Noticias de "smartphone"

04-11-2015 | 20minutos.es
Mensajes privados y llamadas seguras gracias a la adaptación de Signal para Android

20MINUTOS.ES

  • Se trata de una combinación de las aplicaciones TextSecure y RedPhone.
  • Permite verificar la seguridad y utiliza códigos criptográficos.
  • El exanalista de la NSA, Edward Snowden, asegura que la utiliza todos los días.

Una nueva aplicación que mantiene la privacidad de sus usuarios ya está disponible para Android. La falta de intimidad que ofrecían aplicaciones como Whatsapp era una de las quejas más sonadas por parte de los emisores y remitentes de los mensajes del chat.Esta app comenzó en iPhone y, ahora, ha llegado a Android. Se trata de una combinación de las aplicaciones TextSecure y RedPhone, que permite realizar llamadas y enviar mensajes de manera segura y privada. Además, esta se encuentra apadrinada por el exanalista de la Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA), Edward Snowden, que dice que la utiliza todos los días, o al menos, así lo ha asegurado en Twitter.

I use Signal every day. #notesforFBI (Spoiler: they already know) https://t.co/KNy0xppsN0

— Edward Snowden (@Snowden) noviembre 2, 2015

En los próximos días, los usuarios que tengan instalado en su smartphone la aplicación TextSecure también recibirán una actualización.

Esta nueva versión incluye toda la funcionalidad existente de esta, además de la posibilidad de hacer y recibir llamadas privadas con otros usuarios de Signal.

Por otro lado, a los usuarios de RedPhone se les pedirá que instalen Signal en su lugar. Una vez instalada la nueva actualización podrán desinstalar la anterior, ya que no se mantendrá como una aplicación independiente.

Signal es una app gratuita y de código abierto que permite verificar la seguridad del usuario y utiliza códigos criptográficos. Al servidor no tiene acceso cualquiera y no almacena datos.

Utiliza el número de telefóno y la libreta de direcciones existente con la que poder comunicarse al instante, evitando gastos de SMS; crear grupos para chatear en tiempo real con todos los contactos que se desee a la vez; y compartir las cosas con total privacidad.

04-11-2015 | abc.es
La «Respuesta inteligente» llega a Gmail
¿Te resulta cómodo contestar a los emails desde tu «smartphone»? La realidad es que cuando el usuario comprueba que tiene que contestar a una larga lista de correos que esperan una respuesta rápida, el proceso se complica. Y más si está en una reuni
04-11-2015 | abc.es
Un chivato en tu «smartphone» que te dice ¿quién te insulta?
Nos adentramos hacia la «cosificación» de las personas. ¿Es lo mismo valorar de la misma forma a un coche o un restaurante que a un ser humano? ¿Hasta qué punto puede afectar a la autoestima? ¿Puntuar a las personas es saludable? Internet y las rede
02-11-2015 | abc.es
Un chivato en tu «smartphone» que te dice ¿quién te insulta?
Nos adentramos hacia la «cosificación» de las personas. ¿Es lo mismo valorar de la misma forma a un coche o un restaurante que a un ser humano? ¿Hasta qué punto puede afectar a la autoestima? ¿Puntuar a las personas es saludable? Internet y las rede
01-11-2015 | abc.es
Motorola presenta su smartphone irrompible
Motorola ha presentado oficialmente un nuevo terminal Moto X. Se apellida 'Force' y la compañía estadounidense asegura que se trata de un teléfono a prueba de golpes: ni se agrieta ni se rompe. El buque insignia de Motorola tiene una garantía de cuat
01-11-2015 | 20minutos.es
Cinco mitos sobre la batería del móvil que muchos todavía creen ciertos

EROSKI CONSUMER

  • En contra de lo que se cree, las aplicaciones en segundo plano (si no usan servicio de geolocalización) no gastan batería.
  • Conviene poner fin al mito de que no se puede dejar el móvil cargando toda la noche por temor a una sobrecarga.
  • Ahora es mejor no descargar por completo la batería, ni cargarla del todo.
  • Las aplicaciones que más batería consumen.

El teléfono móvil se ha convertido en algo indispensable en el día a día de mchas personas. Aunque el uso del smartphone se ha generalizado, todavía son muchos los mitos que les rodean, especialmente los relacionados con la batería.

Existen falsas creencias relacionadas con su uso, la seguridad y sobre todo la duración de la batería, que sigue siendo su talón de Aquiles. Desde Eroski Consumer se desmontan algunas de esas ideas falsas, para tener unos conocimientos más adecuados sobre estos dispositivos y poder aprovecharlos al máximo.

