Noticias de "iphone 5"

02-11-2010 | abc.es
El iPhone 5 podrá conectar dos ordenadores entre sí
El próximo lanzamiento del exitoso producto de Apple ya está dando que hablar, aunque hace apenas unos meses que apareció su predecesor. Una fuente anónima citada en el blog Cult of Mac afirma que el iPhone 5 tendría la capacidad de hacer portátil el contenido de nuestro Mac y traspasarlo a otro cualquiera para trabajar como si se tratara del ordenador propio.En la actualidad es cada vez más común el uso de documentos y archivos que están alojados en la web, para de esta manera tener acceso a ellos independientemente del lugar en el que estemos. Sin embargo, no sucede lo mismo con todas las pa..
01-01-1970 | abc.es
El FBI no encuentra «nada significativo» en el iPhone «hackeado»
El FBI se enfrentó a Apple y a las grandes compañías tecnológicas en su empeño de «hackear» el iPhone 5C del terrorista de San Bernardino. Y parece que los enfrentamientos podrían haber sido en balde porque los primeros resultados de la investigación concluyen con que no hay «nada significativo» en el terminal de Syed Farook. «CBS News» ha desvelado las primeras conclusiones de la intensa búsqueda del FBI. «Una fuente policial declara que hasta ahora no se ha encontrado nada importante en el iPhone del terrorista de San Bernardino, que fue desbloqueado por el FBI el mes pasado sin la ayuda de Apple», publica el medio. Aún así, los autoridades no desisten en su cometido y siguen «analizando la información» del teléfono. Recientemente se ha conocido que el FBI pagó a un grupo de «hackers» para poder «hackear» el iPhone 5C gracias a un defecto de «software» no conocido hasta entonces. El nuevo problema es informar o no a los de Cupertino sobre este «bug». El director del FBI, James Comey, declaró que dudaba sobre si informaba a Apple o no del fallo pues, en caso de hacerlo, se desvelaría el método por el que «hackearon» el teléfono. «Si se lo contamos, van a arreglarlo y estaríamos de nuevo en el mismo punto de partida», declaró Comey.
01-01-1970 | abc.es
iPhone SE, un teléfono fácil de reparar
Hace unos días que los chicos de iFixit destripaban el Samsung Galaxy S7 con el objetivo de analizar su nivel de reparabilidad, un dato muy importante a tener en cuenta por parte de los usuarios. El último terminal de la compañía coreana es «imposible» de reparar en algunos aspectos. Sin embargo, los expertos en despiezar dispositivos electrónicos sí tienen mejores noticias para quienes estén pensando en comprar un iPhone SE. El nivel de reparabilidad del último «smartphone» de Apple es de 6 sobre 10. Es decir, para los chicos de iFixit es fácil de reparar por varios aspectos, principalmente por la pantalla, un componente sencillo de reemplazar, y la batería, a la que un técnico puede acceder con facilidad a pesar de que el propio usuario no puede reemplazarla. Cabe recordar que el iPhone SE lleva el mismo procesador A9 (y coprocesador M9) que el 6S, así como la misma cámara iSight de 12 megapíxeles del iPhone 6, aunque desde iFixit aseguran que no son intercambiables. Y es tres veces más rápido que el iPhone 5S. En realidad, Apple ha comprimido en menor espacio un temrinal de gama media pero con las prestaciones del iPhone 6S. Por esta razón no es de extrañar que la pantalla del 5s funciona en el iPhone SE, tal y como los expertos han demostrado en este vídeo, lo cuál supone un plus de reparabilidad: Los aspectos más negativos es que Apple utiliza los tornillos Pentalobe en la parte exterior y hacen que desmontar el iPhone SE sea algo más complicado. Por otro lado, critican el cable de identificación del Touch ID, pues consideran que al abrir el terminal es muy fácil arrancarlo y, por tanto, dejarlo inservible.
