Noticias de "smartphone"

14-11-2017 | abc.es
Tres nuevos iPhone con el diseño del X para 2018
Las novedades de Apple en torno al iPhone no han terminado a pesar de la salida a venta de su último dispositivo hace apenas unas semanas. El iPhone X cumplió las expectativas, con miles de ventas realizadas y con unos fans ansiosos por probarlo. Entre sus nuevas características destacan su pantalla OLED y su sistema de reconocimiento facial (Face ID) que provocó la supresión del botón de home y el lector de huella dactilar. Con el fin de promocionar la, Apple prepara ahora una nueva remesa de iPhone para 2018 con similares caractrerísticas al X, según informa el analista Ming-Chi Kuo en el informe elaborado por KGI Securities. Los tres nuevos dispositivos contarían con similares cualidades, incluyéndose en cada uno el diseño actual de pantalla completa (con el Face ID), el sistema TrueDepth Camera y un proyector de puntos infrarrojos. Entonces, ¿dónde se encuentra lo que diferencia a cada uno? Simplemente, en la pantalla. El primer modelo sería un dispositivo de 5.8 pulgadas como el iPhone X (es decir, sólo sería un iPhone X actualizado). Los otros dos tendrían una pantalla más grande. El que más, de 6.5 pulgadas según KGI, tendrá pantalla OLED, mientras que el restante, de 6.1, contaría con una pantalla LCD, como el del iPhone 8. Este último nuevo smartphone se comercializaría a un precio más económico (entre los 649 y 749 dólares) en comparación con el iPhone X por su pantalla de menor resolución y por tener materiales de construcción de menor coste. Así, el objetivo de la multinacional con este precio «modesto» es llegar al público de gama media. Según el informe, los iPhone irán dejando de lado la tecnología Touch ID el próximo año para dar paso al Face ID incorporada pioneramente en el iPhone X. De esta manera, se mejoraría la seguridad de los dispositivos estrellas de Apple. Además, las bandas de acero inoxidable serán mejoradas en los dos terminales que cuentan con pantalla OLED para permitir una mejor transferencia de datos.
13-11-2017 | diarioti.com
Consumer Controls over Payments and Banking Services in U.K. and Europe
Ondot Systems Launches Consumer-Focused, Smartphone-based Account Controls and Management as Financial Institutions get ready for open banking.Ampliar
11-11-2017 | abc.es
El dispositivo de Apple que desbancará al iPhone en 2020
Después del lanzamiento del iPhone X y el número de ventas realizadas en apenas unas horas a pesar de su casi prohibitivo precio de salida, esta gama continúa siendo la apuesta segura de Apple. Sin embargo, todo puede cambiar en tres años. Según apunta Bloomberg, la compañía estadounidense está desarrollando un casco de Realidad Aumentada (AR) como sucesora de su smartphone estrella para el año 2020. La peculiaridad de este dispositivo en comparación con otros que ya han lanzado sus competidoras es que no necesitaría estar conectado a un móvil u ordenador para funcionar. Al parecer, el dispositivo de Apple tendrá su propia pantalla y funcionará con un nuevo chip y sistema operativo (llamado rOS) que tiene su base en IOS. Las mismas fuentes afirman que la compañía se está tomando muy en serio llegar a los plazos marcados y por ello tiene montado un equipo específico desde el pasado mes de marzo para desarrollar la AR en sus productos. Apple todavía no se ha manifestado sobre cómo funcionaría este casco, que podría ser con una de estas tres opciones: con los paneles táctiles, la activación por voz a través de Siri y los gestos con la cabeza. Además, los ingenieros encargados del proyecto están probando una serie de prototipos de aplicaciones para integrarlas en el dispositivo y permitir que el usuarios, por ejemplo pueda visualizar vídeos en 360º o se adentre en una sala virtual para chatear. El CEO de la compañía, Tim Cook, viene comentando desde hace tiempo el interés de Apple en la AR: «Creemos que AR va a cambiar la forma en que usamos la tecnología para siempre». Los primeros pasos lo dieron con ARKit, la herramienta IOS para desarrollar aplicaciones de esta tecnología y que ha sido estrenada en la última versión del sistema operativo. Ahora Apple quiere ir más allá y pretende revolucionar la tecnología otra vez dentro de tres años.
