles desde iOS 10 y sistemas operativos posteriores. Teniendo en cuenta queeste software es compatible con todos los móviles a partir del iPhone 5, un terminal que comenzó a comercializarse en 2012, la mayoría de los usuarios no deberían tener problemas para continuar utilizando WhatsApp. En caso de que tu iPhone sea más antiguo, quizá sea un buen momento para que consideres la posibilidad de adquirir un nuevo 'smartphone'. Al menos, si quieres seguir utilizando WhatsApp.
23-09-2021 | abc.es
La Comisión Europea propone el USB-C como cargador común para los dispositivos portátiles
La Comisión Europea ha presentado hoy una propuesta para establecer un puerto de carga universal para los dispositivos electrónicos. El modelo escogido es el de tipo USB-C, presente en muchos dispositivos actuales de Android. Una vez se apruebe la propuesta, pasará a convertirse en el puerto estándar para todos los teléfonos inteligentes, tabletas, cámaras, auriculares, altavoces portátiles y videoconsolas portátiles comercializados en la Unión Europea. «Los consumidores europeos ya han experimentado suficiente frustración por los cargadores incompatibles que se acumulan en sus cajones. Hemos dado un amplio plazo al sector para encontrar sus propias soluciones; ha llegado la hora de emprender una acción legislativa en favor de un cargador común. Esto supone un importante éxito para nuestros consumidores y medio ambiente, y se ajusta a nuestras ambiciones ecológicas y digitales», ha afirmado Margrethe Vestager, vicepresidenta ejecutiva para una Europa Adaptada a la Era Digital. La propuesta también recoge la venta por separado de los cargadores y los dispositivos; algo que, cada vez, es más habitual en telefonía. Con este movimiento, la Comisión pretende reducir la cantidad de residuos electrónicos. De acuerdo con sus datos, los cargadores eliminados y no utilizados por los usuarios representan 11.000 toneladas anuales de desperdicios. Gracias a la propuesta, se calcula que se puede rebajar la cifra en cerca de 1.000 toneladas. Además, una vez aprobada, la medida obligará a los fabricantes a facilitar información pertinente sobre el rendimiento de carga, incluida información sobre la potencia requerida por el dispositivo y si admite carga rápida. Esto facilitará que los consumidores comprueben si los cargadores que ya tienen cumplen los requisitos de su nuevo dispositivo. En caso contrario, les ayudará a seleccionar un cargador que sí sea compatible. Según la Comisión, esta acción podría contribuir a que los ciudadanos europeos limiten la compra de estos dispositivos, lo que ayudará a ahorrar 250 millones de euros al año. Actualmente, los ciudadanos europeos cuentan, de media, con unos tres cargadores de teléfonos móviles, de los cuales, según la Comisión, se utilizan dos de forma regular. A pesar de ello, el 38% afirma haber tenido problemas al menos una vez para cargar su teléfono móvil debido a la incompatibilidad con el 'gadget' de turno. «Los cargadores alimentan todos nuestros dispositivos electrónicos más esenciales. Conforme aumenta el número de dispositivos, cada vez se venden más cargadores que no son intercambiables ni necesarios. Vamos a poner fin a esta situación», ha expresado a este respecto Thierry Breton, comisario de Mercado Interior de la Unión Europea. Apple, la que más pierde Sobre el papel, la empresa que más afectada se verá por este movimiento es Apple. A diferencia de los dispositivos Android, que llevan años incorporando de forma progresiva el USB-C, la firma de la manzana se ha mostrado siempre reacia a renunciar al conector Lightning, que, además, es de fabricación propia. Lleva siendo empleado desde 2012, cuando fue presentado junto con el iPhone 5. «Nos sigue preocupando que una regulación estricta que exige un solo tipo de conector reprima la innovación en lugar de fomentarla, lo que a su vez perjudicará a los consumidores en Europa y en todo el mundo», afirma un portavoz de Apple en declaraciones remitidas a ABC. La empresa, a su vez, señala que está estudiando la propuesta de la Comisión y que comparte su preocupación por el medio ambiente. De acuerdo con un informe europeo compartido por Reuters, en 2018 solo el 21% de los dispositivos comercializados en Europa empleaban conector Lightning, mientras que el USB-C representaba el 29%. Por delante quedaba el viejo Micro USB, más limitado en la carga y la transferencia de datos, que estaba presente en la mitad de los dispositivos comercializados por entonces. En los últimos años, no obstante, el nuevo estándar que quiere aprobar la Comisión ha alcanzado un alto grado de democratización. Tanto que, a día de hoy, resulta complicado asistir a la presentación de un dispositivo Android que no lo incluya. Para aprobarse, la propuesta debe ser adoptada por el Parlamento Europeo y el Consejo. Tras esto, las tecnológicas contarán con un periodo de transición de dos años exactos para adaptarse. Un lapso de tiempo demasiado corto, según señalan desde Apple. La empresa, a su vez, destaca que espera que se permita la venta de dispositivos existentes una vez finalice el plazo para evitar el desperdicio electrónico.
