Noticias de "twitter"

06-03-2020 | abc.es
Nueve cosas que tu teléfono móvil es capaz de hacer y tal vez desconoces
Es uno de los grandes inventos de los últimos tiempos. Los teléfonos móviles llevan desarrollándose varias décadas, pero desde que se conectaron a internet han modificado muchos de los hábitos de los consumidores. El «smartphone» es un miniordenador de bolsillo. Además de algunas obviedades como llamar por teléfono o mandar mensajes de texto, estos dispositivos están preparados para hacer multitud de actividades. Algunas de ellas se pasan por alto o, incluso, es un mundo desconocido para muchos usuarios. Equilibrar un objeto con un nivel o medir Hay un tipo de perfil que no saca el suficiente provecho a sus aparatos electrónicos que, como es el caso del «smartphone», puede hacer muchas cosas. Es como una navaja suiza tecnológica. En iOS 13, por ejemplo, los usuarios pueden utilizar el terminal como un nivel o una regla para medir distancia. Hay una aplicación preinstalada y casi desconocida para muchos que es «Medidas». Desde este herramienta se puede mover el terminal para calcular distancias con gran precisión. Algo útil, por ejemplo, para empleados de la construcción, interioristas, personal de inmobiliarias o cualquier hijo de vecino que requiera de una regla. Es posible marcar dos o varios puntos para trazar líneas virtuales en una superficie. ¿Quieres medir tu vivienda? Pues con esto puedes de manera fácil. Pero, también, es posible sacar un nivel para equilibrar objetos como cuadros. En Android no existe una aplicación por defecto, pero en su lugar es posible descargarse algunas compatibles. Personalizar algunas interacciones Siempre ha habido bastante discusión en la comunidad de usuarios más fieles acerca de si es mejor Android o iOS. Ambos sistemas operativos, aunque con el tiempo se parecen cada vez más entre sí al menos en lo estético, provienen de filosofías distintas. El primero es un software libre y, como tal, ofrece unas características más abiertas y personalizables, mientras que el ecosistema de Apple siempre ha presumido de ser más cerrado al usuario a pesar de su mayor aperturismo en los últimos años. Una de las grandes reclamaciones de los usuarios es personalizar algunas interacciones como los tonos de llamada. En iOS 13 también es posible hacerlo, aunque quizás no resulte tan intuitivo como en Android, que ofrece unas características para personalización más profundas. En este caso, hay que dirigirse a la ficha de un determinado contacto y buscar unos apartados que se denominan «Tono de llamada» y «Tono de SMS» y escoger el que desees para que cada vez que llama esa persona concreta suene una melodía concreta. Se pueden cargar algunas o comprar tonos de llamada desde la tienda virtual. En el caso de Android 9 hay que dirigirse a la aplicación «Configuración», seleccionar la opción «Sonido y notificación» y pulsar «Tono de llamada». Mandar alertas a emergencia Una de las opciones más interesantes que está presente desde hace varias generaciones es la posibilidad de notificar alertas o enviar comunicaciones de urgencia a los servicios sanitarios. Algo que puede salvar vidas. En iOS, por ejemplo, es posible configurar una lista de contactos a los que avisarle en caso de problema. Si se pulsan cinco veces el botón de encendido se hará una llamada de urgencia. En Android también existe la funcionalidad de gestionar avisos de emergencia. Para hacerlo hay que pulsar tres veces el botón de encendido. Para ello, hay que ir a «Ajustes» y, dependiendo del modelo de móvil y de la versión del sistema operativo, puede estar en «Privacidad/Asistente de Seguridad/Funciones Avanzadas». En este sistema hay incluso un historial sobre las llamadas realizadas. En los iPhone, se se tiene pulsado el botón lateral y uno de los botones de volumen hasta que aparezca el control deslizante te encontrarás con un botón que pone «Datos médicos» y otro que se llama «Emergencias». Desactivar «No Molestar» según tu ubicación En muchas ocasiones es importante activar la opción de «No molestar». Situaciones como ir al cine o trabajar. Ambientes en donde es importante evitar hacer ruido de llamadas. En algunos sistemas operativos como iOS se puede activar temporalmente esta opción. Tan solo hay que hacer una pulsación prolongada desde el icono de media luna y escoger la opción de «Desactivar cuando me vaya de aquí». En Android, en cambio, no existe esta característica, pero existen aplicaciones compatibles para salir del paso si es necesario. Limitar el acceso a otras personas Por regla general, los «smartphones» contiene información sensible que debe ser conservada de manera personal. Pero, es cierto, que en determinadas situaciones se presta temporalmente a alguien. Así, por ejemplo, es posible mantener en dispositivo en una única aplicación de cara a controlar qué funciones están disponibles. Para ello, hay que ir a «Ajustes» y pasar por «Accesibilidad». Desde un apartado que se llama «Acceso guiado», los usuarios pueden escoger el límite de tiempo, establecer un código, decidir si se bloquea de manera automática. Para ejecutarlo se debe pulsar tres veces el botón lateral en la «app» que se desea usar. En el caso de Android, esta opción se llama «Fijar pantalla», que debe activarse desde el apartado «Seguridad y ubicación» en «Configuración». Entonces, se elige la «app» y escoger el pin. Atenuar la pantalla para la noche Una de las grandes innovaciones presentadas por las empresas tecnológicas es el modo noche. El objetivo de esta característica, preparada para evitar impactos lumínicos a los ojos en condiciones de baja luminosidad, es ajustar el aspecto de las aplicaciones y la pantalla. Terminales de Apple, Samsung o Xiaomi se puede hacer de manera automática como es la función «True Tone» de los iPhones pero en el caso de modelos como El Galaxy S20 también está presente. Es una idea que se puede incluso programar. En el caso del ecosistema iOS, la función es «Night Shift» y permite establecer un tiempo (por ejemplo, de 22.00 a 8.00 horas) donde la visualización de los colores de la pantalla se adapta a las distintas situaciones de luz ambiental. Desde que se pusiera en marcha, muchas aplicaciones como Facebook, Twitter y recientemente WhatsApp se han lanzado a crear modo nocturno para proteger la vista de sus usuarios. Capturar fotografías mientras grabas un vídeo La industria de la telefonía móvil ha virado en los últimos años hacia la fotografía computacional. Las principales marcas son conscientes que las cámaras de sus terminales