Noticias de "twitter"

23-10-2016 | abc.es
El ciberataque sufrido por Estados Unidos revela su vulnerabilidad digital
No ha sido un ataque más. La creciente sofisticación de los hackers en sus asaltos al sistema ha disparado la alarma entre los investigadores y las compañías afectadas. El FBI intenta determinar quién está detrás de uno de los ciberataques más complejos y efectivos de la corta pero intensa historia de internet, con la mente puesta en las actividades criminales y en un jaque a la seguridad nacional. La sistemática arremetida de los piratas se produce después de que el presidente Obama anunciara una respuesta de Estados Unidos a los últimos ataques de Rusia, que han acaparado parte de la campaña electoral bajo la sombra de un supuesto intento del Vladímir Putin de influir en el resultado, con ayuda de WikiLeaks. En las redes se apuntaba ayer a un grupo de ciberdelincuentes de origen ruso y chino como responsables del último ataque masivo, pero no hay ninguna confirmación oficial. La única constatación hoy es el creciente temor de las autoridades y las grandes compañías estadounidenses a la creciente fragilidad a un sistema digital del que depende buena parte de su economía y su seguridad. Colapso de los servicios A las siete de la mañana del pasado viernes en Nueva York (las cuatro en la costa oeste estadounidense), un ejército de «decenas de millones de IPs (direcciones de ordenador) infectados» lograban colapsar los servidores centrales de Dynamic Network Services Inc., conocida como Dyn, esencial proveedor de webs de compañías tecnológicas. No fue la única oleada. Después de que la compañía hubiera defendido sus posiciones con todas las armas a su alcance en las primeras dos horas y media, otras dos ofensivas, aparentemente calculadas en tiempo y forma, se cebaron con la compañía que opera los sistemas DNS, esenciales en su labor de redirigir el tráfico en internet. El resultado de la operación de asalto informático empezó a contarse por webs de grandes compañías afectadas, PayPal, Airbnb, Spotify, Twitter, Kayak, GitHub, eBay., entre otras muchas, junto a los grandes periódicos, The New York Times, The Wall Street, The Financial Times, inaccesibles para millones de usuarios, primero en Estados Unidos, después en Europa y en Asia. Para entender la efectividad del ciberataque, es necesario radiografiar la interconexión digital y situarla en el mapa. La compañía Dyn tiene su base en New Hampshire, en el este de Estados Unidos. Los sistemas DNS (Sistemas de Nombre de Dominio, en sus siglas en inglés), se centralizan en California, en el oeste. Dyn gestiona los DNS, que a su vez funcionan como una centralita para el tráfico de internet. La relevancia de los DNS es tal que, por ejemplo, convierte de manera amistosa direcciones de web como la del FBI, fbi.gov, en direcciones numéricas que permiten a los ordenadores hablarse entre ellos. Sin esa operación de colaboración mutua, internet no podría funcionar. Así ocurrió el viernes, cuando los piratas informáticos regaron los servidores de IP con virus, como si de una manguera se tratara, y provocaron lo que en la jerga es conocido como DDoS (Denegaciones de Servicio Distribuidas), en sus siglas en inglés Aunque la capacidad tecnológica de las grandes compañías determina también su dependencia y su capacidad de autonomía. A pesar del salto de calidad de los hackers, que llevó ayer a los responsables de Dyn a calificar el ataque de «inteligente», la gigante Amazon fue capaz de resolver el problema en pocos minutos. Aparatos conectados a internet Según los especialistas, el salto de calidad de los hackers estriba en haber utilizado cientos de miles de aparatos conectados a internet, como cámaras, monitores para bebés, grabadores y enrutadores caseros, infectados sin el conocimiento de sus propietarios, con software que les permitían el control suficiente para después llevar a cabo el lanzamiento masivo de los virus. Kyle York, jefe de estrategia de Dyn, además de alertar sobre la dimensión de lo sucedido, advirtió de que el futuro puede ser aún peor: «El número y los tipos de ataques, su duración y su complejidad van en aumento». Por ello, llamó la atención sobre el peligro de que las grandes compañías tecnológicas «puedan sufrir una caída total del servicio. Esto es totalmente salvaje. Es el salvaje Oeste el que está ahí fuera». Otros expertos incidieron en resaltar la dimensión sin precedentes del ciberataque: «Nunca habíamos visto algo como esto, diseñado para impactar en tantos y tan importantes sitios web», aseguraba ayer a la cadena de televisión CNN el director de ingeniería de ventas de la compañía Dynatrace, David Jones. Y para justificar su afirmación, explicaba: «Habitualmente, estos ataques de denegación de servicio se centran en sitios individuales. A diferencia de eso, ahora hablamos de un ataque a las direcciones DNS, que son como un listín telefónico: cuando quemas una, quemas todas a la vez». Dudas sobre la fiabilidad de DNS La dimensión del colapso informático y los perjuicios que supone para las compañías dependientes de internet, que son ya la gran mayoría en Estados Unidos, provocó ayer también las críticas hacia las DNS y su fiabilidad: «Han sido a menudo negligentes en términos de seguridad. Si en el futuro siguen ocurriendo cosas como ésta, el agua va a terminar rebosando el vaso», afirmaba en términos no muy amistosos el vicepresidente para tecnología de Nsfocus, Richard Meeus. La ciberguerra informática ha sido uno de los dolores de cabeza para el presidente Obama durante