Noticias de "microsoft"

10-04-2020 | abc.es
Cómo hacer una videollamada por Skype sin instalar el programa ni registrarse
Durante la pandemia de coronavirus Covid-19 que ha provocado el aislamiento de millones de personas por todo el mundo se han disparado las videollamadas, tanto para mantener las reuniones virtuales en el teletrabajo o para mantener las relaciones personales. En este contexto han crecido a un ritmo bestial servicios como Zoom o Houseparty, desplazando a un segundo plano a Skype, propiedad de Microsoft y la herramienta pionera en este entorno. La popular herramienta, muy usada en entornos laborales, permite incluso utilizarse sin tener que registrarse y sin tener que instalar el software en el ordenador. Es algo desconocido para muchas personas que suelen obviarse por la necesidad -errónea- de descargártelo en sus equipos. Craso error. «Hemos hecho que sea sin esfuerzo usar Skype», explica en un comunicado la compañía. Para ello, se no necesita una cuenta y tampoco descargar nada. Es decir, ni siquiera es necesario estar dado de alta. Puedes chatear, realizar llamadas o videollamadas e, incluso, compartir fotos y emoticonos con tus amigos. Pero tiene un problema: las conversaciones no se pueden guardar. Sí se puede desenfocar el fondo para mejorar la imagen, aunque no cuenta con la posibilidad de cambiarlo por uno virtual como su rival Zoom. Salvo esta limitación, los usuarios pueden comunicarse fácilmente. La pregunta es: ¿cómo? Lo primero es entrar en un enlace específico y seguir los siguientes pasos. Hay que generar un enlace de la reunión y mandarselo a los interlocutores. Este enlace no caduca, es decir, se puede volver a utilizar las veces que quieras. Y al revés. Es decir, si recibes la dirección específica de un amigo puedes entrar desde el ordenador y comunicarte fácilmente desde la versión web. Actualmente compatible con los navegadores Microsoft Edge o Google Chrome, los dos de mayor uso en el mundo. Pasos a seguir 1.- Selecciona el vínculo para unirte a tus amigos. Si tienes Skype, se iniciará automáticamente. Si no lo tienes, puedes unirte como invitado en Skype para Internet en tu escritorio. 2.- Seleccione unirse como invitado. Ten en cuenta que tu conversación de invitados solo durará 24 horas.
07-04-2020 | abc.es
¿No te fías de Zoom? Estas son las alternativas para hacer videollamadas
Las restricciones a la movilidad derivadas de la pandemia de coronavirus Covid-19 han disparado la popularidad de una plataforma de videoconferencias hasta hace poco relativamente desconocida, Zoom. Informaciones recientes apuntan, sin embargo, a problemas de seguridad y privacidad, por lo que si no te fías de ella, aquí tienes varias alternativas, todas ellas gratuitas: Lo clásico que nunca falla: Skype Probablemente muchos se pregunten por qué está siendo Zoom y no Skype el gran beneficiado del confinamiento. La plataforma ahora propiedad de Microsoft lleva casi dos décadas en el mercado, es universalmente conocida y tenía ya infinidad de usuarios antes de que comenzase la pandemia. No obstante, estos días ha quedado relegada a un segundo plano. Varias son las teorías que circulan por las redes sobre por qué Skype ha caído en desgracia precisamente cuando podría estar viviendo su mejor momento: desde una mala gestión de la plataforma desde que fue adquirida por Microsoft en 2011 hasta quejas sobre el «spam», fallos en su funcionamiento o el hecho de que, comparativamente, Zoom sea más fácil de usar. En cualquier caso, Skype sigue contando con la gigantesca masa de usuarios que ya tenía antes de la crisis, y ofrece algunas ventajas