Noticias de "smartphone"

06-04-2016 | abc.es
Huawei presenta el P9, un terminal que «reinventa» la fotografía móvil
Más de mil periodistas estaban convocados en Londres para la presentación del nuevo Huawei P9. Un evento, pues, a lo grande, muy al estilo de los que escenifican otros conocidos gigantes asiáticos. Y una señal, otra más, de la potencia y la solidez de la firma china, que no deja de crecer en Europa a pasos de gigante. Hacía semanas que el símbolo «#oo» corría por internet y rápidamente se adivinó que el guiño tipográfico estaba relacionado con una de las principales características del nuevo terminal: sus dos cámaras traseras. Unas cámaras, además, fabricadas por Leica, con quien Huawei anunció un acuerdo hace apenas un mes. Ciertamente, no es la primera vez que se ve una doble cámara en la industria de la telefonía móvil. La tuvo LG con su Optimus hace ya siete años. O HTC, con su M8, hace casi tres. Otras firmas han experimentado (y siguen haciéndolo) con la doble cámara. La duda era, esta vez, para qué querría usarlas Huawei. LG las utilizó para que el teléfono pudiera grabar en 3D y HTC para dar a las fotos una profundidad que nos permitiera jugar con distintos planos a la hora de editarlas. ¿Haría Huawei algo parecido o se trataba de aportar algo por completo diferente? Se sabe que la gama P de Huawei es la más atrevida de la marca, la que antes incorpora las novedades tecnológicas y de diseño que salen de los laboratorios I+D de la compañía. Así se demostró con los anteriores P6, P7 y P8, terminales que han tenido una excelente aceptación por parte del público. Y el P9, por supuesto, no podía ser menos. La respuesta llegó de la mano de Richard Yu, el CEO de Huawei, que ha empezado a glosar las excelentes cámaras de las que siempre han gozado los terminales de la familia P. Después, y sin más preámbulos, ha anunciado que es el momento de que la fotografía móvil «pase al siguiente nivel». Cosa que hará con los nuevos Huawei P9 y P9 Plus, dos terminales icónicos y cuidados hasta el último detalle. Pero, ¿cuál es ese siguiente nivel en fotografía? Según Yu, la posibilidad de pasar de simples fotos bonitas a fotos artísticas. Junto con Leica, ha dicho el ejecutivo chino, Huawei ha reinventado la fotografía móvil. Un «smartphone» para fotografía profesional Oliver Kaltner, CEO de Leica, ha subido al escenario para explicar que el nuevo P9 incorpora toda una nueva serie de estándares en fotografía móvil. El elemento esencial de la fotografía, dijo, es la imagen. Y este es el primer móvil que puede ser usado, por fotógrafos profesionales. «Ni más, ni menos», ha afirmado con orgullo. Las dos cámaras del P9 son la primera incursión de Leica en el terreno de los «smartphones». La razón de las dos lentes es que mientras una captura en color, la otra lo hace en blanco y negro. Están diseñadas especialmente para el P9 e incorporan una tecnología revolucionaria que permite obtener la mejor iluminación y el máximo detalle. La cámara RGB del P9 está especializada en la captura del color, mientras que la cámara monocroma destaca por su capacidad para captar todos los detalles de la fotografía. Las dos cámaras traseras del P9 trabajan en tándem para permitir que los usuarios creen imágenes con detalle, profundidad y colores superiores. Detalle de la cámara dual del Huawei P9 Plus- Huawei Los píxeles del sensor son mayores que los del P7 y P8 y miden 1,25 nanometros. Eso, llevado a las dos cámaras, hace que capturen hasta un 270% más de luz que el iPhone 6 Plus y un 90% más que el Samsung Galaxy S7. ¿El resultado? Fotos extremadamente luminosas incluso en los ambientes más oscuros y peor iluminados. El contraste dinámico es excepcional y lleva las imágenes hasta una calidad profesional. La respuesta intuitiva cambia automáticamente la forma de enfocar dependiendo de las condiciones externas de iluminación. La tecnología Hybrid Focus de Huawei permite un enfoque de la cámara basado en tres metodologías? láser, cálculo profundo y contraste? y automáticamente selecciona la que proporcione el mejor resultado en cualquier entorno. Destaca también un modo profesional avanzado que permite el control manual de todos los parámetros. Por otra parte, estamos ante un dispositivo impecable en todos los aspectos. Su acabado en metal pulido y su diseño modificado (los bordes se han redondeado) lo hacen bonito y agradable de sujetar en las manos. En la parte trasera, como en otros terminales de la firma, se sitúa el lector de huellas dactilares. Su pantalla, de 5,2 pulgadas, es Full HD y cuenta con un 96% de saturación de color, frente al 70 % del iPhone 6 Plus. El terminal tiene 0,95 mm menos de grosor (un 15%) que el Samsung Galaxy S7. El procesador es de fabricación propia. Huawei ha implementado en el P9 su nuevo chip Kirin 955 a 2,5 GHz. Su batería, de 3.000 mAh, permite hasta dos dias de uso continuado en una sola carga. Además, el sistema de carga rápida permite, en solo 10 minutos, cinco horas más de autonomía. Vista trasera y delantera del P9- HUAWEI El P9 Plus, por su parte, aumenta la pantalla hasta las 5,5 pulgadas y la batería hasta los 3.400 mAh e incorpora la tecnología Press Touch que permite, manteniendo presionada la pantalla, visualizar toda una serie de funciones extra. El precio de la versión de 32GB del P9 comienza en 599? y estará disponible en España a partir del 3 de mayo. El precio del P9 Plus, de 64GB es de 699?, y saldrá a la venta el próximo 1 de junio. Ambos productos estarán disponibles a través de todos los operadores y canales de distribución en mercado libre.
06-04-2016 | abc.es
iPhone SE: compacto, manejable y pensado para los neófitos
Compacto, muy manejable y, pese a su estética familiar, con unas características muy avanzadas. Apple ha regresado a las cuatro pulgadas de pantalla con el iPhone SE. Un tamaño, pues, que le devuelve al pasado en cierto modo, cuando la compañía proclamaba a los cuatro vientos que ése era el formato ideal y óptimo para un teléfono móvil. Los tiempos han cambiado y, tras una época en la que los «smartphones» no han hecho más que crecer y crecer, el gigante norteamericano se ha sacado de la manga un terminal digamos pequeño, pensado en parte para los usuarios que desembarcan en las nuevas tecnologías y, por qué no, para aquellos que aún conservan la idea de un tamaño para dominarlo con una sola mano, más teniendo en cuenta que pesa realmente poco (113 gramos). Ahí está una gran virtud, aunque si tu terminal actual está cerca de las 5 pulgadas puede que, de primeras, puede dar extrañas sensaciones y cueste un tiempo adaptarse. La pregunta es, ¿estás dispuesto a regresar a este tamaño? Sin ser innovador ni revolucionario, este nuevo terminal, que