Noticias de "twitter"

28-02-2020 | abc.es
Los peligros de WhatsApp: alertan sobre un aumento de casos de suplantación de identidad
WhatsApp se ha convertido en uno de los medios de comunicación más importantes para buena parte de la sociedad. Pero no todo son ventajas. En las tripas de la «app» se almacena una cantidad ingente de información sobre el dueño de la cuenta. Algo que, evidentemente, no pasa inadvertido a ojos de los ciberdelincuentes. Buena muestra de ello son los recientes «hackeos» de Jeff Bezos o Albert Rivera. Entre los métodos predilectos de los atacantes para explotar la aplicación se encuentra el «spoofing». Una técnica que sirve para suplantar al usuario, especialmente a través de correo electrónico, empleando tecnología con fines maliciosos. Ahora, la empresa de ciberseguridad Panda Security, afirma que este tipo de casos han aumentado considerablemente durante el último año dentro de la aplicación de mensajería. «Este tipo de técnicas dan mucho dinero. El retorno de la inversión es brutal. Las acciones de "phishing", y de "spoofing" en concreto, no exigen grandes esfuerzos», explica Hervé Lambert, responsable de operaciones de Panda Security. El experto, en conversación con ABC, se muestra muy preocupado por el aumento de los ciberataques que emplean ingeniería social para engañar al usuario y robarle los datos: «Los cibermalos son muy buenos y muy listos. Se les da muy bien encontrar fórmulas a través de las que robar información. Muchas veces la gente piensa que sus datos no valen nada, que en su teléfono no hay nada que interese. No es así. A día de hoy un "smartphone" alberga toda la vida digital del usuario. Su navegación, sus gustos, sus opiniones, sus amistades, sus datos bancarios.. Todo eso cuesta dinero». Un fenómeno muy extendido Los ataques destinados a la suplantación de identidad no son un fenómeno nuevo en internet. Ni de lejos. Durante los últimos años han afectado a numerosos usuarios y, a su vez, han ido mejorando. Un buen ejemplo de sus posibilidades lo encontramos en «el timo del CEO». Una ciberestafa en la que el atacante, haciéndose pasar por el jefe de una compañía, solicita a alguien de la plantilla que transfiera una cantidad de dinero a una cuenta concreta. Precisamente, esta técnica estuvo (presuntamente) relacionada con la pérdida de cuatro millones de euros de la EMT valenciana el año pasado. El dinero terminó en una sucursal de un banco en Hong Kong. «El crecimiento de los ataques basados en suplantación del usuario es muy grande y muy difícil de cuantificar. Más o menos del 40% desde 2017. Hay fuentes americanas que afirman que cada mes se crean dos millones de estafas de "phishing". El mayor número de ciberataques contra empresas durante 2019 ha sido de este tipo», afirma Lambert. Durante los primeros meses de 2020, firmas de ciberseguridad, como Kaspersky, han alertado sobre la aparición de varias estafas destinadas a robar cuentas de WhatsApp. Recientemente, la Guardia Civil informaba sobre un caso en el que el atacante, haciéndose pasar por un contacto al que ha suplantado previamente, trata de engañar al usuario para que le comparta el código de verificación de su cuenta de WhatsApp, con lo que tendría vía libre para tomar el control de la misma. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">¿Has recibido un SMS como este?<br><br>¡¡¡NO LO CONTESTES!!!<br><br>Es el mensaje con el código de verificación para la instalación. Si se lo facilitas a un tercero controlará tu cuenta en su dispositivo y con ello, el acceso a todos tus grupos y contactos<a href="https://twitter.com/hashtag/NoPiques?