Noticias de "smartphone"

07-07-2015 | abc.es
Crean el material que hará que tu «smartphone» se repare solo
Investigadores británicos crean un nuevo material «autorreparable» que podrá incorporarse en las pantallas de los «smartphones» -teléfonos móviles inteligentes- en los próximos cinco años. El material, originalmente destinado a las alas de los aviones, tiene la capacidad de rellenar las pequeñas grietas que se formen en la estructura de la misma forma que la sangre humana forma una costra curativa en las heridas superficiales. El producto está integrado por diferentes compuestos químicos a base de carbono que, al aparecer la grieta, produce miles de esferas microscópicas reparadoras que se peg..
06-07-2015 | enter.co
Los mejores juegos para Windows Phone de junio de 2015
El smartphone se volvió la consola de juegos portátil más popular. Windows Phone, y próximamente Windows 10 para móviles, tiene una gran oportunidad con las aplicaciones universales, pues cada vez será más fácil mantenerse conectado a los juegos independiente de dónde estemos. Junio nos dejó algunos grandes juegos que veremos a continuación.Continúa leyendo en ENTER.CODeja […]
04-07-2015 | enter.co
Chevrolet quiere mantener tu smartphone tan fresco como los pasajeros
La conectividad entre un smartphone y un automóvil cada vez es más impresionante. Por ejemplo, Jaguar Land Rover mostró cómo puedes controlar acelerador, freno y timón de tu camioneta a través del celular, por citar un caso reciente. Pero además de esa interesante facultad, también los usamos para aplicaciones de música o de mapas. Todas […]
04-07-2015 | enter.co
Chevrolet mantiene tu smartphone tan fresco como los pasajeros
La conectividad entre un smartphone y un automóvil cada vez es más impresionante. Por ejemplo, Jaguar Land Rover mostró cómo puedes controlar acelerador, freno y timón de tu camioneta a través del celular, por citar un caso reciente. Pero además de esa interesante facultad, también los usamos para aplicaciones de música o de mapas. Todas […]
03-07-2015 | elmundo.es
La ley 'kill switch' contra el robo de móviles ya funciona en California
'Kill Switch' ha entrado en vigor el pasado 1 de julio en California obligando a los fabricantes de smartphones a introducir una opción de bloqueo a distancia. 
03-07-2015 | abc.es
¿Es posible cargar el móvil con una fruta?
En la actualidad vivimos atados al móvil de manera constante. Es casi con una prenda más de nuestra ropa, pues ni se nos ocurriría salir de casa sin él. No obstante, andar tecleando todo el día hace que se gaste la batería, lo que hace del cargador el irremediable compañero de viaje de los Smartphones. Todo un engorro. Pero? ¿Qué pasaría si pudiésemos cargar la batería de nuestro dispositivo mediante una pieza de fruta? Esta es la incógnita que plantea un vídeo que, aunque fue subido a YouTube en 2013, está siendo ampliamente comentado en las redes sociales estos días.En el corto se puede ver ..
03-07-2015 | 20minutos.es
Internet en España: en 2000 empezó el gran cambio

JUAN FERRARI

  • Quince años más tarde, el efecto 2000 parece una novela de distopía.
  • La aparición de todo tipo de contenidos, con las redes sociales a la cabeza, e innumerables negocios ligados a internet han hecho que sea un imprescindible cotidiano.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

El milenio comenzó con el susto en el cuerpo. Los expertos pronosticaban una hecatombe informática tras la última campanada de 1999. Efecto 2000, lo llamaron.

Los programadores habían decidido, por ahorrar memoria, omitir la centuria del año en las fechas, con la alarma de que el software se volviese loco en los años que no empezasen por 19. Esa Noche Vieja medio mundo (el desarrollado) cruzó los dedos para que al 31 de diciembre de 1999 no le siguiese el 1 de enero de 1900.

Quince años más tarde, el efecto 2000 parece una novela de distopía; pero en aquel entonces la informática seguía percibiéndose por la mayoría de la población como un enemigo más que como un aliado. En ese contexto, internet era ciencia ficción apta solo para iniciados y, después del efecto 2000, parecía una tecnología de alto riesgo.

