Noticias de "smartphone"

01-01-1970 | abc.es
Samsung Galaxy Note 9: sobresaliente en memoria y batería, suspenso en sorpresa
Samsung lo tenía difícil para sorprender: los detalles del Galaxy Note 9 se han ido filtrando como un torrente que no cesa. En las últimas semanas hemos visto desde la caja del dispositivo (eso sí, en ruso), a un vídeo «casero» en el que se podía ver cómo le sienta a la mano el nuevo buque insignia de la firma coreana, que se sumó a la revelación de «secretos» al colgar, por «accidente», la presentación del modelo que se ha lanzado este jueves y que estará disponible a partir del próximo 24 de agosto. Pero, a pesar de ser una jugada casi con las cartas descubiertas, Samsung se lo ha puesto difícil a los rivales y el Galaxy Note 9 ya se postula como uno de los mejores smartphones con Android del año, incluso por encima de su predecesor, el Galaxy S9. Todo esto gracias, sobre todo, a su memoria y batería. La nueva estrella de Samsung cuenta con dos variantes: una de 6 GB de RAM y 128 GB de memoria interna; y un «gemelo» superior con 8 GB de RAM y 512 GB ampliables hasta 1TB con micro SD. Por el lado de la batería, el Note 9 apuesta por uno de los pocos smartphones que llega a los 4.000 mAh, y que permite mejorar (y mucho) el rendimiento del terminal. En este mismo sentido, se confirma que el teléfono dispone de carga inalámbrica Quick Charge 4.0. y que es fiel al puerto jack 3,5 mm que Apple, su mayor competidor, eliminó en el iPhone X. Incluirá, asimismo, altavoces estéreo y auriculares AKG. El «cerebro» de la bestia al final será de creación propia: el Note 9 integra un Exynos 9810. La pantalla del Note 9 crece hasta las 6,4 pulgadas, la más grande de la familia, con panel Super AMOLED y resolución QHD+ (con aspecto 18,7:9 y resolución 2.960 x 1.440 píxeles). Como ya se sabía, no será el Note 9 el primero en disfrutar del lector de huella bajo la pantalla. Las novedades en el S Pen Sin duda, una de las grandes apuestas de la marca y elemento diferenciador de este terminal es el mejorado S Pen. Como apuntaban los rumores, se puede controlar vía Bluetooth y permitiría realizar muchas más acciones, como reproducir música, hacer fotos por control remoto y pasar presentaciones de Power Point sin tocar el teléfono. Algo así como un «mando a distancia» del nuevo Note 9. Cámara según lo esperado El Samsung Galaxy Note 9 tiene en el apartado fotográfico una configuración similar a la del Galaxy S9: dos sensores de 12 megapíxeles (uno con f/1.7 + 26 mm y otro con f/2.4 + 52 mm). Por delante, vestirá una cámara frontal de 8 megapíxeles: aquí no suena la duplicidad. La novedad viene por un sistema enriquecido con inteligencia artificial, el nuevo «perejil» de toda la salsa tecnológica del momento. Los usuarios del nuevo Note 9 podrán contar también con grabación de vídeo a 960 fotogramas por segundo, una función que ya vimos en su antecesor, el Galaxy S9, presentado a principios de este año. La exclusividad de «Fortnite» Como ya se adelantó, el videojuego de moda, «Fortnite», estará disponible en exclusiva desde el lanzamiento del nuevo «juguete» de Samsung. Pero no solo para el Note 9, sino para cualquier dispositivo de la familia Galaxy, para los que se está preparando una versión beta que ya puede ser descargada desde Samsung Game Launcher (recordemos que Epic Games anunció que no estaría presente en Google Play para no pagar la tasa por aparecer en la tienda de aplicaciones oficial que surte al sistema operativo Android). Precio y disponibilidad Samsung Galaxy Note 9 está disponible para compra anticipada desde hoy, y su disponibilidad será a partir del 24 de agosto de 2018. Se ofrecerá en los colores Midnight Black y Lavender Purple con el puntero S Pen a juego y en color Ocean Blue con el S Pen amarillo (se ha sacado también una versión naranja que parece que estará solo disponible en algunos países). El Note 9 tiene un precio de 1.008,99 euros, en la versión de menor capacidad, y de 1.259,01 euros, en el de 512GB de almacenamiento interno, precio ligeramente por encima de lo que se había especulado en un primer momento. Sin embargo, la compañía ha anunciado importantes ahorros para aquellos que renueven su teléfono y rebajará entre 100 y 200 euros la compra del nuevo Note 9 para aquellos que entreguen su viejo móvil.
