Noticias de "smartphone"

01-06-2019 | abc.es
Cómo evitar la descarga de aplicaciones peligrosas
De manera muy frecuente, se descubren vulnerabilidades en aplicaciones o que alguna «app» fraudulento ha conseguido ser instalada en los terminales de los usuarios. Este tipo de aplicaciones inundan de anuncios los teléfonos de los usuarios. También puede suplantar identidades para robar datos y exponerlos a otras «apps». Para evitar este tipo de aplicaciones, desde Certideal, plataforma dedicada a la venta de teléfonos reacondicionados y de segunda mano, explican que «los usuarios están más expuestos a este tipo de riesgo de lo que se imaginan pues a la hora de descargarnos una aplicación consideramos que si está en la tienda es porque es fiable y nada más lejos de la realidad ya que muchos 'hackers' aprovechan este entorno para insertar virus en aplicaciones gratuitas, con ganchos llamativos, para atraer la atención de los usuarios». De hecho, la primera recomendación para reducir riesgos, y la más evidente, es descargar aplicaciones de tiendas oficiales, evitando los marketplaces externos. Además, desde Certideal aconsejan: - Usa verificaciones de seguridad. Existen aplicaciones, como AppBrain Ad Detector, que lanzan verificaciones de seguridad para saber exactamente qué accesos damos a cada aplicación que queremos instalar. Con ellas podemos saber qué datos vamos a facilitar y qué accesos vamos a permitir, de esta manera controlaremos mejor la información que le cederemos. - Revisa la fecha de publicación de la «app» y su número de descargas. En la descripción de las aplicaciones se recoge la fecha en la que se ha creado y el número de descargas. Si la aplicación que queremos bajarnos ha sido lanzada recientemente por un desarrollador pequeño, no debería de tener demasiadas descargas por lo que si este número es elevado, podríamos estar ante una «app» peligrosa ya que lo que se busca es hacernos creer que es fiable por su número de usuarios. - Verifica el nombre del desarrollador. Revisa quién se encuentra detrás de la aplicación. Este dato aparece justo debajo del nombre de la «app», cuando lo tengamos podemos revisar qué otras aplicaciones tiene en la tienda y el éxito que ha tenido con ellas. Desconfía si el desarrollador que aparece sólo tiene una aplicación. - Opiniones de clientes y calificaciones. Una aplicación puede tener una buena nota y, sin embargo, ser peligrosa. Por ello es recomendable leer las opiniones de quienes se la han descargado, ya que pueden avisarnos de comportamientos extraños. - Revisa la descripción de la «app». Cuando un desarrollador sube una aplicación debe resaltar y describir las características fundamentales de su producto. Por ello tenemos que desconfiar si en la descripción aparece sólo una lista de dichas características, tiene una mala sintaxis o errores de ortografía. Además, un desarrollador profesional incluirá un enlace a los comentarios. - Consulta la política de privacidad. Aunque nos lleve tiempo es mejor dedicar unos minutos a leer la política de privacidad de la aplicación que queremos descargarnos ya que así sabremos si ésta recopilará y transmitirá nuestros datos personales a terceros o los utilizará para alguna función concreta. Podrás consultar esta información en la parte inferior de la aplicación. Por último, la compañía recomienda mantener nuestro sistema operativo actualizado «ya que nos permiten tener siempre nuestro 'smartphone' protegido».
29-05-2019 | abc.es
Huawei seguirá usando tarjetas SD: regresa a la lista de la SD Association a pesar de las presiones de Trump
La SD Association, el consorcio que emite los estándares de tarjetas de memoria SD y microSD, incluye de nuevo a Huawei en su lista de miembros que pueden utilizar este tipo de tecnología, tras haberlo retirado la pasada semana debido al veto establecido por Estados Unidos. La noticia ha saltado este miércoles, día en el que la compañía ha asegurado que mantiene sus planes de trabajo con los operadores de telecomunicaciones españoles para el despliegue del 5G mientras que ha solicitado a EE.UU. que declare inconstitucional el veto del Gobierno a sus productos. La aparición de Huawei en la lista de miembros permite a la compañía participar en el desarrollo y acceder a los estándares de tarjetas SD y microSD, utilizadas en la mayoría de «smartphones» del mercado como almacenamiento adicional, así como fabricar dispositivos compatibles con esta tecnología. La pasada semana, la SD Association había retirado a Huawei de su lista de miembros «cumpliendo con las órdenes del Departamento de Comercio de Estados Unidos», según confirmó el propio organismo a Europa Press. Este lunes, Huawei negó haber violado los estatutos de varias asociaciones de la industria y de estándares, entre ellas la SD Association, defendiendo que se trataba de una decisión «sin ninguna base legal» y tomada «en respuesta a la presión política». Su regreso a la lista ha sido confirmado por la compañía a Europa Press. La SD Association no ha sido la única asociación de estándares internacionales que ha reaccionado al veto a Huawei, algo que también ha sucedido con WiFi Alliance, responsable del estándar de conectividad WiFi, que aseguró haber «restringido temporalmente» la membresía de Huawei, como recoge «Nikkei Asian Review». Lo mismo ha sucedido con JEDEC, encargada de los estándares de semiconductores, procesadores y memorias, de la que Huawei decidió también retirarse voluntariamente hasta que se resolviese el veto de Estados Unidos, cuya aplicación se ha aplazado tras una prórroga de 90 días decretada por este país.
