Noticias de "twitter"

15-11-2016 | abc.es
Facebook: entre la censura y la manipulación
Es muy fácil caer en la reduccionista afirmación que las redes sociales no representan la vida misma y sus devenires. Puede que, más de uno, piense todo lo contrario; que efectivamente estos nebulosos mundos digitales en los que nos movemos muestran lo oculto, lo que mueve y de verdad interesa a los ciudadanos. También es posible que, para otras personas, este tipo de plataformas sean el caldo de cultivo de mensajes de odio. Las redes sociales se han adentrado en el desfiladero de lo efímero y lo pasajero, pero han han aportado útiles mecanismos de comunicación interpersonales que han permitido reducir el tamaño del planeta a un mero clic. Gran parte del conocimiento humano está recogido en internet. La conversación de los seres humanos ha encontrado un nuevo espacio en este tipo de plataformas que, como sucede en el servicio más global, Facebook, se manejan formas comunicativas basadas en emoticonos, imágenes, animaciones y texto y, sobre todo, han inaugurado nuevos códigos de conducta que rayan el absurdo en ocasiones como el mero hecho de eliminar a una persona como contacto. Teniendo en cuenta que las relaciones humanas son cada vez más digitales y teniendo en cuenta también que las redes sociales se han convertido hoy en día en los más importantes foros de discusión, cabría preguntarse si en cierto modo este tipo de servicios que están al alcance de cualquiera representan, en efecto, la realidad tal y como la conocemos o si, por el contrario, la segmentación del público al que un usuario medio sigue y los mensajes más ruidosos cooperan para introducir sesgos socio-políticos capaces de distorsionar el mundo real. Los expertos dudan acerca de las implicaciones sociales que aportan las redes sociales al conjunto de la sociedad. Para Mauro Fuentes, director de medios sociales de la agencia Ogilvy, este tipo de plataformas tienen una variable ideológica y ejercen de escaparate en base a un determinado criterio. «Es cierto que las herramientas de selección de contenido y algoritmos hacen que cierto tipo de noticias y contenido sea más visible», sostiene en declaraciones a ABC. Facebook, en ese sentido, ha estado en la picota en las últimas semanas por censurar la célebre fotografía que recreaba el horror de la guerra de Vietnam. La cara de ese terrible episodio la puso una joven que ha pasado a la historia como la Niña del Napalm. En seguida, la compañía norteamericana reaccionó. Poco antes se había sustituído el equipo humano encargado de revisar los contenidos por sistemas informatizados, pero a lo largo de la trayectoria de la mayor red social han sido muchas las ocasiones en las que se ha aplicado una dudosa moral a la hora de ocultar ciertos contenidos a los usuarios. «Después de escuchar a la comunidad volvimos a mirar cómo se aplicaron nuestras normas en este caso. Normalmente se presupone que una imagen de un niño desnudo viola nuestros estándares y en algunos países podría incluso calificarse como pornografía infantil. En este caso, reconocemos la historia y la importancia global de esta imagen para documentar un momento particular de la historia. Debido a su estatus como imagen icónica de importancia histórica, la importancia de permitir que se comparta supera el valor de proteger a la comunidad», indican a ABC fuentes de Facebook. Censura existe, recalca este experto, quien insiste en que está, sin embargo, más enfocada para «evitar que la red, de entrada, se convierta en un nido de pornografía y violencia». Para ello -recuerda- usan el método de pre-censurar para evitar problemas mayores pero «esto implica herramientas automáticas y los automatismos pueden tener ciertos sesgos (que no errores) en lo que es 'censurable' o no». La lactancia, por ejemplo, ha sido otro tema recurrente en este caso. Y en la mayoría de los casos las