llega esta semana a España, se mueve en varias direcciones. Por un lado, se dirige hacia ese tipo de público exigente pero conservador. Por otro, renuncia a ser un monstruoso aparato. Y, por otro, intentan canalizar las novedades más recientes que han venido apareciendo en las últimas temporadas desde una estética que incluso podríamos definir como «retro». Pero, oye, es resultón. Lo más destacado se encuentra invisible en su interior. Es un «collage» de innovaciones, ya que en su interior se encuentra el mismo sistema de procesamiento que el iPhone 6S (A9 y M9), con lo cual se podría decir en cierto modo que es como tener el modelo superior pero más pequeño y «algo» más accesible, puesto que sus precios arrancan en 489 euros. Potente y fluido En las pruebas realizadas el manejo resulta fluído. Y muy potente, sobre todo, si lo comparamos con otros terminales existentes en el mercado que aterrizan en la llamada gama media. Incluso marca la diferencia en juegos móviles que requieren de un alto rendimiento. Este dispositivo cumple a la perfección en este terreno. La cámara de fotos escogida, iSight, es de 12 megapíxeles y su comportamiento no difiere mucho de su «hermano» el iPhone 6S. Las imágenes obtenidas, además, ganan enteros al presentarse sobre esta pantalla de menor tamaño. Son extraordinarias. A su vez, es capaz, en efecto, de tomar imágenes panorámicas de 63 megapíxeles con una definición muy lograda. Otro detalle a tener en cuenta es la posibilidad de grabar vídeo en calidad 4K (Ultra Alta Resolución), el nuevo estándar a perseguir por la industria de la imagen. Y lo hace de manera solvente y tremendamente satisfactoria, aunque el resultado es asombroso, cabe preguntarse si en el modelo de 16 GB se queda demasiado corto para esta opción (el iPhone SE también cuenta con versión de 64 GB, el terminal analizado por este diario). En cuanto a su estética, cabe recordar que se vende en cuatro colores (rosa, negro, gris y dorado). Sin 3D Touch A diferencia del iPhone 6S, este dispositivo lleva incorporado el lector de huellas dactilares Touch ID de primera generación, es decir, el del iPhone 5S. Aunque funciona de manera precisa, la velocidad y comportamiento no está tan avanzado con el más reciente. Eso es cierto, pero no tiene demasiadas pegas. Un aspecto que se echa en falta es la función 3D Touch, que permite discernir las funciones del terminal mediante la presión ejercida por los dedos. Sin embargo, sí cuenta con la característica llamada Live Photos -pequeños clips de videos en las imágenes-, pero la forma de activarse es distinta; es mediante una pulsación más prolongada, como si se fuera a eliminar una determinada aplicación. Una ventaja es que el iPhone SE ya incorpora la última versión del sistema operativo, iOS 9, con lo cual suple a la perfección una carencia, la de modelos anteriores a las que poco a poco se quedarán fuera de las próximas actualizaciones. ¿Y la batería? Detalle no menor es la incorporación del chip NFC, con lo cual es compatible con el sistema de pagos Apple Pay, que estará disponible en España próximamente, aunque sus prestaciones aún no las hemos podido comprobar de primera mano. Parece una tontería pero este tipo de métodos están llamados a revolucionar la sociedad en un futuro. Otro aspecto que habrá que tener en cuenta, y que aún no hemos podido comprobar en detalle, es la autonomía de la batería (1.640 mAh).
05-04-2016 | abc.es
No sin mi «smartphone»
Hace 43 años que Martin Cooper realizó una llamada con un teléfono móvil. El 3 de abril de 1973 cogió un teléfono que pesaba 1,3 kg y tenía un tamaño de 23 cm. Nada que ver con los «smartphones» actuales. En el Día Internacional del Teléfono Móvil, Samsung y The Cocktail Analysis han analizado los hábitos y comportamientos de los españoles sobre el uso de la tecnología móvil. Los datos reafirman el papel protagonista de estos dispositivos en su rutina diaria. Desde primera hora de la mañana, los usuarios móviles hacen un uso intensivo del «smartphone». El 75% se levanta con el despertador de su teléfono y un 70% no sale de casa sin comprobar si lleva el móvil y la cartera encima, entre otras cosas importantes como las llaves. Mirar la hora en el teléfono (76%), consultar el correo electrónico (57%), utilizar las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp (57%) o acceder a las redes sociales (54%) son otras de las actividades frecuentes que realizamos gracias al «smartphone» nada más levantarnos. En los trayectos de casa al trabajo, los usos más populares del teléfono inteligente son poner música (55%) y utilizar las «apps» de mensajería (51%). Ya en el puesto de trabajo o en el centro de estudios, casi la mitad de los usuarios españoles (47%) ponen su «smartphone» a cargar. Martin Cooper- EFE/EstebanCobo La hora de la comida se aprovecha de nuevo para utilizar la mensajería instantánea (63%), participar en redes sociales (49%) -por encima incluso de hablar en persona con nuestros compañeros o amigos (46%)- y comprobar el correo electrónico (46%). Dada esta gran actividad multitarea, el «smartphone» del usuario debe ofrecer un potente rendimiento y una sencilla gestión de las notificaciones, además de ahorrar en el consumo de batería, permitir la carga rápida y disponer de una amplia capacidad de almacenamiento en el propio terminal. Acabada la jornada laboral, el uso de la mensajería instantánea (75%) vuelve a ser la actividad preferida, por delante de otras aficiones como ver películas y series (66%). En cuanto a los fines de semana, el uso de la mensajería instantánea (76%) y el acceso a las redes sociales (68%) son las principales actividades asociadas al móvil. Al salir más de casa, la cámara del «smartphone» es una herramienta indispensable para hacerse «selfies» o compartir en las redes sociales las fotografías de los lugares que se visiten. Hablar por teléfono, el viejo uso original de los dispositivos móviles, solo es habitual para el 50% de los más jóvenes (los menores de 25 años), mientras que el porcentaje sube hasta el 63% en el caso de los mayores de 25. El consumo de contenido multimedia está tan instaurado que el «smartphone» se ha convertido para muchos en un reproductor de música, vídeos y videojuegos. A la hora de jugar, ha conseguido superar a la videoconsola como dispositivo más utilizado: un 83% de los «millennials» españoles juega en su smartphone, preferentemente con otras personas online (54%) u offline (44%). Destaca también el protagonismo del «smartphone» en la actividad deportiva, para poner música (78%), controlar la distancia recorrida (54%), medir las calorías quemadas (51%) o comprobar las pulsaciones (33%).
05-04-2016 | abc.es