es un elemento que atrae a los consumidores. Se ha innovado mucho en este aspecto, ya sea por medio de algoritmos de inteligencia artificial o la presencia de nuevas y mejores lentes que han logrado tener equipos impresionantes para retratar tu vida entera casi a nivel profesional. El vídeo también ha presentado un gran salto. En determinados modelos se puede grabar hasta en calidad 4K. En el caso del último modelo de Samsung, el Galaxy S20 Ultra, hasta 8K. Pero, a veces, muchos consumidores desconocen que pueden capturar imágenes estáticas mientras se graba. Es posible hacerlo sin interrumpir la grabación. Tanto en iOS como en Android aparece un botón desde donde tomar fotos, aunque es cierto que pierden calidad. Reinicio forzoso Aunque es indeseable, muchas veces también los terminales se quedan congelados. Y conviene, entonces, reiniciarlo. Esta opción se suele desconocer entre algunos consumidores. Y aquí varía ligeramente dependiendo del modelo de móvil y el software. Si el iPhone no responde y no puedes apagarlo y encenderlo, prueba a forzar el reinicio. Para ello, desde iOS 13 pulsa y suelta rápidamente el botón de subir volumen, pulsa y suelta rápidamente el botón de bajar volumen, mantén pulsado el botón lateral y, cuando aparezca el logotipo de Apple, suelta el botón. En el caso de los iPhone X en adelante, también se puede hacer manteniendo pulsado el botón lateral y uno de los botones de volumen hasta que aparezca el control deslizante «Apagar». En los modelos, iPhones 6, 7 y 8 hay que mantener pulsado el botón lateral hasta que aparezca el control deslizante. En el caso de Android, la cosas puede variar, pero en general, hay que mantener apretados el botón de encendido y el de bajar volumen entre unos 5 y 10 segundo. Ocultar las fotografías íntimas Una función muy interesante y que puede pasar ligeramente desapercibida es la posibilidad de ocultar fotografías íntimas. Y algunos usuarios tampoco lo conocen. Pues bien, en iOS 13 por ejemplo se puede hacer fácilmente, evitando así que ciertas imágenes estén lejos de miradas indiscretas. El aspecto negativo es que hay que ir una por una. Para ello, hay que seleccionar un archivo concreto y pulsar el botón de ?Compartir?. Desde ahí te encontrarás con una opción que se llama ?Ocultar?. Localizarlas a posteriori es fácil porque estarán agrupadas en una carpeta que se llama ?Oculta?. En el caso de Android, hay que ir a la ?app? Galería y elegir la foto que quieres ocultar. Entonces, presionar ?Más/Bloquear?. Puedes hacer esto con varias fotos.
05-03-2020 | abc.es
Por qué el formato «Stories» puede cambiar Twitter para bien o para mal
Las inventó Snapchat, aunque ya muchos ni se acuerden. Se extendieron, o mejor dicho se copiaron, en los servicios de Facebook. De ahí al mundo entero. Estamos en la era de lo efímero. Del contenido «kleenex» que acaba muriendo al cabo de un día. Y nada más plúmbeo que un ecosistema digital repetitivo. El formato «Story», publicaciones que desaparecen transcurridas las veinticuatro horas, también van a llegar a una red social que hasta ahora parecía ir por libre, Twitter. La conocida red de micromensajes, fundada en 2006, va a incorporar a lo largo de este año este formato entre sus funciones, aunque se va a bautizar como «Fleets». Por el momento, solo han trascendido algunos detalles. Mo Al Adham, jefe de producto de Twitter en Brasil, asegura en un comunicado, es que «Twitter es el lugar donde hablas sobre temas que te interesan», pero ?algunas personas dicen que se sienten inseguras tuiteando porque los mensajes son públicos y permanentes». El motivo es evidente: «Queremos hacer posible que tenga conversaciones en la plataforma de nuevas maneras, con menos presión y más control».<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="pt" dir="ltr">Às pessoas no Brasil: esperamos que vocês testem e gostem desta nova forma de expressão no Twitter. Estamos ansiosos para ouvir a opinião de vocês e entender como Fleets mudam sua experiência na plataforma. Podem me mandar DMs. <a href="https://twitter.com/hashtag/FleetsFeedback?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#FleetsFeedback</a></p>&mdash; Mo Aladham (@maladham) <a href="https://twitter.com/maladham/status/1235272195196121088?ref_src=twsrc%5Etfw">March 4, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Brasil va a ser el primer mercado en probar esta nueva apuesta de la empresa estadounidense, que gestiona más de 330 millones de cuentas en todo el mundo. «Twitter es el lugar donde hablas sobre temas que te interesan. Pero algunas personas dicen que se sienten inseguras para tuitear porque los tuits son públicos, permanentes», apunta. ¿Qué impacto tendrá? ¿Es buena idea o, por el contrario, va a provocar la pérdida de esencia de Twitter? Muchas preguntas todavía sin resolver. Muchas de las funciones introducidas por el servicio ha sido herencia de interacciones previamente utilizadas por sus usuarios. La comunidad inventó los «retuits», los «hashtag», los «hilos». Estas opciones, que ahora son tan habituales en la conversación, han alterado en parte la naturaleza de Twitter, aunque se había mantenido al margen de algunas modas. Aunque muchos usuarios suelen eliminar sus «tuits» de manera automatizada o manual cada cierto tiempo -hay aplicaciones de terceros que permite programar esta acción-, uno de los secretos de la plataforma es haber servido de crónica de actualidad. Del tiempo real. Del momento en directo. Y sí, desde hace unos años se ha recurrido para hacer «tuit-hemeroteca», para confrontar opiniones pasadas con las del presente para airear las vergüenzas de muchos usuarios. En especial, de dirigentes políticos. Un «tuit» mal dado ha provocado despidos y críticas supremas. ¿Se acabará esto si se utiliza de manera masiva las «Stories»? Por los detalles conocidos, estos «Fleets» tendrán la misma extensión que los «tuits», es decir, 280 caracteres. Permitirá a los usuarios compartir mensajes en texto, imágenes y vídeos. Con una salvedad: no podrán recibir «me gusta» o ser «retuiteados». No tendrá, por tanto, comentarios públicos. Funcionará a modo de comunicado, de envío masivo libre de interacciones. Y, con ello, útil para empresas y políticos. «compartir lo que está pensando con mayor comodidad», avanza. Menos positivo y transparente para el ciudadano, aunque de esta forma se podrán quitar de un plumazo ciertos usuarios «trolls» o maleducados que no respetan los códigos de conducta deseados. La prueba arrancará esta semana en Brasil y no se descarta que se extienda a otros países.
