Noticias de "smartphone"

18-03-2019 | abc.es
El ciberacoso afecta más a los colegios que prohíben los móviles que a los que los admiten
Los colegios en los que está prohibido el uso de teléfonos móviles tienen una tasa de ciberacoso escolar mayor que en aquellos en los que sí están permitidos, según revela un estudio reciente del Centro de Estudios Estadísticos sobre Educación de Estados Unidos. El ciberacoso escolar es un tipo de acoso que se produce principalmente a través de dispositivos electrónicos, como el móvil o el ordenador, y de servicios de internet. Según la investigación, el 65,8 por ciento de los colegios públicos en Estados Unidos tiene medidas que restringen el uso de móviles. El estudio muestra que las escuelas que no permiten utilizar móviles a sus alumnos registraron un ratio de casos de cberacoso diarios o semanales del 16,4 por ciento, frente a las que sí que admiten los «smartphones», cuyo dato es del 9,7 por ciento. Este análisis ha comparado los casos de ciberacoso escolar del año 2016 con los datos de 2010, y ha detectado un aumento de los centros donde los directores reciben quejas por este motivo con frecuencia diaria o semanal (pasa del 7,9 al 12 por ciento), mensual (del 9,4 al 14,9 por ciento) u ocasional (del 45 al 54 por ciento). Mientras que el 37,7 por ciento de los directores de escuela nunca había recibido una queja por «cyberbullying» en 2010, este porcentaje se reduce hasta el 19,1 por ciento en los datos del año 2016. Uso de Google Docs Las herramientas de trabajo que permiten a varias personas actualizar un mismo documento como Google Docs se han convertido en una de las formas más comunes entre los menores para acosar o insultar a otros compañeros debido a su rapidez de difusión y eliminación, como explica la compañía de ciberseguridad Panda Security en su blog oficial. Los jóvenes usan herramientas de elaboración de trabajados grupales para llevar a cabo este tipo de actos de acoso a nivel escolar, como Google Drive y su versión de documentos Docs, o de plataformas que usan los adultos como Slack, Trello o Doodle. El usar estas herramientas supone una doble «engaño», como entienden desde Panda Security: por un lado, los padres creen que sus hijos están realizando un trabajo escolar, por lo que bajan la guardia; por otro, los acosadores pueden actuar individualmente o en grupo, agregar a un supuesto documento de trabajo a uno o varios compañeros, planear las bromas o insultos y borrar toda prueba de su acción. Los ideadores del acoso crean un documento colaborativo e invitan a la víctima; a partir de ahí pueden ir proponiendo pruebas abusivas de las que se deja constancia en herramientas de planificación de trabajo. Una vez cumplida la prueba, se borra del documento colaborativo, pero puede quedar registrada en algún tipo de calendario desde el que los acosadores pueden hacer seguimiento del cumplimiento de lo planificado para sus víctimas, según señalan desde la compañía. La invitación de la víctima al documento también puede tener como objetivo insultarla o humillarla entre unos pocos, o mandar fotos de esa persona para reírse de ella, pudiendose borrar todos los archivos y palabras al instante. El acoso usando este tipo de herramientas también puede ser a la inversa, es decir, expulsando o permisos de lectura y edición a un miembro de un 'grupo de trabajo', ya que los que permanecen en este pueden aprovechar para compartir información sobre los primeros, insultarles o planificar alguna fechoría. El gerente de Operaciones de Consumidores a nivel global de Panda Security, Hervé Lambert, aconseja «revisar los últimos cambios que se han realizado en el documento» en el caso de tener «la sospecha de que nuestro hijo esté siendo acosado por medio de estas herramientas».
18-03-2019 | abc.es
Si tu móvil es Android, ten cuidado: te están espiando sin que lo sepas
Malas noticias para los usuarios de Android. Es decir, para la mayoría de los usuarios de un «smartphone». Y es que una investigación dirigida por científicos españoles ha revelado que los móviles Android, el sistema operativo de Google, monitorizan al usuario sin que él lo sepa y acceden a sus datos personales de forma masiva a través de un gran número de aplicaciones preinstaladas que apenas pueden retirarse del terminal. Da igual la marca. No hablamos de que uses Huawei, Samsung, Xiaomi o LG. Este estudio afecta al sistema operativo en sí y, en este caso, se ven afectados la mayoría de los mortales porque Android es el software de mayor penetración en el mercado. Solamente en España, finalizó el 2018 estando presente en el 89,9% de los terminales, mientras que Apple, con su sistema operativo iOS, se queda en el 9,9%, según los últimos datos de Kantar Worldpanel Comtech. Pero los datos del sistema operativo de Google van más allá. Según Kantar, tres de cada cuatro «smartphones» vendidos en los principales mercados europeos (Reino Unido, España, Francia, Italia y Alemania) son Android. Así, no es de extrañar que haya conquistado al 75,8% de los usuarios europeos (solo el 23,5% de los móviles vendido en Europa a finalizar el 2018 fueron iPhone). Sólo en Estados Unidos es donde Android no firma una victoria aplastante: la cuota de Apple, a fin de 2018, se situó en el 43,7%, mientras que la cuota de mercado de Android alcanzó el 56%. Por tanto, la mayoría de los «smartphones» en el mundo funcionan con Android, aunque cada fabricante le añada su capa de personalización. Esto se traduce en que la mayoría de los usuarios, nada más encender su nuevo «smartphone», son espiados sin problema alguno. Las conclusiones de la investigación realizada por