01-01-1970 | abc.es
Cargadores baratos: los peligros de ahorrar unos euros con el cable del móvil
Los cargadores del móvil son esa parte accesoria de nuestro «smartphone» a la que le hemos ido restando cada vez más importancia. Salvo cuando escasea la batería de nuestro móvil y la necesidad acuciante de un cable se vuelve imperiosa. En estos momentos de desesperación, cualquier persona que nos pueda brindar ayuda se vuelve nuestra tabla de salvación y ver parpadeando la luz de carga reporta, para muchos, un alivio más grande que una madera en medio del Atlántico tras un naufragio. Muchos, en esos momentos, reflexionan acerca de la necesidad de tener un cargador de emergencia o dejar de pedir prestado el cable porque el que venía de serie se ha extraviado no se sabe muy bien dónde. Es ahí cuando la opción del cargador barato aparece como la solución perfecta. Pero, ¿es una buena idea? Para empezar, es un error pensar que detrás del cargador del móvil solo existe un cable y un enchufe. Al igual que cualquier dispositivo eléctrico, en su interior hay circuitos específicos diseñados, en el caso de los cargadores oficiales, para un tipo de modelo en concreto. Además, las marcas se esfuerzan mucho por especializar esta parte y «forzar» a los usuarios a comprar accesorios oficiales. De hecho, hay algunas compañías que provocan que sus aparatos solo carguen con los dispositivos propios y obligarlos a funcionar con otros distintos podría suponer graves daños para el móvil. Las tres compatibilidades necesarias Los cargadores deben ser compatibles con el dispositivo que se quiere recargar en tres puntos. En primer lugar, con el tipo de conexión. En la actualidad, la mayoría de los «smartphones» y tabletas con Android se conectan a través de micro USB, si bien los más antiguos aún puede que utilicen el puerto mini USB. Sin embargo, en los últimos años está proliferando el USB tipo C, una clavija algo más ancha y reversible (da igual por el lado que se conecte), que se postula como el próximo cargador universal, tal y como pretende la Unión Europea. Este hecho también obligaría a Apple a adoptar este sistema, ya que la compañía de la manzana siempre ha sido un «verso libre» en cuanto a accesorios y su conexión es de tipo «lightening». Por otro lado, es importante fijarse en el cargador oficial y en los valores compatibles (la etiqueta con números que aparece en el reverso del enchufe del cargador). Aquí se nos indicarán dos cifras fundamentales: por un lado, velocidad máxima de carga, que variará entre 500 mAh y 2.000 mAh (se reflejarán valores entre 0.50A y 2.0A). Estos números quieren decir que, por ejemplo, un cargador que tiene de salida 1.000 mAh (1.0A), carga el doble de rápido que uno de 500 mAh. Si compramos un cargador por debajo de las especificaciones de nuestro móvil (esto es, un cargador barato que sea de 0.50A cuando el original era de 1.0A), el teléfono exigirá más al cargador, que podría calentarse y la carga será más lenta. Por el otro, hay que tener en cuenta la velocidad de salida, más importante aún que la de entrada. Normalmente, los cargadores tienen un voltaje estándar de 5V (lo verás al lado del apartado «output»). Si la diferencia es de tan solo 0.5V, podría estropear la batería y dejar inservible nuestro móvil. Entonces, ¿no puedo utilizar cargadores baratos? Todo esto no significa que todos los cargadores de terceras marcas sean peligrosos o incompatibles. Existen firmas que abaratan los precios más que las compañías oficiales, si bien normalmente el rendimiento suele ser menor (y la rebaja mucho menos perceptible que las «gangas» que circulan por internet). El mayor problema es que muchos no pasan por los controles de seguridad pertinentes, lo que no garantiza que no vaya a ocurrir un problema que puede ser bastante serio. Por ejemplo, los cargadores oficiales incluyen un sistema que detecta cuando la carga del móvil está al 100%, y la bloquean. Esta tecnología no está presente en muchos de los cargadores baratos y pueden provocar explosiones o incendios de los teléfonos (mucho más que las baterías, que siempre se han llevado la «mala fama» en los sucesos de este tipo). Desconfía de cargadores muy baratos que reproduzcan fielmente el diseño de los modelos oficiales, pues seguramente solo se trate de una «fachada» que pueda resultar muy cara al final. Consecuencias de utilizar un cargador no compatible Si a pesar de todas las advertencias has decidido usar un cargador barato, debes estar alerta a los signos que indican que ese accesorio puede producir un verdadero problema y llegar incluso a hinchar la batería o a explotar. Si observas una carga excesivamente lenta, es posible que el cable no sea compatible con tu teléfono. También si el ruido es excesivo, debes plantearte dejar de utilizar ese accesorio. Una señal inequívoca de que algo va mal es que la pantalla táctil no funciona al cargar. Esto significa que está recibiendo más carga de la que necesita y su uso regular podría dañar tu móvil. La señal definitiva de que debes deshacerte de ese cargador es que al tocar el móvil recibes una pequeña descarga del mismo. Ese cargador es peligroso y deberías deshacerte de él cuanto antes.
01-01-1970 | abc.es
Trump, contra las marcas chinas: prohíbe usar dispositivos Huawei y ZTE
Que Donald Trump no confía en los fabricantes chinos es un hecho. Desde que truncara las esperanzas de Huawei de desembarcar por todo lo alto en Estados Unidos gracias a una alianza con una de las mayores operadoras del país y, poco tiempo después, impusiese una multa millonaria a ZTE, apenas han pasado ocho meses. Mientras, no han dejado de proliferar informes que afirman una supuesta «conexión comunista» de estas compañías con el gobierno de China. El eco ha llegado tan lejos que ya no se trata de una teoría de la conspiración defendida únicamente por Trump: ante las próximas elecciones para decidir quién será el candidato demócrata a la Presidencia, el Comité Nacional Demócrata ha pedido a los aspirantes que ni ellos ni sus colaboradores operen con equipos de estas marcas. Es más, fuera de EE. UU., los gobiernos de otros países , como Australia o Reino Unido, empiezan a compartir las mismas sospechas: los dispositivos chinos no son fiables en el terreno de la seguridad. Este lunes, EE.UU. ha