Noticias de "microsoft"

10-05-2017 | abc.es
La estrategia de Microsoft para el futuro: se centra en la nube inteligente y la inteligencia artificial
Entre miércoles y viernes está teniendo lugar en Seattle, el Build, la conferencia anual de Microsoft dirigida a los desarrolladores de aplicaciones tanto para internet con Azure como para el sistema operativo Windows 10. Al igual que hacen el resto de las empresas tecnológicas en sus congresos, Microsoft aprovecha la exposición recibida, para presentar nuevos productos y servicios, que marcan la estrategia de la compañía para el resto del año. Un hito importante para la compañía todos los años. Aunque, en las últimas ediciones ha perdido parte de su importancia, con eventos distribuidos a lo largo del año, además de otros congresos. Satya Nadella, consejero delegado de Microsoft, como es costumbre, ha abierto la conferencia. Durante dos horas y media de intervención, habló, sobre todo, de la idea de la compañía americana en ofrecer lo que ha definido como «nube inteligente», una apuesta por sistemas cognitivos para los servicios de computación virtual. La cantidad de información que la sociedad y las empresas generan se ha disparado exponencialmente hasta el punto que el 90% del contenido que existe en internet se ha generado en los dos últimos años. En el 2020, esta situación será más acuciante, con el internet de las cosas, y los 20.000 millones de dispositivos inteligentes que estarán continuamente enviando información a la nube. «Tenemos la oportunidad y la responsabilidad. La computación del futuro se definirá por las elecciones que los desarrolladores tomemos»Satya Nadella «Tenemos la oportunidad y la responsabilidad. La computación del futuro se definirá por las elecciones que los desarrolladores tomemos», apuntó Nadella durante su intervención. Cuando hablamos de tecnología, es difícil encontrar el componente moral. Pero Microsoft tiene claro que la tecnología está aquí para resolver los problemas de nuestro tiempo, pero tiene que ser el ser humano el que decida cómo se llevará a cabo, para no llegar a una situación similar a la planteada por George Orwell en su icónico libro «1984» en el que predijo un mundo controlado por la tecnología. Los tres principios de Microsoft son ayudar a la gente con tecnología, que esta tecnología mejore la vida de mucha gente, y que se pueda confiar en ella. Las cifras de uso global del ecosistema de Microsoft, no hacen más que crecer. Desde el punto de vista de los usuarios, 500 millones de personas utilizan ya Windows 10, 100 millones Office 365 y el asistente virtual Cortana, recibe 141 millones de peticiones cada mes. En la vertiente profesional, 12 millones de empresas, utilizan Azure, la plataforma en la nube de Microsoft. Esa nube inteligente de Microsoft viene de una combinación con la computación «edge», es el futuro, según ha desvelado Satya en la presentación. Este tipo de computación, aprovecha la capacidad de los dispositivos que proveen la información para procesar los datos previamente, antes de enviarlos a la nube. Cada persona, interactúa cada día con, al menos de media, seis dispositivos conectados a la nube, si estos dispositivos no se limitan a enviar la información a la nube, sino hacen un procesamiento antes, la capacidad de procesar información de la red, se multiplica. El claro ejemplo, es el coche autónomo que genera 100 gigas de información por segundo, en vez de enviar toda esa información a la nube, la computación «edge», haría que sólo se enviara la información relevante. Como ejemplo Microsoft ha mostrado cómo con una combinación de cámaras e inteligencia artificial, se pueden prevenir la mayoría de los accidentes laborales. La inteligencia artificial detecta la anomalía que provoca el incidente, y notifica o reacciona al respecto. Por ejemplo, si hay un vertido accidental, la IA detecta el cambio, y notifica a los responsables. Además, el asistente virtual de Microsoft, Cortana, recibe una gran actualización; ahora puede registrar la actividad y los dispositivos que utiliza el usuario, es capaz de contextualizar la información, y recomendar, por ejemplo, si es neceario avisar a los asistentes a una reunión si llegamos tarde. Además, los desarrolladores, ahora serán capaces de implementar nuevas habilidades en Cortana. Tres elementos han hecho posible la inteligencia artificial, el poder de computación, provisto por Microsoft Cloud, los algoritmos y una inmensa cantidad de información, que podemos encontrar en Microsoft Graph. Los servicios cognitivos, derivan de esa IA, como, el reconocimiento de imagen, la traducción, el lenguaje, la búsqueda y el conocimiento. Estos servicios, ofrecidos a los desarrolladores, pero también los podremos encontrar en el servicio de traducción de Power Point que es capaz de cambiar el idioma de las presentaciones, o en la aplicación para móvil de Microsoft Translator. Microsoft ha divido su conferencia principal en dos, este miércoles se ha centrado en los servicios en la nube dirigidos a empresas, y probablemente el jueves, verse sobre productos de consumo, como Windows 10, Office 365 o Surface.
