Noticias de "microsoft"

20-02-2019 | abc.es
Google anunció este miércoles la próxima adquisición de la «startup» de servicios de migración a la nube Alooma, una operación que redoblará su apuesta por este segmento de mercado, en el que Amazon y Microsoft le siguen aventajando a mucha distancia. El vicepresidente de Ingeniería de Google, Amit Ganesh, fue el encargado de anunciar la operación -de la que no se reveló la cuantía- y aseguró que Alooma tiene «un encaje natural» en Google, ya que les permitirá ofrecer a sus clientes «una experiencia de migración automatizada y simplificada a Google Cloud». «Las compañías líderes de cada industria en todo el mundo se están trasladando a la nube digital para ser más ágiles, seguras y escalables. En esta modernización de su infraestructura, la migración de sistemas críticos y de los datos que sostienen el negocio puede resultar un proceso abrumador», indicó Ganesh. La empresa emergente, con oficinas en Tel Aviv (Israel) y Redwood City (California, EE.UU.), ha logrado 15 millones de dólares en inversiones por parte de los fondos Lightspeed Venture Partners y Sequoia Capital Israel. Su principal servicio es proveer a las empresas de una herramienta de migración a la nube que les permite trasladar grandes volúmenes de datos de muchas fuentes distintas a un único «almacén» digital. Con esta adquisición, Google refuerza su segmento de negocio de servicios en la nube, considerado estratégico de cara al futuro por parte de la mayoría de grandes empresas tecnológicas de Silicon Valley y en el que compite con los dos auténticos colosos del mercado, Amazon y Microsoft. Según la firma de servicios de análisis Canalys, Google Cloud (el servicio en la nube de Google) cerró 2018 con una cuota de mercado del 8,5%, muy por detrás de Amazon Web Services (31,7%) y Azure de Microsoft (16,8%). «La migración simplificada que lograremos con Alooma abrirá las puertas a que nuestros clientes puedan aprovechar todas las tecnologías que ofrecemos, incluyendo herramientas de análisis, seguridad, inteligencia artificial y aprendizaje automatizado», subrayó la directiva de Google.
20-02-2019 | abc.es
Inteligencia Artificial para lograr una mayor eficacia en el suministro de productos entre las empresas
La vida conectada empieza a articularse en los hábitos de los consumidores. Los servicios conectados han venido a ampliar las funciones domésticas, permitiendo que diversas tareas cotidianas sean más fáciles de ejecutar. O, al menos, más cómodas. Gracias a los servicios basados en Inteligencia Artificial (IA), una tecnología en boga en la actualidad a pesar de estar fraguándose desde los años cincuenta, el mundo de la empresa también ha encontrado una manera de agilizar procesos, mejorar resultados y, en definitiva, optimizar recursos en un entorno cada vez más competitivo. La robotización de la industria es un hecho incuestionable. Desde hace cien años, las empresas que han buscado la modernidad han centrado sus esfuerzos en adaptar las nuevas tecnologías de la época. La cara menos amable ha sido, sin embargo, la eliminación de miles de trabajos rutintarios en favor de las máquinas, aunque por fortuna han creado otras nuevas tareas en las que poner la mano humana. Y esos avances en materia de «inteligencias» también empiezan a ver la luz en una de las patas del mundo empresarial como es la gestión de los proveedores. Gosupply, una «startup» española, ha encontrado, así, un espacio de crecimiento de esta tecnología. Fundada en 2017 por el emprendedor Jaime Velasco, y con un capital social en torno a los cien mil euros, según la información consultada por este diario en el registro mercantil, la firma apuesta por la creación de una «plataforma de análitica avanzada» diseñada a filtrar la «información agregada» de cada empresa, notificándoles a estas, en tiempo real, «los posibles riesgos, especialmente para las áreas de compras de sus clientes». Esta idea, todavía en fase de crecimiento y expansión, se sustenta sobre una plataforma de tipo «SaaS» («Software as a Service», software como servicio en español) que permite monitorizar a proveedores y terceras partes de la compañía en todo el mundo con el objetivo de detectar y gestionar cualquier riesgo o desafío que pueda surgir en la cadena de suministro. El