llegado a la culminación oficial de su rechazo a estos grandes fabricantes. Su actual presidente ha firmado la nueva ley de Defensa, donde se incluye la prohibición de utilizar tecnología de Huawei (que se ha colocado como segunda compañía en ventas mundiales de smartphones, por detrás de la surcoreana Samsung y adelantando a la norteamericana Apple) y ZTE. Ningún funcionario del Gobierno o contratista del mismo podrá usar dispositivos ni sistemas de estas compañías, que estarán vetadas de forma efectiva dentro de dos años, cuando la ley entre en vigor. Pero esta prohibición no afecta únicamente a estos fabricantes. Hytera Communications, Hangzhou Hikvision Digital Technology o Dahua Technology, y, en general, cualquier otra entidad que la Secretaría de Defensa considere que se trata de una entidad «propiedad de o controlada por, o conectada» con el Gobierno de la República de China se encuentran en el punto de mira del gobierno de Trump. Los investigadores, que también han contado con el apoyo de directores de Inteligencia Nacional y el FBI , recelan de estas empresas por posibles «deudas» con la administración de su país, quien tiene claramente el onjetivo de regular y controlar las nuevas tecnologías. Por ejemplo, plataformas como Facebook o Google se encuentran vetadas en el país, o tienen versiones «censuradas» adaptadas para el público chino, como Linkedin. Telecomunicaciones y vigilancia En concreto, la sección 889 de la ley de Defensa, que autoriza el gasto militar, prohíbe ciertos servicios o equipos de telecomunicaciones y videovigilancia tanto para su uso como su adquisición fabricados por Huawei y ZTE, así como sus filiales. Estas prohibiciones se justifican en la seguridad pública, de las instalaciones gubernamentales, la vigilancia física de infraestructuras físicas y otros propósitos de seguridad nacional. Afectan a su uso o adquisición por parte del Gobierno, de la Comisión Federal de Comunicaciones o los contratistas. Se suman así a la reciente prohibición por parte del Departamento de Defensa que, en el terreno de tecnología, ha vetado a sus funcionarios utilizar aplicaciones de geolocalización, lo que incluye herramientas que contabilizan el ejercicio físico o pulseras de actividad, además de teléfonos móviles o dispositivos inteligentes. Los recelos ante estos aparatos y programas vienen por la polémica causada por la filtración de datos de las herramientas de fitness Strava y Polar, que revelaron localizaciones de bases secretas norteamericanas e información personal de agentes militares estadounidenses como nombres completos, ubicaciones e incluso direcciones físicas. China pide que no se frene a sus empresas La respuesta por parte del Ejecutivo chino se ha hecho esperar. El gobierno ha reclamado que Trump trate a sus inversores de forma «objetiva y justa» y que no utilice «la censura de la seguridad nacional como un obstáculo» para frenar la cooperación en inversión entre las compañías de ambos países. «China llevará a cabo una evaluación exhaustiva del contenido de la propuesta de ley y seguirá de cerca el impacto que tenga su implementación en las compañías chinas», afirmó el Ministerio en un comunicado, ahondando en el potencial que ambas potencias tienen para «profundizar en su cooperación de inversión». «Los gobiernos de los dos países deben responder a sus peticiones y ofrecerles un buen ambiente y unas expectativas estables», reivindicó. Por su parte, las tecnológicas siempre se han querido desvincular de las sospechas de espionaje, afirmando que se trata de empresas privadas que en ningún caso operan bajo los mandatos del gobierno chino.
01-01-1970 | abc.es
OnePlus 6 o Xiaomi Mi 8: ¿con cuál te quedas?
Duelo en la cumbre de la telefonía «made in China». La revolución asiática disputa su propio partido. Y sus «messi» y «cristianos» son sus propuestas tecnológicas que han apostado por una idea: ofrecer más por menos dinero. Y poco a poco van marcando goles, algunos por la escuadra, y ganando encuentros por goleada. Xiaomi, por ejemplo, ya se ha convertido en el cuarto mayor vendedor del mundo, el tercero solo en España. Un mercado donde tiene cada vez más presencia al igual que OnePlus, aunque esta última no dispone del mismo músculo para escalar posiciones. Ambas marcas, sin embargo, han renovado en los últimos meses sus buques insignia. Con OnePlus 6 y Xiaomi Mi 8 el trono al mejor «smartphone» chino está difícil. En el fútbol un regate, una inesperada falta o un contragolpe en el último minuto puede decantar el marcador en favor de un equipo u otro. En la tecnología de consumo sucede tres cuartos de lo mismo. No existe el móvil perfecto que gane por goleada a su rival en todos sus apartados. En los matices se encuentra el Diablo, dicen, y en este sector se aprecia en mayor grado, porque lo que te gusta de un dispositivo no está en su rival. Y viceversa. Pero en esta comparación la cosa cambia porque empatan en muchos de sus enfrentamientos. Estética similar De ahí que a la hora de hacer la compra cada cual tenga sus preferencias y gustos. En este caso, ambos terminales se dan la mano en un aspecto: ofrecer altas prestaciones a precios contenidos. Porque, por fortuna, no hay que gastarse ya más de mil euros para tener lo que uno más desea en un «smartphone». En lo estético, ambos se dan un aire. Tienen cuerpos metálicos. Tienen el lector de huellas dactilares detrás. Han incorporado la controvertida pestaña o «notch» nacida en el Essential Phone y popularizada por el iPhone X. De ahí a que su estética recuerde, en parte, al móvil más avanzado de Apple hasta el momento. También se aprecia esa connotación en su configuración fotográfica. Ambos apuestan por una doble lente colocada de manera vertical, aunque en el móvil de Xiaomi se ubica en un borde mientras que en el de OnePlus se encuentra en la parte central. Esto no afecta a la captura de las imágenes, pero sí demuestra su filosofía a la hora de incorporar el modo retrato que tiene tanto relumbrón. Pero en su parte frontal se aprecian diferencias. La pestaña del Mi 8 es más pronunciada dado que alberga el altavoz y diversos sensores, como la posibilidad de realizar un desbloqueo facial por medio del hardware y no por software como en el caso del OnePlus 6. También están concebidos