04-03-2020 | abc.es
La Guardia Civil alerta sobre una estafa en la que los delincuentes suplantan al Banco Santander
El «phishing», es decir, las estafas en las que los atacantes suplantan a una organización o a un individuo, están a la orden del día en internet. Ya sea con el objetivo de robar contraseñas de plataformas online y redes sociales, o bien claves bancarias. El Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil (GDT, por sus siglas) ha alertado a través de Twitter sobre un nuevo caso en el que los delincuentes se hacen pasar por el Banco Santander para obterner los números de tarjeta y contraseñas de los usuarios. «¿Otro SMS de tu banco porque tu tarjeta se ha bloqueado? ¿Estás seguro? NiCaso al phishing. Ninguna entidad real te pediría realizar este trámite por esa vía», explica la Guardia Civil en el mensaje.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">¿Otro <a href="https://twitter.com/hashtag/SMS?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#SMS</a> de tu banco porque tu tarjeta se ha bloqueado? ¿Estás seguro? <a href="https://twitter.com/hashtag/NiCaso?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NiCaso</a> al <a href="https://twitter.com/hashtag/phishing?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#phishing</a>. Ninguna entidad real te pediría realizar este trámite por esa vía. <br><br>Si dudas contacta directamente con ellos ? <a href="https://t.co/Vorc9aSJrv">pic.twitter.com/Vorc9aSJrv</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1235102699470741509?ref_src=twsrc%5Etfw">March 4, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La forma de operar de los atacantes es la siguiente: envían un mensaje de SMS a la víctima en el que le explican que su cuenta bancaria ha sido bloqueada. Para volver a ponerla operativa, el usuario debe hacer «click» en el hipervínculo que acompaña al mensaje, el cual le redirige a una página que está en poder de los atacantes. En la página se solicita a la víctima toda la información sobre su tarjeta de crédito: número, fecha de caducidad, CVV y PIN. Si rellena los campos y le da a aceptar, se enviarán automáticamente todos esos datos a los cibercriminales. Es decir, está poniendo su cuenta, y su dinero, en sus manos. Cómo protegerte de esta estafa El «phishing» se ha convertido en uno de los mayores riesgos que corren usuarios y empresas en internet. Se trata de un tipo de ataque que va en aumento y que reporta grandes beneficios a los delincuentes que lo emplean. «El crecimiento de los ataques basados en suplantación del usuario es muy grande y muy difícil de cuantificar. Más o menos del 40% desde 2017. Hay fuentes americanas que afirman que cada mes se crean dos millones de estafas de "phishing". El mayor número de ciberataques contra empresas durante 2019 ha sido de este tipo», explicaba Hervé Lambert, responsable de operaciones de la compañía de ciberseguridad Panda Security, a ABC la semana pasada. Para engañar a los usuarios, los delincuentes emplean ingeniería social. Suelen utilizar como gancho algún tema de actualidad que cause un interés, como el coronavirus, así como ofertas en plataformas de venta online (Amazon), entre muchas otras cosas. «Con el "phishing es muy importante utilizar el sentido común. En el caso de las estafas que tratan de robar la cuenta del banco del usuario, hay que saber que los bancos no entran en contacto con el cliente por medio de correos electrónicos o vía SMS para pedirle sus credenciales. Es algo muy raro. Yo diría que no ocurre con ninguna entidad. En caso de que tengamos una duda, lo recomendable es llamar por teléfono a nuestro banco y consultarlo», decía a este diario José De la Cruz, directo técnico de la firma de ciberseguridad Trend Micro Iberia, hace unos días. En caso de que le llegue un mensaje de este tipo, ya sea vía correo electrónico, SMS o WhatsApp, lo primero que debe tener claro es que ningún banco comunica acciones de este tipo por estos medios. Si, no obstante, tuviese alguna duda al respecto, lo más recomendable es que llame por teléfono a su entidad o se persone en alguna de sus oficinas para comprobarlo.