El siglo XX terminó con menos de tres millones de usuarios de internet en España, el 8,2% de la población. Hasta entonces, la implantación había sido lenta. En 1995, según explica Javier de Rivera, sociólogo especialista en nuevas tecnologías (sociologiayredesociales.com), se empieza a comercializar en todo el mundo internet para el gran público, hasta entonces limitado a centros públicos (universidades y centros de investigación).

Las primeras en subirse al carro fueron las empresas, que sirvieron como centro de entrenamiento para que muchos españoles tomasen contacto con una herramienta que prometía. En febrero de 1996 se calculaba que había 240.000 internautas en España; un año más tarde, 765.000; en marzo de 1998 se había superado el millón y al año siguiente los dos millones. Una propensión meteórica que en términos absolutos no llegaba al 6% de la población.

Extender el uso de Internet

El Gobierno, empujado desde Bruselas, estaba empeñado en difundir una tecnología que contribuiría a mejorar la competitividad de la economía. Japón y EE UU tenían una delantera que se percibió como un peligro muy real. Exigía extender el uso de internet, para lo cual era preciso sacarlo de las empresas e introducirlo en los hogares.

A tal fin, el Gobierno desarrolla una reglamentación que implantase la liberalización de los servicios de telecomunicaciones terrestres, hasta entonces en manos de Telefónica.

Aunque ya estaban presentes otros operadores en el mercado nacional, se limitaban a la también incipiente telefonía móvil, dejando los cables para el antiguo monopolio estatal. No obstante, algunas empresas, las cableras, se adentraron en la implantación de una nueva red de fibra más potente para competir con la de cobre.

En 2000 se consolida el proceso legal de liberalización y supone una inflexión en la implantación de internet en España.

Dos fenómenos íntimamente ligados se alían y sirven como catalizador para catapultar internet: tecnología y precio. El 2 de febrero, Telefónica presenta su tecnología ADSL, que permitía obtener mayores velocidades de navegación usando la red tradicional de cobre.

Hoy parece ridículo hablar de 256 Kbps, 512 Kbps y 2 Mbps, pero entonces suponía un salto casi abismal, si se tiene en cuenta que hasta ese momento se navegaba a 56 Kbps. Para aquellos que no lo vivieron o les falle la memoria, bajarse una foto de 3 Mb suponía entre 5 y 7 minutos de espera. Para ello, la operadora realizó una inversión inicial de 40.000 millones de pesetas (240 millones de euros), con la que esperaba captar al menos los 20.000 primeros clientes.

El año terminó con 600.000. Ya había tecnología, pero a qué precio. El Gobierno siguió presionado y pactó con Telefónica el lanzamiento de una tarifa plana. Hasta entonces el minuto de navegación se pagaba como un minuto de conversación. La tarifa plana, a pesar de sus muchos condicionantes, implica una reducción importante para el internauta.

El efecto quedó patente: en febrero los usuarios eran 3,66 millones, y en noviembre alcanzaban los 5,5 millones, cerca del 16% de la población. Se puede afirmar que aquel año se pusieron las bases para la democratización de internet. No obstante, poco se parece el de entonces al de hoy. En lo tecnológico, todo cambia en estos tres lustros con la irrupción del internet móvil, en tabletas y smartphones, y la extensión a otros dispositivos como la televisión o la conquista del coche.

Pero la tecnología poco explica la explosión de un fenómeno que en 15 años ha dado la vuelta a la vida de los españoles como un calcetín. La aparición de todo tipo de contenidos, con las redes sociales a la cabeza, e innumerables negocios ligados a internet (con el e-commerce presente en el día a día) han hecho de internet un imprescindible cotidiano.

Pero ¿qué fue antes, el huevo o la gallina?

Javier de Rivera insiste en que la tecnología por sí sola no explica los grandes cambios sociales. De hecho, la informática e internet no son la primera tecnología que revoluciona la vida.

Desde el fuego, pasando por la rueda, el motor de vapor primero y de explosión después, la electricidad, la electrónica.. La lista es larga y contundente. En opinión de De Rivera, deben conjugarse otros elementos para que una tecnología acabe generando una catarsis social, como ha sucedido con internet.

