Noticias de "smartphone"

22-02-2019 | abc.es
Las zapatillas inteligentes de Nike dejan de serlo por un error en la actualización de su «app» en Android
Las Nike Adapt BB salieron al mercado el pasado 17 de febrero en EE.UU. (350 dólares) para revolucionar el mundo del calzado. Estamos ante unas deportivas de baloncesto ideadas para que se aten solas, es decir, son autoajustables a medida que transcurre el partido. El jugador no necesita pararse en ningún momento para volver a abrochárselas porque se les quede floja. Ellas solas son capaces de ir ajustándose a las necesidades del pie en cada momento para ofrecer un ajuste perfecto. Lo que no ha sido tan perfecto ha sido, desde luego, su aplicación. El sistema de cordón motorizado de las Nike Adapt BB se controla mediante la función Fit Adapt a través de los botones que tiene misma zapatilla o bien desde el «smartphone», que se conecta mediante la «app», disponible tanto en Android como en iPhone. El problema es que la compañía, días después de sacarlas a la venta, decidió actualizar la aplicación de Android y el firmware del calzado, dejando «tontas» a las zapatillas inteligentes. Han sido los propios usuarios los que han protestado a la compañía. Tal y como recoge «The Verge», los afectados denuncian en la Google Play que las Nike Adapt BB ya no se sincroniza con el móvil, por lo que no pueden abrocharlas. «Cada vez que trato de conectar mis zapatillas, dice que hay un error o que ya está conectada con otro par de zapatillas», señala uno de los afectados. Por esta razón, muchos han decidido volver a la versión anterior de la «app». Los usuarios de iOS, por suerte, no han reportado error alguno. La compañía es consciente del error y está investigando lo sucedido para solucionarlo lo antes posible.
22-02-2019 | abc.es
«Sextorsión» a través de WhatsApp: 2019 será el año de este tipo de ataques
Mucho cuidado este año. Los usuarios ya deben haber tomado conciencia sobre cuáles son las populares estafas que circulan por WhatsApp y que ya no se pueden creer, como los famosos cupones descuento de Zara o Mercadona. Pero las acciones de los ciberdelincuentes no cesan. Siempre inventan e intentan nuevas formas con las que conseguir datos o dinero. Así que desde ya os advertimos: en 2019 aumentarán los ataques de «Sextorsión exprés» con micropagos a través de WhatsApp . Es lo que asegura la compañía de seguridad informática Panda Security. Y para que a nadie le coja de imprevisto, toma nota sobre este ataque (si es que no lo conoces) para evitar ser víctima de los «hackers». Cuando hablamos de «sextorsión» nos referimos a una práctica en la que una tercera persona, como un ciberdelincuente, «tiene fotos y vídeos de contenido sexual o comprometedor que posteriormente utilizará para exprimir económicamente a la víctima o para desacreditarla en internet», tal y como explica la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI). Puede que esas fotos y vídeos existan. De hecho, es una práctica muy habitual, aunque nada aconsejable, el hecho de compartir imágenes íntimas a través de la Red, ya sea entre usuarios que usan aplicaciones para conocer gente, entre adolescentes, etc. Por eso, lo mejor es no practicar «sexting», es decir, el intercambio de fotografías o vídeos de tipo sexual, ya que, entre otras cosas, afecta a la privacidad y reputación de la víctima. El delito conocido como «sextorsión» puede comenzar con un simple email: «He introducido un troyano en una de las webs para adultos que visitas y he grabado lo que hacías mientras navegabas. Tengo imágenes tuyas en una situación muy comprometida. Si no me envías 500 dólares en bitcoins a esta cuenta, le enviaré las fotos a tu familia y a todos tus contactos de Facebook». ¿Verdad o mentira? Los expertos de Panda Security indican que este tipo de correos electrónicos son muy populares y lo más probable que es ni siquiera el «hacker» tenga tales fotos o vídeos de su víctima. Pero lo más preocupante de este tipo de emails es que muchos de ellos llevan en su asunto el nombre y contraseña real de la cuenta de correo electrónico a la que están escribiendo. En ese caso, pueden acceder a todas las comunicaciones por email de la víctima. «La noticia menos mala es que, por lo general, este tipo de correos electrónicos se envía de forma masiva a miles de cuentas de email, obtenidas en bases de datos ilegales que se han comprado en la 'dark web'», apuntan los expertos. Es decir, si los ciberdelincuentes no tienen ningún vídeo ni foto de la víctima, lo único que hacen es mandar ese correo a miles de personas porque saben que alguien seguro picará y pagará. Para no caer en la trampa, conviene fijarse en que dichos correos suelen estar escritos con graves faltas gramaticales o contienen sinsentidos como «el virus que he desarrollado hará que este email se borre de tu bandeja de entrada automáticamente cuando hayas pagado el rescate», algo que desde Panda Security indica que es imposible. Para saber si realmente el chantaje es o no real, los atacantes suelen mandar sus pruebas. Es decir, envían a sus víctimas el material sensible con el que cuentan para el chantaje. En caso de recibir este tipo de imágenes, hay que acudir a la Policía inmediatamente, sin hacer caso a las condiciones de los atacantes. Sin embargo, la mayoría de estos mensajes se envían de forma masiva a bases de datos y no hay que hacer caso, pero sí denunciar a sus remitentes de inmediato. La «sextorsión», en aumento «Si se recibe un email de este estilo, hay que hacer rápidamente tres acciones: lo primero es cambiar la contraseña de la cuenta de email. Lo segundo es modificar todas las claves de acceso a las redes sociales y otras cuentas, especialmente si se estaba usando las mismas que en el email atacado. Por último, pero igual de importante, avisar a la Policía de que se ha sido víctima de este chantaje, aunque no hayamos caído en el engaño», aconseja Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security. Sin embargo, existe un pequeño porcentaje de casos en los que los «hackers» sí tienen imágenes sexuales de sus víctimas. Los ataques por «sextorsión» han aumentado drásticamente en 2018 y en Panda Security estiman que este tipo de chantaje seguirá creciendo en 2019 y 2020 por medio de ataques dirigidos a los usuarios de teléfonos móviles. Y es que el «smartphone» se ha convertido en una herramienta clave con la que aumentar este tipo de chantajes. De hecho, los «hackers» añaden ya hasta códigos QR y enlaces a métodos de pago en sus emails, tan sencillos que con solo dos clics sus víctimas pueden pagar. Los ciberdelincuentes, además, exigen rescates bajos, que rondan los 400 y 2.000 dólares (350-1.800 euros), por lo que muchos usuarios prefieren asumir este tipo de extorsión que podrían definirse como «micropagos». Ahora, los expertos vaticinan que el próximo paso que van a dar los ciberdelincuentes serán las «apps» de mensajería instantánea como WhatsApp o Facebook Messenger, dejando más de lado cada vez más el email. «La existencia de los ?group links? en WhatsApp (aplicaciones disponibles en las tiendas oficiales que permiten a los usuarios unirse a miles de grupos abiertos) facilita mucho la labor a los cibercriminales para contactar con personas de forma directa o para crear sus propias bases de datos de números de teléfono de usuarios de este tipo de chats», explican desde Panda Security. Y es que gracias a estos grupos, se pueden enviar mensajes de forma masiva. Es decir, los «hackers» pueden realizar miles de ataques con los que conseguir dinero de cientos o incluso miles de personas.
