Noticias de "twitter"

24-03-2020 | abc.es
El uso de redes sociales en España aumenta un 55% en la pandemia de coronavirus
Malos tiempos para la lírica. En un momento crucial como la pandemia de coronavirus Covid-19, en donde millones de personas se muestran ávidos de información, los medios de comunicación han disparado sus audiencias. También las principales plataformas sociales, que han experimentado un aumento del 55% de uso en las últimas semanas. De ellas, Twitter ha capitalizado la conversación en las últimas semanas. Su audiencia se ha disparado un 23% más, aunque sus finanzas se empiezan a resentir ante la caída de anunciantes. Son momentos difíciles, llenos de incertidumbre. Internet es la tabla de salvación para millones de personas. Desde el teletrabajo para mantener activas a las empresas que pueden optar por esta fórmula productiva hasta el ocio digital que permite horas de entretenimiento para todas las edades. Y todo ello ha abofeteado duramente a la infraestructura de red, que ha empezado a ralentizarse un 10% a nivel global, según diversos informes. En Europa, uno de los principales focos de las infecciones, el uso de las redes sociales se ha disparado. España lidera en estos momentos el tráfico de estas plataformas, según estimaciones del auditor Comscore recogido por «El Economista». En la última semana, el consumo de información de redes sociales como Twitter, Facebook, Instagram o LinkedIn ha crecido un 55%. Frente a estos datos, el crecimiento del consumo de información por redes sociales en Italia fue el 30%, en Alemania el 11%, en el Reino Unido el 18% y en Francia el 14%. La relación de los ciudadanos de países afectados con las nuevas tecnologías ha empezado a estrecharse. El largo tiempo disponible confinado en casa está llevando a usar dispositivos móviles a un ritmo incalculable. Según el estudio «Impacto del coronavirus en el uso del móvil» (PDF) elaborado por la compañía Smartme Analytics, los internautas españoles usan un 38,3% más el teléfono móvil. Los datos recogen que se ha pasado de las dos horas y cuarenta minutos diarios de media a tres horas y veinticuatro minutos en la semana más dura del confinamiento. Este incremento está relacionado con dos factores relacionados con el aislamiento, según recoge el estudio. El primero, es la necesidad de comunicarse con familiares y amigos, que ha aumentado en un 53% su uso para llamadas y para aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp y de videoconferencia como Hangouts o Skype, respecto a la semana anterior. El segundo factor es la necesidad de entretenimiento. Así, el uso de juegos en el móvil ha crecido ligeramente, con casos como «Clash of Clans», «Township» o el Parchís, que han visto un incremento en su uso de hasta un 60%, y también las redes sociales, que han subido un 21%. Pese a estos datos, empresas como Twitter, una de las redes sociales que más crecimiento de uso está registrando en estos momentos, está sufriendo el embate de la publicidad digital. Según estimaciones de Reuters, se han reducido las inversiones de los anunciantes debido a la incertidumbre del brote de coronavirus. El lunes trasladó a sus inversores que ignoraran las previsiones del último trimestre con respecto a ingresos porque se verán afectados «significamente» en las próximas semanas.
20-03-2020 | abc.es
WhatsApp: así es la funcionalidad para combatir los bulos sobre el coronavirus
Durante las últimas semanas, hemos visto como la aplicación de mensajería WhatsApp se convertía en uno de los principales focos de desinformación sobre la situación del coronavirus. Inclusive, se ha convertido en uno de los espacios preferidos de los ciberdelincuentes para estafar a los usuarios empleando el Covid-19 como cebo. Con el objetivo de revertir la situación, la «app» ya se encuentra centrada en el desarrollo de una nueva funcionalidad destinada a combatir los bulos dentro de su entorno. Según ha publicado el portal especializado en WhatsApp WABetaInfo, la función permitirá que los usuarios tengan la opción de buscar en internet los mensajes recibidos que les parezcan sospechosos o poco veraces. La opción, llamada «buscar mensajes en la web» ha aparecido en la nueva beta para Android 2.20.94 de la aplicación y podría ejecutarse con lo mensajes que han sido reenviados con frecuencia. La herramienta, como se puede ver en la imagen, aparecerá en la interfaz y tiene forma de lupa. En caso de que el usuario lo pulse, la aplicación le preguntará si desea buscar el mensaje en Google para comprobar si contiene información falsa. Por el momento, se desconoce cuando estará disponible en todos los dispositivos. WhatsApp, un coladero de bulos Como decíamos, la aplicación de mensajería ha sido empleada recurrentemente para el envío de bulos sobre el coronavirus durante los últimos días. Inclusive, los ciberdelincuentes han comenzado a aprovechar la pandemia para aprovecharse de los usuarios de la aplicación. Hace unas semanas, la Guardia Civil ya alertaba a través de Twitter de que un grupo de atacantes había suplantado al Ministerio de Sanidad en la «app» de mensajería. Asimismo, en estos momentos se ha convertido en algo normal recibir en móvil audios cargados de alarmismo procedentes de, supuestamente, personal de centros sanitarios. Uno de los casos más conocidos es en el que se suplantaba a personal del Hospital de Txagorritxu (Vitoria), donde se encuentran hospitalizadas personas infectadas vinculadas a un funeral celebrado la semana pasada. En unas notas de audio difundidas por WhatsApp se denuncia la no existencia de material y camas en la UCI, que están «colapsadas» y que una serie de personas de etnia gitana se han dedicado a escupir a los sanitarios. El centro, a través de un comunicado, tuvo que negar esta situación.