el Instituto IMDEA Networks con sede en Leganés y la Universidad Carlos III de Madrid se recogen en el artículo «An Analysis of Pre-installed Android Software», que difunde este lunes la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) debido al «impacto masivo» de sus resultados sobre la privacidad y la protección de los datos personales de los ciudadanos, explica la entidad en una nota. De hecho, la AEPD presentará este estudio y sus conclusiones en los subgrupos de trabajo del Comité Europeo de Protección de Datos (CEPD), organismo de la Unión Europea del que forma parte la entidad junto a otras autoridades europeas de protección de datos y el supervisor europeo. Acceso a información personal La investigación abarca más de 82.000 aplicaciones preinstaladas en más de 1.700 dispositivos Android fabricados por 214 marcas. De esta manera, los investigadores han conseguido identificar los agentes presentes en el software preinstalado en Android y que utilizan el acceso privilegiado a recursos del sistema para la obtención de datos personales de usuarios. Pero el «espionaje» no se queda ahí. La investigación revela acuerdos comerciales entre vendedores de dispositivos Android y terceros, incluyendo organizaciones especializadas en la monitorización y rastreo de usuarios y en proporcionar publicidad en Internet. Una de las principales conclusiones del estudio es que el modelo de permisos del sistema operativo Android y de sus aplicaciones, que no tiene nada que ver con los requisitos que exige la compañía para que los desarrolladores suban sus «apps» a la Play Store, es que permite que un gran número de actores puedan monitorizar y obtener información personal de los usuarios a nivel del sistema operativo. Al mismo tiempo que es espiado, el usuario desconoce por completo que haya ciertos actores en su terminal que se dedican a recabar su información personal. La AEPD insiste en las implicaciones que dichas prácticas tienen sobre su privacidad. Además, la presencia de este software con privilegios de sistema hace que el usuario no pueda eliminarlos fácilmente. Oscuros acuerdos comerciales Y es que los investigadores han identificado más de 4.845 permisos propietarios o personalizados durante la fabricación de los terminales. Este tipo de permisos permite que las «apps» de la Google Play eludan el modelo de permisos de Android para acceder a datos del usuario sin requerir su consentimiento al instalar una nueva «app». Es decir, cuando un usuario quiere descargarse cualquier aplicación en su terminal, acude a la tienda oficial para ello y, al descargársela, siempre pide permiso para que esa «app» se instale o ejecute. Esto no ocurre con las «apps» analizadas en el estudio. El usuario, por tanto, no tiene el control sobre su terminal. Pero ahí no queda todo. En cuanto a las «apps» preinstaladas en los dispositivos, se han identificado más de 1.200 compañías, así como la presencia de más de 11.000 librerías de terceros (SDKs) incluidas en la mismas, la mayoría están relacionadas con servicios de publicidad y monitorización online con fines comerciales. Estas «apps» preinstaladas se ejecutan con permisos privilegiados y sin posibilidad, en la mayoría de los casos, de ser desinstaladas del sistema. Un análisis exhaustivo del comportamiento del 50% de las «apps» identificadas revela que una fracción importante de las mismas presenta comportamientos potencialmente maliciosos o no deseados, como muestras de malware, troyanos genéricos o software preinstalado que facilitaría prácticas fraudulentas. En relación con la información ofrecida al iniciar un nuevo terminal, se pone de manifiesto un déficit de transparencia de las «apps» y del propio sistema operativo Android al mostrar al usuario una relación de permisos distinta de la real, limitando su capacidad de decisión para gestionar su información personal. Las claves de Android Sobre el sistema operativo de Google trabajan los fabricantes de «smartphones» porque se trata de una versión abierta («open source») sobre la que cada marca y operador en la industria de telecomunicaciones adapta a sus terminales con dos objetivos: mejorar las prestaciones de sus productos y añadir funcionalidades específicas que proporcionen un valor añadido a sus móviles y así diferenciarlos en el mercado. Tal y como explican los autores del estudio, los fabricantes distribuyen sus propias versiones modificadas de Android en las que también incluyen software (aplicaciones) desarrollados por ellos mismos o por terceros (operadores móviles, redes sociales o servicios de publicidad). «Estas son las conocidas aplicaciones preinstaladas sobre las que el usuario medio no tiene los conocimientos para desinstalar o eliminar del dispositivo ni tampoco es posible verificar técnicamente la aplicación de los principios de protección de datos por defecto y desde el diseño», alertan. Por tanto, los investigadores consideran que se pone de manifiesto la falta de trasparencia en el proceso por el que una aplicación está preinstalada en un dispositivo específico Android, ya que el usuario desconoce totalmente que esta situación se dé, así como la intromisión contra la privacidad que ejecuta. «La ausencia de un análisis académico y sistemático sobre los riesgos del software preinstalado en dispositivos Android ha motivado la ejecución de este estudio que viene a sentar las bases para la mejora de la calidad de estos productos y servicios que finalmente redundará en la confianza del usuario final», explican los investigadores.
18-03-2019 | abc.es
Xiaomi Mi 9 frente al Mi 8: ¿vale la pena cambiar el viejo modelo por la nueva bestia?