En primer lugar, un interés comercial que permita el desarrollo de la tecnología. El sociólogo lo explica con un ejemplo: "Las redes sociales surgen en 2004, pero no despegan hasta 2008, cuando en un solo año duplican sus asiduos. La diferencia estriba en que un año antes, en 2007, Microsoft y otras empresas deciden invertir en ellas, concretamente en Facebook".

Una vez más, la búsqueda de rentabilidad mueve el mundo. De hecho, los movimientos empresariales, la compra de una pequeña start-up por un gigante, puede hacer despegar alguna tecnología o negocio. O hundirlo. "Tuenti, que tuvo un gran tirón entre los jóvenes españoles, languideció cuando la compró Telefónica", declara.

Pero tanto o más importante que el interés comercial es el interés de la sociedad. Grandes tecnologías han fracasado porque han llegado demasiado pronto. El año 2000 supuso también otro hito en internet. Ese año estalló la burbuja de las punto.com, empresas por las que se pagaron millonadas cuando no tenían capacidad para generar dinero. "Muchas de ellas fracasaron porque se habían adelantado a su tiempo", declara De Rivera.

Otras, sencillamente estaban sobrevaloradas. "Internet es posible gracias a tendencias sociales y culturales que existían antes, pero a su vez, estos movimientos se extienden porque la tecnología las hace posibles", aclara. El viejo dilema del huevo y la gallina. Cambios en todas las parcelas de la vida, incluida la política.

"Podemos o el 15-M son impensables sin internet. Mejor, nada de lo que sucede hoy en día es imaginable sin internet", matiza. Sin embargo, internet trae consigo algunos efectos negativos: las relaciones se han multiplicado, con cientos de amigos virtuales, pero a cambio se han empobrecido. "Esto tendrá que ajustarse en el futuro", dice el sociólogo, experto en nuevas tecnologías.

03-07-2015 | 20minutos.es
Tablets: cuando las páginas de un libro son virtuales

ALICIA IBARRA / SANDRA DE LA PEÑA

  • Las tabletas y smartphones han supuesto un crecimiento en la oferta de libros digitales, con servicios como Google Play Libros.
  • En España, por cada 100 libros publicados solo 23 son digitales.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

La revolución del siglo en el sector editorial fue el libro digital o de tinta electrónica. Una de las marcas que popularizó los e-books fue Amazon con Kindle, allá por 2007.

En la actualidad, el dispositivo está en su séptima generación, con pantalla táctil y retroiluminada o la conexión wifi o 3G para comprar libros, buscar palabras o compartir fragmentos del libro que estás leyendo.

Las tabletas y smartphones también han supuesto un crecimiento en la oferta de libros digitales, con servicios como Google Play Libros, la plataforma de Android, que permite comprar, leer e interactuar con el texto de la obra, así como leer tus libros en cualquier sitio desde el teléfono móvil.

Del libro de papel al formato digital, destacan algunas ventajas para el usuario como disponer de multitud de libros en un solo dispositivo, buscar el significado de palabras en un toque e incluso compartir con otros.

En España, un referente para el consumo digital de libros es 24Symbols, un servicio con cuatro años de vida que nació para dar respuesta a una demanda presente en el mercado editorial: la lectura en tabletas y smartphones.

Su mayor aspiración es ser el Spotify de los libros y, de la misma manera que la plataforma reina del sector musical, 24Symbols ha realizado cambios en su modelo de negocio y en la oferta a sus consumidores. En septiembre de 2014 lanzaron una versión Premium para sus usuarios, aunque mantuvieron una versión gratuita con libros de dominio público. Este cambio satisfizo a los editores y ampliaron su catálogo.

En su evolución, están llegando a acuerdos con compañías como Movistar y Orange para incluir 24Symbols entre los servicios que ofrecen a sus clientes. Hoy cuentan con 100.000 usuarios de pago y las perspectivas son positivas. Según Álex Fernández de 24Symbols, la tendencia indica un descenso en la venta de eReaders, pero no en la de tabletas.