10-05-2017 | abc.es
La estrategia de Microsoft se centra en la nube inteligente y la inteligencia artificial
Entre miércoles y viernes está teniendo lugar en Seattle, el Build, la conferencia anual de Microsoft dirigida a los desarrolladores de aplicaciones tanto para internet con Azure, como para Windows 10. Al igual que hacen el resto de las empresas tecnológicas en sus congresos, Microsoft aprovecha la exposición recibida, para presentar nuevos productos y servicios, que marcan la estrategia de la compañía para el resto del año. Un hito importante para la compañía todos los años. Aunque, en las últimas ediciones ha perdido parte de su importancia, con eventos distribuidos a lo largo del año, además de otros congresos. Satya Nadella, CEO de Microsoft, como es costumbre, ha abierto la conferencia de dos horas y media, que, sobre todo se ha centrado en la nube inteligente. La cantidad de información que la sociedad y las empresas generan se ha disparado exponencialmente, hasta el punto, que el 90% del contenido que existe en internet se ha generado en los dos últimos años. En el 2020, esta situación será más acuciante, con el internet de las cosas, y los 20.000 millones de dispositivos inteligentes que estarán continuamente enviando información a la nube. Satya: «Tenemos la oportunidad y la responsabilidad. La computación del futuro se definirá por las elecciones que los desarrolladores tomemos». Cuando hablamos de tecnología, es difícil encontrar el componente moral. Pero Satya y Microsoft tienen claro que la tecnología, está aquí para resolver los problemas de nuestro tiempo, pero, tiene que ser el ser humano el que decida cómo se llevará a cabo, para no llegar a una situación similar a la planteada por George Orwell en su libro 1984, que predijo un mundo controlado por la tecnología. Los tres principios de Microsoft, son ayudar a la gente con tecnología, que esta tecnología mejore la vida de mucha gente, y que se pueda confiar en ella. Las cifras de uso global del ecosistema de Microsoft, no hacen más que crecer. Desde el punto de vista de los usuarios, 500 millones de personas utilizan ya Windows 10, 100 millones Office 365 y el asistente virtual Cortana, recibe 141 millones de peticiones cada mes. En la vertiente profesional, 12 millones de empresas, utilizan Azure, la plataforma en la nube de Microsoft. La nube inteligente de Microsoft, combinada con la computación «edge», es el futuro, según ha desvelado Satya en la presentación. Este tipo de computación, aprovecha la capacidad de los dispositivos que proveen la información para procesar los datos previamente, antes de enviarlos a la nube. Cada persona, interactúa cada día con, al menos de media, seis dispositivos conectados a la nube, si estos dispositivos no se limitan a enviar la información a la nube, sino hacen un procesamiento antes, la capacidad de procesar información de la red, se multiplica. El claro ejemplo, es el coche autónomo que genera 100 gigas de información por segundo, en vez de enviar toda esa información a la nube, la computación «edge», haría que sólo se enviara la información relevante. Como ejemplo, Microsoft ha mostrado cómo con una combinación de cámaras e inteligencia artificial, se pueden prevenir la mayoría de los accidentes laborales. La inteligencia artificial detecta la anomalía que provoca el incidente, y notifica o reacciona al respecto. Por ejemplo, si hay un vertido accidental, la IA detecta el cambio, y notifica a los responsables. El asistente virtual de Microsoft, Cortana, recibe una gran actualización, registrando la actividad y los dispositivos que utiliza el usuario, es capaz de contextualizar la información, y recomendar, por ejemplo, si es neceario avisar a los asistentes a una reunión si llegamos tarde. Además, los desarrolladores, ahora serán capaces de implementar nuevas habilidades en Cortana. Tres elementos han hecho posible la inteligencia artificial, el poder de computación, provisto por Microsoft Cloud, los algoritmos y una inmensa cantidad de información, que podemos encontrar en Microsoft Graph. Los servicios cognitivos, derivan de esa IA, como, el reconocimiento de imagen, la traducción, el lenguaje, la búsqueda y el conocimiento. Estos servicios, ofrecidos a los desarrolladores, pero también los podremos encontrar en el servicio de traducción de Power Point que es capaz de cambiar el idioma de las presentaciones, o en la aplicación para móvil de Microsoft Translator. Microsoft ha divido su conferencia principal en dos, este miércoles se ha centrado en los servicios en la nube dirigidos a empresas, y probablemente el jueves, verse sobre productos de consumo, como Windows 10, Office 365 o Surface.
