«Tengo las manos manchadas de sangre»: El estremecedor relato de una ex ingeniera de Facebook

16-09-2020 - abc.es
«Tengo las manos manchadas de sangre»: El estremecedor relato de una ex ingeniera de Facebook
Con Facebook llueve sobre mojado. La red social propiedad de Mark Zuckerberg no ha sentido el interés suficiente para combatir la desinformación política dentro de la plataforma, lo que ha influido en los resultados electorales de países de todo el mundo. Al menos, eso es lo que se afirma en un informe interno elaborado por Sophie Zhang. Una exingeniera de datos de la compañía estadounidense, que sostiene en el documento que, debido a la inacción, siente que tiene «sangre en sus manos». «En los tres años que he pasado en Facebook, encontré múltiples intentos descarados de gobiernos nacionales extranjeros de abusar de nuestra plataforma a gran escala para engañar a sus propios ciudadanos, y causó noticias internacionales en múltiples ocasiones», explica Zhang en el informe, que ha sido recogido por BuzzFeed News. «La verdad es que simplemente no nos preocupábamos lo suficiente como para pararlas (las campañas de desinformación)», afirma en otro fragmento del memorando. «No nos importaba lo suficiente» Zhang hizo especial hincapié en el informe sobre una campaña de desinformación en Azerbaiyán, en la que el presidente del Gobierno, Ilham Aliyev, y su partido, el Nuevo Partido de Azerbaiyán o YAP, utilizaron cuentas falsas para atacar a la oposición. «Múltiples cuentas oficiales de divisiones a nivel de distrito del partido político gobernante YAP controlaban directamente muchos de estos activos falsos sin ningún tipo de ofuscación en otra muestra de arrogancia», escribió la exempleada. Además, puntualiza en el texto que las personas detrás de la campaña «quizás pensaron que eran inteligentes; la verdad era que simplemente no nos importaba lo suficiente como para detenerlos». A pesar de ello, la exempleada de Facebook reconoce que, ante la inactividad de la empresa, terminó tomando medidas de forma personal para combatir este tipo de campañas en la plataforma: «Yo personalmente he tomado decisiones que afectaron a los presidentes nacionales sin supervisión, y tomé medidas para hacer cumplir la ley contra tantos políticos prominentes a nivel mundial que he perdido la cuenta». Entre ellos se incluyen representantes de estados como España, Italia, Irak, Indonesia, India, Ucrania, Brasil, Bolivia, El Salvador y Ecuador. Las cuentas falsas del Ministerio de Sanidad En lo que se refiere a España, BuzzFeed recoge que, después de darse cuenta de la manipulación coordinada en la página de Facebook del Ministerio de Salud español durante la pandemia de Covid-19, Zhang ayudó a encontrar y eliminar 672.000 cuentas falsas «actuando sobre objetivos similares a nivel mundial», incluso en los EE. UU: «He tomado innumerables decisiones en este sentido, desde Irak hasta Indonesia, desde Italia hasta El Salvador», escribió en el documento. «Individualmente, el impacto probablemente fue pequeño en cada caso, pero el mundo es un lugar inmenso». La exingeniera de datos de Facebook asegura que no la falta de control en la plataforma se debe a la falta de recursos que tienen a su disposición los trabajadores para mejorar el ecosistema. No a las malas intenciones de la empresa o de algunos directivos: «Facebook proyecta una imagen de fuerza y competencia al mundo exterior que puede prestarse a tales teorías, pero la realidad es que muchas de nuestras acciones son accidentes casuales y descuidados». Expertos consultados por ABC apuntan que las medidas de contención de las llamadas noticias falsas no han tenido un impacto totalmente positivo en la plataforma. Samuel Parra, experto en derecho digital, señala en conversación telefónica que lo que se ha visto en el pasado es que la empresa estadounidense ha intentado adoptad unas medidas para reducir el impacto. «En el tema de privacidad lo vimos, pero al poco tiempo se demostró de que no se había hecho demasiado. Con las fake news se repite; se promete una serie de medidas para intentar evitarlo y la prueba está en estas declaraciones que, de ser ciertas, no es algo que de verdad le preocupe [a Facebook]. No les interesa reducir lo máximo posible las fake news y todo lo que mueve porque al final es mucho dinero y genera muchas impresiones entre los usuarios. Las fake news generan dinero a Facebook, directamente si se paga o indirectamente si se consigue que los usuarios pasen más tiempo en su ecosistema», añade.