personas afectadas por esa censura automática creen que la red social maneja hilos que les coartan la libertad, aunque este experto descarta que existe una censura como tal. «Facebook es un monstruo cuyo crecimiento hace dificilísimo su control: ha pasado de ser una simple red social con un uso relativamente frívolo, a convertirse en el mayor medio de comunicación del mundo, en el sitio donde más personas se informan y leen noticias. Cualquier mínima decisión o criterio editorial que toma puede tener una importancia brutal, y se toma sin ningún tipo de consenso, lo cual hace muy difícil gestionarlo», asegura a este diario Enrique Dans, profesor de innovación del IE School. A las redes sociales les persigue su particular sombra de censura y manipulación, como sucede también en Twitter, red de micromensajes, criticada habitualmente al considerar por parte de muchos usuarios de su comunidad que los temas de tendencia -los «trending topic», en inglés-, no son un reflejo de las opiniones mayoritarias de una sociedad, además de proyectar una imagen irreal de los acontecimientos. «El resultado de tomar en agregado las tendencias mencionadas por las personas en las redes sociales sí puede resultar un buen termómetro aproximado de las inquietudes e intereses de la sociedad, y de hecho, se utiliza mucho en ese sentido, pero necesita correcciones importantes: si midiésemos únicamente menciones en redes sociales y pretendiésemos traducirlas en intención de voto, por ejemplo, el resultado sería un desastre, porque ni somos buenos separando menciones positivas de negativas, ni está nada claro que por ser más activos en redes sociales los votantes de una opción que los de otra, sean necesariamente más», manifiesta. El hecho que estos servicios de alcance masivo se hayan transformado en medios de información preocupa a otros expertos como Miguel Ángel Jimeno, profesor de periodismo de la Universidad de Navarra, que lamenta que servicios como Facebook sean el lugar donde se informa la gente. «Una pena», dice este experto: «Que personas ajenas al periodismo tomen decisiones sobre qué publicar o no.. otra pena», subraya. Selección de contenidos La pregunta es si Facebook debería aplicar otro tipo de normas morales a la hora de aplicar su criterio de selección de contenidos. «Podría aplicar las mismas normas que un medio de comunicación convencional», considera Jimeno, aunque al tratarse de una empresa privada con contenidos no periodísticos puede decidir lo que quiera. «Cuando una de esas reglas llama la atención a un sector de sus usuarios, como ha sucedido ahora, el mundo 'periodístico' se subleva. Pero creo que solo ha sido el periodístico. A los demás usuarios, el tema parece que ni les va ni les viene», añade este experto. Frente a esa situación, y de cara a evitar que este tipo de servicios se conviertan en foros de propagación de enfoques ideológicos hostiles, la propia compañía Facebook ha puesto el foco en un programa específico para luchar contra el odio digital, una expansión de los esfuerzos de la industria tecnológica para socavar la propaganda de internet de terroristas islámicos y radicales de extrema derecha. Para Dans, por su parte, los criterios maximalistas e inflexibles «son inadecuados» y «no tienen en cuenta infinidad de circunstancias», ya que los editores humanos están «sujetos a sesgos personales» y la Inteligencia Artificial «terminará por ser la solución» al dejar de mostrar, por ejemplo, a un devoto del Islam cosas que un devoto del Islam no quiere ver, no mostrará a un turco tradicionalista chistes sobre Atatürk, pero -dice- está aún fase de desarrollo. Frente a ello, los gigantes de internet intentan regatear las dudas. Google y Facebook han avanzado que perseguirán las informaciones falsas, aunque solo las compartidas a través de sus respectivas herramientas publicitarias. Pese a todo, queda aún mucho árbol que tallar.
