Noticias de "smartphone"

31-03-2017 | enter.co
Algunos usos innovadores de realidad virtual en los negocios
En los años recientes, la realidad virtual ha logrado llegar a los consumidores gracias al auge de los smartphones. Estos equipos cuentan con los sensores y la resolución de pantalla necesarios para proporcionar una experiencia gratificante en este ámbito. Dispositivos como el Gear VR y la cámara Gear 360 permiten no solo ser espectador sino también […]
31-03-2017 | diarioti.com
Verizon instalará spyware en teléfonos Android de sus clientes
La estadounidense Verizon anuncia una "función de búsqueda" denominada AppFlash, que instalará en todos los smartphones Android de sus clientes. La aplicación monitorizará la actividad de todas las demás apps, que luego compartirá con "la familia de empresas de Verizon" para presentar publicidad personalizada.Ampliar
31-03-2017 | elmundo.es
¿Qué necesitan los smartphones para volver a ser revolucionarios?
Los cambios en los smartphones no dejan de ser estéticos, pero la transformación del panorama móvil puede estar a la vuelta de la esquina 
30-03-2017 | abc.es
Luces y sombras del nuevo Samsung Galaxy S8
Diseño espectacular Una de las grandes aportaciones del Galaxy S8 es, sin duda, su diseño y estética. El dispositivo es, en efecto, muy bonito. Luce tremendamente bien. Cuenta con una pantalla, en su versión digamos «normal» de 5.8 pulgadas pero la relación pantalla-cuerpo logra un ratio de 84% y un formato de 18.5:9. Se ha conseguido eliminando los bordes laterales al curvar los dos bordes a la vez y alargando los paneles en los extremos superior e inferior. Esta modificación ha obligado a reagrupar los sensores y a eliminar el botón físico de Inicio, que ahora se integra de manera invisible dentro de la propia pantalla. Una maniobra estupenda que le confiere gran belleza. No solo eso puesto que se podrá hacer uso de la función «picture in picture» permitiendo, así, tener activadas dos aplicaciones al mismo tiempo. Bluetooth 5.0 El nuevo modelo de la gama Galaxy es el primero en incorporar conexión inalámbrica Bluetooth 5.0, que sustituirá la versión 4.2 en los próximos años. No es un paso menor, puesto que este nuevo estándar, presentado el pasado junio, aporta mayor velocidad de transferencia (dos veces más que el actual) y un radio de alcance superior (cuatro veces más, hasta 200 metros, logrando acelerar la presencia de los dispositivos conectados), así como un ahorro energético que afectará, positivamente, a la duración de la batería. Entre algunas de sus virtudes destaca la posibilidad de conectar dos auriculares distintos. Incómodo lector de huellas dactilares Uno de los cambios de diseño más importantes que ha introducido el Galaxy S8, además de su evidente pantalla ultrapanorámica, es el cambio de domicilio del sensor biométrico para huellas dactilares. Pasa, en un movimiento extraño, a la parte trasera. Y no solo eso. En lugar de optar por ubicarlo en el área central como otros modelos ya existentes en el mercado, la firma surcoreana apuesta por trasladarlo ligeramente a la parte izquierda. Incómodo y posiblemente el usuario acabe colocando el dedo encima de la cámara mientras busca el lector. Esta ha sido una concesión que ha tenido que pagar para llevar el ratio pantalla-cuerpo a un nuevo nivel. Tres capas de seguridad Además de un lector de huellas dactilares, Samsung ha apostado por introducir hasta tres capas de seguridad diferente; mediante el iris y con un sistema de reconocimiento facial que, según las primeras demostraciones, parece funcionar de manera fluida y muy rápidamente. La cuestión es si, finalmente, este tipo de prestaciones las adopta el público de manera masiva o si, por el contrario, sigue colocando el dedo como hasta ahora al ser más rápido, efectivo y práctico. El reconocimiento de iris puede sufrir problemas, sobre todo, en condiciones de baja luminosidad. Limitado asistente virtual Aunque apunta maneras, Bixby, nuevo asistente virtual de Samsung en sustitución del S-Voice, se basa, según quiere vender Samsung, en un sistema de Inteligencia Artificial que «aprende» del