La industria editorial española

"Aunque la industria editorial está cada vez más convencida de que entramos en una etapa de convivencia entre el papel y el digital, la transformación digital de la industria es un pro ceso complejísimo", asegura Álex Fernández.

A pesar de que el consumo de libros digitales evoluciona de forma favorable en países como EE UU, donde el 50% de la población lee libros en tableta o eReader, en España, por cada 100 libros publicados solo 23 son digitales, asegura Álex Fernández, a lo que añade que "por cada 100 euros facturados en el sector del libro, solo 3 proceden de los libros digitales". Existen numerosos agentes afectados en este proceso y los intereses y las opiniones de unos y otros son muy diferentes.

"Sin unanimidad y el empuje de todos ellos la industria editorial digital española no se desarrollará igual que en otros países, menos temerosos a los cambios de paradigma, como son el americano, el inglés o el alemán.

Para que haya convivencia tiene que haber crecimiento en ambas áreas, y por lo tanto implicación y voluntad de todos los actores de la industria editorial", sentencia Fernández.

03-07-2015 | 20minutos.es
El grave riesgo del exhibicionismo virtual

JOSÉ ÁNGEL GONZÁLEZ

  • La sociedad basada en la tecnología digital puede ser más rápida y más cómoda, pero esconde peligros y nos expone a la delincuencia y el control.
  • Los expertos creen que pronto habrá un gran ciberatentado.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

Imaginemos el encargo de redactar un informe específico sobre un tema dado y buscar respuestas que den acceso a cualquier otra persona a un conocimiento medio pero suficiente sobre el asunto.

Por ejemplo, la cronofobia, el miedo intenso y desproporcionado al paso del tiempo que se manifiesta en la sensación de que los acontecimientos se están moviendo demasiado rápido y sin sentido.

Para elaborar un dosier de una docena de folios, hace 20 años necesitaríamos unas diez horas de consulta de material de referencia en una biblioteca. Hoy sería posible redactarlo, sin moverse de casa y con los mismos resultados, en diez minutos.

Dentro de dos décadas, un gadget electrónico conectado a nuestra mente nos dejará hacerlo sin intermediarios en diez segundos. Vivimos en un periodo histórico de crecimiento exponencial de la maquinaria. El ejemplo lo llevamos en el bolsillo –o en las manos, como paganos trasladando ídolos–.

Son los smartphones que ya están a punto de entrar en la generación 5G –previstos como de uso común para 2020 y capaces de bajar un archivo de 50 gigas en 80 segundos–, mil veces más rápidos que los 4G.

Nunca fue tan fácil la conexión entre personas. Hasta aquí la teoría, porque otra cuestión es la práctica: con datos de enero de 2015, solo el 42% de la población mundial es usuaria activa de internet; el 29%, de redes sociales; el 51%, de telefonía móvil, y el 23%, de smartphones. No somos tan e-personas como puede parecer según el orfeón de fanáticos del silicio, sobre todo porque la red y sus servicios, que han jugado muy bien a la ficción de la gratuidad, siguen siendo cosa de gente con dinero suficiente para pagar los recibos por el uso de las comunicaciones.

Artilugios virtuales

Del otro lado de la trinchera de la sociedad líquida, donde nada permanece, todo caduca al tiempo que nace, los héroes son celebridades y lo virtual ha sustituido a lo vital, acechan, atacando en silencio, las fuerzas oscuras del traqueo y la cookie usada como dron invasivo: agencias gubernamentales o de mercadotecnia recopilando la enciclopedia universal de los seres humanos, sus placeres, vicisitudes, pautas de consumo y selfies.

Si algo hay que otorgarle a Facebook es sinceridad en su vocación de cambiar chismorreo –que le entregamos gratis los usuarios– por valores bursátiles. "¿Qué estás pensando?", la pregunta en la casilla de ‘estado’, es la unidad de cambio del nuevo mundo. Incluso defensores incondicionales de la e-vida advierten el peligro de tanto voyeurismo.