19-03-2020 | abc.es
Riesgo de colapso en internet: Europa pide a Netflix que baje la calidad en la pandemia de coronavirus
«Es como si fuera Año Nuevo». Son palabras de Mark Zuckerberg, fundador y presidente de Facebook, que este miércoles tuvo que salir a la palestra para avanzar una serie de medidas para combatir las noticias falsas. En su intervención reconoció que el uso de sus servicios, entre ellos, WhatsApp, se ha duplicado desde que se decretó la pandemia de coronavirus de Covid-19. Aunque las empresas de telecomunicaciones y energéticas aseguran estar preparadas, lo cierto es que en los últimos días se ha disparado el uso de internet y plataformas digitales. Algunas de ellas, como Netflix, videoclub de contenidos en «streaming», ha empezado a utilizarse de manera masiva. Un escenario preocupante que ha llevado a la Unión Europea a pedir a las plataformas de contenidos audiovisuales online como Netflix a reducir la calidad de imagen. En una conversación que ha hecho pública en la red Twitter, el comisario europeo de Industria, Thierry Breton, ha instado a estas plataformas tan populares que difundan sus contenidos en calidad estándar y no en alta definición para «prevenir una congestión de internet» mientras dura el confinamiento provocado por la pandemia. «Las autoridades públicas y empresas han puesto en marcha soluciones para hacer frente al teletrabajo. Universidades y centros educativos han preparado herramientas de enseñanza online. La gente que está confinada en sus casas, así que usa más aplicaciones de entretenimiento, como películas en 'streaming' o juegos multijugador online», apunta en un comunicado la Comisión Europea. Bruselas ha asegurado que estas medidas vienen encaminadas a proteger y mantener los «mejores servicios a los usuarios» y hacerlo «sin interrupciones». Hasta ahora, las empresas tecnológicas se habían mostrado optimistas con soportar el envite de tráfico de internet derivado del estado de alerta decretado en numerosos países. Ahora, existe riesgo de colapso. Los repentinos cambios conductuales de los ciudadanos europeos a raíz del brote de coronavirus puede saturar la infraestructura de red. Y eso provocaría que actividades como el teletrabajo o tareas importantes vean mermadas sus capacidades frente al uso lúdico de internet. «El comisario tiene razón al destacar la importancia de garantizar que internet continúe funcionando sin problemas durante este momento crítico. Durante muchos años, nos hemos centrado en la eficiencia de la red, incluyendo el suministro de forma gratuita de nuestro servicio de conexión abierta a las empresas de telecomunicaciones», valoran a este diario desde Netflix. La realidad es que, pese a los esfuerzos contenidos para hacer frente al empuje del tráfico de internet, empieza a florecer la preocupación de que las conexiones de banda ancha domésticas sean incapaces para soportar el teletrabajo, las videollamadas, la educación a distancia y, su vez, el ocio electrónico. Las «telecos» pidieron recientemente un «uso racional» y emplear «horas valle» para consumir contenidos multimedia, que consumen muchos recursos técnicos. La consecuencia es que «la demanda de la capacidad de internet se ha incrementado, y la distribución anormal del tráfico corre el riesgo de poner la infraestructura de red bajo una gran tensión justo cuando la necesitamos para estar operativa al mejor nivel posible», avanzan desde la Comisión. Las leyes acerca de la neutralidad en la red que impera en Europa, un principio que rige internet desde sus comienzos, prohíben, como recuerda «Financial Times» , la limitación de los servicios digitales. En este escenario, el comisario ha hablado con el consejero delegado de la firma estadounidense Netflix, Reed Hastings, para pedirle (junto a otras plataformas de «streaming») que «cooperen» con los proveedores de telecomunicaciones y «adapten el rendimiento» de la transmisión en vídeo. En la propuesta se contempla ofrecer temporalmente una calidad básica de imagen en lugar de Full HD o 4K que soportan algunas tarifas contratadas.