usuario y es capaz de invocarse en segundo plano con solo pulsar un botón. Eso le diferencia de otros sistemas como Siri (Apple) al permitir, por ejemplo, llamarlo mientras uno está viendo un video de YouTube. Es decir, sin interrumpir lo que uno está haciendo. Es capaz de contextualizar (reconoce comandos de voz aunque no estén completos) y el usuario podrá llamarlo en cualquier momento, siempre y cuando esté integrado en las distintas aplicaciones. Y, por ahora, la disponibilidad es más bien escasa y limitada. La empresa confía en que pronto los desarrolladores abracen esta tecnología creando nuevas «apps» compatibles. Y, por cierto, debutará reconociendo únicamente inglés y español (internacional). Cámara más bien conservadora Era muchas las apuestas que aseguraban que Samsung se sumaría a la corriente de las dobles cámaras. Rompiendo los pronósticos, la firma surcoreana ha decidido actuar de una manera conservadora en el Galaxy S8 en su apartado fotográfico. Mantiene la configuración de una sola lente, de 13 megapíxeles con tecnología Dual Pixel (los píxeles son más grandes de lo normal) y una apertura focal de F1.7, estabilizador óptico y flash LED dual y capaz de grabar videos en calidad 4K. En comparación con el modelo anterior, en este caso se han introducido nuevos modos de fotografía. La frontal sí ha protagonizado un pequeño salto al añadir un sistema de autoenfoque. Conector de los auriculares Quizás sea un fallo.. o no. Con el tiempo lo veremos pero está claro que aún las grandes compañías no se ponen de acuerdo sobre la tendencia de si se debe o no eliminar el puerto «jack» de los «smartphones». Samsung, está claro, ha dicho no. Pero Apple dijo sí. Y lo hizo el pasado año con la presentación del iPhone 7 y el lanzamiento de los AirPods. Los de Cupertino siempre se han caracterizado por ser los primeros en apostar por tendencias futuras pero puede que esta vez estén equivocados. Aún es pronto para saber si los cables pasarán a la historia y, quizás, por ello, Samsung ha decido ser más conservador.
30-03-2017 | abc.es
El «smartphone» quiere ser tu próximo PC
Los teléfonos móviles inteligentes han avanzado mucho en rendimiento en los últimos años. Más de lo que uno pudiera pensar tan solo echando un vistazo a las fichas técnicas. La unión entre hardware y software han permitido recorrer una distancia entre los primeros modelos hasta la actualidad para convertirse en útiles herramientas para el trabajo. Quien más quien menos mira el correo del curro o adelanta proyectos. Hay procesos productivos que los «smartphones» están sustituyendo a los propios ordenadores de sobremesa, cuyas ventas se han congelado en cada trimestre. El próximo objetivo de la industria de la tecnología es eliminar una fase. Es una visión (¿real o futurista?) que concibe Samsung. Su último modelo presentado, el Galaxy S8, inaugura un sistema llamado DeX -acortación de Desktop Experience- que permite conectar el móvil a un monitor, teclado y ratón a través de un «dock» especial. Suficiente para transferir información a una pantalla de mayor tamaño y, en efecto, realizar algunas tareas específicas. Todas, eso sí, sobre Android pero plasmado en un formato de escritorio. Es decir, uno coge el ratón y un puntero para ir señalando, abriendo y ejecutando diferentes aplicaciones. La base, que también actúa como cargador del móvil, es capaz de reproducir imágenes en calidad 4K, conexión ethernet, alberga dos puertos USB y un puert HDMI. Porque seamos claros: lo que llevas en el bolsillo o en el bolso de mano es, básicamente, un ordenador. Un mini pero ordenador en líneas generales. Así de sencillo. Ese pequeño aparato electrónico (algunos más grandes que otros) ha sustituído en los últimos tiempos a muchos otros dispositivos. Piensa. ¿Alguien utiliza ya un reproductor MP3 independiente? ¿Quién compra ya una cámara compacta? ¿Alguien se cabrea cada mañana cuando suena el dichoso despertador que habita en su mesita de noche? Es cierto, son muchos los objetos que se han concentrado en un único espacio. Miramos con extrañeza a quienes, por la calle, anda con un discman en