22-02-2019 | abc.es
MWC 2019: qué novedades nos esperan en el Mobile World Congress 2019: móviles plegables y mucho 5G
A solo un par de días de la inauguración oficial del Mobile World Congress 2019 (MWC), la gran feria de la tecnología que se celebra en Barcelona, todo parece girar este año alrededor de dos conceptos: móviles con pantalla plegable y conectividad 5G. Al primero se han apuntado ya un buen número de los principales fabricantes de «smartphones». El segundo representa el futuro, con todo un océano de posibilidades, servicios y dispositivos que volverán, otra vez, a cambiar nuestras vidas para siempre. Los primeros móviles plegables llegan a caballo del desarrollo de nuevos materiales, más finos y resistentes, que permiten ya el diseño y la fabricción de pantallas capaces de doblarse sin perder ninguna de sus prestaciones. De esta forma, los nuevos «smartphones» nos permitirán disfrutar de grandes pantallas (alrededor de las ocho pulgadas e incluso mayores), en dispositivos que podremos seguir llevando en el bolsillo. Mal asunto, desde luego, para las tabletas, que sin duda seguirán la tendencia de los últimos años y no podrán evitar ver cómo se reducen aún más sus cuotas de mercado. En esta línea, Samsung se adelantaba a su competencia y mostraba hace apenas dos días, en su espectacular presentación de los nuevos Galaxy S10, su primer móvil plegable, el Galaxy Fold. Un dispositivo que, cerrado, ofrece una pantalla de 4.6 pulgadas, pero que es capaz de «crecer» hasta las 7.3 pulgadas cuando está abierto. No será el único que veamos en la feria durante los próximos días, pero ya se sabe que quien da primero.. Y en cuanto al 5G, tanto las operadoras como las empresas que han diseñado las nuevas redes móviles ultrarápidas (entre ellas Huawei, la nueva «bestia negra» de la administración Trump) mostrarán sus pilotos y planes de implantación, y volverán a ponernos los dientes largos con los nuevos estándares de velocidad, baja latencia y conectividad mejorada. Algo que también hicieron en anteriores ediciones del MWC, pero con una diferencia fundamental: ya no hablamos de planes a largo plazo, sino de futuro inmediato. No en vano, éste será el año en que varios fabricantes de teléfonos móviles presenten sus primeros dispositivos capaces de operar en la nueva red. En esta edición de la feria, tanto operadoras como fabricantes tienen previsto llevar a cabo más de un centenar de presentaciones y de experiencias prácticas con el 5G, para demostrar cómo esta nueva tecnología, que permite descargas hasta un 500% más rápidas que las actuales, puede afectar a nuestra vida en los más distintos ámbitos, desde la salud al trabajo, el transporte, el ocio o los servicios públicos. En este sentido, Telefónica hará, junto con Seat, una demostración de «coches conectados» que promete anticipar cómo será a partir de ahora nuesta relación con el automóvil. Y Vodafone irá incluso más allá y mostrará un «quirófano 5G» en el que un cirujano especialista (que no estará en el quirófano) guiará a un equipo médico en una intervención en tiempo real. Toda una experiencia que abre las puertas a una nueva era de la Medicina. También podremos ver nuevos sistemas inteligentes de control de tráfico que harán inútiles a los semáforos. Serán los propios vehículos, en efecto, los que reciban en tiempo real las instrucciones para frenar, acelerar o detenerse, algo que harán, además, sin que sea necesaria la intervención de un conductor. Dicho lo cual, veamos qué es lo que podemos esperar este año de los distintos fabricantes. Huawei: otro plegable y 5G Del gigante chino sabemos ya que no será el esperado Huawei P30 (anunciado para el 26 de marzo en París) lo que veamos en su presentación. Pero la invitación enviada a los periodistas para acudir a su evento del día 24 en la feria deja lugar a pocas dudas. En ella, en efecto, aparece una sugestiva imagen curva (¿un teléfono plegable?) y además con la leyenda «Conectando el futuro». Por no hablar del anuncio (como de pasada y hablando de un nuevo procesador) del mismísimo director general de la compañía, Richard Yu, quien aseguró que en el MWC Huawei presentaría un móvil plegable y 5G. Consultada la compañía, no ha habido desmentidos ni confirmaciones, lo cual es ya, de por sí, toda una respuesta.. LG: adiós al tacto Otra invitación «sospechosa» es la enviada este año por LG. En ella se pueden leer las palabras «Goodbye Touch» («Adiós al tacto»), lo que hace pensar, entre otras cosas, en un dispositivo capaz de ser controlado sin necesidad siquiera de tocarlo. En buena lógica, el móvil que corresponde sería el LG 8 ThinQ, pero podría ser que éste llegara con toda una serie de capacidades inteligentes completamente nuevas. ¿Estamos ante una actualización importante de la plataforma de Inteligencia Artificial de la marca coreana (ThinQ), o se trata de algo totalmente novedoso? Según ha podido saber ABC, la presentación de un modelo G8 es segura, pero habrá «algo más». Algo que podría ser un nuevo móvil 5G. Ahí, precisamente, podría estar la sorpresa. Sony en Cinemascope Se ha hablado mucho últimamente de un nuevo formato para los teléfonos móviles. Se trata del 21:9, más alargado que el actual 18:9 y que permitiría una experiencia aún más inmersiva a la hora de consumir juegos y contenidos multimedia. No en vano, 21:9 es el formato de las pantallas de cine, y Sony cuenta con una gran tradición en cuanto a películas (y música) se refiere. De este modo, la nueva «bestia» de Sony no sería, casi con toda seguridad, un teléfono plegable, pero sí que estrenaría este nuevo formato y se convertiría en una referencia para los amantes de las películas y las series. Según las filtraciones, el nuevo modelo rompería, además, con la tradición de la «cámara única» y pasaría a tener una triple cámara trasera, más acorde con la moda de estos últimos años. La incógnita se desvelará el próximo lunes, a las 8,30 de la mañana. Xiaomi: cada vez más fuerta No cabe duda de que si alguien ha aprovechado bien el último año, ese ha sido Xiaomi, que no ha perdido ni un minuto para ganarse un sitio entre los más grandes