04-03-2020 | abc.es
Teletrabajo: cómo crear tu espacio de trabajo en casa como prevención contra el coronavirus
En España todavía no se han tomado medidas drásticas como prevención a nuevos contagios del Covid-19, virus de origen chino conocido originalmente como coronavirus. Pero en algunas regiones ya se ha recomendado periodos de cuarentena que obligaría a muchos empleados a trabajar desde casa para evitar la propagación de infecciones. Muchos autónomos ya lo hacen, pero gran parte de los trabajos requiere aún de cierto presentismo laboral. Aunque se ha avanzado mucho, y algunas empresas grandes incluso lo fomentan poco a poco en su plantilla, teletrabajar es todavía una quimera. Las empresas tecnológicas son las que más facilitan a sus plantillas la fórmula no presencial, por sus claras ventajas. Pero trabajar desde casa tiene sus aspectos positivos y negativos. Firmas como Google o Twitter ya han mandado a muchos equipos a sus domicilios a trabajar. Los autónomos lo sabrán: hay que ser muy disciplinado para ello. Expertos recomiendan marcarse unas pautas e intentar desconectar en periodos concretos durante el día. Hacer una «vida normal» incluso se puede añadir como obligatorio salir a la calle antes de ponerse manos a la obra. No todos los empleos se pueden adaptar a esta forma de trabajo en remoto. Pero es cierto que cada vez más muchos utilizan como herramienta habitual un ordenador. En caso de que fuese necesario, existen tecnologías que se adaptan a este tipo de actividades. Lo normal va a ser utilizar un ordenador, sea portátil o de sobremesa, que tenga un rendimiento adecuado para las exigencias de cada profesional. No es lo mismo llevar la contabilidad que editar vídeo. En caso de no disponer en el hogar de ninguna de estas posibilidades técnicas, determinadas tabletas (funcione con iOS o Android) también va a ser útil si, por ejemplo, tu trabajo requiere de rellenar informes. Trabajar con servicios en la «nube» es otra de las posibilidades. Hay herramientas gratuitas como Google Drive que incluye toda la suite de ofimática necesaria para este tipo de empleos, aunque se puede hacer uso de Office 365. Esta fórmula de trabajo se ha venido extendiendo incluso en muchas oficinas y permite una plena sincronización de los flujos de trabajo. Además, es quizás un buen momento para plantearse la incorporación, si tu empresa no lo ha hecho ya, de utilizar servicios como Slack o Yammer que están enfocados a llevar un control de los proyectos. Hay muchas empresas que ya lo utilizan en todo el mundo. Otro de los aspectos que muchos trabajadores «freelance» lo llevan desde siempre a rajatabla es el espacio de trabajo. Lo ideal es disponer de una zona independiente dentro del domicilio con todo el material mobiliario acorde las necesidades. Es decir, como en tu puesto de trabajo diario: silla cómoda y ergonómica para pasar muchas horas sentado, mesa a la altura del pecho, buena iluminación -preferiblemente natural- y acceso a bebidas para hidratarse. A su vez, es fundamental contar con una conexión a internet robusta en función de las necesidades. Si se trabaja con un software específico, los departamentos técnicos pueden dar acceso remoto o a través de servicios virtualizados para poder mantener la normalidad. Es necesario, y esto es aplicable en todos los trabajos que se desempeñen sentados, levantarse cada hora y media aunque sea dos minutos para estirar las piernas. Lo más importante es equilibrar funcionalidad con comodidad. Hay incluso quien aboga por colocar algún toque verde de plantas o flores, pero sobre todo, tener un espacio que no pueda despistar. En muchas ocasiones, los equipos de trabajo deben realizar reuniones (¡más de diez minutos, una reunión es desaconsejable!). Si estás teletrabajando, esta acción se puede hacer a través de servicios como Skype, Duo o, incluso, WhatsApp. También la tecnología de realidad virtual se puede adaptar a esta fórmula. Las videoconferencias tradicionales no son tan efectivas como las reuniones físicas, ya que al no compartir un espacio común la comunicación no verbal es prácticamente inexistente. «La realidad virtual (VR) ofrece múltiples soluciones para mantener la actividad de la empresa minimizando los riesgos sanitarios para los empleados. Esta tecnología permite crear entornos de teletrabajo interactivos y colaborativos y se adapta perfectamente a las necesidades de cualquier tipo de empresa», explica en un comunicado Giovanni Cetto, fundador de la empresa Two Reality. «La VR permite crear avatares de cada uno de los asistentes y se transforman en encuentros más cortos, menos confusos y mucho más resolutivos que las videoconferencias permitiendo interactuar a todos sobre el mismo contenido 3D y evitando al 100% el riesgo de contagio», sostiene. No exenta de riesgos Pese a que Gobiernos y empresas de todo el mundo están fomentando cada vez más el teletrabajo en un intento de frenar la propagación del COVID-19, los expertos creen que potenciar esta fórmula sin un plan preventivo puede conllevar riesgos en materia de seguridad informática. «Se trata, por tanto, de un buen momento para que las organizaciones examinen la seguridad en torno al acceso remoto a los sistemas corporativos. Una vez que los dispositivos se sacan de la infraestructura de red de una empresa y se conectan a nuevas redes y WiFi, los riesgos se amplían y aumentan», relatan en un comunicado fuentes de la firma de seguridad Kaspersky. Los expertos recomiendan una serie de pasos para reducir los ciberriesgos asociados con el teletrabajo como proporcionar una red privada virtual (VPN) para que conectarse en remoto, proteger los dispositivos que se utilicen en casa, limitar funciones a los empleados y evitar responder a mensajes no solicitados en su puesto se trabajo temporal.