específicas como, por ejemplo, la posibilidad de compartir presentaciones (muy útil en el mundo laboral) y la opción de difuminar el fondo para que este no pueda identificarse. La más divertida: Houseparty Junto a Zoom, otra virtual desconocida que se ha vuelto omnipresente en tiempos de pandemia. Y, también como Zoom, otra a la que le están lloviendo las críticas por presunta mala gestión de la seguridad y la privacidad de los usuarios, precisamente como consecuencia de su súbito crecimiento. Hasta hace sólo unas semanas, Houseparty era usada fundamentalmente por adolescentes y «gamers» (la aplicación fue comprada el año pasado por el desarrollador de videojuegos Epic Games) y, aunque su usuario medio sigue siendo más joven que el del resto de plataformas, esta llega ya a todas las franjas de edad. Pensada fundamentalmente para el ocio (como su nombre indica, para celebrar fiestas en casa), facilita mucho la conexión con amistades de redes sociales como Facebook o Snapchat, pero precisamente estos vínculos son los que, según algunos usuarios aunque sin confirmarlo, han permitido a cibercriminales convertirla en portal de acceso a sus cuentas de Netflix y Spotify. La de los amantes de Apple: FaceTime La opción preferida de los fanáticos de la manzana mordida. FaceTime lleva ya muchos años con nosotros, es muy usada y conocida por el gran público. Además, cuenta con todas las ventajas normalmente asociadas a la marca Apple: un alto grado de seguridad, mucho respeto a la privacidad de los datos personales, facilidad de uso y diseño atractivo. ¿El problema? También el mismo que en todo lo que concierne al mundo Apple: su uso está restringido únicamente a quienes utilicen dispositivos de la compañía. Así que si estás llamando desde un iPhone, un iPad o un Mac, no dudes en usarla, pero asegúrate primero de que el receptor o receptores de tu llamada también son de Apple. Las de todos: WhatsApp y Facebook Messenger Son las aplicaciones para mensajes directos y videoconferencias de Facebook. Y con eso, ya está prácticamente todo dicho: ubicuos en casi todo el mundo y accesibles desde cualquier aparato, pero a su vez platean serias dudas acerca de la privacidad y el uso que la compañía de Mark Zuckerberg hará de nuestros datos. La de los productivos: Slack y Teams Son las alternativas centradas específicamente en el mundo laboral. En el caso de Slack, resulta útil para hacer videollamadas a compañeros de trabajo uno a uno, pero la cosa se complica más si se quieren mantener grandes reuniones con múltiples participantes. Por su parte, Teams es un poco como FaceTime: un buen producto, pero muy estrechamente vinculado al ecosistema de Microsoft. Otras tantas Por supuesto, la lista es interminable y resulta inevitable que queden fuera muchas opciones, como por ejemplo Hangouts de Google, interesante opción dada la ubicuidad de Gmail; o Jitsi, una apuesta por el código abierto que promete poder llegar a albergar conferencias con hasta 75 participantes.
30-03-2020 | enter.co
En la era del COVID-19 las aplicaciones y servicios de video/mensajería están en su punto más alto. Las compañías se han visto obligadas a adoptar estas tecnologías, con una parte importante de su fuerza laboral trabajando desde casa. Así, las empresas de este segmento parecen estar aprovechando este surgimiento de popularidad para promocionar sus servicios […]
30-03-2020 | enter.co
Tenemos malas noticias, pues Xbox se mantiene con las baterías para el control que acompañará a la Xbox Series X. En una entrevista para el portal Eurogamer, un representante de Microsoft justificó la razón..