Xiaomi Mi 9 es el «smartphone» que nos ha conquistado, de momento, este año. Y ya te hemos explicado el por qué: nadie ofrece tanto por tan poco dinero (lo puedes comprar desde 449 euros). El terminal que la firma china presentó en el Mobile World Congress de Barcelona cuenta con características propias de la gama alta. El Mi 9 luce un buen diseño (se nota que la marca va dando poco a poco saltos cualitativos en este aspecto), la pantalla de 6,39 pulgadas (muy bien aprovechada) es AMOLED con resolución Full HD+, incorpora sensor de huellas en el panel, reconocimiento facial, triple cámara con IA y sistema de carga rápida. Todas estas características, muy resumidas, definen un terminal que va a ser un superventas este año. Pero el problema viene para los que tiene ya el Xiaomi Mi 8. ¿Merece la pena cambiar este viejo terminal por la nueva «bestia» china? Vamos a analizar las diferencias y similitudes de ambos móviles. Precio El Mi 8, con 6 GB de RAM, la misma que el Mi 9, llegó a España el pasado mes de agosto. Por entonces, salió al mercado a un precio de 499 euros, la versión de 64 GB de memoria interna, y 579 euros, la de 128 GB. Ahora, este «smartphone» se puede adquirir por 369 o 399 euros, respectivamente. La versión de 64 GB del Mi 9 cuesta 450 euros, mientras que la de 128 GB asciende a 499 euros. El precio, por tanto, es un factor a tener en cuenta y eso es una decisión muy personal. Capacidades fotográficas Una de las principales diferencias de ambos terminales está en la cámara. El Mi 9 es el primer móvil de la compañía con triple cámara. Incorpora un sensor de imagen de Sony de 48 Mpx. Se trata de una triple cámara (gran angular, teleobjetivo y ultra gran angular) con inteligencia artificial. Con respecto a la frontal, estamos ante una cámara «selfie» de 20 Mpx cuyo modo retrato con IA saca lo mejor de ti. El Mi 8 luce una doble cámara (12+12 Mpx) con IA y zoom óptico. La cámara frontal es de 20 Mpx con modo belleza 3D. Pero no por ello hace malas fotos. Sin duda alguna, el Mi 9 supera, en este sentido al Mi 8 (es lo lógico). Sensor de huellas Precisamente en la carcasa trasera reside otra de las mayores diferencias de ambos terminales. El Mi 8, como era tradición, cuenta con un sensor trasero de huella dactilar que funciona a la perfección. El Mi 9 ha dado un salto más: es en la pantalla donde tiene situado el sensor. En estos casos, esta tecnología es ligeramente más lenta. Diseño y paneles En cuanto a la pantalla, la del Mi 9 está más aprovechada. En conjunto, hablamos de un terminal más fino, con un diseño ligeramente superior, así como en estética. Xiaomi, con su último «smartphone» ha aprovechado la pantalla en torno al 90,4%, según la compañía, mientras que con el anterior modelo, el aprovechamiento del panel se queda en un 83,66%. El Mi 9 tiene una pantalla Samsung AMOLED full screen de 6,39 pulgadas, resolución FHD+ (2340 x 1080, PPI 403) y «notch» de gota. El Mi 8 tiene un panel AMOLED full screen de 6,21 pulgadas (ligeramente más pequeña) y resolución FHD+ (2248x1080, PPI 402) con un «notch» mayor. Ambos, además, pesan lo mismo (175 gr.) y solo apenas 2,6 mm. los diferencian en altura. Con respecto al diseño, el Mi 8 luce un cuerpo de vidrio con los laterales curvos en una aleación de aluminio de la serie 7000. En el Mi 9, el diseño curvo va un paso más allá y ha sido uno de los detalles más cuidados. Es el primer «smartphone» de la compañía con un cuerpo de cristal curvo. Rendimiento y potencia Si el Mi 9 no ofreciera mejores características técnicas que su antecesor, sería de locos. Cuenta con la última joya de la corona de Qualcomm, el Snapdragon 855, un chip que montan también otros terminales de la gama alta. El Mi 8 cuenta con el predecesor y el que había sido la «bestia» del fabricante de chips hasta entonces, el Snapdragon 845. Batería El Mi 8 tiene una batería de 3400 mAh, ligeramente superior a la del Mi 9, que se queda en 3300 mAh (ya te hemos contado que en este aspecto Xiaomi se ha quedado corto). Ambos cuentan con carga rápida, aunque la del Mi 9 es mejor. Además, el último «smartphone» de la compañía tiene otra ventaja en este aspecto: se puede cargar de forma inalámbrica (y muy rápido). Otras aspectos El Mi 9 tiene un botón independiente de IA, es decir, para el Asistente de Google, y su sistema operativo es MIUI 10 sobre Android 9. El Mi 8 funciona sobre Android 8.1 con MIUI 9.5. Ambos tiene NFC y ninguno tiene «jack» para los auriculares.
15-03-2019 | abc.es
El metro de la ciudad china de Shenzhen permitirá el pago por la cara
Cada día que pasa, es un día menos para empezar a dejar de memorizar las contraseñas. Y es que las claves de autenticación son cada vez menos seguras y no garantizan la seguridad en el acceso a los servicios. Por esta razón, el reconocimiento facial se está abriendo paso. Aunque este proceso se está llevando a cabo muy lentamente, la tecnología biométrica es ya una realidad. El caso más reciente es el de CaixaBank, que se ha convertido en el primer banco del mundo en usar el reconocimiento facial en sus cajeros. En cuatro oficinas Store de Barcelona, los clientes ya pueden sacr dinero de los cajeros automáticos mediante reconocimiento facial y sin tener que introducir el PIN. En Reino Unido, el reconocimiento facial está también presente en los supermercados , donde la tecnología controla quien compra alcohol y tabaco para mejorar así la eficiencia en los comercios. En este caso, la tecnología estima la edad de los compradores para que el personal del supermercado no tenga que perder tiempo solicitando al cliente la documentación que acredite la mayoría de edad para poder comprar cerveza o vino. El objetivo de esta tecnología es implementarla en casi todos los sectores. Y China ya tiene próximo objetivo: el metro de Shenzhen. Tal y como informa «South China Morning Post», la estación de Futian, gracias al despliegue de las redes 5G, está preparada para poner en marcha muy pronto un sistema de reconocimiento facial y pagos móviles desarrollado con los algoritmos de inteligencia artificial de Huawei Technologies. La gran ventaja con la que cuenta el gigante chino es que los ciudadanos están muy acostumbrados a convivir de cerca con la tecnología. De hecho, allí se ha implementado el reconocimiento facial para capturar a los delincuentes y también para supervisar posibles infracciones de los conductores de autobuses. En este último caso, la tecnología capta síntomas de cansancio o conductas irregulares o