la mano. Uno podría pensar, «quién es ese loco»? El aumento de potencia y considerable mejora de las prestaciones de los teléfonos móviles actuales queda un nuevo paso que dar. ¿Podrían sustituir a los ordenadores PC? Hay intentos, con mayor o menor acierto. Pero algunas experiencias interesantes ya lo están intentando. El gran desafío radica en dotar de mayores funciones a este tipo de «apps», que no dejan de ser meros programas informáticos condensados. Software al fin y al cabo. La propia compañía surcoreana saca pecho: Samsung DeX proporciona una experiencia basada en Android «similar a la de un ordenador» permitiendo a los usuarios acceder a las aplicaciones, editar documentos, navegar por internet, ver vídeos y responder a mensajes, entre otras cosas. Para utilizarlo los usuarios simplemente insertan su «smartphone» en la estación (cuyo precio es de 150 euros) la cual se conecta con un monitor compatible con conexiones HDMI y se conecta con cualquier teclado y ratón por medio de Bluetooth, USB o RF. ¿Estás pensando en el trabajo? Efectivamente. Puede que conforme avanzamos tecnológicamente el concepto de informática tradicional quede en desuso también en el entorno laboral. ¿Te imaginas llegar a tu puesto de trabajo, sacar del pantalón un móvil, conectarlo y empezar a trabajar? Eso es cada vez más posible. Depende, por tanto, el software y sistema operativo empleado para que sea práctico y, sobre todo, útil a la hora de ejecutar diferentes tareas. La propuesta de Samsung viene acompañada de una serie de colaboraciones clave con Microsoft y Adobe que permite la compatibilidad de DeX con las aplicaciones móviles de ambas compañías, incluyendo Adobe Acrobat Reader móvil y Lightroom Mobile, lo que hace posible una funcionalidad e interfaz de usuario similares a las de un puesto de escritorio. También permite acceder de forma remota y segura a los escritorios virtuales a través de soluciones de otras firmas como Citrix, VMware y Amazon Web Services. Una demostración de convergencia y poderío, ya que numerosas empresas utilizan sus servicios para construir sus propias herramientas. Microsoft, con su opción Continumm integrada en Windows 10, se apoyó en una propuesta similar hace un par de año. Un solo cable conectado al «smartphone» basta para acercarse, ligeramente, a la experiencia de un entorno de escritorio. Sin embargo, la lista de «apps» compatibles es más bien reducida. Es también un accesorio que, a diferencia del bonito diseño de Samsung, se conecta a través de un cable, aunque es posible realizar la transferencia de manera inalámbrica pero afecta a su latencia. Extrae resoluciones de 1.080 p, por lo que en monitores de mayor resolución el resultado presenta inconsistencia y la multitarea no está bien resuelta (DeX permite multiventana, redimensionar ventanas. y soporta un sifín de aplicaciones Android). Actúa quasi a modo de espejo, con lo que no está del todo conseguido. Esa idea comienza a observarse con interés por parte de otros gigantes de la industria. Apple ha registrado recientemente una patente que describe una forma para conectar el iPhone a una especie de esqueleto en forma de ordenador o tableta y, una vez encendido, comenzar a trabajar con la plataforma fácilmente. Queda por saber cuánto de realidad tiene ese experimento y de qué forma podría integrarse en un producto final. ¿Ofrecerá almacenamiento interno independiente al margen del iPhone? ¿Se guardarán los archivos y documentos en la «nube»? El tiempo dirá si estamos ante un elemento verdaderamente disruptivo. Pero, en efecto, esa visión no es totalmente nueva. Uno de los pioneros fue Motorola que lanzó, en 2011, un teléfono, Atrix, que por medio de una estación base que podía convertir el teléfono, con sólo acoplarlo, en un ordenador portátil suficientemente funcional o en un dispositivo multimedia que permite llevar cualquier contenido del teléfono a una pantalla grande a través de un simple puerto HDMI. En principio, la gracia de esta propuesta era que se podía utilizar como un ordenador completo. El móvil, en particular, era el aparato que daba la vida. No cuajó.