25-03-2020 | abc.es
Cómo utilizar internet y la tecnología para seguir dando clase en la pandemia de coronavirus
Alejandro tiene solo seis años, pero su profesora le ha mandado una serie de tareas para realizar en casa. El confinamiento para reducir la curva de infectados por el coronavirus Covid-19 iba para quince días, pero la crisis se ha extendido y la incertidumbre que rodea a los ciudadanos es máxima. ¿Hasta cuándo un estudiante puede paralizar sus clases? Un año perdido, aunque más terrible es la situación a la que se enfrentan miles de estudiantes de bachillerato que se encuentran a las puertas de su soñada universidad. El coronavirus también está poniendo a prueba el arte de la enseñanza. La tecnología e internet, estos días, es el aliado perfecto, pero a su vez ha mostrado una profunda brecha sociales: familias más pudientes disponen de las herramientas necesarias para seguir «aprendiendo», aunque sea virtualmente. Y centros educativos venían preparados con servicios digitales, plataformas e intranets para facilitar los estudios a sus alumnos. No está siendo igual para todos. Como ese niño del principio, cuya madre, además, está ahora en primera línea de batalla del coronavirus por ser enfermera en un hospital madrileño. No tiene impresora, por ejemplo, para sacar las láminas y ejercicios para sus hijos. Y se mueve con un único ordenador que tiene que compartir, a su vez, con su hermano mayor. Es un escenario habitual. Recurrente. Que se repite en miles de hogares españoles, y que amenaza con romper el caldero de la sabiduría. Estar al día de los estudios y aprender al mismo tiempo en una pandemia es sinónimo de imposible. De hecho, se estima que un 3,5 % de los alumnos madrileños no puede seguir las clases impartidas mediante teletrabajo «por falta de medios», admitió el lunes en una entrevista a Onda Madrid el consejero de Educación y Juventud, Enrique Ossorio, quien ha asegurado que el 93 % de los centros educativos están funcionando exclusivamente vía teletrabajo, mientras que el 7 % restante emplea «un sistema mixto», con los docentes acudiendo ocasionalmente a los centros para enviar información a los alumnos desde allí. La mitad de los alumnos del mundo no puede asistir por la pandemia del coronavirus a la escuela o a la universidad, lo que supone 850 millones de estudiantes, una cifra que se ha doblado en cuatro días, indicó este miércoles la Unesco. En EE.UU., cuyos gobernantes están ahora poniendo en marcha medidas de confinamiento, han empezado a implementar el aprendizaje remoto en una escala sin precedentes. Profesores de todos los centros han empezado a mirar a la tecnología educativa mientras lidian con las limitaciones del acceso a internet en algunos hogares. Herramientas gratis para aprender Empresas tecnológicas han empezado a ayudar a su forma; abriendo sus herramientas educativas al alcance de todos. El objetivo es que nadie se quede atrás. Otros servicios gratuitos como el paquete de ofimática Drive, desarrollado por Google, es bastante útil para completar las tareas exigidas en clase. El gigante de internet cuenta con su propio ecosistema digital, Classroom, que permite a alumnos y profesores comunicarse y organizarse en las tareas diarias. El negocio de la educación es sublime, con lo que el conocido buscador, que es uno de los principales proveedores en el mercado estadounidense, ha querido «evangelizar» el aula digital a través de una suite de herramientas dirigida a profesores para adaptar la educación a distancia. Bautizada como «Teach from home» («educar en casa», en español) se dan consejos para abordar las necesidades educativas en estos extraños tiempos. A través de una plataforma Educamos, que está vinculada con servicios de Microsoft, los profesores envían las tareas a sus alumnos. Así, el uso de la aplicación de videconferencia Skype, las aulas colaborativas con Microsoft Teams o el uso de un cuaderno digital con OneNote se han convertido en el kit de supervivencia para miles de estudiantes. Incluso TikTok , el fenómeno mundial de los vídeos cortos, ha activado una campaña «livestream» con los creadores de la plataforma para poder reforzar su relación con la comunidad compartiendo sus talentos y habilidades con ellos durante estos estos días. Así, por ejemplo, los usuarios podrán conectarse para hablar inglés de la mano del conocido «influencer» Robbie V a través de su cuenta @LetsSpeakEnglish. Ante el reto de que el aprendizaje no pare, muchas plataformas digitales se han volcado en los niños de todas las edades. Educlan, servicio de TVE, incluye contenidos audiovisuales para edades comprendidas entre los 3 y 10 años coordinado por el ministerio