y afianzar su cuota de mercado. Lo que se espera de la firma china es la presentación de su nuevo Mi9, un teléfono que llevaría una triple cámara trasera y lo último en procesadores de Qualcomm, el Snapdragon 855, un chip capaz de conectarse a las nuevas redes 5G. También se ha especulado mucho con un posible teléfono plegable, un concepto con el que la marca lleva «tonteando» desde hace algún tiempo y que, según las imágenes filtradas, resulta enormemente atractivo y tendría, una vez desplegado, una gran pantalla de cerca de 8 pulgadas. Para muchos, ese revolucionario móvil se presentará este año en el MWC, en el evento que Xiaomi tiene programado para este mismo domingo. Nokia: ¿con cinco cámaras? Nokia quiere pegar fuerte, y al parecer ha decidido hacerlo explotando al máximo la tendencia de las «multicámaras trasera s». Así, mientras que el resto de las firmas presentan estos días terminales que han pasado de la doble a la triple cámara, el fabricante finlandés ha elevado la apuesta a cinco, que sería el número de cámaras (sin contal la o las frontales) de su nuevo Nokia 9 PureView. De la función de cada una de ellas aún no sabemos nada, pero seguro que nos enteraremos durante su presentación, que será el domingo a las dos de la tarde. Oppo: a por todas Pero el número de teléfonos plegables que asomen la cabeza en esta edición del MWC podría ser aún mayor. Hay firmas, en efecto, que han conseguido evitar en gran medida las filtraciones, pero de las que se espera que también se apunten a esta nueva tendencia. La china Oppo, por ejemplo, que hace apenas un mes nos sorprendía con un zoom híbrido de diez aumentos, tiene todas las papeletas para presentar su propia versión de móvil con pantalla plegable, que además podría ser también 5G. ¿O serán dos teléfonos diferentes? Motorola: un nuevo gama A estas alturas, y tras la recientísima presentación de sus nuevos Moto G7, no está claro qué es lo que se puede esperar de Lenovo/Motorola en esta edición del MWC. Algunos rumores, sin embargo, apuntan a un «revival» de uno de sus mayores éxitos históricos, que se materializaría en un renovado y espectacular Moto Razr (¿recuerdan?) pero con pantalla plegable. ¿Verdad o pura fantasía? Falta muy poco para saberlo.
20-02-2019 | abc.es
Samsung amplía su catálogo de «wearables» con un reloj inteligente y una pulsera de actividad
Samsung ha presentado este miércoles en San Francisco a los nuevos miembros de la familia Galaxy. Los «smartphones» han copado todo el protagonismo, pero la compañía coreana ha querido aprovechar la ocasión para ampliar su catálogo de «wearables» con un reloj inteligente y una pulsera de actividad, además de los auriculares inalámbricos Galaxy Buds. Se trata de los nuevos Galaxy Watch Active, Galaxy Fit y Galaxy Buds. «Desde quienes aspiran a un equilibrio vital, hasta quienes buscan una motivación extra, los wearables de Samsung aportan mayor comodidad, estilo y diversión para que puedan alcanzar sus respectivos objetivos de bienestar», aseguran desde la compañía. «Cada vez más los consumidores toman decisiones respecto a su estilo de vida en función de su bienestar general y buscan wearables con los que sea más fácil estar activo y mantener un equilibrio cotidiano», ha aladido DJ Koh, presidente y CEO de IT & Mobile Communications Division en Samsung Electronics. Galaxy Watch Active, nuevo en la gama de «wearables» Galaxy, lleva un seguimiento de la presión arterial desde la muñeca. Mediante la «app» My BP Lab, desarrollada conjuntamente con la Universidad de California, San Francisco (UCSF), el Galaxy Watch Active controla la presión arterial y el bienestar físico. Además, promete monitorizar la forma física de forma más sencilla. El dispositivo detecta automáticamente cuando la persona corre, pedalea, rema, utiliza la bicicleta elíptica o empieza una sesión de entrenamiento dinámica. De forma manual, permite monitorizar más de 39 actividades, fijar objetivos diarios y controlar el progreso. Galaxy Fit y Galaxy Fit e: todos en forma cada día cuentan con diseños más ligeros. Estos dispositivos permiten recibir avisos y mensajes o echar un vistazo al widget que incluye información sincronizada directamente del «smartphone», como la alarma, el calendario o el tiempo sin que sea necesario tocar el teléfono.
20-02-2019 | abc.es
Samsung Galaxy Buds: los auriculares inalámbricos para amedrentar a los AirPods de Apple
Galaxy Buds son los auriculares inalámbricos que ha presentado Samsung este miércoles, junto a los nuevos Galaxy y el Galaxy Fold, para quienes quieren una experiencia de conexión impecable y sin interrupciones en sus desplazamientos. Con un formato realmente cómodo, comandos sencillos, sonido claro e inteligente y un tamaño compacto, son ideales para el día a día. Galaxy Buds ofrecen una experiencia de uso magnífica gracias al sonido proporcionado por AKG. Con Enhanced Ambient Sound es posible oír claramente tu alrededor, incluso con los auriculares colocados en los oídos, para poder estar al tanto del entorno a la vez que se contesta una llamada o escuchando música. Estas capacidades premium también abarcan el sonido de tu voz: el micrófono Adaptive Dual emplea un micrófono interior y otro exterior en cada auricular, de modo que la voz se envía claramente, tanto en entornos ruidosos, como tranquilos. Galaxy Buds te sigue el ritmo todo el día, con hasta seis horas de transmisión en tiempo real por Bluetooth y hasta cinco horas en llamadas. Además, su funda compacta mantiene una carga de hasta siete horas, y aporta a Galaxy Buds 1,7 horas de autonomía con solo una carga rápida de 15 minutos. Con carga inalámbrica y la capacidad de compartir batería entre dispositivos, también se puede obtener una inyección rápida de batería sobre la marcha desde el Galaxy S10, el último smartphone de Samsung. En los dispositivos Galaxy más recientes, la integración de Bixby con los Galaxy Buds permite activar el asistente inteligente rápidamente sin necesidad de descolgar el teléfono. Basta con usar la voz para hacer llamadas, enviar mensajes de texto o comprobar la duración de la batería de los auriculares.