29-05-2019 | abc.es
Enviar un video sexual por WhatsApp es muy grave: puedes ir a la cárcel
Verónica ha sido la última víctima de un ciberdelito que jamás habría imaginado. Antes que ella fueron otras, como la italiana Tiziana Cantone (31 años). Pero la lista también se compone de mujeres que han resistido pese a que sus intimidades en las nuevas tecnologías hayan sido conocidas por todo el país, como el caso de Olvido Hormigos o la joven que protagonizó el video porno con los jugadores del Éibar en 2016. Por cierto, esta última fue muy clara cuando uno de ellos sacó su teléfono móvil para grabarlo todo: «Para, eso no». La difusión de videos de carácter sexual ha encontrado en internet y los «smartphones» unos aliados perfectos. WhatsApp se ha convertido en la mejor herramienta con la que multiplicar a una velocidad infinita su distribución, haciendo que en cuestión de horas ese contenido íntimo y privado se convierta en viral. Verónica, madre de dos niños, se suicidó el pasado sábado 25 de mayo después de que se divulgara entre sus compañeros un video sexual suyo. Un día antes, el viernes, ese contenido llegó hasta su marido. El contenido data del año 2014. El «sexting» ha formado parte siempre en la vida de las personas. Se trata de una práctica de riesgo que consiste en enviarse a través del teléfono móvil (u otro dispositivo con cámara), fotografías o videos producidos por uno mismo con connotación sexual, tal y como recuerda la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI). Pero con las nuevas tecnologías surge un problema: su difusión masiva e incontrolada. «Fue a raíz del caso de Hormigos cuando se empezó a discutir la necesidad de reformar el Código Penal», explica a este diario Sergio Carrasco, experto en derecho digital de Fase Consulting. Tras la reforma, se establece una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a doce meses al que, «sin autorización de la persona afectada, difunda, revele o ceda a terceros imágenes o grabaciones audiovisuales de aquella que hubiera obtenido con su anuencia en un domicilio o en cualquier otro lugar fuera del alcance de la mirada de terceros, cuando la divulgación menoscabe gravemente la intimidad personal de esa persona». Una ley difusa Para Carrasco, «la redacción de esta reforma es muy deficiente y, aunque ya ha habido condenas por conductas como la de este caso, existen dudas sobre si realmente encaja una distribución por parte de terceros». Y es que el video de la joven que ella misma se grabó comenzó a circular entre sus compañeros de trabajo, alrededor de 2.500 personas. «La verdad es que a la vista del tipo de conductas que se llevan a cabo en la práctica -continua- creo que la redacción de este artículo debería cambiar para que no se produjeran dudas, que en el ámbito penal acaban suponiendo una ventaja para el investigado». El problema está en que las nuevas tecnologías siempre van por delante de la ley. Redifundir o reenviar videos por WhatsApp es una práctica muy habitua l. Los usuarios ya solo pueden reenviar a un máximo de cinco contactos un mismo contenido, tal y como estableció la compañía a principios de este año para frenar la difusión de bulos y mentiras. Pero el Código Penal no habla de «reenviar» o «redifundir». Y a menudo es la interpretación de los expertos en derecho en quienes recae la responsabilidad en cada caso. Por ejemplo, para Vicente Magro Servet, magistrado de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid, si un usuario contribuye en la redifusión del vídeo de la joven, puede caerle una pena de 1 a 3 años de prisión, aplicando el artículo 197.3 del Código Penal. Rafael Fontán, profesor de derecho penal y criminología en la Universidad Europea, analiza este caso con minuciosidad en su blog. y explica que ante un caso así, conviene analizarlo con minuciosidad teniendo en cuenta varios parámetros. El primero, y muy claro, es que si Verónica consintió la grabación de ese vídeo, no hay delito. Pero si consintió su obtención pero no su distribución, se abre un escenario con tres posibilidades. Si la joven se gabó a sí misma, se las dio o cedió a un tercero, pero no le autorizó a divulgarlas, habrá un delito de injurias agravadas o con publicidad, tal y como contempla el artículo 209 del Código Penal, castigado con pena de multa. Si las imágenes las distribuyó quien las realizó y las posee, (por ejemplo, una expareja), se comete un delito castigado con pena de prisión de tres meses a un año, o multa, tal y como contempla la normativa en su artículo 197.7. La tercera posibilidad es que si las imágenes las distribuyó una tercera persona, que ni siquiera las grabó, podría darse un delito de injurias graves o con publicidad, castigado con pena de multa, según el art. 209. Por último, Fontán reseña que si la persona afectada no consiente dicha grabación, no hay delito del artículo 197 del Código Penal, «pero sí un posible delito de injurias». Objetivo: encontrar el origen Ante estas dudas, «diferente es el caso de la persona que realizo la primera difusión, que sí que cometió un delito», subraya Carrasco. «Si se ha producido una obtención directa por parte de la persona o personas que posteriormente la redifundieron, es posible que pudiéramos aplicar el artículo 197.1 del Código Penal», que contempla penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses. El reto, ahora, es encontrar respuesta a una pregunta clave: ¿Quién fue la primera persona que envió el video? «Encontrar el origen es complicado, y la posibilidad de llegar a la primera difusión depende mucho del caso concreto. En ocasiones se ha conseguido identificar el origen, al ser compartido por múltiples fuentes», añade Sergio Carrasco. De momento, la Policía