07-05-2017 | abc.es
De cómo la inteligencia artificial puede optimizar los prediagnósticos médicos
La telemedicina, la monitorización en tiempo real del paciente y la medicina personalizada se vislumbran como el futuro de un sector en el que empresas de tecnología buscan tener presencia. Es la llamada eHealth y que ha empezado a ayudar en algunos procesos médicos. La inteligencia artificial, realmente, tiene muchas vertientes. Muchas firmas tecnológicas han ensayado la manera de vincular estas nuevas técnicas con la medicina. La base de todo es el aprendizaje, el hecho de «enseñar» patrones y datos estadísticos para intentar realizar diagnósticos previos y precoces más certeros y fiables. Así, empresas como IBM, que ha desarrollado un superordenador llamado Watson que ya opera en hospitales, o el fabricante de componentes Intel trabajan en algunas soluciones específicas. Por ejemplo, según informa la revista «IEEE Spectrum», Watson puede anticipar hasta dos años los diagnósticos de insuficiencia cardíaca de los pacientes en comparación con los modelos tradicionales. Una oportunidad para, en consecuencia, salvar vidas. Mientras, Intel ha desarrollado un sistema basado en algoritmos informáticos que intenta dilucidar algunos secretos a la hora de detectar el cáncer de pulmón, que provoca casi cuatro mil muertes al año en España, según las estadísticas recogidas por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Incluso la inteligencia artificial puede ser perfectamente aplicable para prever efectos secundarios de determinados fármacos en función de cada paciente, según un informe de la Universidad de Stanford, que ha desarrollado un algoritmo para tales fines. Algo que también han propuesto científicos de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, que han desarrollado un algoritmo de inteligencia artificial capaz de predecir con una precisión del 80% si una persona sufrirá un infarto en los próximos diez años, la mejor cifra conseguida hasta el momento y que supera las predicciones de los propios médicos. Digitalización de los hospitales E irá a más en los próximos años. Se espera que la inteligencia artificial experimente una tasa de crecimiento anual del 42% de 2015 a 2021. Además, para 2020, los sistemas de inteligencia artificial estarán implementados en el 90% de los centros de EE.UU. y en el 60% de los hospitales y compañías de seguros a nivel global, según las previsiones de Microsoft. Estos sistemas ofrecerán una atención más económica, de fácil acceso y permitirán mejorar la asistencia en un 70% de los pacientes. Con el objetivo de evitar las largas esperas mientras a un paciente le derivan al médico más competente para tratar su dolencia, la tecnología se planta el sombrero de facilitador en la piel de Mediktor, una «startup» catalana. Uno de sus proyectos consiste en una nueva herramienta que permite, cruzando técnicas basadas en inteligencia artificial, realizar un prediagnóstico médico con un acierto del 91.3%, según el Hospital Clínic de Barcelona, que junto al Hospital Clínico San Carlos de Madrid promueve esta plataforma. Esta tecnología combina técnicas de inteligencia artificial, reconocimiento de lenguaje natural y datos del paciente para detectar síntomas y ofrecer un listado de posibles enfermedades, recomendaciones y conectar de manera online con personal médico para recibir un consejo adicional. Se trata del primer evaluador de salud basado en inteligencia artificial. Hasta la fecha ya se ha probado con 1.500 pacientes de ambos hospitales, según ha informado el centro médico. Según los creadores del proyecto, la herramienta «potencia la auto-gestión de la salud» para hacer «más eficiente el tiempo» de los usuarios y los recursos sanitarios de todo el mundo. Además, «reduce la ansiedad asociada a la aparición de los primeros síntomas» y «permite el acceso a servicios profesionales desde el sofá de casa». Beneficios para la los seguros médicos La herramienta, según sus promotores, «aprende de cada interacción», mejorando sus prediagnósticos. Hasta la fecha ya ha llevado a cabo más de 1,3 millones de evaluaciones de síntomas en 195 países. De esta forma la compañía promete un «acceso inmediato al profesional adecuado» a través de varios canales, como un servicio de chat tipo WhatsApp o Telegram, disponibilidad para establecer llamadas telefónicas o, incluso, videoconferencias con el médico o gestionar una visita presencial. Por el momento se cuenta con un directorio que ofrece respuesta durante todo el año. Uno de sus modelos de negocio, además, es que puede suponer una nueva fuente de ingresos y un nuevo canal de captación de pacientes a la consulta. De hecho, los responsables de la herramienta ponen el acento en que para las aseguradoras y pagadores de los servicios sanitarios «es la solución idónea para reducir costes y ahorrar tiempo de sus asegurados». Todo esto se enmarca dentro de los cambios que se están produciendo en la industria y la sociedad. La tecnología digital está transformando completamente nuestra sociedad y tan importante es la transformación en sí misma como la velocidad a la que lo hace. Este nuevo mundo digital ha abierto las puertas a transformar sectores como el de la salud. Gracias a las tecnologías, la gestión integral de pacientes, su estado general, tratamientos y necesidades de su día a día, pueden integrarse, compartirse y lograr unos mejores resultados de salud. «El factor clave en esta transformación son los usuarios y pacientes que tienen nuevas necesidades y nuevas demandas. Ya no les basta con poder acceder a los mejores centros o los mejores profesionales, sino que a día de hoy demandan información, educación, prevención y proactividad, entre otras cuestiones», explica en un comunicado David Labajo, director de Negocio y experto en soluciones de Salud Digital de Roche Diabetes Care.
