Noticias de "twitter"

22-10-2020 | abc.es
Facebook quiere ayudarte a ligar: llega a España su propio Tinder
Los servicios para ligar nacieron casi en el mismo instante en que apareció internet. Facebook de esto sabe, porque se fraguó en un centro universitario para puntuar a las jovencitas estudiantes. No ha sido hasta ahora cuando ha querido centrarse en este negocio popularizado en los últimos por Tinder que tomó, a su vez, el relevo de otras conocidas páginas de citas. «Parejas» ha desembarcado, tras meses de pruebas en otros mercados, en España. La función tuvo que posponer su llegada a Europa por dudas en su privacidad. Desde el lanzamiento hace dos años de Facebook Parejas , la red social estima que ha recibido más de 1.500 millones de «me gusta» mutuos en los 20 países donde la función está disponible. El servicio de la red social, que también llega a otros países europeos, integra otras herramientas como Grupos y Eventos, con lo que los usuarios pueden trazar conversaciones y amistades más amplias. La idea es cruzar el umbral de lo virtual para que, una vez conocidas las personas, se conozcan personalmente. Una situación que se produce al margen de la compañía. Más que nada porque, en la actualidad, muchas parejas se han conocido a través de diferentes plataformas sociales como Facebook o Twitter no necesariamente especializadas en citas. El servicio es, por ahora, gratuito. Un chat paralelo y eventos en tu ciudad Para iniciarse hay que responder varias preguntas con lo que el sistema permite el comienzo de las conversaciones entre dos personas. Algunas funcionalidades clave que incluyen las «Historias», que permiten «compartir momentos de tu vida cotidiana para que puedas encontrar una conexión significativa con alguien que esté interesado en lo que te gusta», informa en un comunicado la multinacional estadounidense. Estas publicaciones se pueden compartir para ?conocer mejor a alguien antes y después de la cita». El servicio también cuenta con otra función llamada «Pasión secreta», que permite «explorar potenciales relaciones» con personas que ya se han agregado en Facebook e, incluso, Instagram porque están conectados. De forma predeterminada, Facebook Parejas no sugerirá a otros contactos, pero en caso de elegir esta opción se puede seleccionar hasta nueve seguidores de Instagram «en los que estés interesado». El funcionamiento es sencillo: si la persona elegida te agrega a su lista puede convertirse en un punto de coincidencia para organizar una cita. No es un «Facebook paralelo». También cuenta con Eventos y Grupos desde donde se puede elegir ver a otras personas que utilizan el servicio con intereses similares. «Si buscas a alguien a quien le gusten los perros, puedes ver a otras personas y también forman parte del grupo de amantes de los perros en el que tú también estás», señalan las mismas fuentes. La principal característica es «Citas Virtuales». Un espacio en el que se pueden iniciar videollamadas con esa persona «con seguridad y privacidad», según la empresa.
21-10-2020 | enter.co
En épocas de elecciones la desinformación en las redes sociales parece multiplicarse a paso acelerado, sin que las empresas puedan hacer mucho para contenerla. Las estrategias son variadas, desde eliminar perfiles, poner etiquetas a los perfiles y aliados políticos y a las publicaciones con información equivocada, hasta «matar», temporalmente, la opción del retuit. Sí, si […]
20-10-2020 | abc.es
Google se escandaliza con una fotografía sobre el cáncer de mama
Melocotones como si fueran las posaderas de una excitante mujer. Obras de arte históricas que se pelean por atraer las miradas de los visitantes de los museos. Imágenes reivindicativas de mastectomías. Estos son algunos ejemplos de la censura que impera en plataformas digitales que, como Google, Facebook o Twitter, han querido retirar de los ojos de sus usuarios contenidos que ni mucho menos pueden considerarse inapropiados. La anodina e inocente imagen de una mujer con los pechos cubiertos por sus manos que ilustraba una información de ABC.es sobre el cáncer de mama, cuyo día mundial se celebró este lunes, ha sido el detonante de un inesperado bloqueo temporal de la herramienta de publicidad digital de Google sobre este medio de comunicación. Los algoritmos de revisión de la compañía estadounidense confundieron la fotografía por otra sexualmente explícita, un tipo de contenido prohibido por el sistema (llamado Google AdSense) que sirve anuncios