Una semana con el Huawei P40 Pro: el primer «smartphone» que le dice adios al 4G

31-03-2020 - abc.es
Una semana con el Huawei P40 Pro: el primer «smartphone» que le dice adios al 4G
Con algo de retraso debido a la suspensión del Mobile World Congress, Huawei acaba de pasar la siguiente página de su historia con el nuevo P40 justo después de su versión reducida el P40 Lite hace ya unas semanas. El terminal viene en tres formatos, P40, P40 Pro y P40 Pro plus, cuya diferencia principal se encuentra en el número de cámaras que ostenta cada uno de los modelos, 3, 4 y 5 respectivamente. Por primera vez los tres teléfonos son 5G dejando atrás la opción del 4G para siempre, una clara apuesta por dar un paso adelante en esta conectividad. Analizamos en este artículo la versión intermedia, el P40 Pro, después de unos días de uso. Empezando por el diseño, tanto el frontal como la trasera son de cristal curvado. No tiene nada que ver con lo que vimos en el Mate 30 que perdía los botones laterales por la pantalla. En esta ocasión nos encontramos con los clásicos botones de encendido y volumen, y una curva que hay que observar detenidamente para apreciarla. Las pantallas curvas marcaron el mercado el año pasado, y son útiles para aumentar el tamaño de la superficie de la pantalla en el mismo espacio, pero llevadas a un extremo dejan de tener sentido. En el frontal encontraremos dos cámaras perforadas que ocupan un espacio generoso, muy lejos de la gota del P30 o la cámara perforada del Samsung S20. Haber metido junto a la cámara frontal otra de infrarojos para calcular la profundidad, le ha pasado factura al diseño. En la zona trasera, Huawei ha reunido en un sólo rectángulo todas las cámaras del P40, como hemos recordado en múltiples ocasiones, la manera de instalar las cámaras supone un signo distintivo en el diseño de cualquier teléfono móvil. Todo el mundo sabe reconocer un iPhone por el diseño de sus cámaras, lo mismo ocurre con el resto de terminales. El diseño de las cámaras del P40 es similar al que ya vimos en el P30, misma posición y diseño, pero esta vez con todos los componentes unidos en un mismo lugar. Huawei ha dotado al P40 Pro de certificación IP68 contra el agua y el polvo, es decir, es capaz de sumergirse 30 minutos a un metro de profundidad. Un bonito detalle en el diseño es el de las esquinas de metal redondeadas que parecen sujetar la pantalla para protegerla de las caídas accidentales. Los colores disponibles son negro, «blush gold» y «silver frost». Una pantalla correcta La pantalla OLED que nos vamos a encontrar en el P40 Pro es de 6.58 pulgadas y 2.640 x 1.200 píxeles de resolución, es decir, 441 píxeles por pulgada y un refresco de pantalla de 90 Hz, un aspecto que ha ido tomando más importancia en el último año, donde la alta gama está apuntando ya a los 120 HZ. La pantalla del P40 Pro es correcta, tiene un buen balance de colores y un brillo perfecto, pero ha quedado un paso por detrás de su competencia en Android, tanto en resolución como en refresco. Por ejemplo, su competencia más directa, el Samsung Galaxy S20 tiene un refresco de 120 Hz y 511 puntos por pulgada de densidad, aunque, el panel de Huawei sigue siendo superior al de otros terminales provenientes de Asia, como el reciente Xiaomi Mi 10 Pro que se queda en 386 PPP, situado en el mismo rango de precios. En definitiva, la resolución y el tamaño de la pantalla ha mejorado considerablemente respecto a su predecesor, que tenía 398 PPP, y ha ganado prácticamente media pulgada de tamaño sin que las dimensiones del terminal cambien, sólo reduciendo marcos. Ficha técnica Pantalla 6.58 pulgadas Resolución 2.640 x 1.200 píxeles Dimensiones 158,2 x 72,6 x 8,95 mm Peso 203 gramos Chip Kirin 990 RAM 8 GB Memoria 256 GB Cámara trasera 50 MP (1/1,28?) Batería 4.200 mAh SO Android con EMUI 10.1 Precio Desde 999 euros En cuanto a potencia, el P40 Pro lleva instalado un procesador de Huawei Kirin 990 5G de 7 nanómetros, 8 GB de memoria RAM y 256 GB de disco duro. El resultado de Antutu ha sido