objetivo de la compañía es garantizar «una gestión más transparente y eficiente» en este habitual proceso empresarial. Además, el servicio proporciona adicionalmente un sistema de pre-homologación y calificación interna de proveedores, «lo que ayuda a los clientes a afrontar la toma de decisiones» dentro de la empresa con información detallada. La IA se ha posicionado, en ese sentido, como una de las áreas de mayor crecimiento tanto a nivel empresarial como del mundo del consumo. El presente año 2019 ha abierto las puertas de par en par a esta tecnología, así como los servicios en la «nube», el «blockchain» o el llamado «Internet de las Cosas». Varios escenarios que las diferentes industrias llevan tiempo experimentando. De hecho, un reciente estudio de la firma GP Bullhound considera que una tercera parte de las emrpesas incorporarán la inteligencia artificial en sus procesos a lo largo del año. «La IA es un elemento estratégico para la transformación de los negocios y ofrece enormes beneficios empresariales» Y no solo eso; diversos estudios apuntan a que la IA tendrá un gran impacto en, por ejemplo, los procesos de selección de personal en el departamento de Recursos Humanos y en otros espacios de la logística de las compañías de todo tipo. Ejemplo son las empresas, ya sean de fabricación de textiles o un «e-commerce», que recurren cada vez más a la IA para avanzar todo lo posible frente a sus competidores. Sin embargo, para muchas empresas la complejidad de adoptar plenamente la IA puede llegar a ser una tarea muy compleja e, incluso, «casi inaccesible», según diversos expertos consultados por este diario. De ahí a que las grandes empreas tecnológicas como Google, Microsoft o Apple no deseen ceder más terreno a sus rivales en esta materia. «Conseguir que más empresas puedan utilizar Inteligencia Artificial significa que sea más fácil para ellas el descubrir, compartir y utilizar las herramientas y el trabajo ya existentes», sostienen fuentes del gigante de internet estadounidense, que recientemente anunció una plataforma llamada AIHub destinada a las empresas y que pone el foco en simplificar la consulta y análisis de grandes datos. La IA ha supuesto una irrupción en muchos ámbitos y sectores laborales. En el día a día, basta con navegar en internet para conocer alguna de sus aplicaciones. Los motores de búsqueda estudian los hábitos y comportamientos, se utilizan algoritmos de autoaprendizaje que analizan lo que se compra, e incluso el horario en el que se hace. Sin embargo, tiene mucho más recorrido que su actual ámbito de aplicación. «La IA es un elemento estratégico para la transformación de los negocios y ofrece enormes beneficios empresariales. Además de mejorar la productividad, la tecnología podría también mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, puesto que la IA se encargará de las tareas rutinarias posibilitando que los profesionales se especialicen en tareas que aporten más valor a la compañía», señala en un comunicado Gema Ruiz-Díaz, experta en IA en Vector ITC Group.
12-02-2019 | abc.es
Los peligros de usar Internet Explorer
Microsoft ha explicado que su navegador Internet Explorer hace tiempo que se mantiene solo por razones de compatibilidad, sobre todo, a nivel empresarial, y aconseja a sus usuarios no usarlo como navegador predeterminado porque no es seguro. En una entrada publicada en el blog de Microsoft, el responsable de ciberseguridad de la companía, Chris Jackson, ha explicado que los desarrolladores hace tiempo que no prueban nuevas herramientas o aplicaciones en Internet Explorer, ya que este navegador solo se mantiene debido a que muchas empresas trabajan con los estándares de Explorer. Jackson ha señalado en la entrada que muchas empresas usan páginas web antiguas en la intranet y necesitan los viejos estándares HTML, que no están disponibles en navegadores modernos como Chrome, pero sí en Explorer. Esto le hace que sea objetivo de ciberdelincuentes, ya que cuenta con numerosas brechas de seguridad que ya no son solucionadas. Por todo ello, Internet Explorer sigue presente en Windows 10, pero desde la compañía desaconsejan su uso, porque «no admite nuevos estándares web», haciendo que este navegador resulte obsoleto y su función como navegador predeterminado no sea útil.
