Noticias de "google"

24-05-2019 | abc.es
TSMC, gigante taiwanés de semiconductores, apoya a Huawei a pesar del veto de Estados Unidos
En el ajedrez los jugadores deben evitar limitarse a un solo movimiento. La estrategia va mucho más allá por lo que hay que pensar a tres o cuatro pasos posteriores. El sector de la tecnología de consumo se ha agitado tras el veto de Google a Huawei, al que se han ido sumando otras grandes empresas como ARM. Sin embargo, a la firma china le han salido aliados debajo de las piedras para intentar ganar esta partida que se le sitúa cada vez más cuesta arriba. TSMC, uno de los mayores fabricantes de chips por contrato del mundo, ha reconocido que sus envíos a la empresa china Huawei no se verán afectados por el veto de EE.UU. destinado a restringir el acceso del fabricante de equipos de telecomunicaciones y teléfonos móviles a la tecnología estadounidense. Durante una intervención en el congreso TTSMC 2019 que ha tenido lugar el jueves en Hsinchu (Taiwán), su portavoz Elizabeth Sun ha confirmado que los acuerdos con el gigante asiático siguen vigentes. Pese al apoyo, el proveedor ha adelantado que se encuentra evaluando el impacto de la decisión de Washington de limitar el acceso a los productos que incorporan tecnología de Estados Unidos sobre Huawei. Lo que se cree es que, por ahora, está garantizada la fabricación del chip Kirin 985 que se instalará en el próximo Huawei Mate 30. Tras la suspensión de las licencias de ARM, empresa británica de fabricación de componentes, Huawei ha perdido el acceso a un importante proveedor de tecnología necesaria para la fabricación de los microchips Kirin, que vienen instalados en muchos de sus teléfonos móviles inteligentes. Sin este respaldo, la firma china se sitúa en un laberinto para seguir adelante con su negocio de «smartphones». Aunque tienen garantizado un apoyo hasta 2020, ahora la pregunta es que la firma china podrá continuar ejerciendo su músculo tecnológico justo en su momento más fuerte; se convirtió recientemente en el segundo mayor vendedor de móviles a nivel global, superando incluso a Apple por primera vez en la historia. Pese a todo, la avanzada tecnología de empresas como Qualcomm o ARM es difícil de reemplazar, al menos a corto plazo, con lo que Huawei se verá abocado, si continúa el veto, a diseñar una nueva estrategia comercial y pensar, incluso, si asume parte de la fabricación de estos componentes electrónicos. De hecho, el responsable de la división de chips HiSilicon -empresa propietaria de Huawei- ha rechazado las preocupaciones sobre las interrupciones en el suministro y ha añadido que desde hace mucho tiempo la compañía se estaba preparando para este «escenario extremo». El objetivo, por tanto, es que la firma china avance hasta ser «tecnológicamente autosuficiente» aunque el empleo de licencias y patentes para fabricar algunos componentes están registradas por empresas estadounidenses. El veto que por ahora ha afectado principalmente a la fabricación de teléfonos móviles puede tener un efecto incluso mayor dado que Huawei también tiene contacto con otros proveedores estadounidenses de láseres y módulos como NeoPhotonics, Lumentumand Finisar, que se emplean en su negocio de equipos de redes de telecomunicaciones.