Hay que descargar la batería antes de cargarla de nuevo

Este mito tiene su razón de ser, ya que las baterías de los primeros móviles tenían una especie de efecto memoria que reducía su capacidad con el paso del tiempo, si no se vaciaban por completo antes de iniciar una nueva carga. Pero las modernas baterías de iones de litio de los terminales actuales ya no tienen ese problema. Así que lo aconsejable es hacer pequeñas cargas con cierta frecuencia y mantener el nivel de batería entre un 50% y un 80%, en lugar de dejar que se vacíe del todo y cargarlo de nuevo hasta el 100%.

Las apps en segundo plano consumen batería

En contra de lo que se cree, las aplicaciones en segundo plano en general no gastan batería. No lo hacen porque al ponerlas en segundo plano (es decir, cuando se sale de ellas pero sin cerrarlas), el móvil las guarda en una especie de pausa en su memoria RAM. Y el sistema operativo es lo suficientemente inteligente como para gestionar esa memoria RAM de la forma más eficiente posible, liberando memoria cuando sea necesario sin que el usuario tenga que cerrar las apps a mano. De hecho, cerrar y abrir una y otra vez las aplicaciones puede ser más costoso en términos de uso de batería, ya que abrir una app desde cero requiere más energía y más recursos que sacarla de su pausa momentánea en la memoria RAM.

Diferente caso son las apps que emplean el servicio de geolocalización del móvil, como los mapas o las utilidades de GPS para la conducción. Este tipo de programas sigue utilizando dicho servicio aun cuando se tienen en segundo plano, lo que puede afectar a la duración de la batería.

El brillo automático ahorra batería

Aunque a primera vista pueda parecer que el ajuste automático del brillo de pantalla ayuda a ahorrar batería, porque adapta el brillo a las circunstancias externas, lo cierto es que no. Se ahorra mucha más batería ajustando de forma manual el brillo de la pantalla al nivel más bajo posible que sea confortable, que dejando que el teléfono lo haga solo, puesto que eso implica tener un servicio analizando de manera constante la situación exterior de luz para poder ajustar el brillo de pantalla como corresponde.

Solo se puede usar el cargador que viene con el móvil

Cuando se adquiere un móvil, éste incluye un cargador para enchufarlo a la corriente. Pero es habitual necesitar uno más: para el trabajo, para el coche, etc. En contra de lo que se pueda oír o leer, es posible usar cargadores que no sean el que venía con el terminal o incluso uno oficial de la misma marca. Lo importante es utilizar un repuesto de una , aunque no sea la misma del teléfono. Es comprensible que un cable que cuesta dos euros sea más atractivo que uno que vale diez, pero también es imposible quemarca conocida el primero haya pasado por los mismos controles de calidad y seguridad. Y cuando se habla de dispositivos electrónicos enchufados a corriente, que pueden tener consecuencias serias si no funcionan bien, toda precaución es poca.

No es bueno cargarlo por la noche, se sobrecarga

Relacionado con este tema, también conviene poner fin al mito de que no se puede dejar el móvil cargando toda la noche por temor a una sobrecarga. Los sistemas operativos móviles de hoy en día saben cuándo el dispositivo está cargado y dejan de enviarle corriente a la batería cuando está llena. El único punto que hay que tener en cuenta es el calentamiento, pero mientras el terminal esté en un lugar fresco, no habrá problema.

31-10-2015 | 20minutos.es
Televisores curvados… ¿moda pasajera o tecnología punta?

JUAN CASTROMIL / CLIPSET

  • ¿Cuáles son las ventajas de los paneles curvados en los televisores?
  • ¿Aportan algo realmente diferencial?
  • Visualiza y descárgate el número de 'el mensual' de noviembre en PDF.

Los fabricantes de televisores son auténticos genios a la hora de crear necesidades tecnológicas a los consumidores. Con el inicio del siglo se estrenaron las primeras pantallas planas. Después llegaría la resolución HD Ready (1.280 × 720 puntos) y la Full HD (1.920 × 1.080 píxeles), y más tarde los sintonizadores TDT.

Con nuevas técnicas de iluminación volvieron a hacerlas más delgadas mientras crecían en tamaño, incluían la retroiluminación ajustable (dimming) y aumentaban la velocidad de refresco de la imagen. Lo intentaron con el 3D tanto con sistemas de gafas activas como pasivas. Y ahora llevan tiempo machacando con la Ultra Alta Resolución –UHD–, también conocida como 4K si hablamos de 3.840 × 2.160 puntos. Pero de entre todas estas novedades, la más llamativa es probablemente la de las pantallas curvadas.

Pero aquí nos asalta la duda: ¿de verdad sirve para algo que el panel de imagen esté curvado? Aunque existen opiniones enfrentadas por parte de los expertos, resulta indudable que los televisores curvos ofrecen varias diferencias respecto a los planos. Algunas son ventajas, otras inconvenientes. Y paradójicamente, varias pueden ser lo uno o lo otro, según cómo se mire.