06-02-2019 | abc.es
DuckDuckGo frente a Google: virtudes, defectos y posibilidades de las búsquedas de internet
Un año en «términos» tecnológicos bien podría equivaler a un lustro. O más incluso. La innovación a partir de los nuevos ecosistemas digitales ha dado comienzo a una permamente revolución en la que todo cambia de un día para otro. Ha transcurrido tanto tiempo que hay que pararse a pensar un poco acerca del nacimiento de Google, actualmente el principal motor de búsquedas; y para muchos usuarios representa la construcción básica de internet en su conjunto. Sus inicios fueron abultados, pero firmes. Lograron, con éxito, encontrar una fórmula de organización de las páginas web, pero antes de la irrupción de la empresa estadounidense fundada por Larry Page y Sergey Brin en 1998 existía la idea de internet. Altavista, por ejemplo, era uno de los buscadores más populares en la época. Yahoo, ahora en decadencia, fue otro de los pioneros. La Gran G ha amasado en este tipo tanto potencial en estos años que, según las estadísticas de la firma StatCounter, el 92% de las búsquedas a nivel mundial proceden de Google. Es el principal contenedor. Le siguen, no obsante, otros pequeños servicios como Bing (2.39% y propiedad de Microsoft), Yahoo (que soporta un 2.12% de cuota de mercado), así como DuckDuckGo (0.15%) o Yandex (0.48%). Nadie le hace sombra a Google, pero en plena era de la privacidad, DuckDuckGo se ha hecho un hueco en los últimos meses: por primera vez, este mes ha superado las 1.000 millones de peticiones de búsqueda. Creado en 2008, el servicio aspira a ser el garante de la información personal de los usuarios. Los buscadores, por regla general, suelen guardar los datos de las búsquedas y de los usuarios, lo que para algunos esta medida vulnera los derechos de privacidad. Pero este un buscador promete que no registra los datos de los internautas que lo utilizan. Se trata de un desarrollo del ingeniero Gabriel Weinberg centrado en código abierto. Su impulso se ha visto fortalecido después de una alianza con Apple, que en los últimos meses está intentando abanderar la defensa de la privacidad, aunque todavía no cree que pueda integrarse en los dispositivos de la compañía como buscador predeterminado. Empezará dentro del servicio cartográfico Apple Maps. La base sobre la que se sostiene este particular buscador es que procesa información de sitios de origen público con el objetivo de «aumentar los resultados tradicionales y mejorar la relevancia». También dispone de varios apartados (web, imágenes, vídeos y noticias) al igual que su rival Google, pero dispone de una extensión para navegadores como Chrome para evitar guardar el historial de búsquedas o bloquear rastreadores, entre otras cosas. Aunque ambos servicios están destinados al mismo fin, sus resultados son diferentes. Cada uno dispone de su propia tecnología detrás, con sus desarrollos en materia de algoritmos informáticos encargados de organizar los contenidos fácilmente. Un hecho que puede ocasionar que introduciendo los mismos criterios de búsqueda o palabras clave el usuario se encuentre con unas decisiones distintas. Máxime a que no requiere del ingreso de credenciales de usuario, con lo que deja atrás la monitorización del historial de búsquedas. Google, en cambio, se ha hecho grande a partir de filtrar los resultados de búsqueda en función de los intereses y preferencias de cada uno, con lo que se ha creado un efecto burbuja impropio para un buen criterio de búsqueda. Y eso a pesar de haberse mejorado en los últimos años introduciendo filtros semánticos que propugnan resultados más «humanos». Aparentemente, ambos servicios son muy rápidos a la hora de devolver las peticiones de cada usuario, aunque el gigante de internet estadounidense sigue estando a años luz en otros aspectos. Dentro del servicio, DuckDuckGo, además, incluye una retahíla de posibilidades gracias a códigos especiales y fórmulas establecidas para lograr atajar las búsquedas. También pretende agilizar el proceso y reducir al mínimo el número de clics necesarios hasta encontrar un resultado satisfactorio. Lo consigue gracias a lo que llaman «bangs». El problema añadido, sin embargo, estriba en que rompe ligeramente con las principales técnicas de posicionamiento web, tan importantes hoy en día para las empresas.