20-02-2019 | abc.es
Samsung Galaxy S10 gana por goleada a sus rivales Android Huawei P20 Pro, One Plus 6T o Pixel 3XL
Samsung ha presentado al fin este miércoles su nuevo terminal, el Galaxy S10, que supone una dura competencia para el resto de terminales Android de gama alta. Ya te hemos contado si vale o no la pena cambiar tu viejo S9 por este nuevo modelo. También, que el iPhone XS le gana por la mínima. Pero, ¿y el resto? OnePlus 6T OnePlus lanzó hace unos meses su último terminal: el 6T. Y las mejoras de este «smartphone», con respecto a su predecesor, fueron pocas: el sensor biométrico de huellas dactilares en la propia pantalla y una batería mayor. Sin embargo, no son características poco reseñables porque OnePlus es una auténtica «bestia» china cuyos terminales han conquistado a una gran parte de los consumidores. El Galaxy S10 cuenta también con el sensor en la pantalla pero en batería, el OnePlus 6T gana: 3.700 mAh frente a 3.400 mAh. Con respecto a la pantalla, el «notch» del OnePlus 6T marca la diferencia en un panel Full HD (2.340 x 1.080 píxeles) de 6,4 pulgadas, algo más grande que el nuevo S10, cuyo panel super AMOLED es de 6,1 pulgadas. El software del OnePlus es Android 9.0 Pie, como el de Samsung, pero con la capa de personalización OxygenOS, mientras que el de la firma surcoreana es One UI. Dos sensores de 16 y 20 Mpx, con apertura focal de F1.7, configuran las cámaras del OnePlus 6T, algo limitada. La frontal, que permite también el efecto retrato, tiene 20 Mpx. Nada que ver, desde luego, con la triple cámara del S10. Y, si por algo ha caracterizado OnePlus a sus terminales es por la potencia. El 6T tiene un Snapdragon 845 de Qualcomm, el más potente hasta ahora. Samsung ha dotado a su último terminal del Snapdragon 855 de Qualcomm. La firma china dotó a su terminal de 6 y 8 GB de RAM y una memoria interna de 128 o 256 GB, por debajo del S10. Huawei Mate 20 Pro Hacer frente a Huawei no es fácil. La firma china ha triunfado con el Mate 20 Pro, un terminal muy potente e inteligente, en el que destaca la triple cámara. El «smartphone» de Huawei cuenta con una pantalla OLED de 6.1 pulgadas, mismo tamaño que el S10 cuyo panel es Super AMOLED; procesador Kirin 970 y batería de 4.000 mAh (con un sistema de carga inalámbrica), más potente. Cuenta con una cámara frontal de 24 Mpx pero su triple cámara Leica es una auténtica locura. Las tres cámaras traseras del S10 (de 12, 12 y 16 Mpx), además de una doble lente en la parte frontal (de 8 Mpx), tiene que probarse a fondo para ver realmente hasta qué punto su sistema de Inteligencia Artificial (IA) funciona de verdad. Pero el procesador Kirin 970 del Mate 20 Pro, con IA, junto a su triple cámara Leica (40, 20 y 8 Mpx), han hecho de este terminal que la fotografía se haya convertido en una auténtica locura. Además, el sensor frontal es de 24 Mpx. El procesador Kirin 980 del Huawei es más potente que el hasta entonces nuevo Snapdragon 845. El nuevo S10 cuenta con el último chip de Qualcomm, el Snapdragon 855. Pero eso no es todo: el Kirin 980 incluye una doble Unidad de Procesamiento Neural (NPU), y es además el segundo procesador del mundo (el primero fue el A12 Bionic de Apple) que se construye con tecnología de 7 nanómetros. Esto le confiere cierta ventaja a la hora de captar imágenes. Misma RAM, misma memoria y misma certificación IP 68, es decir, ambos terminales se pueden meter hasta 30 minutos bajo el agua a un metro y medio de profundidad. El Mate 20 Pro cuenta con desbloqueo por huella dactilar y reconocimiento facial, pero también con un sensor táctil bajo la pantalla, con diez niveles de presión y un sistema de reconocimiento del rostro en 3D. El S10 incluye un sensor ultrasónico. Pixel 3 XL Los Pixel tienen una de las mejores cámara del mercado. Y eso que no no siguen la tendencia de multiplicar el número de objetivos. Para ello, dotar a un «smartphone» de triples o cuádruples sensores no tiene sentido alguno. El Pixel 3 XL cuenta con una cámara trasera 12,2 Mpx Dual Pixel y una doble frontal (de 8 Mpx cada una). El resto lo hace su IA. Es decir, la clave de Google es dejar al software todo el trabajo para conseguir una buena imagen. Y lo logra, superando incluso al Huawei Mate 20 Pro. La pantalla del Pixel 3 XL es de 6,3 pulgadas y resolución QuadHD + con paneles OLED, ligeramente más grande que la Super AMOLED de 6,1 pulgadas del S10. El terminal de Google cuenta con un Snapdragon 845, el procesador más potente de Qualcomm hasta ahora, porque el nuevo 855 es el que monta el S10. Pixel 3 XL tiene con 4GB de RAM y 64 GB o 128 GB de almacenamiento, quedándose por debajo del nuevo Galaxy. El Pixel 3 XL tiene una batería de 3.430 mAh (prácticamente igual que el Samsung S10 (3.400 mAh)), está hecho con metal y cristal (Gorilla Glass 5) y en su pantalla lleva «notch». Además, tiene el tradicional lector de huellas trasero y una resistencia al agua menor (IP67). Xiaomi Mi9 Acaba de «salir del horno», aunque no oficialmente. El Mi9 de Xiaomi ha sido presentado este miércoles solo en el mercado asiático. Al igual que Samsung, ha apostado por una triple cámara vertical (48 Mpx F1.8, gran angular de 16 Mpx F2.2, teleobjetivo de 12 Mpx), aunque Samsung ha preferido que sea horizontal, y una frontal de 20 Mpx, nada que ver con la del S10. Xiaomi ha dotado a su terminal de una potente batería de 3.300 mAh, ligeramente menor, pero cuenta con un sistema de carga ultrarrápida que hay que probar. El Mi9 luce un panel igual Super AMOLEDalgo mayor, de 6.39 pulgadas, resolución Full HD (2.280 x 1.080 p) y relación de aspecto de 19:9, como el S10. Abbos terminales cuentan con una supericie táctil casi total, donde la diferencia viene marcada por el «notch» del Mi9. Xiaomi apuesta también por el escáner de huellas dactilares en la propia pantalla y por el mismo Snapdragon 855, el último y más potente procesador fabricado por Qualcomm. También ofrece 6 y 8 GB de memoria RAM, con lo que a priori su desempeño debe estar a la altura de las expectativas y almacenamiento de hasta 256 GB, por debajo de los 512 GB que llega a ofrecer el S10.