La ciberdelincuencia se reinventa: toca atacar el Internet de las Cosas
Todos los expertos coinciden. El «Internet de las Cosas» (IoT, «Internet of things») es una de las tendencias en materia de ciberamenazas que, por desgracia, tendrá un elevado protagonismo este año. Ya en 2015 hablamos de esta nueva concepción tecnológica que cada vez está más presente en la vida de cualquier persona porque es el resultado de la transformación digital que vive la sociedad. Y el futuro va encaminado hacia el coche conectado o la «smart home» (casas inteligentes). El «smartphone» se ha convertido en el centro de todas las operaciones. Vivimos conectados y no solo a través de él. Televisores, neveras inteligentes, juguetes electrónicos? Esto no ha hecho más que empezar. Según un informe de Gartner, en 2016 habrá 6.400 millones de dispositivos conectados (un 30% más que en 2015). Y, para 2019, IDC calcula que el IoT moverá más de un billón de euros. Ante estas escandalosas cifras, los «hackers» saben muy bien hacia dónde deben encaminar su estrategia. «Aunque de momento, los ataques al Internet de las Cosas son experimentales porque la industria del cibercrimen no ha encontrado aún la manera de monetizarlos», explica Pablo Teijeira, Country Manager de la compañía experta en seguridad Sophos Iberia. Es decir, a día de hoy los ciberdelincuentes sí saben cómo extorsionar a empresas y particulares o atacar la estructura de un banco para transferir a sus cuentas grandes cantidades de dinero. Con el IoT también conseguirán obtener un beneficio económico. Es solo cuestión de tiempo. «Creo que empezaremos a ver más ataques conforme a las formas de pago vayan a evolucionando», apunta Teijeira, que recuerda cómo la industria de la ciberdelincuencia evoluciona como cualquier otra. «Ya lo hicieron con la web. Al principio, las página susceptibles de ser atacadas eran, por ejemplo, las de adulto. Una vez que fueron descubiertos y que la sociedad empezó a concienciarse, cambiaron su estrategia y a día de hoy infectan páginas legítimas». Samsung, de hecho, trabaja ya en neveras inteligentes. El futuro es que el frigorífico, conectado a internet, haga la compra por sí solo. Irá, por tanto, asociado a una tarjeta de crédito. El objetivo del «hacker» será interceptar esa comunicación y robar los datos. Igualmente, si interceptan el sistema de refrigeración de los servidores de una empresa, el ataque está asegurado. El usuario tiene que ser consciente de esta nueva realidad. «Todo dispositivo conectado es susceptible de ser atacado», insiste Pablo Teijeira. Hasta una muñeca electrónica. En diciembre del pasado año, por ejemplo, la compañía de juguetes VTech fue víctima de un ciberataque y los «hackers» consiguieron robar los datos de millones de niños de todo el mundo, incluídos españoles. Direcciones IP, de correo y contraseñas cayeron en manos de ciberdelincuentes. Un ladrón en casa Estos mismos ejemplos son extrapolables a las empresas. «La línea entre lo corporativo y lo particular es muy difusa. Conectamos el ?smartwatch? o el ?smartphone? al wifi del trabajo», recuerda el experto. El empleado se convierte así en el puente perfecto para que los ciberdelincuentes puedan atacar cualquier empresa. Ante este panorama, hay que tomar medidas. De la misma manera en la que el usuario sabe que debe ignorar un email de un remitente desconocido con un archivo adjunto, a la hora de comprar una caldera inteligente, debe saber «a qué dispositivo se conecta, dónde y para qué; revisar las opciones de configuración y preguntar al vendedor si, por ejemplo, se puede cambiar el usuario y contraseña que viene por defecto. También conviene saber si las comunicaciones son cifradas», apunta Pablo Teijeira. Aunque estas preguntas puedan parecer evidentes para algunos, la realidad es que en el IoT, las empresas de este tipo de dispositivos «están cometiendo errores de seguridad muy graves. Fallos que no se cometían desde hace 20 años», asegura el experto. Por tanto, los fabricantes también deben tomar medidas. «Ofrecen dispositivos, por ejemplo, con la contraseña 1234 que luego el usuario no puede cambiar porque las opciones de configuración no lo permiten». El problema de esta amenaza es que está en desarrollo y se trata de ataques intrínsecos. Es decir, un ciberdelincuente puede interceptar las comunicación del «smartphone» con el horno inteligente del hogar y provocar un incendio. «Es como tener a un ladrón en casa que no vemos. No nos sustrae objetos pero sí puede robar nuestros datos desde Rusia, China o España», reseña.
05-04-2016 | abc.es
Samsung vuelve a Windows con su nueva Galaxy TabPro S
Samsung ha vuelto a tender la mano a Windows. Y lo ha hecho con su nuevo convertible, Galaxy TabPro S, presentado a principios de año en la feria CES de Las Vegas y que ahora acaba de llegar a España. Se trata de un dispositivo 2 en 1, es decir, una tableta que se puede utilizar también como un ordenador portátil con todas sus capacidades, con el sistema operativo Windows 10 y que viene a competir en un segmento que durante los últimos años no para de crecer. El nuevo dispositivo llega con una clara orientación al sector profesional, aunque su pantalla Super Amoled de 12 pulgadas y sus dos altavoces estéreos aseguran que también puede utilizarse, y con garantías, para el ocio. El nuevo «juguete» de Samsung tiene unas dimensiones de 290,3 x 198,8 x 6,3 mm y un peso de 693 gramos. Es, por lo tanto, extremadamente delgado y ligero. Y está, además, equipado con una funda-teclado (que viene de serie, incluida en el pack de venta) y que permite, gracias a un acoplamiento magnético, pasar de las funciones de PC a las de tableta con solo acoplar o desacoplar el dispositivo de la funda. La nueva Galaxy TabPro S incorpora un procesador Intel Core M, de dos núcleos a 2,2GHz, 4 GB de memoria RAM, 128 GB de memoria interna, una batería de 5.200 mAh y dos cámaras (frontal y trasera) de 5 Mpx. Según el fabricante, el equipo resiste sin pasar por el cargador hasta 10,30 horas de un uso «normal». Y si a pesar de todo nos quedamos sin batería, cuenta con un sistema de carga rápida que permite, en dos horas, recargar por completo el dispositivo. Samsung hace hincapié en la conectividad y asegura que se trata del primer equipo 2 en 1 que funciona con Windows y que soporta LTE Cat 6 para una conexión más rápida. La firma coreana anuncia también que durante este mismo mes de abril liberará un software, llamado Samsung Flow, que hará que la tableta se entienda con el móvil, a pesar de que la primera funcione bajo Windows y el segundo bajo Android. Para instalar Samsung Flow será suficiente con acercar el móvil al punto NFC de la Galaxy TabPro S y la «app» se descargará automáticamente. Después, será posible acceder al equipo con el lector de huellas del móvil, conectarse directamente a la red móvil de nuestro «smartphone» cuando no tengamos a mano un punto WiFi o consultar las notificaciones. La Samsung Galaxy TabPro S llega en tres modelos y con tres precios diferentes: 999 euros la versión con Windows 10 Home Edition; 1.099 la versión con Windows Pro y WiFi; y 1.199 la versión con Windows Pro y LTE.
