Noticias de "smartphone"

15-09-2017 | abc.es
Samsung Galaxy Note 8: lo menor de lo mejor por más de mil euros
Si alguien tenía dudas de la capacidad de Samsung para recuperarse de una mala racha, esta es la ocasión de despejarla. Porque la compañía coreana no solo ha logrado superar la «catástrofe» del anterior Galaxy Note 7, sino que lo ha hecho con nota alta, y marcando además un record de ventas con su nuevo Note 8. En esencia, el nuevo terminal comparte muchas de sus características con el actual Galaxy S8. Excepto, claro, por el hecho de que la pantalla es algo más grande, que el Note 8 incorpora un lápiz digital y que con este terminal Samsung se suma, por primera vez, a la «moda» de las dobles cámaras. En conjunto, estamos ante uno de los mejores smartphones de gama alta del mercado. El procesador, en España y otros países, es la última versión del Exynos 9 (la 8895), que fabrica la propia Samsung. Como ya es habitual en la firma, Samsung juega con dos tipos de procesador y en otros mercados, como Estados Unidos, ha optado por el Snapdragon 835 de Qualcomm. Tanto un chip como el otro se apoyan en una memoria RAM de 6 GB, lo que nos garantiza la fluidez de cualquier aplicación, por exigente que esta sea. La batería, un aspecto que, por razones obvias, Samsung ha cuidado esta vez hasta la obsesión, es de 3.300 miliamperios y con posibilidad de carga inalámbrica. Algo menor que la del malogrado Note 7 (que era de 3.500 miliamperios), pero que ofrece todas las garantías de seguridad posibles. Las dimensiones (162,5x74,8x8,6 mm.) y el peso (195 g.) consiguen que el dispositivo encaje a la perfección en una sola mano, y ello a pesar de su gran pantalla. Un panel, por cierto, de 6,3 pulgadas Super AMOLED, con resolución QHD+ (2960x1440 píxceles). Una «bestia» se mire por donde se mire. La pantalla, Infinity Display, ocupa todo el frontal, que no tiene botones, por lo que el lector de huellas pasa, de nuevo, a la parte trasera, junto a la cámara. Por supuesto, igual que el Galaxy S8, el nuevo Note 8 de Samsung cuenta con otras formas de reconocer a su legítimo dueño: escáner de iris, lector de huellas y reconocimiento facial. La gran pantalla hace que el lápiz SPen sea, en esta ocasión especialmente útil para llevar a cabo muchas funciones. Tiene 4.096 niveles de presión, por lo que la diversidad de los trazos está más que garantizada. Con él se pueden tomar notas manuales directamente en pantalla (aunque esté bloqueada), seleccionar y cortar textos e imágenes, escribir o añadir notas o dibujos encima de cualquier página e incluso crear clips animados, que se guardan como Gifs. Samsung ha añadido también otras funciones al lápiz, como la de traducir (basta con seleccionar una palabra para que aparezca en nuestro idioma), o hacer de lupa, aumentando la zona de la pantalla que sobrevolemos con el lápiz. Y pasemos a las cámaras, la otra gran novedad del Note 8. Estamos ante dos sensores traseros de 12 megapíxeles, ambos con estabilizador óptico. Se diferencias por la distancia focal y por la apertura. Así, uno de los sensores tiene una distancia focal de 52 mm. y una apertura de F2.4 y el segundo, una distancia focal de 35 mm. y una apertura de F1.7. Juntos, permiten obtener imágenes de gran calidad, desenfocar el fondo, efecto bokeh.. Destaca la posibilidad, ya explorada por Huawei en varios de sus terminales, de poder regular la cantidad de desenfoque, incluse después de haber hecho la fotografía. La cámara frontal es de 8 megapíxeles y una apertura de F1.7, lo que garantiza buenas tomas incluso con poca luz. Con todas sus prestaciones, el precio es elevado y supera, aunque por poco, la barrera de los mil euros. El terminal, en efecto, cuesta la bonita suma de 1.010 euros.