En el primer grupo encontramos que las pantallas curvadas ofrecen mejor optimización del brillo, ya que no solo facilitan la equidistancia a los ojos, sino también la emisión de la luz en la dirección del espectador. Esto significa que las imágenes parecerán más luminosas.

Claro que esto solo ocurre para el espectador situado justo en la perpendicular de la pantalla, que es el que recibe de forma óptima cada píxel. Este ‘punto dulce’ es el que en teoría ofrece una mayor inmersión en la escena, ya que hace creer a nuestro cerebro que la pantalla es mayor. Esta es la segunda ventaja que tienen. Pero lo cierto es que la relación entre la curvatura real, el tamaño de la pantalla y la distancia habitual de visionado no ofrecen una ventaja inmersiva tan acentuada como prometen los fabricantes. De hecho, para que una pantalla curvada ofrezca una buena sensación de inmersión ha de ser varias veces mayor que la distancia de visionado, como por ejemplo ocurre en los cines.

No ofrece la misma experiencia desde los laterales

Hay que tener en cuenta que la curvatura del panel es muy sutil. Normalmente se indica un valor R que es el radio de curvatura del televisor. Por ejemplo, una tele con un R de valor 5 significa que el centro de un círculo imaginario formado por televisores curvos de este tipo, tendría un radio de 5 metros, o lo que es lo mismo, un diámetro de 10 metros. Esto nos lleva a que como daño colateral tengamos que si el espectador no se encuentra en el eje de curvatura, todas estas ventajas desaparecen y en algunos casos se convierten en desventajas. Lo más probable es que estos televisores que suelen ser de gran tamaño sean usados por más de una persona a la vez, con lo que a la pelea por el dominio del mando se puede sumar la de obtener la posición central privilegiada. Desde los laterales no es que se vea mal, pero resulta evidente que no ofrece la misma experiencia.

Ciertamente estas pantallas reducen la distorsión trapezoidal, es decir, la curvatura aparente de las líneas rectas a medida que se alejan del centro de la imagen y que se suele acentuar en las esquinas. Y aquí encontramos un nuevo elemento de discusión: los reflejos. Pese a que la publicidad asegura que el diseño curvo reduce los reflejos, esto no es cierto del todo.

Puede que la reflexión de la luz no sea tan evidente como en una pantalla plana, pero a cambio se generan unas feas bandas laterales y suele ocurrir que estos reflejos se extienden a lo largo de toda la superficie. Algo más evidente aún para los espectadores situados en los extremos. Lo que nadie entra a discutir es su belleza y excepcional diseño. Solo encontramos un punto negativo: dado que las paredes de las casas suelen ser planas, una pantalla curva siempre necesitará una mayor profundidad que una plana. Otra desventaja evidente es su precio.

En conclusión, ¿son mejores las pantallas curvas que las planas? No, pero lo cierto es que casi todos los fabricantes cuentan con un modelo de televisor curvo que además suele incluir las mejores prestaciones audiovisuales de la marca. Esto, de por sí, sube el precio y ofrece una calidad de imagen tan elevada que resulta difícil cuantificar el nivel de mejora que aporta la curvatura del sistema.

Sea la que sea desde luego no es ni de lejos tan importante como el panel, la iluminación o el procesador de imagen. Tal vez sea más conveniente fijarse en la calidad de los altavoces, el nivel de conectividad –algo cada vez más importante dado el creciente número de dispositivos conectables–, el grado de compatibilidad con dispositivos móviles como smartphones o tabletas y, por supuesto, el catálogo de apps integrado.

30-10-2015 | enter.co
Disfruta más de Halloween con estas aplicaciones para Android
Brujas, historias de terror, calabazas, zombis y muchos más son elementos clásicos de esta época del año en la que el miedo y la diversión se toman nuestros días. Hicimos una selección de algunas aplicaciones para Android de Halloween para que vivas y disfrutes esta temporada del año. Sácale provecho a tu smartphone y tableta […]
30-10-2015 | enter.co
¿Cómo serán los celulares del futuro?
Con el tiempo, las novedades tecnológicas nos parecen normales y hasta aburridas. Hace varias décadas nadie se imaginaba que en 2005 andaríamos con celulares en nuestros bolsillos para hacer llamadas y mandar SMS. Es más, si le dijéramos a alguien de 1985 sobre las posibilidades de los smartphones en 2015 nos tendría en la categoría de […]
30-10-2015 | 20minutos.es
Televisores curvados… ¿moda pasajera o tecnología punta?

JUAN CASTROMIL / CLIPSET

  • ¿Cuáles son las ventajas de los paneles curvados en los televisores?
  • ¿Aportan algo realmente diferencial?
  • Visualiza y descárgate el número de 'el mensual' de noviembre en PDF.