10-11-2017 | enter.co
Así nos fue probando el iPhone X que ya se encuentra en Colombia
El iPhone X es el modelo de iPhone más esperado de los equipos que fueron lanzados este año por Apple. Este dispositivo trae la mayor cantidad de cambios a un smartphone de la compañía desde el iPhone 6. En primer lugar, su pantalla cubre una mayor cantidad del espacio frontal del equipo. Esto debido a […]
10-11-2017 | abc.es
Revolut, la «fintech» que busca plantar cara a la banca tradicional en España
La banca alternativa lleva años luchando por un hueco y plantarle cara a las entidades más tradicionales. Y poco a poco van abriéndose paso. Como es el caso de Revolut. Esta startup con sede en Londres lleva ofreciendo servicios financieros desde su fundación hace dos años. Desde el móvil, el usuario podía abrir una cuenta corriente con un IBAN personal en menos de un minuto y disfrutar de las ventajas como pagar en el extranjero o sacar dinero de cualquier cajero sin comisiones con sus tarjetas. Estas características ha hecho que a día de hoy cuente con cerca de un millón de clientes en toda Europa. Ahora acaba de realizar su siguiente paso: solicitar una licencia bancaria en Europa para poder ampliar sus servicios, concretamente en Lituania. «Es algo que hemos estado considerando durante bastante tiempo para poder operar de manera independiente. Nuestra visión siempre ha sido crear un mundo más allá de la banca y esto es un paso en esa dirección. Lo que pretendemos es otorgar un servicio aún mejor a nuestros clientes y darles un servicio con más garantías y más fiable. A través de la licencia bancaria, nuestros clientes podrán acogerse al esquema de protección de depósitos europeos, que es una garantía importante ya sea en banca alternativa o tradicional. Permitirá a nuestros clientes tener mayores depósitos con una garantía de 100.000 euros», explica a ABC Pablo Viguera, el country manager de Revolut en España. Nuestro país se ha convertido en uno de los objetivos donde focalizar su negocio, gracias a al gran potencial que tiene en este mercado. España es uno de los países de mayor penetración del smartphone, circunstancia que la convierte en ideal para su modelo de negocio. «A día de hoy España es nuestro sexto mercado en cuanto número de clientes y además estos clientes están dados de altas en Revolut gracias al boca a boca. Es decir, nosotros nunca hemos hecho campaña de captación de marketing en España. De entrada, esas cifras nos hicieron ver el enorme potencial que tenía el mercado español», explica Viguera. De hecho, hace poco más de un mes que abrieron su primera oficina en Barcelona. Su objetivo es continuar aumentando su número de clientes en España (actualmente son 30.000) y por qué no, llegar a plantarle cara a la banca tradicional. «De aquí a final de año con el equipo local ubicado en España pretendemos llegar a los 50.000 clientes y en 2018 tenemos expectativas de alcanzar los 200.000 clientes», sentencia.