05-04-2016 | abc.es
España, el país europeo más conectado y rey del mundo «smartphone»
El uso del teléfono móvil inteligente sigue creciendo a pesar de que han comenzado a sonar las primeras campanas que anticipan una desaceleración de las ventas a nivel global. Este aparato electrónico que ha revolucionado la sociedad se ha convertido en la principal puerta de entrada a internet, también en España, el país europeo que lidera el despliegue de fibra óptica con más de tres millones de usuarios. Son algunas de las conclusiones que se desprenden de la decimosexta edición del informe «La Sociedad de la Información en España», presentado este lunes por Telefónica, y en donde se muestra un interés cada vez mayor por internet. El año 2015 ha confirmado la «acelerada digitalización» de la vida de los españoles. Según los datos del estudio, se estima que un millón más de españoles que el año anterior se conectan regularmente a internet, alcanzando la cifra de 27.15 millones en la franja de edades comprendidas entre los 16 y los 74 años. La brecha digital se reduce Destaca otro hito alcanzado como el de los accesos a internet de forma «más intensiva». ¿En qué se traduce esto? El 81.7% del total de internautas (22.2 millones de personas) lo hace de manera diaria, lo que representa un aumento de un millón y medio de nuevos usuarios respecto al año anterior. El mayor crecimiento se ha producido en la franja de edad entre 55 y 64 años, hasta el 61.4%, seis puntos más que en 2014, por lo que se han dado pasos importantes hacia la reducción de la llamada brecha generacional. El año 2015 ha quedado plasmado el auge de la telefonía móvil como principal motor del cambio. El «smartphone» ya es la puerta de acceso a internet, desplazando en un segundo plano al ordenador convencional, que vive una era de reinvención. Y es que el 88.3% de los usuarios acceden a internet a través desde un dispositivo móvil, 5.9 puntos más que en el año anterior en donde se registró un «empate» entre ambos soportes. De hecho, el «smartphone» representa ya el 87% del total de teléfonos móviles, unas cifras que colocan a España en la primera posición a nivel europeo. Tras unos años de crecientes ventas, el «smartphone» ya supera en diez puntos al PC, al tiempo que el estudio se hace eco de los importantes aumentos del televisor (44%) y la videoconsola (32%) para acceder a internet. De hecho, crece el consumo de video bajo demanda gracias a servicios del tipo Yomvi o Netflix que permiten acceder a los programas a cualquier hora, aunque la televisión lineal se mantiene fuerte en las retransmisiones deportivas. Según datos de Telefónica, el consumo lineal de la popular serie «Juego de Tronos» cayó en un solo año del 51% al 22% solo el pasado año. En cuanto al uso de las nuevas tecnologías, los españoles tienen, de media, unas treinta aplicaciones en sus terminales, 24 en el caso de los dispositivos en formato «tablet», aunque el informe revela que son tan solo 14 las «apps» que suele usar más a menudo un español. El pasado año se descargaron diariamente unas 3.8 millones de aplicaciones. Destaca otro hábito cada vez mayor entre los españoles. Aunque la comunicación y el ocio siguen siendo los principales motivos del uso de internet, se comprueba una utilización «más racional» de las redes sociales y un aumento significativo del uso para actividades productivas y profesionales. El empleo de las redes sociales ha descendido 2.4 puntos y los jóvenes dedican ahora más tiempo a conectarse a plataformas de comercio electrónico o aprendizaje on line y menos a la conectividad social. Como curiosidad, el 59.7% silencia a grupos y personas y el 44.1% se ha salido de grupos o bloqueado a personas. En el segmento entre 20 y 24 años, los porcentajes suben hasta el 79.1% y el 68%, respectivamente. El pasado año aumentó significativamente el uso de internet para el consumo de vídeos, películas y música (15.2 puntos) hasta el 67.5% y la búsqueda de información sobre bienes y servicios hasta un 69.6%. La mensajería instantánea del tipo WhatsApp o Messenger siguió creciendo (6.3 puntos) y ya la usan a diario el 93.7% de los españoles, al igual que la realización de operaciones bancarias (3.9%) y con la Administración (17.7%). Interés por el «Big Data» Las nuevas tendencias no sólo afectan a nuestro comportamiento personal, sino que tendrán un gran impacto de la vida económica y la creación de riqueza. Así, la utilización masiva del internet de las cosas en todos los sectores económicos va a abrir la era del internet industrial, que implica un cambio de paradigma: ya es posible la monitorización de cientos de elementos de una forma sencilla y la actuación de forma predictiva gracias al análisis de datos. Se estima que esta tendencia conducirá de forma directa a la creación de riqueza y se prevé que su aportación acumulada al PIB mundial entre 2015 y 2030 oscilará entre los 10.6 y 14.2 billones de dólares en función de las medidas de impulso que se pongan en marcha para favorecer su implantación, pudiendo suponer en España una aportación en dicho periodo entre 108.000 y 137.000 millones de dólares. Este crecimiento supondrá la creación de un número muy elevado de puestos de trabajo de alto nivel de cualificación, como expertos en TIC o científicos de datos. Por lo tanto, transporte, energía, agricultura y ganadería, minería y salud son sectores económicos en los que la utilización masiva de sensores y de herramientas de «Big data» van a tener un gran impacto en la creación de valor. La necesidad de nuevos profesionales capaces de procesar y analizar todos los datos que se generan en las distintas actividades económicas va a propiciar una alta demanda a los millennials y las mujeres para la incorporación al mercado laboral. La ciberseguridad, la tecnología de realidad virtual y aumentada con el tacto y los gestos son necesidades presentes que tendrán un gran desarrollo en el futuro próximo.
04-04-2016 | abc.es
España, el país europeo más conectado y rey del mundo «smartphone»