18-03-2020 | abc.es
Los nueve consejos de la Guardia Civil para no caer en los bulos sobre el coronavirus
Hay que tener mucho cuidado con la información que se consulta en internet. Especialmente en momentos tan delicados como el actual, cuando toda España se encuentra encerrada a cal y canto para minimizar los riesgos del coronavirus. El enorme interés de la sociedad por la situación del virus provoca que por redes sociales corra todo un reguero de información y de vaticinios errados. También intentos de ciberataques basados en ingeniería social. Con el objetivo de minimizar los riesgos y concienciar a la sociedad, la Guardia Civil ha compartido nueve consejos vía Twitter que pueden ayudarle a separar el grano de la paja.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">La desinformación también es un enemigo a batir en la lucha contra el <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID%E3%83%BC19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID?19</a><br><br>No seas cómplice de la difusión de <a href="https://twitter.com/hashtag/fakenews?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#fakenews</a> ?? <a href="https://twitter.com/hashtag/stopbulos?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#stopbulos</a><br><br>Consulta fuentes oficiales ?? <a href="https://twitter.com/SaludPublicaEs?ref_src=twsrc%5Etfw">@SaludPublicaEs</a><a href="https://twitter.com/hashtag/EsteVirusLoParamosUnidos?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#EsteVirusLoParamosUnidos</a> <a href="https://t.co/F7z38TiRTs">pic.twitter.com/F7z38TiRTs</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1239215137187344384?ref_src=twsrc%5Etfw">March 15, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Ojo con la falta de «links» La Guardia Civil destaca, en primer lugar, la importancia de desconfiar de todas aquellas «imágenes públicas que no enlazan con un link a una página oficial», ya que pueden ser montajes. Desde que comenzó la crisis del coronavirus, especialmente cuando empezó a azotar con fuerza en España, hemos visto como se le intentaba dar gato por liebre a los usuarios compartiendo, por ejemplo, imágenes del colapso de un centro comercial Aldi y haciéndolo pasar por un supermercado ubicado en España. A su vez, si recibe algún tipo de recomendación vía redes sociales sobre formas de combatir el virus, y no va acompañada de ninguna fuente pública, como sería la OMS o el Ministerio de Sanidad, no debe darle veracidad a la información. La importancia de verificar Esta recomendación va de la mano con la primera. La Guardia Civil expresa que se debe «verificar cuándo y dónde se publicó parte del contenido del mensaje» por medio de internet. Es decir, si tiene dudas sobre la veracidad de un texto que le ha llegado rebotado por internet, debe realizar una búsqueda para confirmar la procedencia del mismo y su autenticidad. Fíjese en la redacción Un organismo público, o un medio de comunicación profesional, raramente va a compartir un información mal redactada; con numerosos errores ortográficos o de sintaxis. Hay que tener especial cuidado en los casos en los que reciba información de este tipo, sobre todo si le llega por correo electrónico o por WhatsApp, ya que la mala redacción es un rasgo habitual en las ciberestafas de internet. En España ya hay ejemplos de casos de ataques a usuarios para robarles datos y engañarles ofreciendo -aparentemente- información sobre el coronavirus. A su vez, la Guardia Civil recomienda desconfiar de los «perfiles que no sigue habitualmente o de reciente creación». Ante la duda, consulte Uno de los principales consejos a seguir en internet, pasa por consultar con la (presunta) fuente oficial de un mensaje toda aquella información que nos resulte extraña o poco veraz. Y es que si antes decíamos que la mala ortografía es uno de los rasgos de las ciberestafas, la principal es la de la suplantación de organismos públicos, empresas y usuarios. «Podemos esperar que los cibercriminales sigan empleando el coronavirus como escusa para lanzar ataques. La forma de actuar es la de la suplantación, como hemos visto en el caso de un grupo de ciberdelincuentes chinos. Sin embargo, ya lo hemos visto en el caso de ?phishing? en el que los atacantes se hacían pasar por el Ministerio de Sanidad a través de WhatsApp», explica a ABC Eusebio Nieva, director técnico de la empresa de ciberseguridad Check Point. El experto hace referencia al sonado caso de suplantación advertido por la Guardia Civil en Twitter hace unas semanas. En ese caso, los atacantes suplantaban al Ministerio de Sanidad a través un mensaje en el que se solicitaba colaboración ciudadana para combatir la, por entonces, epidemia de Covid-19. Acompañando al texto, los delincuentes adjuntaban un enlace que conducía a una página de venta de mascarillas. Precisamente, entre las recomendaciones de la Guardia Civil, también se hace mención a que, en caso de que le llegue información alarmista a través de la aplicación de mensajería, no debe compartirla con el resto de sus contactos. Fíjese en la fuente No todo lo que ve por internet o le llega vía mensaje es cierto. Por lo tanto, debe tener cuidado y seleccionar bien las fuentes que escoge para informarse. Especialmente sobre un tema tan espinoso como el coronavirus A este respecto, la Guardia Civil señala que si la noticia en cuestión «es de hace varias horas y no la ve en ningún medio de comunicación profesional, sin duda ha de tratarse de un bulo». A su vez, recuerda que «el primo, el amigo al que le ha contado un familiar que sabe de buena tinta.. No es una fuente solvente». Los nueve consejos de la Guardia Civil 1.- Atención a las imágenes públicas que no enlazan con un «link» a una fuente oficial. Pueden ser un montaje. 2.- Verificar cuándo y dónde se publicó el contenido del mensaje utilizando buscadores. 3.- Muy importante la redacción, faltas ortográficas o de sintaxis son indicadores habituales de la falsedad de la comunicación. 4.- Desconfíe de los perfiles que no sigues habitualmente o de reciente creación. 5.- Preguntar a fuentes oficiales o a los mcs sobre informaciones sospechosas. 6.- Ayuda a hacer #StopBulos y a evitar situaciones de alarma social. 7.- Si la información alarmista le llega por WhatsApp no la comparta si no se está seguro de su autenticidad. 8.- Si la noticia es de hace varias horas y no la ve en un medio de comunicación profesional, sin duda ha de tratarse de un bulo. 9.- El primo, el amigo, al que le ha contado un familiar que sabe de buena tinta.. No es una fuente solvente.