15-11-2016 | abc.es
Twitter pone en marcha nuevas medidas para frenar las conductas de odio y acoso
Twitter sigue dándole vueltas a la que es desde hace tiempo su mayor fallo: la impunidad. La popular red de microblogging lleva tiempo trabajando en herramientas que otorguen al usuario libertad de expresión sin que las conductas de odio y acoso intercedan por el camino. Algo que, hasta ahora, le ha sido imposible y veremos el resultado que dan las nuevas medidas anunciadas este martes. La compañía ha anunciado que los usuarios podrán silenciar conversaciones completas y dejar de recibir notificaciones de tuits que contengan palabras, frases, emoticonos o «hashtags» indeseados. «La cantidad de abuso, intimidación y acoso que hemos visto en internet ha aumentado considerablemente en los últimos años. Estos comportamientos inhiben a las personas de participar en Twitter», ha asegurado la compañía en un comunicado en su blog. «Las conductas abusivas impiden ver y compartir todas las perspectivas en torno a un tema, algo que creemos que es fundamental para avanzar hacia adelante. En los peores casos, este tipo de conducta amenaza la dignidad humana, que todos debemos proteger». Hace tiempo que cualquier tuitero puede «silenciar» a cualquier usuario. La medida se puso en marcha en 2014 como una alternativa al bloqueo, de tal manera que el usuario deja de ver la actividad de esa cuenta en su timeline. Ahora, esta opción se amplía hacia las notificaciones. En los próximos días, informa la compañía, se añadirán filtros en la pestaña de notificaciones, de manera que un tuitero podrá determinar que no aparezcan en dicho apartado tuits que incluyan ciertas expresiones o el nombre de otro usuario. También podrá optar por silenciar las notificaciones de los hilos de conversaciones en los que aparezca mencionado. Los filtros actuarán eliminando dichos contenidos de la pestaña de notificaciones, pero seguirán apareciendo en la línea de tiempo del usuario. La otra medida es que Twitter ha introducido cambios en su sistema de denuncia de contenido inapropiado: los usuarios podrán indicar en el reporte si el mal comportamiento tiene que ver con discriminación por género, raza, origen, discapacidad, enfermedad, orientación sexual o religión. «Nuestra política de conducta odiosa prohíbe una conducta específica dirigida a las personas por motivos de raza, origen étnico, origen nacional, orientación sexual, género, identidad de género, afiliación religiosa, edad, discapacidad o enfermedad», recuerda Twitter. Con la nueva medida, la compañía asegura que mejorará la capacidad de procesar los informes para poder actuar mejor frente a este tipo de actitudes. En declaraciones a Efe, la vicepresidenta de políticas públicas y comunicación de Twitter para Europa, África y Oriente Próximo, Sinéad McSweeney, ha explicado que la compañía tecnológica introduce este martes opciones para omitir también las notificaciones relativas a conversaciones y a expresiones concretas. «El de hoy un paso más en el camino. Es un problema muy complejo. (..) Twitter defiende la libertad de expresión y quiere ser una plataforma abierta, pero tenemos que trazar la línea contra el discurso de odio y proteger a los colectivos atacados para evitar que sean silenciados», ha aseverado McSweeney. Además de los cambios anunciados, la directiva ha añadido que el equipo que se dedica a analizar las denuncias por comportamientos abusivos ha recibido una formación destinada a aumentar su concienciación de las diferentes sensibilidades culturales.
15-11-2016 | enter.co
Twitter por fin lanzó su filtro contra el acoso
Luego de meses de críticas por parte de usuarios, grupos activistas y exempleados, Twitter por fin comenzó a desplegar actualizaciones de producto y de políticas de uso para combatir el acoso y el discurso de odio que han plagado la red social desde sus inicios, según informó BuzzFeed. Continúa leyendo en ENTER.CODeja un comentario en […]
15-11-2016 | elpais.com
Twitter lanza herramientas contra los ?trolls?
La red social promete ser más efectiva contra los insultos y el acoso
15-11-2016 | enter.co
¿Buscas juegos para PS4?, esta semana están en descuento
Parece que Sony quiere que nos adelantemos a comprar los regalos de Navidad. A través de Twitter PlayStation Latinoamérica reveló que una serie de juegos para PS4 estarán disponibles con descuento durante un tiempo limitado.  Continúa leyendo en ENTER.CODeja un comentario en ¿Buscas juegos para PS4?, esta semana están en descuento, 2016 ENTER.CO
15-11-2016 | abc.es
Las líneas 5G superarán los 550 millones de suscriptores en 2022