01-01-1970 | abc.es
iPhone SE: compacto, manejable y pensado para los neófitos
Compacto, muy manejable y, pese a su estética familiar, con unas características muy avanzadas. Apple ha regresado a las cuatro pulgadas de pantalla con el iPhone SE. Un tamaño, pues, que le devuelve al pasado en cierto modo, cuando la compañía proclamaba a los cuatro vientos que ése era el formato ideal y óptimo para un teléfono móvil. Los tiempos han cambiado y, tras una época en la que los «smartphones» no han hecho más que crecer y crecer, el gigante norteamericano se ha sacado de la manga un terminal digamos pequeño, pensado en parte para los usuarios que desembarcan en las nuevas tecnologías y, por qué no, para aquellos que aún conservan la idea de un tamaño para dominarlo con una sola mano, más teniendo en cuenta que pesa realmente poco (113 gramos). Ahí está una gran virtud, aunque si tu terminal actual está cerca de las 5 pulgadas puede que, de primeras, puede dar extrañas sensaciones y cueste un tiempo adaptarse. La pregunta es, ¿estás dispuesto a regresar a este tamaño? Sin ser innovador ni revolucionario, este nuevo terminal, que llega esta semana a España, se mueve en varias direcciones. Por un lado, se dirige hacia ese tipo de público exigente pero conservador. Por otro, renuncia a ser un monstruoso aparato. Y, por otro, intentan canalizar las novedades más recientes que han venido apareciendo en las últimas temporadas desde una estética que incluso podríamos definir como «retro». Pero, oye, es resultón. Lo más destacado se encuentra invisible en su interior. Es un «collage» de innovaciones, ya que en su interior se encuentra el mismo sistema de procesamiento que el iPhone 6S (A9 y M9), con lo cual se podría decir en cierto modo que es como tener el modelo superior pero más pequeño y «algo» más accesible, puesto que sus precios arrancan en 489 euros. Potente y fluido En las pruebas realizadas el manejo resulta fluído. Y muy potente, sobre todo, si lo comparamos con otros terminales existentes en el mercado que aterrizan en la llamada gama media. Incluso marca la diferencia en juegos móviles que requieren de un alto rendimiento. Este dispositivo cumple a la perfección en este terreno. La cámara de fotos escogida, iSight, es de 12 megapíxeles y su comportamiento no difiere mucho de su «hermano» el iPhone 6S. Las imágenes obtenidas, además, ganan enteros al presentarse sobre esta pantalla de menor tamaño. Son extraordinarias. A su vez, es capaz, en efecto, de tomar imágenes panorámicas de 63 megapíxeles con una definición muy lograda. Otro detalle a tener en cuenta es la posibilidad de grabar vídeo en calidad 4K (Ultra Alta Resolución), el nuevo estándar a perseguir por la industria de la imagen. Y lo hace de manera solvente y tremendamente satisfactoria, aunque el resultado es asombroso, cabe preguntarse si en el modelo de 16 GB se queda demasiado corto para esta opción (el iPhone SE también cuenta con versión de 64 GB, el terminal analizado por este diario). En cuanto a su estética, cabe recordar que se vende en cuatro colores (rosa, negro, gris y dorado). Sin 3D Touch A diferencia del iPhone 6S, este dispositivo lleva incorporado el lector de huellas dactilares Touch ID de primera generación, es decir, el del iPhone 5S. Aunque funciona de manera precisa, la velocidad y comportamiento no está tan avanzado con el más reciente. Eso es cierto, pero no tiene demasiadas pegas. Un aspecto que se echa en falta es la función 3D Touch, que permite discernir las funciones del terminal mediante la presión ejercida por los dedos. Sin embargo, sí cuenta con la característica llamada Live Photos -pequeños clips de videos en las imágenes-, pero la forma de activarse es distinta; es mediante una pulsación más prolongada, como si se fuera a eliminar una determinada aplicación. Una ventaja es que el iPhone SE ya incorpora la última versión del sistema operativo, iOS 9, con lo cual suple a la perfección una carencia, la de modelos anteriores a las que poco a poco se quedarán fuera de las próximas actualizaciones. ¿Y la batería? Detalle no menor es la incorporación del chip NFC, con lo cual es compatible con el sistema de pagos Apple Pay, que estará disponible en España próximamente, aunque sus prestaciones aún no las hemos podido comprobar de primera mano. Parece una tontería pero este tipo de métodos están llamados a revolucionar la sociedad en un futuro. Otro aspecto que habrá que tener en cuenta, y que aún no hemos podido comprobar en detalle, es la autonomía de la batería (1.640 mAh).