16-03-2020 | abc.es
Coronavirus: los cibercriminales ya usan la pandemia para atacar a los gobiernos
La pandemia de Covid-19 está provocando una preocupación enorme en personas de todo el mundo. Ahora mismo, los gobiernos de los países más afectados se encuentran capeando un temporal que no solo está azotando con fuerza al sistema sanitario; sino también a la economía. Los cibercriminales, por su parte, son conscientes de la incertidumbre que está provocando la enfermedad. Así lo demuestra el que lleven ya varias semanas tratando de explotarla en internet. Virus informáticos, ciberestafas para robar dinero a los usuarios y ahora, incluso, ataques dirigidos contra estados. Según afirma la empresa de ciberseguridad Check Point, un grupo de delincuentes de origen chino ya se ha aprovechado del virus para «hackear» al Ministerio de Asuntos Exteriores de Mongolia. Para llevar a cabo el ataque, suplantaron al ministerio y enviaron a varios funcionarios del país asiático un correo, con varios archivos maliciosos adjuntos, en el que se ofrecía -aparentemente- nueva información sobre la pandemia. Una vez que los afectados descargaban el contenido del «email», sus dispositivos eran infectados con un «malware» (virus informático) llamado RoyalRoad destinado a robar documentos confidenciales. «El COVID-19 no sólo representa una amenaza física, sino también una ciberamenaza. En este sentido, nuestra investigación pone de manifiesto que un grupo chino aprovechó el interés público sobre todo lo relacionado con el Coronavirus para su propio beneficio, por lo cual decidieron utilizarlo como una novedosa cadena de infecciones informáticas», explica en un comunicado Lotem Finkelsteen, jefe de inteligencia de amenazas de Check Point. El experto, además, expresa que el caso del ministerio mongol no es el primero relacionado con este grupo de atacantes: «Hemos descubierto que este grupo no sólo ha estado atacando a Mongolia, sino también a otros países del mundo. Por tanto, desde Check Point señalamos que todas las empresas públicas y de telecomunicaciones a nivel mundial deberían proteger sus documentos y sitios web relacionados con el Coronavirus». El gancho de la pandemia No es la primera vez que los cibercriminales se aprovechan de la pandemia para lanzar ataques en la red. Kaspersky ya informó el mes pasado de una campaña de «malware» destinada a infectar los dispositivos de los usuarios. En este caso, los cibercriminales publicaban documentos sobre el virus en los que, según afirmaban, se ofrecían consejos sobre cómo actuar en caso de infección e, incluso, tratamientos para superar la enfermedad. «Sabemos que los ciberdelincuentes tienden a explotar temas populares y con gran repercusión en los medios de comunicación ya que son los más buscados por los usuarios. La probabilidad de que una persona descargue un archivo malicioso, cuya apariencia es la de uno relacionado con un tema de actualidad, es más alta», explicaba hace unos días a este diario Vladimir Kuskov, jefe de investigación de amenazas de Kaspersky. Asimismo, no se espera que los delincuentes dejen de emplear la pandemia como gancho en futuros ataques. Para ellos, la desesperación de la sociedad supone una veta a explotar. «Podemos esperar que los cibercriminales sigan empleando el coronavirus como escusa para lanzar ataques. La forma de actuar es la de la suplantación, como hemos visto en el caso de este grupo de ciberdelincuentes chinos. Sin embargo, ya lo hemos visto en el caso de ?phishing? en el que los atacantes se hacían pasar por el Ministerio de Sanidad a través de WhatsApp», explica a ABC Eusebio Nieva, director técnico de la empresa de ciberseguridad Check Point. Nieva hace referencia al sonado caso de suplantación advertido por la Guardia Civil en Twitter hace poco más de una semana. En este caso, los atacantes suplantaban al Ministerio de Sanidad a través un mensaje en el que se solicitaba colaboración ciudadana para combatir la, por entonces, epidemia de Covid-19. Acompañando al texto, los delincuentes adjuntaban un enlace que conducía a una página de venta de mascarillas. Uno de los productos con los que más se está especulando durante las últimas fechas y cuyo uso, además, no figura entre las recomendaciones elaboradas por la OMS a no ser que se esté tratando con una persona infectada.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/NiCaso?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NiCaso</a> a este mensaje que circula por <a href="https://twitter.com/hashtag/Whatsapp?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Whatsapp</a>. Suplantan al Ministerio de Sanidad <a href="https://twitter.com/sanidadgob?ref_src=twsrc%5Etfw">@sanidadgob</a> para dar supuestas ?recomendaciones? contra el <a href="https://twitter.com/hashtag/coronavirus?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#coronavirus</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID19</a> y un enlace para venderte mascarillas. <a href="https://t.co/hzw4f2oWhc">pic.twitter.com/hzw4f2oWhc</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1234189752699621377?ref_src=twsrc%5Etfw">March 1, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Por otra parte, el director técnico de Check Point apunta que el caso de Mongolia podría reproducirse en otros paises, como España. El experto añade, además, que el hecho de que actualmente haya mucha gente teletrabajando incrementa el riesgo ante un ciberataque: «Los filtros de correo pueden no ser igual de efectivos cuando estamos trabajando en la oficina que cuando lo hacemos desde casa. En caso de no estar suficientemente protegidos, se abre una brecha a través de la que el ciberdelincuente puede entrar». Cómo protegerte de los intentos de ciberataque Si no se debe caer en una trampa en el que se emplee la pandemia como cebo, se debe emplear, ante todo, el sentido común. Y eso pasa por desconfiar por sistema de cualquier mensaje que se reciba vía WhatsApp o correo electrónico. Especialmente cuando el remitente sea desconocido. A su vez, es recomendable fijarse en la dirección desde la que recibimos el «email». Antes de responder o realizar cualquier acción, visite la página web del organismo que, teóricamente, le ha contactado para cerciorarse de que la información que ha recibido es veraz. A su vez, si desea realizar alguna consulta sobre el virus, acuda a la página de la OMS y entre en sitios web que sean confiables.