a miles de páginas web y grupos editoriales en todo el mundo. El software bloqueó el servicio que provee de publicidad digital al clasificar la imagen, erróneamente, como un contenido sexual explícito Este episodio vuelve a demostrar, una vez más, la censura que impera en estas compañías al erigirse en encargados de decidir los contenidos en internet, máxime a los constantes fallos de sus sistemas de revisión de publicaciones. En este caso, el software bloqueó el servicio que provee de publicidad digital al clasificar la imagen, erróneamente, como un contenido sexual explícito. Los términos de la herramienta de la firma con sede en Mountain View (California) incluye textos, imágenes, audios, vídeos o juegos con «material sexual gráfico» como «actos en los que aparezcan genitales, sexo oral o anal». La fotografía, sin embargo, ilustraba una información sobre el cáncer de mama, enfermedad de la que se pretendía concienciar a los lectores este mismo lunes. El bloqueo se detectó ese mismo día y se prolongó durante las siguientes veinticuatro horas, momento en el que los equipos de la compañía tecnológica comprobaron que, en efecto, se trataba de una simple imagen de archivo. Un episodio que vuelve a despertar el fantasma de la censura en internet por parte de las empresas tecnológicas que, como Facebook o Twitter, intentan ejercer un papel editorial en la distribución de contenidos informativos. Censores del siglo XXI No es la primera vez que este comportamiento se vislumbra en las plataformas digitales. En el pasado, las redes sociales Facebook e Instagram han llegado a censurar distintas publicaciones inocentes al pasarlas por el filtro de su moralidad. Porque los pezones no entran en el servicio creado por Mark Zuckerberg. Es un tema tabú. Hace dos años, de hecho, la plataforma bloqueó una portada de la extinta Interviú, publicada en el año 1975, en la que aparecía la actriz Marisol en «topless». Imagen del contenido de ABC.es censurado por GoogleEn otras ocasiones, otros usuarios han denunciado la imposibilidad de publicar imágenes personales con determinadas prendas de ropa. Facebook también hizo el ridículo al confundir un codo con un pecho después de que una web humorística pusiera a prueba la fobia a los pezones de esta red social. Aunque esta censura no solo se detecta en las redes sociales. También la publicidad digital ha experimentado con casos similares. El mundo de la publicidad ha cambiado de manera radical en los últimos años desde la eclosión de internet a finales del siglo XX. La posibilidad de segmentar perfiles de grupos de usuarios ha sido clave para la expansión global de empresas tecnológicas como Google, cuya principal fuente de ingresos es la venta de anuncios. Y, en especial, la llamada publicidad programática, es decir, la compra automatizada de espacios de audiencias en internet a través de sus herramientas diseñadas para realizar campañas. Es un lucrativo negocio que ha derivado en que firmas como Google, Facebook y Amazon se repartan tres cuartas partes de la tarta publicitaria a nivel mundial. La idea de estas herramientas es que los editores puedan monetizar su contenido y los anunciantes puedan, por su parte, llegar a clientes potenciales en base a su historial de navegación y otros factores. Para entenderlo: cuando un usuario navega por distintas páginas web suele recibir anuncios pagados por marcas comerciales alojados a través de las distintas redes publicitarias gestionadas por Google. Se trata de un lucrativo negocio que, sin embargo, está sujeto a unas exigentes cláusulas que, en caso de saltárselas, pueden llegar a vetar directamente páginas web y ediciones digitales de medios de comunicación incluso confundiendo contenidos. Aunque no es una novedad, el primer vagón del tren publicitario lo conducen tres empresas que operan a nivel mundial, Alphabet (Google), Facebook y, cada vez con más fuerza, Amazon. De hecho, el gigante del comercio electrónico estadounidense se ha convertido a su vez en el principal anunciante en internet del mundo. Se reparten el pastel. Entre los tres acumulan el 70% de los ingresos publicitarios en internet, según estadísticas de la consultora eMarketer. Datos recabados por la firma especializada Digiday advierte que, de los 333.250 millones de dólares invertidos en publicidad a nivel global en 2019, 144.600 millones fueron a parar al bolsillo de estas empresas, hoy bajo el escrutinio de los reguladores europeos y estadounidenses.