04-03-2020 | abc.es
Cómo crear tu espacio teletrabajo como prevención contra el coronavirus
En España todavía no se han tomado medidas drásticas como prevención a nuevos contagios del Covid-19, virus de origen chino conocido originalmente como coronavirus. Pero en algunas regiones ya se ha recomendado periodos de cuarentena que obligaría a muchos empleados a trabajar desde casa para evitar la propagación de infecciones. A teletrabajar, vaya. Muchos autónomos ya lo hacen, pero gran parte de los trabajos requiere aún de cierto presentismo laboral. Aunque se ha avanzado mucho, y algunas empresas grandes incluso lo fomentan poco a poco en su plantilla, teletrabajar es todavía una quimera. Las empresas tecnológicas son las que más facilitan a sus plantillas la fórmula no presencial, por sus claras ventajas. Pero trabajar desde casa tiene sus aspectos positivos y negativos. Firmas como Google o Twitter ya han mandado a muchos equipos a sus domicilios a trabajar. Los autónomos lo sabrán: hay que ser muy disciplinado para ello. Expertos recomiendan marcarse unas pautas e intentar desconectar en periodos concretos durante el día. Hacer una «vida normal» incluso se puede añadir como obligatorio salir a la calle antes de ponerse manos a la obra. No todos los empleos se pueden adaptar a esta forma de trabajo en remoto. Pero es cierto que cada vez más muchos utilizan como herramienta habitual un ordenador. En caso de que fuese necesario, existen tecnologías que se adaptan a este tipo de actividades. Lo normal va a ser utilizar un ordenador, sea portátil o de sobremesa, que tenga un rendimiento adecuado para las exigencias de cada profesional. No es lo mismo llevar la contabilidad que editar vídeo. En caso de no disponer en el hogar de ninguna de estas posibilidades técnicas, determinadas tabletas (funcione con iOS o Android) también va a ser útil si, por ejemplo, tu trabajo requiere de rellenar informes. Trabajar con servicios en la «nube» es otra de las posibilidades. Hay herramientas gratuitas como Google Drive que incluye toda la suite de ofimática necesaria para este tipo de empleos, aunque se puede hacer uso de Office 365. Esta fórmula de trabajo se ha venido extendiendo incluso en muchas oficinas y permite una plena sincronización de los flujos de trabajo. Además, es quizás un buen momento para plantearse la incorporación, si tu empresa no lo ha hecho ya, de utilizar servicios como Slack o Yammer que están enfocados a llevar un control de los proyectos. Hay muchas empresas que ya lo utilizan en todo el mundo. Otro de los aspectos que muchos trabajadores «freelance» lo llevan desde siempre a rajatabla es el espacio de trabajo. Lo ideal es disponer de una zona independiente dentro del domicilio con todo el material mobiliario acorde las necesidades. Es decir, como en tu puesto de trabajo diario: silla cómoda y ergonómica para pasar muchas horas sentado, mesa a la altura del pecho, buena iluminación -preferiblemente natural- y acceso a bebidas para hidratarse. A su vez, es fundamental contar con una conexión a internet robusta en función de las necesidades. Si se trabaja con un software específico, los departamentos técnicos pueden dar acceso remoto o a través de servicios virtualizados para poder mantener la normalidad. Es necesario, y esto es aplicable en todos los trabajos que se desempeñen sentados, levantarse cada hora y media aunque sea dos minutos para estirar las piernas. Lo más importante es equilibrar funcionalidad con comodidad. Hay incluso quien aboga por colocar algún toque verde de plantas o flores, pero sobre todo, tener un espacio que no pueda despistar. En muchas ocasiones, los equipos de trabajo deben realizar reuniones (¡más de diez minutos, una reunión es desaconsejable!). Si estás teletrabajando, esta acción se puede hacer a través de servicios como Skype, Duo o, incluso, WhatsApp. También la tecnología de realidad virtual se puede adaptar a esta fórmula. Las videoconferencias tradicionales no son tan efectivas como las reuniones físicas, ya que al no compartir un espacio común la comunicación no verbal es prácticamente inexistente. «La realidad virtual (VR) ofrece múltiples soluciones para mantener la actividad de la empresa minimizando los riesgos sanitarios para los empleados. Esta tecnología permite crear entornos de teletrabajo interactivos y colaborativos y se adapta perfectamente a las necesidades de cualquier tipo de empresa», explica en un comunicado Giovanni Cetto, fundador de la empresa Two Reality. «La VR permite crear avatares de cada uno de los asistentes y se transforman en encuentros más cortos, menos confusos y mucho más resolutivos que las videoconferencias permitiendo interactuar a todos sobre el mismo contenido 3D y evitando al 100% el riesgo de contagio», sostiene. No exenta de riesgos Pese a que Gobiernos y empresas de todo el mundo están fomentando cada vez más el teletrabajo en un intento de frenar la propagación del COVID-19, los expertos creen que potenciar esta fórmula sin un plan preventivo puede conllevar riesgos en materia de seguridad informática. «Se trata, por tanto, de un buen momento para que las organizaciones examinen la seguridad en torno al acceso remoto a los sistemas corporativos. Una vez que los dispositivos se sacan de la infraestructura de red de una empresa y se conectan a nuevas redes y WiFi, los riesgos se amplían y aumentan», relatan en un comunicado fuentes de la firma de seguridad Kaspersky. Los expertos recomiendan una serie de pasos para reducir los ciberriesgos asociados con el teletrabajo como proporcionar una red privada virtual (VPN) para que conectarse en remoto, proteger los dispositivos que se utilicen en casa, limitar funciones a los empleados y evitar responder a mensajes no solicitados en su puesto se trabajo temporal.