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NoPiques</a><a href="https://t.co/mkiaDcCUHc">https://t.co/mkiaDcCUHc</a> <a href="https://t.co/OgUvVgqRtC">pic.twitter.com/OgUvVgqRtC</a></p>&mdash; Guardia Civil (@guardiacivil) <a href="https://twitter.com/guardiacivil/status/1227208160429080576?ref_src=twsrc%5Etfw">February 11, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La seguridad de WhatsApp Desde Panda Security apuntan que, a pesar de las mejoras de «app» en materia de seguridad, como la adopción del sistema de doble verificación, el riesgo de que un cibercriminal pueda atacar una cuenta y robarla es «preocupante». WhatsApp, por su parte, hace hincapié dentro de su página de soporte en que cualquier persona que tenga el número de un usuario tiene la capacidad de mandarle un mensaje, por lo que es importante tener cuidado. «Los mensajes no deseados enviados por terceros no autorizados pueden llegarte de diferentes maneras: spam, estafas o mensajes de impostores que se hacen pasar por miembros de nuestro equipo. Todos estos mensajes tratan de engañarte e intentan que realices alguna acción que puede ponerte en peligro», explican desde WhatsApp. A su vez, la «app» recomienda a aquellos que reciban un mensaje de este tipo que bloqueen al emisario, ignoren la información que aparece y que borren la conversación. A pesar de los esfuerzos de WhatsApp por garantizar la seguridad de los usuarios, muchas entidades internacionales albergan dudas sobre el servicio. Ese es el caso, por ejemplo, de la ONU, que el mes pasado prohibió a sus representantes el intercambio de mensajes a través de la aplicación propiedad de Facebook. «Los altos funcionarios de la ONU han recibido instrucciones de no usar WhatsApp. No es un mecanismo seguro», afirmó el portavoz Farhan Haq en declaraciones recogidas por Reuters. Cómo protegerte Según el responsable de operaciones de Panda Security, para hacer frente a los ataques de suplantación de identidad es imprescindible tener un sistema de seguridad adaptado a las necesidades del usuario. También se debe emplear el sentido común. Entender, por ejemplo, que una entidad bancaria nunca va a pedir las credenciales de un cliente a través de un mensaje de WhatsApp o un correo. O que la Guardia Civil no va a enviar una multa empleando alguno de estos mecanismos. A su vez, recomienda fijarse en los elementos que componen el correo electrónico o la conversación de WhatsApp de la que se sospecha. Si existiese alguna duda sobre su veracidad, se debe entrar en contacto con la persona o la entidad que, supuestamente, ha enviado el mensaje.
27-02-2020 | abc.es
«Hackean» los datos de Clearview IA, polémica empresa de reconocimiento facial
La revelación de que una desconocida «startup» de reconocimiento facial llamada Clearview IA colaboraba con la Policía estadounidense sumió a los usuarios más preocupados por la privacidad de los datos de internet en una pesadilla. La herramienta que habían desarrollado sus ingenieros parecía de película: identificar a cualquier persona desde una base de datos alimentada de redes sociales como Facebook o Twitter. Esa información ha quedado comprometida. La empresa estadounidense, según ha informado el medio «Daily Beast», ha sufrido recientemente una brecha de seguridad que ha podido poner en compromiso la base de datos de sus clientes, entre los que se cree que se encuentran organismos e instituciones de seguridad. La firma ha asegurado que ha diseñado una base de datos compuesta por más de 3.000 millones de imágenes recopiladas de redes sociales como Facebook, Twitter o servicios como YouTube. Solo un usuario ha podido acceder, aseguran las mismas fuentes, que avanzan que este incidente no se debe a un «hackeo» del sistema de seguridad. Pese a las dudas, sus responsables han insistido en que la información se ha extraído de plataformas abiertas y no de perfiles privados de usuarios. Las empresas tecnológicas, sin embargo, han intentado paralizar el proyecto exigiendo a la empresa a detener la recopilación de imágenes de sus usuarios. El fiscal general de Nueva York ha prohibido incluso a la Policía local usar el software para sus labores de investigación. El «hackeo» todavía se encuentra en fase de análisis, pero fuentes de la firma han asegurado que sus sistemas han detectado un «acceso no autorizado» a su lista de usuarios, aunque han insistido que no se ha accedido a los servidores. La vulnerabilidad se ha reparado. La tecnología de reconocimiento facial se ha ido extendiendo en los últimos años por fuerzas de seguridad, aunque ha despertado las preocupaciones de organismos internacionales por las posibles implicaciones en la intimidad de las personas.