31-01-2019 | abc.es
Bill Gates, el multimillonario que respeta la cola para comprar una hamburguesa
Bill Gates ha sido el hombre más rico del mundo. Aunque ya no lidera dicho ranking, sí sigue formando parte de él. De hecho, ocupa la segunda posición. Pero ello no le ha hecho olvidar de dónde viene. En los últimos días se está haciendo viral una imagen del cofundador de Microsoft, del pasado 15 de enero, en la que aparece haciendo cola - como cualquier mortal- en un restaurante situado en Seattle, Estados Unidos. Con vaquero gris, zapatillas y jersey granate, Gates, que cuenta con una fortuna estimada en 95.000millones de dólares (83.000 millones de euros), llegó al local y se puso a la cola para esperar su turno. Entonces, pidió una hamburguesa, patatas y un refresco. Todo por solo 7,68 dólares (poco más de 6 euros). La imagen fue compartida por Mike Galos, un exempleado de Microsoft, a quien le envió la foto otro excompañero que reconoció al que fue su jefe y no dudó en inmortalizar el momento. Galos decidió compartirlo en su Facebook con el siguiente texto: «Cuando vales unos 100.000 millones de dólares, eres el responsable del organismo de caridad más grande de la historia (en referencia a la Fundación Gates) y haces cola por una hamburguesa como el resto de las personas. Así es como la gente rica de verdad se comporta, a diferencia de quién quiere un retrete de oro en la Casa Blanca», en clara referencia a Donald Trump. Bill Gates, con esta inesperada imagen, se ha ganado aún más la admiración de todo el mundo. A sus 64 años, dedica la mayor parte de su fortuna a la filantropía a través de su propia fundación, en la que trabaja junto a su mujer Melinda. De hecho, recientemente ha presentado el primer retrete sin agua para afrontar la crisis mundial de saneamiento. Gates creó junto a Paul Allen Microsoft en 1975. Lo que no sabían por entonces era que esa compañía revolucionría el mundo del software y de los ordenadores personales con la creación de Windows. En 2008 decidió apartarse de la compañía que le ha dado todo y dedicarse íntegramente a la Fundación Gates, en la que sus tres hijos también están implicados. Su objetivo es reducir la desigualdad porque «todas las vidas tienen la mismo valor». Y de hecho, así lo ha demostrado una vez más esperando su turno para comprar la cena.
29-01-2019 | abc.es
Un algoritmo reduce el sesgo racial y de género en los sistemas de reconocimiento facial
Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología Massachusetts (MIT) ha conseguido desarrollar un algoritmo que reduce al 60% el sesgo racial y de género que resulta del entrenamiento del reconocimiento facial de la Inteligencia Artificial (IA). Un informe del Laboratorio de Inteligencia Artificial y Ciencia Informática (CSAIL) del Instituto de Tecnología Massachusetts (MIT) se explica cómo un equipo de investigadores ha conseguido reducir el margen de error de los resultados obtenidos en las pruebas con Inteligencia Artificial (IA) de reconocimiento facial con respecto al género y a la raza de la muestra. Un estudio del año pasado explicaba que el margen de error en el reconocimiento facial de la IA variaba dependiendo de la raza y el género del sujeto. Este estudio, basado en los sistemas de IBM Watson, Microsoft y Facebook, mostró que las fotografías de mujeres tienen un margen de error mayor que las de los hombres; error que aumenta, además, cuando el sujeto a analizar es de piel oscura. Esta diferencia encuentra su explicación en la base datos sobre los que la IA basa su aprendizaje. Este sistema de datos cuenta con más muestras de hombres blancos que de mujeres negras, por lo que la Inteligencia Artificial tiene más dificultades a la hora de reconocer a los grupos de los que tiene menor referencia. Un equipo del MIT ha avanzado en la solución de este problema al desarrollar un algoritmo que permite identificar y minimizar cualquier sesgo