El uso del teléfono móvil inteligente sigue creciendo a pesar de que han comenzado a sonar las primeras campanas que anticipan una desaceleración de las ventas a nivel global. Este aparato electrónico que ha revolucionado la sociedad se ha convertido en la principal puerta de entrada a internet, también en España, el país europeo que lidera el despliegue de fibra óptica con más de tres millones de usuarios. Son algunas de las conclusiones que se desprenden de la decimosexta edición del informe «La Sociedad de la Información en España», presentado este lunes por Telefónica, y en donde se muestra un interés cada vez mayor por internet. El año 2015 ha confirmado la «acelerada digitalización» de la vida de los españoles. Según los datos del estudio, se estima que un millón más de españoles que el año anterior se conectan regularmente a internet, alcanzando la cifra de 27.15 millones en la franja de edades comprendidas entre los 16 y los 74 años. Destaca otro hito alcanzado como el de los accesos a internet de forma «más intensiva». ¿En qué se traduce esto? El 81.7% del total de internautas (22.2 millones de personas) lo hace de manera diaria, lo que representa un aumento de un millón y medio de nuevos usuarios respecto al año anterior. El mayor crecimiento se ha producido en la franja de edad entre 55 y 64 años, hasta el 61.4%, seis puntos más que en 2014, por lo que se han dado pasos importantes hacia la reducción de la llamada brecha generacional. El año 2015 ha quedado plasmado el auge de la telefonía móvil como principal motor del cambio. El «smartphone» ya es la puerta de acceso a internet, desplazando en un segundo plano al ordenador convencional, que vive una era de reinvención. Y es que el 88.3% de los usuarios acceden a internet a través desde un dispositivo móvil, 5.9 puntos más que en el año anterior en donde se registró un «empate» entre ambos soportes. De hecho, el «smartphone» representa ya el 87% del total de teléfonos móviles, unas cifras que colocan a España en la primera posición a nivel europeo. Tras unos años de crecientes ventas, el «smartphone» ya supera en diez puntos al PC, al tiempo que el estudio se hace eco de los importantes aumentos del televisor (44%) y la videoconsola (32%) para acceder a internet. De hecho, crece el consumo de video bajo demanda gracias a servicios del tipo Yomvi o Netflix que permiten acceder a los programas a cualquier hora, aunque la televisión lineal se mantiene fuerte en las retransmisiones deportivas. Según datos de Telefónica, el consumo lineal de la popular serie «Juego de Tronos» cayó en un solo año del 51% al 22% solo el pasado año. En cuanto al uso de las nuevas tecnologías, los españoles tienen, de media, unas treinta aplicaciones en sus terminales, 24 en el caso de los dispositivos en formato «tablet», aunque el informe revela que son tan solo 14 las «apps» que suele usar más a menudo un español. El pasado año se descargaron diariamente unas 3.8 millones de aplicaciones. Destaca otro hábito cada vez mayor entre los españoles. Aunque la comunicación y el ocio siguen siendo los principales motivos del uso de internet, se comprueba una utilización «más racional» de las redes sociales y un aumento significativo del uso para actividades productivas y profesionales. El empleo de las redes sociales ha descendido 2,4 puntos y los jóvenes dedican ahora más tiempo a conectarse a plataformas de comercio electrónico o aprendizaje on line y menos a la conectividad social. Como curiosidad, el 59.7% silencia a grupos y personas y el 44.1% se ha salido de grupos o bloqueado a personas. En el segmento entre 20 y 24 años, los porcentajes suben hasta el 79.1% y el 68%, respectivamente. El pasado año aumentó significativamente el uso de internet para el consumo de vídeos, películas y música (15.2 puntos) hasta el 67.5% y la búsqueda de información sobre bienes y servicios hasta un 69.6%. La mensajería instantánea del tipo WhatsApp o Messenger siguió creciendo (6.3 puntos) y ya la usan a diario el 93.7% de los españoles, al igual que la realización de operaciones bancarias (3.9%) y con la Administración (17.7%). Interés por el «Big Data» Las nuevas tendencias no sólo afectan a nuestro comportamiento personal, sino que tendrán un gran impacto de la vida económica y la creación de riqueza. Así, la utilización masiva del internet de las cosas en todos los sectores económicos va a abrir la era del internet industrial, que implica un cambio de paradigma: ya es posible la monitorización de cientos de elementos de una forma sencilla y la actuación de forma predictiva gracias al análisis de datos. Se estima que esta tendencia conducirá de forma directa a la creación de riqueza y se prevé que su aportación acumulada al PIB mundial entre 2015 y 2030 oscilará entre los 10.6 y 14.2 billones de dólares en función de las medidas de impulso que se pongan en marcha para favorecer su implantación, pudiendo suponer en España una aportación en dicho periodo entre 108.000 y 137.000 millones de dólares. Este crecimiento supondrá la creación de un número muy elevado de puestos de trabajo de alto nivel de cualificación, como expertos en TIC o científicos de datos. Por lo tanto, transporte, energía, agricultura y ganadería, minería y salud son sectores económicos en los que la utilización masiva de sensores y de herramientas de «Big data» van a tener un gran impacto en la creación de valor. La necesidad de nuevos profesionales capaces de procesar y analizar todos los datos que se generan en las distintas actividades económicas va a propiciar una alta demanda a los millennials y las mujeres para la incorporación al mercado laboral. La ciberseguridad, la tecnología de realidad virtual y aumentada con el tacto y los gestos son necesidades presentes que tendrán un gran desarrollo en el futuro próximo.
04-04-2016 | abc.es
No sin mi «smartphone»
Hace 43 años que Martin Cooper realizó una llamada con un teléfono móvil. El 3 de abril de 1973 cogió un teléfono que pesaba 1,3 kg y tenía un tamaño de 23 cm. Nada que ver con los «smartphones» actuales. En el Día Internacional del Teléfono Móvil, Samsung y The Cocktail Analysis han analizado los hábitos y comportamientos de los españoles sobre el uso de la tecnología móvil. Los datos reafirman el papel protagonista de estos dispositivos en su rutina diaria. Desde primera hora de la mañana, los usuarios móviles hacen un uso intensivo del «smartphone». El 75% se levanta con el despertador de su teléfono y un 70% no sale de casa sin comprobar si lleva el móvil y la cartera encima, entre otras cosas importantes como las llaves. Mirar la hora en el teléfono (76%), consultar el correo electrónico (57%), utilizar las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp (57%) o acceder a las redes sociales (54%) son otras de las actividades frecuentes que realizamos gracias al «smartphone» nada más levantarnos. En los trayectos de casa al trabajo, los usos más populares del teléfono inteligente son poner música (55%) y utilizar las «apps» de mensajería (51%). Ya en el puesto de trabajo o en el centro de estudios, casi la mitad de los usuarios españoles (47%) ponen su «smartphone» a cargar. Martin Cooper- EFE/EstebanCobo La hora de la comida se aprovecha de nuevo para utilizar la mensajería instantánea (63%), participar en redes sociales (49%) -por encima incluso de hablar en persona con nuestros compañeros o amigos (46%)- y comprobar el correo electrónico (46%). Dada esta gran actividad multitarea, el «smartphone» del usuario debe ofrecer un potente rendimiento y una sencilla gestión de las notificaciones, además de ahorrar en el consumo de batería, permitir la carga rápida y disponer de una amplia capacidad de almacenamiento en el propio terminal. Acabada la jornada laboral, el uso de la mensajería instantánea (75%) vuelve a ser la actividad preferida, por delante de otras aficiones como ver películas y series (66%). En cuanto a los fines de semana, el uso de la mensajería instantánea (76%) y el acceso a las redes sociales (68%) son las principales actividades asociadas al móvil. Al salir más de casa, la cámara del «smartphone» es una herramienta indispensable para hacerse «selfies» o compartir en las redes sociales las fotografías de los lugares que se visiten. Hablar por teléfono, el viejo uso original de los dispositivos móviles, solo es habitual para el 50% de los más jóvenes (los menores de 25 años), mientras que el porcentaje sube hasta el 63% en el caso de los mayores de 25. El consumo de contenido multimedia está tan instaurado que el «smartphone» se ha convertido para muchos en un reproductor de música, vídeos y videojuegos. A la hora de jugar, ha conseguido superar a la videoconsola como dispositivo más utilizado: un 83% de los «millennials» españoles juega en su smartphone, preferentemente con otras personas online (54%) u offline (44%). Destaca también el protagonismo del «smartphone» en la actividad deportiva, para poner música (78%), controlar la distancia recorrida (54%), medir las calorías quemadas (51%) o comprobar las pulsaciones (33%).
04-04-2016 | abc.es
La ciberdelincuencia se reinventa: toca atacar el Internet de las Cosas
Todos los expertos coinciden. El «Internet de las Cosas» (IoT, «Internet of things») es una de las tendencias en materia de ciberamenazas que, por desgracia, tendrá un elevado protagonismo este año. Ya en 2015 hablamos de esta nueva concepción tecnológica que cada vez está más presente en la vida de cualquier persona porque es el resultado de la transformación digital que vive la sociedad. Y el futuro va encaminado hacia el coche conectado o la «smart home» (casas inteligentes). El «smartphone» se ha convertido en el centro de todas las operaciones. Vivimos conectados y no solo a través de él. Televisores, neveras inteligentes, juguetes electrónicos? Esto no ha hecho más que empezar. Según un informe de Gartner, en 2016 habrá 6.400 millones de dispositivos conectados (un 30% más que en 2015). Y, para 2019, IDC calcula que el IoT moverá más de un billón de euros. Ante estas escandalosas cifras, los «hackers» saben muy bien hacia dónde deben encaminar su estrategia. «Aunque de momento, los ataques al Internet de las Cosas son experimentales porque la industria del cibercrimen no ha encontrado aún la manera de monetizarlos», explica Pablo Teijeira, Country Manager de la compañía experta en seguridad Sophos Iberia. Es decir, a día de hoy los ciberdelincuentes sí saben cómo extorsionar a empresas y particulares o atacar la estructura de un banco para transferir a sus cuentas grandes cantidades de dinero. Con el IoT también conseguirán obtener un beneficio económico. Es solo cuestión de tiempo. «Creo que empezaremos a ver más ataques conforme a las formas de pago vayan a evolucionando», apunta Teijeira, que recuerda cómo la industria de la ciberdelincuencia evoluciona como cualquier otra. «Ya lo hicieron con la web. Al principio, las página susceptibles de ser atacadas eran, por ejemplo, las de adulto. Una vez que fueron descubiertos y que la sociedad empezó a concienciarse, cambiaron su estrategia y a día de hoy infectan páginas legítimas». Samsung, de hecho, trabaja ya en neveras inteligentes. El futuro es que el frigorífico, conectado a internet, haga la compra por sí solo. Irá, por tanto, asociado a una tarjeta de crédito. El objetivo del «hacker» será interceptar esa comunicación y robar los datos. Igualmente, si interceptan el sistema de refrigeración de los servidores de una empresa, el ataque está asegurado. El usuario tiene que ser consciente de esta nueva realidad. «Todo dispositivo conectado es susceptible de ser atacado», insiste Pablo Teijeira. Hasta una muñeca electrónica. En diciembre del pasado año, por ejemplo, la compañía de juguetes VTech fue víctima de un ciberataque y los «hackers» consiguieron robar los datos de millones de niños de todo el mundo, incluídos españoles. Direcciones IP, de correo y contraseñas cayeron en manos de ciberdelincuentes. Un ladrón en casa Estos mismos ejemplos son extrapolables a las empresas. «La línea entre lo corporativo y lo particular es muy difusa. Conectamos el ?smartwatch? o el ?smartphone? al wifi del trabajo», recuerda el experto. El empleado se convierte así en el puente perfecto para que los ciberdelincuentes puedan atacar cualquier empresa. Ante este panorama, hay que tomar medidas. De la misma manera en la que el usuario sabe que debe ignorar un email de un remitente desconocido con un archivo adjunto, a la hora de comprar una caldera inteligente, debe saber «a qué dispositivo se conecta, dónde y para qué; revisar las opciones de configuración y preguntar al vendedor si, por ejemplo, se puede cambiar el usuario y contraseña que viene por defecto. También conviene saber si las comunicaciones son cifradas», apunta Pablo Teijeira. Aunque estas preguntas puedan parecer evidentes para algunos, la realidad es que en el IoT, las empresas de este tipo de dispositivos «están cometiendo errores de seguridad muy graves. Fallos que no se cometían desde hace 20 años», asegura el experto. Por tanto, los fabricantes también deben tomar medidas. «Ofrecen dispositivos, por ejemplo, con la contraseña 1234 que luego el usuario no puede cambiar porque las opciones de configuración no lo permiten». El problema de esta amenaza es que está en desarrollo y se trata de ataques intrínsecos. Es decir, un ciberdelincuente puede interceptar las comunicación del «smartphone» con el horno inteligente del hogar y provocar un incendio. «Es como tener a un ladrón en casa que no vemos. No nos sustrae objetos pero sí puede robar nuestros datos desde Rusia, China o España», reseña.
04-04-2016 | 20minutos.es
La realidad virtual deja de ser cosa de ciencia ficción