24-05-2019 | abc.es
La SD Association, el consorcio internacional de la industria de fabricantes de tarjetas de memoria SD y microSD, ha retirado a Huawei de la lista de compañías que pueden utilizar este estándar de unidades de memoria, lo que podría quitar a la compañía china el derecho a emplearlas en sus dispositivos. Según han advertido por primera ocasión desde el portal japonés «Sumahoinfo», en el listado de miembros de la SD Association, que hasta hace unos días incluía a Huawei, ya no figura la compañía china. Esta decisión coincide con la inclusión de Huawei en la «lista negra» de Estados Unidos, promovida por su presidente Donald Trump, y que prohíbe a las empresas estadounidenses continuar sus negocios con la empresa debido a acusaciones de espionaje. La administración estadounidense ha emitido una prórroga de 90 días hasta su aplicación. Google ha sido la primera compañía en anunciar el fin de sus negocios con Huawei, que no permitirá el uso de sus productos, incluyendo Gmail, aunque sí de su sistema operativo de código abierto Android. Se han sumado también otras compañías como el proveedor de semiconductores ARM. SD Association fue constituida en el año 2000 por tres de los mayores fabricantes de tarjetas SD del mundo, Panasonic, SanDisk y Toshiba, y es la encargada de establecer los estándares de las tarjetas SD, incluidas las microSD, utilizadas en los «smartphones». Según explica la asociación en su web, sus miembros tienen permitido «desarrollar productos y soluciones diseñadas con el estándar SD y la interoperabilidad con otros dispositivos compatibles con SD», a cambio del pago de una cantidad anual, y les da también derecho a participar en el desarrollo de los nuevos estándares. La mayor parte de los «smartphones» de Huawei hacen uso actualmente de tarjetas microSD, con excepción de las recientes familias Mate 20 y P30, que usan el estándar propio NM Card. Las tarjetas SD también se utilizan en otros equipos de la compañía china, como sus ordenadores portátiles.
23-05-2019 | abc.es
Huawei estudia aliarse a la compañía portuguesa de «apps» Aptoide para sustituir a la Google Play
Quedarse curzado de brazos no va con ellos. Y menos con una cultura que ha sido capaz de renacer tras caer en el pozo más profundo. Huawei sabía que antes o después EE.UU. le incluiría en la lista negra que prohíbe a las empresas estadounidenses continuar sus negocios con la china debido a las acusaciones de espionaje. Aún así, el gigante de las telecomunicaciones no ha dejado de trabajar. Huawei es líder en 5G. Es la única compañía que dispone del catálogo completo de soluciones de extremo a extremo para el despliegue de esta tecnología. Y fue la primera en presentar el primer CPE 5G (Customer Premises Equipment), es decir, el router que necesita el usuario tener instalado en su casa para disfrutar del 5G. Pero su esfuerzo no solo se ha traducido en este liderazgo. También en los avances que lleva dando en los últimos meses para conseguir una salida lo más sólida posible en el mercado de los «smartphones», después de que Google rompa definitivamente con Huawei el próximos mes de agosto tras la prórroga otorgada por el Gobierno de Donald Trump. La compañía que fundó Ren Zhengfei lleva ya tiempo trabajando en su propio sistema operativo, HongMeng OS, pero también tiene ya sustituto para la Google Play. La popular tienda de aplicaciones de Google sería reemplazada en los «smartphones» de Huawei y Honor, segunda marca del gigante chino, por Aptoide, de origen portugués. Y es que según ha confirmado Paulo Trezentos, director ejecutivo de Aptoide al diario digital «Dinheiro Vivo», la firma portuguesa lleva tiempo negociando con Huawei para ser una alternativa a los de Mountain View. Aptoide cuenta con más de 900.000 aplicaciones y tiene 200 millones de usuarios activos. De hecho, trabaja ya con otros tres fabricantes chinos: Xiaomi, Oppo y Vivo. Una inesperada oportunidd El enfrentamiento entre EE.UU. y China es, para Paulo Trezentos, «una oportunidad interesante de mercado para crear una sociedad con Huawei y resolver el problema». De hecho, asegura que los contactos con el gigante tecnológico «ya vienen de atrás». «Yo ya me reuní con uno de los responsables de Huawei y mi colega responsable de la oficina de Shenzhen (China) ha estado en contacto. Cuando salió la noticia volvimos a hablar para saber si había una oportunidad de colaboración», explica el CEO al diario portugués, reseñando que siempre mantuvieron el contacto mediante correos electrónicos y eventurales reuniones. Lo que sí se desconocen son los términos de esta nueva alianza. Podría ser que la tienda de aplicaciones de Aptoide viniera ya de serie instalada en los teléfonos de Huawei, como ha sucedido tradicionalmente con la Google Play, o bien que la firma china integrara, a través de la API, los contenidos de Aptoide en su propia tienda. Ambas opciones son viables y para Pablo Trezentos se trataría de analizar «cuál es el marco que podría o no tener sentido para ellos». Cabe recordar que Huawei ya tiene su propia tienda de aplicaciones en China, donde los servicios de Google no están disponibles. La crisis de la compañía tecnológica y el mandato presidencial de Donald Trump vivió un nuevo capítulo el pasado domingo después de que Google anunciara que rompía las relaciones con Huawei tras la orden del mandatario de EE.UU. Desde entonces, numerosas compañías han ido dando la espalda al gigante de telecomunicaciones, entre las que se encuentran Toshiba, SD Association o Vodafone.
