Probamos los Pixel 6: ¿merecen la pena los nuevos móviles de Google?

05-02-2022 - abc.es
Probamos los Pixel 6: ¿merecen la pena los nuevos móviles de Google?
Después de muchos años intentándolo, parece que Google ha dado en el clavo con sus nuevos Pixel 6. Ya no nos encontramos ante un terminal experimental, sino con uno que puede competir en la gama alta. Hasta ahora la tecnológica usaba sus 'smartphones' como banco de pruebas de nuevas tecnologías con la intención de impulsar la investigación entre los fabricantes Android. El problema es que el comprador podía tener la sensación de estar pagando por una tecnología, por decirlo de alguna manera, poco útil. No es el caso de los Pixel 6, donde la única 'prueba' de Google se encuentra en su propio procesador tensor del que hablaremos más adelante. ¿Es el Pixel 6 el teléfono que deberías de comprar ahora mismo? Por el precio y características, podría ser, al menos, una opción. Las diferencias entre los dos terminales que conforman la familia, Pixel 6 y el Pro, se encuentran en la pantalla y las cámaras, el Pro es un poco más grande, pero es difícil decirlo a simple vista. Mejores materiales, pero se ensucian A España, después de prácticamente dos años sin que Google comercialice los Pixel, llegarán sólo dos modelos sin ninguna variación en su configuración; y en un sólo color, el negro, además en un número muy limitado. El Pixel 6 tiene aspecto de móvil de alta gama, sobre todo porque Google ha pasado a utilizar el cristal en el cuerpo, dejando atrás el plástico. El acabado en cristal siempre da una sensación más elegante, pero no está exento de problemas, es más sucio y, sobre todo, más delicado. El diseño no va a dejar indiferente a nadie, con una banda que no intenta disimular las cámaras, sino todo lo contrario las destaca de lado a lado, sobresaliendo considerablemente del conjunto del teléfono. Con tantos teléfonos que siguen la estela de Apple, recogiendo las cámaras en un disimulado rectángulo, el Pixel 6 resulta distinguible. Lo único que no nos ha convencido, es que los botones de apagado y encendido están del revés, es decir, el encendido arriba y los de volumen abajo, lo que hace que te puedas confundir constantemente los primeros días. La pantalla es una de las grandes diferencias entre el Pixel 6 y el Pro. El Pixel 6 equipa un panel de 6,4 pulgadas, OLED FHD+ 411 PPP y 90 Hz, mientras que el Pro lleva una pantalla de 6,7 pulgadas, OLED flexible LTPO QHD+ 512 PPP y 120 Hz de refresco, lo que se traduce en unos bordes redondeados en los laterales como las pantallas curvas para extender un poco más la visión, tratándose de uno de los mejores paneles del mercado. Ambas pantallas son de muy buena calidad, con una reproducción fiel de los colores, pero se nota la diferencia entre ellas. Buenas cámaras Las cámaras son otro de los grandes alicientes, la versión Pro cuenta con una cámara principal de 50 megapíxeles, f/1.85, un gran angular estabilizado de 12 megapíxeles f/2.2 y, lo más interesante, un teleobjetivo óptico estabilizado de 48 megapíxeles de cuatro aumentos, y que gracias a su alta resolución puede hacer hasta 20 aumentos digitales sin perder mucha calidad. El cuarto objetivo son los sensores de enfoque automático por láser y espectro y parpadeo. El Pixel 6 pierde el teleobjetivo, pero el resto de las cámaras permanecen inalteradas frente a la versión Pro. El resultado de las imágenes que obtenemos con ambos conjuntos es realmente bueno, al nivel de un teléfono de gama alta. Google además añade sus algoritmos para mejorar las imágenes, dotándolas de un gran realismo en el color, una calidez equilibrada y, sobre todo, en lugares donde las condiciones son totalmente adversas, unos resultados son realmente buenos, que prácticamente ningún teléfono es capaz de igualar. Además, las cámaras de Google ofrecen varios tipos de tomas que harán las delicias de muchos, los clásicos modo nocturno, y un retrato con fondo difuminado muy logrado, pero además las imágenes en