Noticias de "smartphone"

07-02-2017 | abc.es
Crean una batería de litio de estado sólido más duradera y sin riesgo de explosiones
Un equipo de científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ha desarrollado un innovador sistema que podría revolucionar el mercado de las baterías de litio. Gracias al uso de un nuevo compuesto, el sulfuro de litio, la duración de carga y la vida útil de las baterías de los dispositivos electrónicos podrían experimentar un antes y un después. El grupo de investigadores, dirigido por Frank McGrogan y Tushar Swamy, ha publicado los resultados de su investigación en la revista «Advanced Energy Materials». El estudio aspira a mejorar las baterías, uno de los elementos que más preocupan a los usuarios de »gadgets» desde «smartphones» a coches inteligentes, tanto por la duración de las cargas como por su vida útil o incluso el riesgo de incendio, que ya probó el caso del Samsung Galaxy Note 7. La gran innovación que presenta el estudio del MIT con respecto a las baterías de ion de litio utilizadas actualmente se centra en el uso de un elemento sólido para conducir la electricidad: el sulfuro de litio. Hoy en día, las baterías de litio incluyen un líquido o gel electrólito, necesario para el funcionamiento de la batería pero que acaba desembocando en la degradación de la misma. Además, al tratarse de un líquido inflamable, es el responsable de que a veces se produzcan cortocircutos dentro de la batería o que ésta se incendie o, incluso, explote. Las baterías de estado sólido del MIT podrían porporcionar un gran número de beneficios con respecto a las actuales, según las conclusiones del estudio. Además de eliminar el riesgo de explosiones, este nuevo sistema permitiría proporcionar una capacidad de almacenamiento de energía mayor y una vida útil mayor de la batería. El descubrimiento de los científicos del MIT sigue la línea de otra investigación realizada en la Universidad de Stanford en el año 2010 que empleaba también el sulfuro de litio en las baterías. A pesar de la innovación, el estudio de Stanford presentaba un problema: que la duración de la batería alcanzaba tan sólo 40 o 50 ciclos de carga frente a los 300 o 400 de las del mercado. La batería sólida del MIT ha solucionado el problema de durabilidad que tenían las del estudio de Stanford, pero sigue presentando un notable inconveniente: es muy frágil. Ante el estrés del uso, la batería puede «romperse como un cristal», según palabras de los propios investigadores. «En las baterías sólidas, la degradación mecánica probablemente regulará la estabilidad y la durabilidad», ha declarado a la web del MIT el experto de la Universidad de Michigan Jeff Sakamoto. Pese a todo, el avance podría acabar aplicándose en los dispositivos siempre que se proteja la batería de forma suficiente. «Es necesario diseñar en torno a ese conocimiento», ha afirmado Frank McGrogan, autor del estudio, a la web del MIT.
07-02-2017 | elpais.com
El sintomático relevo en el trono chino de los ?smartphones?
Las firmas chinas están volcándose en mejorar la calidad de sus productos y en relevantes campañas locales, lo que ha arrebatado ya el liderazgo al iPhone
07-02-2017 | enter.co
Estas son las propuestas de Moto Mods presentadas en los hackathons
El año pasado vimos materializado el sueño de los smartphones modulares, bueno casi. Mientras que LG presentó el LG G5 (que al parecer no va más), el Project Ara fue cancelado, Lenovo presentó el Moto Z y el Moto Z Play. Si bien estos equipos no son ‘per se’ modulares, tienen accesorios que les permiten […]
06-02-2017 | abc.es
Internet, niños y el nuevo mundo: cuando existe una falta de madurez digital
