Las claves de HongMeng OS, el sistema operativo que Huawei ideó en 2012: quiere ser compatible con las aplicaciones de Android

11-06-2019 - abc.es
Las claves de HongMeng OS, el sistema operativo que Huawei ideó en 2012: quiere ser compatible con las aplicaciones de Android
Huawei sabe a lo que se enfrenta. O mejor dicho, lo sabía. El veto impuesto por Donald Trump el pasado mes de mayo no sorprendió al gigante chino. Al menos es lo que asegura el diario hongkonés «South China Morning Post», que informa cómo la idea de desarrollar su propio sistema operativo nació en 2012. Desde entonces, la compañía trabaja en su desarrollo y, consciente de cómo está el mercado, lo que busca es que HongMeng OS sea compatible con las aplicaciones de Android. Fue hace siete años, en 2012, cuando, en una villa frente a un lago en Shenzhen, un pequeño grupo de altos ejecutivos de Huawei, encabezado por el fundador Ren Zhengfei, celebró una reunión a puerta cerrada que duró varios días, informa «South China Morning Post». «Su misión era hacer una lluvia de ideas sobre cómo debería responder Huawei al éxito creciente de Android en el mundo». Por entonces, la compañía ya empezaba a estar preocupada de «la dependencia» del software de Google ya que podría acarrerar drásticas consecuencias, como la hipotética -por entonces- «prohibición» de EE.UU. Así, acordaron «construir un sistema operativo propio». Todo lo que sucedió en aquella reunión quedó bajo el más absoluto secretismo. Solo unos pocos conocían cuál era el nuevo reto de la compañía. Eric Xu Zhijun, uno de los presidentes de Huawei, dirigía el nuevo equipo especializado que se gestó en aquella reunión y «que comenzó a trabajar en un sistema operativo» bajo las más estrictas condiciones de confidencialidad. «Se creó una zona especializada dentro de Huawei para albergar al equipo que iba a desarrollar el sistema operativo, con guardias en la puerta. Solo los empleados del equipo tenían acceso. No tenían permitido acceder con sus teléfonos móviles personales», explica el rotativo. El proyecto HongMeng OS se convirtió en una parte importante de la compañía, que funcionaba como el brazo de innovación, investigación y desarrollo tecnológico de la empresa. «El laboratorio, que incluye académicos e investigadores de Huawei, se dedica a impulsar la innovación de vanguardia y cuenta con miles de millones de yuanes de inversiones cada año», explica el diario. El nuevo mercado La existencia de este nuevo sistema operativo ha sido reconocida recientemente por Huawei. Sin embargo, los tiempos han cambiado desde 2012: el mercado ya no es el mismo. Hace siete años, Huawei ni siquiera llegaba al 5% de cuota en el mercado de teléfonos inteligentes. Hoy, es el segundo proveedor en el mundo (seguido de Samsung) y distribuyó un total de 206 millones de «smartphones» en 2018, según datos de IDC. Casi la mitad de ese número se destina a mercados extranjeros. Por ello, Huawei busca ahora que HongMeng OS permita descargar y ejecutar las aplicaciones de Android con su propio sistema, un aspecto clave dentro de la estrategia global de la tecnológica. Los ingenieros implicados en el proyecto llevan años estudiando al milímetro el sistema operativo de Google, que cabe recordar que es «open source», y el de Apple, iOS, para aprender de ellos. «La compatibilidad permitiría a un teléfono Huawei con su propio sistema operativo descargar y ejecutar aplicaciones de Android sin problemas», algo de lo que también se beneficiarían los desarrolladores de todo el mundo, ya que al crear una «app» no necesitarían desarrollar código adicional para HongMeng OS, ya que valdría la misma versión que hacen para Android. Ya está en pruebas Huawei pretende evitar así tropezar como ya lo hizo Microsoft con Windows o Samsung con Tizen. «Si el sistema operativo de Huawei no puede ejecutar aplicaciones de Android, la falta de un ecosistema de soporte propio seguirá siendo un dolor de cabeza para la empresa china», asegura «South China Morning Post». Y es que conseguir que los usuarios abandonen Android por HongMeng OS es un auténtico reto y más teniendo en cuenta que Android e iOS tienen el dominio absoluto en el mercado: el 99,9% de los «smartphones» en el mundo tienen instalado dichos sistemas. Dicho sistema podría recrear un «ecosistema» disponible en un amplio abanico de dispositivos (teléfonos móviles, ordenadores, televisores y vehículos, entre otros), además de funcionar con las aplicaciones de Android. «Es probable que el sistema operativo de Huawei llegue al mercado tan pronto como este otoño, o a más tardar en la primavera del próximo año», dijo el consejero delegado de la división de consumidores de Huawei, Richard Yu, en una discusión grupal de WeChat, el WhatsApp chino. Aunque la captura de pantalla de dicha conversación ha circulado ampliamente en los medios chinos, Huawei se ha negado a verificar la información. La compañía registró el año pasado el nombre de «Huawei Hongmeng» en China, e hizo lo propio en Europa en mayo de este año con «Huawei Ark OS». De momento, la tecnológica ya ha puesto en circulación un millón de teléfonos con el nuevo sistema operativo integrado para hacer pruebas, según el diario local «China Daily». Al parecer, el gigante tecnológico tiene ya instalado HongMeng OS en un millón de «smartphones» «para realizar pruebas». Y lo más llamativo es que el «software interno de Huawei es compatible con todas las aplicaciones de Android y tiene mejores funciones de seguridad para proteger los datos personales». Huawei alcanza 46 acuerdos comerciales de 5G con operadores de todo el mundo Huawei ha suscrito ya 46 contratos comerciales de 5G con operadores de telecomunicaciones de todo el planeta y ha desplegado más de 100.000 estaciones base con la nueva tecnología móvil, según ha informado el fabricante chino este martes, que asegura que estas cifras la sitúan como «el primer proveedor de redes 5G, con presencia en más de 170 países». En comunicado, la compañía destaca que en los últimos años ha fortalecido el papel de Europa en el despliegue de 5G y recuerda que el pasado mes de mayo presentó en Bruselas su plan de colaboración con las instituciones europeas y mostró en qué puede contribuir el 5G en el progreso del continente. En este contexto, el vicepresidente de Huawei en Europa, Abraham Liu, ha subrayado que la región debe encontrar la manera de encajar sus valores con las nuevas tecnologías que están a punto de revolucionar el modo de vida de los ciudadanos. «El año que viene veremos el despliegue de una nueva generación de redes de comunicaciones móviles 5G, que tienen un gran potencial para cambiar nuestras vidas a mejor. Los ingresos de 5G en todo el mundo deberían alcanzar el equivalente a 225.000 millones de euros para 2025», ha remarcado. En especial, ha incidido en que el Internet de las Cosas (IoT) verá una explosión de comunicaciones de máquina a persona y de máquina a máquina, ya que se conectarán hasta 100 millones de dispositivos en 2024. Además, ha subrayado que los beneficios de la introducción de 5G en cuatro sectores industriales clave como la automoción, la salud, el transporte y la energía, pueden alcanzar los 114.000 millones de euros al año.