movimiento, desenfocando el fondo con ese efecto de larga exposición tan llamativo. Hemos probado la cámara del Pixel 6 donde casi todos los teléfonos fallan, en las imágenes en la nieve a contraluz, un entorno en el que las cámaras de los móviles sufren mucho, ofreciendo tonalidades de la nieve muy poco realistas, pero el Pixel 6 ha podido pasar la prueba con nota alta. Imagen capturada con el Pixel 6 - J.O. J.O. No nos podemos olvidar de la cámara frontal, en el Pro nos encontramos con un objetivo ultra gran angular de 11,1 megapíxeles y 94 grados de campo de visión, capaz de tomar selfies con una gran amplitud, mientras que el Pixel 6 cuenta con una cámara de 8 megapíxeles y un campo de visión de 84 grados. El ultra gran angular se agradece en la toma de selfies, logrando casi un efecto de 'palo selfie'. Los Pixel siempre han tenido uno de los mejores modo retrato de los teléfonos de alta gama, y esto no ha cambiado en los Pixel 6. Nos encontramos ante una de las grandes cámaras del mercado. No nos podemos olvidar del video, 4k capaz de grabar a 30 y 60 fps, con un HDR muy bien logrado gracias a su IA. No es el aspecto más destacable del terminal, pero los resultados no decepcionan lo más mínimo. Buen chip, pero por detrás de los más potentes El chip Tensor de Google podría plantear algunas dudas en un principio al ser el primero de su clase, pero en las pruebas, queda un poquito por detrás en potencia del conocido Snapdragon 888, el procesador más potente en Android. De todas maneras, algo que no podemos juzgar, ya que la inmensa mayoría de análisis y comparativas no lo recogen, es la capacidad en el procesamiento de la inteligencia artificial del Tensor, que entendemos que probablemente deje atrás a todos los demás terminales, ya que es la razón de que Google haya instalado su propio chip. De esa manera potencia funcionalidades propias de la IA. El borrador mágico en el editor de fotos merece su propia mención, ya que, por arte de magia es capaz de eliminar de una foto cualquier elemento, ya sean personas, un objeto, sólo marcándolo con el dedo. Es cierto que es una función propia del Pixel 6, pero la hemos probado en el Pixel 4 y también funciona a las mil maravillas, más lento, claro, pero es perfectamente funcional. En cuanto a la capacidad de memoria, la versión Pro equipa 12 gigas de memoria RAM, y la versión 'normal' 8. La capacidad de la batería también difiere entre ambos terminales, la batería del Pro es de 5.000 mAh, y la del Pixel 6 4.600 mAh, debido a que el Pro tiene un panel más grande con mayor consumo, se traduce en que ambos tienen una autonomía similar. Algo de lo que ha habido cierta controversia en la red, es sobre la capacidad de carga, de la que Google no ha hablado, es carga rápida, sí, pero no es de las más rápidas del mercado. Eso sí, tenemos carga inalámbrica, algo que se agradece. Problemas con el desbloqueo Vamos al aspecto que menos nos ha gustado el desbloqueo del teléfono. No hay reconocimiento facial para desbloquear el teléfono, no existe esa opción. Google ha decidido obviarla, nos imaginamos que, por razones de seguridad, por lo que sólo nos queda el sensor de huella dactilar bajo pantalla, que no funciona muy bien o por lo menos esas veces que quieres desbloquear el Pixel 6 con una mano con tu dedo, generalmente no funciona, y terminas metiendo el PIN constantemente, lo que puede llegar a frustrar bastante. Teniendo en cuenta que cualquier usuario desbloquea el teléfono decenas de veces al día, ha sido un paso atrás respecto a otros Pixel con reconocimiento facial y un mejor lector de huellas. Google Pixel 6 será probablemente la mejor experiencia Android que se puede tener, el diseño de la capa del sistema operativo, las aplicaciones y las adaptaciones para el terminal son únicas, y evidentemente, solo las puede ofrecer Google. Si a eso le añadimos que el precio de ambos terminales es realmente competitivo para la gama alta, 649 euros el Pixel 6 y 899 el Pro, tenemos una combinación interesante.