20-02-2019 | abc.es
Samsung Galaxy S10 frente a sus rivales Android: Huawei P20 Pro, OnePlus 6T o Pixel 3XL
Samsung ha presentado al fin este miércoles su nuevo terminal, el Samsung Galaxy S10 , que supone una dura competencia para el resto de terminales Android de gama alta. Ya te hemos contado si vale o no la pena cambiar tu viejo S9 por este nuevo modelo. También, que el iPhone XS le gana por la mínima. Pero, ¿y el resto? OnePlus 6T: evolucionado y accesible OnePlus lanzó hace unos meses su último terminal: el 6T. Y las mejoras de este «smartphone», con respecto a su predecesor, fueron pocas: el sensor biométrico de huellas dactilares en la propia pantalla y una batería mayor. Sin embargo, no son características poco reseñables porque OnePlus es una auténtica «bestia» china cuyos terminales han conquistado a una gran parte de los consumidores. El Samsung Galaxy S10 cuenta también con el sensor en la pantalla pero en batería, el OnePlus 6T gana: 3.700 mAh frente a 3.400 mAh. Con respecto a la pantalla, el «notch» del OnePlus 6T marca la diferencia en un panel Full HD (2.340 x 1.080 píxeles) de 6,4 pulgadas, algo más grande que el nuevo S10, cuyo panel super AMOLED es de 6,1 pulgadas. El software del OnePlus es Android 9.0 Pie, como el de Samsung, pero con la capa de personalización OxygenOS, mientras que el de la firma surcoreana es One UI. Dos sensores de 16 y 20 Mpx, con apertura focal de F1.7, configuran las cámaras del OnePlus 6T, algo limitada. La frontal, que permite también el efecto retrato, tiene 20 Mpx. Nada que ver, desde luego, con la triple cámara del S10. Y, si por algo ha caracterizado OnePlus a sus terminales es por la potencia. El 6T tiene un Snapdragon 845 de Qualcomm, el más potente hasta ahora. Samsung ha dotado a su último terminal del Snapdragon 855 de Qualcomm. La firma china dotó a su terminal de 6 y 8 GB de RAM y una memoria interna de 128 o 256 GB, por debajo del S10. Huawei Mate 20 Pro: un compendio de mejoras Hacer frente a Huawei no es fácil. La firma china ha triunfado con el Mate 20 Pro, un terminal muy potente e inteligente, en el que destaca la triple cámara. El «smartphone» de Huawei cuenta con una pantalla OLED de 6.1 pulgadas, mismo tamaño que el S10 cuyo panel es Super AMOLED; procesador Kirin 970 y batería de 4.000 mAh (con un sistema de carga inalámbrica), más potente. Cuenta con una cámara frontal de 24 Mpx pero su triple cámara Leica es una auténtica locura. Las tres cámaras traseras del S10 (de 12, 12 y 16 Mpx), además de una doble lente en la parte frontal (de 8 Mpx), tiene que probarse a fondo para ver realmente hasta qué punto su sistema de Inteligencia Artificial (IA) funciona de verdad. Pero el procesador Kirin 970 del Mate 20 Pro, con IA, junto a su triple cámara Leica (40, 20 y 8 Mpx), han hecho de este terminal que la fotografía se haya convertido en una auténtica locura. Además, el sensor frontal es de 24 Mpx. El procesador Kirin 980 del Huawei es más potente que el hasta entonces nuevo Snapdragon 845. El nuevo S10 cuenta con el último chip de Qualcomm, el Snapdragon 855. Pero eso no es todo: el Kirin 980 incluye una doble Unidad de Procesamiento Neural (NPU), y es además el segundo procesador del mundo (el primero fue el A12 Bionic de Apple) que se construye con tecnología de 7 nanómetros. Esto le confiere cierta ventaja a la hora de captar imágenes. Misma RAM, misma memoria y misma certificación IP 68, es decir, ambos terminales se pueden meter hasta 30 minutos bajo el agua a un metro y medio de profundidad. El Mate 20 Pro cuenta con desbloqueo por huella dactilar y reconocimiento facial, pero también con un sensor táctil bajo la pantalla, con diez niveles de presión y un sistema de reconocimiento del rostro en 3D. El S10 incluye un sensor ultrasónico. Pixel 3 XL: falta de «punch» Los Pixel tienen una de las mejores cámara del mercado. Y eso que no no siguen la tendencia de multiplicar el número de objetivos. Para ello, dotar a un «smartphone» de triples o cuádruples sensores no tiene sentido alguno. El Pixel 3 XL cuenta con una cámara trasera 12,2 Mpx Dual Pixel y una doble frontal (de 8 Mpx cada una). El resto lo hace su IA. Es decir, la clave de Google es dejar al software todo el trabajo para conseguir una buena imagen. Y lo logra, superando incluso al Huawei Mate 20 Pro. La pantalla del Pixel 3 XL es de 6,3 pulgadas y resolución QuadHD + con paneles OLED, ligeramente más grande que la Super AMOLED de 6,1 pulgadas del S10. El terminal de Google cuenta con un Snapdragon 845, el procesador más potente de Qualcomm hasta ahora, porque el nuevo 855 es el que monta el S10. Pixel 3 XL tiene con 4GB de RAM y 64 GB o 128 GB de almacenamiento, quedándose por debajo del nuevo Galaxy. El Pixel 3 XL tiene una batería de 3.430 mAh (prácticamente igual que el Samsung S10 (3.400 mAh), está hecho con metal y cristal (Gorilla Glass 5) y en su pantalla lleva «notch». Además, tiene el tradicional lector de huellas trasero y una resistencia al agua menor (IP67). Xiaomi Mi9: el mejor percio Acaba de «salir del horno», aunque no oficialmente. El Mi9 de Xiaomi ha sido presentado este miércoles solo en el mercado asiático. Al igual que Samsung, ha apostado por una triple cámara vertical (48 Mpx F1.8, gran angular de 16 Mpx F2.2, teleobjetivo de 12 Mpx), aunque Samsung ha preferido que sea horizontal, y una frontal de 20 Mpx, nada que ver con la del S10. Xiaomi ha dotado a su terminal de una potente batería de 3.300 mAh, ligeramente menor, pero cuenta con un sistema de carga ultrarrápida que hay que probar. El Mi9 luce un panel igual Super AMOLEDalgo mayor, de 6.39 pulgadas, resolución Full HD (2.280 x 1.080 p) y relación de aspecto de 19:9, como el S10. Abbos terminales cuentan con una supericie táctil casi total, donde la diferencia viene marcada por el «notch» del Mi9. Xiaomi apuesta también por el escáner de huellas dactilares en la propia pantalla y por el mismo Snapdragon 855, el último y más potente procesador fabricado por Qualcomm. También ofrece 6 y 8 GB de memoria RAM, con lo que a priori su desempeño debe estar a la altura de las expectativas y almacenamiento de hasta 256 GB, por debajo de los 512 GB que llega a ofrecer el S10.