Hace menos de treinta años la World Wide Web era una completa desconocida. Tardó un tiempo en alcanzar el punto de madurez para que este sistema de distribución cambiara las reglas del juego de industrias y se convirtiera en una revolución social. Con internet en todas las esquinas, hoy en día muchos de los usuarios siguen descuidando su seguridad a la hora de tener presencia en los servicios digitales, y muchos de ellos niños y adolescentes que contemplan a los teléfonos móviles inteligentes como su principal forma de entretenimiento actual. Aunque nacieron con la explosión de internet, gran parte de la población menor de edad desconocen algunos riesgos de determinados servicios de internet y descuidan, sobre todo, sus contraseñas. Puede que más de uno piense, querido lector, que se trate de un debate algo ya superado. Pero no. Diversos estudios consultados confirman que gran parte de los internautas siguen utilizando métodos inseguros. Según datos de la firma de seguridad S2 Grupo, el 77% de los usuarios reconocen utilizar contraseñas «débiles» conformadas por letras, números o la combinación de ambas y sólo el 13% de los encuestados hace uso de passwords considerados seguros, es decir, aquellas que se componen de letras, números, mayúsculas, minúsculas y caracteres especiales. Los datos son preocupantes. El 42,7% de los usuarios utiliza la misma contraseña para todo y sólo el 31% dispone de una diferente para cada entorno, un comportamiento que puede poner en riesgo su seguridad. Pero hay más. Pese a las reclamaciones de los expertos, el 56% de las personas asegura no cambiar nunca sus contraseñas y utilizar las mismas desde hace años. Sólo cerca del 18% las cambia mensualmente y en torno al 13% las renuevan anualmente. Un escenario que, ante un conflicto, puede dejar abierta las puertas de par en par ante posibles ataques de ciberdelincuentes. La necesidad de una contraseña robusta «Todavía hay una tendencia muy amplia a utilizar contraseñas poco seguras, por lo que es necesario impulsar un uso responsable y protegido en entornos online. Usar este tipo de contraseñas significa quedar realmente expuestos a la posible acción de un hacker que podría acceder a nuestros dispositivos o cuentas inutilizándolos o robándonos información, por ejemplo, lo que puede ser especialmente grave en el caso de los menores de edad», señala en un comunicado José Rosell, socio-director de S2 Grupo. Otro informe, elaborado por el comparador Kelisto, estima que en España hay casi un millón de adolescentes (967.454 españoles entre 12 y 18 años) que están en riesgo de sufrir adicción a internet. En la actualidad, se cree que unos 50.000 de ellos no pueden abandonar ni un día el hecho de tener presencia en alguna de sus redes sociales favoritas. Es más, se calcula que los jóvenes (el 32% de ellos) pasa más de tres horas diarias en esos mundos virtuales. Los expertos creen que hábitos como no planificar el tiempo frente al ordenador o pasar demasiadas horas jugando o consultando sus perfiles son signos de adicción. El escenario en el que nos movemos implica, sin embargo, poner la lupa sobre la madurez digital de muchos de ellos, máxime a que muchos de ellos (la mitad, según algunos estudios) recibe su primer modelo de «smartphones cuando todavía tienen 10 años. Se estima que el 80% de los jóvenes (con edades comprendidas en torno a los 12 años) ya tiene un terminal propio. ¿Quiere decir eso que están demasiado expuestos? Bien, habrá que extremar las precauciones, pero en muchos casos sus hábitos ponen en alerta comportamientos inseguros. Se calcula que el 63% -según el mismo informe- de los adolescentes ha contactado alguna vez por internet con alguien que no conoce, mientras que el 45% de ellos ha llegado incluso a quedar cara a cara con esa persona. «Para evitar este tipo de situaciones, es muy importante que los padres adopten una actitud proactiva en cuanto a la educación online de sus hijos y que tomen medidas para supervisar, de una manera no intrusiva, el uso que hacen de internet. En este sentido, instalar programas de control parental, fomentar un uso educativo y moderado de la Red y establecer una relación de confianza con los adolescentes para conocer sus hábitos de conducta online son algunas medidas fundamentales para garantizar su experiencia en Internet», manifiesta en un comunicado Manuel Moreno, experto en nuevas tecnologías y redactor jefe de Kelisto. La necesidad de comprensión de padres Por el contrario, en el libro «Los Nativos Digitales no Existen» (Deusto) se aborda la problema desde otra perspectiva. Según se describe en sus páginas, aunque gran parte de la población adolescente tiene presencia en redes sociales y utiliza las nuevas tecnologías continuamente, la gran mayoría son incapaces de utilizar este