para sacar pecho como móviles «todo pantalla», una de las tendencias más fuertes del último año. Y prácticamente del mismo tamaño, de 6.21 y 6.20 respectivamente, aunque con una relación de aspecto ligeramente distinta (19:9 frente a 18.7:9) lo que hace que uno sea un poco más alargado. La pantalla presentan varias similitudes. Partiendo del tipo de panel escogido, OLED, que proponen una representación de colores intensos y negros bastante profundo. Ambos consiguen una resolución Full HD que, en líneas generales, ofrecen buenos resultados. Y todo bajo los sistemas de protección Gorilla Glass 5 que, en teoría, consiguen una buena resistencia. Aunque apuestan por el mismo sistema operativo, Android 8.1 Oreo, los dispositivos cuentan con sus propias capas de personalización (MIUI en el caso de Xiaomi; Oxygen en el caso de OnePlus) que permiten beneficiarse de algunos servicios propios, pero en general la experiencia es prácticamente idéntica. Las diferentes versiones difieren entre sí, puesto que el OnePlus 6 parte de una versión de 64 GB con 6 GB de memoria RAM (con 8 GB de memoria RAM en 128 y 256 GB de almacenamiento), en el caso del Mi 8 se tiene que contentar con 6 GB de memoria RAM en sus versiones de 64 y 128 GB. Un pequeño matiz que para determinado público puede ser motivo para decantarse por uno u otro. De potencia andan sobrados, puesto que disponen del mismo «cerebro», el chip Snapdragon 845 de Qualcomm que funciona de manera solvente y eficiente. En la fotografía está la gran diferencia Su apartado fotográfico es otra de las monedas de cambio que presenta diferencias notables. El Xiaomi Mi 8 dispone de dos lentes de 12 megapíxeles con apertura focal de F1.8 y F2.4, que permite capturar postales de gran calidad, pero el OnePlus 6 apuesta, sin embargo, por dos lentes de 16 y 20 megapíxeles pero capaces de captar más luz (apertura focal F1.7). En el día a día se aprecian algunos matices como por ejemplo la grabación de video en 4K que permite el Mi 8. Otro aspecto a tener en cuenta es la ausencia de clavija minijack de 3.5 para auriculares en el móvil de Xiaomi. Aunque la industria empieza a virar hacia las conexiones inalámbricas es cierto que para muchos usuarios todavía es importante contar con este puerto. Algo que sí lo conserva el OnePlus 6. A la hora de cargarlos, ambos ya cuentan con puertos USB-C, el estándar que empiezan a extenderse en la actualidad. El precio también es un aspecto a tener en cuenta, puesto que el OnePlus 6 arranca por 519 euros, mientras que el Xiaomi Mi 8 parte de los 549 euros.
01-01-1970 | abc.es
Schneider SCL141CTP: el ordenador perfecto para los «millennials» por 150 euros
En los últimos tiempos, la tecnología se ha democratizado hasta el punto de contar con equipos y dispositivos con un aceptable rendimiento a coste más que competente. Ejemplo de ello es el portátil SCL141CTP de Schneider. Este ordenador de «andar por casa» se puede convertir en el mejor aliado de cualquier usuario que necesite de un equipo para tareas básicas, transportable y con una buena resolución de pantalla por unos 150 euros. Por fuera, la estética recuerda a los portátiles de Apple, una reminiscencia que se termina solo con el tacto. En color gris, los materiales «low cost» que intentan emular al aluminio plateado dan paso, una vez que se abre, a una más que solvente pantalla de 14.1 pulgadas a una resolución de 1920×1080 píxeles (Full HD en formato panorámico 16:9), lo que ofrece una grata impresión. Igual que su peso ligero, 1.600 gramos, lo que le convierte en una opción más que aceptable para aquellos que necesiten llevar el portátil a todos lados y ejecutar tareas de ofimática como presentaciones de trabajo, así como reproducir fotos o vídeos (otro cantar será editar estos formatos o jugar a videojuegos, ya que no cuenta con tarjeta gráfica independiente). En cuanto al teclado, también lo básico marca la pauta, igual que el «touchpad», una webcam y un micrófono que cumplen con la calidad-precio del equipo. Sin embargo, en el apartado de conexiones, ofrece un paquete ajustado: dos puertos USB (USB 3.0 y USB 2.0) y otro HDMI. También contamos con los clásicos de audio, que completan todos los puertos. Los ausentes: el lector DVD, cuestión que han sacrificado muchos de los nuevos portátiles del mercado; y el conector de red, que para muchos será un escollo difícil de superar. Para los «millennials» conectados a redes sociales Este equipo está orientado a un público joven usuario habitual de las redes sociales. Si lo tuyo es estar enganchado diariamente a estas plataformas y ver vídeos en «streaming», este Schneider es tu portátil, ya que cuenta con una WiFi 802.11 B/G/N y Bluetooth 4.0. Una conectividad más que solvente destinada para aquellos que necesitan estar conectados permanentemente, ya sea por ocio o por trabajo. Sin embargo, existe un «pero»: que los altavoces estén colocados en la parte inferior del teclado provoca que se haga necesario en muchos casos de altavoces externos si se quiere conseguir un buen sonido. En cuanto a la batería, buenas noticias para el SCL141CTP. Con 10.000 mAh 3.7V., el fabricante francés nos asegura que podremos estar haciendo uso del portaltil hasta seis horas sin parar a recargar. El interior: rendimiento ajustado pero con Windows 10 El cerebro del portátil trae consigo preinstalado Windows 10, lo que se agradece a pesar de quedar un poco cercenado por las otras características del equipo. El procesador, un Intel Atom x5-8350 Quad Core con 2 MB de caché y 4 núcleos, queda demasiado atrasado con respecto a otros portátiles, así como lo corto de su memoria RAM, que trae tan solo 2GB. En almacenamiento también se queda corto: con solo 32 GB, se puede llegar hasta los 128 GB si le añadimos una tarjeta. Conclusiones El Schneider SCL141CTP ofrece por un precio muy ajustado (más, por ejemplo, que la mayoría de «smartphones» del mercado) un equipo operativo enfocado para los usuarios que se limitan a realizar tareas ofimáticas englobadas en programas tipo Office. Tampoco decepcionará a los que les guste estar conectados en todo momento a las redes sociales e internet, así como los aficionados a ver videos online. Se trata de un aliado perfecto para «andar por casa» al que pedir tareas sencillas por un precio casi imbatible.