29-03-2017 | abc.es
Comparativa entre Samsung Galaxy S8 y el Galaxy S7: ¿vale la pena cambiar?
Samsung ha presentado este miércoles sus nuevos dispositivos estrellas, el Galaxy S8 y S8 Plus, terminales de prestaciones avanzadas con los que la compañía surcoreana pretende cosechar un 2017 de rotundo éxito tras el fracaso del Note 7 el pasado año y que le provocó pérdidas millonarias. Fue el pasado mes de octubre cuando Samsung retiró del mercado el móvil que explotaba. Tan solo estuvo a la venta dos meses escasos. A partir de ese momento, la compañía se vio obligada a cambiar inesperadamente su estrategia: el Samsung Galaxy S7 y S7 edge (lanzados en 2016), predecesores del Note 7, volvían a ser los buques insignia de la compañía. Todo los esfuerzos se han centrado, hasta ahora, en este «smartphone» cuyas características siguen siendo de sobresaliente. Por tanto, «¿merece la pena comprar el nuevo terminal o mejor me quedo con mi S7?». Vamos por partes. En primer lugar, está el precio. El nuevo Galaxy S8, que saldrá al mercado en abril, costará 809 euros, una cifra que se dispara hasta los 909 en el caso del S8 Plus, la versión grande. El S7 cuesta ahora 619 euros, mientras que el precio del edge asciende a 719. En estas cantidades, además, hay algo en lo que el S7 no puede competir: Bixby, el nuevo asistente inteligente que debuta con el S8. El salto a la «megapantalla» Si por algo se caracterizó en su momento el Galaxy S7 fue por su pantalla: 5,1' el S7 mientras que la de edge es de 5,5' . Hablamos de un panel súper Amoled con calidad QHD de bordes redondeados, de metal y cristal por ambas caras y muy resistente gracias al Gorilla Glass 4 3D. Además, la pantalla curva no es solamente una cuestión de diseño: permite hasta nueve paneles de contenidos con acceso directo a determinadas funciones que configure el usuario como, por ejemplo, hacer una llamada o un «selfie». También cabe recordar que incorpora la función inteligente «Always On», incluida además en el S8, que permite que incluso con la pantalla apagada podamos ver la información que más nos interese cuando esté apagada. Es decir, sin activar el terminal. La pantalla en los nuevos S8 es mayor. Disponible en 5,8' y 6,2', la compañía ha apostado esta vez por una «pantalla infinita» en un diseño sin marcos, sin botones ni ángulos duros, con Corning Gorilla Glass 5, tanto en la parte frontal como en la trasera, para una mayor durabilidad. Además, tanto el Samsung Galaxy S7 como el S8, de grandes diseños y ergonómicos, son resistentes al agua y al polvo (certificación IP68). Capacidades fotográficas Con respecto a la cámara, una de las «joyas» del S7, prácticamente no hay diferencia. El nuevo «smartphone» está equipado con una avanzada cámara frontal F1.7 de 8 Mpx, cuando en el anterior modelo era de 5Mpx, con autoenfoque inteligente y una cámara trasera F1.7 Dual Pixel de 12 Mpx, igual que el S7, para capturar las mejores fotos con poca luz. Cabe recordar que el Galaxy S7 y S7 edge fueron los primeros en incorporar la primera cámara Dual Pixel de tal manera que, como sucede con el último buque insignia, el teléfono capta imágenes más luminosas y nítidas aunque la luz sea escasa. El hardware es otra de las cuestiones que difieren en ambos terminales. El nuevo Samsung Galaxy S8 incluye el primer chip de 10nm de la industria que permite una alta velocidad y eficiencia. Está también preparado para Gigabit LTE y Gigabit WiFi con soporte de hasta 1 Gbps, lo que garantiza una rápida descarga. Monta