de 462.674 puntos, ocupando en el ranking de febrero de la conocida aplicación de evaluación de rendimiento un digno sexto lugar en potencia, sobre todo debido a la GPU Mali G76 que le lastra un poco respecto a la competencia. Eso sin tener en cuenta que el Samsung S20 todavía no se encuentra en el ranking y alcanzará, previsiblemente, un primer lugar en marzo. El P40 es una bestia, mejorando en más de 60.000 puntos de Antutu a su predecesor y se encuentra entre los 10 teléfonos móviles más potentes del mercado. La batería es de 4.200 mAh con carga rápida de 40W y 27W de forma inalámbrica. Más que suficiente para un día completo de uso. Lo bueno es que el cargador que incluye Huawei en la caja es de 40W y no hace falta adquirirlo por separado. Por supuesto, el P40 Pro incluye carga inversa, ya que fue Huawei el primero en incorporar esta función en sus teléfonos móviles, con ella podremos cargar relojes y auriculares que lo permitan. Lamentablemente el grafeno no se encuentra en la batería como se rumoreaba hace unas semanas, sino en el sistema de refrigeración del terminal. Respecto a la seguridad, el P40 Pro cuenta con el lector de huella en pantalla más rápido que hemos probado hasta la fecha, ayuda a ello que la imagen de la huella aparece nada más coger el móvil e indica dónde apoyar el pulgar, evitando falsas lecturas. Además el P40 Pro cuenta con reconocimiento facial especialmente eficaz gracias, tanto a la cámara frontal como a la cámara de infrarojos que le otorga un extra de seguridad. Las cámaras, el gran punto fuerte Dejamos para el último lugar a las cámaras, el principal valor del P40 Pro y prácticamente todos los móviles Huawei desarrollados junto a Leica. El modelo que estamos analizando cuenta con cuatro cámaras, la cámara principal de 50 megapíxeles con un sensor de 1/1,28 pulgadas y la matriz de color RYYB que ya vimos en el P20 Pro. La cámara, como acostumbra Huawei, es de lo mejor que podemos encontrar en un teléfono móvil. Si le sumamos la Inteligencia Artificial podremos tomar fotos casi perfectas en cualquier situación. La foto nocturna mejora enormemente respecto al P30 Pro, puede sacar fotos incluso en el entorno más oscuro, sin generar aberraciones como el P30. La matriz RYYB hace que la tonalidad de las imágenes se incline más hacia el amarillo, supuestamente para dar una mayor calidez a las imágenes, pero en algunas ocasiones puede tener un exceso, sobre todo si hacemos fotos de superficies blancas. Hablemos del teleobjetivo de 12 megapíxeles que cuenta con un zoom óptico de cinco aumentos en forma de periscopio y otro híbrido de 10x, a partir de ahí puede seguir hasta llegar a un aumento 50x, pero la imagen pierde mucha calidad. La magia de este objetivo se encuentra en la estabilización. En una cámara tradicional con un aumento 10x sería necesario el uso del trípode para lograr una imagen nítida, pero no es el caso del P40 Pro, que logra imágenes perfectas con zoom incluso en situaciones de poca luminosidad. El gran angular de 40 megapíxeles es la joya del P40 Pro ya que no sólo cumple como objetivo para fotografía, sino que también es el objetivo principal para el video. Gracias al enorme sensor de 1/1,54, contamos con video a luz ultra baja, resolución 4K, ISO hasta 51.200, video con efecto cinematográfico y cámara ultra lenta a 7680 fotogramas por segundo y 720 p que tanto nos gustó del Mate30. El video mejora infinitamente respecto a su predecesor, que era el punto flaco del P30 Pro. El zoom sobre video permanece estabilizado y logra una imagen nítida, pero además también realiza zoom sobre el audio, eliminando el resto de sonidos. El cuarto objetivo que completa el conjunto es el ToF o «tiempo de vuelo». Este objetivo destinado a la mejora de la profunidad emite una señal y mide el tiempo que tarda en volver al rebotar sobre la superficie, de esa manera mide la distancia con el objeto y calcula el efecto bokeh para el desenfoque del fondo. Es un objetivo que se ha vuelto muy común en la alta gama, y que logra muy