Nacional de Alcalá de Henares ha abierto de oficio una investigación. Los agentes están analizando el video que se filtró y comprobando quiénes lo compartieron y si la mujer pudo sufrir acoso por este motivo por parte de algunas personas de la empresa en la que trabajaba, del grupo Iveco. Pero de momento, no hay detenidos. Se investiga también si fue una antigua pareja de la fallecida o ella misma por un error la que propagó por primera vez esas imágenes íntimas. «Si se han utilizado medios de la empresa, es posible que un análisis de la red pueda dar información adicional, pero en este caso resulta importante que se hayan facilitado las cláusulas informativas adecuadas a los trabajadores respecto a la información y análisis que se pueda realizar», añade el experto. No al «sexting» Desde la OSI, aconsejan evitar la práctica del «sexting». Y cabe recordar que en internet, los conceptos de privacidad o seguridad o están garantizados al 100 por ciento. En este sentido, cabe recordar que un «smartphone» tiene conexión a internet. Creer que un contenido íntimo «sólo lo tengo yo», esté almacenado en la tarjeta del móvil, en la nube, etc. es erróneo, como ya demostró también el «celebgate». Y, por supuesto, los usuarios tienen que ser conscientes de la importancia de no seguir la cadena de propagación del «sexting». «En el caso de recibir un video de este tipo el primer paso es, lógicamente, no redifundirlo», añade Carrasco. Si lo recibes, «advierte de las potenciales consecuencias a la persona que lo ha mandado», y si conoces al protagonista del video, el experto aconseja «advertir de su existencia y de la difusión que se está llevando a cabo, y darle todo el apoyo necesario». La víctima puede interponer la denuncia ante las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Mientras que «la empresa debe contar con protocolos adecuados para la denuncia». La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) también ha iniciado actuaciones de oficio en relación con el caso.
29-05-2019 | abc.es
La salud ha entrado en los planes de contingencia de las empresas tecnológicas. En su inventario se han añadido otros elementos «silenciosos» que buscan incentivar al usuario a llevar buenas prácticas con sus productos electrónicos. La nueva camada de smartphones ha puesto el foco en el modo noche que, aunque no es una opción novedosa, acelera los pasos para ser un estándar dentro de la industria. El desafío: contribuir a una mejora del sueño del usuario y, de paso, intentar cuidar de sus ojos. A medida que las pantallas digitales se han adentrado en lo más profundo de nuestras vidas, el miedo a los posibles efectos en la salud ha ido a mayores. Se trata ya como trastornos. incluso, el uso compulsivo de las plataformas digitales. Los oftalmólogos advierten, aunque puedan llegar a beneficiarse en un futuro, de un aumento en edades más prematuras de la miopía. Todas estas preocupaciones han contribuido a que la industria, en general, decida cotizar al alza algunas funciones aparentemente secundarias como el «modo noche». Una función que servicios tan populares como WhatsApp han empezado a desarrollar para lanzarlo próximamente entre sus usuarios. En un afán por proteger la vista de los usuarios, muchos servicios digitales disponen de funciones específicas para reducir la proyección de luz artificial procedentes de las pantallas de los móviles. Algunos terminales, incluso, cuentan con modos noche para atenuarlas. El objetivo es forzar menos a los ojos cuando se pasan tiempos prolongados. Y eso a pesar de que no existen evidencias científicas acerca de los riesgos de la luz azul que emiten las pantallas. Plataformas como YouTube lo tienen desde hace tiempo implementado aunque su denominación es «modo oscuro». Para los angloparlantes, «dark modo». Pero tiene otras denominaciones también como «modo noche», como en el caso de Twitter, la red de micromensajes. Ese modo oscuro consiste en invertir las tonalidades de la interfaz de usuario. Es decir, cambiar el fondo blanco por uno negro. Y, con ello, evitar fatigas visuales. Esta función gana mucho peso en el caso de las pantallas de tipo OLED, que ofrecen unos negros más profundos, con lo que el resultado es más efectivo. Hay sistemas operativos, como en el caso de iOS, que disponen incluso de funciones muy interesantes como «Night Shift» que permite al usuario seleccionar un periodo de tiempo en donde la pantalla se puede regular de manera más cálida, por ejemplo, en la tarde o bien entrado en la noche. Es una idea que favorece el bienestar al igual que el «brillo automático», que permite regular la intensidad del brillo en función de las condiciones de la habitación. Así uno evita el espasmo visual, el golpe nada más abrir el ojo nada más levantarse o consultar el móvil a media noche. Además de estas indudables ventajas, el modo noche, a su vez, tiene otra: los dispositivos consumen menos energía. De hecho, Google descubrió hace varios años esta particularidad, con lo que ha venido extendiendo la opción a todos sus servicios. Por regla general, la pantalla es el elemento que más recursos consume de batería. Reduciendo su intensidad y las tonalidades más oscuras lo que se genera es un menor gasto energético que repercute en todos los aspectos del uso cotidiano de la tecnología. En algunas plataformas también se puede reducir lo que se llama ?punto blanco?, es decir, la intensidad de los colores vivos, aunque afecta a todas las aplicaciones dado que sus efectos se extiende a toda la interfaz de usuario. En Android 10, la próxima gran actualización del sistema operativo de Google, contará con un ?modo noche? mejor integrado: se activará automáticamente cuando se encienda el ahorro de energía.