26-02-2020 | elpais.com
900 cuentas falsas de la misma empresa que contrató el Barça hicieron campaña contra el secesionismo
La 'Operación Némesis' promovió docenas de etiquetas en Twitter con más de 240.000 mensajes entre 2014 y 2015
24-02-2020 | abc.es
Descubierto un fallo de seguridad en WhatsApp: así de fácil es espiar tus chats
La seguridad de los servicios digitales importa. Y mucho. Si se trata de uno de los más utilizados del mundo, como es el caso de WhatsApp, aún preocupa más. Un grupo de expertos en seguridad informática ha descubierto que Google permite que los usuarios puedan encontrar invitaciones a grupos privados y unirse sin problemas, permitiendo así que extraños puedan revisar desde mensajes a fotografías teóricamente privados. El fallo de seguridad, descubierto por el medio especializado ?Motherboard?, afecta a la privacidad de los datos personales de sus más de 2.000 millones de usuarios registrados en todo el mundo. El problema viene de que el motor de búsqueda del gigante de internet indexa enlaces de invitación a los chats en grupo. Es decir, utilizando búsquedas concretas en Google, cualquiera podría descubrir enlaces a los chats. Se estima que el buscador alberga unos 470.000 resultados relativos a los términos de búsqueda «chat.whatsapp.com», parte de la dirección URL que componen las invitaciones a las conversaciones del servicio. Lo que quiere decir que si se publica el enlace de invitación en internet se corre el riesgo de que alguien lo encuentre. Se trata de una función muy extendida que permite fácilmente compartir una dirección web por diversos canales para que usuarios puedan ingresar como nuevos miembros de un grupo. Grupos que se crean para fines muy diversos, incluso también para que padres de estudiantes tengan un punto de encuentro para organizar eventos escolares. Este hecho significa que con una simple búsqueda en internet, usuarios malintencionados pueden descubrir y unirse a un chat grupal de WhatsApp sin ser el receptor legítimo. Su incidencia, sin embargo, no está generalizada dado que estos enlaces de invitación no suelen compartirse en foros por regla general. En opinión de Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática en Securízame, este hallazgo «no es tan alarmista» y se debe a que los «grupos no tienen ningún tipo de autentificación». «No debería haber alarmismo porque no cualquiera puede entrar a un grupo de WhatsApp haciendo una búsqueda en Google, porque para esto previamente alguien con acceso al mismo tiene que haber compartido en algún sitio que sea indexable por el motor de búsqueda», explica en conversación telefónica con este diario. «Los grupos de WhatsApp pueden no ser tan seguros como crees?», valoró por su parte en su perfil de Twitter Jordan Wildon, periodista multimedia del medio alemán «Deutsche Welle».
21-02-2020 | abc.es
«Encuentra mi móvil»: la extraña notificación que han recibido miles de usuarios de Samsung
Un extraño mensaje ha sorprendido a miles de usuarios de Samsung. Este jueves una notificación con el texto «Encuentra mi móvil» o «Find my mobile», acompañada de un número 1, ha inquietado a los propietarios de esta marca de teléfonos, que en muchos casos han llegado a pensar que estaban siendo espiados de alguna forma. Uno de los primeros en darse cuenta de este mensaje fue Dieter Bohn, director editorial de la publicación «The Verge», que no tardó en subirlo a redes sociales. Para tranquilidad de los usuarios, desde Samsung han declarado que este envío se ha hecho de manera involuntaria, a modo de prueba a un número muy concreto de aparatos.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/SamMobiles?ref_src=twsrc%5Etfw">@SamMobiles</a> <a href="https://twitter.com/SamsungHelpUK?ref_src=twsrc%5Etfw">@SamsungHelpUK</a> <a href="https://twitter.com/SamsungMobile?ref_src=twsrc%5Etfw">@SamsungMobile</a> hi, any idea what is happening here to seemingly every Samsung phone in the world?</p>&mdash; MPJ (@MarkPJ1981) <a href="https://twitter.com/MarkPJ1981/status/1230383913350180870?ref_src=twsrc%5Etfw">February 20, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> «Recientemente, se produjo una notificación sobre "Find My Mobile 1" en un número limitado de dispositivos Galaxy. Esto se envió involuntariamente durante una prueba interna y no hay ningún efecto en su dispositivo. Nos disculpamos por cualquier inconveniente que esto pueda haber causado a nuestros clientes», escribió la marca a un usuario a través de Twitter.