buenos resultados en el enfoque y en el retrato. Alguna mejora en el vídeo El video, como hemos comentado, ha mejorado considerablemente pero no sin cierto sacrificio. El gran angular ha perdido algo de amplitud respecto al P30, y lo más grave, el súpermacro del P30 que se producía a través del gran angular ha desaparecido, ahora no podremos hacer una foto de cerca a un texto. Huawei lo soluciona usando el teleobjetivo como macro, es decir, con unos cuantos aumentos podremos lograr una imagen de cerca, pero no es lo mismo. La cámara frontal es de 32 megapíxeles y junto a la cámara de infrarrojos puede tomar fotos con desenfoque del fondo con un resultado bastante logrado, no dependiendo tanto de la IA para definir los bordes de los objetos. También es capaz de grabar video a 4K de resolución, perfecta para crear contenido para las redes sociales. La IA gracias al software y una mejor NPU -red neural- también incorpora nuevas e interesantes funcionalidades, además de la habitual de sugerir los ajustes de la cámara reconociendo escenas, ahora elige las mejores imágenes a partir de sólo 1,7 segundos de video 4K. Pero lo más interesante es que la IA puede de eliminar transeúntes del fondo dejando éste limpio de personas no deseadas. También la IA elimina el reflejo de las fotografías que tomamos a través de un cristal, un función bastante útil. No nos podemos olvidar de la conectividad. Como hemos comentado anteriormente la serie P40 cuenta con 5G NA y NSA, pero por supuesto, también es compatible con las redes 2G, 3G y 4G. Lo más llamativo es que con su tarjeta SIM dual, una física y otra e-SIM virtual, ambas pueden hacerlo en 5G. Además contamos con Wi-Fi 6 Plus y Bluetooth 5.0. Sin Google El software, es uno de los puntos más controvertidos de la serie P40 igual que lo fue del Mate30. Sí, el P40 instala Android 10 con la capa de EMUI de Huawei, pero no tiene servicios de Google. En cambio utiliza HMS o Huawei Mobile Services y su propia tienda de aplicaciones, APP Gallery, que francamente ha crecido considerablemente en volumen en los últimos tres meses. Podremos encontrar Telegram, TikTok, Office, Alliexpress o Amazon, y juegos como Fornite o Asphalt 9, pero claro, no está ninguna de las aplicaciones de Google, ni Facebook, como Instagram o WhatsApp, Netflix o Youtube, las aplicaciones más utilizadas en occidente, lo cual es un gran handicap para el terminal. Huawei es consciente de las limitaciones en la oferta de aplicaciones, hay dos soluciones que nos ofrece para atajarlo. La primera es crear accesos directos a la versión web de las aplicaciones, como Youtube o Instagram desde la AppGallery. La segunda es usar «Phone Clone», tremendamente sencilla de usar y muy rápida, permite clonar las aplicaciones desde otro teléfono Android y con ello tienes todas las aplicaciones como WhatsApp, Instagram o Google Maps funcionando perfectamente al minuto. Lo malo de este último procedimiento es que las aplicaciones no se actualizarán, y habrá que volver a clonarlas para hacerlo. Por un lado la tienda de aplicaciones de Huawei cada vez es más completa y tiene más aplicaciones, por el otro, las aplicaciones más populares no están y dada la situación actual es complicado que lo estén a corto plazo. Instalarlas requiere de algo más de trabajo por parte poseedor del P40, pero no es imposible, ni complicado. Además Huawei ofrece al comprador del P40 ofertas como seis meses de Huawei Music, un año de 50 GB de Huawei Cloud o seis meses de ABA English. El P40 Pro es un gran terminal de gama alta que por 1.099 euros ofrece un magnífico hardware. No vamos a encontrar ninguna característica rompedora y sorprendente como nos tiene acostumbrados Huawei, más bien es una mejora sobre lo que ya vimos en el P30 y en Mate 30, mejores cámaras, más potencia y más pantalla. La falta de servicios de Google es un problema que Huawei va solventando poco a poco, y ya no es tan grave como lo fue con el Mate30, gracias a una surtida tienda de aplicaciones propia y a la aplicación de clonado.