29-05-2019 | abc.es
Por qué el mini es ahora mi iPad preferido
De entre todos los tablets que hasta ahora han sido, iPads incluidos, el iPad mini siempre fue mi preferido. Por su tamaño, por su ligereza, por lo cómodo que resulta de manejar.. No se si muchos se habrán dado cuenta, pero es que cabe en el bolsillo interior de una cazadora, y parece hecho a medida para entrar en un «bolso de hombre» (ya saben, la impopular pero utilísima mariconera). Por eso nunca entendí que Apple dejara de renovarlo en 2015. Lo comenté con la propia compañía. La razón era que los móviles son cada vez más grandes, y que un tablet de solo 7.9 pulgadas dejaba de tener sentido frente a unos iPhones que ya andan por las seis. Error, craso error. En mi caso particular, tuve que adaptarme a verlo y hacerlo todo en el móvil. Y no es que no se pueda, que se puede, pero no es lo mismo. Los tablets más grandes, los de 10 (y hasta 12) pulgadas no cumplían la misma función. En un viaje de trabajo, por ejemplo, llevar una tableta grande significa tener que cargar con otro cacharro todo el tiempo. Hace años que ya no llevo encima un portátil a todas partes. Me gusta ir con las manos libres y con todo lo que necesito en el bolsillo. Y el iPad Mini, con sus 300 gramos y su grosor de apenas 6,1 milímetros se había convertido en mi herramienta preferida. Cómodo, potente, ligero.. y pequeño. Pero rectificar es de sabios, y aquí está, por fin, cuatro años después (una eternidad en tecnología) la nueva versión de la que probablemente sea la herramienta más versátil de todas las que ha fabricado hasta ahora la compañía de la manzana. El Apple Mini ha vuelto, y con nuevas capacidades y prestaciones. Por supuesto, me hice con uno enseguida. Quería comprobar si después de cuatro años de ?infidelidad? el dispositivo me seguía siendo igual de útil. Así que con algo de miedo, como un novio que vuelve a salir con una ex que le dejó hace años, perdoné la ausencia (inexplicable para mi) y me puse de inmediato a trabajar con el. Todo era igual, pero mejor. Incorporar el nuevo procesador A12 Bionic, el mismo que llevan los iPhones, con su unidad de procesamiento neuronal y su Inteligencia Artificial, ha sido todo un acierto. Porque el dispositivo vuela. Y maneja pesadas aplicaciones profesionales con una soltura envidiable. Por no hablar de que la mejor gestión de la batería por parte del chip permite que dure y dure días enteros, hagamos lo que hagamos con él. Algo que, por cierto, tampoco sería posible con pantallas más grandes. Por si fuera poco, el nuevo iPad Mini ahora es compatible con el lápiz óptico de la firma (aunque solo con la primera generación). Lo cual significa que, además, ahora se puede escribir directamente en pantalla, como si fuera un cuaderno, o dibujar, o marcar fotos y gráficos. He leído ya varias críticas sobre este para mi acertadisimo «revival» de Apple. Y en todas, sin excepción, se alaba el dispositivo en general, pero se critica al mismo tiempo la decisión de mantener el diseño y la carcasa originales. Es decir, con unos marcos enormes, como los de antes, en lugar de hacer crecer la pantalla (sin aumentar el tamaño del tablet), una tendencia que lleva ya varios años en el mercado y que permite ofrecer pantallas mayores en dispositivos que no crecen en tamaño. Si, es cierto, a mi también me gustaría tener una pantalla sin marcos. Y también un puerto USB C, en lugar del clásico lightin, dejado ya de lado incluso por la propia Apple. Pero creo que he comprendido por qué las mejoras del nuevo iPad mini solo están por dentro.. aquí va mi teoría. Ficha técnica Pantalla 7.9 pulgadas Resolución 2.048 x 1.536 p. Chip A12 Bionic Memoria 64/256GB Cámara Trasera de 8 MP (apertura F2.4) y frontal de 7 MP (apertura F2.2) Dimensiones 203,2 x 134,8 x 6,1 mm Cámara Trasera de 8 MP (apertura F2.4) y frontal de 7 MP (apertura F2.2) Peso 300 gramos SO iOS 12 Precio Desde 449 euros Después de cuatro años de ausencia, Apple no debía de estar del todo segura de que esta «resurrección» tuviera éxito. De modo que decidió hacer un experimento, limitando los costes y aprovechando todo lo aprovechable. Más potencia, si, mejor pantalla, también, compatibilidad con el lápiz.. pero no nos pasemos. Hagámoslo igual por fuera que el anterior y a ver qué pasa. Estoy completamente seguro de que dependiendo de los resultados comerciales (que