01-01-1970 | abc.es
Apple llega a la madurez con crisis incluida
Apple cumple 40 años. Son muchos, sí, pero quizás su aniversario podría ser más alegre de lo que en realidad es. Nadie duda de que los de Cupertino son todo un refrerente en el mundo tecnológico y, de puertas hacia fuera, todo es alegría y felicidad. Sin embargo, la compañía que fundó Steve Jobs hace ya dos décadas no celebra su plena madurez con la mayor de las sonrisas. Para empezar, por su crisis frente al FBI. El hecho de que el Gobierno de EE.UU. haya conseguido desbloquear el iPhone 5C de uno de los terroristas de la matanza de San Bernardino ha puesto en duda la capacidad de acción de la compañía, que siempre ha velado por la seguridad y privacidad de los usuarios. Apple ha perdido una gran oportunidad para situarse como abanderada en la lucha contra el espionaje, pero no ha sido así. Y la posibilidad de «hackear» nuevos terminales está ahí. De hecho, al FBI se le acumula el trabajo porque ya tiene varias peticiones. Mientras tanto, Apple ni se ha pronunciado. Por otro lado, su 40 aniversario se encuentra empañado por una ralentización de las ventas. El pasado mes de enero, la compañía anunció que las ventas de su «buque insignia» estaban por debajo de lo esperado. No fue un buen trimestre el último de 2015. Y es que Apple registró un trimestre de beneficios récord en la historia empresarial de EE.UU. tras el lanzamiento de los teléfonos con pantallas más grandes en 2014. Sus ventas podrían caer por primera vez este año desde el debut del iPhone en 2007. Sin embargo, no es la única. Todos los grandes están sufriendo esta «crisis» de mercado pero también es verdad que Samsung ha sabido plantar cara a los de Cupertino, con terminales de alta gama muy dignos competidores del iPhone. Aún así, es verdad que el mercado de los «smartphones» está tocando techo. ¿Qué queda por revolucionar en este sector? Muy poco o nada. Aún así, Apple ha sorprendido recientemente con el nuevo iPhone SE, cuya acogida aún está por ver y más teniendo en cuenta lo que los analistas llevan diciendo durante los últimos meses: la desaceleración de la economía china, donde Apple ha reinado siempre, pasa factura. Teniendo en cuenta que las ventas del iPhone representan alrededor de dos terceras partes de los ingresos de la compañía y que han avanzado al ritmo más lento de su historia durante el último trimestre de 2015, con ventas de 74,77 millones de unidades, toca esperar a este 2016. Un año clave en el que los rivales de Apple están apostando por la realidad virtual mientras que los de Cupertino parecen mantenerse al margen.
01-01-1970 | abc.es
Al FBI se le acumula el trabajo: ya tiene otro iPhone que desbloquear en un caso de asesinato
Tim Cook lo advirtió. Al CEO de Apple no le hacía gracia acceder a las exigencias del FBI. Desbloquear un iPhone, aunque pertenezca a un terrorista, supone un ataque a la libertad, privacidad y seguridad del usuario. «Es algo que consideramos demasiado peligroso», aseguró sin cansarse de advertir que de conseguirlo, se marcaría un precedente con numerosas consecuencias. En esta misma posición se pronunció la ONU: la «Caja de Pandora» se abriría si el FBI consiguiera descifrar el iPhone. Dicho y hecho. Después de que el FBI haya conseguido desbloquar el terminal del terrorista de San Bernardino, aunque no han desvelado cómo ni quién les ha ayudado -puesto que Apple se negó-, la entidad tiene ya otros dos nuevos terminales para desbloquear. Según el fiscal encargado del caso, Cody Hiland, los terminales pertenecen a unos adolescentes acusados de asesinato en Arkansas (EE.UU.). Según ha anunciado, el FBI ha respondido afirmativamente a la solicitud hecha por su oficina y por la Policía de Conway para desbloquear el iPhone y el iPod de dos sospechosos de asesinato. De hecho, el