ilegales, como hacer llamadas telefónicas o fumar. De hecho, en el KFC de allí se puede pagar pollo frito gracias a su sistema de reconocimiento facial «Smile to Pay», que se introdujo por primera vez en una tienda en Hangzhou en enero de 2017. En la estación Futian, en lugar de presentar el billete o escanear un código QR a través del «smartphone», «los pasajeros podrán escanear sus caras en una pantalla del tamaño de una tableta» situada en los tornos de la estación y, automáticamente, con las cuentas vinculadas, detectar quién eres, qué tipo de billete o tarifa usas. Se trata de proporcionar una mayor eficiencia y calidad en el funcionamiento del metro a un menor coste. «Para utilizar el billete facial en el futuro, los pasajeros también necesitarán un registro previo de su información facial y vincularán sus métodos de pago a sus cuentas, al igual que lo hacen en el restaurante KFC», declaró un miembro del personal del área de demostración el «South China Morning Post» en la estación Futian en Shenzhen. La economía del futuro El sistema de reconocimiento facial se encuentra, de momento, en pruebas, según el diario. «Podría ayudar en el futuro a mejorar la eficiencia en el manejo de hasta 5 millones de viajes por día que se dan en la red de metro de la ciudad», recuerda «South China Morning Post». De momento, Shenzhen Metro no ha dado detalles concretos sobre cuándo se implementará el servicio de pago facial. La realidad es que China lidera el mundo en la adopción de pagos móviles «hasta el punto en que el banco central tuvo que recordar a los comerciantes que no discriminen el efectivo», tal y como recuerda el medio. De hecho, el país forma parte, junto con Suecia, Corea del Sur y Reino Unido, de una de las principales economías del mundo que para 2020 funcionará sin dinero efectivo. Según el Centro de Información de la Red de Internet de China, las ciudades del país se encuentran entre las más inteligentes y sin dinero en efectivo del mundo. Aproximadamente, 583 millones de personas usan sus «smartphones» para realizar pagos. La introducción de los servicios de pago y reconocimiento facial en el sistema de transporte público marca otro paso de China hacia la integración del reconocimiento facial y otras tecnologías basadas en inteligencia artificial en la vida cotidiana en la nación más poblada del mundo.
14-03-2019 | abc.es
EE.UU. abre una investigación criminal contra Facebook por el uso masivo de datos personales
Los fiscales federales de Nueva York han abierto una investigación criminal sobre las prácticas de Facebook de compartir datos personales de los usuarios sin su consentimiento, con otras compañías, según ha publicado «The New York Times» este miércoles. Fue a finales de 2018 cuando saltó un nuevo escándalo salpicó a la compañía que dirige Mark Zuckerbeg. Microsoft, Amazon, Spotify o Netflix fueron cuatro de las 150 firmas tecnológicas con las que la red social compartió los datos personales de los usuarios, una información que reveló en exclusiva el mismo diario. El objetivo de Facebook con esta masiva filtración era mejorar el negocio publicitario. Netflix y Spotify, por ejemplo, tuvieron acceso a los mensajes de los usuarios en Messenger para así «sugerir películas, programas de televisión y música». Pero esta comercialización de la vida privada de quienes tienen cuenta en la red social fue aún más allá. Tanto que Amazon, Yahoo y Huawei también colaboraron para, a raíz de los datos compartidos, desarrollar modelos complejos de redes de amigos y sugerir más conexiones. Ahora, un gran jurado de Nueva York ha exigido oficialmente que «al menos dos fabricantes importantes de 'smartphones'» proporcionaran también su información sobre este tema, lo que implicaría a cientos de millones de usuarios. El objetivo de esta causa es aclarar cómo Facebook negoció con las compañías el acceso a los datos privados de los usuarios sin su previo consentimiento. Las investigaciones, que se han ido desvelando en los últimos meses, apuntan a que la popular red social, que cuenta con 2.300 millones de usuario en el mundo, comparte o ha compartido una gran cantidad de datos personales con otras empresas tecnológicas, entre los que se encuentran los fabricantes de móviles, por ejemplo, para que sus servicios sean compatibles con sus sistemas operativos. Y es que todo apunta a que las principales fabricantes de móviles, como Mirosoft, Apple o Samsung, también estarían implicadas en el escándalo, junto a Spotify, Amazon o Netflix. Facebook se defiende La pregunta que se plantea la investigación ahora es si esta práctica se ha hecho de manera transparente para los usuarios. Al tratarse de una investigación criminal, que arrancó hace apenas unos días, Zuckerberg no se enfrenta solo a sanciones económicas. «Ya se ha informado que hay investigaciones federales en curso, incluso por parte del Departamento de Justicia. Como hemos dicho antes, estamos cooperando con los investigadores y tomamos todo esto con seriedad. Hemos dado testimonio públicos, respondido preguntas y prometemos que seguiremos haciéndolo», ha apuntado Facebook en un comunicado. Facebook está en plena controversia sobre el uso de los datos personales de los usuarios desde el escándalo de Cambridge Analytica hace un año. Funcionarios electos, reguladores e investigadores de todo el mundo están investigando si la compañía ha ocultado los detalles en sus prácticas a la hora de intercambiar datos. Solo en los EE.UU., la Comisión Federal de Comercio (FTC) y la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), así como el Ministerio de Justicia, están investigando las prácticas de manejo de datos de los usuarios de Facebook. La FTC ya confirmó que ha abierto una investigación no pública sobre las prácticas que utiliza Facebook para gestionar la privacidad de sus usuarios. De hecho, Zuckerberg está negociado una multa millonaria, que podría ser histórica, con la Comisión Federal del Comercio tras la filtración de Cambridge Analytica. La información personal de decenas de millones de usuarios había estado, sin saberlo, en manos de la firma británica Cambridge Analytica, especializada en el análisis de datos, y que trabajó en 2016 para la campaña del candidato republicano Dondald Trump, quien se convirtió en presidente de Estados Unidos. Facebook corre el riesgo de enjuiciamiento civil y penal, incluidas multas importantes, entre otras sanciones. Solo la FTC, podría imponerle una multa de 2.000 millones de dólares.