07-11-2017 | abc.es
iPhone X: el mejor móvil de Apple solo tiene una gran pega
Hace diez años Steve Jobs, que en paz descanse, anunciaba el primer iPhone. Se convirtió en el primer dispositivo móvil con pantalla multitáctil capacitiva. Una revolución que marcó, sin lugar a dudas, la senda por la que circularon otras marcas del sector. Apple ha decidido, sin embargo, marcar distancia. Romper con su propio pasado. Intentar dar un paso más a lo que considera el futuro de los «smartphones». La gran apuesta es el iPhone X -se pronuncia «ten», diez en español- y refleja por un lado la evolución de los dispositivos móviles modernos como su deseo de homenajear el producto aprovechando la efeméride. Con muchos cambios a su alrededor, para atestiguar ese avance se ha abandonado precisamente una de sus señas de identidad hasta la fecha, el característico botón Inicio, que en las últimas generaciones ha servido para albergar el sensor de huellas dactilares o Touch ID. Desdibujando ese pulsador el dispositivo ha tenido que «inventar» nuevas formas de interacción y manejo entre las aplicaciones. Pero más lejos de esta decisión, el terminal se sostiene sobre cuatro pilares básicos: diseño sin bordes, reconocimiento facial o FaceID, una pantalla tipo OLED y una renovada cámara dual. El sector de la telefonía móvil ha dejado esta temporada una tendencia clara, la popularización de las cámaras dobles por un lado y, por otro, el estreno mundial de las pantallas que cubren la mayor parte del frontal. Su combinación se ha hecho efectiva en el nuevo iPhone. La compañía ha apostado por un diseño casi sin bordes, un concepto de teléfono que también se pueden encontrar en algunos modelos de firmas como Samsung, LG o, incluso, Google. Pero Apple ha querido sacar músculo. Combinando los marcos de aluminio y una tapa trasera de vidrio, resulta esbelto y manejable, aunque puede dar sensación de fragilidad. Pesa algo más que sus predecesores, todo hay que decirlo. Todo ello le confiere una belleza apabullante. El terminal, mientras se usa, resulta cómodo y compacto. Y eso que está compuesto de una diagonal de pantalla de 5.8 pulgadas. Comparado con otros modelos incluso parece más pequeño de lo que es. De tal manera que la rudimentaria prueba del pantalón -los usuarios varones, por lo general, suelen transportarlo en el bolsillo del vaquero- pasa con nota. Otro de los pilares del iPhone X es el tipo de pantalla escogido. En este caso, hablamos de un tipo OLED que muestra colores intensos y negros muy profundos. El resultado es asombroso en este tipo de paneles, pero lógicamente estamos hablando de una tecnología controvertida, ya que puede producir ciertos problemas como diferencias de colores y reflejos azulados dependiendo del ángulo. En este caso, la reproducción es fantástica, saliendo airoso incluso con el brillo al máximo, pero para algunos usuarios sentirán que este tipo de pantallas sobresaturan demasiado las imágenes. Ver películas o series es de verdad una auténtica gozada, y más con los altavoces estéreo que le acompañan y que suenan bastante bien para ser de dimensiones tan ínfimas. Como ya estrenara el iPad Pro, este «smartphone» cuenta con una tecnología llamada True Tone, que permite adaptar el brillo de la pantalla a las condiciones lumínicas de la habitación. Lo hace de manera automática y, cuando te acostumbras, es difícil regresar a la «normalidad». Dado que se ha prescindido del botón Inicio que albergaba el sensor de huellas dactilare, se ha implementado un sistema de reconocimiento facial llamado Face ID que permite desbloquear el terminal y autorizar pagos móviles. También sirve para autorizar el contenido de determinadas notificaciones e información adiciona. Configurarlo es rápido. Se hace en tan solo dos pasos. Por culpa de esta decisión hay que aprenderse nuevas interacciones para manejar las aplicaciones, aunque son fáciles y conforme pasa el tiempo se hace más intuitivo, pero la costumbre puede jugar malas