15-09-2017 | abc.es
Samsung Galaxy Note 8: lo mejor de lo mejor por más de mil euros
Si alguien tenía dudas de la capacidad de Samsung para recuperarse de una mala racha, esta es la ocasión de despejarla. Porque la compañía coreana no solo ha logrado superar la «catástrofe» del anterior Galaxy Note 7, sino que lo ha hecho con nota alta, y marcando además un récord de ventas con su nuevo Note 8. En esencia, el nuevo terminal comparte muchas de sus características con el actual Galaxy S8. Excepto, claro, por el hecho de que la pantalla es algo más grande, que el Note 8 incorpora un lápiz digital y que con este terminal Samsung se suma, por primera vez, a la «moda» de las dobles cámaras. En conjunto, estamos ante uno de los mejores «smartphones» de gama alta del mercado. Ficha técnica Pantalla 6.3 pulgadas Resolución (2.960 x 1.440 píxeles) QHD+ Dimensiones 162,5 x 74,8 x 8,6 mm Peso 195 gramos Chip Snapdragon 835 o Exynos 8895 RAM 6 GB Memoria 64 GB (ampliable) Cámara dual: 12MP AF y F2.4 + 12MP Dual Pixel y F1.7. Batería 3.300 mAh SO: Android 7.1.1 con TouchWiz El procesador, en España y otros países, es la última versión del Exynos 9 (la 8895), que fabrica la propia Samsung. Como ya es habitual en la firma, Samsung juega con dos tipos de procesador y en otros mercados, como Estados Unidos, ha optado por el Snapdragon 835 de Qualcomm. Tanto un chip como el otro se apoyan en una memoria RAM de 6 GB, lo que nos garantiza la fluidez de cualquier aplicación, por exigente que esta sea. La batería, un aspecto que, por razones obvias, Samsung ha cuidado esta vez hasta la obsesión, es de 3.300 miliamperios y con posibilidad de carga inalámbrica. Algo menor que la del malogrado Note 7 (que era de 3.500 miliamperios), pero que ofrece todas las garantías de seguridad posibles. Las dimensiones (162,5 x 74,8 x 8,6 milímetros) y el peso (195 gramos) consiguen que el dispositivo encaje a la perfección en una sola mano, y ello a pesar de su gran pantalla. Un panel, por cierto, de 6,3 pulgadas Super AMOLED, con resolución QHD+ (2.960 x 1.440 píxeles). Una «bestia» se mire por donde se mire. La pantalla, Infinity Display, ocupa todo el frontal, que no tiene botones, por lo que el lector de huellas pasa, de nuevo, a la parte trasera, junto a la cámara. Por supuesto, igual que el Galaxy S8, el nuevo Note 8 de Samsung cuenta con otras formas de reconocer a su legítimo dueño: escáner de iris, lector de huellas y reconocimiento facial. La gran pantalla hace que el lápiz SPen sea, en esta ocasión especialmente útil para llevar a cabo muchas funciones. Tiene 4.096 niveles de presión, por lo que la diversidad de los trazos está más que garantizada. Con él se pueden tomar notas manuales directamente en pantalla (aunque esté bloqueada), seleccionar y cortar textos e imágenes, escribir o añadir notas o dibujos encima de cualquier página e incluso crear clips animados, que se guardan como Gifs. Samsung ha añadido también otras funciones al lápiz, como la de traducir (basta con seleccionar una palabra para que aparezca en nuestro idioma), o hacer de lupa, aumentando la zona de la pantalla que sobrevolemos con el lápiz. Y pasemos a las cámaras, la otra gran novedad del Note 8. Estamos ante dos sensores traseros de 12 megapíxeles, ambos con estabilizador óptico. Se diferencias por la distancia focal y por la apertura. Así, uno de los sensores tiene una distancia focal de 52 mm. y una apertura de F2.4 y el segundo, una distancia focal de 35 mm. y una apertura de F1.7. Juntos, permiten obtener imágenes de gran calidad, desenfocar el fondo, efecto «bokeh».. Destaca la posibilidad, ya explorada por Huawei en varios de sus terminales, de poder regular la cantidad de desenfoque, incluse después de haber hecho la fotografía. La cámara frontal es de 8 megapíxeles y una apertura de F1.7, lo que garantiza buenas tomas incluso con poca luz. Con todas sus prestaciones, el precio es elevado y supera, aunque por poco, la barrera de los mil euros. El terminal, en efecto, cuesta la bonita suma de 1.010 euros.