tipo de plataformas desde una perspectiva de seguridad. «A los nacidos en la era de los noventa se les ha puesto una etiqueta de nativo digital y que está asociada a una competencia que no tienen», reconoce a este diario Susana Lluna, coautora del libro junto a Javier Pedreira «Wicho». «Queremos concienciar a los padres que en casa no tienen superhéroes [por sus hijos] que saben controlar todos los dispositivos», recalca, porque -según indica esta experta- los menores no cuentan con grandes habilidades para hacer frente a algunas tareas como saber adjuntar un archivo o el funcionamiento de algunos servicios digitales. «Los sacas del uso corriente y superficial de un smartphone o de Instagram o YouTube y no saben; no tienen conciencia de acerca de cómo va a repercutir en su identidad digital, del nivel de seguridad, tampoco de las ventajas que le pueden sacar», manifiesta Lluna. El objetivo de este compendio de artículos elaborados por diversos expertos en la materia es concienciar a los padres y profesores en la necesidad de formarse y comprender el entorno digital en el que se mueven los adolescentes. Y es que, según se recoge en sus páginas, los llamados «nativos digitales» no se trata de una generación especialmente dotada de conocimientos, habilidades o intereses en lo que al uso de las llamadas nuevas tecnologías se refiere. Tal vez, m ás bien deberíamos hablar de huérfanos digitales con una preocupante falta de formación. Decálogo para mejorar la gestión de las contraseñas Para realizar un mejor uso de nuestras claves, el equipo de expertos de S2 Grupo ha elaborado un decálogo con recomendaciones esenciales que nos ayudarán a protegernos mejor en el uso de las nuevas tecnologías: 1. No utilizar datos familiares: Los expertos creen que esto nos dejaría más expuesto a personas que nos conozcan o contactos de nuestras redes sociales. «Es importante que nuestras contraseñas no respondan al lugar donde vivimos, el nombre de nuestra mascota o el de nuestro lugar de vacaciones», sostienen. 2. Evitar palabras o series de números: Los ciberdelincuentes utilizan sistemas automáticos para descifrar contraseñas que hacen uso de diccionarios de palabras y generan combinaciones de números. Según estudios realizados recientemente, las peores contraseñas son ?123456?, ?password?, ?abc123?, ?qwerty?, 3. Escoger contraseñas robustas. Es aconsejable -sostienen los expertos- que nuestras claves tengan ocho caracteres mínimo, mayúsculas, minúsculas, números y símbolos del teclado, así dificultaremos que puedan ser acertadas por herramientas destinadas a este fin. 4. Nunca «guardar la contraseña»: Aunque es una medida muy cómoda que nuestro navegador recuerde nuestra contraseña, «podemos comprometer seriamente nuestra privacidad», añaden. 5. Escoger claves memorizables pero que no sean adivinables: Un tema habitual es utilizar claves que no representen nada personal. «Para que recordarlas no sea un problema, podemos utilizar alguna palabra o combinación de números que nos sea familiar y acompañarlo del resto de elemento de una contraseña robusta», rezan los expertos. 6. Utilizar claves diferentes para cada servicio: «Si utilizamos un mismo código para todo y éste es descifrado por un ciberatacante, comprometeremos la seguridad de todos los servicios y dispositivos que utilizamos», sugieren. Por este motivo es esencial que sean diferentes. 7. Cambiar las contraseñas periódicamente: Otro detalle si queremos incrementar nuestra seguridad, es muy importante renovar los passwords periódicamente, de esta forma evitaremos que si en algún momento otra persona pudo tener acceso a ellos, pueda utilizarlos. 8. Mantenerlas en secreto: La mejor forma de que otras personas no puedan acceder a nuestras cuentas es no compartir nuestras contraseñas con nadie. 9. Anotarlas en un lugar seguro: Si queremos registrarlas en algún lugar por si se nos olvidan «es aconsejable hacerlo en algún lugar que consideremos seguro en nuestro hogar y nunca hacerlo en el ordenador, la tableta o el smartphone». 10. Uso de aplicaciones: Cada vez hay mayor número de apps que pueden ayudarnos a cifrar nuestras claves para «salvaguardarlas de una forma adecuada y poder recordarlas en caso de que sea necesario».