05-05-2017 | diarioti.com
Dell EMC anuncia una nueva plataforma cloud para Microsoft Azure Stack
La nueva plataforma ayuda a las organizaciones a estandarizar el ecosistema Microsoft Azure a fin de acelerar su transformación digital mediante la entrega automatizada de servicios de TI para aplicaciones tradicionales y nativas de la nube.Ampliar
04-05-2017 | abc.es
Microsoft Surface Laptop con Windows 10 S
En el evento de prensa de Microsoft en Nueva York, han empezado las pre-reservas del nuevo miembro de la familia Surface: Surface Laptop. Microsoft consiguió popularizar la idea de portátiles híbridos con el Surface y Surface Pro, y después llevó esta idea un poco más lejos con el Surface Book. En su conferencia Microsoft ha presentado el 2 de mayo del 2017 el nuevo Surface Laptop. Os dejamos todos los detalles Leer en Frikipandi: Microsoft Surface Laptop con Windows 10 S
04-05-2017 | abc.es
Microsoft Windows 10 S
Microsoft Windows 10 S ayuda a que estudiantes y profesores se animen a crear el mundo del futuro, con una nueva propuesta educativa. Microsoft Corp. ha anunciado el 2 de mayo un conjunto de productos y servicios educativos, inspirados por alumnos y profesores, que incluye una nueva experiencia de Windows 10 S Leer en Frikipandi: Microsoft Windows 10 S ayuda a que estudiantes y profesores se animen a crear el mundo del futuro, con una nueva propuesta educativa
03-05-2017 | abc.es
Educación: territorio (tecnológico) a ocupar por Microsoft, Google y Apple
Que el sector de la educación es un negocio es un hecho más que obvio. Las cifras de estudiantes, más de ocho millones cada curso en España, demuestran que es un territorio a explorar. Y, cómo no, en plena reconversión industrial y digitalización las nuevas tecnologías han tocado a la puerta de las aulas. La batalla que se libra desde hace años se ha endurecido en los últimos coincidiendo con el despliegue de internet de alta velocidad y del impulso social que ha visto cómo los dispositivos móviles forman parte de la vida diaria de las personas. Microsoft, hasta la fecha, había liderado, al menos en grandes mercados como el norteamericano, la penetración de dispositivos electrónicos orientados al mundo educativo, pero con el auge y popularización de los llamados Chromebooks -ordenadores de bajo coste que funcionan en entornos virtuales- han conquistado al alumno, sobre todo en la educación primaria y secundaria. Apple, con sus MacBook (incluso con el iPad Pro), también ha logrado obtener importantes réditos en este sector (gran parte proveniente del alumnado universitario) en donde, de nuevo, Microsoft planta su semilla. Y lo hace por partida doble. Las últimas novedades del gigante de Redmond lo ponen de manifiesto. Windows 10 S, una versión más accesible, en la nube y limitada que el sistema operativo completo, y el ordenador portátil Surface Laptop confirman ese interés de Microsoft en reforzar su línea de negocio. La nueva-vieja idea es conquistar definitivamente los colegios. Y ese esfuerzo pasa por reducir los precios de los productos a adquirir dados los siempre escasos presupuestos que manejan los centros. Terry Myerson, vicepresidente de Microsoft, dejó claras las intenciones durante su presentación esta semana en Nueva York (EE.UU): la utilidad de Windows 10 S estará en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, nichos de mercado para «un sistema operativo que se impone a los demás en la educación estadounidense previa a la universidad». La idea, por tanto, es cubrir las necesidades de los alumnos (en primer lugar) y los colegios (por extensión). Tomar apuntes, editar documentos, utilizar algún programa de ofimática, corregir deberes y gestionar las clases es cada vez más habitual hacerlo desde una pantalla. Porque lo que en la sociedad y en la industria se aprecia con total nitidez, en el aula también ha empezado a notar los efectos del tsunami digital; ha trastocado sus cimientos y la naturaleza de la misma han mutado en comparación a otras épocas. No obstante, en el fondo, todo acaba en el mismo lugar: enseñar. Pero los alumnos, hoy en día, tienen a su alcance numerosos recursos tecnológicos para lograr clases más eficientes y metodologías más dinámicas, y más teniendo en cuenta que este tipo de complementos