15-09-2017 | abc.es
Sony Xperia XZ Premium, el gusto por la fotografía
Llegó al mercado en Junio y es, con toda seguridad, el mejor smartphone hecho nunca por Sony. Igual que en las generaciones anteriores, destaca principalmente por su pantalla y por su cámara, que en esta ocasión viene equipada con una serie de características que la hacen única. Con su nuevo Xperia ZX Premium, Sony ha decidido, en cuanto al diseño, continuar con sus líneas características. Es decir, que no ha pasado a la pantalla sin bordes, como han hecho otros fabricantes, y mantiene esas formas cuadradas que lo hacen inconfundible. El lector de huellas sigue estando en un lateral, otro signo distintivo de los últimos Xperia. Con sus 195 gramos, sin embargo, el teléfono es algo más pesado que los de la competencia, y la relación entre su tamaño y el de la pantalla queda bastante por debajo de la de otros terminales de gama alta. El frontal y la trasera son de cristal y los marcos, de metal. En cuanto al procesador, nada que decir. Incorpora lo último de Qualcomm, el Snapdragon 835, que es el chip de la gama alta de este año, y se complementa con 4 GB de memoria RAM para garantizar la fluidez en el uso de aplicaciones. Y si bien es cierto que otros fabricantes han pasado ya a los 6 e incluso a los 8 GB de RAM, también lo es que en el X Premium no se aprecian retardos en la ejecución de ninguna tarea, incluso de las más exigentes. El espacio para almacenamiento es de 64 GB y la batería, de 3.230 miliamperios, dispone del sistema de carga rápida Quick Charge 3.0. Por supuesto, como es habitual, se trata de un terminal resistente al agua, y cuenta con la certificación IP68, que permite sumergir el teléfono hasta 1,5 metros de profundidad durante un máximo de 30 minutos. La pantalla es uno de los puntos fuertes de este terminal. Estamos, en efecto, ante un panel de 5,5 pulgadas 4K IPS, con tecnología Triluminos y HDR. Es decir, una calidad inmejorable, con una densidad de píxeles única (más de 800 ppp), aunque tal resolución, capaz de mostrar vídeos espectaculares, no se puede aplicar a todos los contenidos que visualizamos. En el apartado de fotografía, Sony no ha incluido en este modelo una doble cámara, tan de moda este año, pero eso queda compensado de sobra por su nuevo sensor Exmor RS de 19 megapíxeles y el sistema Motion Eye. Los disparos son instantáneos, algo que no sucedía en modelos anteriores, y el modo de captura predictiva permite a la cámara adelantarse al disparo cuando queremos fotografiar un sujeto en movimiento. De hecho, la cámara empieza a hacer fotos incluso antes de que pulsemos el disparador. Pero la característica más destacada de la cámara es, sin duda, la función Super Slow Motion que permite, en plena grabación de un vídeo, pulsar un comando para que la misma escena se siga grabando, durante unos segundos, en cámara lenta, para después seguir a velocidad normal. Los resultados son realmente espectaculares, especialmente si tenemos en cuenta que el dispositivo permite grabar esas secuencias de cámara lenta a 960 frames por segundo, cuatro veces más que cualquier otro terminal. La cámara frontal es de 13 megapíxeles. El Sony XZ Premium se comercializa a un precio de 749 euros.