los ocho años de mandato, en los que ha intentado sin éxito reconducir la amenaza en forma de acuerdos amistosos tanto con China como con Rusia. En su última visita a la Casa Blanca, hace pocos meses, el presidente Xi Jinping aportó sólo buenas palabras, a pesar de las duras palabras que en su presencia lanzó Obama, en defensa de las grandes corporaciones tecnológicas, habitualmente amenazadas por los ataques chinos. En el caso de Rusia, la guerra informática estalló de forma descarnada a pocos meses de las elecciones. Las recientes amenazas de Obama de lanzarse a un cuerpo a cuerpo cibernético se produjeron después de que los servicios secretos se mostraran seguros de la autoría del Gobierno de Putin del robo de correos electrónicos de los servidores del Partido Demócrata. Su difusión por WikiLeaks sirvió en primer lugar para forzar la dimisión de la presidenta del Comité Nacional, Debbie Wasserman Schultz, al trascender que había ayudado a Hillary Clinton, en perjuicio del senador Bernie Sanders, durante las primarias del partido. Su dosificada puesta en común posterior para dañar a la candidata, además de enervar a la Administración Obama, ha asentado la creencia de que existe un frente para intentar aupar a Donald Trump a la Casa Blanca. El magnate ha alimentado la sospecha con sus crecientes alabanzas hacia el presidente ruso, que combinaba con sus afirmaciones de que no conoce al mandatario ruso. «Preparados para responder» Hace apenas unos días, fue el vicepresidente Biden el encargado de salir al paso de los ataques informáticos y lanzar una advertencia: «Estamos preparados para responder al intento ruso de condicionar nuestras elecciones. Estamos enviando un mensaje. Tenemos la capacidad de hacerlo». Aunque advirtió de que el momento nunca se anuncia. En recientes entrevistas con medios de información internacionales, el presidente Putin ha negado cualquier vinculación de su Gobierno con los ataques informáticos a Estados Unidos.
22-10-2016 | abc.es
El ciberataque masivo eleva dudas sobre la vulnerabilidad informática en EE.UU.
El masivo ciberataque del viernes que afectó a algunas de los principales páginas de internet como Twitter o Spotify ha vuelto a elevar las alarmas sobre la vulnerabilidad de los sistemas informáticos en EE.UU. El Gobierno estadounidense ha abierto una investigación como «actividad maliciosa» los ataques de denegación de servicio (DDoS) registrados contra los servidores utilizados por populares empresas como Twitter, Spotify, Tumblr o el «The New York Times», que se centraron en las compañías de tráfico de la web como Dyn y Amazon Web Services. Al menos tres oleadas de ataques obligaron a Dyn, una empresa de manejo del funcionamiento de internet basada en la nube con sede en Nuevo Hampshire (EE.UU.), a buscar modos de mitigar la sobrecarga y evitar que centenares de sitios web de todo el mundo dejaran de ser accesible. Estos ataques se produjeron de manera intermitente a lo largo del viernes, y comenzaron en la costa este de EE.UU., antes de propagarse a otros parte del país y Europa, y provocaron la caída de estos sitios. De acuerdo a la investigación preliminar, recurrieron a aparatos poco sofisticados como cámaras y grabadores digitales para lanzar esta operación. Finalmente, a las 6 de la tarde Dyn anunció que había logrado detener la ofensiva y había restaurado el servicio regular. El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, aseguró el que el gobierno a través del Departamento de Seguridad Nacional está investigando las causas y posibles responsables, y recordó la importancia de reforzar la seguridad informática. «En este momento no tenemos información sobre quién pueda estar detrás», dijo Earnest en su rueda de prensa del viernes. «Nunca habíamos visto algo como esto» Por su parte, los expertos alertaron sobre la sorprendente escala del ataque, ya que apuntó a los conmutadores centrales que gestionan el tráfico de internet, algo sin precedentes. «Nunca habíamos visto algo como esto diseñado para impactar a tantas sitios web», afirmó David Jones, director de ingeniería de ventas de la empresa Dynatrace. «Habitualmente estos ataques de denegación de servicio se centran en sitios individuales. Las direcciones DNS son como un listín telefónico: es como si alguien ataca la compañía de teléfono y quema todos los listines a la vez», alertó Jones en declaraciones a la cadena CNN. Por ahora, nadie ha reclamado la autoría del ataque, lo que ha aumentado la incertidumbre sobre los motivos. Esta operación se produce en plenas elecciones presidenciales estadounidenses, en las que se han producido acusaciones de intentos de «hackers» con el objetivo de alterar los comicios. A comienzos de mes, el director de inteligencia nacional de EEUU, James Clapper, apuntó directamente a Rusia de tratar de acceder a redes informáticas del Comité Nacional Demócrata para interferir en las elecciones que enfrentan al aspirante republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton. Asimismo, WikiLeaks ha filtrado miles de documentos y correos de John Podesta, jefe de la campaña de Clinton, en un intento por revelar las conversaciones privadas de la candidata. Precisamente, la organización divulgó un mensaje en su cuenta de Twitter en la tarde del viernes en la que señalaba que sus seguidores podrían ser algunos de los responsables del ataque. «El señor Assange está todavía vivo y WikiLeaks sigue publicando. Pedimos a nuestros seguidores que dejen de cerrar internet en EEUU. Ya habéis mostrado vuestro postura», aseguró.