19-10-2020 | abc.es
Facebook bloquea millones de anuncios que intentan «interferir» en las elecciones
Perder dinero a costa de parecer más limpio. Facebook ha anunciado este domingo la eliminación de millones de anuncios publicitarios en su plataforma digital por considerar que «interfiere» en el proceso de votaciones. La multinacional, cuya trayectoria se investiga por las autoridades en Estados Unidos, ha aplicado sus nuevas exigencias para controlar la desinformación. La conocida red social ha asegurado que se han bloqueado un total de 2,2 millones de anuncios en Facebook e Instagram y se han eliminado unas 120.000 publicaciones por intentar «interferir en las votaciones». Así lo ha confirmado el vicepresidente de comunicaciones y asuntos globales de Facebook, Nick Clegg, en una entrevista para el semanario francés «Journal du Dimanche». En línea con las nuevas políticas contra las llamadas «fake news», la plataforma añadió además advertencias de posibles publicaciones erróneas en 150 millones de entradas. La misión de la firma presidida por Mark Zuckerberg es evitar que se repitan los hechos de las elecciones presidenciales estadounidenses de hace cuatro años en las que obtuvo la victoria Donald Trump. Y, frente a ello, ha incrementado sus esfuerzos para evitar intentos de manipulación hacia los votantes. Otra de las medidas será la presentación de resultados oficiales de fuentes fidedignas y solventes como Reuters para que no se cante victoria antes de tiempo. Algo que puede generar más tensión en unos comicios muy cuestionados entre ambos candidatos. Facebook ha basado su estrategia en un equipo de revisores humanos. En total, treinta y cinco mil empleados se ocupan de la seguridad de las plataformas. También, recuerda Clegg, la red social cuenta con apoyo de plataformas de revisión o «fact-checkers» como AFP, Maldita o Newtral en España, que se encargan de analizar las publicaciones para detectar posibles bulos. Una medida que, sin embargo, ha despertado en los últimos años las dudas sobre la posible falta de neutralidad entre los hechos verificados. «The Wall Street Journal» aseguraba esta semana que en 2017 Zuckerberg pidió un cambio en el algoritmo de organización de contenidos que tuvo un impacto negativo en medios considerados progresistas. Clegg ha insistido en el habitual mensaje que se traslada desde la compañía: que también se emplean modelos de Inteligencia Artificial para eliminar miles de millones de publicaciones y cuentas falsas, «incluso antes de que los usuarios las denuncien». Facebook almacena todos los anuncios e información sobre su financiación y procedencia durante siete años «para garantizar la transparencia». El momento es crucial después de la última polémica que ha despertado también el temor a la censura: el pasado miércoles, Trump criticó a Facebook y Twitter por bloquear la difusión de un artículo del «New York Post» en el que se exponían los posibles vínculos corruptos de su rival, el demócrata Joe Biden, y su hijo Hunter en Ucrania.