14-09-2017 | enter.co
Hackers podrían acceder a tu smartphone a través del Bluetooth
Esta semana, la firma de seguridad Armis publicó detalles de una nueva vulnerabilidad de Bluetooth que podría exponer millones de dispositivos a ser víctimas de ataques remotos. La falla, llamada Dubbed Blueborne funciona porque se disfraza de un dispositivo Bluetooth y explota las debilidades en el protocolo para desplegar un código maligno en el celular, […]
14-09-2017 | elpais.com
El iPhone X, frente a frente con sus competidores
Los 1.159 euros por los que saldrá a la venta el smartphone más avanzado de la firma de la manzana lo convierten en un artículo prohibitivo para muchos. ¿Merece la pena ese desembolso?
13-09-2017 | abc.es
Las firmas tecnológicas de móviles están mostrando sus pesos pesados, aunque ya se conocen las características del nuevo Samsung Galaxy Note 8, el iPhone X no le hace frente como para hacer una comparativa. En cambio, si se asemeja bastante el Samsung Galaxy S8 a la hora de elegir entre lo que conlleva la calidad y precio de los terminales. A pesar de que el S8 es un viejo conocido, aunque solo tenga unos meses de vida, el modelo presentado por Apple es muy parejo en la mayor parte de las características, y en otras no tanto. Por lo que muchos de los consumidores se preguntan si un modelo que debido al tiempo que lleva circulando en el mercado, ya ha bajado por debajo de los 800 euros, merece la pena desembolsar los casi 1.000 euros que cuesta el iPhone X de 64GB. Entrando en materia, ambos móviles tienen 5,8 pulgadas. Sin embargo sus dimensiones varían un poco, mientras que el iPhone X es más ancho y más fino, el S8 es más alto; es decir: 12,36 x 1,09 x 077 centímetros del dispositivo Apple, frente a los 14,9 x 6,81 x 0,8 centímetros del terminal de Samsung. Sin embargo, este último es más ligero, pesa 155 gramos mientras que el otro tiene un peso de 174 gramos. La velocidad del procesador se lleva el premio Apple con el Chip A11 Bionic de seis núcleos, mientras que el Galaxy S8 tiene un procesador Samsung Exynos 8895 de cuatro núcleos. La firma que dirige Tim Cook quiere eficiencia para que las aplicaciones que requieran de reconocimiento facial o realidad mixta no se ralenticen. No hay que olvidar la cámara, ya que el móvil del décimo aniversario es el primer terminal que incluye una cámara trasera dual con dos objetivos, cosa que es el S8 no lleva, aunque si está integrado en otro modelo de la compañía: el Note 7, además del Note 8 a punto de estrenarse. La resolución de la cámara es equivalente en los dos smartphones, 12 megapíxeles. Por otro lado, la cámara delantera del Galaxy S8 sale ganadora con 8 megapíxeles, frente a los 7 megapíxeles del iPhone X. En lo referente a la batería, ya no se puede hablar de una media de horas, sino el gasto por actividad. Si el usuario está hablando por teléfono, el iPhone aguanta hasta una hora más que el Samsung; si está navegando por internet ambos aguantan lo mismo, a no ser que el Samsung sea un 3G cuya batería dura una hora menos; si está viendo un vídeo el S8 aguanta hasta tres horas más; mientras que si está reproduciendo música, el iPhone tiene una batería más duradera, sobre todo si la producción es a través de los auriculares inalámbricos. Por lo que la batería del iPhone aguanta un «poquito» más. En cuanto a la tecnología de reconocimiento facial, que se encuentra en la vanguardia gracias a la inteligencia artificial, ambos terminales tienen sus propios sistemas. Sin embargo, Samsung lo divide en dos vertientes, gracias al reconocimiento de iris que promete ser más seguro. Samsung tiene mayores opción para elegir el tipo de autentificación: ojos, cara, código o puntos. Apple aún no ha conseguido integrar un detector de huellas debajo de la pantalla, cosa que Samsung sí ha logrado. Sin embargo, durante un momento de la presentación el sistema no reconocía al portador, por lo que queda esperar a las críticas si el es mejor. En resumidas cuentas, el iPhone X es más ancho y fino, tiene un procesador más potente, tiene una cámara trasera dual para generar efectos de profundidad, la batería dura más, ha desarrollado la evolución de los emojis. Mientras que el Samsung S8 es un terminal más alto y pesa menos, tiene una cámara delantera con mejor resolución, el reconocimiento por iris promete una mayor seguridad en la autentificación, se pueden elegir distintos tipos de identificación. Son muy pocas las diferencias de características, pero sí de precio.