22-10-2016 | elpais.com
Así han atacado los ?hackers? las webs de Twitter, Spotify o Ebay
Varios ciberataques masivos han inutilizado numerosas páginas de grandes empresas
21-10-2016 | elpais.com
Varios ciberataques masivos inutilizan las webs de grandes compañías
El Gobierno de Estados Unidos está investigando las incursiones, que han afectado a Twitter y Spotify
21-10-2016 | elpais.com
Así han atacado los ?hackers? las webs de Twitter, Spotify o Ebay
Dos ciberataques masivos han inutilizado numerosas páginas de grandes empresas
21-10-2016 | abc.es
Twitter, Spotify, Netflix y otras webs quedan inutilizadas por un ciberataque masivo
Estados Unidos vive uno de sus peores momentos en la llamada guerra cibernética. Cuando todavía no se ha disipado el polémico pirateo informática de servidores electorales, comos los del Partido Demócrata, que la Administración Obama achaca al Gobierno ruso, un ciberataque masivo colapsó ayer muchas de las principales webs y aplicaciones de internet del mundo. Twitter, Spotify e eBay, Netflix, la cadena HBO, Airbnb y el servicio de pago online Paypal, junto con los grandes medios de información del mundo, entre ellos, «The New York Times», la CNN y el diario «Financial Times», quedaron fuera de combate durante dos horas y media. El motivo fue un ataque a la sociedad Dyn, que redirige el flujo de servidores de internet y direcciones IP desde la costa este de Estados Unidos. La Administración Obama cree que la nueva ofensiva cibernética, que tacha de «ataque criminal», está coordinada y planificada a escala mundial, con el objetivo de menoscabar los intereses de Estados Unidos y sus grandes compañías. Aunque no es el primero de estas características, su impacto sí ha sido superior al de ocasiones anteriores. Técnicamente, los hackers utilizan equipos de zombis pirateados que inutilizan el servidor a base de sobrecargas de visitantes o bloqueando sus recursos hasta que se agotan. A partir de ese momento, los usuarios no pueden acceder a los sitios, al no conseguir que carguen adecuadamente. Scott Hilton, vicepresidente ejecutivo de la compañía Dyn, encargada de los servicios del llamado DNS (sistema de nombres de dominio, en sus siglas en inglés), explicó en un comunicado de prensa que recibió «extensos ataques DDos (ataque de denegación de servicio, por sus siglas en inglés) en su infraestructura». Aunque el objetivo del ataque inicialmente fue Estados Unidos, lo sufrieron también usuarios de Europa y de Asia. De hecho, tres horas más tarde, se había detectado también un posible ataque en algunos servidores del Viejo Continente, que estaba siendo investigado al cierre de esta edición. El nuevo ciberataque tiene lugar poco después de que la Administración estadounidense anunciara su intención de responder con las mismas armas a la ofensiva lanzada desde «terreno enemigo». Según los servicios secretos norteamericanos, la mayoría de los últimos pirateos tuvieron como origen al Gobierno de Putin o compañías públicas rusas, aunque se sabe que en algunos casos han participado terminales iraníes y chinas. La polémica ha llegado a acaparar la campaña electoral estadounidense, al difundir el sitio web Wikileaks el contenido de miles de correos electrónicos sustraídos de los ordenadores demócratas, entre ellos de Hillary Clinton y de su director de campaña, John Podesta. Según denuncia la Administración Obama, existe una campaña coordinada entre Putin y Wikileaks para intentar que Trump gane la elección.
21-10-2016 | elpais.com
Dos ciberataques masivos inutilizan las webs de grandes compañías
El Gobierno de Estados Unidos está investigando el ataque, que ha afectado a Twitter y Spotify
21-10-2016 | abc.es
Medio Internet está caído. Twitter, Spotify, Github. Un ataque en los DNS. Empresas informáticas investigan un aparente ataque de denegación de servicio (DDoS) ocurrido hoy contra los servidores de grandes empresas estadounidenses de Internet como Twitter, Spotify, Github, Yammer, Reddit, AirBnB, Imgur, Paypal, Pinterest o el diario The New York Times. El incidente ocurrió a primera hora de la mañana en la costa este y duró unas dos horas, en las que las empresas de gestión de servidores como Dyn y Amazon Web Services intentaron contener los problemas de conexión con sus direcciones de DNS. De momento en España seguimos con problemas Leer en Frikipandi:Medio Internet está caído. Twitter, Spotify, Github. Un ataque en los DNS
99