oculto, mediante el aprendizaje tanto de una tarea específica, como es el reconocimiento facial, como de la estructura implícita de los datos del entrenamiento. En las pruebas, para las que se ha empleado la misma base de datos que en el estudio del año pasado, el algoritmo redujo este «sesgo categórico» en más del 60% en comparación con otros modelos más avanzados de detección facial, sin que estos perdieran precisión. El algoritmo puede analizar un conjunto de datos, aprender qué está intrínsecamente oculto en su interior y volver a muestrearlo para que sea más justo sin necesidad de que intervenga un programador humano. Alexander Amini, doctor del MIT y miembro del equipo a cargo del proyecto, explica la corrección del sesgo es «especialmente importante en tanto que empezamos a ver este tipo de algoritmos en seguridad, cuerpos policiales y otros dominios». Este sistema sería particularmente relevante, como añade Amini, para conjuntos de datos que son demasiado grandes para examinarlos manualmente.
27-01-2019 | abc.es
Los robots invaden el aula, pero todavía no sabemos para qué
La inteligencia artificial ha venido para quedarse, y poco a poco está llenando más aspectos de nuestra vida cotidiana, prácticamente sin que nos demos cuenta. Netflix, Microsoft, Google o Amazon lo utilizan en sus productos con los que interactuamos constantemente. Y los «chatbots», pequeños programas automatizados para seguir una conversación, están entrando en el aula. Y no sólo está afectando sólo al mundo digital, sino que también lo hace en otros ámbitos más tradicionales como la enseñanza. Y no estamos hablando sólo de que la robótica, la programación o la inteligencia artificial se hayan convertido en asignaturas comunes en los colegios y universidades, sino que estas tecnologías están afectando al propio sistema educativo. Hace unos meses hablábamos de Lola, el «chatbot» de la universidad de Murcia que ayuda a los nuevos alumnos. Fue capaz de responder más de 38.000 dudas de 4.000 alumnos en sus primeros días activo, sobretodo relacionadas con las notas y procesos de inscripción. Ahora el foco recae en el propio aula, sobre la utilidad de la Inteligencia Artificial y los «chatbots» situados entre profesor y alumno. Si hace unos meses hablábamos del «skill» de Alexa de ABA English para practicar inglés conversacional desde cualquier altavoz equipado con el asistente de Amazon, por qué no puede ocurrir algo parecido dentro de una clase, donde los estudiantes pueden interactuar con una inteligencia artificial para repasar, consultar dudas, igual que ocurría en la película de Steven Spielberg «Ready Player One». La pregunta es si los robots podrán sustituir a los profesor es a medio plazo. Lluís Pastor y Guillem García Brustenga, directores del eLearn Center de la Universidad Oberta de Cataluña, afirman que no existirá una sustitución en su informe «Los chatbots en la educación», sino que se complementarán. Es cierto que estos chatbots irán asumiendo cada vez más tareas dentro del aula, pero serán todas aquellas tareas repetitivas que aporten poco valor en la clase. Algo positivo tanto para el alumno como para profesor. Imagínese que el alumno que está estudiando matemáticas, tenga siempre un compañero 24 x 7 para resolver dudas, repetir alguna lección o practicar con él. Es el sueño de cualquier estudiante y el futuro de la enseñanza a distancia. «No hay que tener miedo a la incorporación de la IA en los procesos de aprendizaje», explica Pastor. «Es algo que va a ocurrir y que beneficia a todos: al docente y, sobre todo, al estudiante, que debe ser el centro del aprendizaje y que va a disfrutar de acompañamiento permanente». El profesor va a volverse indispensable para entrenar y formar al robot, y podrá dedicarle más tiempo a la parte creativa de la formación. Un «chatbot» necesita de un entrenamiento ininterrumpido, dotándole de información y ejemplos de forma