de Educación con la ayuda de editoriales educativas. La idea es seguir conectado al aula, aunque de otra forma. De igual manera, YouTube ha aglutinado vídeos didácticos diseñados para todas las edades desde un servicio de enseñanza en remoto que funciona incluso con un teléfono móvil básico. Sin un plan de contención previo a la crisis, a muchos centros les ha pillado con el pie cambiado a la hora de abordar las clases. Profesores, por su cuenta, se buscan las mañas para seguir aportando conocimientos. Y en ese sentido, otros servicios como Firefly, de Amazon, también quiere su espacio. La herramienta cuenta con recursos para maestros, alumnos y padres para planificar lecciones, compartir contenido educativo y administrar un grupo de alumnos. «Una clase implica que el profesor debe tener cierto control sobre los alumnos y por tanto el alumno no puede interrumpir hablando cuando quiera, o no puede invitar a gente externa a la clase, por poner algún ejemplo» Otra propuesta que cobra mayor relevancia estos días es Smartraining, plataforma de «e-learning» que ha puesto a disposición de los colegios españoles una gran cantidad de licencias para que los centros educativos puedan formar a sus profesores en metodologías y el uso de plataformas de educación a distancia. La oferta está orientada especialmente a los centros de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). «Ahora mismo, las escuelas se encuentran ante tres grandes problemas. Uno, no cuentan con la tecnología necesaria para impartir clases virtuales. Dos, sus programas educativos no están digitalizados y, tres, sus profesores no cuentan con la formación en habilidades necesaria para impartir educación a distancia», afirma Claudio Bravo, director de Smartraining España. En la misma dirección apunta Linkia Talentia, que presta sus servicios a once colegios y 3.500 alumnos de formación profesional. «Para que un alumno pueda seguir sus clases on-line en directo sin problema, la escuela necesita básicamente hacer dos cosas: uno, escoger bien la herramienta tecnológica que se lo permita y, otro, formar mínimamente a sus profesores en el uso de dicha herramienta y en la metodología de aprendizaje online. Hay diversas herramientas de videoconferencia en el mercado pero no todas están diseñadas para hacer clases. Una clase implica que el profesor debe tener cierto control sobre los alumnos y por tanto el alumno no puede interrumpir hablando cuando quiera, o no puede invitar a gente externa a la clase, por poner algún ejemplo. Y el centro educativo debe tener también un control sobre lo que está ocurriendo en la clase», valora a este diario Guillermo Ricarte, director general de la empresa. Tecnologías que miran al futuro Aunque todavía no se han extendido, las tecnologías de realidad virtual y realidad aumentada se aprecian como otras herramientas educativas para el futuro. El aprendizaje a través de elementos visuales e interactivos contribuyen al aprendizaje, según expertos consultados. Pero, para que esto se desarrolle en condiciones, se requiere de recursos y material, algo que en estos momentos dificulta la «tele-educación». La realidad virtual es una tecnología que, entre muchas otras cosas, permite expandir los límites del aprendizaje. «La forma en la que contamos historias, desde la utilización del fuego en las cavernas, es también la forma en la que transmitimos conocimientos y experiencias de generación en generación», sostiene en un comunicado Carlos Ocaña, responsable de proyectos en Kuantiko Studio.
24-03-2020 | abc.es
Cuidado, descubren dos «graves» vulnerabilidades en Windows que permiten controlar tu ordenador
Dos vulnerabilidades detectadas en el sistema operativo Windows están siendo actualmente explotada por cibercriminales con ataques dirigidos limitados que pueden dar lugar al control completo del equipo afectado. Microsoft ha advertido en su página oficial de dos vulnerabilidades presentes en Adobe Type Manager Library, en todas las versiones de Windows. Se trata de una biblioteca que permite a las aplicaciones gestionar y procesar las fuentes disponibles en Adobe Systems. En concreto, los cibercriminales pueden explotar estas vulnerabilidades para ejecutar código remoto en los equipos que reciben el ataque. Para ello, primero tienen que convencer al usuario de que abra «un documento especialmente diseñado» o lo vea en el panel vista previa de Windows, como ha explicado la compañía. Microsoft ha informado de que está trabajando en una solución para corregir las dos vulnerabilidades, pero no llegará antes del 14 de abril.
20-03-2020 | abc.es
Telemedicina: ¿es posible mientras dure la pandemia de coronavirus?