DANIEL G. APARICIO

  • Compañías como Facebook, Samsung, HTC y Sony apuestan por la realidad virtual, sistema que muchos consideran el siguiente gran salto tecnológico.
  • Las gafas de realidad virtual transportan al usuario a un mundo virtual en 3D que puede recorrer en primera persona en 360 grados.
  • The App Date y Fundación Telefónica acaban de inaugurar en Madrid un espacio de experimentación de realidad virtual gratuito abierto al público.

Hace tan solo un mes, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, entraba sonriente a un abarrotado pabellón del Mobile World Congress sin ser visto. ¿El motivo? Todos los asistentes llevaban puestas unas gafas de realidad virtual Samsung Gear VR. La imagen era tan llamativa como perturbadora, a medio camino entre los ilusionantes mundos de la ciencia ficción más desenfadada y las inquietantes realidades imaginadas por la serie Black Mirror.

Sin embargo, no era ficción sino realidad y puede que, dentro de no mucho, esa instantánea se muestre como un símbolo del despegue oficial de esta ya no tan futurista tecnología. "La realidad virtual va a ser la plataforma más social, tiene el potencial de cambiar nuestras vidas. (..) Lo mejor está por llegar", dijo Zuckerberg, quien lleva ya tiempo interesado en las posibilidades de los mundos virtuales.

La realidad virtual ?capaz de llevarnos a una montaña rusa, a una clase de cirugía o de safari por la sabana africana? no es en absoluto nueva. Su antecedente más lejano, el estereoscopio inventado por Charles Wheatstone, tiene ya casi dos siglos: data de 1838. Desde entonces, el ser humano ha hecho grandes progresos en su intento por crear mundos virtuales en 3D realistas que puedan visitarse en primera persona.