14-09-2021 | abc.es
Cuánto cuesta el iPhone 13 en España
Apple ha presentado los nuevos iPhone 13, los que acompañarán a los consumidores durante un año. Los nuevos terminales sustituyen a los iPhone 12, los primeros que han contado con la tecnología 5G y un nuevo diseño, parecido a los viejos iPhone 5. Con todo, los nuevos móviles vienen con mejoras como una mejor calidad de imagen ?con una tasa de refresco de 120 Hz?, de batería, así como de capacidad. Ahora es posible llegar a 1TB, 1.000 gigas de capacidad. Además contará con un nuevo chip más potente y veloz, el A15. En cambio, el teléfono presenta la ausencia de iTouch, la lectura de la huella que tanto se rumoreó en el pasado. Es probable que esta tecnología salga para los próximos modelos, en los hipotéticos iPhone 14. Por otro lado, también se han presentado otros productos como los Apple Watch Series 7, con unas esferas más grandes y correas, así como unos nuevos AirPods 3. Otras de las novedades ha sido el servicio Apple Fitness +, que estará disponible en iPhone, iPad y Apple Tv. Cuál es el precio del iPhone 13 y iPhone 13 mini en España El iPhone 13 ha salido con cuatro modelos: el iPhone 13 mini, iPhone 13, iPhone 13 Pro y iPhone 13 Pro Max. A continuación se detallan los precios aproximados que tendrán los nuevos teléfonos en España: ?iPhone 13 mini tiene un precio de 699$, es decir, 591?. Sin embargo, se trata de un cálculo hecho según el cambio de dólares a euros. Apple suele poner precios diferentes en Europa a los de Estados Unidos. ?iPhone 13: costará en Estados Unidos 799$, que vienen a ser unos 675? aproximadamente. ?iPhone 13 Pro: el precio en norteamérica es de 999$, unos 845? al cambio. Probablemente será algo superior en España. ?iPhone 13 Pro Max: por último el más grande de los iPhone, que tendrá también un precio algo más elevado: 1099$ (930? aprox.).
07-09-2021 | abc.es
Cuidado: si tienes alguno de estos móviles no podrás utilizar WhatsApp a partir de noviembre
WhatsApp está trabajando actualmente en un buen puñado de funcionalidades en fase beta que, más pronto que tarde, estarán disponibles para todos los usuarios. Mientras que se produce el lanzamiento del modo multidispositivo, el envío de dinero a través de la aplicación, o las reacciones mediante emojis en los chats, la 'app' propiedad de Facebook ha compartido que, a partir de noviembre, dejará de funcionar en los dispositivos con sistema operativo Android 4.0.4. «A partir del 1 de noviembre de 2021, WhatsApp dejará de ser compatible con los teléfonos con sistema operativo Android 4.0.4 y versiones anteriores. Por favor, cámbiate a un dispositivo compatible o guarda tu historial de chats antes de esa fecha», ha afirmado WhatsApp en concreto a través de su portal. Android 4.0.4 no es, precisamente, uno de los sistemas operativos más recientes de Google. Por el contrario, fue lanzado en 2012, hace ya casi 10 años. De este modo, si el usuario quiere seguir empleando la 'app' de mensajería más allá de noviembre tendrá que contar con un terminal compatible con Android 4.1 o una versión posterior. Entre los 'smartphones' que dejarán de ser compatibles con WhatsApp a partir de noviembre figuran Huawei Ascend G615, Huawei Honor 2, Lenovo 1660, Sony Ericsson Xperia Arc S y ZTE Grand X Pro. En lo que respecta a iOS, el sistema operativo empleado en los iPhone, WhatsApp, por el momento, no ha anunciado ningún cambio. Por lo que para el usuario basta con tener en su poder un terminal con iOS 10 o una versión posterior. Es decir, desde el iPhone 5 en adelante.