Arantxa -nombre inventado- tiene dos hijos pequeños. No suelen ponerse enfermos, más allá de los típicos resfriados. En el colegio lo niños se lo «pegan» unos a otros. Es algo positivo porque su sistema inmunológico empieza a trabajar reforzando su organismo. Lo normal es que, cuando alguno de ellos tiene picos de fiebre y molestias, acuda a atención primaria. A su pediatra. La llama la «hierbas» porque tiene una regla: nada de antibióticos si no estrictamente necesario. Es una filosofía que choca contra la mentalidad de su madre, que en otra época se prescribía con asiduidad. La medicina cambia, evoluciona. También la manera de prestar atención. En estos momentos de incertidumbre, la vía telemática puede ser un aliado imponente para reducir nuevos contagios. El coronavirus causante del Covid-19 ha desatado el miedo a un colapso sanitario. Ese es, sin duda, uno de los principales problemas de esta pandemia. Sin su debida atención, miles de enfermos pueden perecer. Las recomendaciones de no salir de los domicilios ha llevado a la extrema preocupación. Porque mientras dure la cuarentena seguirán produciéndose otras patologías que requieren de atención médica. Este escenario ha acelerado los planes para convertir a la telemedicina en un aliado. Se han llevado a cabo ensayos y existen servicios digitales que lo prestan desde hace tiempo, pero en general todavía es una quimera. La llegada de las redes 5G debería acelerar los planes para esta manera de unir tecnología con sanidad. La tecnología de consumo lleva tiempo haciendo un hueco a este segmento. Desde la salud portátil como todo el ecosistema que entronca con el eHealth ha crecido exponencialmente en los últimos cinco años. Apple, por ejemplo, ha prestado una gran atención desde su reloj inteligente, el Apple Watch. Un dispositivo de muñeca que desde hace dos generaciones ha incluído un electrocardiograma entre su catálogo de funciones. Algo útil que, además, permite al usuario compartir datos bastante precisos de su estado de salud con su cardiólogo. Ha llegado a salvar vidas al poder detectar situaciones cardíacas irregulares. Existen empresas y proyectos que han desarrollado potentes mecanismos de teleasistencia médica. Sin salir de casa una persona que presentes síntomas de cualquier enfermedad puede ser atendido fácilmente desde un dispositivo electrónico. Con ello, además, se evita tener que buscar en foros de dudosa credibilidad, reconocen sanitarios consultados por este diario, los posibles escenarios de una enfermedad. Es recomendable -insisten- en evitar leer por internet algunos supuestos diagnósticos. «Tendríamos todos cáncer leyendo estas cosas», reconoce un médico de atención de urgencia. Las compañías de telemedicina están viendo volúmenes de tráfico sin precedentes de pacientes que intentan utilizar sus servicios. Dispuestos a consultas por internet Pero es posible hacer consultas médicas fácilmente. WeDoctor es una «startup» asturiana que inició su actividad económica en 2005. Desde entonces, más de 2.000 personas se han registrados. Ahora, ha decidido ofrecer el servicio de manera gratuita mientras dure la pandemia de coronavirus en España. Desde una aplicación para teléfonos móviles inteligentes o tabletas, una persona puede recurrir a profesionales médicos rápidamente sin salir de casa. Según el informe de la consultora Oliver Wyman, «Covid-19: Telehealth is the New Front Door», el 65% de los consumidores están dispuestos a usar la telemedicina, aunque sólo el 8% lo ha hecho hasta ahora. Los datos demuestran que los usuarios se están interesando en buscar servicios de este tipo. Por ejemplo, otra plataforma de consultas ha visto cómo se han incrementado las peticiones. Doctoralia se ha visto obligado a incluir en su apartado «Pregunta al Experto» todas sus inquietudes de los ciudadanos sobre el virus, incluyendo síntomas, factores de riesgo, o consejos de prevención. De hecho, para garantizar el buen funcionamiento y la utilidad de la sección, todas las preguntas y respuestas son revisadas y filtradas por un profesional médico. Hasta el momento, se han compartido más de 274.000 preguntas, proporcionado más de 427.000 respuestas, y han participado más de 10.000 