El gran boom de la realidad virtual tuvo lugar a finales de los 80 y principios de los 90, con películas como El cortador de césped (1992) e inventos como la consola Virtual Boy, un intento fallido de Nintendo de comercializar un sistema de entretenimiento de realidad virtual, aún algo primitivo (sólo podía mostrar imágenes en rojo y negro, por ejemplo).

Ahora, con la tecnología mucho más desarrollada y varias gafas y cascos de realidad virtual ya en el mercado o en camino, la consolidación del invento parece más cercana. Conscientes de ello, The App Date y Fundación Telefónica acaban de inaugurar en Madrid un espacio de experimentación de realidad virtual abierto al público, totalmente gratis, en el que los asistentes pueden sumergirse en la realidad virtual a través de diferentes experiencias y dispositivos inmersivos que se irán renovando.

Megia tecnológica

El objetivo de esta iniciativa es demostrar al público aún ajeno a la realidad virtual las sorprendentes posibilidades de esta tecnología, cómo es capaz de transportarte de forma sorprendente a otros mundos. "No hay otra tecnología con la capacidad que tiene la realidad virtual de hacerte sentir que tienes superpoderes", cuenta entusiasmado Óscar Hormigos, fundador de The App Date y uno de los principales responsables de este espacio.

"Uno de esos superpoderes es la invisibilidad. Hay muchos contenidos que pueden ayudarte a sentirte invisible. Por ejemplo, puedes estar en medio de la isla de Lesbos, viendo llegar a los inmigrantes y siendo testigo de situaciones que no podrías haber experimentado en la vida real", cuenta.

"También el poder de la teletransportación: irte a Parque Jurásico a ver criaturas extintas, ver un espectáculo del Circo del Sol en primera fila, viajar a épocas y lugares en los que conocer a personas que jamás podría conocer..", enumera Hormigos, quien experimentó hace poco una visita virtual guiada por Bill Clinton en la que este le mostraba su proyecto solidario en África. "Esto es algo que la gente llama inmersión, yo lo llamo magia", sentencia.

Junto al progreso técnico, una de las claves de la consolidación de la realidad virtual es el abaratamiento de la tecnología. Muchos ponen el punto de inflexión en el momento en el que Facebook compró la compañía Oculus, hace dos años. "Cuando Zuckerberg pone 1.600 millones a un proyecto que no era gran cosa, hace realidad la realidad virtual. Facebook toma la iniciativa y, de repente, un montón de compañías empiezan a inyectar dinero en esa tecnología", cuenta el fundador de The App Date.

Sin embargo, para Hormigos, este hecho es solo un factor más, y no el principal, de los que están contribuyendo al despegue de esta tecnología. "Más que ese hecho, que por supuesto empuja y le da el pistoletazo de salida a muchas empresas, la consolidación de la VR tiene que ver con toda la evolución que viene del mobile", explica.

Según el experto, "los móviles han tirado del carro de un montón de tecnologías" y eso los convertirá en el principal motor de la realidad virtual. El desarrollo de pantallas de resoluciones muy altas a bajo coste, de la retina display, de procesadores que son como los de los ordenadores de hace unos años, de acelerómetros, de osciloscopios.. premiten que, actualmente, un smartphone de entre 300 y 500 euros sea en realidad como un ordenador de bolsillo con pantalla de alta resolución, capaz de detectar el movimiento y, en consecuencia, de convertirse en un visor de realidad virtual.

"La gran revolución de la realidad virtual es la realidad virtual mobile. En España, por ejemplo, un 80% de la población tiene smartphones. El potencial es enorme. Lo otro seguramente seguirá avanzando y será muy potente, pero solo para unos pocos. Es decir, no todo el mundo puede tener un superordenador carísimo para disfrutar de la realidad virtual", cuenta Hormigos, quien piensa además que, en hardware, el segundo gran vencedor tras los móviles serán las consolas de videojuegos.

En cuanto a software y contenidos, los juegos sí ocupan el primer lugar. "Como siempre, hay dos grandes sectores que tiran de la tecnología cuando avanza. Siempre es así. Uno son los videojuegos, que muchas veces señalan el camino y que de hecho ya ofrecen experiencias de realidad virtual increíbles. Otra, que no se puede negar y es un hit, es el porno. Con el porno VR no hay vuelta atrás, una vez que ves el porno VR ya no quieres ver otro tipo de porno que no sea ese", asegura.

Después, "como le pasó a las apps y le ha pasado a la web", están entrando a la realidad virtual muchos sectores profesionales que le están empezando a encontrar sentido: la educación y la divulgación ?Google Expeditions es un buen ejemplo?, el turismo, la salud e incluso el periodismo. "El periodismo inmersivo está dando ya sus primeros pasos. A partir de ahora podrás trasladar a las personas a la experiencia que les quieres contar. Es una extra que seguramente, en unos años, para muchos tipos de contenidos y de noticias será impensable no hacerlo", aventura Hormigos.

Aún queda tiempo para que la realidad virtual se asiente como algo cotidiano. "La realidad virtual acaba de empezar, yo creo que hasta que llegue a la gente, le encuentre un sentido y forme parte de su día a día, seguramente va a tardar más de lo que los que estamos en esto nos pensamos: pueden ser tres, cuatro años..", comenta el experto. "Este año va a ser un boom. Hay mucha gente que está en el mundo de los videojuegos que ya va a empezar a usarlo, pero hasta que mi madre sea una usuaria de realidad virtual todavía queda mucho tiempo", añade.

El gran obstáculo para su popularización es que aún "es aparatoso": hay que ponerse algo en los ojos, una gafas o un casco, y para algunas personas eso no es cómodo. "La tecnología que triunfa es aquella que es invisible. La realidad virtual tiene que ir a menos. Tal vez acabe siendo unas lentillas o una proyección en el iris. Tiene que acabar siendo algo que no tenga ese componente de aparatosidad", sentencia.

144