por ahora parecen buenos) Apple no perderá la ocasión de actualizar, también por fuera, su pequeño gran tablet. ¿Alguien apuesta lo contrario? Además, y por si no lo habían pensado, aquí va otro argumento en favor de mantener (y terminar de renovar) el iPad mini. Otros fabricantes están tratando, como sea, de ampliar aún más las pantallas de sus teléfonos móviles. Y en menos de un mes empezaremos a ver por aquí smartphones con pantallas plegables que, cuando están abiertas, rondan las siete u ocho pulgadas. Eso si, quien quiera uno debe prepararse para soltar cerca de 2.000 euros. ¿Merece la pena gastar esa suma en una tecnología emergente y aún no bien testada? (Véase el caso de los aplazados Galaxy Fold, de Samsung). Pues bien, no me parece exagerado decir que el iPad mini, especialmente en su versión LTE, que lleva su propia tarjeta SIM (física o virtual) podría considerarse como el móvil de gran pantalla de Apple. Y todo por algo más de 700 euros en su versión más cara (los hay de 449, pero sin conectividad móvil). Yo, desde luego, lo tengo claro.
28-05-2019 | abc.es
Huawei confirma que se despide de Android: tiene ya su propio sistema operativo y lo lanzará entre 2019 y 2020
Golpe de efecto por parte de Huawei . La firma tecnológica china ha confirmado lo que lleva días rumoreándose. Sí, tiene «plan B»: se llama HongMeng OS y es su nuevo sistema operativo . Hace tiempo ya que la compañía era muy consciente de que entre los planes de EE.UU. estaba cortar relaciones con ellos. La administración de Donald Trump hizo realidad el pasado 15 de mayo los peores presagios de la firma que fundó Ren Zhengfei en 1987. Huawei pasó a formar parte de la «lista negra» del presidente Trump , prohibiendo así cualquier tipo de negocio con empresas que suponen un riesgo para la seguridad nacional. Era el paso definitivo tras varios meses de enfrentamiento. La Casa Blanca siempre ha defendido que Huawei está al servicio del régimen de Pekín . Y aunque las acusaciones de espionaje siguen sin demostrarse, la sombra sobre una verdadera guerra comercial se alarga cada vez más. EE.UU., aún así, no ha dudado en tomar medidas o presionar a sus países aliados para que cesen también sus relaciones con la firma china. Ante este panorama, Google anunció el 26 de mayo que suspendía los negocios con Huawei. El pánico se apoderó de los usuarios, quienes no sabían qué iba a pasar con sus móviles Huawei., entre los que figura también Honor, su segunda marca. Pero una inesperada tregua por parte de EE.UU. ha calmado las aguas durante 90 días. Huawei seguirá con Google y operando con toda normalidad con Android hasta el 19 de agosto. Después, las actualizaciones de Android en los teléfonos de Huawei llegarán a su fin. Será entonces cuando Huawei escriba un nuevo capítulo en su historia: el nacimiento de su propio sistema operativo. Tal y como ha confirmado la propia compañía a «TechRadar», sí tienen su propio software. Su nombre clave es HongMeng y será el que reemplace a Android. Aunque en un principio se había rumoreado que sería lanzado en junio, la realidad es que su puesta en marcha se retrasará algo más: en China se lanzará a finales de 2019 e internacionalmente en 2020. Android deja paso a Ark OS «El sistema operativo propio de Huawei, cuyo nombre en clave es HongMeng, está programado para reemplazar a Android una vez que la prohibición de Google entre en vigencia», subraya Alaa Elshimy, Director y Vicepresidente de Negocios Empresariales de Huawei en Medio Este a «TechRadar». «Huawei -continua- sabía que esto se avecinaba y ha estado preparándose. El sistema operativo estaba listo en enero de 2018. Era nuestro 'plan B'. Pero no queríamos llevarlo al mercado porque teníamos una relación sólida con Google y no queríamos arruinarla». El sistema operativo se Huawei podría llamarse Ark OS y se espera que sea compatible con «smartphones», ordenadores, tabletas, televisores.. Es decir, daría soporte al Internet de las Cosas (Iot), el todo conectado del futuro. «Se espera que todas las aplicaciones que funcionan con Android funcionen con este nuevo software sin necesidad de personalización adicional», asegura Elshimy. Además, los usuarios podrán descargarse las aplicaciones desde Huawei AppGallery, una tienda que, como es de esperar, no saldrá al mercado con la oferta que en la actualidad tienen Google Play o App