20-02-2019 | abc.es
La pregunta de cada temporada para los fans de la firma surcoreana. Cambiar, mantener el móvil que uno tiene, renovarlo. Son cuestiones que definen al público consumidor de teléfonos móviles inteligentes. Pero nos encontramos en un momento interesante; la frecuencia de actualización se ha venido ampliando en los últimos tiempos. Un hábito que ha repercutido en la venta directa de terminales. Samsung, líder de ventas en estos momentos, vuelve a renovar su producto estrella con el que pretende celebrar el décimo aniversario del debut de su familia más «galáctica». El resultado es el nuevo Galaxy S10, un modelo actualizado que introduce algunas particularidades como un lector de huellas dactilares ultrasónico debajo de la propia pantalla del terminal. Una importante novedad, dado que hasta ahora la marca lo había llevado a varias ubicaciones en su historia; de la cara frontal a la parte trasera cerca de las cámaras. Es una decisión interesante que tiene su inspiración en otros modelos lanzados en el mercado con anterioridad como los OnePlus 6T y Vivo Next. Pero el gigante asiático ha querido mejorar algunos aspectos como su velocidad y seguridad. Esto marca una pequeña diferencia a los modelos lanzados el pasado año, los Galaxy S9, aunque puede no ser un elemento definitorio a la hora de renovar el producto de una temporada a otra. En caso de tener modelos de años anteriores, como el S8 o S7, el consumidor sí puede tener razones más que suficientes como para hacer el esfuerzo económico de adquirir este nuevo terminal. Más potencia y con un «agujero» en la pantalla Como sucede habitualmente, los nuevos terminales son ligeramente más potentes que sus antecesores. Eso se debe, en parte, a la configuración técnica escogida para la ocasión, basándose en un «cerebro» Snapdragon 855 que supera en velocidad y capacidades al Snapdragon 845 instalado en el Galaxy S9. Eso no quiere decir que el terminal adquirido el pasado año sea una tartana vieja, pero en algunos aspectos sí puede interesar. El aspecto más distintivo del Galaxy S10 presentado en un multitudinario evento celebrado en San Francisco (EE.UU.) da un paso más hacia las pantallas apenas sin bordes. A diferencia del Galaxy S9, los nuevos terminales han «agujereado» la pantalla para integrar las cámaras frontale s, una en el caso del Galaxy S10 (de 10 megapíxeles con apertura de F1.9 frente a los 8 megapíxeles y apertura F1.6 del anterior) y dos en el caso del Galaxy S10 Plus. Desplazadas hacia un vértice, esta idea es radicalmente distinta a la cosechada en la pasada campaña. Esta decisión ha permitido a la marca llevar al extremo la relación de aspecto con un móvil casi sin marcos. Todo es superficie táctil, con lo que le confiere un aire más moderno. Además, este último modelo es incluso más grande que su predecesor, el Galaxy S9 Plus, pasando así de las 6.2 a las 6.3 pulgadas del modelo actual. También, en comparación con sus «hermanos» pequeños, es de mayor tamaño, dado que el Galaxy S10 se sitúa en las 6.1 pulgadas -una diagonal por encima de las 5.8 pulgadas del pasado año- y de 5.8 del modelo «económico», el Galaxy S10E. Al igual que la pasada campaña, los dos modelos más avanzados vienen con la característica pantalla de laterales curvado, mientras que el más básico se deberá contentar con un panel más tradicional. Apuesta por la fotografía Otra de las grandes aportaciones de los últimos terminales se encuentran en su apartado fotográfico. Y, por prestaciones, este sí puede ser un elemento interesante a tener en cuenta a la hora de pensar si cambiarse de «smartphone». Los Galaxy S10 y S10 Plus apuestan por tres cámaras traseras de 12, 12 y 16 megapíxeles (con aperturas, respectivamente, de F2.2, F1.5 y F2.2). Un sistema de tres lentes específicas y diferentes; un gran angular, otro gran angular pero de de menor tamaño y un teleobjetivo. Gracias a ellos se puede conseguir retratos impecables en los que el fondo de una imagen queda desenfocado. Samsung ha continuado con su filosofía. La clavija de 3,5 milímetros destinada a conectar auriculares, el clásico «minijack», no ha pasado a mejor vida; se mantiene como años anteriores para bien o para mal, puesto que la industria en el último año ha virado hacia otros territorios. Un detalle interesante de los nuevos modelos es que están muy dirigidos hacia el mundo inalámbrico. Por lo pronto, soporta el protocolo WiFi 6 que permite mejores y más rápidas conexiones. Pero, además, un sistema de carga inversa, que permite compartir energía procedente de la batería con un terminal compatible como unos auriculares. Una medida interesante que, aunque no es pionera -también llegó en el Huawei Mate 20 Pro-, puede resultar muy útil en los tiempos que corren en los que se usa el móvil para todo.