13-03-2019 | abc.es
Así intenta Huawei saltarse las restricciones impuestas por EE.UU.
El director general de Huawei, Richard Yu, ha asegurado que la compañía ha terminado el desarrollo de su propio sistema operativo, tanto para móviles como para ordenadores, que estaría preparado para usarse en caso que sus productos no pudiesen utilizar Android y Windows. En una entrevista concedida al medio «Welt», el director ejecutivo de Huawei ha confirmado los rumores que decían que la compañía china estaba desarrollando su propio sistema operativo debido a las tensiones con gobiernos como el de Estados Unidos, a causa de las cuales sus móviles no se venden en este país. Huawei lleva tiempo siendo acusada por el gobierno de Estados Unidos de usar sus equipos para el «espionaje industrial y de conspirar para infringir el régimen de sanciones a Irán». Estas acusaciones llevaron a la prohibición de la venta de los productos de la firma en el país e incluso a la detención de la directora ejecutiva de la firma. Además, este mismo gobierno junto con otros como Australia están trabajando para que la empresa no pueda usar las infraestructuras 5G dentro de sus fronteras. Todo este conflicto ha llevado a la misma empresa a denunciar al gobierno norteamericano por este veto, ya que consideraba «la prohibición ilegal». Estas tensiones han aafectado también a los sistemas operativos de los dispositivos de Huawei, como ha sido confirmado por el CEO de la compañía. Yu ha declarado que «hemos preparado nuestro propio sistema operativo. Si alguna vez ocurriera que ya no podemos usar estos sistemas (Android), estaríamos preparados. Ese es nuestro plan B». Además, en esta misma entrevista, también ha informado que este sistema no solo estaría presente en sus «smartphones» sino también en los ordenadores Huawei, por lo que sería un reemplazo de Windows. A pesar de ello, Yu ha asegurado que espera que no tengan que recurrir a esta medida ya que «preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft».
11-03-2019 | abc.es
Xiaomi Mi 9: diez días dias probando el móvil que va a ser un superventas
Xiaomi conquistó, justo un día antes de que arrancara oficialmente el Mobile Worold Congress (MWC) de Barcelona, a sus fans. Y no es para menos. La compañía china nunca decepciona. Al menos, hasta ahora. Su filosofía de «ofrecer productos asombrosos a precios muy honrados» ha calado entre sus usuarios. Muy fieles, por cierto. Y con el Mi 9 no iba a ser menos. No se trata de un teléfono flexible, una de las tendencias que ha dejado el MWC, ni tampoco de un terminal propio de la gama alta tipo Apple o Samsung. Toca ser sinceros. Pero no por ello el Mi9 deja de ser un «smartphone» de sobresaliente y todo apunta a que será un superventas en este 2019. El Xiaomi Mi 9 es un terminal con características propias de la gama alta, aunque no tan perfectas. Y lo mejor que tiene con respecto a los móviles «premium» del mercado es su precio: 450 euros, la versión de 64 GB, o 499 euros la de 128 GB. Con ello quiero decir que por ese dinero nadie ofrece un terminal con las características que tiene. Vamos a ellas. Sólo el color Piano Black es el modelo disponible actualmente en España. Lo primero que más me ha gustado es que es muy fino (7,6 mm.), por lo que se maneja a la perfección. La curvatura del cuerpo trasero, para una mayor adaptación, está inspirado en el famoso estilo del reconocido arquitecto Antonio Gaudí. Xiaomi se ha esmerado en el diseño. Y eso se nota. Lo peor, en este sentido, es que las huellas en la parte trasera están aseguradas. Pero hay solución: la funda que te viene de regalo con el móvil (un detalle de la compañía). En la parte frontal, tenemos una una pantalla Samsung AMOLED de 6.39 pulgadas, resolución Full HD+, formato 19:9 y Gorilla Glass 6. Destaca el pequeño y fino «notch» estilo gota en una pantalla muy bien aprovechada, que luce a la perfección y que poco tiene que envidiar a la gama «premium». El dispositivo cuenta con un sensor de huella en la pantalla que funciona bastante bien. Ya sabéis que la tendencia, hasta ahora, era situarlo en la carcasa trasera. Pero las grandes marcas están apostando por incluirlo en la pantalla. Y Xiaomi no quiere quedarse atrás. Su sensor es rápido aunque, al principio, cuesta saber, con la pantalla fundida a negro, dónde situar exactamente el dedo para desbloquear el terminal. Sobre esta característica, he de ser sincera. No se trata de un sensor ultrasónico, como el del Samsung Galaxy S10, por lo que es menos seguro. Pero, al final, los gustos de cada uno son los que son. Los sensores ultrasónicos son algo más lentos. Esto va a gusto del consumidor. Este es uno de los pequeños detalles que lo diferencian de la auténtica gama alta, pero por el precio, ¿qué queremos? Sí me ha fascinado el reconocimiento facial. Esta opción, al configurarla, te avisa de que es menos segura que el tradicional PIN, contraseña o patrón. Pero había que probarla. Cuando te llega una notificación, coges el Mi 9, «pones tu cara» y se desbloquea al momento. Muy cómodo aunque poco seguro. En los laterales, a la derecha, se encuentran los tradicionales botones de apagado y control de voumen. En la izquierda, el botón para llamar al Asistente de Google y la ranura de tarjeta (admite Dual SIM). En la parte inferior, se encuentran el altavoz (cuyo sonido es decente), el micrófono y el conector USB-C. Para los nostálgicos: no hay «jack» de auriculares. En la parte superior, infrarrojos. Fotografía