Noticias de "microsoft"

12-07-2018 | abc.es
Magic Leap lleva más de cinco años generando una gran expectación en la industria de la tecnología. Esta «startup» fundada por Rony Abovitz y con sede en Miami ha llamado especialmente la atención por lo desconocido, por un proyecto secreto de dispositivo de realidad aumentada que todavía no ha visto la luz, aunque su gran apuesta está al caer. Un caso de estudio dado que antes de iniciar sus operaciones ya estaba valorada en 4.000 millones de dólares. Tras meses de rumores, la compañía le ha puesto finalmente fecha al lanzamiento de su esperado casco de realidad aumentada, una tecnología que coloca objetos virtuales sobre imágenes estáticas: será el agosto y estará comercializado de momento en el mercado norteamericano a través de la teleoperadora AT&T. Sus continuos retrasos y anuncios inesperados ha provocado que la empresa cabalgue entre la expectación y la decepción a partes iguales. Su gran apuesta, Magic Leap One , está programado para enviarse este año tanto a diseñadores y desarrolladores para aportar las experiencias necesarias que justifiquen su adquisición por parte del público. Todavía no tienen un precio definido, pero se cree que rondarán los 2.000 dólares. Tampoco está clara su estrategia comercial, pero todo apunta a que pondrá el foco en el mercado de consumo como dispositivo de entretenimiento. Entre algunos aspectos que han trascendido a nivel técnico se encuentra el empleo de procesadores Nvidia, Tegra X2, y ARM A57 de cuatro núcleos. El software y el empleo de la red de sensores y cámaras desplegada por todo el visor permiten realizar una detección del entorno, según los primeros detalles conocidos, permitiendo a su vez interactuar con las propias manos y gestos los objetos virtuales que se representan en las lentes. La realidad aumentada es una de las tecnologías más interesantes de los últimos años por sus altas potencialidades. Sectores industriales, el mundo del diseño o, incluso, como herramienta médica son algunas de las posibilidades que ya se han ensayado con otros dispositivos similares. Los analistas apuntan a que la realidad aumentada y virtual crecerá en torno al 56% anual hasta 2021, aunque por el momento sigue siendo una tecnología con escasa acogida entre el público. Los altos precios de los dispositivos de realidad virtual de alta gama fuero, junto con el escaso catálogo de experiencias, factores clave en su adopción. Pero desde la industria de la tecnología se muestran convencidos que en pocos años se llegará a un boom comercial impulsado, en parte, por el software de entretenimiento y dispositivos lúdicos. La tecnología de realidad aumentada, sin embargo, se ha situado como más atracttiva para ciertos fabricantes como Microsoft que cuenta con su propio casco (HoloLens) y una plataforma para el desarrollo de visores para marcas comerciales, entre las que han probado suerte ya Asus o Acer.
11-07-2018 | elpais.com
Traductores simultáneos: lenguas sin fronteras
La traducción simultánea a través de apps y gadgets es una barrera que la tecnología pronto superará. Probamos en China el Konjac AI Translator, de Xiaomi y Microsoft.
10-07-2018 | elpais.com
Microsoft se acerca al iPad con su Surface Go
Un convertible a precio muy asequible con una base potencial de usuarios muy elevada
10-07-2018 | abc.es
Microsoft lanza Surface Go, su tableta más barata para competir contra el iPad en la escuela
El mercado de las tabletas es, a día de hoy, un páramo en donde únicamente sobresale Apple y su iPad, pero este tipo de dispositivos todavía tienen mucha tela que cortar en un entorno educativo. Cinco años después de que Microsoft pusiera el listón muy alto con su familia Surface, el gigante de Redmond ha presentado este martes un nuevo miembro, Surface Go, que pone el énfasis en sus prestaciones como tableta tradicional en lugar de un formato «2 en 1». La idea que pretende extender es un equipo asequible, ligero y suficiente. De prestaciones modestas, el equipo viene con una memoria RAM de 4 y 8 GB -en función de la configuración escogida, pero a todas luces algo justa para un rendimiento exigente, condicionado por el procesador Intel Pentium Gold 4415Y. Todo, bajo un diseño sin ventilador que promete hasta nueve horas de batería. Pero dado que se mueve con la versión Windows 10 S, orientado hacia el entorno educativo. Y ahí sus intenciones: virar hacia las escuelas. Su precio, además, lo dice todo (399 dólares), aunque a ello hay que sumar los accesorios adicionales que se venden por separado, como la funda y el lápiz óptico (Surface Pen). De primeras, el usuario se encontrará con 64 GB de almacenamiento, aunque se puede aumentar con el empleo de tarjetas microSD. Su superficie también dibuja su objetivo, ser cómoda y transportable. De ahí que la compañía haya elegido una pantalla de 10 pulgadas y una relación de 3:2. Su resolución sigue esa filosofía: 1.800 x 1.200 píxeles. Tiene solo 8,3 milímetros de espesor y pesa unos 680 gramos, siendo liviana y muy manejable. Su comportamiento promete alcanzar una gran experiencia a la hora de ejecutar aplicaciones del paquete Office, así como consumir contenidos multimedia y ocio digital. Uno de sus aspectos más interesantes es su manera de operar con todo el ecosistema. Además de un «trackpad» que admite gestos de cinco puntos con múltiples dedos, el equipo permite conectar un ratón para interactuar con las aplicaciones de una manera más clásica. Mantiene, sin embargo, su estructura de un pie con bisagra ajustable que se extiende hasta 165 grados. A diferencia de los iPad más accesibles, la Surface Go cuenta con un puerto USB-C para conectar el cargador y otros periféricos, un conector para auriculares y un lectro de tarjetas microSD.