15-10-2020 | abc.es
Temor a una censura en Twitter y Facebook a raíz de una información contra Biden
Vuelve el fantasma que asusta a los grupos políticos. Vuelve, a la primera línea, las críticas por la posible existencia de sesgos ideológicos en las plataformas de medios sociales. El detonante ha sido una publicación del medio «The New York Post» en la que se informaban de los supuestos vínculos con Ucrania del candidato demócrata a las elecciones presidenciales de Estados Unidos. La noticia, de interés periodístico, no ha circulado de manera masiva por la limitación introducida por Facebook y Twitter. Lo que ha despertado la ira de sus detractores al grito de censura. Las redes sociales, que han considerado a esta información de «poco fiable», están en el punto de mira en esta próxima cita electoral. Los escándalos de Cambridge Analytica de hace cuatro años y las campañas coordinadas para tratar de influir entre los votantes ha derivado en la adopción de nuevas medidas contra la desinformación. Estos filtros han generado un intenso debate público acerca de si tratar contenidos informativos puede ser considerado censura. Es, en efecto, una decisión poco habitual de las redes sociales por su carácter marcadamente editorial. En el caso de Facebook, la red social por excelencia ha optado por «reducir la distribución» del artículo durante el tiempo en que sus verificadores analizan la historia, mientras que Twitter se ha inclinado en su completa eliminación. ¿Deberían editorializar las compañías tecnológicas? ¿Son acertadas sus decisiones para intentar frenar la lacra de las «fake news»? El polémico artículo se basaba en la recopilación de una serie de correos electrónicos recuperados de un viejo ordenador que, supuestamente, había pertenecido al hijo de Biden. El asunto más espinoso ha sido la revelación de que una copia se entregó al diario por el exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, actualmente asesor jurídico de Trump. Este hecho ha considerado poco fiable la información publicada. Ambas empresas han alegado motivos diferentes para justificar la limitación de alcance de la publicación. Andy Stone, responsable de políticas públicas en Facebook, ha instado en un mensaje en su perfil de Twitter a que los grupos externos de verificación de datos asociados a Facebook corroboren la información. «Mientras tanto, estamos reduciendo su distribución en nuestra plataforma», ha insistido. Y ha añadido: «Esto forma parte de nuestro proceso estandarizado para reducir la difusión de información errónea. Reducimos temporalmente la distribución pendiente de la revisión del verificador de hechos». Twitter, por su parte, ha asegurado que violaba su política interna contra la publicación de material digital robado al considerar que los contenidos se habrían logrado sin el consentimiento de su supuesto dueño. Donald Trump, actual presidente y candidato republicano, ha calificado en su perfil de Twitter de «terrible» la decisión de las redes sociales, al tiempo que ha llamado de nuevo a eliminar las protecciones legales de las que disfrutan las grandes plataformas de internet bajo la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996. El objetivo es una reforma que puede modificar estos servicios que han logrado representar un papel predominante en la política y la distribución de contenidos informativos. En los últimos meses la relación de estas plataformas con la política se ha tensionado. Las empresas propietarias de estos servicios tan populares han orquestado un plan de acción para evitar la desinformación durante las próximas elecciones. Entre las medidas adoptadas, evitar que se cante victoria antes de tiempo o informar sobre el proceso de votación.
14-10-2020 | abc.es
Facebook prohíbe los anuncios que disuadan de vacunarse
La red social Facebook cambió este martes su política interna para prohibir los anuncios que disuadan de vacunarse, una medida dirigida a «eliminar informaciones falsas» que puedan dificultar el trabajo de los organismos de salud pública, indicó la compañía. «Nuestro objetivo es ayudar a que los mensajes sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas lleguen a un grupo amplio de la población, a la vez que prohibimos los anuncios con información falsa que puedan dañar los esfuerzos de salud pública», apuntaron desde Facebook en una entrada en un comunicado. La firma de Menlo Park (California, EE.UU.) no incluye en esta prohibición los anuncios que se muestren partidarios o contrarios de políticas gubernamentales específicas sobre vacunas -incluyendo las dirigidas a luchar contra la Covid-19-, siempre y cuando estos identifiquen claramente quién está pagando por ellos. Así, la idea de Facebook es seguir permitiendo un debate sobre cómo deben gestionar los Gobiernos el desarrollo y administración de vacunas, pero impedir que haya voces que llamen directamente a la población a no vacunarse. La empresa que dirige Mark Zuckerberg está redoblando en las últimas semanas sus esfuerzos por controlar qué contenidos se comparten en la plataforma, y el lunes anunció que también quedan prohibidos los mensajes que nieguen o contengan información distorsionada acerca del Holocausto. A principios de octubre, Facebook eliminó, al considerarlo información falsa, un mensaje compartido por el presidente de EE.UU., Donald Trump, en el que comparaba la pandemia de Covid-19 con la gripe y aseguraba que la primera es «muchos menos letal» en la mayoría de las poblaciones. El mensaje compartido por Trump era el siguiente: «¡La temporada de la gripe se acerca! Mucha gente todos los años, algunas veces más de 100.000, y pese a la Vacuna, muere de la Gripe. ¿Vamos a cerrar nuestro País? No, hemos aprendido a vivir con ella, justo como estamos aprendiendo a vivir con la COVID, en la mayoría de poblaciones mucho menos letal». Trump respondió a las acciones de Twitter y Facebook con un nuevo mensaje en el que llamó a eliminar las protecciones legales de las que disfrutan las grandes plataformas de internet bajo la sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996. Esa sección indica que las grandes compañías de internet están exentas de casi cualquier consecuencia legal resultante de los contenidos publicados en su plataforma e incluso de sus propias decisiones de eliminar contenidos, porque se supone que son meros intermediarios o canales.