En la carcasa trasera se encuentra la triple cámara, que sobresale en exceso. Realmente, el Mi 9 es el primer terminal de Xiaomi con tres cámaras traseras con Inteligencia Artificial de 12 Mpx, 48 Mpx y 16 Mpx. Cuenta con el último sensor de 48 Mpx Sony IMX586 1/2? en la principal. La triple combinación con IA de esta cámara principal, con el gran angular de 16 Mpx y el teleobjetivo de 12 Mpx ofrecen muy buenos resultados. Pero no los mejores. Las fotografías nocturas y el modo retrato son también de notable alto. Con respecto al vídeo, el terminal graba en 4K hasta 60 frames por segundo, pero lo mejor es el «slow motion» de 960 fps en Full HD. El cuanto al rendimiento, no hay nada que temer. El Xiaomi Mi 9 cuenta con la última «bestia»: un procesador Qualcomm Snapdragon 855. Tiene 6GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento interno (no es posible ampliar con Micro SD). Batería corta En cambio, la batería de 3.300 mAh, para ser un terminal tan potente, se queda algo corta (otro pequeño detalle que lo diferencia de la gama alta). Ya sabéis que la autonomía depende del uso que le des al terminal pero en un día y medio (si llegas) tienes que cargarlo. Esta falta de autonomía se compensa con el gran sistema de carga rápida, tanto por cable (el cargador que viene es de 18W pero es «smartphone» es compatible con hasta 27W) como de manera inalámbrica. He de reconocer que me ha conquistado la base de Mi Wireless Charging Pad (20W) que no viene con el terminal. Se compra por separado. Xiaomi Mi 9 funciona con Miui 10, basado en Android 9, y es una versión muy buena. Tiene NFC pero no es resistente al agua, es decir, no tiene certificación IP. Todo ello, desde 450 euros. Nadie pide menos por tanto.
11-03-2019 | abc.es
Xiaomi Mi 9: diez días probando el móvil que va a ser un superventas
Xiaomi conquistó, justo un día antes de que arrancara oficialmente el Mobile Worold Congress (MWC) de Barcelona, a sus fans. Y no es para menos. La compañía china nunca decepciona. Al menos, hasta ahora. Su filosofía de «ofrecer productos asombrosos a precios muy honrados» ha calado entre sus usuarios. Muy fieles, por cierto. Y con el Mi 9 no iba a ser menos. No se trata de un teléfono flexible, una de las tendencias que ha dejado el MWC, ni tampoco de un terminal propio de la gama alta tipo Apple o Samsung. Toca ser sinceros. Pero no por ello el Mi 9 deja de ser un «smartphone» de sobresaliente y todo apunta a que será un superventas en este 2019. El Xiaomi Mi 9 es un terminal con características propias de la gama alta, aunque no tan perfectas. Y lo mejor que tiene con respecto a los móviles «premium» del mercado es su precio: 450 euros, la versión de 64 GB, o 499 euros la de 128 GB. Con ello quiero decir que por ese dinero nadie ofrece un terminal con las características que tiene. Vamos a ellas. Sólo el color Piano Black es el modelo disponible actualmente en España. Lo primero que más me ha gustado es que es muy fino (7,6 mm.), por lo que se maneja a la perfección. La curvatura del cuerpo trasero, para una mayor adaptación, está inspirado en el famoso estilo del reconocido arquitecto Antonio Gaudí. Xiaomi se ha esmerado en el diseño. Y eso se nota. Lo peor, en este sentido, es que las huellas en la parte trasera están aseguradas. Pero hay solución: la funda que te viene de regalo con el móvil (un detalle de la compañía). En la parte frontal, tenemos una una pantalla Samsung AMOLED de 6.39 pulgadas, resolución Full HD+, formato 19:9 y Gorilla Glass 6. Destaca el pequeño y fino «notch» estilo gota en un panel muy bien aprovechado, que luce a la perfección y que poco tiene que envidiar a la gama «premium». Huella dactilar El dispositivo cuenta con un sensor de huella en la pantalla que funciona bastante bien. Ya sabéis que la tendencia, hasta ahora, era situarlo en la carcasa trasera. Pero las grandes marcas están apostando por incluirlo en la pantalla. Y Xiaomi no quiere quedarse atrás. Su sensor es rápido aunque, al principio, cuesta saber, con la pantalla fundida a negro, dónde situar exactamente el dedo para desbloquear el terminal. Sobre esta característica, he de ser también sincera. No se trata de un sensor ultrasónico, como el del Samsung Galaxy S10, por lo que es menos seguro. Pero, al final, los gustos de cada uno son los que son. Los sensores ultrasónicos son algo más lentos. Esto va a gusto del consumidor. Este es uno de los pequeños detalles que lo diferencian de la auténtica gama alta, pero por el precio, ¿qué queremos? Ficha técnica Pantalla Super AMOLED 6.39 pulgadas Resolución 1.080 x 2.280 p. Dimensiones 155 x 75 x 7,6 mm Peso 173 gramos Chip Snapdragon 855 RAM 6 / 8 GB Memoria 64 / 128 / 256 GB Cámara 48 MP F1.8 + 16 MP F2.2 (gran angular) + 12 MP (tele) y frontal 20 MP Batería 3.300 mAh SO Android 9 Pie + MIUI 10 Sí me ha fascinado el reconocimiento facial. Esta opción, al configurarla, te avisa de que es menos segura que el tradicional PIN, contraseña o patrón. Pero había que probarla. Cuando te llega una notificación, coges el Mi 9, «pones tu cara» y se desbloquea al momento. Muy cómodo aunque poco seguro. En los laterales, a la derecha, se encuentran los tradicionales botones de apagado y control de volumen. En la izquierda, el botón para llamar al asistente de Google y la ranura de tarjeta (admite Dual SIM). En la parte inferior, se encuentran el altavoz (cuyo sonido es decente), el micrófono y el conector USB-C. Para los nostálgicos: no hay «jack» de auriculares. En la parte superior, infrarrojos. Equilibrada fotografía En la carcasa trasera se encuentra la triple cámara, que sobresale en exceso (otro pequeño detalle con respecto a la gama alta). Realmente, el Mi 9 es el primer terminal de Xiaomi con tres cámaras traseras con Inteligencia Artificial de 12 Mpx, 48 Mpx y 16 Mpx. Cuenta con el último sensor de 48 Mpx Sony IMX586 1/2? en la principal. La triple combinación con IA de esta cámara principal, con el gran angular de 16 Mpx y el teleobjetivo de 12 Mpx ofrecen muy buenos resultados. Pero no los mejores. Las fotografías nocturas y el modo retrato son también de notable alto. Con respecto al vídeo, el terminal graba en 4K hasta 60 frames por segundo, pero lo mejor es el «slow motion» de 960 fps en Full HD. El cuanto al rendimiento, no hay nada que temer. El Xiaomi Mi 9 cuenta con la última «bestia»: un procesador Qualcomm Snapdragon 855. Tiene 6GB de RAM y 64 o 128 GB de almacenamiento interno (no es posible ampliar con Micro SD). Batería corta En cambio, la batería de 3.300 mAh, para ser un terminal tan potente, se queda algo corta (otro pequeño detalle que lo diferencia de la gama alta). Ya sabéis que la autonomía depende del uso que le des al terminal pero en un día y medio (si llegas) tienes que cargarlo. Esta falta de autonomía se compensa con el gran sistema de carga rápida, tanto por cable (el cargador que viene es de 18W pero es «smartphone» es compatible con hasta 27W) como de manera inalámbrica. He de reconocer que me ha conquistado la base de Mi Wireless Charging Pad (20W) que no viene con el terminal. Se compra por separado. El Xiaomi Mi 9 funciona con Miui 10, basado en Android 9, y es una versión muy buena. Tiene NFC pero no es resistente al agua, es decir, no tiene certificación IP. Todo ello, desde 450 euros. Nadie pide menos por tanto.
08-03-2019 | abc.es
En España hay 2,6 millones de aficionados a los eSports pero solo el 29% son mujeres
En España hay 2,6 millones de aficionados a los campeonatos de videojuegos («eSports») que, sumados a otros 2,9 millones de espectadores ocasionales, generan una audiencia de 5,5 millones de personas, según el Libro Blanco elaborado por la Asociación Española de Videojuegos (AEVI). Las mujeres sólo representan el 29% de los aficionados. El perfil del entusiasta de estas competiciones de videojuegos es el de una persona entre 21 y 35 años. La mayoría son trabajadores a tiempo completo y se caracterizan por consumir contenido básicamente «online». Pero uno de los retos del entorno «eSports» es avanzar en la participación de las mujeres: sólo representan el 29% de los aficionados, como destaca el análisis de la empresa de marketing y comunicación Rebold. El ministro de Cultura, José Guirao, criticó esta realidad durante la presentación del Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2018, de la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento (DEV), destacando la necesidad de alcanzar la paridad de género también en cuanto al número de mujeres que trabajan en este sector en España, que apenas son el 16,5% del total. La mayorían a títulos «casual» Las mujeres consumen principalmente videojuegos «casual» y usan el «smartphone» en un 45% como primera plataforma de juego. El 51% juega a «Candy Crush» y el 63% a «FarmVille», según un análisis de la agencia Play The Game. En el mundo de los «eSports» no aparecen mujeres entre los principales jugadores y hay frecuentes ejemplos de sexismo en las redes sociales frente a los equipos mixtos. La campaña «My Game My Name», impulsada por la organización Wonder Women Tech (WWT) y a la que se ha adherido Movistar Riders, busca precisamente denunciar el tratamiento machista en la industria de los videojuegos y de los «eSports». Una encuesta realizada por Entertainment and Sports Programming Network (ESPN), canal de televisión participado por Disney, realizado en 2017 a jugadores de primer nivel en Estados Unidos, mostró que el 27% de los encuestados estaría incómodo, nervioso y desconcentrado con la presencia de mujeres en sus equipos. Incluso, el evento «Gaming Ladies», que se celebra en Barcelona, no se pudo organizar en 2017 por la cantidad de comentarios a través de foros y redes sociales contrarios a un evento sólo para mujeres. Sin embargo, los datos de Rebold señalan que hay una tendencia creciente en la conversación en las redes sociales en España hacia contenidos relacionados con la perspectiva de género. También han nacido equipos femeninos que han logrado una gran fama, como Zombie Unicorns -donde juega la española Laura «Aryenzz» Muñoz- o S2V -que cuenta con Helena «Rain» Ruiz, segunda mujer inscrita en la Superliga Orange-, equipos femeninos de League of Legends. Este martes, Vodafone Giants presentó un equipo formado íntegramente por mujeres que participará en competiciones de «Counter Strike: Global Offensive». «El fomento de ligas femeninas específicas, de equipos mixtos o de eventos especiales enfocados a las mujeres son algunas de las posibilidades» En el plano internacional, la Overwatch League está tratando de situarse como liga profesional de referencia en la incorporación de la mujer. «Las marcas tienen una clara oportunidad para desarrollar acciones o campañas que ayuden a visibilizar la participación de mujeres en los 'eSports'», señala el director general de Rebold, Juan Camilo Bonilla. «El fomento de ligas femeninas específicas, de equipos mixtos o de eventos especiales enfocados