23-05-2019 | abc.es
Irlanda abre una investigación a Google para averiguar si cumple con la normativa de protección de datos
La Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC, por sus siglas en inglés) ha iniciado una investigación con el objeto de averiguar si la plataforma publicitaria de Google cumple con todos los aspectos previstos en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), la normativa comunitaria que empezó a aplicarse en 2018. El caso se ha iniciado después de las propias investigaciones preliminares comenzadas por la propia iniciativa de la DPC así como por varias solicitudes que ha recibido el organismo irlandés. Los reguladores se centrarán en si el procesamiento de datos personales llevado a cabo en cada una de las etapas de las transacciones publicitarias cumple con el RGPD. Asimismo, la Comisión de Protección de Datos examinará las «prácticas de retención» de Google y si cumple con los principios de transparencia y minimización de datos previstos en la normativa comunitaria. La DPC inició un procedimiento similar contra Facebook durante el pasado mes de abril. También informó de que estaba realizando 51 investigaciones a gran escala, 17 de las cuales estaban relacionadas con firmas ligadas a tecnológicas como Twitter, LinkedIn o Apple. De acuerdo a lo previsto en el RGPD, los reguladores nacionales de protección de datos pueden imponer multas a las empresas de hasta 20 millones de euros o del 4% de sus ingresos globales, eligiendo la que sea de mayor importe. El gigante tecnológico estadounidense Google se ha comprometido a colaborar «plenamente» en la investigación que abrió el miércoles la Comisión de Protección de Datos de Irlanda (DPC, por sus siglas en inglés) para averiguar si la firma cumple con todos los aspectos previstos en el Reglamente General de Protección de Datos (RGPD). «Nos comprometemos plenamente con la DPC y valoramos positivamente la oportunidad de que exista la posibilidad de unas reglas de protección de datos en Europa sobre pujas en tiempo real más claras», ha asegurado a Europa Press un portavoz de Google. Pese a las pesquisas que han iniciado los reguladores irlandeses, la compañía ha añadido que los compradores de publicidad autorizados que usan sus sitemas «están sujetos a políticas y normas estrictas».