Los fabricantes de televisores son auténticos genios a la hora de crear necesidades tecnológicas a los consumidores. Con el inicio del siglo se estrenaron las primeras pantallas planas. Después llegaría la resolución HD Ready (1.280 × 720 puntos) y la Full HD (1.920 × 1.080 píxeles), y más tarde los sintonizadores TDT.

Con nuevas técnicas de iluminación volvieron a hacerlas más delgadas mientras crecían en tamaño, incluían la retroiluminación ajustable (dimming) y aumentaban la velocidad de refresco de la imagen. Lo intentaron con el 3D tanto con sistemas de gafas activas como pasivas. Y ahora llevan tiempo machacando con la Ultra Alta Resolución –UHD–, también conocida como 4K si hablamos de 3.840 × 2.160 puntos. Pero de entre todas estas novedades, la más llamativa es probablemente la de las pantallas curvadas.

Pero aquí nos asalta la duda: ¿de verdad sirve para algo que el panel de imagen esté curvado? Aunque existen opiniones enfrentadas por parte de los expertos, resulta indudable que los televisores curvos ofrecen varias diferencias respecto a los planos. Algunas son ventajas, otras inconvenientes. Y paradójicamente, varias pueden ser lo uno o lo otro, según cómo se mire.

En el primer grupo encontramos que las pantallas curvadas ofrecen mejor optimización del brillo, ya que no solo facilitan la equidistancia a los ojos, sino también la emisión de la luz en la dirección del espectador. Esto significa que las imágenes parecerán más luminosas.

Claro que esto solo ocurre para el espectador situado justo en la perpendicular de la pantalla, que es el que recibe de forma óptima cada píxel. Este ‘punto dulce’ es el que en teoría ofrece una mayor inmersión en la escena, ya que hace creer a nuestro cerebro que la pantalla es mayor. Esta es la segunda ventaja que tienen. Pero lo cierto es que la relación entre la curvatura real, el tamaño de la pantalla y la distancia habitual de visionado no ofrecen una ventaja inmersiva tan acentuada como prometen los fabricantes. De hecho, para que una pantalla curvada ofrezca una buena sensación de inmersión ha de ser varias veces mayor que la distancia de visionado, como por ejemplo ocurre en los cines.

No ofrece la misma experiencia desde los laterales

Hay que tener en cuenta que la curvatura del panel es muy sutil. Normalmente se indica un valor R que es el radio de curvatura del televisor. Por ejemplo, una tele con un R de valor 5 significa que el centro de un círculo imaginario formado por televisores curvos de este tipo, tendría un radio de 5 metros, o lo que es lo mismo, un diámetro de 10 metros. Esto nos lleva a que como daño colateral tengamos que si el espectador no se encuentra en el eje de curvatura, todas estas ventajas desaparecen y en algunos casos se convierten en desventajas. Lo más probable es que estos televisores que suelen ser de gran tamaño sean usados por más de una persona a la vez, con lo que a la pelea por el dominio del mando se puede sumar la de obtener la posición central privilegiada. Desde los laterales no es que se vea mal, pero resulta evidente que no ofrece la misma experiencia.

Ciertamente estas pantallas reducen la distorsión trapezoidal, es decir, la curvatura aparente de las líneas rectas a medida que se alejan del centro de la imagen y que se suele acentuar en las esquinas. Y aquí encontramos un nuevo elemento de discusión: los reflejos. Pese a que la publicidad asegura que el diseño curvo reduce los reflejos, esto no es cierto del todo.

Puede que la reflexión de la luz no sea tan evidente como en una pantalla plana, pero a cambio se generan unas feas bandas laterales y suele ocurrir que estos reflejos se extienden a lo largo de toda la superficie. Algo más evidente aún para los espectadores situados en los extremos. Lo que nadie entra a discutir es su belleza y excepcional diseño. Solo encontramos un punto negativo: dado que las paredes de las casas suelen ser planas, una pantalla curva siempre necesitará una mayor profundidad que una plana. Otra desventaja evidente es su precio.

En conclusión, ¿son mejores las pantallas curvas que las planas? No, pero lo cierto es que casi todos los fabricantes cuentan con un modelo de televisor curvo que además suele incluir las mejores prestaciones audiovisuales de la marca. Esto, de por sí, sube el precio y ofrece una calidad de imagen tan elevada que resulta difícil cuantificar el nivel de mejora que aporta la curvatura del sistema.

Sea la que sea desde luego no es ni de lejos tan importante como el panel, la iluminación o el procesador de imagen. Tal vez sea más conveniente fijarse en la calidad de los altavoces, el nivel de conectividad –algo cada vez más importante dado el creciente número de dispositivos conectables–, el grado de compatibilidad con dispositivos móviles como smartphones o tabletas y, por supuesto, el catálogo de apps integrado.

182