a las mujeres son algunas de las posibilidades a su alcance para consolidar una reputación positiva». Diferentes estudios prevén un fuerte crecimiento de los «eSports» en los próximos años, que alcanzarán una audiencia de 250 millones de seguidores en el mundo en 2021 (frente a 143 millones en 2017). En España, los torneos de videojuegos generaron unos ingresos de 14,5 millones de euros en 2016, según AEVI, y se prevé un crecimiento de dos dígitos hasta 2021, lo que significaría cuadruplicar la facturación para ese año, según la consultora PwC. En 2019 se repartirán más de 195 millones de dólares en premios en el mundo (172,1 millones de euros) y varios de los principales jugadores de «eSports» ya ganan más dinero que muchos atletas profesionales de golf o ciclismo. En España hay más de un centenar de jugadores profesionales de videojuegos. Un ranking realizado por la revista Forbes valora al equipo norteamericano Cloud9 en 310 millones de dólares (274,2 millones de euros), a la cabeza de esta clasificación. En el octavo puesto aparece G2 Esports, del español Carlos Rodríguez «Ocelote», valorado en 105 millones de dólares (cerca de 93 millones de euros). También algunos comentaristas se han convertido en «influencers» como Ibai Llanos (@LVPibai), que logró recaudar 80.000 euros recientemente en un evento benéfico de eSports en Bilbao. Grandes citas en España El campeonato más visto en España es la LVP, que acumuló 17,4 millones de espectadores en 2017 y aumentó el 44,7% las reproducciones frente al año anterior, según los datos de la organización. La LVP es uno de los mayores operadores de competiciones del mundo y la mayor organización de «eSports» en lengua hispana y de Europa, que organiza, junto a Ifema, Gamergy, el mayor evento de España. Gamergy atrajo a más de 50.000 visitantes durante su edición de junio de 2018, marcando una cifra record de aficionados. Según los datos de Rebold, la LVP también logra la mayor repercusión digital en los «eSports» frente a la ESL (Electronic Sports League). La LVP duplica en número de menciones en las redes a la ESL y genera un 22% más de búsquedas en Google. El interés de las marcas es cada vez mayor por esta actividad. Las grandes operadoras de telecomunicaciones han sabido sacar partido a los eSports, como evidencian la Superliga Orange, los clubs Movistar Riders y Vodafone Giants. Se han sumado otras organizaciones, como RTVE y Atresmedia -que compró la mayoría de la LVP en 2016-, e incluso algunas compañías ligadas a deportes tradicionales, como Dorna, organizadora del Campeonato Mundial de MotoGP o el Baskonia. Además de la perspectiva de género, Bonilla entiende que las marcas tienen otras oportunidades para vincularse a los «eSports», como el uso de vídeos cortos para transmitir contenidos relacionados sobre el «backstage»de estas competiciones o sobre los jugadores, así como «el desarrollo de merchandising, organizar concursos o generar experiencias vinculadas a los grandes eventos». El impacto de los«eSports» alcanza incluso al sector turístico. Hay ciudades como Ibiza que están pujando fuerte para situarse como referente en las competiciones de videojuegos: atraerá a 10.000 aficionados a sus eventos en vivo en 2021, según los datos de NewZoo.
07-03-2019 | abc.es
El Galaxy Fold no es suficiente: Samsung trabaja ya en dos nuevos teléfonos flexibles
Los teléfonos flexibles han sido la auténtica revolución en el Mobile World Congress de Barcelona. Huawei fue la compañía que en la Ciudad Condal presentó el Huawei Mate X. Pero días antes, Samsung hizo lo mismo con el Galaxy Fold, para el que pronostica una producción de al menos un millón de unidades este año. El hecho de que la firma surcoreana aprovechara el evento de presentación de los nuevos Galaxy S10 para presentar tu terminal flexible, era una auténtica llamada a la industria: fueron los primeros pero quieren seguir siéndolo. ¿Cómo? Trabajando no solo en el Galaxy Fold sino, además, en dos nuevos teléfonos plegables. Según desvela «Bloomberg», la compañía está inmersa ya en una nueva tarea. Se trata de un par de nuevos «smartphones» flexibles, que seguirán la estela del Galaxy Fold, con el fin de obtener una clara ventaja competitiva en el nuevo segmento. Los rumores apuntan a que Samsung estaría trabajando en dos nuevos modelos: el primero sería un «smartphone» plegable con tapa vertical que a su vez sería pantalla (como el Motorola RAZR), y, el segundo, sería similar al de Huawei. De hecho, el primero podría presentarse a finales de 2019 o principios de 2020, «y está utilizando maquetas para afinar el diseño», según el medio «Si bien todavía es demasiado pronto para evaluar la cantidad de demanda que habrá para los teléfonos inteligentes con pantallas flexibles, Samsung y otros rivales están ansiosos por obtener una ventaja sobre Apple», asegura «Bloomberg». Problemas con el Galaxy Fold Al mismo tiempo, la firma trabaja en mejorar la durabilidad de la pantalla del Galaxy Fold. «Están tratando de eliminar un pliegue que aparece en el panel después de que se haya doblado unas 10.000 veces». De hecho, la firma se está planteando ofrecer a los usuarios reemplazos de pantalla gratuitos. Según las fuentes consultadas, este error en la pantalla se da en una película protectora que cubre el sensor táctil unido a la pantalla inferior. «Esta es una de las razones por las que Samsung mantuvo el teléfono dentro de una vitrina en el MWC en Barcelona», asegura «Bloomberg»
55