especialistas españoles. En el contexto actual, la telemedicina es la herramienta que puede actuar como refuerzo al sistema sanitario actual. «Ofrece a pacientes afectados ya confinados por el coronavirus un canal de comunicación sobre la que pueden resolver sus dudas, evitando así el colapso de centros y acceso a salas de espera, y por otro lado, permite a los especialistas sanitarios que se encuentran en estado de confinamiento o post virosis (cuando parece que se puede contagiar al menos dos semanas) el hecho de desarrollar sus funciones desde el hogar», apunta a este diario Frederic Llordachs, socio y confundador de Doctoralia. A juicio de este experto, telemedicina puede marcar la diferencia en lo referente a la coordinación entre diferentes entidades, especialmente en lo que se refiere a la combinación del sector público y privado. La razón: «es una herramienta a través de la cual podrían trabajar juntos si consideramos la situación actual. No solo eso, sino que a este soporte se podrían añadir otros operadores, como los servicios sociales o los servicios de cuidados domiciliarios». Grandes ventajas Cada vez más profesionales de la salud (en España la cifra ronda el 60% y en países como Brasil, el 90%, según este estudio) ya están usando herramientas como WhatsApp para comunicarse con pacientes y con otros profesionales sobre temas de salud. Los investigadores de MedioQuo lo tienen claro: la telemedicina proporciona «niveles adecuados» de atención e «identifica a aquellos que necesitan tratamiento o apoyo adicional», ya que se calcula que el 75% de las visitas físicas son innecesarias. En el tratamiento con pacientes, su principal ventaja es la de asegurar la continuidad de los cuidados en el hogar; en una situación normal, el paciente que sale de la consulta del médico se «pierde», y no se vuelve a activar hasta que el profesional lo requiera. En ese sentido, una gran parte de la población estaría dispuesta a utilizar servicios digitales para resolver sus dudas médicas rápidamente. Según el estudio «360 Wellbeing Survey 2019: Well and Beyond» realizado por la aseguradora de salud Cigna, para el 48% de los españoles el principal aliciente en la utilización de soluciones de telemedicina es poder realizar consultas médicas o ser diagnosticado por un profesional de la salud a través del móvil o el ordenador. En concreto, el grupo de edad de entre 35 y 44 años es el más proclive, con casi un 60% de adeptos a favor. «Cuando se está de viaje, contar con la posibilidad de recibir atención o consejo médico desde cualquier lugar y en cualquier momento supone tener la seguridad de que, si se produce algún imprevisto de salud, vamos a contar con apoyo médico asegurado», destaca en un comunicado Marta López Tomás, responsable de salud electrónica de Cigna España. Y pone un ejemplo fácil de entender: «En verano somos más propensos a padecer o sufrir ciertas dolencias, como deshidrataciones, intoxicaciones alimentarias, cistitis, hongos, otitis, reacciones alérgicas o picaduras. Muchas de ellas podrían prevenirse y tratarse con mayor rapidez a través de videoconsulta». Para hacer frente a la epidemia, el gobierno de Trump ha ampliado el acceso a la telemedicina en Medicare, el programa de seguro de salud del país, según anuncia «The Wall Street Journal». Se trata de una medida que podría aliviar el hacinamiento en los hospitales. A partir de ahora los usuarios tendrán una mayor capacidad para buscar y solicitar tratamientos y atención a través de medios remotos en servicios de videoconferencias como FaceTime (Apple) o Skype (Microsoft). El precedente chino Contamos con el precedente de China, que optó por el desarrollo de herramientas digitales para evitar la avalancha de pacientes en la red de hospitales. Así, en el epicentro de la pandemia de coronavirus, se vio forzado en las primeras semanas de caos a abrazar una serie de herramientas digitales para intentar descongestionar los centros sanitarios. Servicios en los que se cargaban el historial médico para ser consultado fácilmente y ser analizado casi en tiempo real. Pruebas en remoto como el implantado durante días en el Hospital de Xuhui, en Shanghai. Todo para evitar salir de casa.