01-01-1970 | abc.es
Apple elimina una «app» propiedad de Facebook por «espiar» a los usuarios
Continuan los tiempos revueltos para Mark Zuckerberg. El mismo día que se confirmaba que Facebook ha bloqueado más de 400 aplicaciones por dudas sobre cómo protegen la información de sus usuarios, Apple le complica aún más la jornada. La compañía de la manzana ha eliminado de la App Store de manera fulminante Onavo, una aplicación comprada por Facebook en 2013 y a la que la empresa de los iPhone acusa de «espiar» a sus ususarios. En concreto lo hace a través del rastreo de actividad del «smartphone» en el que esta herramienta está instalado. Y, además, con el consentimiento del usuario, que le otorga el permiso para recabar información y que la compañía de Zuckerberg pueda luego utilizarla para fines comerciales, tal y como lo recoge en su política de uso. Pero, ¿cuál es la función concreta de Onavo? Onavo nació para reducir el consumo de datos en la navegación, lo que es de gran ayuda para aquellos que van justos con su tarifa. De hecho, es tan eficiente que puede aliviar hasta en un 80% este flujo gracias a que comprime la información en sus servidores. Al mismo tiempo, garantiza una navegación segura al ser un «filtro» contra los posibles virus y amenazas online. «No debería recabar datos de otras apps» Precisamente esta última característica fue la que llamó la atención de la compañía de Zuckerberg en 2013, que la rebautizó bajo el nombre de «Protect» y la vendió como una herramienta que protegía los datos personales de los usuarios. De hecho, fue blanco de críticas durante el episodio de Cambridge Analytica por asegurar la privacidad de las personas, aunque la red social había recabado datos de 87 millones de cuentas en todo el mundo que fueron utilizadas para influir en procesos electorales como las presidenciales de Estados Unidos en 2016. «Trabajamos para proteger la privacidad de los usuarios y la seguridad de sus datos en el ecosistema de Apple. Con la última actualización de nuestra normativa, dejamos muy claro que las aplicaciones no deberían recabar datos sobre otras aplicaciones instaladas en el dispositivo del usuario, práctica que tiene como objetivo el análisis o el marketing», ha razonado un portavoz de Apple a The Wall Street Journal, explicando los motivos de la eliminación de la aplicación. A pesar de todo, esta «app» recogía datos de los usuarios con su expresa autorización, por lo que Facebook no habría cometido ninguna accion ilegal. Aún así, la polémica está servida.
01-01-1970 | abc.es
Pocophone: la nueva marca de Xiaomi busca que olvides a Apple por unos 300 euros
Decia Groucho Marx que la felicidad se basa en las cosas pequeñas: un pequeño yate, un pequeño palacio, una pequeña fortuna.. Con una filosofía similar parece haber llegado a Europa el primer Pocophone, de Xiaomi, llamado F1. Poco, pero a tope de especificaciones. No le bastaba a la firma china haber escalado en apenas unos meses hasta los primeros puestos de ventas de smartphones en Europa. Ni tampoco ser considerada por muchos como el «Apple chino», un indicativo tanto de sus aspiraciones como de su forma de ver este complicado y a menudo cruento negocio de la telefonía móvil. Por eso, Xiaomi ha decidido no dejar nada para luego, dar el siguiente paso y presentar en Europa su segunda marca, Pocophone, que hasta ahora solo había introducido en el mercado indio con la reciente presentación de su nuevo Pocophone F1 y cuyo desembarco europeo se ha anunciado este lunes en Paris. La idea que dio origen a Pocophone es sencilla: centrarse en lo «poco» que al consumidor realmente le importa. Y ese «poco» pasa por el diseño, la cámara, el procesador, la batería y la memoria. De esta forma, mientras otras marcas rizan el rizo con funciones que casi nadie usa y que elevan el coste de un «top» de gama hasta los 1.0000 euros, Pocophone se centra en lo importante y consigue hacer lo mismo por cerca de 300. En otras palabras, no hay que dejarse engañar por el nombre «Poco», ya que se trata de un terminal de muy altas prestaciones y que cuenta con los componentes más avanzados del momento. Una estrategia que, junto con la auto limitación de sus beneficios a un escueto 5%, es la «firma» de Xiaomi para la comercialización de todos sus productos. F1, un bólido dentro de la telefonía móvil Más bien al contrario, tal y como su «apellido» F1 parece indicar, estamos ante todo un bólido dentro de la telefonía móvil. Y a unos precios que solo Xiaomi parece poderse permitir. El Pocophone F1, en efecto, aterriza con el procesador más poderoso del momento en su interior, el Qualcomm Snapdragon 845, el mismo que equipan la mayoría de los terminales de gama alta de este año. Y ese procesador llega acompañado por 6 u 8 GB de RAM, por un mínimo de 64 GB para almacenamiento, con versiones de 128 y con una generosa batería de 4.000 miliamperios con sistema de carga rápida QuickVhsrge 3.0. No es un secreto que cuando un teléfono móvil se calienta demasiado, su rendimiento disminuye drásticamente. Por eso, el terminal está equipado con un nuevo sistema de refrigeración líquida, llamado LiquidCool Tecnology, que promete ser hasta un 300% más eficiente a la hora de disipar el calor que cualquier otro smartphone del mercado. Una característica más que interesante para aquellos que se pasan horas enteras jugando o viendo películas y series en el teléfono, actividades «calientes» y que llevan a cualquier terminal hasta sus límites de resistencia a las altas temperaturas. La pantalla, por su parte, es de 6,18 pulgadas y alcanza una resolución de 2.246 x 1.080 píxeles (Full HD+). Las dimensiones del terminal son 155,5 x 75,2 x 8,8 milímetros, con un peso de 182g. A diferencia de otros terminales de Xiaomi, este nuevo F1 no incluye cuerpo de metal o cristal, sino de plástico, especialmente tratado y resistente, que evita, según la marca, tener que ponerle una funda como protección. Se añade además una interesante versión Premium, aún no disponible en nuestro país, en la que el Plástico ha sido sustituido por Kevlar, uno de los materiales más resistentes que existen, en un modelo que «lo aguanta todo» y que ha sido bautizado como Armoured Edition. Con «ceja» removible y reconocimiento facial El nuevo Pocophone F1 nos llega, además, con notch (la famosa ceja) en la parte superior de la pantalla, pero con la diferencia de que podemos ponerlo o eliminarlo a voluntad con solo deslizar una pestaña, una solución ya vista en otros terminales y que puede presentar ciertas ventajas para los usuarios a la hora de visualizar determinados tipos de contenidos, como por ejemplo los juegos. Justo debajo del Notch, el terminal incorpora también un sistema avanzado de reconocimiento facial, basado en infrarrojos y no sólo en las cámaras, que capaz de identificar al usuario incluso en una habitación que esté completamente a oscuras. Según Xiaomi, resulta imposible engañar al sistema con máscaras, caretas o fotografías. En cuanto a las cámaras, se trata de viejas conocidas. De hecho, son las mismas que incorpora el reciente Xiaomi Mi 8: una doble cámara principal con sensores de SONY de 12 megapixeles y de Samsung de 5 megapixeles, y una más que solvente cámara frontal de 20 megapixeles. Las cámaras incluyen tecnología Dual Pixel (con píxeles más grandes, de 1,4 nanómetros), enfoque automático y, por supuesto, un modo retrato que permite desenfocar los fondos. Un sistema de Inteligencia Artificial añade, además, la capacidad automática de la cámara para reconocer escenas y para mejorar los resultados de las tomas nocturnas y el modo retrato. Pero cuando de Xiaomi se trata, uno de los puntos más interesantes es el precio. Y en este apartado, una vez más, la firma ha dado el campanazo. En su versión de 6 GB de RAM y 64 GB de memoria, en efecto, el nuevo Pocophone F1 se queda en 329 euros. La Versión con 8 GB de RAM y 128 GB para almacenamiento apenas si sube hasta los 399 euros.