23-05-2019 | abc.es
Este es el pastel que está en juego con las redes 5G: Huawei es líder absoluto de esta tecnología
Es la infraestructura que conectará el mundo. Que abrirá la puerta al futuro. Y nadie quiere perder este tren. Las redes móviles de quinta generación, más conocidas como las redes 5G, es el caramelo que está en juego en estos momentos. La batalla tecnológica entre Estados Unidos y China, que ha colocado en el disparadero a Huawei, se puede entender también por el reparto del pastel. Hay muchos intereses depositados. El culebrón no ha hecho más que empezar y va para largo. [Gráfico elaborado por Statista] Tras años de desarrollo, conceptualización y estandarización, las redes 5G deben empezar a desplegarse este mismo año. El objetivo dar el pistoletazo de salida en 2020. Es una tecnología diseñada para mejorar las velocidades de conexión a internet, reducir a la mínima expresión la latencia -tiempo de respuesta de la red- y que, a su vez, generará un sinfín de oportunidades en todos los sectores. Y será fundamental porque según diversas estimaciones para 2025 se estima que estén conectados más de 100.000 millones de dispositivos. Para Europa será también de vital importancia; según las previsiones de la Comisión Europea, el despliegue de las nuevas redes 5G supondrá una inversió de 56.000 millones de euros y la creación de 2,3 millones de empleos, lo que repercutirá en la riqueza: más de 141.000 millones de euros. Si nada cambia después de este conflicto y se rompen algunos acuerdos, el 5G «habla», básicamente, chino. Huawei es líder de esta tecnología y una de las firmas que más contribuciones técnicas ha aportado para que sea real. Y muchas compañías de telecomunicaciones cuentan en sus planes estratégicos con apoyo de la compañía, vetada por Google o ARM por la brecha abierta con el gobierno de Estados Unidos. Ha aportado antenas, sistemas, soporte, infraestructuras para implantar estas nuevas conexiones. La estrategia de sustitución «in extremis» de Huawei por otra empresa que no suscite tanta incertidumbre en términos geoestratégicos no parece viable en estos momentos. Al menos al corto plazo y hasta ver cómo se desarrollan los acontecimientos, porque es posible que, finalmente, el conflicto se resuelva por la «vía ZTE», es decir, el pago de una gran cantidad de dinero. Telefónica y Vodafone han empezado a estudiar el impacto del consumidor el veto a Huawei, adelantaba recientemente EFE. Otras «telecos» que cuentan con tecnología de Huawei es Orange. El ahorro de costes ha sido uno de los pilares claves en su apoyo. Y en el caso de Vodafone es fuerte porque Huawei es el proveedor de hasta el 60% de sus redes. La firma china, a día de hoy, cuenta con el 35% de la cuota de mercado en Europa, siendo uno de los tres principales proveedores de esta tecnología en la región. De hecho, ha registrado hasta 2.570 patentes relativas al 5G, pero es que, además, ha llegado a firmar acuerdos con unas 40 operadores a nivel global. Para colmo, más de 70.000 estaciones base han sido suministradas por la compañía, según su estimaciones. La alternativa es delicada. De factura europea, solo Ericsson y Nokia se sitúan razonablemente cerca de la aportación de Huawei en materia del 5G. Una innovación básica para la industria manufacturera.
22-05-2019 | abc.es
Google y Huawei: guerra entre ciberespías
Que nadie se lleve las manos a la cabeza pero no existe la seguridad informática. No al menos al 100%. Se pueden levantar muros y aplicar contramedidas, pero todo dispositivo electrónico que se conecte a internet es susceptible de ser «hackeado». No debería sorprender después de los precedentes que llevamos acumulados. El usuario también tiene mucho que decir: tener unos buenos hábitos y ser conscientes de los riesgos evitarían innumerables problemas. El escándalo de Facebook y Cambridge Analytica abrió los ojos a los ciudadanos acerca de lo «vendidos» que están sus datos personales, como suele decirse, el petróleo del siglo XXI. Pero es más que eso. Es la vida entera, la privacidad, la intimidad de los usuarios. El negocio detrás de ellos es demasiado suculento como para dejarlo pasar. Y muchas empresas, entre ellas el gigante estadounidense Google, ha basado toda su estrategia empresarial en sacar partido de la información que, recordemos nuevamente, cedemos voluntariamente los usuarios. Desde el momento en el que el usuario decide abrirse una cuenta de Google accede a un universo privilegiado en donde tiene a su alcance decenas de servicios digitales y una oferta de contenidos casi ilimitada. Como contrapartida, la privacidad. Algo que no existe. Todo queda almacenado, rastreado, guardado. Incluso, como se ha descubierto