Más velocidad, más conexiones, más impulso a negocios. Las suscripciones de redes 5G alcanzarán las 550 millones en todo el mundo para el año 2022, tan sólo dos años después de que previsiblemente estén disponibles este tipo de redes estandarizadas. Según la última edición del informe «Mobility Report» (PDF) elaborado por Ericsson, Norteamérica tendrá la mayor cuota de mercado del mundo de esta tecnología concebida para conectarlo todo, ya que representará el 25% del total en la región, tras la que se situará Asía Pacífico, con un 10% del total dentro de seis años. Además, el informe subraya que a finales de 2016 habrá casi 4.000 millones de suscripciones de smartphones en el mundo, de las que un 90% corresponderán a las redes 3G y 4G, mientras que para 2022 se prevé que el número de suscripciones de «smartphones» alcance los 6.800 millones, de las que más de un 95% serán 3G, 4G y 5G. «Ya estamos observando entre los operadores un gran interés en lanzar redes 5G preestándar. El 5G acelerará la transformación digital en muchas industrias y permitirá nuevos casos de uso en áreas como 'Internet de las Cosas', automatización, transporte y big data», subraya en un comunicado el director de Estrategia y Tecnología de Ericsson, Ulf Ewaldsson. El estudio prevé también que en 2022 habrá 8.900 millones de suscripciones móviles, un 90% de ellas en banda ancha móvil (alrededor de 8.000 millones). Se espera que en ese momento haya 6.100 millones de suscriptores únicos de banda ancha móvil. En el tercer trimestre de 2016 se dieron de alta 84 millones de nuevas suscripciones móviles, hasta alcanzar los 7.500 millones, un crecimiento de un 3% respecto al año anterior. India fue el país que más creció, con 15 millones en ese período, seguida de China (14 millones), Indonesia (6 millones), Myanmar (4 millones) y Filipinas (4 millones). En el caso de las de banda ancha, el aumento anual alcanza el 25%. De hecho, Ericsson subraya que sólo en el tercer trimestre de este año han crecido en unos 190 millones y la cifra supera ya los 4.000 millones en todo el mundo. Facebook, YouTube y WhatsApp mandan Por su parte, el tráfico de datos móviles continúa creciendo impulsado por el aumento en las suscripciones de smartphones y el incremento constante en el volumen medio de datos por suscripción, en especial de contenido de vídeo. Hasta septiembre, el tráfico de datos subió un 10% cada trimestre y un 50% interanual. En concreto, apunta que el tráfico de vídeo móvil crecerá en un 50% anual hasta 2022, cuando supondrá casi el 75% de todo el tráfico de datos. Las redes sociales suponen el segundo mayor capítulo en cuanto a tráfico de datos, y se espera que crezcan un 39% anual en los próximos seis años. En este sentido, añade que los consumidores usan cada vez más aplicaciones de vídeo en «streaming» para interactuar con amigos, familiares y seguidores. Facebook, YouTube y WhatsApp son las redes sociales más frecuentadas por los españoles (un ranking idéntico al de Alemania), seguidas de Instagram y Twitter. Las tras aplicaciones más comunes en España coinciden con las favoritas de los alemanes, mientras que los franceses utilizan sobre todo Youtube, Facebook y Snapchat y los británicos Youtube, Facebook e Instagram. En el caso de Italia, las más populares son Facebook, Youtube e Instagram.
15-11-2016 | abc.es
Facebook y Google se unen para evitar la difusión de informaciones falsas
Internet alberga gran parte del conocimiento humano, pero en muchas ocasiones también ha ayudado a difundir informaciones erróneas. En aras de restringir los anuncios y las noticias falsas, los gigantes de internet Alphabet (Google) y Facebook han movido ficha para detener este tipo de publicaciones mediante la explotación de sus respectivas herramientas publicitarias. No suele normal que ambas empresas actúen por convencimiento de la misma forma. Pero, tras la popularización de contenidos con tendencia al engaño, se han puesto de acuerdo para anunciar medidas destinadas a detener este tipo de informaciones falsas que corren como la pólvora a lo largo y ancho de internet. Por un lado, Google ha adelantado que trabaja en un cambio de sus políticas para evitar que se haga uso de su herramienta de publicidad AdSense para estos fines, mientras que Facebook, por su parte, ha decidido actualizar las cláusulas publicitarias para especificar que está prohibido promocionar contenido falso o que tiende a engañar a los usuarios. Por tanto, ambos gigantes se comprometen a combatir este tipo de noticias pero, por ahora, únicamente en sus respectivas publicidades, una importante fuente de ingresos. Estos cambios vienen después de las críticas vertidas sobre las principales redes sociales y servicios de internet como Google, Facebook y Twitter a raíz del papel desempeñado en las pasadas elecciones presidenciales de EE.UU. en las que «permitieron» la difusión de información falsa y tendenciosa y en la que, según algunos expertos, pudo haber influido en el electorado a la hora de hacer presidente al candidato republicano Donald Trump, que tras su elección ha polarizado la sociedad norteamericana. Pese a estas dudas iniciales, el propio fundador de Facebook, Mark Zuckeberg, ha insistido en un comentario en su perfil en que la red social no ejerció ningún papel a la hora de una supuesta influencia entre los votantes. Según el magnate americano, las noticias falsas representan una cantidad ínfima de los contenidos que se mueven en la red social. En su opinión, la mayoría de informaciones que se comparten no versan en torno a la política. «De todo el contenido en Facebook, más del 99% de lo que los usuarios ve es verdadero. Sólo una muy pequeña cantidad son