y accesorios formarán parte del entorno laboral una vez que estos alumnos accedan en un futuro. Y grandes firmas tecnológicas se han puesto del lado de la educación porque, en realidad, han visto un floreciente negocio ante sus pies, aunque cada cual con sus objetivos diferentes, ya sea venta directa de dispositivos, adquisición de licencias por parte de profesorado o alumnado o distribución de plataformas propias. Solo un par de datos para situarnos. Según la firma de análisis de mercado IDC, el gasto en ordenadores, programas informáticos y servicios de tecnologías en la educación en España fue de 508 millones de dólares en 2014 y se elevará a 528 millones en 2019, lo que supone un crecimiento medio anual del 0,8%. Para hacernos una sola idea del maremágnum al que se enfrentan en algunos mercados como el español, el presente curso 2016-17 arrancó con 8.117.122 alumnos no universitarios, a los que hay que sumar el millón y medio de universitarios y, obviamente, sus profesores (unos 594.018), según la memoria del Ministerio de Educación. ¡Imagínate el dinero que se puede recoger de un solo centro educativo! Por esta razón son muchas las firmas interesadas en tirar del carro. Asus, Acer, Dell, Lenovo o HP han presentado en los dos últimos años sus propuestas de Chromebooks, cada vez más populares en las aulas «al proporcionar una solución sencilla, segura y manejable para favorecer el aprendizaje basado en la tecnología», en opinión de Gus Schmedlen, vicepresidente de educación en HP. Una visión compartida por Jon Phillips, director general de la estrategia de educación de Dell EMC, quien en un comunicado advierte que «las mejores prácticas del modelo de aprendizaje han evolucionado y el entorno educativo de hoy debe ser personalizado y estar dirigido por los alumnos, de manera que tengan la libertad de hacer su trabajo dentro y fuera del aula». Ahora, Microsoft aspira a liderar este incipiente y goloso sector con su Windows 10 S -la alternativa a Chrome OS-. El sistema operativo estará disponible sin coste en el próximo curso escolar para los colegios que utilizan computadoras con Windows 10 Pro, mientras que sus socios Acer, ASUS, Dell, Fujitsu, HP, Samsung y Toshiba lo ofrecerán a partir del verano en sus dispositivos desde 229 dólares. Es decir, a muy bajo coste para que puedan adquirirse sin dificultades para los alumnos más jóvenes. Más allá del precio La configuración y el formato juegan también un papel fundamental, ya que unos apuestan por las tabletas (infantil) como dispositivo de consulta, portátiles (primaria y secundaria), aunque comienzan a introducirse los convertibles y «2 en 1» más pensados para hacer trabajos. Por primera vez, en 2016 las ventas de ordenadores Chromebooks lograron superar a las registradas por la línea Mac de Apple. En concreto, se distribuyeron en los centros norteamericanos más de dos millones de unidades de dispositivos basados en Chrome OS, mientras que la firma de la manzana obtuvo unos 1.78 millones de unidades vendidas en el mismo ámbito, según datos de IDC . Una muestra más del impulso de estos ordenadores de bajo coste (por debajo de los trescientos euros) que ofrecen prestaciones básicas pero más que suficientes para introducirse en el aula. Según otros datos, en este caso elaborados por la consultora Futuresource, los Chromebooks acumularon el pasado año el 58% de cuota de mercado (50% un año antes), un 14% las tabletas basadas en iOS y un 5% los Macs. Aún así, los dispositivos basados en el sistema operativo de Google tienen muchas limitaciones a nivel técnico que pone en riesgo su hegemonía. «En un nivel de reemplazo en el que la tecnología no se usa para facilitar una transformación de la naturaleza de las metodologías de enseñanza y actividades de aprendizaje, sino un simple cambio de soporte, tanto el iPad como el Chromebook van a proporcionar un nivel de desempeño suficiente. En algunos aspectos ganará el Chromebook debido a su orientación como ordenador convencional. Seguramente estemos hablando de niveles educativos altos, con gran carga ofimática, por así decir. En otros, como el consumo de material didáctico, como libros, apuntes, vídeos, etc, el iPad se impone», apunta por su parte Fran Iglesias, Content Manager de Rossellimac.