04-03-2020 | abc.es
Cuidado: si recibes este correo sobre el coronavirus no lo abras, es una nueva estafa
Los ciberdelincuentes están sacándole partido a la preocupación que genera la epidemia de COVID-19. La empresa de ciberseguridad Kaspersky ha alertado sobre una nueva ciberestafa en la que los atacantes se aprovechan del coronavirus para robar datos y dinero del usuario. Según afirma la compañía, todo comienza con un correo electrónico en el que terceros suplantan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense (CDC, por sus siglas en inglés). Para ello, emplean el dominio cdc-gov.org. Algo que puede inducir a error al usuario, ya que es muy parecido al que realmente utiliza la organización (cdc.gov). En el cuerpo del mensaje, los delincuentes expresan que «han establecido un sistema de control para coordinar acciones de salud pública en el ámbito nacional e internacional». A continuación, comparten un hipervínculo en el que, supuestamente, se ofrece información sobre casos de coronovirus detectados en cada ciudad. Si el usuario hace click, será redirigido a una página similar a la de Microsoft Outlook. El objetivo es engañarle y que comparta su contraseña del servicio de correo en línea sin darse cuenta. Este tipo de ataque se conoce como «phishing»: una ciberestafa en la que el delincuente suplanta la identidad de un usuario o una organización para engañar a la víctima y conseguir sus datos personales; desde contraseñas de redes sociales hasta claves de banca online. En Kaspersky informan, a su vez, que este no es el único intento de «phishing» en el que se suplanta a los CDC que han encontrado. Se han encontrado otro caso en el que el dominio del correo electrónico es diferente (cdcgov.org), así como el objetivo. Si en el anterior caso la finalidad era robar contraseñas de Outlook, en este los cibercriminales solicitan al usuario que done dinero en forma de bitcoin (moneda virtual) para financiar una vacuna contra el coronavirus. Los ciberdelincuentes se aprovechan de la epidemia Esta no es la primera vez que los cibercriminales tratan de lucrarse a costa del coronavirus. A principios del mes pasado, Kaspersky ya informó de que estaban comenzando a correr por la red documentos infectados con «malware» (virus informático) en los que, aparentemente, se ofrecía información sobre la epidemia. Desde vídeos con instrucciones para protegerse del virus chino, hasta actualizaciones sobre la amenaza e, incluso, procedimientos para detectarlo. «Sabemos que los ciberdelincuentes tienden a explotar temas populares y con gran repercusión en los medios de comunicación ya que son los más buscados por los usuarios. La probabilidad de que una persona descargue un archivo malicioso, cuya apariencia es la de uno relacionado con un tema de actualidad, es más alta», explicaba entonces a este diario Vladimir Kuskov, jefe de investigación de amenazas de Kaspersky. Por otra parte, los CDC no son la primera institución suplantada por los cibercriminales para sacarle partido a la enfermedad. La semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó sobre el surgimiento de una campaña similar. «Los delincuentes están suplantando a la OMS para robar dinero o información confidencial a los usuarios. Si le contacta una persona u organización que parece ser de la OMS, verifique su autenticidad antes de responder», expreso la organización a través de un comunicado en su página web. A su vez, la Guardia Civil informaba hace unos días a través de Twitter sobre una campaña de «phishing» en WhatsApp. En este caso, los atacantes suplantan al Ministerio de Sanidad para engañar al usuario y redirigirlo a una página web de venta de mascarillas.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/NiCaso?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NiCaso</a> a este mensaje que circula por <a href="https://twitter.com/hashtag/Whatsapp?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Whatsapp</a>. Suplantan al Ministerio de Sanidad <a href="https://twitter.com/sanidadgob?ref_src=twsrc%5Etfw">@sanidadgob</a> para dar supuestas ?recomendaciones? contra el <a href="https://twitter.com/hashtag/coronavirus?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#coronavirus</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID19</a> y un enlace para venderte mascarillas. <a href="https://t.co/hzw4f2oWhc">pic.twitter.com/hzw4f2oWhc</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1234189752699621377?ref_src=twsrc%5Etfw">March 1, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
04-03-2020 | abc.es
Cuidado: si recibes este mail sobre el coronavirus no lo abras, es una nueva estafa
Los ciberdelincuentes están sacándole partido a la preocupación que genera la epidemia de COVID-19. La empresa de ciberseguridad Kaspersky ha alertado sobre una nueva ciberestafa en la que los atacantes se aprovechan del coronavirus para robar datos y dinero del usuario. Según afirma la compañía, todo comienza con un correo electrónico en el que terceros suplantan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades estadounidense (CDC, por sus siglas en inglés). Para ello, emplean el dominio cdc-gov.org. Algo que puede inducir a error al usuario, ya que es muy parecido al que realmente utiliza la organización (cdc.gov). En el cuerpo del mensaje, los delincuentes expresan que «han establecido un sistema de control para coordinar acciones de salud pública en el ámbito nacional e internacional». A continuación, comparten un hipervínculo en el que, supuestamente, se ofrece información sobre casos de coronovirus detectados en cada ciudad. Si el usuario hace click, será redirigido a una página similar a la de Microsoft Outlook. El objetivo es engañarle y que comparta su contraseña del servicio de correo en línea sin darse cuenta. Este tipo de ataque se conoce como «phishing»: una ciberestafa en la que el delincuente suplanta la identidad de un usuario o una organización para engañar a la víctima y conseguir sus datos personales; desde contraseñas de redes sociales hasta claves de banca online. En Kaspersky informan, a su vez, que este no es el único intento de «phishing» en el que se suplanta a los CDC que han encontrado. Se han encontrado otro caso en el que el dominio del correo electrónico es diferente (cdcgov.org), así como el objetivo. Si en el anterior caso la finalidad era robar contraseñas de Outlook, en este los cibercriminales solicitan al usuario que done dinero en forma de bitcoin (moneda virtual) para financiar una vacuna contra el coronavirus. Los ciberdelincuentes se aprovechan de la epidemia Esta no es la primera vez que los cibercriminales tratan de lucrarse a costa del coronavirus. A principios del mes pasado, Kaspersky ya informó de que estaban comenzando a correr por la red documentos infectados con «malware» (virus informático) en los que, aparentemente, se ofrecía información sobre la epidemia. Desde vídeos con instrucciones para protegerse del virus chino, hasta actualizaciones sobre la amenaza e, incluso, procedimientos para detectarlo. «Sabemos que los ciberdelincuentes tienden a explotar temas populares y con gran repercusión en los medios de