juicio contra Hunter Drexler, de 18 años, tenía que empezar la próxima semana pero el juez accedió a posponerlo hasta junio para dar tiempo a la acusación y al FBI. Drexler está acusado, junto a Justin Staton, de 15, de asesinar en julio de 2015 a Robert y Patricia Cogdell en Conway, Arkansas. «Cuando supimos que el FBI fue capaz de desbloquear ese teléfono, obviamente quisimos pedirles ayuda», ha explicado Hiland. Según los fiscales, Staton utilizó su iPod para comunicarse con otros implicados y planear los asesinatos, por lo que confían en hallar pruebas incriminatorias en ambos aparatos. Tanto Drexler como Staton se han declarado no culpables de los crímenes, y el abogado del primero, Patrick Benca, ha asegurado que no está preocupado por lo que pueda contener el teléfono. La «llave maestra» contra Apple El FBI está ante terminales diferentes. El desbloqueado era un iPhone 5C con iOS 9, un modelo que, por defecto, está bloqueado y además cuenta con la opción de autodestrucción que, en caso de estar activada, el teléfono borra su clave tras diez intentos fallidos, así como toda la información. Por esta razón, el FBI no podía forzar la contraseña, que era su idea inicial. Para romper el cifrado del chip de memoria, el FBI pretendía copiarlo e intentar adivinar la clave una y otra vez. Leonardo Fabbretti con su hijoEl iPhone 6 de Drexler es un modelo superior. Sin embargo, la duda ahora es saber qué código ha creado el FBI para romper la barrera de seguridad de los terminales: ¿uno que sólo afecta a iOS 9? ¿O un código capaz de entrar en cualquier versión del sistema operativo de Apple? Si el FBI ha ideado la «llave maestra» que le solicitaba a los de Cupertino, capaz de entrar en cualquier sistema, estaría cometiendo graves delitos. Está claro que al FBI, por si no tuviera ya suficiente trabajo, va a tener que atender a las nuevas demandas de desbloqueos de terminales. Y que se prepare porque Leonardo Fabbretti, un italiano cuyo hijo acaba de morir, ya ha advertido que si Tim Cook le niega acceder al iPhone 6 de su hijo, pedirá cita con el FBI. ¿Su objetivo? Recuperar, a modos de recuerdos, las fotografías del terminal.
01-01-1970 | abc.es
Un iPhone 7 explota en las manos de un usuario
Las cámaras de seguridad de una empresas de reparación de telefonía móvil han grabado algo insólito. El vídeo, que se está haciendo viral a través de internet, recuerda mucho al episodio negro que Samsung vivió en 2016 con la retirada del Note 7. Y es que la grabación, de la que se desconoce su procedencia, recoge el momento en el que uno de los empleados del establecimiento tenía entre sus manos, supuestamente, un iPhone 7 que de repente empieza a arder. El joven, rápidamente, tira el terminal al suelo. El «smartphone» de Apple se queda ardiendo y el joven se acerca tímidamente para apagar las llamas con el pie. Explota iPhone 7 en las manos de una persona from López-Dóriga Digital on Vimeo. Aunque no es común, no se trata del primer caso en el que un «smartphone» estalla. De hecho, Apple ha experimentado ya casos similares con anteriores terminales. En 2015, un iPhone 5C ardió en el bolsillo de una adolescente aunque antes, en 2011, un iPhone 4, en pleno vuelo, ardió. Mucho más grave fue el caso del iPhone 5C que provocó quemaduras de segundo y tercer grado a un joven estadounidense. Pero, sin duda, es Samsung quien ha protagonizado el capítulo más negro en su historia con el que iba a ser el «smartphone» estrella del 2016: el Galaxy Note 7. El pasado mes de octubre, tras varios casos de ignición e intentos de solucionarlos, la compañía se vio obligada a parar la producción y retirar del mercado para siempre el terminal. Una serie de problemas técnicos en sus baterías provocaba que en ciertos casos el móvil se sobrecalentara hasta el punto de incendiarse.