continuada. Nadie quiere que ocurra como con Tay, el «bot» de Twitter de Microsoft que prácticamente en 24 horas se convirtió en sexista y xenófobo gracias a lo que aprendió de las conversaciones en la red social. No se trata de hablar de futuro, es algo que ya está ocurriendo, en 2015 Jill Watson impartió un curso de postgrado en la universidad de Georgia, donde durante todo el semestre un «chatbot» respondió dudas, planteó preguntas a los alumnos y las evaluó sin que los alumnos ni siquiera se dieran cuenta de ello. Los chatbots van a llegar al aula en los próximos años, es inevitable, al principio será de forma tímida, sólo ocupándose de temas administrativos, pero poco a poco serán el perfecto asistente de los profesores, aportando contenido, resolviendo dudas, incluso haciendo exámenes. La razón de que no ocurra de forma masiva es que todavía entrenar esos chatbots con el conocimiento equivalente al de un profesor, sería un proceso largo y arduo, casi al mismo nivel de enseñar a una persona desde cero. La UOC, al igual que otras universidades, se están preparando para que poco a poco estos compañeros virtuales lleguen a las clases.
24-01-2019 | abc.es
Huawei también se suma al «smartphone» plegable: lo presentará en el MWC de Barcelona y será 5G
La compañía tecnológica china Huawei confirmó este jueves que presentará su primer teléfono inteligente con capacidad para operar con redes de quinta generación (5G) en el próximo Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. El consejero delegado del grupo de negocios de consumo de Huawei, Richard Yu, hizo oficial la noticia, que ya se rumoreaba en publicaciones especializadas, en una presentación celebrada este jueves en Pekín. A pesar de que no ofreció apenas detalles sobre este terminal, sí que reveló que contará con pantalla plegable -una tendencia a la que parecen apuntarse las principales compañías del sector- y que su precio estará por encima de los 1.000 euros (1.135 dólares). La compañía también lanzará en el futuro otros móviles con capacidad 5G por debajo de ese precio. Huawei ya anunció que la fecha de comercialización prevista para su primer móvil 5G es el próximo mes de junio. Yu aseguró que su empresa «lleva mucha ventaja» a sus competidoras en tecnología 5G y predijo que este tipo de redes estarán listas «como muy pronto, en marzo o abril». La compañía ha presentado en Pekín varias innovaciones como el Balong 5000, del que aseguran que es el módem 5G más potente del mundo pese a su tamaño, «más pequeño que una uña». Huawei, que trata de abanderar la introducción de las redes 5G, ha asegurado a este respecto que ya cuenta con más de 30 contratos a nivel internacional, 18 de ellos en Europa. De hecho, el presidente de la sección de productos 5G de Huawei, Yang Chaobin, aseguró: «Ya estamos desplegando la red 5G en Barcelona, y creo que cuando visitéis la ciudad podréis comprobar la experiencia por vosotros mismos». Entre las mejoras que promete el 5G de Huawei destaca que la velocidad de conexión multiplica por 100 a la de las redes de cuarta generación y que la latencia podría reducirse a menos de un milisegundo. Así pues, las redes 5G podrían aplicarse a cirugías remotas -ya se han realizado pruebas con éxito en operaciones a animales-, trabajo con robots en entornos peligrosos para los humanos o juegos en la nube. «El 5G va a llegar, es una era de conectividad ubicua», celebró Yu, quien reveló que la inversión en investigación y desarrollo de Huawei alcanzó los 11.300 millones de euros (12.834 millones de dólares) en 2017, solo por detrás de Samsung, Alphabet -la matriz de Google-, Volkswagen o Microsoft. En 2018 Huawei vendió 206 millones de teléfonos inteligentes y más de 100 millones de otros dispositivos -como tabletas u ordenadores-, ayudando a la compañía a elevar su facturación en cerca de un 45 % hasta más de 52.000 millones de dólares (45.788 millones de euros).
23