comunicación ya que son los más buscados por los usuarios. La probabilidad de que una persona descargue un archivo malicioso, cuya apariencia es la de uno relacionado con un tema de actualidad, es más alta», explicaba entonces a este diario Vladimir Kuskov, jefe de investigación de amenazas de Kaspersky. Por otra parte, los CDC no son la primera institución suplantada por los cibercriminales para sacarle partido a la enfermedad. La semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó sobre el surgimiento de una campaña similar. «Los delincuentes están suplantando a la OMS para robar dinero o información confidencial a los usuarios. Si le contacta una persona u organización que parece ser de la OMS, verifique su autenticidad antes de responder», expreso la organización a través de un comunicado en su página web. A su vez, la Guardia Civil informaba hace unos días a través de Twitter sobre una campaña de «phishing» en WhatsApp. En este caso, los atacantes suplantan al Ministerio de Sanidad para engañar al usuario y redirigirlo a una página web de venta de mascarillas.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/NiCaso?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NiCaso</a> a este mensaje que circula por <a href="https://twitter.com/hashtag/Whatsapp?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Whatsapp</a>. Suplantan al Ministerio de Sanidad <a href="https://twitter.com/sanidadgob?ref_src=twsrc%5Etfw">@sanidadgob</a> para dar supuestas ?recomendaciones? contra el <a href="https://twitter.com/hashtag/coronavirus?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#coronavirus</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID19</a> y un enlace para venderte mascarillas. <a href="https://t.co/hzw4f2oWhc">pic.twitter.com/hzw4f2oWhc</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1234189752699621377?ref_src=twsrc%5Etfw">March 1, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>
03-03-2020 | abc.es
Si te llega este mensaje de WhatsApp sobre el coronavirus no lo abras
El Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil ha alzado la voz a través de las redes sociales para advertir a los usuarios sobre una nueva estafa que está corriendo como la pólvora por WhatsApp. Con el objetivo de engañar a los usuarios, y aprovecharse de la preocupación existente a la epidemia de coronovirus, los ciberdelincuentes están suplantando al Ministerio de Sanidad. En el mensaje, los atacantes ofrecen a las víctimas recomendaciones para hacer frente a la enfermedad. «Rogamos coperación ciudadana y máxima difusión de este mensaje. ¡Compártelo en todas tus grupos de WhatsApp y en tus redes sociales! ¡¡Puedes salvar vidas!! Es muy importante que siga las medidas de protección recomendadas», se puede leer en el mensaje. Estas palabras van acompañadas de un hipervínculo que, según expresa la Guardia Civil, redirige a la víctima a una página de compra de mascarillas. Uno de los productos con los que más se está especulando a causa de la enfermedad surgida en China.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr"><a href="https://twitter.com/hashtag/NiCaso?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NiCaso</a> a este mensaje que circula por <a href="https://twitter.com/hashtag/Whatsapp?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#Whatsapp</a>. Suplantan al Ministerio de Sanidad <a href="https://twitter.com/sanidadgob?ref_src=twsrc%5Etfw">@sanidadgob</a> para dar supuestas ?recomendaciones? contra el <a href="https://twitter.com/hashtag/coronavirus?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#coronavirus</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/COVID19?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#COVID19</a> y un enlace para venderte mascarillas. <a href="https://t.co/hzw4f2oWhc">pic.twitter.com/hzw4f2oWhc</a></p>&mdash; GDT Guardia Civil (@GDTGuardiaCivil) <a href="https://twitter.com/GDTGuardiaCivil/status/1234189752699621377?ref_src=twsrc%5Etfw">March 1, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> Este tipo de ciberestafa es conocida como «phishing». Los delincuentes, aprovechándose de ingeniería social, suplantan a un usuario o a una institución con el fin de engañar a la víctima y robarla información; desde contraseñas de redes sociales hasta claves de banca online. «Este tipo de técnicas dan mucho dinero. El retorno de la inversión es brutal. Las acciones de "phishing" no exigen grandes esfuerzos», explicaba a este diario la semana pasada Hervé Lambert, responsable de operaciones de la empresa de ciberseguridad Panda Security. En este caso, la falsedad del mensaje es evidente. Primero; el Ministerio de Sanidad no entra en contacto con los ciudadanos a través de servicios de mensajería o redes sociales de forma directa. Segundo; como se ha expresado en más de una ocasión, el empleo de mascarilla, el producto que ofertan los ciberdelincuentes en el enlace que acompaña al texto, no aparece entre las medidas necesarias para protegerse del virus. «Las medidas genéricas de protección individual frente a enfermedades respiratorias incluyen realizar una higiene de manos frecuente (lavado con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno; evitar el contacto estrecho con personas que muestren signos de afección respiratoria, como tos o estornudos; mantener una distancia de un metro aproximadamente con las personas con síntomas de infección respiratoria aguda; cubrirse la boca y la nariz con pañuelos desechables o toser o estornudar y lavarse las manos. Estas medidas, además, protegen frente a enfermedades frecuentes como la gripe», explica el Ministerio de Sanidad en un documento colgado en su página web. Lucrándose con la enfermedad Esta no es la primera vez que los cibercriminales tratan de lucrarse a costa del coronavirus. A principios del mes pasado, la firma de ciberseguridad Kaspersky ya informó de que estaban comenzando a correr por la red documentos infectados con «malware» (virus informático) en los que, aparentemente, se ofrecía información sobre la epidemia. Desde vídeos con instrucciones para protegerse del virus chino, hasta actualizaciones sobre la amenaza e, incluso, procedimientos para detectarlo. «Sabemos que los ciberdelincuentes tienden a explotar temas populares y con gran repercusión en los medios de comunicación ya que son los más buscados por los usuarios. La probabilidad de que una persona descargue un archivo malicioso, cuya apariencia es la de uno relacionado con un tema de actualidad, es más alta», explicaba entonces a este diario Vladimir Kuskov, jefe de investigación de amenazas de Kaspersky. Por otra parte, el Ministerio de Sanidad no es la primera institución suplantada por los cibercriminales para sacarle partido a la enfermedad. La semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó sobre el surgimiento de una campaña similar. «Los delincuentes están suplantando a la OMS para robar dinero o información confidencial a los usuarios. Si le contacta una persona u organización que parece ser de la OMS, verifique su autenticidad antes de responder», expreso la organización a través de un comunicado en su página web.