11-10-2020 | abc.es
iPhone: así ha evolucionado la perla de Apple a lo largo de los años
Resulta muy complicado encontrar un evento tecnológico anual que despierte, aunque sea, un interés cercano a las Keynote de Apple. Año tras año, los amantes de la firma de la manzana plantan la nariz frente a la pantalla para ver cuál será la siguiente apuesta de Cupertino en telefonía. Y eso, aunque lo intente, no lo cambia ni una pandemia. El próximo martes 13 de octubre, a las 19.00 horas en la Península y las 18.00 horas en Canarias, Tim Cook, el primer ejecutivo de la tecnológica, mostrará al mundo la decimoquinta generación del buque insignia de la firma: el iPhone 12. Un dispositivo que, sobre el papel, promete encontrarse entre los más especiales en la historia la marca. Y es que, si se cumplen las filtraciones, será el primer «smartphone» de la empresa con 5G, además del que contará con más modelos diferentes. En concreto, cuatro. Steve Jobs presentó el primer iPhone en enero de 2007. Por entonces, Apple ya llevaba más de dos décadas destacando por su persistente apuesta por la innovación y el diseño. En 1984 lanzó el ordenador Macintosh. En 2001 le llegó el turno al iPod. Solo era cuestión de tiempo que la compañía californiana se atreviese a meter mano en el negocio de una telefonía móvil que, en ese momento, ya estaba plenamente asentada en el mercado. Pero a la que le quedaba mucho camino por recorrer a nivel tecnológico. «Los teléfonos más avanzados se llaman teléfonos inteligentes, o eso dicen. Y normalmente juntan un dispositivo más algunas capacidades de email más internet. Es lo que dicen, aunque realmente se trata más bien del bebé de internet. Y todos tienen esos pequeños teclados de plástico. El problema es que ni son tan inteligentes ni son tan fáciles de utilizar», afirmaba en tono jocoso Steve Jobs el día de la presentación del iPhone. Steve Jobs sostiene el primer iPhone durante su presentación - REUTERS «Lo que nosotros queremos es hacer un ?smartphone? diferente. Que sea el dispositivo móvil más inteligente que haya existido y que sea súper fácil de utilizar. Eso es lo que es el iPhone», completaba el gurú tecnológico ante el público asistente al acto pocos segundos antes de mostrar el diseño final del móvil. A diferencia de lo que estaba haciendo en aquel momento, el primer «smartphone» de Apple eliminó de un plumazo el teclado y convirtió la pantalla en la protagonista absoluta del dispositivo. Una tendencia que se mantiene vigente, como demuestra el progresivo aumento en las diagonales en los móviles y la desaparición de los marcos. Un diseño que, con más o menos descaro, ha sido calcado por la competencia. Más rápido y con App Store El iPhone se convirtió en un completo éxito desde su nacimiento. Jobs dejó a los usuarios con el caramelo en la boca durante seis meses. La distancia de tiempo entre la presentación y el lanzamiento se debió a problemas en el desarrollo de un dispositivo que, en enero, todavía se encontraba prácticamente en pañales. En Cupertino tuvieron que trabajar sin descanso para que el producto estuviese a la altura de las expectativas el 29 de junio. El día en el que miles de personas hicieron colas interminables en Estados Unidos para poder adquirirlo. Según los datos de Apple, el plan terminó saliendo a pedir de boca. La revolución telefónica encabezada por el primer iPhone se saldó con unas ventas de 6,1 millones de dispositivos durante sus primeros quince meses de vida. Una cifra que fue superada poco despúes por su sucesor, el iPhone 3G, que se carecterizó, entre otras cosas, por contar con una mejor conectividad a internet y por ser el primer terminal de la firma de la manzana en comercializarse en España. Sin embargo, no cabe duda de que la novedad más importante fue la introducción de la App Store. La tienda de aplicaciones de la firma de la manzana no solo permitía a los desarrolladores comercializar sus propias aplicaciones, también supuso un paso crucial para que los móviles se convirtiesen en los «smartphones» que tenemos ahora. En dispositivos en los que se puede llamar, mandar WhatsApps, leer las noticias, consultar Instagram o jugar a Fortnite. La firma de la manzana consiguió meter 6,9 millones de «smartphones» de este modelo en los bolsillos de los usuarios de todo