pasadas al principio y mandar el dedo en busca del botón físico como hasta ahora. Así, para volver a la pantalla de inicio se desliza de abajo hacia arriba, para moverse entre distintas aplicaciones un gesto similar, mientras que para abrir el centro de control se desliza el dedo de arriba hacia abajo en diagonal desde el borde superior derecho. Fácil y, una vez habituado, le encuentras mucho más sentido y una mayor naturalidad a los gestos. Ficha técnica Pantalla 5.8 pulgadas Resolución 2.436 x 1.125 p. Dimensiones 143.6 x 70.9 x 7.7 mm Peso 174 gramos Chip A11 Bionic de 64 bits + coprocesador de movimiento M11 Memoria 64/256 GB Cámara dual 12 + 12 megapíxeles, F1.8 y F2.8, OIS, grabación 4K 60fps, flash 4 LED y frontal 7 megapíxeles F2.2 SO iOS 11 Esta tecnología puede generar ciertas dudas al respecto, pero Apple promete que tiene un margen de error de un entre un millón y que es seguro. No se puede burlar con una fotografía ni tampoco con máscaras hiperrealistas. Y el resultado parece mágico. Sorprende por su rapidez, pero en ocasiones tarda algo en reaccionar en función de si está apuntando o no directamente a la cara. Si está apoyado en horizontal hay que levantarlo para que capte la cara, pero bueno. Dado que funciona por infrarrojos se puede desbloquear incluso por la noche en condiciones de baja luminosidad. La información registrada, según la compañía, queda almacenada en el dispositivo. Esta tecnología también se puede utilizar para crear los llamados «animojis», unos simpáticos emoticonos que reconocen los gestos de la persona, y que ya se han convertido en un fenómeno viral en internet. Hay quien, además, le he encontrado una nueva posibilidad, los «animojis karaoke». El sistema se apoya además en el chip A11 Bionic, una verdadera bestia, que ejerce de palanca a la gran potencia que alberga todo el entramado técnico del terminal. Se comporta con gran fluidez y velocidad. Con sus seis núcleos y su procesamiento neuronal basado en modelos de Inteligencia Artificial, alcanza a superar la mayoría de los test de rendimiento y a toda su competencia. Este «corazón» ha introducido también modelos de «machine learning» o aprendizaje automático para «aprender» y adaptar el reconocimiento visual del usuario ante posibles cambios de look o uso de gafas. Por ejemplo, si se utilizan gafas de vista, funciona. Las de de sol pasa el corte, aunque puede darse el caso que no se reconozca debidamente el rostro dado los filtros de luz de este tipo de complementos, pero tampoco es incómodo quitarselas. Siempre queda la opción de introducir el código numérico para acceder al dispositivo. Otra de sus grandes aportaciones es la cámara dual. De 12 megapíxeles cada una, se diferencia del iPhone 8 Plus en que ambos sensores soportan estabilización óptica de imagen, con lo que la grabación de video por ejemplo se reducen los movimientos bruscos. El resultado es impecable (con ciertas dudas en las imágenes nocturnas) y cuenta con las herramientas de fotografía y los modos de imagen. Así se puede jugar con la iluminación y otros efectos como el brillante modo retrato, con el que los usuarios pueden combinar la profundidad de campo y lograr desenfoques muy interesantes. Además, como curiosidad, la cámara frontal, de 7 megapíxeles, permite también ese modo retrato, con lo que los llamados «selfies» ganan en protagonismo. Durante las pruebas realizadas se ha evidenciado, además, que su batería aguanta perfectamente más de un día con un uso moderado, pero en un uso intensivo se la come. Tarda algo en cargar si lo comparamos con otros terminales que cuentan con sistemas de carga rápida. Se puede utilizar, sin embargo, una placa base por inducción. ¿Vale la pena entonces? Que el público decida, por supuesto, pero los posibles usuarios que preparen el bolsillo para desembolsar más de mil euros. Su gran obstáculo. En la actualidad hay otras alternativas mucho más asequibles con el sistema Android que ofrecen altas prestaciones.