28-02-2020 | abc.es
Los peligros de WhatsApp: alertan sobre un aumento de casos de suplantación de identidad
WhatsApp se ha convertido en uno de los medios de comunicación más importantes para buena parte de la sociedad. Pero no todo son ventajas. En las tripas de la «app» se almacena una cantidad ingente de información sobre el dueño de la cuenta. Algo que, evidentemente, no pasa inadvertido a ojos de los ciberdelincuentes. Buena muestra de ello son los recientes «hackeos» de Jeff Bezos o Albert Rivera. Entre los métodos predilectos de los atacantes para explotar la aplicación se encuentra el «spoofing». Una técnica que sirve para suplantar al usuario, especialmente a través de correo electrónico, empleando tecnología con fines maliciosos. Ahora, la empresa de ciberseguridad Panda Security, afirma que este tipo de casos han aumentado considerablemente durante el último año dentro de la aplicación de mensajería. «Este tipo de técnicas dan mucho dinero. El retorno de la inversión es brutal. Las acciones de "phishing", y de "spoofing" en concreto, no exigen grandes esfuerzos», explica Hervé Lambert, responsable de operaciones de Panda Security. El experto, en conversación con ABC, se muestra muy preocupado por el aumento de los ciberataques que emplean ingeniería social para engañar al usuario y robarle los datos: «Los cibermalos son muy buenos y muy listos. Se les da muy bien encontrar fórmulas a través de las que robar información. Muchas veces la gente piensa que sus datos no valen nada, que en su teléfono no hay nada que interese. No es así. A día de hoy un "smartphone" alberga toda la vida digital del usuario. Su navegación, sus gustos, sus opiniones, sus amistades, sus datos bancarios.. Todo eso cuesta dinero». Un fenómeno muy extendido Los ataques destinados a la suplantación de identidad no son un fenómeno nuevo en internet. Ni de lejos. Durante los últimos años han afectado a numerosos usuarios y, a su vez, han ido mejorando. Un buen ejemplo de sus posibilidades lo encontramos en «el timo del CEO». Una ciberestafa en la que el atacante, haciéndose pasar por el jefe de una compañía, solicita a alguien de la plantilla que transfiera una cantidad de dinero a una cuenta concreta. Precisamente, esta técnica estuvo (presuntamente) relacionada con la pérdida de cuatro millones de euros de la EMT valenciana el año pasado. El dinero terminó en una sucursal de un banco en Hong Kong. «El crecimiento de los ataques basados en suplantación del usuario es muy grande y muy difícil de cuantificar. Más o menos del 40% desde 2017. Hay fuentes americanas que afirman que cada mes se crean dos millones de estafas de "phishing". El mayor número de ciberataques contra empresas durante 2019 ha sido de este tipo», afirma Lambert. Durante los primeros meses de 2020, firmas de ciberseguridad, como Kaspersky, han alertado sobre la aparición de varias estafas destinadas a robar cuentas de WhatsApp. Recientemente, la Guardia Civil informaba sobre un caso en el que el atacante, haciéndose pasar por un contacto al que ha suplantado previamente, trata de engañar al usuario para que le comparta el código de verificación de su cuenta de WhatsApp, con lo que tendría vía libre para tomar el control de la misma. <blockquote class="twitter-tweet"><p lang="es" dir="ltr">¿Has recibido un SMS como este?<br><br>¡¡¡NO LO CONTESTES!!!<br><br>Es el mensaje con el código de verificación para la instalación. Si se lo facilitas a un tercero controlará tu cuenta en su dispositivo y con ello, el acceso a todos tus grupos y contactos<a href="https://twitter.com/hashtag/NoPiques?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NoPiques</a><a href="https://t.co/mkiaDcCUHc">https://t.co/mkiaDcCUHc</a> <a href="https://t.co/OgUvVgqRtC">pic.twitter.com/OgUvVgqRtC</a></p>&mdash; Guardia Civil (@guardiacivil) <a href="https://twitter.com/guardiacivil/status/1227208160429080576?ref_src=twsrc%5Etfw">February 11, 2020</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script> La seguridad de WhatsApp Desde Panda Security apuntan que, a pesar de las mejoras de «app» en materia de seguridad, como la adopción del sistema de doble verificación, el riesgo de que un cibercriminal pueda atacar una cuenta y robarla es «preocupante». WhatsApp, por su parte, hace hincapié dentro de su página de soporte en que cualquier persona que tenga el número de un usuario tiene la capacidad de mandarle un mensaje, por lo que es importante tener cuidado. «Los mensajes no deseados enviados por terceros no autorizados pueden llegarte de diferentes maneras: spam, estafas o mensajes de impostores que se hacen pasar por miembros de nuestro equipo. Todos estos mensajes tratan de engañarte e intentan que realices alguna acción que puede ponerte en peligro», explican desde WhatsApp. A su vez, la «app» recomienda a aquellos que reciban un mensaje de este tipo que bloqueen al emisario, ignoren la información que aparece y que borren la conversación. A pesar de los esfuerzos de WhatsApp por garantizar la seguridad de los usuarios, muchas entidades internacionales albergan dudas sobre el servicio. Ese es el caso, por ejemplo, de la ONU, que el mes pasado prohibió a sus representantes el intercambio de mensajes a través de la aplicación propiedad de Facebook. «Los altos funcionarios de la ONU han recibido instrucciones de no usar WhatsApp. No es un mecanismo seguro», afirmó el portavoz Farhan Haq en declaraciones recogidas por Reuters. Cómo protegerte Según el responsable de operaciones de Panda Security, para hacer frente a los ataques de suplantación de identidad es imprescindible tener un sistema de seguridad adaptado a las necesidades del usuario. También se debe emplear el sentido común. Entender, por ejemplo, que una entidad bancaria nunca va a pedir las credenciales de un cliente a través de un mensaje de WhatsApp o un correo. O que la Guardia Civil no va a enviar una multa empleando alguno de estos mecanismos. A su vez, recomienda fijarse en los elementos que componen el correo electrónico o la conversación de WhatsApp de la que se sospecha. Si existiese alguna duda sobre su veracidad, se debe entrar en contacto con la persona o la entidad que, supuestamente, ha enviado el mensaje.
21