14-03-2020 | abc.es
La primera pandemia de la era virtual: cómo ayudan las redes sociales en la crisis del coronavirus
La anterior pandemia registrada se produjo en 2009 con la gripe aviar. No fue la primera en la historia, pero entonces las redes sociales estaban despuntando en la sociedad. La del Covid-19 es la primera en la que se narran todos los acontecimientos en tiempo real. Entonces, Facebook ya existía (se fundó en 2004). También Twitter (apareció en 2006). Su relevancia todavía era insignificante. En las últimas semanas han sido canales desde donde han coexistido los mensajes racionales y oficiales para combatir el problema sanitario con un torrente de bulos que solo pretenden desinformar a la población. Terrible que, en plena vorágine del miedo, muchos usuarios le den pábulo a las «fake news». Noticias falsas que se aprovechan de la desesperación y preocupación de los usuarios, que se encuentran con las defensas bajas. Las plataformas de medios sociales también han puesto su granito de arena para ayudar en la crisis del coronavirus de origen chino. Twitter, conocida red de micromensajes, introdujo recientemente una medida para ayudar a informarse de manera fidedigna a sus más de 330 millones de usuarios registrados en todo el mundo. Para ello, desde el pasado 3 de febrero se añadió un servicio de alerta en las búsquedas que aparece destacado cuando se busca información del coronavirus. Si se introduce en el buscador el término «coronavirus», el sistema recomienda seguir la cuenta oficial de Salud Pública. «Asegúrese de tener la mejor información sobre el coronavirus. Conozco los recursos del Ministerio de Sanidad de España» es el texto que acompaña la recomendación. Este servicio de alertas estás activo en aproximadamente 50 países de todo el mundo, y en cada uno de ellos nos hemos asociado con la agencia nacional de salud pública o la Organización Mundial de la Salud directamente. «Estamos intensificando nuestros esfuerzos para generar acuerdos, proteger la conversación pública, ayudar a las personas a encontrar información de salud autorizada, recaudar fondos de ayuda y contribuir con apoyo publicitario pro bono para garantizar que las personas reciben el mensaje correcto de fuentes autorizadas», señala en un comunicado remitido a este diario Camino Rojo, directora de políticas públicas de Twitter España. Facebook también ha empezado a mover los hilos para frenar los bulos del coronavirus, así como ayudar en la información. «Estamos trabajamos con las autoridades sanitarias para coordinar nuestras acciones y mantener a la gente segura e informada», apuntan a ABC fuentes de la multinacional estadounidense. Así, equipos de toda la compañía están trabajando en varias áreas: proporcionar información, apoyo de expertos en salud mental y limitar la información errónea. La red social, que alberga a más de 2.500 millones de usuarios en todo el mundo, es uno de los canales principales de comunicación. Así, si una persona busca coronavirus en Facebook o utiliza un «hashtag» o etiqueta relacionado con éste en Instagram verá una ventana emergente que le dirigirá a la Organización Mundial de la Salud para obtener la información más reciente. «Estamos trabajando con la autoridades de cada país y organizaciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF para ayudarles a difundir información oportuna y precisa sobre el coronavirus», aseguran las mismas fuentes, al tiempo que insisten en que se están incluso ofreciendo tantos anuncios gratuitos como necesiten para responder ante el coronavirus. Combatir los bulos Otra de las grandes preocupaciones de la empresa estadounidense es mitigar el problema alrededor de los bulos sobre el Covid-19. Son muchas las publicaciones que, por ignorancia o de manera deliberada, pretenden propagar consejos sin garantía científica para protegerse o bulos sobre situaciones de emergencia que no se corresponde con el momento actual. En ese sentido, desde Twitter se asegura que un equipo de revisión va a aplicar «tolerancia cero frente a la manipulación» de la plataforma y «cualquier otro intento de abusar del servicio en esta coyuntura crítica». «Estamos eliminando las publicaciones relativas a afirmaciones y teorías de conspiración que han sido desacreditadas por la OMS u otros expertos en salud y que podrían causar daño a las personas que las creen» Pese a las dudas iniciales, la empresa ha encontrado evidencias acerca de casos de manipulación coordinada. «Vamos a permanecer vigilantes y haremos inversiones significativas para garantizar de manera proactiva que las tendencias, las búsquedas y otras áreas comunes del servicio estén protegidas de comportamientos maliciosos», añade Rojo. Por su parte, Facebook ha asegurado que va a limitar la información errónea y el contenido perjudicial. «Estamos eliminando las publicaciones relativas a afirmaciones y teorías de conspiración que han sido desacreditadas por la OMS u otros expertos en salud y que podrían causar daño a las personas que las creen», agregan portavoces de la red social a este diario. Esta medida incluye afirmaciones relacionadas con falsas curas o métodos de prevención, como el uso de lejía para curar el coronavirus, o afirmaciones que desaconsejan el tratamiento o crean confusión sobre los recursos médicos disponibles. «También prohibimos las prácticas abusivas en los anuncios. Prohibiendo aquellos anuncios relacionados con el coronavirus que fomentan una sensación de urgencia o incluso garantizan una cura o prevención absoluta para vender determinados productos», prometen.