08-07-2018 | elpais.com
El chatarrero electrónico que acabará en la cárcel
Eric Lundgren irá a prisión por desafiar a Microsoft. Pero antes ha tenido tiempo de fabricar un coche eléctrico con desechos que supera al Tesla y ha librado de plomo y mercurio a los trabajadores de los basureros electrónicos de Ghana.
03-07-2018 | abc.es
Un teléfono móvil conectado es, a todos sus efectos, un pequeño ordenador de bolsillo. Por sus prestaciones, estos aparatos son cada vez más herramientas de trabajo. Su arquitectura y ecosistema permite realizar múltiples actividades y tareas con gran solvencia, al menos en los modelos más avanzados. Todavía, empero, muchos de los programas informáticos empleados por los consumidores no están los suficientemente adaptados al entorno móvil. Tomando como desafío superar este obstáculo, muchos fabricantes de tecnología han venido desarrollando sistemas para «convertir» a un móvil en un PC convencional. De ahí la aparición de «gadgets» curiosos como el Dex Pad de Samsung que permite conectar el terminal a un monitor y teclado para aprovechar, más o menos, las prestaciones como si se tratase de un ordenador ad hoc. No dejan, sin embargo, de ser apaños para verlo en pantalla grande, por lo que los usuarios más exigentes se encuentran en que algunas tareas que desempeñan sobre sus equipos no pueden realizarlas como les gustaría en un móvil. Microsoft, que perdió la batalla móvil y desaprovechó la adquisición de Nokia, lleva trabajando al menos dos años en un interesante dispositivo móvil de pantalla plegable que dispone de un modo ordenador. El proyecto, que se conoce internamente como Andromeda, ha salido a la luz después de la filtración de unos correos internos a los que ha tenido acceso el medio especializado «The Verge». En ellos se especifican algunos detalles al respecto de esta iniciativa que tomaría de base una doble pantalla plegable capaz de abrirse como un libro gracias a una bisagra sin perder capacidades táctiles. Plegado, el dispositivo no ocuparía más espacio que el de un teléfono móvil de unas 5.5 o 6 pulgadas. Este misterioso dispositivo, registrado en diversas patentes y rumoreado en informes antiguos, formaría parte de la gama Surface, con lo que todo apunta a que estaría funcionando a través de Windows 10, el sistema operativo de Microsoft. La idea es desarrollar, pues, una Surface pero de bolsillo. Hasta la fecha, esta familia de ordenadores ha tenido clara sus intenciones desde que apareciera en 2015: fusionar las tabletas con los PC corrientes. Según la descripción, el proyecto pretende «difuminar las líneas entre lo que se considera PC y móvil». Y, a su vez, sería compatible con los bolígrafos digitales Stylus que se emplean en las tabletas Surface. Lo que ha trascendido es que el dispositivo Andromeda se está desarrollando en secreto. La idea ya ha sido transmitida a través de diseños conceptuales en 3D que permite hacerse una idea del posible resultado final. Microsoft también está experimentando con procesadores ARM dentro de los prototipos de dispositivos de Andromeda, aunque no está claro si el gigante del software recurrirá finalmente a Intel o Qualcomm para la versión definitiva. Al tratarse de un experimento, no están claras las intenciones de la compañía al respecto, pero se cree que en caso de que finalmente salga adelante no se presentaría hasta 2019.