13-09-2017 | enter.co
AirPower: lo que sabemos del nuevo ?tapete? de carga de Apple
Una vez más, Apple logró sorprender con la presentación de sus nuevos dispositivos el 12 de septiembre. Desde el Teatro Steve Jobs, fue presentado al mundo el iPhone X, el smartphone que se robó las miradas, además de los iPhone 8 y 8 Plus. Sin embargo, otros anuncios no pasaron desapercibidos y nos dejaron expectantes. Uno de […]
13-09-2017 | enter.co
Cómo tomar una captura de pantalla en el iPhone X
El iPhone X es el nuevo smartphone de Apple, el cual trajo un rediseño completo de su apariencia. Por ejemplo, se eliminó el botón de inicio, el cual estaba presente desde la primera versión del smartphone. A través de este botón es posible llegar a la página de inicio del equipo. También, este botón permite […]
13-09-2017 | abc.es
iPhone 7 vs iPhone 8, ¿merece la pena cambiar de móvil?
La compañía que dirige Tim Cook ha sacado la artillería pesada para no quedarse atrás en la carrera tecnológica de la telefonía móvil. Apple ha presentado por primera vez no dos, sino tres dispositivos. El iPhone 8 y iPhone 8 Plus tienen la novedad de haber saltado en nomenclatura a los esperados modelos 7S, como acostumbra a hacer desde hace unos años Apple. Mientras que su móvil estrella, el iPhone X, es el homenaje por el décimo aniversario del primer smartphone que lanzó la compañía el 9 de enero de 2007. Sin embargo, ¿tal es el salto tecnológico que merece la pena haber pasado por encima de la denominación intermedia «S»? Para poder conocer si Apple ha vendido la marca y no un producto innovador durante la presentación, hay que comparar los cuatro smartphones; por un lado el iPhone 7 y el iPhone 8, y por otro lado el iPhone 7 Plus y el iPhone 8 Plus. Ya que los precios suben, pero no de manera pareja a la calidad y el orgullo que supone la innovación dentro de la manzana de la creación. El iPhone 7 se puede adquirir desde 639 euros, mientras que el iPhone 8 sube hasta los 809 euros, unos 170 euros de diferencia. Por otro lado, el iPhone 7 Plus tiene un precio de salida desde los 779 euros, al contrario que el iPhone 8 Plus se puede conseguir a partir de los 919 euros, lo que suponen 140 euros más para el bolsillo del consumidor. ¿A qué se debe la diferencia de precio? Todo apunta al Chip A11 Bionic del iPhone 8 y iPhone 8 Plus, cuya velocidad de procesamiento aumenta en un 70% como promete Apple, debido a un mayor número de núcleos en comparación con el Chip A10 Fusion de sus predecesores. También se incluye un motor neural, que sin estar adecuadamente explicado viene a ser el llamado «machine learning». Sin embargo, no explica la diferencia de porqué el 8 aumenta 170 y el 8 Plus 140, porque a parte del chip solo hay dos diferencias remarcables en el iPhone 8 y tres en el iPhone 8 Plus. Asimismo, tampoco se entiende la necesidad de un mejor procesador en el iPhone 8 cuando carece de elementos que requiera más potencia, como el reconocimiento facial del iPhone X. Tres novedades en el iPhone 8 Por un lado, el iPhone 8 tiene con la novedad más demandada por los fans de Apple: la carga inalámbrica. Este elemento no es nuevo, ya se ha visto en otros terminales de la competencia como Samsung, Xiaomi o Huawei. Sin embargo, la batería tiene la misma duración que el iPhone 7, solo se diferencia en la posibilidad de hacer una carga rápida hasta el 50% en 30 minutos. Otro de los elementos