06-02-2017 | abc.es
Aisoy1 KiK, el robot educativo español que incluye un motor emocional
La compañía española Aisoy Robotics ha presentado el Aisoy1 KiK, la sexta generación de Aisoy1, un robot educativo español que incluye un motor emocional que le permite evolucionar según su propia experiencia vital, un motor de diálogo para que se puedan desarrollar pequeñas charlas con él y el revolucionario «Mentor», que descubre las inteligencias múltiples de cada niño y las estimula. «Aisoy1 KiK no es solo un robot para que los niños aprendan robótica y programación», ha señalado José Manuel del Río, Fundador y CEO de de esta compañía de Elche (Alicante). «Es nuestra visión de un robot social para una educación moderna de los niños. Una educación más personalizada que desarrolle las inteligencias múltiples que todos poseemos. Aisoy1 es emocional, diferente, único, divertido y educativo», ha apostillado. Se trata de un robot social y emocional. Aprende para adaptarse a las preferencias del usuario y «expresa emociones de una forma similar a las personas», según explican los creadores. Cómo el usuario se comporte con él afecta a su estado anímico y también a sus decisiones y forma de reaccionar. De hecho, con el tiempo, su carácter inicial evolucionará según los cuidados que reciba. Aisoy1 KiK es capaz de interactuar en inglés y español --y pronto estarán disponibles otros idiomas--. Además de mantener conversaciones, este robot educativo es capaz mediante la herramienta bautizada como «Mentor» descubrir el perfil personal de inteligencias múltiples del usuario, mostrarlo y, lo más importante, personalizar sus propuestas de juegos y contenidos acorde a ese perfil. «En este proceso tendrá en cuenta el rendimiento, nivel de conocimiento y velocidad de aprendizaje. Y buscará la mejor estrategia para dar un plus de motivación. Recuerda que Aisoy1 KiK no es un profesor ni pretende serlo. Es solo un compañero que quiere que se aprendan cosas nuevas de forma divertida», detalla la empresa, que tiene en cuenta que cada niño es único y aprende de forma diferente. Aisoy1 KiK está basado en la Raspberry Pi 3, la más potente hasta la fecha. Junto a ello, Aisoy ha desarrollado nuevas aplicaciones educativas denominadas «Botapps» para que el usuario pueda disfrutarlo desde el primer encendido, y nuevas herramientas de programación que se podrán utilizar desde una tableta o «smartphone», y que se unen a 'Airos SDK' y 'Scratch', el entorno más utilizado del mundo para que los niños aprendan a programar. Aisoy1 KiK estará disponible en España esta primavera, pero se puede reservar ya en su página web por 249 euros -con autonomía de hasta 2h y 8GB de almacenamiento- y 299 euros -4h y 16GB-.
06-02-2017 | elpais.com
Huawei recoge el cetro de Samsung para reinar en el MWC de Barcelona
El fabricante chino será estrella de la feria mundial de móviles con su nuevo P10. LG y la resucitada Nokia estrenarán también sus ?smartphones? de gala
03-02-2017 | abc.es
ZTE trae a España el Axon 7 mini, un «smartphone» que quiere revolucionar el sonido
Elegante y con un sonido espectacular. ZTE trae a España su nuevo dispositivo móvil, el Axon 7, en su versión mini. El terminal, de 5.2 pulgadas de pantalla, se caracteriza, al igual que su «hermano» mayor, de un sistema audio de gran calidad y el diseño. Está disponible por solo 299 euros en tiendas y grandes almacenes. El dispositivo ofrece la mejor experiencia de audio de alta calidad disponible en los «smartphones» actuales, gracias a una colaboración de la empresa con diferentes entidades especializadas en audio. Disponible en dos colores (gris y dorado), el teléfono también disponen de garantía española y cuentan con servicio de asistencia técnica y atención al cliente en España. Ficha técnica Pantalla 5.2 pulgadas Resolución 1.080 x 1.920 píxeles (Full HD) Dimensiones 147.5 x 71 x 7.8 Peso 153 gramos Chip Qualcomm MSM8952 de 8 núcleos (4 a 1,5 GHz y 4 a 1,2 GHz) RAM 3 GB Memoria 32 GB (ampliable a 128 GB) Cámara 16 MP y frontal de 8 MP SO Android 6.0 Marshmallow Batería 2.800 mAh En su interior, el Axon 7 mini alberga dos chips exclusivos para audio, el AK4961 y el AK4490 de AKM, apoyado por el sonido envolvente Dolby Atmos. Con ello se logra que el rendimiento de los altavoces, unido a la experiencia Dolby, ofrezca una sensación de sonido similar al de una sala de cine. La conclusión: se convierte en la mejor experiencia de sonido en un «smartphone». Con el fin de mejorar la calidad del servicio técnico y facilitar al usuario cualquier incidencia, para los dos dispositivos, ZTE ofrece a sus clientes el servicio VIP, que extiende un año adicional la garantía, sumándose así a la garantía legal de 2 años. También ofrece una sustitución de la pantalla, sin coste, en caso de rotura accidental de ésta dentro de los 6 primeros meses de adquisición, y una reparación sin coste en caso accidental de infiltración de líquidos durante el periodo total de la garantía.