03-05-2017 | abc.es
Educación: territorio (tecnológico) a ocupar
Que el sector de la educación es un negocio es un hecho más que obvio. Las cifras de estudiantes, más de ocho millones cada curso en España, demuestran que es un territorio a explorar. Y, cómo no, en plena reconversión industrial y digitalización las nuevas tecnologías han tocado a la puerta de las aulas. La batalla que se libra desde hace años se ha endurecido en los últimos coincidiendo con el despliegue de internet de alta velocidad y del impulso social que ha visto cómo los dispositivos móviles forman parte de la vida diaria de las personas. Microsoft, hasta la fecha, había liderado, al menos en grandes mercados como el norteamericano, la penetración de dispositivos electrónicos orientados al mundo educativo, pero con el auge y popularización de los llamados Chromebooks -ordenadores de bajo coste que funcionan en entornos virtuales- han conquistado al alumno, sobre todo en la educación primaria y secundaria. Apple, con sus MacBook (incluso con el iPad Pro), también ha logrado obtener importantes réditos en este sector (gran parte proveniente del alumnado universitario) en donde, de nuevo, Microsoft planta su semilla. Y lo hace por partida doble. Las últimas novedades del gigante de Redmond lo ponen de manifiesto. Windows 10 S, una versión más accesible, en la nube y limitada que el sistema operativo completo, y el ordenador portátil Surface Laptop confirman ese interés de Microsoft en reforzar su línea de negocio. La nueva-vieja idea es conquistar definitivamente los colegios. Y ese esfuerzo pasa por reducir los precios de los productos a adquirir dados los siempre escasos presupuestos que manejan los centros. Terry Myerson, vicepresidente de Microsoft, dejó claras las intenciones durante su presentación esta semana en Nueva York (EE.UU): la utilidad de Windows 10 S estará en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, nichos de mercado para «un sistema operativo que se impone a los demás en la educación estadounidense previa a la universidad». La idea, por tanto, es cubrir las necesidades de los alumnos (en primer lugar) y los colegios (por extensión). Tomar apuntes, editar documentos, utilizar algún programa de ofimática, corregir deberes y gestionar las clases es cada vez más habitual hacerlo desde una pantalla. Porque lo que en la sociedad y en la industria se aprecia con total nitidez, en el aula también ha empezado a notar los efectos del tsunami digital; ha trastocado sus cimientos y la naturaleza de la misma han mutado en comparación a otras épocas. No obstante, en el fondo, todo acaba en el mismo lugar: enseñar. Pero los alumnos, hoy en día, tienen a su alcance numerosos recursos tecnológicos para lograr clases más eficientes y metodologías más dinámicas, y más teniendo en cuenta que este tipo de complementos y accesorios formarán parte del entorno laboral una vez que estos alumnos accedan en un futuro. Y grandes firmas tecnológicas se han puesto del lado de la educación porque, en realidad, han visto un floreciente negocio ante sus pies. Solo un par de datos para situarnos. Según la firma de análisis de mercado IDC, el gasto en ordenadores, programas informáticos y servicios de tecnologías en la educación en España fue de 508 millones de dólares en 2014 y se elevará a 528 millones en 2019, lo que supone un crecimiento medio anual del 0,8%. Para hacernos una sola idea del maremágnum al que se enfrentan en algunos mercados como el español, el presente curso 2016-17 arrancó con 8.117.122 alumnos no universitarios, a los que hay que sumar el millón y medio de universitarios y, obviamente, sus profesores (unos 594.018), según la memoria del Ministerio de Educación. ¡Imagínate el dinero que se puede recoger de un solo centro educativo! Por esta razón son muchas las firmas interesadas en tirar del carro. Asus, Acer, Dell, Lenovo o HP han presentado en los dos últimos años sus propuestas de Chromebooks, cada vez más populares en las aulas «al proporcionar una solución sencilla, segura y manejable para favorecer el aprendizaje basado en la tecnología», en opinión de Gus Schmedlen, vicepresidente de educación en HP. Una visión compartida por Jon Phillips, director general de la estrategia de educación de Dell EMC, quien en un comunicado advierte que «las mejores prácticas del modelo de aprendizaje han evolucionado y el entorno educativo de hoy debe ser personalizado y estar dirigido por los alumnos, de manera que tengan la libertad de hacer su trabajo dentro y fuera del aula». Ahora, Microsoft aspira a liderar este incipiente y goloso sector con su Windows 10 S -la alternativa a Chrome OS-. El sistema operativo estará disponible sin coste en el próximo curso escolar para los colegios que utilizan computadoras con Windows 10 Pro, mientras que sus socios Acer, ASUS, Dell, Fujitsu, HP, Samsung y Toshiba lo ofrecerán a partir del verano en sus dispositivos desde 229 dólares. Es decir, a muy bajo coste para que puedan adquirirse sin dificultades para los alumnos más jóvenes. Más allá del precio La configuración y el formato juegan también un papel fundamental, ya que unos apuestan por las tabletas (infantil) como dispositivo de consulta, portátiles (primaria y secundaria), aunque comienzan a introducirse los convertibles y «2 en 1» más pensados para hacer trabajos. Por primera vez, en 2016 las ventas de ordenadores Chromebooks lograron superar a las registradas por la línea Mac de Apple. En concreto, se distribuyeron en los centros norteamericanos más de dos millones de unidades de dispositivos basados en Chrome OS, mientras que la firma de la manzana obtuvo unos 1.78 millones de unidades vendidas en el mismo ámbito, según datos de IDC. Una muestra más del impulso de estos ordenadores de bajo coste (por debajo de los trescientos euros) que ofrecen prestaciones básicas pero más que suficientes para introducirse en el aula. Según otros datos, en este caso elaborados por la consultora Futuresource, los Chromebooks acumularon el pasado año el 58% de cuota de mercado (50% un año antes), un 14% las tabletas basadas en iOS y un 5% los Macs. Aún así, los dispositivos basados en el sistema operativo de Google tienen muchas limitaciones a nivel técnico que pone en riesgo su hegemonía. «En un nivel de reemplazo en el que la tecnología no se usa para facilitar una transformación de la naturaleza de las metodologías de enseñanza y actividades de aprendizaje, sino un simple cambio de soporte, tanto el iPad como el Chromebook van a proporcionar un nivel de desempeño suficiente. En algunos aspectos ganará el Chromebook debido a su orientación como ordenador convencional. Seguramente estemos hablando de niveles educativos altos, con gran carga ofimática, por así decir. En otros, como el consumo de material didáctico, como libros, apuntes, vídeos, etc, el iPad se impone», apunta por su parte Fran Iglesias, Content Manager de Rossellimac.