noticias falsas. Los engaños que existen no se limitan a una visión partidista o, incluso, a la política. En general, es extremadamente improbable que esos posibles engaños cambiaran el resultado de estas elecciones en una dirección u otra», indica Zuckerberg. «No introducimos ni mostramos anuncios en aplicaciones o sitios que contengan contenido que sea ilegal o engañoso, lo que incluye noticias falsas», asegura Zuckerberg, al tiempo que ha adelantado que la compañía continuará investigando el trabajo desempeñado por los editores con el fin de asegurar el cumplimiento de las normativas. Por su parte, Google se ha sumado a esta corriente, aunque no ha querido abordar otras cuestiones relacionadas con la difusión de noticias falsas que aparecen en los resultados de búsqueda. Lo que sí ha adelantado es que dejará de incluir páginas webs de noticias falsas en su red publicitaria. El problema viene como consecuencia de que una supuesta búsqueda que devolvía el resultado final de las elecciones se podía interpretar que Trump había obtenido un gran apoyo popular. La propuesta del gigante de internet, según destaca la agencia Reuters, tiene el objetivo de garantizar la eliminación de los «incentivos financieros» que están detrás de la elaboración de informaciones falsas. «En el futuro restringiremos la publicación de anuncios en páginas que representen de manera equivocada, difundan o oculten información sobre el editor, el contenido publicado o el propósito principal», señalan fuentes de la compañía en un comunicado.
15-11-2016 | abc.es
Facebook y Google se unen para meterle mano a las noticias falsas
Internet alberga gran parte del conocimiento humano, pero en muchas ocasiones también ha ayudado a difundir informaciones erróneas. En aras de restringir los anuncios y las noticias falsas, los gigantes de internet Alphabet (Google) y Facebook han movido ficha para detener este tipo de publicaciones mediante la explotación de sus respectivas herramientas publicitarias. No suele normal que ambas empresas actúen por convencimiento de la misma forma. Pero, tras la popularización de contenidos con tendencia al engaño, se han puesto de acuerdo para anunciar medidas destinadas a detener este tipo de informaciones falsas que corren como la pólvora a lo largo y ancho de internet. Por un lado, Google ha adelantado que trabaja en un cambio de sus políticas para evitar que se haga uso de su herramienta de publicidad AdSense para estos fines, mientras que Facebook, por su parte, ha decido actualizar las cláusulas publicitarias para especificar que está prohibido promocionar contenido falso o que tiende a engañar a los usuarios. Estos cambios vienen después de las críticas vertidas sobre las principales redes sociales y servicios de internet como Google, Facebook y Twitter a raíz del papel desempeñado en las pasadas elecciones presidenciales de EE.UU. en las que «permitieron» la difusión de información falsa y tendenciosa y en la que, según algunos expertos, pudo haber influido en el electorado a la hora de hacer presidente al candidato republicano Donald Trump, que tras su elección ha polarizado la sociedad norteamericana. Pese a estas dudas, el propio fundador de Facebook, Mark Zuckeberg, ha insistido en un comentario en su perfil en que la red social no ejerció ningún papel a la hora de una supuesta influencia entre los votantes. Según el magnate americano, las noticias falsas representan una cantidad ínfima de los contenidos que se mueven en la red social. En su opinión, la mayoría de informaciones que se comparten no versan en torno a la política. «De todo el contenido en Facebook, más del 99% de lo que los usuarios ve es verdadero. Sólo una muy pequeña cantidad son noticias falsas. Los engaños que existen no se limitan a una visión partidista o, incluso, a la política. En general, es extremadamente improbable que esos posibles engaños cambiaran el resultado de estas elecciones en una dirección u otra», indica Zuckerberg. «No introducimos ni mostramos anuncios en aplicaciones o sitios que contengan contenido que sea ilegal o engañoso, lo que incluye noticias falsas», asegura Zuckerberg, al tiempo que ha adelantado que la compañía continuará investigando el trabajo desempeñado por los editores con el fin de asegurar el cumplimiento de las normativas. Por su parte, Google se ha sumado a esta corriente, aunque no ha querido abordar otras cuestiones relacionadas con la difusión de noticias falsas que aparecen en los resultados de búsqueda. El problema viene como consecuencia de que una supuesta búsqueda que devolvía el resultado final de las elecciones se podía interpretar que Trump había obtenido un gran apoyo popular. La propuesta del gigante de internet, según destaca la agencia Reuters, tiene el objetivo de garantizar la eliminación de los «incentivos financieros» que están detrás de la elaboración de informaciones falsas. «En el futuro restringiremos la publicación de anuncios en páginas que representen de manera equivocada, difundan o oculten información sobre el editor, el contenido publicado o el propósito principal», señalan fuentes de la compañía en un comunicado.