un procesador Octa core (2.3GHz Quad + 1.7GHz Quad) a 64 bit, 4GB de RAM, 64GB de memoria interna (ampliable con microSD de hasta 256 GB), batería de 3.000 o 3.500 mAh y sistema de carga rápida por cable e inalámbrica. Diferencias biométricas El S7 también cuenta con tecnología de carga rápida, tanto por cable como inalámbrica. Pero en batería hay ya pequeñas diferencias: 3.000mAh el S7 y 3.600 mAh el S7 edge. Sin embargo, aunque el S7 salió con hardware muy mejorado, se queda por debajo del nuevo S8. Pero de eso se trata. El Samsung Galaxy S7 cuenta con un procesador Octa-Core (2.3GHz, 1.6GHz ), tiene 4 GB RAM, 23 GB de capacidad interna (con posibilidad de ampliar hasta 256 GB con micros SD). Además, tanto el S7 como el S8 cuentan con el sistema de pagos Samsung Pay; han sido construidos en base a Samsung Knox, una plataforma de seguridad de nivel militar. Y, si bien es verdad que el anterior cuenta solo con el escaneado de huella dactilar, el último «smartphone» de la firma surcoreana cuenta con una amplia selección de tecnologías biométricas, incluyendo escáner dactilar, escáner de iris y reconocimiento facial, de tal modo que los usuarios puedan elegir el método de autenticación biométrica segura que mejor les funcione.
29-03-2017 | enter.co
Las mejores imágenes de los nuevos productos que lanzó Samsung
En una presentación en la mañana del miércoles 29 de marzo, Samsung anunció los nuevos Galaxy S8 y Galaxy S8+. Los esperados equipos materializan la oferta de la compañía para este año en el campo de los smartphones de gama alta. Los Samsung Galaxy S8 y S8+ vienen con pantalla curva a lado y lado, además […]
29-03-2017 | enter.co
La compañía surcoreana Samsung presentó al mundo los Galaxy S8 y S8+, los smartphones con los que la empresa competirá en el mercado de los gama alta contra nombres como el LG G6 y el iPhone 7. Continúa leyendo en ENTER.CO3 comentarios en Estos serán los precios de los Samsung Galaxy S8 y S8+ en Colombia, 2017 […]
29-03-2017 | abc.es
Así «troleó» Media Markt a Samsung el día de la presentación del Galaxy S8
Media Markt rompió, este miércoles, las pocas sorpresas que quedaban por desvelar del nuevo Galaxy S8. Y es que si la compañía ha presentado su nuevo buque insignia en la tarde de este día, la popular cadena comercial repartió sus folletos en muchos hogares de España. En ellos, incluía los nuevos terminales de la firma surcoreana con todo tipo de detalles. Incluso, sus precios oficiales. Al mediodía de este miércoles, el usuario de Twitter @McGregory84 lanzaba este tuit: Me explica alguien como sin presentarse aún, ya tengo una publicidad de @MediaMarkt_es en mi casa con el s8? pic.twitter.com/mTkjBy06de? Carlos Gregory ® (@McGregory84) 29 de marzo de 2017Evidentemente, nadie pordía entender cómo Media Markt, horas antes de la presentación oficial del Samsung Galaxy S8, informaba ya de los precios de los nuevos «smartphones,: 809 y 909 euros, pero también de las características con todo lujo de detalles: Galaxy S8 con pantalla de 5,8 pulgadas y resolución WQHD+, escáner de iris y de huellas, resistente al polvo y al agua con certificación IP68, carga inalámbrica, Samsung Pay, batería de 3000 mAh, Android 7.0, 4 GB de RAM, 64 GB de memoria interna y cámaras de 8 y 12 Mpx. El Galaxy S8 Plus es igual, a excepción de la pantalla, que se eleva a las 6,2 pulgadas y la batería es de 3500 mAh. La respuesta de Media Markt fue: @frangongue todo culpa del papel ?? Media Markt España (@MediaMarkt_es) 29 de marzo de 2017
70