09-10-2020 | enter.co
En Twitter anunció que ha suspendido 1.589 cuentas que compartían desinformación respecto a temas como actualidad social y política e incitaban a la violencia o discriminación. Entre las cuentas cerradas se encontró que operaban desde Irán, Arabía Saudita, Cuba y Tailandia con fines específicos para favorecer políticamente a algunos personajes y gobiernos, explicó la red […]
06-10-2020 | abc.es
Detenido en Barcelona John McAfee, empresario de ciberseguridad, por evasión de impuestos
Polémico, controvertido e irreverente. La figura de John David McAfee ha dado un vuelco en los últimos años a consecuencia de diversos escándalos. Ahora suma un nuevo episodio en su historial delictivo. El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha anunciado este martes la detención del empresario de ciberseguridad por evasión de impuestos. Fue arrestado el pasado 3 de octubre en el Aeropuerto de El Prat de Barcelona e ingresó en prisión provisional, según informa EFE. La acusación, con fecha del 15 de junio, ha derivado en el arresto de McAfee en España, donde está pendiente de extradición. Se desconoce el lugar del arresto. Se le acusa de no pagar impuestos y de lucrarse con la venta de criptomonedas sin advertir de las posibles consecuencias de las operaciones. El empresario quedó a disposición del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional tras su detención por una alerta activada por Interpol. La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) acusa (PDF) a McAfee de recibir más de 23 millones de dólares (19 millones de euros) en criptomonedas por promover una serie de operaciones de venta de «tokens». Además, la Justicia estadounidense ha impuesto varios cargos de evasión de impuestos contra el fundador de la empresa de antivirus que lleva su nombre alegando que «intencionalmente intentó evadir» el pago de impuestos sobre la renta estipulados por el gobierno federal. La Fiscalía asegura que McAfee obtuvo «millones en ingresos promoviendo criptomonedas, trabajos de consultoría, charlas y vendiendo los derechos de la historia de su vida para un documental». En el escrito de acusación, en el que se desvinculan los cargos de la empresa de ciberseguridad, se recoge que de 2014 a 2018, no presentó supuestamente las distintas declaraciones de impuestos «a pesar de recibir importantes ingresos de estas fuentes». En caso de ser considerado culpable, el multimillonario informático de 75 años se enfrentaría a una pena máxima de cinco años de prisión por cada cargo de evasión de impuestos y de un año por cada cargo al no declarar impuestos. También puede sufrir un período de liberación supervisada, restitución y sanciones económicas. El informe señala que el empresario supuestamente recibió más de 11.6 millones de dólares (9 millones de euros) en «tokens» de las criptomonedas Bitcoin y Ethereum. Agentes del cuerpo le identificaron en el aeropuerto, le detuvieron y le pusieron a disposición de la Audiencia Nacional por videoconferencia desde un juzgado de instrucción de El Prat de Llobregat, explican fuentes de la Policía Nacional a Europa Press. McAfee ha tenido distintos rifirrafes con la Justicia en los últimos años. En marzo fue detenido durante una visita a Cataluña por usar un tanga como mascarilla, según aseguró en su su perfil en la red Twitter. En 2015 también fue arrestado en Estados Unidos por conducir bajo los efectos de los estupefacientes y por tenencia de armas. Estuvo, además, acusado de asesinato por la muerte de su vecino en Orange Walk (Belice).
