Cinco consejos para alargar la vida de tus auriculares

25-05-2020 - abc.es
Cinco consejos para alargar la vida de tus auriculares
Los auriculares se han convertido en uno de los «gadgets» más importantes para los usuarios. Y es que muchos no saben hacer deporte o, simplemente, bajar a la calle a dar un paseo sin llevar música en los oídos. Para alargar su vida y conseguir que no pierdan funcionalidad existen unos cuantos trucos que se pueden seguir. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recogido cinco de ellos. Mantenerlos cargados Como ocurre con otros dispositivos, como ordenadores y «smartphones», es importante que, en caso de que los auriculares sean inalámbricos, el usuario no intente estirar la batería hasta el final. Lo ideal es que se mantenga entre el 80 y el 20 por ciento de su capacidad. Ojo con la temperatura También es conveniente mantenerlos a una temperatura correcta. Especialmente ahora, que llega el calor y, según parece, el Gobierno nos permite volver a las terrazas. «Como cualquier otro dispositivo electrónico, someter sus componentes internos a sobrecalentamiento puede derivar en daños, sobre todo en la batería», apuntan desde OCU. Lo ideal para que los auriculares no corran riesgo es mantenerlos alejados del sol y guardarlos en un estuche. Este último punto también sirve para protegerlos de caídas inesperadas. Comprobar la resistencia al agua Algunos auriculares son resistentes al agua, aunque eso no implica que puedas hacer submarinismo con ellos. Para salir de dudas sobre si se pueden mojar, se debe consultar la clasificación IPX, que es la que marca la resistencia al agua. Gracias a ella podemos saber si el dispositivo es funcional, por ejemplo, mientras el usuario se da una ducha o si, a su vez, su fabricación permite sumergirlo a más de un metro de profundidad. Limpiarlos con agua y jabón El polvo, y la suciedad en general, pueden dañar la funcionalidad de los auriculares. Por eso es recomendable limpiarlos de forma regular para alargar su vida lo máximo posible. Para llevar a cabo esta operación, lo ideal es emplear un paño con agua y un poco de jabón. Hay que tener especial cuidado al limpiar la zona de las almohadillas, ya que si se humedecen de más puede afectar al fucionamiento del «gadget». Consultar las instrucciones de uso Aunque siempre da un poco de pereza, es recomendable leer las instrucciones de uso que comparte el fabricante con los usuarios. Asimismo, en caso de que cuenten con una «app» para móvil es conveniente mantenerla actualizada para evitar riesgos y vulnerabilidades en el sistema. Las nuevas versiones, además, suelen incluir mejoras que pueden ayudar a mejorar la experiencia de uso y añadir nuevas funcionalidades al dispositivo,