02-02-2017 | enter.co
El LG G6 tendría varias versiones como Compact, Hybrid y Lite
Los fabricantes surcoreanos de smartphones han estado muy activos en los últimos meses para la contienda de este año. Mientras que Samsung presentaría su nuevo smartphone en marzo, LG hará su gran aparición en los días del MWC 2017 que se celebrará en Barcelona del 27 de febrero al 2 de marzo. Eso sí, de […]
01-02-2017 | abc.es
Investigadores desarrollan un «wearable» de bajo coste para medir la hidratación de la piel
Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han desarrollado un sensor inalámbrico portátil, es decir, un «wearable» capaz de monitorizar el nivel de hidratación de la piel para que, junto a una aplicación, sea capaz de avisar al usuario en el caso de que esté en peligro de deshidratación y evitar, así, un grave problema de salud. «Es difícil medir la hidratación de una persona cuantitativamente, lo que es relevante desde para personal militar hasta atletas o bomberos, que están en riesgo de problemas de salud relacionados con el estrés térmico (una sensación derivada de la sobreexposición al calor y los efectos que esto conlleva) cuando entrenan o en el campo», explica el coautor del estudio, John Muth. «Hemos desarrollado la tecnología que nos permite rastrear la hidratación de la piel de un individuo en tiempo real», explica Yong Zhu, profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y coautor del estudio. «Nuestro sensor podría ser utilizado para proteger la salud de las personas que trabajan bajo estrés térmico, para mejorar el rendimiento atlético y la seguridad, y para rastrear la hidratación de los mayores o pacientes. Incluso, en cosmética, se puede utilizar para decir cómo de eficientes son las cremas», añade Zhu. El sensor consiste en dos electrodos que monitorean las propiedades eléctricas de la piel, las cuales cambian de una manera predecible en base a la hidratación del individuo. Además, el dispositivo es ligero, flexible y extensible, ya que se trata de un reloj de pulsera y un parche adhesivo que se puede usar en el pecho o en la muñeca. Según explican, en las pruebas de laboratorio llevadas a cabo en pieles artificiales, los investigadores encontraron que el rendimiento del sensor portátil no se veía afectado por la humedad ambiental. Y es tan preciso como un monitor de hidratación grande y caro. Tanto el reloj como el parche transmiten de forma inalámbrica los datos del sensor a un programa o aplicación que puede ejecutarse en un ordenador, tableta o «smartphone». Esto significa que los datos pueden ser monitoreados por el usuario o por un tercero designado, como un médico. Los investigadores aseguran que su creación cuesta alrededor de un dólar mientras que el coste total de fabricación no sería más que lo que s epaga en la actualidad por un «wearable» común como un Fitbit.
01-02-2017 | abc.es
Un «wearable» de bajo coste para medir en la piel la hidratación
Investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte han desarrollado un sensor inalámbrico portátil, es decir, un «wearable» capaz de monitorizar el nivel de hidratación de la piel para que, junto a una aplicación, sea capaz de avisar al usuario en el caso de que esté en peligro de deshidratación y evitar, así, un grave problema de salud. «Es difícil medir la hidratación de una persona cuantitativamente, lo que es relevante desde para personal militar hasta atletas o bomberos, que están en riesgo de problemas de salud relacionados con el estrés térmico (una sensación derivada de la sobreexposición al calor y los efectos que esto conlleva) cuando entrenan o en el campo», explica el coautor del estudio, John Muth. «Hemos desarrollado la tecnología que nos permite rastrear la hidratación de la piel de un individuo en tiempo real», explica Yong Zhu, profesor asociado de ingeniería mecánica y aeroespacial en la Universidad Estatal de Carolina del Norte y coautor del estudio. «Nuestro sensor podría ser utilizado para proteger la salud de las personas que trabajan bajo estrés térmico, para mejorar el rendimiento atlético y la seguridad, y para rastrear la hidratación de los mayores o pacientes. Incluso, en cosmética, se puede utilizar para decir cómo de eficientes son las cremas», añade Zhu. El sensor consiste en dos electrodos que monitorean las propiedades eléctricas de la piel, las cuales cambian de una manera predecible en base a la hidratación del individuo. Además, el dispositivo es ligero, flexible y extensible, ya que se trata de un reloj de pulsera y un parche adhesivo que se puede usar en el pecho o en la muñeca. Según explican, en las pruebas de laboratorio llevadas a cabo en pieles artificiales, los investigadores encontraron que el rendimiento del sensor portátil no se veía afectado por la humedad ambiental. Y es tan preciso como un monitor de hidratación grande y caro. Tanto el reloj como el parche transmiten de forma inalámbrica los datos del sensor a un programa o aplicación que puede ejecutarse en un ordenador, tableta o «smartphone». Esto significa que los datos pueden ser monitoreados por el usuario o por un tercero designado, como un médico. Los investigadores aseguran que su creación cuesta alrededor de un dólar mientras que el coste total de fabricación no sería más que lo que s epaga en la actualidad por un «wearable» común como un Fitbit.
145