03-07-2018 | abc.es
Qué es la Inteligencia Artificial y por qué me debería interesar
La visión negativa que tiene la sociedad sobre la inteligencia artificial (IA) está marcada por la ciencia ficción, pero no se corresponde con la realidad, como ha señalado la compañía Microsoft, que se ha propuesto explicar los conceptos básicos de esta tecnología. La ciencia ficción, a través de la literatura, el cine o los videojuegos, entre otros, ha generado una inquietud sobre la inteligencia artificial, sobre la pérdida de puestos de trabajo o el daño que pueda llegar a hacernos. En este contexto, la compañía, busca «fomentar un debate público positivo» para poder «omprender y anticipar el gran impacto que tendrá la IA con el paso del tiempo». Y para ello, ha iniciado una serie de artículos con los que espera explicar qué es la inteligencia artificial y progresivamente ahondar en los planteamiento éticos y los aspectos que «más preocupan a la gente». Del «machine learning» al «deep learning» La IA es, explicada de manera concisa, «cuando las máquinas o los sistemas informáticos se comportan de una manera que simula la inteligencia humana», como ha explicado la compañía. Pero esta tecnología integra varios conceptos como el «machine learning» o el «deep learning». El «machine learning» (aprendizaje automático) otorga a los ordenadores la capacidad del aprender sin haber sido programados de manera directa para ello, entrenándolos con miles de ejemplos para identificar patrones en los datos, para así actuar de forma anticipada posteriormente. Las recomendaciones al realizar búsquedas, los filtros en los emails, el reconocimiento de voz y el lenguaje natural son algunos ejemplos de «machine learning». El aprendizaje se realiza de distintas formas. El aprendizaje supervisado, entrena a las máquinas con datos etiquetados para que encuentren patrones -con información sobre lo que muestran-, mientras que el aprendizaje no supervisado se basa en que las máquinas buscarán similitudes, es decir, buscan ejemplos que se parezcan y puedan agruparse. Las máquinas también aprenden mediante el aprendizaje de refuerzo (prueba y error), hasta decidir cuál es la mejor manera de completar una tarea dada. Por su parte, el «deep learning» (aprendizaje profundo) es una subcategoría de «machine learning» que procesa la información siguiendo el funcionamiento de las redes neuronales del cerebro humano. Este sistema logra una comprensión ampliamente detallada de los datos, y equivale a una forma de razonamiento inteligente, como señala Microsoft. De este modo, cuando la IA visualiza la imagen de un perro, primero identifica una forma a partir de sus píxeles, después sus bordes, los contornos, y así sucesivamente hasta identificar la imagen.Funciones como el reconocimiento del habla, el reconocimiento de imagen o el procesamiento de lenguaje natural son ejemplos de «deep learning», tecnología que está detrás de los últimos avances en este campo. Miedo y terror La compañía tecnológica explica que los sistemas de IA actuales están preparados para realizar tareas específicas y lógicas, pero no son capaces de empatizar, intuir o tener inteligencia emocional. En este sentido, Microsoft piensa que el miedo o rechazo que sienten algunas personas por la IA pueden estar condicionados por la representación que las películas de ciencia ficción muestan de esta tecnología. Para lograr aumentar la confianza de los ciudadanos en esta tecnología, la compañía considera que hay que desarrollar la IA partiendo de un marco es ético, que otorgue especial importancia a la privacidad de los usuarios o los malos usos de la IA. Microsoft cree en la colaboración internacional en torno a esta temática y por ello ha ayudado a fundar la Partership on AI, una organización sin ánimo de lucro que tiene como fin defender sistemas de IA que aporten beneficios a la sociedad. El gigante tecnológico también ha creado su propio comité asesor, llamado AI and Ethics in Engineering and Research, con la misión de proteger a los sistemas de IA de la discriminación y los sesgos, que deben incorporar los principios éticos de la transparencia y solidaridad sin violar la privacidad de los usuarios. Impacto industrial Otro de los debates sociales en los que se posiciona Microsoft es el futuro de los trabajos, puesto que hay muchos ciudadanos que creen que la IA restará puestos de trabajo a los humanos. Para la compañía, esta visión es «simplista», ya que si bien es cierto que la inteligencia artificial podría realizar algunas tareas que hacen los humanos, por ejemplo, aquellas tareas que son rutinarias, las personas todavía podrían dedicarse a tareas más relevantes. Microsoft admite que probablemente la IA revolucionará los trabajos, eliminará algunas profesiones que hoy en día desempeñan personas, pero también se crearán nuevos puestos que aún no existen. La compañía entiende como una ventaja que en la Cuarta Revolución Industrial que estamos viviendo, «somos capaces de planificar el cambio con mucha más perspectiva», y añade que «la creación de políticas y la reconversión profesional pueden hacer que la creación de empleo supere al reemplazo de puestos». Pese a esto, la firma declara que estos cambios laborales tan bruscos se producirán dentro de muchas décadas, cuando la inteligencia artificial esté mucho más avanzada, momento en el que habrá que tomar decisiones sobre si es correcto o no el reemplazo de humanos por máquinas. En la actualidad hay que centrarse en los retos de hoy en día adoptando un planteamiento responsable.
1