El estadounidense Thomas Frey, que se define como "analista del futuro y visionario", alerta sobre un par de implicaciones perniciosas del exhibicionismo virtual: "Perder la propiedad de tus habilidades y convertirte en un blanco fácil de la delincuencia, el fraude y el chantaje" en un mundo "radicalmente transparente donde es fácil perder el control".

Frey está seguro de que falta poco para algún tipo de "grave incidente o ciberatentado" que obligará a la formación de una "unidad policial supranacional de intervención inmediata" y "cambiará radicalmente las reglas de internet y del comercio electrónico". Una sociedad basada en los "milagros" de los artilugios virtuales y la lógica binaria no es saludable per se, añade Frey.

"Las máquinas vienen con el añadido de que son autosuficientes y cuando crees en esa promesa es cuando el escenario se derrumba.La autosuficiencia lleva al aislamiento y a creer que los demás no hacen falta. Me encanta, como a cualquiera, la idea de no tener que tomar tantas decisiones, pero hasta ahora cada instrumento electrónico ha añadido la necesidad de tomar más decisiones en mi existencia, no menos".

03-07-2015 | 20minutos.es
La tecnología marca nuestros biorritmos: Primero el móvil, después la ducha, el desayuno...

PATRICIA PACHECO

  • Acciones tan simples como poner la alarma para despertarnos, preparar café o arreglarnos dependen más que nunca de la tecnología.
  • Visualiza y descárgate el especial en PDF: 'Así éramos, así somos'.

Nueve de cada diez jóvenes entre 18 y 29 años consideran imprescindible mirar su smartphone, actualizar el correo electrónico, revisar mensajes o entrar en sus redes sociales antes de levantarse de la cama, según un estudio de Cisco Systems.

Esta generación de los más jóvenes, nacidos en la era digital, necesita estar conectada y recibir información en tiempo real permanentemente porque no conciben el día a día sin tecnología e internet. Tanto es así, que el 90% de los encuestados consideran igual de importante en su ritual mañanero revisar el móvil que cuidar su higiene personal.

Los despertares han evolucionado en estos tres lustros al son de la tecnología de la comunicación. Solo si echamos la vista atrás nos damos cuenta de cómo han influido las nuevas tecnologías en nuestros hábitos, en cómo hasta el acto más sencillo de despertarnos o preparar café se ha visto influenciado por los avances de los últimos 15 años. ¿Qué hacíamos cuando nada de esto existía? ¿Ha cambiado nuestra rutina? ¿Nos facilitan el día a día o, por el contrario, podríamos acostumbrarnos a vivir otra vez sin ellos? Sea como fuere, lo cierto es que la tecnología juega un papel importante en todas las actividades que realizamos desde que nos despertamos hasta que salimos de casa.

¿Un mundo sin dispositivos móviles?

Parece claro que el propósito del desarrollo tecnológico es dar mayor funcionalidad y ahorrar tiempo al usuario. Crear productos precisos y autosuficientes que cubran las acciones más elementales y complejas.

El objetivo parece haberse cumplido si analizamos los productos que utilizamos en nuestra vida cotidiana y los comparamos con aquellos que, en la actualidad, nos parecen prehistóricos. Empezar la mañana con buen humor es necesario para afrontar el día con energía y positivismo. No resulta una tontería, entonces, que el sonido que nos despierte sea de nuestro agrado.

¿Recuerda aquel sonido estridente y nada armonioso de algunos de los despertadores que había hace ya una década, aquel que hasta al más dormilón levantaba y que recicló con alegría hace unos cuantos años? La tecnología avanza y, en la actualidad, nos ofrece multitud de posibilidades para que esos minutos se conviertan en lo más agradable posible y no desemboquen en un malhumor matinal que se traslade al resto del día. Cada persona tiene unas preferencias que, además de definir su personalidad, estimulan sus distintos estados de ánimo.

Por ello, el teléfono móvil y los despertadores modernos posibilitan un despertar al gusto del consumidor. Notas de voz para empezar el día, la canción favorita que te hace saltar de la cama o sonidos que simulan la naturaleza para entrar en un estado zen y de tranquilidad, son algunas de las opciones que nos proporcionan.