21-02-2020 | abc.es
Roban en Las Vegas los datos de 10,6 millones de personas
Ayer, en la costa oeste de EE.UU. nos levantamos con la noticia, compartida por la BBC y el portal de tecnología «ZDNet», de que 10,6 millones de personas que en algún momento de sus vidas se alojaron en el hotel-casino MGM de Las Vegas podrían ver su información personal colgada en internet: teléfonos, domicilios, nombres completos, correos electrónicos y hasta fechas de nacimiento. Un maná de datos que a cualquiera con hábitos criminales o incluso con pocos escrúpulos -donde la política o las finanzas son campo abonado- le haría la boca agua. Aquello que se decía en la década de 50 de «lo que sucede en Las Vegas, se queda en Las Vegas» ha dejado de ser cierto. Según Irina Nesterovsky, responsable de Investigación de Amenazas de Internet de la firma Kela, la información fue sustraída el pasado verano de la base de datos de este gigantesco establecimiento con más de 5.600 habitaciones, suites, lofts o villas y ya ha sido compartida en varios foros de «hackers». El «cerebro» de este atraco digital, o al menos el distribuidor de los datos robados, es miembro de Gnostic Player, un grupo que ha publicado información de más de 1.000 millones de personas. El peligro más inmediato para estos clientes es el de recibir mensajes encriptados que, al abrirlos, puedan ayudar a los cibercriminales en sus actividades fraudulentas: sobre todo, crear nuevas cuentas con el nombre de la víctima, lo que se conoce como «fraude de identidad sintética», pues usan esa información para reclamar servicios con nombres ajenos. Ni que decir tiene que la extorsión tampoco se descarta: a Las Vegas se la conoce como «la ciudad del pecado» -casinos, prostitución, despedidas de solteros..- y a más de uno (y una) el robo de sus datos del célebre hotel podría ponerle a los pies de los caballos. Si en el siglo XIX subió la fiebre del oro y en el XX se horadó el suelo en busca de gas y petróleo, en este siglo XXI los datos que guarda red son un auténtico tesoro. Se calcula que la información acumulada podría cifrarse en 44 Zettabytes almacenados en distintos servidores a lo largo del planeta, sobre todo EE.UU. Eso sí, se necesita una gigantesca inversión para establecer procesos, métodos e infraestructura para extraer información útil que sirva para conocer patrones de conducta o tendencias. La política actual no es ajena a nada de ello y no olvidemos que esta semana son las primarias en Nevada, estado que alberga a Las Vegas. Si a alguien le sirve de consuelo, entre quienes han perdido su privacidad en el ataque a MGM figuran el consejero delegado de Twitter, Jack Dorsey; el cantante Justin Bieber y varios oficiales del departamento de Seguridad del Estado. Cultivar, fabricar y vender datos es el gran negocio del milenio. Y ni siquiera Las Vegas podrá guardar sus secretos.
19-02-2020 | abc.es
Twitter, más cerca de copiar la función de moda en las redes sociales
Twitter ha anunciado la adquisición de la compañía estadounidense Chroma Labs, especializada en el desarrollo de herramientas para potenciar la creatividad de los vídeos cortos y las fotografías. ¿Integrará una de las funciones más existosas en los últimos años en las redes sociales, las llamadas «Historias»? <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Thrilled to welcome the amazing <a href="https://twitter.com/Chroma_Labs?ref_src=twsrc%5Etfw">@Chroma_Labs</a> team including <a href="https://twitter.com/picturejohn?ref_src=twsrc%5Etfw">@picturejohn</a>, <a href="https://twitter.com/alexli?ref_src=twsrc%5Etfw">@alexli</a>, <a href="https://twitter.com/joshuacharris?ref_src=twsrc%5Etfw">@joshuacharris</a> to <a href="https://twitter.com/Twitter?ref_src=twsrc%5Etfw">@Twitter</a>. <br><br>They?ll join our product, design, and eng teams working to give people more creative ways to express themselves on Twitter </p>&mdash; Kayvon Beykpour (@kayvz) <a href="https://twitter.com/kayvz/status/1229888517221703685?ref_src=twsrc%5Etfw">February 18, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La aplicación Chroma Stories ha permitido crear en el último año «millones de historias» en todo el mundo, como ha indicado en un comunicado el equipo de la empresa, donde aseguran, además, que están deseando continuar con esta misión «a una escala mayor», con uno de los «servicios más importantes del mundo». La adquisición por parte de Twitter supone el cierre, «con efecto inmediato», de los negocios de Chroma Labs. No obstante, los trabajadores de esta empresa pasan a formar parte de los equipos de Diseño, Producto e Ingeniería de Twitter, como ha informado el responsable de Producto, Kayvon Beykpour, en una publicación en la red social.