01-01-1970 | abc.es
Elegir un teléfono móvil inteligente es una decisión difícil. Son muchos los factores determinantes a la hora de hacerlo. Por fortuna, en el mercado se pueden encontrar verdaderas joyas a precios casi al alcance de todos los públicos. Se ha democratizado el asunto, pero conforme la distancia entre las gamas medias y altas se estrechan se da la paradoja en que se lanzan productos de altas prestaciones que superan con creces los mil euros. La mente humana es insondable. Como lo es la larga lista de matices que lleva a un consumidor a preferir un terminal antes que otro. El precio es uno de ellos, es cierto, pero también existen otras razones que pueden ser cautivadoras. Como la duración de la batería. Por desgracia, los «smartphones» no han podido resolver en condiciones este problema. Duran poco, y más si estás continuamente utilizándolos. Samsung, en ese sentido, ha mejorado este apartado en el Galaxy Note 9, su nuevo «phablet» con el que, definitivamente, ha pasado página de la crisis de las baterías incendiarias. El salto es grande, puesto que ha pasado de una batería de 3.300 mAh a una de 4.000 mAh, ganando con ellos una mayor densidad que se traduce en una gran autonomía. Aguanta perfectamente día y medio hasta la siguiente recarga. Y eso es una bendición en los tiempos que corren. Para prolongar su batería cuenta con un sistema que permite que las aplicaciones no utilizadas quedan inactivas. Viene activado por defecto. El lápiz se afila con más opciones Esta es, sin lugar a dudas, uno de sus principales enfoques. No debería de extrañar puesto que el terminal se dirige en realidada un público exigente que, presumiblemente, lo utilice para un beneficio profesional. De ahí a que su ya distintivo accesorio, el lápiz digital S Pen, haya ganado algunas funciones extras como «mando a distancia» para, por ejemplo, capturar «selfies», consultar las fotografías o pasar páginas en una presentación. Es una de sus principales aportaciones, pero no es la única. Samsung ha logrado meter una memoria que resultará difícil agotarla, aunque con «trucos». En realidad, el móvil se puede configurar en varias versiones, una de las cuales viene con 512 GB de almacenamiento, pero se puede introducir una tarjeta microSD preparada para 1 TB. Ahí es nada. Pero, evidentemente, eso tiene un precio: 1.219 euros. Ficha técnica Pantalla 6.4 pulgadas Resolución 1440 x 2960 pixeles Dimensiones 161.9 x 76.4 x 8.8 mm Peso 201 gramos Chip Exynos 9810 a 2.7 GHz RAM 6 / 8 GB Memria 128GB (6GB RAM) y 512GB (8GB RAM) con microSD Cámara Dual, 12MP (F1.5-F2.4) + 12MP (F2.4, telefoto) y frontal de 8 MP (F1.7) Batería 4.000 mAh SO Android 8.1 Oreo El resto de escenarios en donde se enfrenta el terminal también destaca. Es un móvil polivalente, que funciona tanto en cortas distancias como al contragolpe. Saca pecho si juega entre líneas, pero se luce si presionan. Como si fuera un equipo de fútbol, el Note 9 toca bien todos los balones. Eso es gracias, en parte, a su abrumador rendimiento proporcionado por el «cerebro» de la bestia, un Exynos 9810 de fabricación propia, y a sus 8 GB de memoria RAM -en la versión analizada-. En general, estos fríos guarismos le confieren un desempeño apabullante en todas sus tareas. Incluso en los procesos más exigentes como el consumo de juegos móviles, en donde se suele exprimir al máximo en muchos casos al dispositivo. Su manejo es fluido, solvente. Se maneja como un pez en el agua cuando se abren las distintas aplicaciones. Pero si se le exprime se aprecia cómo se va subiendo la temperatura. Como herramienta de trabajo también viene perfectamente entrenado. En este partido, el dispositivo cuenta con un jugador imprescindible y diferenciador si lo comparamos con otros competidores, el lápiz óptico S Pen. Este elemento distintivo que le hace especial a la familia Note ha ganado algunas funciones como la posibilidad de capturar «selfies» con el accesorio. También se pueden pasar y retroceder las imágenes de la galería fotográfica como un carrusel, pero el escenario en donde mejor se maneja es en la edición y diseño. Diseño de altura Hay numerosas «apps» preparadas para sacarle partido. Y no solo al servicio nativo Notas. La definición y sensibilidad del lápiz es asombrosa, aunque es difícil distinguir si se han producido importantes avances en comparación con el modelo del año pasado. El reconocimiento de la grafía está bien conseguida. Aunque se pueden realizar bosquejos y diseños más o menos creativos -ahí depende de la mañana que uno tenga-, las dimensiones de la pantalla no lo hacen especialmente cómodo para estas tareas. Su pantalla, precisamente, es otra de sus virtudes. Ha crecido, pasando de las 6.3 pulgadas a las 6.4 pulgadas actuales. Pocos cambios relevantes se encuentran aquí. Se ha conservado su relación de aspecto 18.5:9. Es muy alargado, aunque no se hace excesivamente incómodo en su manejo. Otra cosa es su transportabilidad; si eres de los que lo llevan en el bolsillo del pantalón posiblemente sobresalga un poco. En cuanto a su definición, lo cierto es que Samsung tiene dominado este apartado que es complicado superarlo. Poco sorprende ya en medio del huracán de pantallas sin bordes y la llegada de los controvertidos «notch». Pero la firma surcoreana se vuelve a lucir en este territorio. Dispone de un panel tipo OLED