03-05-2017 | abc.es
Microsoft ataca a Google y Apple en la educación: llega el Surface Laptop y Windows 10 S
El sistema operativo Windows 10 S y el nuevo portátil Surface Laptop fueron presentados este martes por Microsoft como herramientas con las que «democratizar la educación», pero también como armas para enfrentar la competencia desde las aulas, donde la compañía tiene millones de usuarios. «El talento está en todas partes, pero las oportunidades no», dijo el máximo directivo de Microsoft, Satya Nadella, ante la mirada atenta de más de un centenar de asistentes de un evento en Nueva York que exhibió las últimas apuestas de la firma en el ámbito educativo. Con el objetivo de «democratizar las oportunidades educativas», explicó, la compañía lanza un software de gestión empresarial «personalizado» según las necesidades de las escuelas, Windows 10 S, que funciona más rápido que su predecesor. El sistema operativo estará disponible sin coste en el próximo curso escolar para los colegios que utilizan computadoras con Windows 10 Pro, mientras que sus socios Acer, ASUS, Dell, Fujitsu, HP, Samsung y Toshiba lo ofrecerán a partir del verano en sus dispositivos desde 229 dólares. El vicepresidente ejecutivo de Windows, Terry Myerson, destacó que la instalación del software queda reducida a unos 30 segundos gracias a un asistente, contenido en una llave USB. Apilando un portátil sobre otro tras instalar el sistema operativo, el ejecutivo aseveró que esta aplicación simplificará la tarea al personal encargado del sistema informático en las escuelas. Myerson subrayó la utilidad de Windows 10 S en las disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, nichos de mercado para un sistema operativo que se impone a los demás en la educación estadounidense previa a la universidad y que está disponible en 196 países. Windows 10 S llega ya integrado en el nuevo ordenador portátil de la familia Surface, Laptop, cuyo responsable, el directivo Panos Panay, definió como un dispositivo innovador hecho para creadores y, en concreto, para estudiantes universitarios. Altas prestaciones Surface Laptop lleva más lejos las características del primer portátil que Microsoft lanzó en octubre de 2015, el desmontable Book, con una batería de 14,5 horas y una pantalla táctil de 13,5 pulgadas compatible con la tecnología de lápiz digital Windows Ink. El dispositivo, que según Panay le hace competencia a los MacBook Air y Pro por su rapidez, duración, peso y delgadez, tiene un procesador Intel Core de séptima generación integrado en su placa base, que «equilibra» todos estos conceptos opuestos. «Es la pantalla de LCD táctil más fina en un portátil», aseguró entusiasta el ejecutivo. Las computadoras de Apple «están bien» pero el Surface Laptop «es el que vais a querer», bromeó tras la proyección de un vídeo promocional que arrancó el aplauso de la audiencia. Con este dispositivo Surface, el último en una línea que incluye el portátil desmontable Book, la tableta «2 en 1» Pro 4 y el PC reclinable Studio, Microsoft planta cara a competidoras directas como Apple, que tienen en el mercado productos similares. Bajo la promesa de que aguantará «los 4 años de vida estudiantil» universitaria, Panay consideró además que el portátil «insufla vida» a la familia de dispositivos Surface, que sufrió un resbalón en los últimos resultados trimestrales de Microsoft, con una caída de ingresos del 26%. A la venta el próximo 15 de junio por 1.599 dólares, o 999 dólares si el procesador es Intel Core i5, el Surface Laptop está disponible en cuatro colores, tiene el teclado recubierto de tela y es compatible con el dispositivo Dial, que permite manejar las aplicaciones en paralelo al ratón convencional. La firma fundada por Bill Gates con sede en Redmond, en el estado de Washington, también presentó nuevas posibilidades educativas para la aplicación Microsoft Teams, que pretende «redefinir» el concepto de colaboración en las aulas. Por su parte, el juego «Minecraft» incorporará en su edición educativa el «Codebuilder», una opción para desarrollar la resolución de problemas que busca atraer a las estudiantes a la programación. En cuanto a la «realidad mixta«, Microsoft utilizará tecnología 3D y «realidad aumentada» para simplificar procesos educativos con las gafas HoloLand, que permitirán a los alumnos hacer excursiones virtuales al espacio o recrear un eclipse de manera inmersiva, entre otras cosas.