07-11-2017 | abc.es
Hace diez años Steve Jobs, que en paz descanse, anunciaba el primer iPhone. Se convirtió en el primer dispositivo móvil con pantalla multitáctil capacitiva. Una revolución que marcó, sin lugar a dudas, la senda por la que circularon otras marcas del sector. Apple ha decidido, sin embargo, marcar distancia. Romper con su propio pasado. Intentar dar un paso más a lo que considera el futuro de los «smartphones». La gran apuesta es el iPhone X -se pronuncia «ten», diez en español- y refleja por un lado la evolución de los dispositivos móviles modernos como su deseo de homenajear el producto aprovechando la efeméride. Con muchos cambios a su alrededor, para atestiguar ese avance se ha abandonado precisamente una de sus señas de identidad hasta la fecha, el característico botón Inicio, que en las últimas generaciones ha servido para albergar el sensor de huellas dactilares o Touch ID. Desdibujando ese pulsador el dispositivo ha tenido que «inventar» nuevas formas de interacción y manejo entre las aplicaciones. Pero más lejos de esta decisión, el terminal se sostiene sobre cuatro pilares básicos: diseño sin bordes, reconocimiento facial o FaceID, una pantalla tipo OLED y una renovada cámara dual. El sector de la telefonía móvil ha dejado esta temporada una tendencia clara, la popularización de las cámaras dobles por un lado y, por otro, el estreno mundial de las pantallas que cubren la mayor parte del frontal. Su combinación se ha hecho efectiva en el nuevo iPhone. La compañía ha apostado por un diseño casi sin bordes, un concepto de teléfono que también se pueden encontrar en algunos modelos de firmas como Samsung, LG o, incluso, Google. Pero Apple ha querido sacar músculo. Combinando los marcos de aluminio y una tapa trasera de vidrio, resulta esbelto y manejable, aunque puede dar sensación de fragilidad. Pesa algo más que sus predecesores, todo hay que decirlo. Todo ello le confiere una belleza apabullante. El terminal, mientras se usa, resulta cómodo y compacto. Y eso que está compuesto de una diagonal de pantalla de 5.8 pulgadas. Comparado con otros modelos incluso parece más pequeño de lo que es. De tal manera que la rudimentaria prueba del pantalón -los usuarios varones, por lo general, suelen transportarlo en el bolsillo del vaquero- pasa con nota. Otro de los pilares del iPhone X es el tipo de pantalla escogido. En este caso, hablamos de un tipo OLED que muestra colores intensos y negros muy profundos. El resultado es asombroso en este tipo de paneles, pero lógicamente estamos hablando de una tecnología controvertida, ya que puede producir ciertos problemas como diferencias de colores y reflejos azulados dependiendo del ángulo. En este caso, la reproducción es fantástica, saliendo airoso incluso con el brillo al máximo, pero para algunos usuarios sentirán que este tipo de pantallas sobresaturan demasiado las imágenes. Ver películas o series es de verdad una auténtica gozada, y más con los altavoces estéreo que le acompañan y que suenan bastante bien para ser de dimensiones tan ínfimas. Como ya estrenara el iPad Pro, este «smartphone» cuenta con una tecnología llamada True Tone, que permite adaptar el brillo de la pantalla a las condiciones lumínicas de la habitación. Lo hace de manera automática y, cuando te acostumbras, es difícil regresar a la «normalidad». Dado que se ha prescindido del botón Inicio que albergaba el sensor de huellas dactilare, se ha implementado un sistema de reconocimiento facial llamado Face ID que permite desbloquear el terminal, introducir contraseñas velozmente y autorizar pagos móviles. También sirve para autorizar el contenido de determinadas notificaciones e información adiciona. Configurarlo es rápido. Se hace en tan solo dos pasos. Por culpa de esta decisión hay que aprenderse nuevas interacciones para manejar las aplicaciones, aunque son fáciles y conforme pasa el tiempo se hace más intuitivo, pero la costumbre puede jugar