recientemente, el gigante de internet conserva a buen recaudo un historial de todas las compras realizadas por la persona aunque no se hayan tramitado a través de sus herramientas. Y eso es solo la punta del iceberg de un modelo de negocio basado en bienes intangibles tan preciados como deseados. Vivir sin la «Gran G» es posible, pero ha arraigado tanto en nuestras existencias que existe una gran dependencia tecnológica. Al menos, desde el punto de vista occidental. Porque en la otra cara del mundo, China, existen 1.300 millones de personas, 1.300 millones de potenciales consumidores que las empresas de Silicon Valley no están dispuestas a perder. Vallar el mercado chino es una decisión imposible; cerrar el grifo de este mercado es cerrar el grifo a su mejor cliente. Y cuando hay dinero de por medio no hay amigos que valga. Esto es la historia de la búsqueda de un nuevo orden mundial en donde el control de internet va a dirimir los próximos decenios. El tira y afloja con Huawei se ha escudado, en parte, en una serie de sospechas sobre posibles casos de espionaje. Dudar de la marca china es inevitable; y más con sus antecedentes, que no son del todo admirables. Ha sido acusada de robo de información industrial, ha sido cuestionada por sus introducir diseños plagiados, ha sido demandada por sustraer patentes, ha aplicado técnicas comerciales agresivas y, por supuesto, ha sido señalada como un caballo de Troya para vigilancia masiva. El gobierno de Donald Trump le ha hecho la cruz al considerar, a partir de diversos informes de agencias de inteligencia norteamericanas, que la firma china ha estado desarrollando puertas traseras en sus servicios de telecomunicaciones para que el régimen chino pudiera espiar a millones de empresas públicas y ciudadanos. Y no es un motivo menor, puesto que se trata de uno de sus negocios más boyantes y con el que goza de una envidiada posición dominante en los principales mercados; incluido Europa, en donde las grandes empresas de telecomunicaciones (Vodafone, Telefónica) colaboran con Huawei en el despliegue de las redes móviles de quinta generación, las redes 5G, que traerán consigo un flujo de datos incalculable. Su lanzamiento se espera para 2020. El experto en seguridad informática Yago Jesús lo dejaba este martes claro cuando se le preguntaba por la situación: «Hay antecedentes muy serios que justifican el pensar que la tecnología china que va a llegar a Europa y Estados Unidos vaya a tener puertas traseras y funcionalidades ocultas para acceder a los datos». A su juicio, «lo que se tiene que decidir es quién quiere que te espíe, si el aliado americano o China, y Europa es rehén de los dos. Es seguro que ningún hardware de telecomunicaciones a ese nivel que venga de Estados Unidos y de China va a estar libre de funcionalidades ocultas». Al final, la tecnología de consumo es como «Juego de Tronos». Los que consideramos buenos no son tan buenos y los que aparentemente son los malos no son tan malos.
22-05-2019 | abc.es
Las gafas Google Glass resurgen de sus cenizas: ahora son más rápidas, más útiles y más baratas
Google ha presentado sus nuevas Google Glass orientadas a las empresas, Google Glass Enterprise Edition 2, que son «más rápidas y más útiles» que las anteriores y que, con ello, ayudarán a mejorar la eficiencia de los empleados que las utilicen en sus trabajos. Según un comunicado de Google, estas nuevas gafas están construidas sobre la plataforma Qualcomm Snapdragon XR1, lo que implica una CPU multinúcleo más potente y un nuevo motor de inteligencia artificial. En la empresa aseguran que esto permite «un ahorro de energía significativo, una mejora en la visión computacional y capacidades avanzadas de aprendizaje automático». Además, para el diseño de esta segunda generación de Glass, Google que se ha unido a Smith Optics para ajustar las monturas a los diferentes tipos de trabajo en que se utilicen, de tal forma que sean lo más seguras posible. En conjunto, las nuevas Google Glass Enterprise Edition 2 se presentan como «más rápidas y más útiles» que la generación anterior, como ha indicado la compañía. Las gafas de realidad aumentada permiten acceder a listas de comprobación o instrucciones, y enviar fotografías y vídeos para inspección. También resaltan desde Google una mejora en la calidad de la cámara que permite el «streaming», como ya lo hacían las anteriores, aunque ahora también se ha añadido un puerto USB tipo C para cargarlas a mayor velocidad y se ha mejorado la batería para que tenga una mayor duración entre cargas. Por otra parte, desde Google afirman que las nuevas Google Glass Enterprise admitirán el sistema Android Enterprise Mobile Device Management.
102