20-02-2019 | abc.es
Samsung Galaxy S10, el teléfono que apuesta por la revolución de la fotografía móvil
Tras el «aperitivo» llegaron también los Galaxy S10. «Los» y no «el», porque no se trata solo de un dispositivo, ni de dos, ni de tres, como sucedió el año pasado con el S9, sino c uatro diferentes. El último y más sofisticado de ellos es el nuevo Galaxy S10 5G, que como su nombre indica, llega perfectamente pertrechado para aprovechar las capacidades de las futuras redes ultrarápidas de comunicaciones móviles. El anuncio, realizado en San Francisco, se produce apenas unos días antes del comienzo del Mobile World Congress (MWC), la gran feria mundial de telefonía móvil que se celebra cada año en Barcelona. Samsung no ha querido que su lanzamiento estelar comparta focos con las decenas de dispositivos que se lanzarán allí este año y ha optado, en un movimiento inteligente, por adelantarse. La más «modesta» de las cuatro versiones del nuevo Galaxy es el S10e. Pero que a nadie le quepa duda de que el terminal sigue mereciendo el calificativo de «gama alta». Así lo atestigua, por ejemplo, el procesador elegido, el nuevo Exynos 9820, fabricado por el propio Samsung (En Estados Unidos será el Qualcomm Snapdragon 855), que comparte con las demás versiones anunciadas; o su memoria RAM de 6 u 8 GB, o su cámara dual, con un sensor Gran Angular de 12 megapíxeles y apertura variable entre F/1,5 y F/2,4, y un Ultra Gran Angular de 16 megapíxeles y apertura F/2,2. Con una batería de 3.100 miliamperios y carga rápida incluida (tanto por cable como inalámbrica), el nuevo S10e nos llega con una pantalla de 5,8 pulgadas Full HD+ (522 píxeles por pulgada de resolución) y 128 ó 256 GB de espacio para almacenamiento. En resumen, a pesar de ser el más sencillo de los cuatro modelos presentados, incluye todos los elementos esenciales de la gama alta. El precio de cada terminal, en España, es el siguiente: el S10E, 759 euros; S10: 909 euros. El S10 Plus de 128 GB: 1.009 euros; el S10 Plus de 512 GB: 1.289 euros; S10 Plus de 1TB: 1.609 Euros Con la primera pantalla Dynamic Amoled del mundo Pasamos ahora al Galaxy S10 a secas, sin apellidos ni siglas adicionales. Es el modelo intermedio y quizá el mejor equilibrado en cuanto a prestaciones. Sin duda, será el principal caballo de batalla de la firma para la temporada que viene. Según fuentes de la marca, este terminal incluye «la mejor pantalla desarrollada por Samsung hasta la fecha». Se trata de una nueva vuelta de tuerca a las clásicas pantallas Amoled de Samsung, las mejores que existen para teléfonos móviles, y recibe el nombre de Dynamic Amoled. Es la primera vez que una pantalla así se monta en un smartphone. Cuenta (también por primera vez) con la certificación HDR 10+ y es capaz de representar una gama aún más amplia de colores que sus predecesoras. Ofrece, además, mejor contraste que cualquier dispositivo móvil existente, lo que le ha valido la certificación de VDE. En otras palabras, la nueva pantalla, que es de 6,1 pulgadas y calidad QUAD HD + curvada (550 ppi) es capaz de representar las imágenes más coloridas y realistas vistas hasta ahora en un smartphone, con colores exactos y brillantes que no desmerecen ni siquiera cuendo el dispositivo está a pleno sol. Pero no terminan aquí las novedades, La pantalla, que cubre el 93,1% del frontal del teléfono (no tiene Notch), lleva además «incrustados» una serie de sensores (entre ellos el de la cámara frontal), lo que permite ganar la superficie que en otros terminales se pierde con la dichosa ceja. También el clásico botón inferior, donde muchos dispositivos llevan el lector de huellas, ha sido eliminado y sustituido por un sensor ultrasónico que reposa justo bajo el cristal y que es capaz de leer los contornos tridimensionales de nuestra huella dactilar (en lugar de una imagen en 2D). Basta colocar el dedo sobre el cristal para que éste se ilumine y capte nuestra huella, desbloqueándo instantáneamente el teléfono. Un sistema que, según los expertos, resulta más rápido y seguro que el lector convencional. El procesador, como se ha dicho, es el mismo que en el resto de los modelos presentados: el novísimo Exynos 9820, construido con tecnología de 8 nanómetros y dotado de ocho núcleos con velocidades de 2,7, 2,3 y 1,9 GHz, además de capacidades de Inteligencia Artificial, de las que hablaremos más adelante en el apartado de fotografía. En cuanto a la memoria, podremos elegir entre varias versiones, con 8 GB de RAM y 128 ó 512 GB de espacio para almacenamiento. Por supuesto, con una ranura para insertar tarjetas adicionales de memoria (Micro SD) de hasta 512 GB. La batería es de 3.400 miliamperios y cuenta con los mismos sistemas de carga rápida que el resto de los modelos presentados. De las cámaras, que son las mismas que en modelo S10+, hablaremos más adelante. Galaxy S10+, misma base, más prestaciones Por si alguien no tuviera suficiente con lo dicho sobre el Galaxy S10, Samsung ofrece, como en ocasiones anteriores, un modelo «Plus» que incrementa algunas de sus prestaciones. Y aunque muchas de las «tripas» del teléfono son las mismas que en el S10, el nuevo S10+ llega con una pantalla algo mayor (6,4 pulgadas), aunque con iguales características e, incluso, el mismo ratio (93,1%) con respecto a la superficie total del frontal del teléfono. Para los muy exigentes, y aunque el procesador tambièn es el mismo, existe la posibilidad de optar por una versión con 12 (en lugar de 8) GB de memoria RAM. También la batería crece hasta los 4.100 miliamperios. Otra diferencia radica en la cámara frontal. Mientras que en el S10 «normal» solo contamos con un sensor, UHD Selfie, de 10 megapíxeles y apertura de F/1,9, en el S10+ nos encontramos con una