11-11-2016 | abc.es
Los retos de internet, según Tim Berners-Lee
Internet ya no es lo que era. Y muy consciente de ello es el científico Tim Berners-Lee, creador de la www (World Wide Web). Fue el 12 de noviembre de 1990 cuando publicó la idea de la Red, aunque se puso en marcha más tarde. Mucho tiempo ha pasado desde entonces. Nuevos son los restos y los desafíos que afrontar. Y quizás el más evidente sea el de la seguridad. En una reciente entrevista en la «BBC Radio 4», Tim Berners-Lee aplaudió la nueva estrategia de seguridad cibernética del Gobierno británico, cuyo presupuesto se ha ampliado a dos mil millones de euros para la implementar nuevas medidas con las que hacer frente la creciente amenaza de ataques cibernéticos. El Gobierno ha sido el primer en pedir a la sociedad una especial atención en torno a los peligros de los dispositivos conectados a internet. No hay que olvidar que el cibercrimen es, en la actualidad, la industria criminal que más dinero mueve en el mundo. Para el creador de la www, se necesitan herramientas para defender no solo a los usuarios, sino también para defender un «internet abierto», la infraestructura clave en la que deben circular con normalidad los datos nacionales de carácter público porque «es responsabilidad del Gobierno al igual que el agua potable. Hay que pensar en los datos como infraestructura», explicaba en otra entrevista a «The Guardian» este mismo mes. Pero el problema es muy grave. Los países mantienen entre sí una guerra cibernética sin cuartel. Recientemente, EE.UU. ha acusado formalmente a Rusia de organizar ciberataques para sabotear las elecciones. Twitter, Spotify, Netflix y otras web quedaron inutilizadas por un ciberataque masivo. Internet es un todopoderoso. Es la clave de todo conocimiento. Para bien y para mal. De hecho, durante su participación en el evento «Decentralized Web Summit», celebrado el pasado mes de junio para analizar los retos de internet, Tim Berners-Lee recordó como la Red es tan vital que todos quieren controlarla. Gobierno, corporaciones o «hackers» quieren disponer de la web a su antojo. Hay quienes bloquean las páginas para que los ciudadanos no accedan a cierto tipo de información. He aquí un nuevo reto: la descentralización de la red. Pero no el único porque esa red descentralizada debería estar dotada de una mayor privacidad. Vigilancia masiva Está claro que las filtraciones de Edward Snowden supusieron un punto de inflexión en la historia de la Red. Por esta razón, para el padre de la www, el problema no está con la tecnología. Para él, estamos ante un problema social. Y solo la tecnología lo puede solucionar. Por esta razón, Berners-Lee fundó la «World Wide Web Foundation» en 2009. El objetivo es avanzar en la web abierta como un bien público y un derecho básico para poder construir un mundo más justo. Esa perspectiva social de los retos de internet se materializan en esta entidad que persigue expandir su acceso (60% del planeta todavía no está conectado), servir a la gente, y no a los gobiernos ni empresas, innovando para que el conocimiento y los datos sean accesibles a todos.
51