03-05-2017 | abc.es
El iPhone sigue encallado
A Apple le pilló a contrapié la tormenta hace un año. No ha logrado, aún, escapar de ella, pero confía en que, justo en el momento en el que cumple diez años, el iPhone retome de nuevo el control. La compañía americana ha sufrido, una vez más, una ralentización en las ventas de su producto estrella a pesar del ligero aumento en sus beneficios. Pero, ¿por qué sucede esto? El gigante tecnológico ha dado a conocer este miércoles sus resultados económicos del segundo trimestre, los cuales han generado una decepción en el mercado. Durante este periodo ha vendido unos 50,76 millones de teléfonos iPhone, que generaron unos ingresos de 33.249 millones de dólares (30.446 millones de euros). Los analistas esperaban, sin embargo, alcanzar los 52 millones de dispositivos vendidos. No ha podido ser. Y, además, quedan lejos de los datos de hace un año, en donde se alcanzaron las 61,2 millones unidades vendidas. Estos datos representan una caída del 1% en ventas, aunque sus ingresos, pese a todo, han aumentado en torno al 1%. En conjunto, estas ventas representan el 63% de todos los ingresos de la compañía en este trimestre. Para explicarlo, hay que comprender que le precio de cada dispositivo se ha incrementado. Y, al final, las cuentas salen. Menos venta directa, pero más caro; resultado: más ingresos y eso que ha perdido un 12% en un año. Pero el problema de base es que el iPhone en los últimos tiempos no ha vivido una renovación tan grande como para incentivar su consumo. Además, su larga durabilidad permite extender los ciclos de renovación. Es cada vez menos habitual que los consumidores cambien su terminal al cabo del año. Y eso se nota. Tim Cook, consejero delegado de Apple, encuentra además una razón de esta baja de las ventas del iPhone: los incesantes rumores que frenan el deseo de los consumidores de comprar en estos momentos y esperarse a dentro de unos meses. STATISTA La adopción de este dispositivo ha ido al alza desde que se pusiera a la venta en 2007. El pasado año, pese a todo, sufrió sus primeros coletazos de la crisis , que ha continuado hasta la fecha. Atrapada en la burbuja del «smartphone», la compañía, entonces, optó por buscar soluciones para mejorar sus ingresos mientras se frenaba la venta directa, algo que ha logrado. Pero ha coincidido, además, con un periodo de desaceleración del mercado global de teléfonos móviles y un impulso descontrolado de marcas asiáticas, especialmente chinas, que ya copan tres de los cinco primeros puestos de líderes de ventas a nivel mundial. El pasado año la firma renovó como cada otoño su teléfono, aunque no introdujo grandes cambios estéticos, algo criticado entre los analistas. Se espera que este año Apple logre un revulsivo que se espera desde hace tres o cuatro años. Como una de las empresas más herméticas del mundo, se desconocen las principales novedades que se introducirán en el próximo año, aunque los primeros rumores apuntan a que cambiará el tipo de pantallas utilizadas, agrandará estos paneles al estilo de los recientes Samsung Galaxy S8 y LG G6 y añadirá mejores prestaciones. Lograr cautivar de nuevo al público y convencer a los futuros compradores a que renueven sus terminales será su principal esfuerzo. En líneas generales, Apple ha aumentado pese a todo sus beneficios totales. La compañía ha facturado unas ventas trimestrales 52.900 millones de dólares (48.441 millones de euros). Estos resultados se comparan con las ventas de 50.600 millones de dólares (46.334 millones de euros) obtenidos el mismo trimestre del año anterior, de forma que ha logrado sacudirse un año de caída en sus ventas. Todo ello representa unos beneficios totales de 11.030 millones de dólares (10.100 millones de euros), lo que supone un aumento del 4.9% respecto a hace un año. El iPad se estrella Por diferentes productos, el iPad sigue cayendo en picado. En un año ha pasado de vender 10 millones de unidades a 8.9 millones. No ha dado todavía con la tecla, no encuentra el lugar que debe ocupar. Porque las tabletas, en general, se han visto superadas. Los usuarios adquieren este formato perono lo recambian al mismo ritmo que los «smartphones». Es por ello por lo que la firma de la manzana ha pensado en un nuevo dispositivo que cumpla las expectativas pero que sea más barato, con lo que planta su semilla en el entorno educativo donde otros gigantes como Alphabet o Microsoft desean liderar. Siendo el iPad la tableta más vendida del mundo, la industria ahora busca nuevas alternativas al PC porque, en consecuencia, y pese a dotarle de funciones más avanzadas en el iPad Pro, Apple se ha dado de bruces con la realidad: la gente utiliza menos este tipo de aparatos. Mientras, la gama Mac ha mejorado (de 4 millones de unidades vendidas a 4.1 millones) en un año de renovación de su gama más potente, los MacBook Pro, que también ha generado controversia. A pesar de estas circunstancias, se desconoce lo que Apple va a hacer para utilizar la ingente cantidad de efectivo que dispone, que llega a unos 172.000 millones de dólares (157.501 millones de euros), descontando deuda. Para este año se espera el iPhone X, que verá la luz en otoño, y por el que pasan todas las esperanzas. Gráfico elaborado por Statista
40