Store. En este sentido, el reto de la compañías es atraer a los usuarios. «Somos autosuficientes» «Las sanciones de EE.UU. no afectarán al sistema operativo de la compañía ni a los conjuntos de chips, ya que somos autosuficientes en muchos aspectos», recuerda el responsable. «Tenemos todos los conjuntos de chips -añade Elshimy-, excepto los de Intel para PC y servidores. Todos en el mercado están usando el chip de Qualcomm y somos los únicos que usamos nuestro propio chip. Es por eso que podemos ir a la velocidad que queremos». Además, el directivo ha añadido que tienen su propio procesador basado en ARM para reemplazar los chips de Intel y que lanzará su propia base de datos, similar a Oracle, pronto. Con respecto al problema de cómo los teléfonos de Huawei van a resolver los problemas de conectividad del WiFi y Bluetooth, Elshimy ha recordado que la alianza WiFi es un estándar internacional en la que Huawei «es uno de los principales contribuyentes», pero no es obligatoria. «Desde mi punto de vista, el mayor perdedor será la alianza si nos mantienen fuera de la misma», apunta Elshimy a «TechRadar». «Desde el punto de vista de la industria, es un estándar y es bueno si cumples con él, pero no necesitas ser parte de la alianza. La misma respuesta se aplica a los casos de Bluetooth y SD». La apuesta de Huawei es, sin duda, arriesgada. Pero no tiene otro camino y la compañía no está dispuesta a darse por vencida. En este sentido, cabe recordar que, Ren Zhengfei, que está compareciendo en los medios de comunicación a raíz de la crisis, ha asegurado que Trump «subestima la fuerza» del gigante de las telecomunicaciones.
28-05-2019 | elpais.com
Dónde vas, Alfonso XII, con el ?smartphone? en la mano
Las consecuencias de ir por la vida mirando el móvil no solo se traducen en choques y traspiés, estos hábitos sirven de abono para potenciales lesiones musculoesqueléticas
27-05-2019 | abc.es
Samsung: ¿la gran beneficiada del veto de EE.UU. a Huawei?
La agencia de calificación crediticia Fitch considera en un informe publicado este lunes que la surcoreana Samsung Electronics se beneficiará del conflicto tecnológico EE.UU.-China que ha supuesto el veto estadounidense a Huawei, su principal competidor en telefonía móvil. El diagnóstico coincide con el mostrado de momento por los inversores, que han depositado su confianza en la empresa con sede en Suwon (sur de Seúl) en un momento en el que otras grandes tecnológicas han sufrido en los parqués. La inclusión de Huawei en una lista negra de empresas que Washington considera que amenazan la seguridad nacional por sus supuestas conexiones con Pekín supone para Samsung una «oportunidad para fortalecer su posición en el estructuralmente debilitado mercado de los smartphones», según el documento de Fitch. «La pérdida de acceso al sistema operativo Android de Google podría dañar significativamente las ventas de Huawei Technologíes fuera de China, lo que podría ayudar a Samsung a mejorar su cuota de mercado», añade. Fitch subraya en el texto que, ante la actual ralentización de la telefonía móvil, Huawei ha sido el único gran fabricante capaz de mantener el crecimiento, con un 50% interanual más en dispositivos vendidos en el primer trimestre de 2019. De este modo el gigante chino se ha consolidado como segundo mayor vendedor mundial de teléfonos, por detrás de Samsung (que lidera con un 23% de cuota de mercado, frente al 19% de Huawei). Las restricciones de empresas estadounidenses de software como Google, pero también de hardware y componentes como Qualcomm o Intel «pueden paralizar el actual empuje de Huawei», dice Fitch, que cree que los usuarios de Android «probablemente» opten por otras marcas. Así, «Samsung podría restaurar cuota de mercado especialmente en Europa, Asia (exceptuando China) y Latinoamérica, donde Huawei logró gran parte de su crecimiento en trimestres recientes». Fitch también recuerda que Huawei es además el mayor competidor de Samsung en teléfonos inteligentes de nueva generación, como los 5G y los plegables. Poniendo como ejemplo el retraso en el lanzamiento de terminales 5G de Huawei anunciado a raíz del boicot por operadores en países como Japón o el Reino Unido, la agencia Fitch cree que las surcoreanas Samsung y LG Electronics, que son de las pocas que de momento fabrican teléfonos 5G, podrían beneficiarse "al menos a corto plazo".