Ahora cierre los ojos por un momento e intente imaginar que al levantarse no tiene su smartphone, tableta o portátil a mano. Difícil, ¿no? Es casi imposible pensar en un mundo sin dispositivos móviles, sin poder estar en conexión permanente y sin recibir información en cada momento.

Hace 15 años, recién levantados se encendía la televisión, se ojeaba el periódico, se escuchaba la radio y algunos afortunados con conexión a internet en casa, se conectaban al ordenador de mesa para saber qué había pasado en el mundo.

Un acceso limitado de la información que nada tenía que ver con la gran variedad de posibilidades de las que disponemos actualmente. Internet ha irrumpido en la sociedad modificando la forma de relacionarnos, de comunicarnos y de obtener información.

Existen, por ejemplo, aplicaciones que nos permiten interactuar desde primera hora de la mañana, en cualquier lugar y momento.

Chatear, acceder a las redes sociales y al correo electrónico, informarnos de la última hora en los medios, mirar la temperatura que hará ese día, revisar las anotaciones de la agenda de trabajo a través del Google Calendar o ver los últimos contenidos en la red forman parte ya de nuestra rutina diaria.

Aplicaciones para amantes de la gastronomía

Los expertos aseguran que el desayuno es la comida más importante del día. De ello depende que empecemos la jornada con energía y ganas, pero la falta de tiempo puede hacer que no nos tomemos esta recomendación tan a rajatabla como debiéramos.

Pero la tecnología colabora con prácticamente todos los campos, incluso con el de la salud. Existen numerosas aplicaciones para los amantes de la gastronomía que quieren cuidar su salud y saber cómo tener una dieta sana y equilibrada.

Nos proporcionan información para conocer más acerca de los nutrientes y calorías de los alimentos que comemos y registran las comidas para llevar a cabo un estudio detallado de lo que nos gusta y, a partir de ahí, realizar un plan de comidas personalizado. Aun así, en estos 15 años los desayunos han perdido importancia, especialmente entre los más pequeños.

El estudio Kellogg’s: desayuno y aprendizaje en niños de 6 a 12 años, realizado en 2014 por la empresa de investigación de mercados Opinion Matters en función de las opiniones de 2.500 profesores europeos de Primaria y Secundaria de Irlanda, Bélgica, Alemania, Italia y España, concluye que el 96% de los profesores españoles ven cada semana al menos un niño que no ha desayunado nada, y casi la mitad (40%) se encuentran a diario con niños que no desayunan lo suficiente para rendir a un nivel óptimo en clase.

Frente al componente cultural, la crisis ha contribuido notablemente en el empeoramiento del desayuno de los más pequeños.

Para más de un tercio (38%) de los profesores encuestados, el número de niños que acuden a las aulas con hambre se ha incrementado con respecto a 2013, siendo para el 80% de los encuestados la situación financiera de las familias la principal causa. La otra razón fundamental por la que los niños no desayunan es la falta de hábito.

En el caso de los mayores, la primera comida del día también ha sufrido un cambio notable con las cafeteras de cápsulas o monodosis. Una forma rápida y cómoda de conseguir café y, a la vez, de ahorrar tiempo. Un tiempo muy anhelado a primera hora de la mañana por todos aquellos a los que siempre se les pegan las sábanas.

Las características principales de estas cafeteras son: comodidad y estilo. A diferencia de las cafeteras tradicionales o de las italianas originales, las monodosis multiplican las variedades de café al gusto del más exigente cafetero. No obstante, la tecnología avanza y no desiste en hacernos la vida un poco más cómoda y sencilla.

Lo último, preparar café desde la cama. Llega una aplicación que controla la cantidad e intensidad de café que queremos preparar. La SmarterCoffee puede controlarse a través de la conexión del teléfono móvil o a través de otros dispositivos conectados. De esta forma, la cafetera podrá ponerse en marcha desde cualquier punto sin necesidad de estar cerca de ella.

La aplicación, además, nos avisará cuando el café esté listo para ser tomado. La industria de la cosmética cada vez invierte más en tecnología y lanza más productos para el cuidado de la imagen.