cámara delantera dual, con el mismo sensor de 10 megapíxeles pero acompañado por un segundo sensor de profundidad de 8 megapíxeles, que permite, por ejemplo, aplicar el modo retrato también a los selfies. Cámaras, la nueva generación Mención aparte merece el auténtico «despliegue fotográfico» llevado a cabo por Samsung, común a todos los modelos presentados (excepto el S10e) y con el que la firma coreana da el salto que todos estaban esperando, incorporando de pleno derecho la Inteligencia Artificial a la fotografía y poniéndose, por fin, al mismo nivel que sus principales rivales, principalmente chinos, entre los que destaca Huawei. Hablamos de una triple cámara trasera, con estabilización de imagen por IA y que incluye, en los nuevos S10, S10+ y S10 5G, un teleobjetivo de 12 megapíxeles, un Gran Angular también de 12 megapíxeles y un Ultra Gran Angular de 16 Megapíxeles. Gobernados por la IA de una NPU (Unidad de Procesamiento Neuronal), la combinación de estos tres sensores ofrece al usuario un enorme abanico de nuevas posibilidades, a la vez que facilita, y mejora, los resultados fotográficos. Por ejemplo, la combinación del zoom óptico de dos aumentos (hasta diez con el zoom digital) y el estabilizador de imagen Super Steady) nos permitirá obtener imagenes perfectas y vídeos sin movimientos ni vibraciones incluso si los grabamos bailando o montando en bicicleta por una ruta llena de baches. Además, tanto las cámaras traseras como las frontales son capaces de grabar nuestros contenidos en calidad UHD, y por primera vez, la cámara trasera nos permite la opción de grabar en HDR10+. El estabilizador también nos permitirá obtener dotografías y paisajes nocturnos de gran calidad, sin movimientos ni objetos o edificios borrosos incluso si no utilizamos un trípode. Cabe destacar en este apartado que Samsung ha introducido en sus nuevos modelos (excepto, como se ha dicho, en el S10e) una novedosa lente Ultra Gran Angular, que dispone de un campo de visión de hasta 123 grados, muy similar a la del ojo humano y que resulta especialmente adecuada para tomar fotografías de paisajes o de grupos numerosos de personas sin que nadie se quede fuera de la imagen. La NPU también se encargará de seleccionar por nosotros todos los parámetros de la fotografía y ajustarlos automáticamente a lo que estamos viendo al otro lado del visor, de forma que ya no necesitaremos pasar al modo manual ni utilizar la configuración avanzada para conseguir imágenes de calidad profesional. Para ello, la Unidad de Procesamiento Neuronal reconocerá de forma automática diferentes escenas (playa, cielo, vegetación, tetrato, animales, etc) y nosotros lo único que tendremos que hacer es encuadrar y disparar. El sistema llegará incluso al punto de recomendarnos, cuando vamos a tomar la fotografía, los mejores encuadres para que nuestra foto sea perfecta. Pero el nuevo software inteligente de los Samsung S10 no solo se ocupará de que hagamos buenas fotografías, sino que está diseñado para vigilar continuamente el consumo de la batería (y optimizarlo), así como de comprobar el uso que se está haciendo de la CPU, de la memoria RAM, la temperatura del terminal y qué tipo de aplicaciones son nuestras preferidas, para abrirlas más rápidamente. También la conexión wifi se ha vuelto «inteligente», y nos avisará cuando entremos en alguna red potencialmente peligrosa.
20-02-2019 | abc.es
Samsung Galaxy Fold, el teléfono plegable con el que la compañía celebra el décimo aniversario de la familia Galaxy
Parece que fue ayer, pero han pasado ya diez años desde que Samsung presentó su primer Galaxy S, con su pantalla de 4 pulgadas y su cámara de 5 megapíxeles. Todo un bombazo para la época pero lejos, muy lejos, de las especificaciones actuales. Hoy, y para celebrar el aniversario como se merece, la firma coreana parece haber decidido tirar la casa por la ventana. Cuatro versiones de su nuevo S10 y un impresionante teléfono plegable, el Galaxy Fold, que inaugura toda una nueva categoría de Smartphones. El terminal saldrá en España durante el primer semestre del año. La estrella de la noche, sin duda, no fue ninguno de los cuatro dispositivos S10, sino el nuevo Galaxy Fold, un teléfono con pantalla plegable que muchos dudaban que llegaría a presentarse. Un dispositivo espectacular para un aniversario tan donado. Con el nuevo Fold cerrado, tenemos en la mano un teléfono normal, con pantalla de 4,6 pulgadas. Abierto, el dispositivo luce una gran pantalla de 7,3 pulgadas. No dos pantallas diferentes que se unen por un borde, como vimos hace ya un par de años en un terminal de ZTE, sino una única pantalla que se dobla y se despliega, abriéndose como un libro. En la parte trasera, encontramos unas bisagras especialmente diseñadas para que podamos mantener el móvil abierto en cualquier ángulo sin que ceda. De esta forma, en una situación normal, podremos utilizar el teléfono cerrado. Es decir, solo media pantalla. Pero si queremos hacer multitarea, o ver una película, la pantalla desplegada cobra todo el sentido y permite un montón de nuevas posibilidades. En la demostración se dividió la pantalla hasta en tres partes diferentes, cada una desempeñando una tarea diferente. Tareas, por cierto, que se pueden intercambiar de un sitio a otro simplemente arrastrándolas con un dedo. Al ser flexible, las cámaras tienen una disposición diferente. En total lleva seis: tres detrás, dos en la parte inferior y una en el frente. De esta forma, podremos hacer fotografías tanto con el móvil abierto como cerrado. Habrá que esperar a un próximo análisis para conocer mejor su funcionamiento y prestaciones. De lo que no cabe duda es de que no se trata de un teléfono barato. Su precio es de 1980 euros.
57