PlayStation, la consola que mató a Sega y convirtió los videojuegos en un fenómeno mundial

09-08-2019 - abc.es
PlayStation, la consola que mató a Sega y convirtió los videojuegos en un fenómeno mundial
Y de repente, PlayStation. Cuando Sony lanzó su primera consola en 1994, el mundo de los videojuegos todavía estaba en pañales. Muy lejos, en todo caso, de convertirse en el fenómeno de masas que es en la actualidad. Si bien algunos dispositivos de este tipo ya habían gozado de un éxito notable; como la NES, la Súper Nintendo, el «gaming» estaba considerado como una cosa exclusivamente para niños. Una idea que ha ido evaporándose poco a poco gracias a la progresiva popularización de este tipo de entretenimiento. Y no nos engañemos. Buena parte de la culpo la tuvo la primera sobremesa de la tecnológica nipona y sus más de 100 millones de sistemas vendidos. Lo cierto es que Sony no se planteaba zambullirse en el mundo de las consolas, o, al menos, no en solitario. A principios de los noventa, la empresa había llegado a un acuerdo con Nintendo para crear un lector de CD para su Súper Nintendo. Sin embargo, el por entonces CEO de la firma de Kioto, Hiroshi Yamauchi, decidió romper el trato de malas maneras en el último momento. Algo que terminó provocando que Sony se decidiese a desarrollar su propio sistema a partir del diseño que ya había realizado. El responsable de este plan fue Ken Kutaragi, antiguo director de Sony Electronic Entertainment, y lo cierto es que no pudo resultar más redondo. La consola, que fue lanzada en Japón el 3 de diciembre de 1994, tuvo como máximo rival a la Saturn, con la que Sega aspiraba a convertirse en la favorita de los consumidores en detrimento de Nintendo. La firma de Kioto no se unió a esta generación hasta un par de años después, cuando la Nintendo 64 vio la luz. La PlayStation original destacó desde el principio gracias a su capacidad para mover juegos en 3D. Algo que en la época suponía todo un avance. Sony había dotado a su sistema, además, de una arquitectura súmamente asequible; algo que la dio una ventaja importante respecto a la Saturn. Y es que Sega había lanzado una consola que, si bien era sumamente disfrutable, contaba con una arquitectura muy compleja. El sistema, además, estaba pensado principálmente para jugar títulos en dos dimensiones. Algo que era habitual en la generación anterior, la de los 16 bits, pero que no era lo que los usuarios de mediados de los noventa demandaban. De este modo, la PSX (PlayStation) comenzó a tomar la delantera en la batalla por dominar el sector prácticamente desde el principio. Buena parte de la culpa la tuvo su amplio catálogo de juegos exclusivos de calidad, que se encuentra situado entre los mejores de la historia de los videojuegos. Y es que, que jugador no ha echado horas ojiplático perdido con títulos como «Crash Bandicoot», «Metal Gear Solid III», «Silent Hill», «Tekken», o «Spyro». Juegos que, a pesar del paso de tiempo, siguen despertando interés, como demuestra el reciente remake «Crash Bandicoot N. Sane Trilogy». La popularización del sistema se volvió tal que, en España, por ejemplo, la palabra videoconsola desapareció. Todos los sistemas, fuesen de la compañía que fuesen, se convirtieron en «la Play». Ni siquiera Nintendo, cuando se unió a la batalla por la generación con su potentísima 64 bits, fue capaz de discutirle el liderazgo. Ni de (muy muy) lejos. La PlayStation Classic - Sony Legado Cuando la PSX dejó de fabricarse en 2006, con más de diez años de vida, había conseguido vender más de 104 millones de dispositivos. Algo que convirtió a la consola en una de las más exitosas de la historia. Entre las sobremesa solo la supera su sucesora, la PlayStation 2 (160 millones). Sega, por su parte, salió de la pelea herida de muerte. Saturn (9 millones) supuso un fracaso mayúsculo, y su siguiente consola, la recordada Dreamcast, se convirtiese en el último sistema desarrollado por la empresa nipona. Nintendo 64, por su parte, superó los 30 millones de unidades vendidas, quedando en segunda posición, pero muy lejos de la sobremesa de Sony. En otoño del año pasado se lanzó la PlayStation Classic. Un sistema que recopilaba un puñado de títulos de la consola que revolucionó la industria del videojuego en los noventa. Sin embargo, el dispositivo se ha revelado como un fracaso, en parte debido a la elección de una serie de títulos que tienen poco (o nada) que ver con aquellos que hicieron grande al sistema.