18-03-2020 | abc.es
PlayStation 5 será retrocompatible con videojuegos de PS4
La presente generación de consolas ha dado para mucho. Y, sin duda, la mayoría ha sido para bien. Durante los últimos años, hemos visto como llegaba a los sistemas de sobremesa el 4K o la Realidad Virtual. También el surgimiento del juego en la nube y, lo que es más importante, la aparición de obras que permanecerán en la retina de los jugadores durante mucho (muchísimo) tiempo. Sin embargo, todo camino tiene su fin. Epecialmente en una industria que corre tanto, y tan rápido, como la tecnológica. Meses después de que Microsoft mostrase su futura consola, Sony ha explicado en detalle cuáles son las características de PlayStation 5. El dispositivo con el que la compañía asiática espera revalidar el éxito cosechado gracias a PS4. La presentación del sistema, en un tono especialmente técnico e ininteligible para el usuario medio (y para el no tan medio), estaba destinada a los desarrolladores de Sony. Se ha realizado a través de un vídeo en directo en el que Mark Cerny, arquitecto que ya estuvo detrás del diseño de PlayStation 4, ha desmenuzado con tranquilidad las características del sistema. Dentro de las novedades, destaca el anuncio de que PS5 será capaz de leer juegos de PS4. Sin embargo, seguimos a la espera de ver el diseño final de la consola. Los tiempos de carga se reducen a la nada Respecto a los componentes escogidos, pocas novedades. Jim Ryan, CEO de Sony, ya anunció durante el pasado CES de Las Vegas, celebrado en enero, que el sistema contará con una arquitectura de AMD. La CPU de la futura PlayStation está basada en la generación Zen 2 de AMD con ocho núcleos a 3,5 Ghz y frecuencia variable. A su vez, la GPU está basada en RDNA2 y alcanza un rendimiento de 10,28 teraflops. Algo por debajo de los 12 que promete la futura Xbox. Asimismo, el importante salto visual respecto a la pasada generación se apoyará en las técnicas de renderizado de tipo «raytracing» -trazado de rayos, en español- que tiene por finalidad ofrecer un mayor realismo en pantalla. Cerny también ha dedicado bastantes minutos a destacar la importancia al disco duro de estado sólido (SSD), que reducirá drásticamente los tiempos de carga (2GB de datos en 0'2 segundos) y tendrá un tamaño de 825 GB. Esta tecnología, según afirma, ayudará a los desarrolladores a crear los videojuegos y les permitirá progresar a mayor velocidad. Y es que durante la actual generación, como reconocía Cerny, hemos visto como los plazos a la hora de crear nuevas obras resultaban difíciles de aumir. Especialmente en las propuestas más ambiciosas. A su vez, la velocidad de carga ayudará a que el juego en «streaming» se democratice durante la futura generación. El arquitecto jefe de Sony también ha afirmado que el futuro sistema contará con sonido 3D. Una carácterística que, según Cerny, mejorará la experiencia auditiva del jugador y ayudará a recrear de una forma más eficiente los escenarios de juego. Retrocompatibilidad Posiblemente la novedad más importante del sistema, dejando a un lado la potencia gráfica y la velocidad de carga, es la de la retrocompatibilidad. Durante la presente generación, no han sido pocos los usuarios que han lamentado que no fuese posible disfrutar de sus videojuegos de PS3 o PS2 en PlayStation 4. Algo que si permite Xbox One con un buen puñado de los títulos. Para la futura generación, Sony afirma que todas las obras nacidas en PlayStation 4 se podrán jugar sin problema en PlayStation 5. Tanto en formato físico como en digital. No ha dicho nada sobre la posibilidad de que la sobremesa sea capaz de mover discos de PS1, PS2 o PS3. La «papeleta» de superar a PlayStation 4 A pesar de las deficiencias en su hadware, especialmente en lo que se refiere a la refrigeración, PlayStation 4 pasará a la memoria de los usuarios como uno de los sistemas más importantes de la histora. Y no, o no tanto, al menos, por su condición como la segunda consola de sobremesa más vendida de la historia, con más de 108 millones de sistemas vendidos en todo el mundo. Sino por haber dado cobijo, en exclusiva, a algunos de los juegos más importantes de la -todavía- presente generación. Entre estos se encuentran propuestas tan variadas como «Uncharted 4», «God of War», «Horizon Zero Dawn», «The Last Guardian», «Detroit Become Human», «Marvel's Spiderman» o «Bloodborne». Una lista a la que se unirán próximanete los esperados «The Last of Us 2» y «Ghost of Tsushima».
