Estas pueden ser las principales características del próximo iPhone: Apple quiere ir a lo grande

01-02-2019 - abc.es
Estas pueden ser las principales características del próximo iPhone: Apple quiere ir a lo grande
Ante el momento más delicado de su negocio en una década, Apple tiene muchos planes en la cabeza para poder arrastrar a su público a volver a confiar en su producto estrella, el iPhone. El gigante de la tecnología puede estar en condiciones para resolver algunas de las peticiones de sus seguidores: los próximos terminales pueden dar el salto a los puertos de carga USB-C, que empiezan a ser ya los más populares en la industria. Una medida que se ha rumoreado en las últimas semanas pero que, con la última filtración de «Bloomberg», se da por hecho que lo integrarán los nuevos terminales, cuya llegada se producirá presumiblemente en otoño siguiendo la tradición. De tal manera, su conector propietario Ligthning pasará a mejor vida, aunque traerá, sin embargo, un periodo de transición; homogenizar estas nuevas clavijas que ya están presentes en la mayoría de móviles Android facilitará en el día a día el terrible instante de cargar el móvil, pero los propietarios de iPhones antiguos pueden encontrarse con unos cargadores que ya no pueden utilizarlos. Un detalle que no ha pasado desapercibido y que puede resultar algo controvertido es su sistema de carga. Extrañamente, los iPhones que se han bosquejado quedan lejos de integrar una transmisión rápida de energía como la que disponen de otros rivales Android. En caso de finalmente confirmarse sería una decisión poco justificable, y más en los tiempos que corren. Eso sí, se ha hablado de la llegada, por fín, de la almohadilla inalámbrica AirPower, con lo que puede tapar algunas necesidades. La compañía estadounidense, a su vez, ha empezado a probar con un sistema de triple cámara para los iPhones de 2019, cuyo nombre todavía no está definido y que varían entre iPhone X1, iPhone XI o iPhone 11. Los planes actuales de Apple para incrementar este curso las ventas procedentes de sus dispositivos electrónicos son muy ambiciosos. Y habrá una versión «normal», que medirá 5.8 pulgadas, mientras que la versión Max tendrá 6.5 pulgadas. Además de nuevos iPad de gama baja, se ha especulado en torno a la posibilidad de que uno de los tres móviles que se lancen sea más accesible, con lo que se también se da por hecho que se renovará la versión iPhone XR, que durante un periodo muy prolongado ha sido incluso el más popular de su catálogo. También ha trascendido que a nivel estético no va a diferir demasiado con los diseños de los actuales iPhone XS. Esto no quiere decir que no resulte atractivo, pero es un cuerpo (metálico) al que el público consumidor ya tiene muy asimilado. Se espera, en cambio, un avance en su sistema de reconocimiento facial FaceID y, por supuesto, una actitud técnica más potente gracias a los futuros microprocesadores de fabricación propia. Lo que más llama la atención de los futuros iPhone es que lograrán integrar una potente cámara triple, preparada para realizar tomas tridimensionales (cámara 3D por láser). Es una característica que tiene sentido dados los planes de Apple en la tecnología de realidad aumentada, así como mejorar el resultado a la hora de captar la profunidad de las imágenes. El gran cambio se producirá en 2020 Más terrible son las indicaciones que se han filtrado y que auntan, sin embargo, que no llegará a tiempo al catálogo de esta temporada; el gran cambio se producirá en 2020. Las fotografía móvil se ha convertido en una de las características más importantes del mercado, saturado ante una apretada competencia. Y la evolución es clara; sirve de argumento de compra. La calidad de las fotos es una razón de peso para incentivar a los consumidores a renovar sus «smartphones».