que pone el acento en los negros profundos y los colores muy vivos. El resultado es más que óptimo; solo hace falta pasarse a ver algún video de calidad para comprobarlo. Está bien equilibrado. Es realmente difícil superarlo. La cámara es harina de otro costal. Es muy continuista respecto a su predecesor. Se trata de una cámara dual compuesta por sensores de 12 megapíxeles y apertura focal (F1.5-F2.4 para la cámara normal; F2.4 en el teleobjetivo). Es capaz de grabar en calidad 4K. Su resultado es bastante impecable, aunque deja a veces un sentimiento encontrado en ciertos escenarios como las panorámicas. Su sistema de enfoque es sorprendentemente rápido y permite, además, utilizar su cámara para grabar imágenes en «superlenta» y «rápida», que da bastante juego si se sabe en qué momento aplicarse. No podía faltar la posibilidad de crear «emojis» personalizados gracias a la cámara frontal (de 8 megapíxeles y apertura focal de F1.7). Es divertida esta opción porque, además, se generan automáticamente una secuencia de emociones a partir del registro realizado que se pueden utilizar para conversaciones. Pero una de sus grandes aportaciones en comparación con el Galaxy S9 Plus es la incorporación de un software que permite elegir los parámetros más ópticos de una sucesión de veinte tomas realizadas. Todo ello para que dé el mejor resultado. El Galaxy Note 9 incluye un sistema de audio estéreo, puerto USB-C y la clavija «minijack» de 3.5 milímetros para los auriculares. ¿Debería haberse eliminado si atendemos a la tendencia actual? Es una decisión personal, puesto que todavía mucha gente escucha música con cascos con cable, así que es posible que esta resistencia de Samsung a cambiar tenga muchos adeptos. En la parte de atrás se ha destinado una nueva ubicación al lector de huellas dactilares, que se encuentra en la parte inferior del módulo de cámaras. Esa cómodo y el dedo siempre cae en el lugar adecuado. Como sistema de desbloqueo es infalible, pero conforme ha avanzado el tiempo los móviles más avanzados han venido incorporando otras medidas biométricas para proteger el contenido del terminal. En este caso cuenta con un método mixto. Es decir, en función de las condiciones el sistema tira más por un reconocimiento de iris o el reconocimiento facial.
01-01-1970 | abc.es
En un año en el que ha logrado romper récords bursátiles, Apple se dispone de atar fuerte su futuro a costa de mantener los precios de sus productos cada vez más altos. Como de costumbre, cuando el periodo otoñal se vislumbra en el horizonte, el gigante de la tecnología presenta sus nuevos iPhone, que en esta ocasión llegará en tres versiones diferenciadas por tamaños. Uno de sus modelos tendrá la pantalla más grande del terminal hasta la fecha. Según las informaciones de «Bloomberg», la cocina de la firma de la manzana ya está calentando su programa de actualizaciones de su producto estrella. Las tres versiones de las que se especula responderán a un mismo diseño casi sin bordes, integrado en el iPhone X y que se ha convertido en la tendencia más fuerte en el mercado móvil. Dos de sus versiones volverán a incorporar paneles tipo OLED, una tecnología que apuesta por representar negros profundos y colores muy vivos, y que también debutó en el iPhone X el pasado año. Pero uno de los próximos dispositivos tendrá la pantalla más grande incorporada a un iPhone hasta la fecha. Todo apunta a que será de 6.5 pulgadas, aunque también se cree que habrá otro modelo muy similar al iPhone X (5.8 pulgadas) que se lanzó para conmemorar el décimo aniversario del producto. El tercero en discordia, que vendrá a sustituir al iPhone 8, se agrandará hasta las 6.1 pulgadas y tendrá los bordes en aluminio. Los nuevos «smartphones», que se presentarán en la segunda semana de septiembre (los analistas creen que el 12 de septiembre), vendrán acompañados de un tercero con una pantalla LCD más económica que la tecnología OLED. Una decisión que permitirá a la marca norteamericana mantener un precio más accesible, dado que lo más seguro que ambos dispositivos superen con creces los mil euros. Otros de los principales cambios de los nuevos iPhone OLED -cuyo nombre todavía no ha trascendido, pero se habla de iPhone XS o iPhone X Plus- serán la velocidad de procesamiento y una cámara mejorada. Los tres modelos incorporarán la revolucionaria interfaz gestual del iPhone X dado que prescindirán también del botón físico Home. También contarán con FaceID, su tecnología de reconocimiento facial preparada para desbloquear la pantalla y autorizar pagos móviles. Apple está planeando además la posibilidad de añadir dos ranuras para tarjetas SIM para determinados mercados que así lo demandan. No solo teléfonos Más allá de los teléfonos, Apple ha estado trabajando en nuevos relojes Apple Watch, cuya cuarta generación se presentará también en septiembre, así como unos nuevos modelos de auriculares inalámbricos AirPods. No se descarta que se puedan dar a conocer versiones más actualizadas de iPad Pro con pantallas sin bordes. La estrategia de la firma norteamericana está clara. En lugar de concentrarse en venta de unidades ha aprovechado la coyuntura para obtener mayores beneficios a costa de incrementar los precios de sus productos. Según los resultados del segundo trimestre del año, Apple vendió unos 52,2 millones de iPhones.