18-03-2020 | abc.es
Covid-19: ¿Podrá la pandemia de coronavirus provocar una escasez de tecnología?
La pandemia de Covid-19, el coronavirus de origen chino, ha demostrado una vez más que el planeta está interconectado. Es un castillo de naipes. Un engranaje deslocalizado en el que si se rompe un eslabón la cadena se fractura. Aunque en China ha empezado a remitir los contagios y la situación se ha estabilizado, importantes fábricas de aparatos electrónicos que se encuentran repartidos en el país todavía no han logrado volver a la normalidad. El problema es que, ahora, es en el resto del mundo donde los casos de infectados se han disparados, obligando a algunos países como España, Italia o Francia a confinar a su población. El problema reside en que China es el principal proveedor de tecnología y componentes electrónicos. Sin un final feliz que se vislumbre a corto plazo, gran parte de la inversión puede ir destinada a cubrir pérdidas. Aquellas empresas solventes que tengan un colchón podrán aguantar el envite, pero el azote del coronavirus en el sector es todavía impredecible. El país asiático es, desde hace años, el mayor comprador de «smartphones», un negocio lucrativo para muchas empresas, entre ellas, algunas originarias en China que han aprovechado la coyuntura para ofrecer productos de bajo coste y altas prestaciones que han conquistado numerosos mercados. Volver a arrancar motores no es fácil. Quedan muchas semanas por delante para hacer frente a los pedidos de las principales empresas del sector de la tecnología. Y, por ahora, se desconoce el impacto económico que va a suponer este escenario. El mes de febrero va a ser una verdadera debacle financiera para marcas como Apple, que ha visto caer sus ventas en China hasta en un 60%, según estimaciones del gobierno local. Un preocupante dato que ha arrastrado hasta niveles desconocidos a toda la industria: según datos de la Academia de Tecnología de Información y Comunicaciones de China (CAICT), los fabricantes de teléfonos móviles inteligentes vendieron unas 6,34 millones de unidades en este corto periodo en comparación con los 14 millones que se colocaron el pasado año. Es curioso que cuando las tiendas oficiales de Apple han decidido reabrir en China, los locales de otras regiones como España han tomado la decisión de cerrar temporalmente, con lo que se espera una caída en las ventas en los mercados occidentales. En cambio, las medidas de contención poblacional ha disparado, según diversos estudios, la venta de productos relacionados con el teletrabajo como ordenadores portátiles. El gran temor en estos momentos es si la pandemia de coronavirus va a provocar una escasez de electrónica en todo el mundo a lo largo del año. Un año intenso en donde marcas sólidas tenían previsto hacer anuncios importantes en los próximos meses. Además, había dos citas deportivas previstas (la Eurocopa, suspendida hasta 2021, y los Juegos Olímpicos de Tokio) en las que generalmente hay una alta demanda de productos como los televisores. Este 2020 tampoco se aprecia la calma para otro sector como el del ocio electrónico. Por el momento, todo apunta que se van a seguir los planes inalterados en los casos de Microsoft y Sony, que este curso deberán inaugurar la novena generación de consolas de sobremesa, la Xbox Series X y PlayStation 5, previstas para finales de año. ¿Llegarán a tiempo? ¿Se podrán fabricar en los próximos meses? Muchos enigmas por resolver, aunque ambas firmas han aprovechado para filtrar más detalles de sus máquinas. Diversos informes constatan que muchos trabajadores chinos todavía están asustados en la vuelta a sus puestos de trabajo de las fábricas a pesar de que la epidemia ha remitido.
7