01-01-1970 | abc.es
iPhone 8: su lanzamiento peligra por «problemas técnicos»
Samsung ya ha desplegado toda su artillería para este 2017 tras la reciente presentación del Galaxy S8 y S8 Plus. Ahora, le toca mover ficha a Apple que, como viene siendo habitual, debería presentar en septiembre en una nueva keynote sus innovadores terminales que, tradicionalmente, se ponen a la venta en el mismo mes. Pero, el iPhone 8 de este año «peligra». «Hay señales que indican que Apple puede retrasar el lanzamiento de su iPhone de próxima generación a octubre o incluso noviembre», asegura «Digitimes», que se hace eco de un informe que publica la web china «Economic Daily News». Al parecer, Apple tiene problemas técnicos relacionadas con el proceso de laminación de los paneles OLED curvados con los que contaría el nuevo iPhone y la adopción del sensor 3D de la cámara frontal que podría causar que la fabricación se retrase, provocando así que no estén a la venta en el mes de septiembre. Diversas fuentes, según «Economic Daily News», han indicado que es probable que la cadena de suministros, en la que están implicadas TSMC, Foxconn Electronics, Pegatron Technology, Wistron, Advanced Semiconductor Engineering (ASE), Largan Precision, Cyntec y Yageo, se vea alterada y no puedan empezar a fabricar el nuevo iPhone 8 en junio, tal y como estaba previsto. Cabe recordar, como muy bien analiza «9to5mac», que los de Cupertino han lanzado su nuevo modelo de iPhone en septiembre cada año desde el iPhone 5. El iPhone 4s debutó a principios de octubre y, antes, los modelos salieron a la venta en junio. El portal especializado en Apple recuerda que cada año, en abril, se suelen filtrar imágenes de los nuevos terminales en las fábricas de Foxconn y «eso todavía está por suceder». Así, «9to5mac» plantea dos opciones: o Apple ha reforzado la seguridad para que nada se filtre, y todo sea secreto en el décimo aniversario del iPhone, «o los dispositivos todavía no se producen en cantidades masivas». Se espera que el nuevo iPhone 8, que podría rondar lo 1.000 euros, salga al mercado con pantalla suavemente curvada OLED de 5,8 pulgadas y sin botones físicos. Sería de acero inoxidable, tendría una cámara frontal con detección de profundidad en 3D, carga inalámbrica y reconocimiento facial, entre otras prestaciones. Sin embargo, no sería el único modelo que Apple presentaría. Al cumplirse este año el décimo aniversario del terminal, los de Cupertino podrían lanzar, junto al anterior modelo, que sería el más alto de gama, otros dos: uno de 4,7 pulgadas y otro de 5,5 con pantallas LCD. Así, la compañía lanzaría al mercado tres nuevos modelos de iPhone en 2017.
01-01-1970 | abc.es
Toque de atención a los desarrolladores: la llegada de iOS 11 dejará inservibles miles de «apps»
Apple ya ha puesto fecha de caducidad a las aplicaciones móviles que funcionan con una arquitectura anterior a la encontrada en los últimos procesadores integrados en sus últimos modelos de dispositivos iPhone y iPad. Y esa decisión, sin embargo, provocará que dejen de funcionar miles de «apps». Según adelantan desde el medio especializado «9to5Mac», conocido por sus informaciones sobre la marca americana, la llegada de la nueva versión del sistema operativo móvil, iOS 11, prevista para otoño coincidiendo con el debut del nuevo iPhone, se llevará por delante miles de aplicaciones desactualizadas o abandonadas. Es decir, aquellas que sea de 32 bits dejarán de funcionar, con lo que se le da un toque de atención a los desarrolladores. La cuenta atrás ha comenzado. Hasta hace relativamente poco tiempo, las aplicaciones móviles se ejecutaban bajo la misma arquitectura de los procesadores, de 32 bits. En las últimas generaciones se ha avanzado a los 64 bits, capaces de administrar grandes cantidades de datos y consumo de memoria aleatoria. Pero esa transición no ha sido tan rápida en las «apps». Y Apple ya ha puesto fecha de caducidad. Es un toque de atención a los desarrollares para que se pongan las pilas y actualicen sus creaciones, pero no les viene por sorpresa. De hecho, no es algo nuevo realmente. Desde hace tiempo (ya en iOS 10 se aceleró el proceso) Apple ha estado eliminando lentamente las aplicaciones de iOS de 32 bits, pero con la nueva versión hará un cambio drástico. De acuerdo con las informaciones, el gigante de la tecnología dejará de ejecutar aplicaciones de este formato en conjunto con iOS 11. Esto significa que muchas aplicaciones que se ejecutan bajo esta arquitectura ya no funcionarán. Ya desde las últimas actualizaciones del sistema operativo Apple informa a los usuarios cuando una aplicación no es compatible a través de una notificación, en donde se advierte que puede no funcionar correctamente o, simplemente, d ejar de hacerlo en versiones futuras, así como ralentizar el dispositivo. Se desconoce el número exacto de «apps» que operan en este formato, pero se estima que son miles, muchas de ellas, juegos móviles. Desde la llegada del iPhone 5 (2013), Apple comenzó a ofrecer aplicaciones de 64 bits y, desde entonces, ha requerido a los desarrolladores que envíen nuevas aplicaciones con soporte de 64 bits, pero algunos no lo han corregido. Apple ya informó acerca de este objetivo en septiembre del año pasado. Al mes siguiente, eliminó casi 50.000 aplicaciones de la App Store, su tienda digital., algunas de las cuales estaban desactualizadas o era simples copias.