12-03-2020 | abc.es
No piques: los bulos sobre el coronavirus inundan las redes sociales y aplicaciones como WhatsApp
Las redes sociales son muy útiles, pero en los últimos años han demostrado ser canales de distribución de bulos y mentiras que, aprovechándose de la capacidad de viralización y de la ingenuidad de muchos usuarios, corren como la pólvora. Y puede provocar estragos y desinformar a muchos niveles. De todos los servicios digitales más populares, uno de los que más se está recurriendo para difundir mentiras es WhatsApp. Una vez más, se ha demostrado la dificultad de parar los bulos a través de esta plataforma. Ni la implementación hace dos años de limitar los mensajes reenviados ha reducido la eficacia de las «fake news». Esta «app» es un ejemplo de elemento de la tecnología a mano de la mayoría de los ciudadanos por el que más fácil y rápidamente se difunden las mentiras más absurdas e informaciones interesadas mediante capturas o audios imposibles de conocer su origen. Para Luis Serrano, portavoz de Madrid 112, el servicio hace gala de la teoría del gusto humano por el chismorreo. Durante una reciente intervención en un evento organizado por la Alianza Española de Seguridad y Crisis (AESYC) y la Universidad de Alcalá de Henares, «solo hay que observar el horror que suponen los ya estandarizados grupos de padres del cole o de cuñados». En opinión de Julio Montes, cofundador de Maldita, a WhasApp «le da igual lo que pasa en el mundo» por lo que es un «arma imparable de desinformación». Alrededor de la pandemia de Covid-19, coronavirus de origen chino que ha causado miles de infectados en España y un centenar de países, se han agolpado numerosos bulos. La cocaína como remedio Aunque parece descabellado, incluso el gobierno francés ha tenido que emitir una advertencia asegurando lo obvio: el consumo de cocaína, una de las drogas más comunes en la sociedad, no protege de los efectos del coronavirus. ?Es una droga adictiva que causa efectos adversos graves y perjudiciales para la salud de las personas?, recuerdan las autoridades galas. Beber agua caliente «mata» al bicho La responsabilidad está en manos de todos. En los últimos días, conocidas ?influencers? como Paula Gonu, una de las mejores pagadas en España, ha llegado a desinformar a sus millones de seguidores con recomendaciones como que beber agua caliente elimina la infección por coronavirus. No ha sido la única. Eso ha llevado incluso a YouTube, conocida plataforma de vídeos, a analizar los contenidos que hablasen de la pandemia de Covid-19. Bulos de que se transmite a ocho metros y muere con el secamanos La psicosis e histeria generalizada sobre la pandemia ha llevado a muchos internautas a recurrir a fuentes poco fiables para conocer un poco más del coronavirus que ha amenazado con paralizar la actividad social y económica de un centenar de países. Una de las ideas peregrinas que se ha hecho viral es un supuesto remedio que ha circulado por aplicaciones de chat y redes sociales en donde se asegura que el secamanos «mata» el virus. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desmontado este bulo al igual que otros tantos relacionados; el virus no se propaga por picaduras de mosquitos y no tiene una transmisión de hasta ocho metros. Mensajes que dicen que muere con el frío Un mensaje que ha venido recorriendo algunos servicios digitales en los dos últimos días ha estado relacionado con el punto anterior. La OMS también ha insistido en que el virus no se elimina con la nieve y el frío. «La temperatura normal del cuerpo humano se mantiene en torno a 36,5 y 37 grados con independencia de la temperatura exterior o de las condiciones meteorológicas. Por lo tanto, no hay razón para creer que el frío pueda matar el nuevo Coronavirus o acabar con otras enfermedades», avanzan desde el organismo. Ladrones con trajes que engañan a vecinos También en los últimos días han circulado por distintos foros de internet y redes sociales una supuesta estafa que lleva a delincuentes a engañar a personas, sobre todo en edad avanzada, diciéndoles que les van a hacer pruebas del Covid-19. Aunque puede ocurrir, la Guardia Civil y la Policía no tiene constancia de este tipo de denuncias por parte de los ciudadanos, aunque es importante mantener la desconfianza ante la llegada de desconocidos a la puerta de su domicilio prometiendo algún servicio que no ha contratado con anterioridad. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/NiCaso?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NiCaso</a> a este mensaje que circula por <a href="https://twitter.com/hashtag/Whatsapp?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Whatsapp</a>. Suplantan al Ministerio de Sanidad <a href="https://twitter.com/sanidadgob?ref_src=twsrc%5Etfw">@sanidadgob</a> para dar supuestas ?recomendaciones? contra el <a href="https://twitter.com/hashtag/coronavirus?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#coronavirus</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID19</a> y un enlace para venderte mascarillas. <a href="https://t.co/hzw4f2oWhc">pic.twitter.com/hzw4f2oWhc</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1234189752699621377?ref_src=twsrc%5Etfw">March 1, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> «Tuits» que suplantan al Ministerio de Sanidad A través de Twitter, conocida red de micro mensajes, han circulado mensajes que han suplantado al Ministerio de Sanidad en el que se añade una dirección web en la que se emplaza a los usuarios a comprar mascarillas para prevenir la infección. En el texto del mensaje falso se puede leer «Alerta por el coronavirus. Mensaje urgente del Ministerio de Sanidad». El texto aparece con la imagen del perfil que incluyen puede hacer pensar que se trata de un número de un canal oficial. Reclutamiento de personal a hospitales En los dos últimos días ha circulado a través de aplicaciones como WhatsApp, la más popular entre los usuarios españoles, un supuesto mensaje que anima a enfermeros a mandar sus datos para ser reclutados con urgencia. La sanidad madrileña, según ha confirmado la Comunidad de Madrid, ha iniciado el procedimiento para ampliar el plantel de sanitarios para combatir las exigencias médicas pero va a seguir el procedimiento habitual. No se debe enviar datos personales a personas desconocidas a través de servicios digitales. Audio de un médico por WhatsApp Otra de las «fake news» o noticias falsas que se han propagado por WhatsApp ha sido una nota de audio en la que un supuesto profesional médico del Hospital Gregorio Marañón en Madrid -que se hace pasar por el jefe de Cardiología- ofrecía una serie de claves para entender la epidemia, dando además consejos varios sobre cómo prevenirla. El centro no tiene constancia de esta persona. Las clases se van a recuperar en verano Esto es mentira. Desde el Ministerio de Educación no han apuntado nada en ese sentido. Como esta epidemia evoluciona rápidamente, no se contemplan ningún escenario pero en principio queda descartado alargar unas semanas el curso educativo. Colapsado el supermercado Aldi Lo más seguro es que lo han visto en el teléfono móvil. Este vídeo en el que un centenar de personas entrar a un supermercado de la cadena alemana no es un centro español. Y tampoco se ha grabado recientemente. Las imágenes pertenecen 2014 en Alemania. Se trataba de la inauguración de las instalaciones.