27-05-2019 | abc.es
Un equipo de escolares españoles conquistan Silicon Valley con su proyecto de Inteligencia Artificial para evitar ahogamientos en piscinas
Tienen solo 12 años pero un futuro prometedor. Y es que, de momento, han sido capaces de cautivar a Silicon Valley. La cuna tecnológica californiana ha caído rendida a los pies de África Fuertes, Irene Aparicio, Aitana Aparicio, Héctor Rivas y Pedro Figuerola después de que el pasado 18 de mayo este equipo de escolares españoles, Pifive Team, fueran premiados durante la final del «AI World Championship» por su proyecto Scoutbot Water Guardian, una especie de «robot socorrista» con el que identificar a posibles víctimas de ahogamiento en piscinas infantiles. «Estamos muy contentos de haber conseguido este logro porque empezamos el proyecto por diversión», explica a este diario Irene Aparicio, quién jamás pensó que viajaría hasta San Francisco para recoger un galardón más que merecido. Pifive Team fue uno de los seis finalistas -y el único español- seleccionados en el «AI World Championship», un certamen infantojuvenil que busca incentivar el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) entre los más jóvenes. Los participantes, que deben tener vínculos familiares, proponen soluciones tecnológicas para resolver problemas cotidianos. Más de 200 familias de 11 países diferentes han participado en esta primera edición. La organización invitó a los equipos de las seis mejores propuestas a viajar a San Francisco para presentar sus ideas ante un jurado integrado por profesionales de reconocidas empresas como Google, Intel o U.S. Bank. De hecho, fue Jeff Dean, responsable de IA de Google, quien entregó a Pifive Team sus medallas correspondientes. Pero en esta competición, los escolares no han estado solos. Fernando Aparicio, responsable de I+D+i de Nunsys, empresa tecnológica, y padre de dos de las integrantes del grupo, ha guiado y ayudado a sus pupilos durante los casi nueves meses que ha durado el proyecto. La idea del «robot socorrista» surgió tras el trágico suceso personal en la familia Aparicio. «Perdimos a nuestro primo cuando solo tenía 4 años. Se ahogó en una piscina», explica Irene a ABC. Tanto ella como el resto de los integrantes de Pifive Team son conscientes de esta problemática tan generalizada. Según la OMS, los ahogamientos son una amenaza de salud pública grave y desatendida que cada año provoca 372.000 defunciones en el mundo. Los ahogamientos infantiles son la tercera causa de fallecimientos en la infancia en el mundo y la segunda en nuestro país, siendo los menores de 5 años el principal grupo de riesgo. Además, según el Ministerio de Sanidad, un niño tarda apenas treinta segundos en morir, el tiempo equivalente a contestar, por ejemplo, un mensaje de WhatsApp. Gracias al asesoramiento de los expertos en visión artificial de Nunsys, los niños desarrollaron un sencillo software que identifica a las potenciales víctimas en peligro y envía una alerta al socorrista. Cómo funciona «Lo primero que hicimos fue identificar el problema y las causas», explica Fernando Aparicio. «Muchas veces los niños se ahogan por descuidos y los adultos no lo ven», añade. Por ello, Scoutbot Water Guardian se compone, en primer lugar, de un gorro inteligente infantil. «Es divertido, bonito, con dibujos? Para que los niños lo quieran llevar», añade. Este particular accesorio va equipado con una luz «que está verde cuando el niño está encima del agua pero que pasa a rojo si, pasado un tiempo, el niño sigue sumergido». El segundo elemento que compone este «robot socorrista» es una cámara que vigila la piscina «y sigue a todos los niños que llevan el gorro», explica el responsable. «Eso se representa en un monitor -añade-, que puede ser el teléfono móvil del socorrista o el de los padres, quienes saben en todo momento dónde están los niños posicionados». En el momento en el que la luz se torna roja, salta una alerta en el «smartphone». Nunsys y Pifive Team están actualmente estudiando la viabilidad del proyecto para desarrollar un prototipo real que pueda ser testado en piscinas municipales. «Si la administración lo financia, mejor, porque los gorros no son costosos», añade Fernando Aparicio. «Además, si se distribuyeran en una piscina pública, todos los usuarios de la misma sabrán para qué son. Así, podremos salvar más vidas». Una competición internacional El certamen «AI World Championship» forma parte del programa «Curiosity Machine» de la ONG americana Iridescent, en el estudiantes y familias exploran conceptos básicos de la IA y aplican sus herramientas para resolver problemas comunes. En España, este proyecto se desarrolla bajo la asociación «Power to code», de la que forma parte Laura Monferrer. «Lo primero que hacemos es explicar a los chavales qué es la IA», explica, ya que el programa «Curiosity Machine» tiene una duración aproximada de unos nueves meses. «Después, los escolares realizan talleres, aprenden conceptos de programación y, finalmente, desarrollan el proyecto».