malas pasadas al principio y mandar el dedo en busca del botón físico como hasta ahora. Así, para volver a la pantalla de inicio se desliza de abajo hacia arriba, para moverse entre distintas aplicaciones un gesto similar, mientras que para abrir el centro de control se desliza el dedo de arriba hacia abajo en diagonal desde el borde superior derecho. Fácil y, una vez habituado, le encuentras mucho más sentido y una mayor naturalidad a los gestos. Ficha técnica Pantalla 5.8 pulgadas Resolución 2.436 x 1.125 p. Dimensiones 143.6 x 70.9 x 7.7 mm Peso 174 gramos Chip A11 Bionic de 64 bits + coprocesador de movimiento M11 Memoria 64/256 GB Cámara dual 12 + 12 megapíxeles, F1.8 y F2.8, OIS, grabación 4K 60fps, flash 4 LED y frontal 7 megapíxeles F2.2 SO iOS 11 Esta tecnología puede generar ciertas dudas al respecto, pero Apple promete que tiene un margen de error de un entre un millón y que es seguro. No se puede burlar con una fotografía ni tampoco con máscaras hiperrealistas. Y el resultado parece mágico. Sorprende por su rapidez, pero en ocasiones tarda algo en reaccionar en función de si está apuntando o no directamente a la cara. Si está apoyado en horizontal hay que levantarlo para que capte la cara, pero bueno. Dado que funciona por infrarrojos se puede desbloquear incluso por la noche en condiciones de baja luminosidad. La información registrada, según la compañía, queda almacenada en el dispositivo. Esta tecnología también se puede utilizar para crear los llamados «animojis», unos simpáticos emoticonos que reconocen los gestos de la persona, y que ya se han convertido en un fenómeno viral en internet. Hay quien, además, le he encontrado una nueva posibilidad, los «animojis karaoke». El sistema se apoya además en el chip A11 Bionic, una verdadera bestia, que ejerce de palanca a la gran potencia que alberga todo el entramado técnico del terminal. Se comporta con gran fluidez y velocidad. Con sus seis núcleos y su procesamiento neuronal basado en modelos de Inteligencia Artificial, alcanza a superar la mayoría de los test de rendimiento y a toda su competencia. Este «corazón» ha introducido también modelos de «machine learning» o aprendizaje automático para «aprender» y adaptar el reconocimiento visual del usuario ante posibles cambios de look o uso de gafas. Por ejemplo, si se utilizan gafas de vista, funciona. Las de de sol pasa el corte, aunque puede darse el caso que no se reconozca debidamente el rostro dado los filtros de luz de este tipo de complementos, pero tampoco es incómodo quitarselas. Siempre queda la opción de introducir el código numérico para acceder al dispositivo. Otra de sus grandes aportaciones es la cámara dual. De 12 megapíxeles cada una, se diferencia del iPhone 8 Plus en que ambos sensores soportan estabilización óptica de imagen, con lo que la grabación de video por ejemplo se reducen los movimientos bruscos. El resultado es impecable (con ciertas dudas en las imágenes nocturnas) y cuenta con las herramientas de fotografía y los modos de imagen. Así se puede jugar con la iluminación y otros efectos como el brillante modo retrato, con el que los usuarios pueden combinar la profundidad de campo y lograr desenfoques muy interesantes. Además, como curiosidad, la cámara frontal, de 7 megapíxeles, permite también ese modo retrato, con lo que los llamados «selfies» ganan en protagonismo. Durante las pruebas realizadas se ha evidenciado, además, que su batería aguanta perfectamente más de un día con un uso moderado. Tarda algo en cargar si lo comparamos con otros terminales que cuentan con sistemas de carga rápida. Se puede utilizar, sin embargo, una placa base por inducción. ¿Vale la pena entonces? Que el público decida, por supuesto, pero los posibles usuarios que preparen el bolsillo para desembolsar más de mil euros. Su gran obstáculo. En la actualidad hay otras alternativas mucho más asequibles con el sistema Android que ofrecen altas prestaciones.