17-02-2020 | abc.es
Facebook cambia sus reglas publicitarias por culpa de un «meme»
Política desde un clic. Política a través de redes sociales. Política, al fin y al cabo, que aprovecha los entornos digitales al alcance de cualquiera para propagar sus mensajes electorales. Y recordemos: esto no ha hecho nada más que volver a empezar porque en 2020 hay elecciones presidenciales en Estados Unidos. Aunque no existen certezas de que en la elección de Donald Trump hace cuatro años viniera impulsado por Facebook, lo cierto es que los dos bandos, el Partido Demócrata y el Partido Republicano, han utilizado las redes sociales como armas de propaganda. Se mira con lupa al gigante de internet. Es la única gran plataforma social que se ha cerrado a la verificación de la información en sus anuncios políticos. Al contrario que Google -en en menor medida- y Twitter, que ha dejado de aceptar este tipo de publicidad en su plataforma. Pero Facebook está, de nuevo, entre la espada y la pared. La compañía anunció el viernes que va a permitir que los llamados «influencers» produzcan contenido pagado para campañas políticas siempre que las publicaciones estén claramente identificadas como anuncios. Lo ha hecho después de otro lío en su inventario. El cambio se produjo después de que el candidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos, Michael Bloomberg, pagara a usuarios «influencers» para producir «memes» y fotomontajes en Instagram, aplicación de fotografía propiedad de Facebook, de su campaña. «Memes» sobre sí mismo que hagan parecer divertido al multimillonario. De esta manera, la campaña, lanzada la pasada semana, confeccionó una serie de publicaciones de corte humorístico que tenían forma de falsos mensajes privados enviados por Bloomberg. En total, el equipo del candidato contrató una veintena de «influencers» con una audiencia total de más 60 millones de seguidores. Aparecieron en cuentas de Instagram como @GrapeJuiceBoys (con más de 2,7 millones de seguidores) o @Tank.Sinatra (con cerca de 2,3 millones). El objetivo era «rejuvenecer» los mensajes al candidato, de 78 años, y «vender» entre los usuarios de estos servicios, generalmente más jóvenes, que podía ser una buena elección. La estrategia de pagar a usuarios «influyentes» de las redes sociales para difundir mensajes políticos o crear contenido ha empezado a cobrar un nuevo impulso en la carrera presidencial, pero las reglas de uso en torno a esta práctica habían sido confusas. Algo que ha motivado a cambiarlas con urgencia. «Después de escuchar varias campañas, estamos de acuerdo en que hay un lugar para el contenido de marca en la discusión política en nuestras plataformas», apuntaron fuentes de Facebook en un comunicado. El asunto es que la campaña de Bloomberg ha empleado un resquicio en los términos de uso que le permitía explotar la herramienta de contenido de marca de Facebook, por el cual la red social no obtiene dinero directamente y que las instituciones pueden pagar a los creadores, quedando eximidos del registro publicitario. La Comisión Federal de Comercio en Estados Unidos exige, en cambio, que los «influencers» y creadores de contenido etiqueten claramente las publicaciones patrocinadas en sus perfiles. Facebook aseguró entonces que el contenido patrocinado de los anunciantes políticos no se incluirá en su librería de anuncios, una base de datos que proporciona una cierta transparencia en torno a la publicidad política.