destacables a la hora de comparar es la evolución de capacidad de almacenamiento. Los modelos del iPhone 8 tiene más capacidad, pasan de 32GB y 128 GB de la gama de iPhone 7, a los 64GB y 256GB. Lo que puede ser uno de los alicientes principales de la subida de precio, pero el modelo del iPhone 7 con 128 GB se puede adquirir desde 749 euros, mucho más asequible que el iPhone 8 de 64GB con un precio superior a los 800 euros. Desgranando las características del iPhone 7 en comparación con el iPhone 8, se observa que la pantalla de retina HD es igual en tamaño, con 4,7 pulgadas. Así ocurre también con la cámara trasera con 12 megapíxeles. Mientras que la tecnología de reconocimiento permanece por igual con Touch ID, el reconocimiento facial ha sido adjudicado únicamente al iPhone X. La cámara frontal o «cámara de selfies» continúa con la misma resolución de 7 megapíxeles, FaceTime HD, apertura de f/2,2 y grabación de vídeo en 1080p. En lo referente a la pantalla, pocas novedades entre los dos terminales. La única diferencia es la pantalla True Tone, tecnología extrapolada del iPad para imitar la lectura de papel tradicional. Ambos tienen pantalla de retina HD, panorámica LCD Multi-Touch con tecnología IPS, resolución de 1.334 x 750 píxeles, contraste de 1.400:1 por lo que los colores se ven de igual manera y pantalla con gama cromática 3D Touch. Además, el zoom digital se amplía de igual manera hasta cinco veces. Si hablamos de la grabación de vídeo, hay más variantes en la cámara: 24 y 60 f/s, al igual que la cámara lenta que los 120 f/s se podrán grabar también en 1080p. Mientras que la novedad de la producción de vídeo es la compatibilidad con contenido Dolby Vision y HDR10. Por lo que, para recapitular, el iPhone 8 viene con un chip que le permite más velocidad en el procesamiento de datos, carga inalámbrica y opción rápida hasta el 50% y compatabilidad con otros formatos. Ya que el True Tone puede ser bonito, pero se ha copiado del iPad y no explica el aumento de precio. iPhone 7 Plus vs iPhone 8 Plus Está claro que el iPhone 7 y iPhone 8 son móviles muy similares, por no decir idénticos. Algo muy similar ocurre con los terminales de mayor dimensión, aunque se le puede añadir una diferencia más: la inclusión de la iluminación de retratos. A partir de ahora no será necesario un programa de edición para separar el fondo y escurecerlo, o iluminar a la persona. Por otro lado, al igual que su versión pequeña, el iPhone 8 Plus tiene el Chip A11 Bionic, aumentan en capacidad pasando de los 32GB y 128 GB a los 64 GB y 256 GB y se incluye la opción de carga inalámbrica. Sin embargo, el iPhone 7 Plus y iPhone 8 Plus no se diferencia mucho. Sin ir más lejos, entre gran parte de las principales características a la hora de adquirir un móvil son iguales. Ambos tienen un tamaño de 5,5 pulgadas y una cámara dual de 12 megapíxeles, con tecnología Touch ID y pantalla de retina HD. La resolución permanece igual en ambos modelos, con 1.920 x 1.080 píxeles en una pantalla de retina HD, panorámica LCD con 3D Touch. La única novedad es la posibilidad de generar la simulación de papel a través del True Tone.
13-09-2017 | elpais.com
El iPhone X, frente a frente con sus competidores
Los 1.159 euros por los que saldrá a la venta el smartphone más avanzado de la firma de la manzana lo convierten en un artículo prohibitivo para muchos. ¿Merece la pena ese desembolso?
103