09-03-2020 | abc.es
Instagram: así es la funcionalidad de la «app» fotográfica para combatir el acoso
Las aplicaciones propiedad de Facebook no paran de testar nuevas funcionalidades. Si la semana pasada WhatsApp recibía finalmente el modo oscuro después de muchos meses de desarrollo, ahora Instagram está trabajando para añadir la opción de bloquear o restringir varias cuentas a la vez desde la sección de comentarios. Una medida que iría encaminada a combatir el ciberacoso en la plataforma. La funcionalidad ha sido descubierta por la ingeniera Jane Manchung Wong, que ha informado a través de su cuenta de Twitter sobre esta función beta de la aplicación. A su vez, ha mostrado una serie de capturas en las que se puede ver cómo funcionará cuando se adopte.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Instagram is working on letting you block/restrict multiple accounts from your comment sections in a new tool to help mitigating comment abuses <a href="https://t.co/vXxBZKPdzD">pic.twitter.com/vXxBZKPdzD</a></p>&mdash; Jane Manchun Wong (@wongmjane) <a href="https://twitter.com/wongmjane/status/1235557714886930432?ref_src=twsrc%5Etfw">March 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Según se puede ver en las capturas de pantalla, al pinchar sobre las cuentas en la sección «Comentarios», el usuario tiene la opción de seleccionar aquellas sobre las que quiere ejecutar la acción. En la parte inferior se pueden apreciar las opciones «Bloquear cuenta» o «Restringir cuenta», seguido del número de usuarios que se han marcado. Al elegir una u otra, se mostrará un mensaje que solicita la reconfirmación de la acción. Después de que la ingeniera desvelase la funcionalidad, la cuenta de comunicaciones de Instagram, la confirmó. La compañía explicó que se trata de una función de prueba para reducir el acoso «online» y que pronto llegarán más noticias sobre su llegada a la red social.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">Hi Jane! This is a test ? and part of our broader efforts to help people fight bullying and harassment on Instagram. More to come.</p>&mdash; Instagram Comms (@InstagramComms) <a href="https://twitter.com/InstagramComms/status/1235635771685720066?ref_src=twsrc%5Etfw">March 5, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
08-03-2020 | abc.es
El negocio de las empresas que arruinan tu imagen en internet
ne más a la gente el odio que el amor. Eso se aprecia a la legua en las redes sociales, en donde no hay término medio. Se han generalizado las actitudes de estás conmigo o contra mí. Así de simple. La polarización en este entorno se ha llevado a tal extremo que la moderación es una desconocida dama para muchos usuarios. Y bajo este mundo que se ha cimentado entre dos tierras, profesionales de la «intoxicación» se sacan unos buenos cuartos a costa de lanzar mensajes incendiarios a través de perfiles falsos. La revelación de que Josep María Bartomeu, en calidad de presidente del F. C. Barcelona, contrató a una empresa externa para favorecer su imagen en internet y atacar a sus enemigos deja patente que las llamadas «fake news» han dado el salto fuera del ámbito de la política. Como mercenarios de la desinformación, la agencia L3 Ventures y Nicestream dedicaron sus esfuerzos a intoxicar a los usuarios. El gerente de la empresa incluso ayudó al expresidente de Ecuador, Rafael Correa, y actuó en contra del independentismo catalán en 2015. La mentira siempre ha tenido las patas muy cortas. A lo poco que se cometa un error alguien te pilla. Y en comunicación política eso te condena. La identidad digital conlleva tiempo y dedicación, pero en ocasiones se busca un atajo: atraer a una comunidad virtual con el único objetivo que propagar el desprestigio del contrario. Demasiado tentador para no hacerlo, aunque de dudosa ética. Desde que saltara el escándalo de Cambridge Analytica y Facebook, en los últimos cuatro años se han producido distintos escenarios internacionales en donde las redes sociales han jugado un papel importante en la construcción del relato social. Desde la campaña del Brexit hasta las crispantes elecciones de Brasil, la batalla ideológica en los países occidentales se ha librado en internet. No existen evidencias científicas que demuestre si estos populares servicios digitales facilitaron la victoria de Donald Trump en 2016, pero lo cierto es que en el ámbito de la política, y cada vez más a nivel institucional, el uso de estos canales de información se utilizan con mayor frecuencia. No siempre de manera limpia. Es la era del «meme». De los datos personales. Del Big Data y el llamado «microtargeting» como técnicas que permiten hacer un análisis exhaustivo y milimétrico de los ciudadanos a partir de sus conductas en internet. Observan casi en tiempo real el comportamiento de los usuarios de redes sociales. Los evalúan, monitorizan los impactos y detallan qué mensajes son los más proclives a emocionar, explican expertos del sector. Los principales partidos españoles han incorporado esta metodología en sus estrategias de comunicación. Trabajos que en determinadas ocasiones se pagan por encima de los cien mil euros, según