Gestionar nuestra marca personal e imagen visual nos preocupa cada vez más. De este interés se ha aprovechado la tecnología estos últimos años para abarcar un mercado que estaba poco explotado. En el olvido quedan los antiguos rulos que se calentaban en una olla que se han sustituido por planchas de pelo de última generación que además de rizar también te alisan el pelo.

Lo mismo ocurre si comparamos los cepillos de dientes de toda la vida con los eléctricos que hacen todo el trabajo por nosotros o si comparamos las toallitas para la limpieza facial con los nuevos cepillos faciales que limpian y, además, masajean la piel en menos de dos minutos. Cosas tan sencillas como darse una ducha se ha convertido en todo un placer. Es posible tener en casa duchas y bañeras con luces, hilo musical e hidromasajes como si de un spa se tratase.

De acuerdo con el interés de mucha gente por verse bien físicamente se ha originado un fenómeno de masas en internet y redes sociales que arrasa entre el sector más joven de nuestra sociedad.

Cientos de blogueros y youtubers crean contenidos donde aconsejan sobre vestimenta, estilismo y cuidados corporales para tener un look perfecto y a la última. Desde qué tipo de maquillaje es el más acertado para reuniones laborales o para una quedada con los amigos, hasta qué ropa es la adecuada para una entrevista de trabajo, para una cita o para un día casual.

Para muchos vestirse y elegir la ropa cada mañana es un rompecabezas, pero si añadimos la tecnología a la ecuación, se convierte en un enigma imposible de resolver. Al más estilo de un espía o de un agente 007, moda y tecnología se unen para dar funcionalidad, estilo y variedad a nuestro vestuario.

El Internet de las cosas

El concepto "internet de las cosas" fue el detonante que inspiró a diseñadores y desarrolladores para que aproximasen trabajo y esfuerzo conjuntamente en un nuevo concepto de desarrollo e integración de dispositivos que se puedan vestir. Es la tecnología usable: ropa y accesorios con distintas aplicaciones que marcarán un antes y un después en nuestra forma de vivir.

Aunque la ropa inteligente, más conocida como wearables, no se ha integrado definitivamente en nuestra sociedad, comienza a coger fuerza en nuestro presente llevando a la tecnología mucho más lejos de lo que ya estamos acostumbrados. ¿Quién no se ha quedado sin batería en el móvil cuando más lo necesitaba? ¿Cuántas veces nos hemos castigado por olvidar el cargador en casa?

Recargar teléfonos móviles sin necesidad de disponer de un enchufe o un cargador será posible gracias a gafas de sol, bolsos y ropa que integrarán paneles solares. Pero, además, llega al mercado ropa que permite estar impolutos caiga lo que caiga. Se trata de ropa hidrófuga con nuevos sistemas de nanofibras que repelen cualquier líquido o suciedad, perfecto para aquellos que siempre acaban con una mancha en la camisa. Uno de los productos más conocidos de los wearables son las Google Glass, pero no es el único.

Relojes inteligentes que incluyen funciones adicionales y útiles como poder leer el correo, responder mensajes o hacer fotos. Relojes conectados con funciones exclusivamente informativas para el usuario que monitorizan el ritmo cardiaco, cuentan los pasos que damos y las calorías que gastamos.

Ropa térmica de tela antibacteriana, vestidos con luces LED que cambian de colores y publican tuits, pulseras que miden las horas de sueño o deportivas que miden la velocidad. Estos inventos son solo algunos ejemplos de una larga lista que comienza a tener cada vez más adeptos en la actualidad. La tecnología evoluciona, y no parece que llegue el momento en el que se detenga, es por eso que la sociedad debe estar preparada e informada para adaptarse a esta nueva demanda asumiendo nuevos conocimientos y hábitos.

¿Qué nos deparará el futuro? ¿Cuántos avances tecnológicos nos quedan por conocer? ¿Existirá límite en el desarrollo tecnológico o, por el contrario, su evolución no tiene fin? Nadie tiene una respuesta concreta, lo que sabemos a ciencia cierta es que el presente va construyendo prototipos que en décadas quedarán en una simple curiosidad, pero que por ahora generan gran expectación y asombro.

205