27-05-2019 | abc.es
El interesante proyecto español de Inteligencia Artificial que evitará ahogamientos en piscinas
Tienen solo 12 años pero un futuro prometedor. Y es que, de momento, han sido capaces de cautivar a Silicon Valley. La cuna tecnológica californiana ha caído rendida a los pies de África Fuertes, Irene Aparicio, Aitana Aparicio, Héctor Rivas y Pedro Figuerola después de que el pasado 18 de mayo este equipo de escolares españoles, Pifive Team, fueran premiados durante la final del «AI World Championship» por su proyecto Scoutbot Water Guardian, una especie de «robot socorrista» con el que identificar a posibles víctimas de ahogamiento en piscinas infantiles. «Estamos muy contentos de haber conseguido este logro porque empezamos el proyecto por diversión», explica a este diario Irene Aparicio, quién jamás pensó que viajaría hasta San Francisco para recoger un galardón más que merecido. Pifive Team fue uno de los seis finalistas -y el único español- seleccionados en el «AI World Championship», un certamen infantojuvenil que busca incentivar el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA) entre los más jóvenes. Los participantes, que deben tener vínculos familiares, proponen soluciones tecnológicas para resolver problemas cotidianos. Más de 200 familias de 11 países diferentes han participado en esta primera edición. La organización invitó a los equipos de las seis mejores propuestas a viajar a San Francisco para presentar sus ideas ante un jurado integrado por profesionales de reconocidas empresas como Google, Intel o U.S. Bank. De hecho, fue Jeff Dean, responsable de IA de Google, quien entregó a Pifive Team sus medallas correspondientes. Pero en esta competición, los escolares no han estado solos. Fernando Aparicio, responsable de I+D+i de Nunsys, empresa tecnológica, y padre de dos de las integrantes del grupo, ha guiado y ayudado a sus pupilos durante los casi nueves meses que ha durado el proyecto. La idea del «robot socorrista» surgió tras el trágico suceso personal en la familia Aparicio. «Perdimos a nuestro primo cuando solo tenía 4 años. Se ahogó en una piscina», explica Irene a ABC. Tanto ella como el resto de los integrantes de Pifive Team son conscientes de esta problemática tan generalizada. Según la OMS, los ahogamientos son una amenaza de salud pública grave y desatendida que cada año provoca 372.000 defunciones en el mundo. Los ahogamientos infantiles son la tercera causa de fallecimientos en la infancia en el mundo y la segunda en nuestro país, siendo los menores de 5 años el principal grupo de riesgo. Además, según el Ministerio de Sanidad, un niño tarda apenas treinta segundos en morir, el tiempo equivalente a contestar, por ejemplo, un mensaje de WhatsApp. Gracias al asesoramiento de los expertos en visión artificial de Nunsys, los niños desarrollaron un sencillo software que identifica a las potenciales víctimas en peligro y envía una alerta al socorrista. Cómo funciona «Lo primero que hicimos fue identificar el problema y las causas», explica Fernando Aparicio. «Muchas veces los niños se ahogan por descuidos y los adultos no lo ven», añade. Por ello, Scoutbot Water Guardian se compone, en primer lugar, de un gorro inteligente infantil. «Es divertido, bonito, con dibujos? Para que los niños lo quieran llevar», añade. Este particular accesorio va equipado con una luz «que está verde cuando el niño está encima del agua pero que pasa a rojo si, pasado un tiempo, el niño sigue sumergido». El segundo elemento que compone este «robot socorrista» es una cámara que vigila la piscina «y sigue a todos los niños que llevan el gorro», explica el responsable. «Eso se representa en un monitor -añade-, que puede ser el teléfono móvil del socorrista o el de los padres, quienes saben en todo momento dónde están los niños posicionados». En el momento en el que la luz se torna roja, salta una alerta en el «smartphone». Nunsys y Pifive Team están actualmente estudiando la viabilidad del proyecto para desarrollar un prototipo real que pueda ser testado en piscinas municipales. «Si la administración lo financia, mejor, porque los gorros no son costosos», añade Fernando Aparicio. «Además, si se distribuyeran en una piscina pública, todos los usuarios de la misma sabrán para qué son. Así, podremos salvar más vidas». Una competición internacional El certamen «AI World Championship» forma parte del programa «Curiosity Machine» de la ONG americana Iridescent, en el estudiantes y familias exploran conceptos básicos de la IA y aplican sus herramientas para resolver problemas comunes. En España, este proyecto se desarrolla bajo la asociación «Power to code», de la que forma parte Laura Monferrer. «Lo primero que hacemos es explicar a los chavales qué es la IA», explica, ya que el programa «Curiosity Machine» tiene una duración aproximada de unos nueves meses. «Después, los escolares realizan talleres, aprenden conceptos de programación y, finalmente, desarrollan el proyecto».
47