01-01-1970 | abc.es
La huella se queda atrás en los «smartphones»
No era suficiente el uso de un código de varios números para acceder a ese aparato electrónico que llevamos en los bolsillos y contiene, prácticamente, nuestra vida digital. En los últimos años los fabricantes de teléfonos móviles inteligentes se han comido la cabeza en llevar varias capas de seguridad a sus lanzamientos. Los sensores biométricos, con la huella dactilar como principal exponente, lleva tiempo funcionando pero, ahora, con las decisiones de algunas compañías puede hacer que su empleo sea más engorroso o secundario. En 2013, Apple decidió colocar, en su iPhone 5S, un sensor en el botón de Inicio para que los usuarios pudieran introducir su huella dactilar para, primero, desbloquear la pantalla y, segundo, como se ha venido demostrando en los últimos tiempos, autorizar pagos móviles. La fórmula funcionó por dos aspectos: su rapidez y su comodidad. Poco a poco este concepto de seguridad se fue extendiendo en la industria y, a día de hoy, son pocos los teléfonos de alta gama que no han abrazado este sistema de seguridad. Pero, aunque ha venido para quedarse, los últimos movimientos de los fabricantes pueden hacer que su popularidad acabe. Firmas como LG o Huawei decidieron en su momento que el lugar más conveniente para colocar la huella era la parte de atrás en la zona central. Tomando el dispositivo con una sola mano el dedo índice debe caer justo en esa región. Es cuestión de acostumbrarse y algo diferente a la idea formulada por Apple hasta la fecha. Samsung ha cambiado de bando. Ni lo uno ni lo otro. El lector de huellas ha ido a parar a la parte trasera pero equinado a su derecha, justo al lado de la cámara, lo que en las primeras pruebas del nuevo Galaxy S8 resulta, pese al esfuerzo de la marca surcoreana en defenderlo, incómodo. Tal vez esa decisión viene por el hecho de intentar forzar a sus usuarios a utilizar otro de los modos de desbloqueo incorporados y que, por supuesto, se ha invertido mucho dinero en hacerlo posible, el reconocimiento de iris y el reconocimiento facial. Ambas tecnologías están bastante depuradas y, en el caso de la última opción, funciona bastante bien. ¿Será, pues, el futuro? En cualquier caso, el lector de huellas sigue presente y seguirá por mucho tiempo. Como sucede en anteriores ocasiones, la gama media ha venido incorporando esta solución a sus lanzamientos más recientes, con lo que tiene visos de ser aún más popular. El caso es que pese a haber sido uno de los pioneros en llevar este sistema biométrico a un producto de consumo, Apple puede modificar no solo su aspecto sino su ubicación. ¿Qué tiene entre manos la firma americana para sorprender con el iPhone del décimo aniversario? Los rumores no cesan. Y la mayoría hay que cogerlos con pinzas, eso sí es cierto, y más que la mayoría suelen ser falsos o filtraciones controladas para pulsar el ambiente o adelantarse a los tiempos. Los nuevos vaticinios de los analistas apuntan, sin embargo, que el próximo terminal de Apple contará con un sensor de huellas dactilares en la espalda. El esfuerzo de la industria por reducir a la mínima expresión los marcos y bordes en esa tendencia que han venido a definir como «la era de las megapantallas» obliga a mover componentes y a rediseñar su ubicación. ¿Qué pasa con la cámara frontal? ¿A dónde va el botón Inicio? Y, por supuesto, si se deja menos espacio para los marcos, ¿en qué lugar aparecerá el sensor de huellas? Bingo. A pa parte de atrás a no ser que, finalmente, los fabricantes encuentren una solución, que es incorporar el sensor debajo de la pantalla, y por lo que se ve el resultado hasta la fecha no ha convencido. ¿Lo conseguirá Apple? ¿Lo podrá llevar a gran escala? Por el momento, ya se han prototipado algunas tecnologías como Synaptics o LG Innotek que permiten «esconder» el sensor de huellas debajo de la pantalla.