06-10-2020 | abc.es
Instagram: el rey de los negocios
«Parque de Atracciones de Madrid, desierto». Eso decía el pie de mi primera foto en Instagram, en febrero de 2012. ¿«Early adopter»? Sí, estuve en ese 5% de usuarios iniciales, como en Twitter (en ambas soy @pabloherreros). Pero no supe bien cómo usar Instagram ni qué hacer hasta hace poco. Despistado, como ella misma, que fue mutando hasta no parecerse hoy en nada a cómo nació. Los enlaces en las «stories» y el vídeo le dieron lo que le faltaba a su dueño, Facebook, para convertirla en su gallina de los huevos de oro. Y el ingrediente secreto catapultó sus ingresos. ¿Cuál es? El mismo que usó la matriz: rebajar el alcance natural de tus fotos para que cada día las.. Ver Más
03-10-2020 | abc.es
Los «bots» que difunden mensajes antivacunas tienen un escaso impacto en Twitter
Regular, intervenir o dejar pasar. El debate de las redes sociales es pegajoso como la plastilina barata. ¿Qué hacer para reducir la desinformación? Y el camino es empedrado. Porque si meten la mano pueden atentar contra la libertad de expresión. Odiar no es delito. Pero si no hacen tampoco nada pueden convertirse en un guirigai de narices. Los usuarios de Twitter, en cambio, han sabido contener a los «bots» que inundan de mensajes de antivacunas. Una investigación de American Public Health Association rescatada por «The Guardian» concluye que los perfiles administrados por «bots» -software automatizado- tienen un «éxito limitado» en la difusión de mensajes contra la vacunación. Un estudio de millones de publicaciones ha encontrado que los usuarios rara vez «retuitean» información errónea sobre este área. El informe, que pretendió entender el comportamiento de los «bots» y los usuarios provocadores («trolls») en la promoción de contenido de salud en internet, ha estado dirigido por el profesor de la Universidad de Sydney, Adam Dunn. En su opinión, a pesar de la creciente preocupación por la influencia de los mensajes amplificados en Twitter a la hora de difundir información errónea, este tipo mensajes parecían ineficaces a la hora de influir en el discurso aceptado por la comunidad científica sobre la importancia de la vacunación en la protección de las sociedades avanzadas. Los autores de la investigación, sin embargo, concluyeron que «la información errónea y la desinformación relacionados con la salud se propagan en las redes sociales, lo que representa una amenaza para la salud pública». Un asunto peliagudo que ha forzado a las empresas de medios de sociales a establecer filtros y medidas de contención para reducir la presencia de estas publicación, no sin generar un ácido debate sobre la posible censura en internet. «Las cuentas que se hacen pasar por usuarios legítimos crean una falsa creencia, erosionando el consenso público sobre la vacunación», lamentan los autores. El equipo de investigadores analizó el comportamiento de una muestra de 53.188 usuarios activos de Twitter seleccionados al azar en los Estados Unidos, que difundieron más de 20 millones de «tuits» relacionados con vacunas publicados por cuentas operadas por humanos y operadas por robots entre enero de 2017 y diciembre de 2019. Hallaron que un usuario medio recibió un promedio de 757 publicaciones relacionadas con vacunas y 27 publicaciones críticas con la vacunación. Pero menos del 0,5% de esos mensajes críticos originados por «bots» encontró respaldo de los usuarios, según el estudio. Ahí, los usuarios se mostraban más propensos a «retuitear» contenido sobre teorías de antivacunación que llegaba de otro tipo de usuarios. «La proliferación de este contenido tiene consecuencias: la exposición a información negativa sobre las vacunas se asocia con un aumento de las dudas y el retraso de las vacunas. Los padres que dudan sobre las vacunas son más propensos a recurrir a internet en busca de información pero es menos probable que confíen en expertos de en salud pública», subrayan. El estudio estableció una relación entre la presencia de «bots» en Twitter (que según diversos estudios representa el 15% de la masa de usuarios de la plataforma) y su número de seguidores, muchas veces escaso. «Existe la suposición de que cuantos más ?bots? publiquen, más impacto tendrán, pero no es cierto si no se mide lo que le llega a las personas», señala Dunn. «Es posible que nunca se vean miles de mensajes si esas cuentas no tienen seguidores humanos. Si solo se analizan los bots no se está midiendo el posible impacto».
8