Apple suspende el programa por el que terceros escuchaban tus conversaciones con Siri

02-08-2019 - abc.es
Apple suspende el programa por el que terceros escuchaban tus conversaciones con Siri
El mes pasado saltaba la noticia de que Google, a través de su altavoz inteligente Google Home, transfiere parte de las conversaciones de los usuarios a un equipo humano encargado de mejorar su inteligencia artificial. Una práctica que también llevan a cabo otras compañías, como Amazon o Apple. Pues bien, ahora la firma de la manzana mordida ha decidido suspender su programa interno sobre control de calidad, destinado a desarrollar a Siri. «Estamos comprometidos a ofrecer una gran experiencia Siri mientras protegemos la privacidad del usuario», ha afirmado Apple a través de un comunicado del que se hace eco «Bloomberg». La tecnológica quiere dar carpetazo a noticias como la publicada por «The Guardian» la semana pasada, en la que varios empleados destinados a mejorar los comandos de Siri afirmaron que habían llegado a escuchar a usuarios practicando sexo, vendiendo droga o hablando sobre información médica privada. «Ha habido innumerables casos de grabaciones sobre temas privados entre médicos y pacientes, negocios, negocios aparentemente criminales, encuentros sexuales, etc. Estas grabaciones van acompañadas de datos del usuario que muestran la ubicación, los datos de contacto y los datos de la aplicación», explicaba un trabajador de la empresa a The Guardian. Desde Apple afirman que van a llevar a cabo una revisión exhaustiva de su inteligencia artificial. Con ese fin, van a suspender la calificación de Siri a nivel global. Desde la tecnológica explica, a su vez, que «como parte de una futura actualización de software de iOS, los usuarios tendrán la posibilidad de elegir participar en la calificación». Según la empresa de la manzana mordida, la cantidad de conversaciones que llegan a su equipo humano es únicamente el 0'1 por ciento del total grabado. Algo por debajo del 0'2 que reconoce Google. Amazon, por su parte, emplea el mismo tipo de programa de control de calidad para desarrollar a Alexa, la inteligencia artificial de su alatavoz Amazon Echo.