07-11-2017 | elpais.com
?Apps? móviles: cómo sobrevivir y no morir en el intento
Colarse en un 'smartphone' es fácil. Conseguir un lugar permanente está sólo destinado a unas pocas aplicaciones. ¿Qué tienen en común las más exitosas? Te lo explica el fundador y director ejecutivo de Ofertia.
06-11-2017 | abc.es
Samsung se burla con un anuncio de los diez años de Apple
La rivalidad entre Apple y Samsung parece que no nunca tendrá fin. Ambas compañías luchan por copar la mayor parte del mercado, sobre todo en el mundo de los smartphones, una batalla que por el momento gana Samsung con amplio margen. Apple, sin embargo, cuenta con una legión de fans muy fieles a sus productos y trata acortar distancias con su máximo competidor. Prueba de todo ello ha sido el lanzamiento del último iPhone la semana pasada, que volvió a registrar un gran número de ventas. La salida al mercado del iPhone X ha coincidido con el décimo anirvesario de la gama, creada en 2007. Temiendo que la multinacional de la manzana eclipsara su liderato de ventas con sus nuevas productos, Samsung ha decidido pasar a la carga y contratacar. Su arma: un anuncio de un minuto de duración en el que se burla de Apple y se jacta de su superioridad en la calidad de sus productos respectos de los de su perseguidor en estos diez años. En él, se aprecia como uno de los múltiples fans de Apple que adquirió su primer iPhone en 2007 acaba claudicando y comprando un smartphone de la multinacional coreana . El anuncio cuenta con varias referencias según el año, donde Samsung se burla de la poca innovación de Apple en sus teléfonos en la memoria (hasta el punto de no poder realizar una simple fotografía) y de ir a remolque respecto a ellos (como la resistencia al agua o la carga de la batería inalámbricamente).
06-11-2017 | abc.es
El iPhone X: el más moderno... y el más frágil
El pasado 3 de noviembre Apple sacó a la venta su último dispositivo: el iPhone X. Miles de personas en todo el mundo se agolparon en las tiendas oficiales de la compañía estadounidense para adquirirlo. Su precio, se puede comprar a partir de los 1.159 euros, no era un problema. La multitud necesitaba probar las últimas integraciones tecnológicas que posee el nuevo smartphone de Apple. Pero no todo son buenas noticias. Hay una característica del nuevo iPhone que puede conllevar más de un problema al comprador: su fragilidad. Según la compañía especializada en planes de protección de dispositivos móviles SquareTrade, el iPhone X es el más frágil de su gama. A esta conclusión han llegado después de realizarle un test de fragilidad, el cual ha dado resultados muy negativos, debido sobre todo a la pantalla completa de vidrio que dispone y la falta de botón de inicio. Durante las pruebas, según SquareTrade, el iPhone X sufre problemas después de una caída, ya sea frontal, lateral o trasera. Aparte de las roturas físicas en la pantalla, también sufre fallos internos que provocan la disfuncionalidad de algunas de sus últimas novedades, como el sistema de reconocimiento facial. Desde SquareTrade, estos resultados «pueden llevar a muchos a cuestionar si vale la pena la inversión». La fragilidad del último iPhone y su gran coste hacen dudar de la rentabilidad de la compra, sobre todo porque los costes de reparación del dispositivo pueden hacer disparar el precio de la inversión en más de un 50% de los casi 1.200 euros de su coste inicial. Los técnicos de SquareTrade comprobaron que el iPhone X tiene una pantalla OLED «más fina y más costosa»; una placa base más pequeña, múltiples cables y una batería separada que es «más difícil de quitar». A causa de todo esto, Apple cobra hasta 240 euros por sustituir la pantalla frontal y casi 500 euros por otras reparaciones, ha afirmado la compañía de planes de protección. El director creativo de SquareTrade, Jason Siciliano, ha calificado al nuevo iPhone como un producto de «alto riesgo» por su fragilidad y por las costosas tarifas de reparación que cobra Apple en la mayoría de los arreglos.
35