estimaciones de expertos. Y en el mundo del marketing digital hay muchas otras prácticas para intentar camuflar propaganda y apoyo a un candidato para simular espontaneidad. Es una técnica conocida en el sector como «astroturfing». Un mercado negro que se extiende bajo la opacidad. Rara vez se reconoce públicamente. Hay incluso servicios como «compra-seguidores» que permite desde 39 euros sumar hasta mil nuevos seguidores en una página de Facebook. El entorno online tiene cada vez más importante. Los ciudadanos están más conectados y se se informan a través de redes sociales. Un 61% de los españoles prefiere informarse a través de estos servicios, según un estudio de Pew Research Center. Un hábito que deja en bandeja a profesionales de la comunicación y del marketing digital la capacidad de intentar influir en los usuarios. «Hacemos una buena investigación para tener todos los datos posibles del candidato y el partido, así como de las necesidades de la gente. En base a todo esto lo que se hace un buen diagnóstico», valora telefónicamente a este diario Eduardo González Vega, consultor en el Centro Internacional de Gestión y Marketing Político (CIGMAP) de la UCJC. En estas estrategias de intoxicación virtual entran diferentes acciones como la creación de perfiles «blancos». Se pretende marcar distancia, quedar desvinculados de las marcas oficiales. Algunas técnicas, sin embargo, como el empleo de redes de «bots» para multiplicar el mensaje o el acoso están penalizadas por redes sociales como Twitter. En Facebook se puede consultar la información de los anunciantes y el dinero invertido en publicidad electoral. Es una medida de transparencia pensada para evitar el fraude y la manipulación informativa. Un anuncio tiene de media 15 interacciones mensuales, mientras que un comentario en un contenido genera únicamente, según el informe Digital 2020 de We are Social y Hootsuite. «Es algo que siempre ha existido, pero ahora es muy barato. Abrir una cuenta de Facebook vale cero euros y puedes crear desde un euro al dia por un anuncio. Esa guerra sucia se ha llevado a las redes sociales como Facebook o, incluso, WhatsApp», desgrana a ABC Alex Comes, experto en comunicación política y director de estudios en Labase. Para conectar con el público más joven, Michael Bloomberg, candidato demócrata a las elecciones de Estados Unidos, debía parecer más divertido. Más cercano. Y se pensó en utilizar los mismos códigos de las nuevas generaciones. El multimillonario, que acaba de retirarse de la campaña, contrató a personalidades «influencers» para que crearan y difundieran fotomontajes a través de la red Instagram. Desde que se descubrió la trama, Facebook, empresa propiedad de esta aplicación de fotografía, se ha visto obligado a cambiar sus reglas publicitarias para dejar más claro cuándo se trata de una entrada pagada. Y en esa extensa laguna juegan los poderosos. Y en base a esa oportunidad jugó Bartomeu, según los informes que han trascendido hace unas semanas a través de la Cadena Ser. A través de las agencias I3Ventures y Nicestream, que han negado estar detrás de las cuentas críticas de redes sociales, el presidente azulgrana quiso deslegitimar a los que consideraba rivales. Fuentes de Facebook aseguraron a ABC que se ha investigado las páginas vinculadas a la campaña digital de Bartomeu y no han encontrado «ninguna violación sobre el contenido que publicaban». «Es una estrategia de comunicación que cada vez está ganando más adeptos desde la campaña de Trump en 2016 puesto que es la forma más sencilla y accesible de poder vertebrar una campaña sucia contra tu enemigo» La estrategia fue simple pero efectiva. Legal, técnicamente sí, pero ¿ética? En este caso se crearon varios perfiles falsos que, por su nombre tan genérico, no levantaría sospecha alguna. Títulos como «Respeto y Deporte» o «Somos Alter Sports» llegaron a acumular más de 50.000 seguidores. Entre algunas publicaciones se encontraban mensajes que ridiculizaban a futbolistas como Luis Suárez o Xavi Hernández, pero también a Luis Rubiales o Javier Tebas, que ocupan cargos institucionales en la Real Federación Española de Fútbol o la Liga de Fútbol Profesional. En declaraciones a Catalunya Ràdio, el administrador de I3 Ventures, Carlos Ibáñez, reconoció que trabajó con el club desde 2017, pero defendió que se trataba de cuentas con opiniones: «se puede estar de acuerdo o no, pero no contiene términos insultantes ni hace fake news». «Lo que se ha demostrado con el escándalo del Barcelona es que tanto de manera como negativa existen diferentes recursos y herramientas para poder llegar a lanzar tu mensaje, tu idea», añade Comes. «Lo que han hecho bien -en el caso del Barcelona- es generar cuentas de marca blanca que son muy amplias», arguye este experto, que deja claro que los intentos de influir en la ciudadanía se «está profesionalizando». «Es una estrategia de comunicación que cada vez está ganando más adeptos desde la campaña de Trump en 2016 puesto que es la forma más sencilla y accesible de poder vertebrar una campaña sucia contra tu enemigo». Malmeter está, y cada vez más, a un clic de distancia.
20