14-02-2020 | abc.es
Cuidado, la Guardia Civil alerta sobre una nueva estafa para robarte la cuenta de WhatsApp
WhatsApp ha cambiado completamente la forma en la que los usuarios se comunican. Así lo demuestra, sin ir más lejos, el que 2.000 millones de personas utilicen el servicio. Sin embargo, es fundamental mantener la cuenta protegida. Y es que, cuando una plataforma acumula tanta información sobre el usuario y sus contactos, es inevitable que los ciberdelincuentes piensen en el provecho que pueden sacarle en caso de explotarla. Recientemente, la Guardia Civil ha llamado la atención sobre una nueva estafa dirigida a engañar al usuario para poder robarle la cuenta de la «app» propiedad de Facebook. Se trata del clásico caso de phishing, en el que el delincuente, valiéndose de ingeniería social, consigue que el afectado comparta sus claves. Este tipo de acciones están, prácticamente, a la orden del día, y no afectan exclusivamente a WhatsApp. También son populares a la hora de robar contraseñas bancarias, de entidades comerciales y de redes sociales, como Instagram. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">¿Has recibido un SMS como este?<br><br>¡¡¡NO LO CONTESTES!!!<br><br>Es el mensaje con el código de verificación para la instalación. Si se lo facilitas a un tercero controlará tu cuenta en su dispositivo y con ello, el acceso a todos tus grupos y contactos<a href="https://twitter.com/hashtag/NoPiques?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NoPiques</a><a href="https://t.co/mkiaDcCUHc">https://t.co/mkiaDcCUHc</a> <a href="https://t.co/OgUvVgqRtC">pic.twitter.com/OgUvVgqRtC</a></p>&mdash; Guardia Civil (@guardiacivil) <a href="https://twitter.com/guardiacivil/status/1227208160429080576?ref_src=twsrc%5Etfw">February 11, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Así es como funciona este timo: El delincuente, que previamente ha suplantado a alguno de los contactos del afectado, descarga la aplicación WhatsApp en su «smartphone» e introduce el número de teléfono de la cuenta que desea robar. El problema es que la «app» de mensajería, para asegurar de que la persona que quiere acceder es la auténtica propietaria, envía un código de verificación de seis cifras vía SMS que es imprescindible para acceder a la plataforma. Estos dígitos, a no ser que el «smartphone» haya sido infectado con «malware» (virus informático) previamente, no están a disposición del cibercriminal. Entonces, al delincuente solo le queda engañar al propietario legítimo de la cuenta para que este le comparta la información. Lo que hace es enviarle un mensaje de WhatsApp a la víctima haciéndose pasar por uno de sus contactos. En este le dice que le ha mandado por error un SMS en el que aparecen seis números, y le pide que se los reenvíe: «Hola, lo siento, te envíe un código de 6 dígitos por SMS por error, puedes pasar a mí por favor? es urgente». Al ser una solicitud de una persona con la que, en teoría, la víctima tiene confianza, resulta sencillo caer en la trampa y terminar compartiendo la información. Algo que supone un gran riesgo, tanto para el usuario como para el resto de sus contactos. «El delincuente tendría la capacidad de suplantar a la víctima y, a través de sus contactos, empleando ingeniería social, acceder a mucha más información, como sus claves para otros servicios», explica a ABC el director de la consultora informática Securízame, Lorenzo Martínez. Verificación en dos pasos Para no caer en una trampa de este tipo, los expertos recomiendan activar la verificación en dos pasos en WhatsApp. Para habilitar esta opción, hay que abrir la «app» y dirigirse a «Configuración», acceder a «Cuenta» y activar la llamada «Verificación en dos pasos», de forma que el sistema requerirá un código cuando el usuario vuelva a registrar su número de teléfono en WhatsApp, como, por ejemplo, cuando cambia de dispositivo móvil. Además, puede asociar una dirección de correo electrónico, que servirá para que WhatsApp le envíe un enlace por email para que pueda deshabilitar la verificación en dos pasos en caso de olvido del código de acceso de seis dígitos. También es importante fijarse bien en toda la información antes de compartirla. Si un usuario le solicita un código, aunque tenga confianza en él, debe confirmar la procedencia de los datos. Precisamente, otro timo, del que informó recientemente la empresa de ciberseguridad Kaspersky, se vale de este descuido para robar la cuenta de WhatsApp. Qué hacer si he caído en la trampa En caso de que haya caído en este timo o en otro similar, debe registrase de nuevo en WhatsApp con su teléfono y verificar el número ingresando el código de seis dígitos que recibe por SMS. Una vez haya hecho esto, la sesión de la persona con acceso a su cuenta se cerrará automáticamente. Sin embargo, en caso de que el delincuente haya activado la verificación en dos pasos, la operación se dificulta. Según explica WhatsApp en su sitio web, tendrá que esperar siete días para poder verificar su número sin el código de verificación en dos pasos. Transcurrido ese tiempo, independientemente de si sabe el código de verificación en dos pasos o no, la sesión de la persona con acceso a su cuenta se cerrará en cuanto ingrese el código de seis dígitos enviado por SMS.
14