01-01-1970 | abc.es
Lo nuevo de Acer es un visor de realidad mixta llamado OJO 500 y muchos portátiles para todos los gustos
Acer ha presentado en el marco de la feria de consumo IFA 2018 en Berlín (Alemania) el nuevo visor de realidad mixta OJO 500 desmontable y con Windows Mixed Reality, así como una renovación en los ordenadores portátiles y «todo en uno» de su gama Aspire. El nuevo visor de realidad mixta OJO 500 incorpora por primera ocasión un diseño desmontable que facilita su limpieza, así como cintas con tejido lavable, como ha explicado la compañía taiwanesa en la presentación realizada este miércoles en IFA 2018. El nuevo visor de Acer incluye una rueda de distancia interpupilar (IPD) que permite personalizar la visión y consigue ver de forma más nítida ajustando la lente a cada ojo. Este sistema, de diseño modular, se apoya en la aplicación para «smartphones» IPD Meter, que mide la distancia entre el visor y las pupilas del usuario. El equipo emplea dos pantallas de cristal líquido (LCD) con bisagras frontales de 2.89 pulgadas que ofrecen un campo de visión de 100 grados y una resolución de 2.880 x 1.440 p y una tasa de refresco de 90 hercios. También dispone de una cámara en el propio visor. En cuanto apartado sonoro, el visor utiliza un sistema de altavoces integrados y sonido circular que dirige el sonido hacia los oídos del usuario y permite también dejar los oídos abiertos para escuchar lo que sucede alrededor. Este visor, que incluye soporte para el sistema de realidad mixta requiere de un PC compatible con este sistema y estará disponible en España en noviembre a partir de 499 euros. Detalle del Z 24, un «todo en uno»Nuevos «todo en uno» y portátiles Aspire Acer ha presentado también durante su evento en IFA una renovación de su gama de ordenadores Aspire con la llegada de una nueva versión del todo en uno Aspire Z 24 y de los nuevos modelos de portátiles Aspire 7, 5 y 3. El ordenador «todo en uno» Aspire Z 24 se ubica en una pantalla IPS de 23.8 pulgadas y resolución Full HD con 11 milímetros de grosor apoyada sobre un soporte de metal en forma de V y que también funciona como pantalla táctil con diez puntos de presión. En su interior, incluye cuatro micrófonos digitales de campo lejano que permiten ejecutar comandos de voz hasta a cuatro metros de distancia, así como los procesadores Intel Core i7 de octava generación y gráficos Nvidia GeForce MX150. El equipo estará disponible en España en octubre a partir de 899,99 euros. Detalle del Aspire 7La gama Aspire ha recibido también la presentación de nuevos ordenadores portátiles pertenecientes a las líneas Aspire 7, 5, y 3. El modelo Aspire 7 está orientado a tareas de alto rendimiento, con el procesador Intel Core i7 de octava generación, tarjeta gráfica Radeon RX Vega M GL y configuraciones con hasta 512 GB de almacenamiento SSD y 16 GB de RAM. Esto se incorpora en un cuerpo con diseño metálico de 16,9 milímetros y que pesa menos de 1,6 kilos, con una pantalla de 15.6 pulgadas. La compañía no ha revelado cuándo llegará al mercado este modelo por el momento. Por su parte, el renovado portátil Aspire 5 está orientado para familias, y aporta una pantalla de 15,6 pulgadas con un bisel de 7,82 milímetros. Al igual que Aspire 7, incluye procesadores Intel Core i7 de octava generación. El nuevo Aspire 3 es un portátil de 14 pulgadas con hasta 8 GB de memoria RAM. Aspire 5 y 3 estarán disponibles en España en diciembre por un precio a partir de 549 y 399 euros, según la compañía. Detalle del Swift 5Más delgadez para el Swift 5 Acer ha utilizado su evento en IFA para anunciar también la disponibilidad de su ordenador ultraligero Swift 5, que presentó el pasado mes de mayo. El fabricante taiwanés ha reivindicado este equipo como el portátil de 15 pulgadas más ligero del mundo, con 990 gramos. El portátil ofrece una pantalla de 15.6 pulgadas con bisel estrecho de 5,87 milímetros y ratio de pantalla de 87,6%, así como el procesador Intel Core i7 o i5 de octava generación en función de la configuración y una batería con 10 horas de autonomía. La versión de 15 pulgadas 5 estará disponible en Europa a partir de noviembre por un precio de 1.099 euros para sus configuraciones básicas. Además, este ultraligero ofrece también una versión de 14 pulgadas, con pantalla una pulgada menor y hasta 8 horas de autonomía, que estará disponible en Europa en septiembre a partir de los 999 euros. Acer ha revelado también la actualización de su gama Swift 3, con dos modelos de 13 y 14 pulgadas, respectivamente, y diseño de aluminio con hasta 180 grados de apertura. La versión de 13 pulgadas de Swift 3 llegará al mercado en Europa en octubre por 799 euros, mientras que la de 14 lo hará en enero por el mismo precio. Asimismo, la compañía taiwanesa ha anunciado también su portátil Chromebook 514, dirigido a jóvenes y estudiantes y con pantalla de 14 pulgadas, teclado retroiluminado, cristal Gorilla Glass y hasta 12 horas de autonomía.
780