el mundo. En 2009, Cupertino siguió trabajando en desarrollar la tecnología de sus «smartphones». El resultado fue el iPhone 3GS, que vino acompañado de novedades como una cámara que ofrecía una resolución de 3 megapíxeles o la inclusión, por primera vez en la historia de la tecnológica, de la letra S para diferenciar un modelo del anterior. Según se afirmó durante la presentación del móvil, la S significa «Speed» (rápido, en inglés). El tiempo de Cook El primer gran cambio en el diseño del dispositivo llegó en 2010 con la presentación del iPhone 4. Para este modelo, Apple apostó por una apariencia más esbelta aplanando la parte trasera y dotando al terminal de unas curvas más afiladas en los bordes. La cámara mejoró notablemente alcanzando los 5 megapíxeles con grabación HD e incorporando un flash y una cámara en su frontal para sacar «selfies». En su interior, la empresa metió un procesador A4 con una velocidad de 1 Ghz apoyado por una memoria RAM de 512 MB. El dispositivo también ganó mucho en resolución y añadió nuevas «apps», como iBooks, GameCenter o iMovie. Al año siguiente, la tecnológica de Cupertino lanzó una revisión del dispositivo y volvió a emplear la letra S para diferenciarlo de su antecesor. El iPhone 4S, como se nombró al terminal, fue presentado el 4 de octubre de 2011, un día antes de conocerse la muerte de Steve Jobs. En sustitución del gurú, la responsabilidad de mostrar las bondades del «smartphone» fue para un Tim Cook que llevaba ocupando el puesto de consejero delegado de Apple desde agosto de ese mismo año, cuando Jobs -por motivos de salud- tuvo que dar un paso atrás. Tim Cook durante la presentación del iPhone 4S - AP Sea como fuere, el nuevo «jefe» de la firma de la manzana, más sobrio y cerebral y menos carismático que su antecesor, dejó una sensación agridulce entre los amantes de la tecnológica durante el evento. El nuevo dispositivo, que no fue el iPhone 5, como algunos esperaban, incluía novedades entre las que destacaba la inclusión del asistente Siri. El dispositivo también contaba con una potente cámara de 8 megapíxeles capaz de grabar vídeos en calidad FullHD y de realizar videollamadas mediante el uso de 3G. Cada vez más inteligentes (y con más modelos) La tendencia de revisar un iPhone y sacar varios modelos a partir del mismo terminal siguió madurándose con el iPhone 5, que llegó a las tiendas, finalmente, en septiembre 2012. La pantalla del dispositivo alcanzó las 4 pulgadas de diagonal, lo que la convirtió en la más grande en la historia de la tecnológica hasta entonces. El «smartphone» añadió, a su vez, el Passbook -un administrador de tarjetas, cupones y entradas a eventos-, y un sistema de mapas propio que generó algunos problemas por su rivalidad con Google. Siri, que había debutado en el terminal anterior, también evolucionó y comenzó a comunicarse con el usuario en otros idiomas además del inglés, entre ellos el español. Entre sus novedades también destacó el empleo de materiales como el aluminio y el cristal. Gracias a su empleo, el dispositivo resultaba más ligero y esbelto que el iPhone 4S. El iPhone 5En 2013, Apple optó por lanzar por primera vez dos modelos de iPhone diferentes al mercado al mismo tiempo. Uno de ellos, el 5C, estaba pensado para ser la alternativa asequible para aquellos usuarios que no estuviesen dispuestos a gastar más de la cuenta en un terminal. El 5S, como su nombre indica, fue el más ambicioso. El dispositivo contaba como principal novedad con el sensor biométrico Touch iD, que mejoraba la seguridad del terminal permitiendo al usuario emplear su huella dactilar para desbloquearlo. También incorporó un procesador de 64 bits, como los ordenadores de sobremesa. Fue la primera vez que un móvil contenía un chip de este tipo. Con la llegada del iPhone 6, justo un año después, Apple volvió a apostar por sacar varios modelos diferenciados por sus capacidades. Una tendencia que, hasta la fecha, no se ha abandonado. En este caso, las diferencias entre el 6 a secas y el 6 Plus resultaron especialmente acusadas en la apariencia. Sobre todo en el tamaño de la pantalla, que en el primero fue de 4.7 pulgadas y en el segundo alcanzó las 5.5. La familia también recibió una nueva funcionalidad que cada vez está más extendida, la de realizar pagos con el «smartphone» como si fuese una tarjeta de crédito gracias al uso del Touch iD. En 2015, Apple lanzó al mercado los iPhone 6 S y iPhone 6S Plus. Dos modelos muy continuistas que contaban con escasas novedades a nivel funcional -que no en rendimiento-. Posibemente, la más destacada fue la inclusión del 3D Touch, una tecnología que permite a los dispositivos responder de forma diferente en función de la presión que se ejerza con el dedo sobre la pantalla. Por ejemplo, al mantener pulsado sobre un enlace web, el dispositivo abre una ventana nueva en el navegador Safari. Si se hace lo mismo sobre una hora en un mensaje, el terminal activa el calendario. Buen hardware, menos sorpresas Al año siguiente, Apple lanzó dos bólidos de carreras: el iPhone 7 y el 7 Plus, que contaron con una cámara envidiable y, además, resistente al agua. Sin embargo, comenzaba a quedar patente que los tiempos de innovación de la época de Steve Jobs habían quedado atrás. Que la firma de la manzana seguía sacando dispositivos más que competentes, pero en los que, cada vez, había menos espacio para la sorpresa. El iPhone 7Los «smartphones» contaron con un diseño que recordaba mucho al propio de modelos anteriores, pero con una mayor sofisticación. Incorporaron un nuevo sistema háptico que mejoró la experiencia táctil y de escritura. En sus tripas, la firma de la manzana colocó un procesador A10 Fusion de cuatro núcleos un 40% más rápido que el A9 de los 6S. En cuanto a la cámara, la trasera del terminal contó con un sensor de 12 megapíxeles, mientras que la del frontal tiene una resolución de 7. Dejando a un lado la fotografía, otra novedad importante fue la inclusión de dos altavoces estéreos, y la desaparición del «minijack» para los auriculares en favor del conector Lightning. Ya en 2017, Apple sorprendió a los usuarios realizando un nuevo cambio en su política de lanzamientos. En lugar de presentar dos terminales durante ese año, decidieron subir las apuestas y sacar tres: el iPhone 8, el 8 Plus y el iPhone X. En este último, la firma de Cupertino optó por «cargarse» el botón de la parte inferior del frontal y por reducir el notch a la mínima expresión. Destacó, además, la llegada del Face iD, un sistema de reconocimiento facial que permite desbloquear el dispositivo empleando, directamente, la cara del usuario. El iPhone XS - ABC La letra X permaneció inalterable al año siguiente, cuando los de Cupertino volvieron a apostar por lanzar al mercado tres dispositivos. Los iPhone XS, XS Max y XR apenas se diferencian en diseño de sus predecesores directos. Tanto el iPhone XS como el iPhone X comparten las mismas dimensiones de 5,8 pulgadas, así como una cámara muy parecida. Posiblemente la gran mejora reside en su software. Y es que estos nuevos modelos contaron con añadidos interesantes, como el «HDR inteligente», que permite la reproducción de contenidos audiovisuales con una mayor calidad de imagen gracias a su ampliada escala cromática. Lo que tenemos (y lo que llega) El año pasado, con el 5G cada vez más presente, Apple optó por dejar para más adelante el desarrollo de un «smartphone» compatible con la nueva red. Algo que ya era un secreto a voces antes de que Tim Cook mostrase al mundo los iPhone 11. El terminal llegó a las tiendas con la forma de tres modelos diferentes: el iPhone 11 a secas, el iPhone 11 Pro y el iPhone 11 Pro Max. Tres «smartphones» que encuentran en el chip A13 Bionic y en las cámaras -hasta tres en la trasera de las versiones Pro y Pro Max- sus principales reclamos. A pesar de que no son compatibles con la nueva red, y de que sus sustitutos llevan tocando la puerta con fuerza desde hace meses, siguen (y seguirán) siendo tres terminales más que competente gracias a su gran rendimiento. Los iPhone 11A pesar de que no contamos con información oficial, todo indica a que Apple aprovechará este otoño pandémico para abrazar con fuerza el 5G. También lanzará, sobre el papel, cuatro modelos diferentes de iPhone 12: el regular, el iPhone 12 Max, el iPhone 12 Pro y el iPhone 12 Pro Max. Respecto a los precios, se espera que se encuentren entre los 649 dólares y los 1.399 según las filtraciones. Lo normal es que el en España sean más caros. Sea como fuere, lo sabremos el 13 de octubre a las 19.00 horas. Cuando Apple comience su Keynote.