Noticias de "google"

22-05-2019 | abc.es
Google y Huawei: guerra entre ciberespías
Que nadie se lleve las manos a la cabeza pero no existe la seguridad informática. No al menos al 100%. Se pueden levantar muros y aplicar contramedidas, pero todo dispositivo electrónico que se conecte a internet es susceptible de ser «hackeado». No debería sorprender después de los precedentes que llevamos acumulados. El usuario también tiene mucho que decir: tener unos buenos hábitos y ser conscientes de los riesgos evitarían innumerables problemas. El escándalo de Facebook y Cambridge Analytica abrió los ojos a los ciudadanos acerca de lo «vendidos» que están sus datos personales, como suele decirse, el petróleo del siglo XXI. Pero es más que eso. Es la vida entera, la privacidad, la intimidad de los usuarios. El negocio detrás de ellos es demasiado suculento como para dejarlo pasar. Y muchas empresas, entre ellas el gigante estadounidense Google, ha basado toda su estrategia empresarial en sacar partido de la información que, recordemos nuevamente, cedemos voluntariamente los usuarios. Desde el momento en el que el usuario decide abrirse una cuenta de Google accede a un universo privilegiado en donde tiene a su alcance decenas de servicios digitales y una oferta de contenidos casi ilimitada. Como contrapartida, la privacidad. Algo que no existe. Todo queda almacenado, rastreado, guardado. Incluso, como se ha descubierto recientemente, el gigante de internet conserva a buen recaudo un historial de todas las compras realizadas por la persona aunque no se hayan tramitado a través de sus herramientas. Y eso es solo la punta del iceberg de un modelo de negocio basado en bienes intangibles tan preciados como deseados. Vivir sin la «Gran G» es posible, pero ha arraigado tanto en nuestras existencias que existe una gran dependencia tecnológica. Al menos, desde el punto de vista occidental. Porque en la otra cara del mundo, China, existen 1.300 millones de personas, 1.300 millones de potenciales consumidores que las empresas de Silicon Valley no están dispuestas a perder. Vallar el mercado chino es una decisión imposible; cerrar el grifo de este mercado es cerrar el grifo a su mejor cliente. Y cuando hay dinero de por medio no hay amigos que valga. Esto es la historia de la búsqueda de un nuevo orden mundial en donde el control de internet va a dirimir los próximos decenios. El tira y afloja con Huawei se ha escudado, en parte, en una serie de sospechas sobre posibles casos de espionaje. Dudar de la marca china es inevitable; y más con sus antecedentes, que no son del todo admirables. Ha sido acusada de robo de información industrial, ha sido cuestionada por sus introducir diseños plagiados, ha sido demandada por sustraer patentes, ha aplicado técnicas comerciales agresivas y, por supuesto, ha sido señalada como un caballo de Troya para vigilancia masiva. El gobierno de Donald Trump le ha hecho la cruz al considerar, a partir de diversos informes de agencias de inteligencia norteamericanas, que la firma china ha estado desarrollando puertas traseras en sus servicios de telecomunicaciones para que el régimen chino pudiera espiar a millones de empresas públicas y ciudadanos. Y no es un motivo menor, puesto que se trata de uno de sus negocios más boyantes y con el que goza de una envidiada posición dominante en los principales mercados; incluido Europa, en donde las grandes empresas de telecomunicaciones (Vodafone, Telefónica) colaboran con Huawei en el despliegue de las redes móviles de quinta generación, las redes 5G, que traerán consigo un flujo de datos incalculable. Su lanzamiento se espera para 2020. El experto en seguridad informática Yago Jesús lo dejaba este martes claro cuando se le preguntaba por la situación: «Hay antecedentes muy serios que justifican el pensar que la tecnología china que va a llegar a Europa y Estados Unidos vaya a tener puertas traseras y funcionalidades ocultas para acceder a los datos». A su juicio, «lo que se tiene que decidir es quién quiere que te espíe, si el aliado americano o China, y Europa es rehén de los dos. Es seguro que ningún hardware de telecomunicaciones a ese nivel que venga de Estados Unidos y de China va a estar libre de funcionalidades ocultas». Al final, la tecnología de consumo es como «Juego de Tronos». Los que consideramos buenos no son tan buenos y los que aparentemente son los malos no son tan malos.
22-05-2019 | abc.es
Las gafas Google Glass resurgen de sus cenizas: ahora son más rápidas, más útiles y más baratas
Google ha presentado sus nuevas Google Glass orientadas a las empresas, Google Glass Enterprise Edition 2, que son «más rápidas y más útiles» que las anteriores y que, con ello, ayudarán a mejorar la eficiencia de los empleados que las utilicen en sus trabajos. Según un comunicado de Google, estas nuevas gafas están construidas sobre la plataforma Qualcomm Snapdragon XR1, lo que implica una CPU multinúcleo más potente y un nuevo motor de inteligencia artificial. En la empresa aseguran que esto permite «un ahorro de energía significativo, una mejora en la visión computacional y capacidades avanzadas de aprendizaje automático». Además, para el diseño de esta segunda generación de Glass, Google que se ha unido a Smith Optics para ajustar las monturas a los diferentes tipos de trabajo en que se utilicen, de tal forma que sean lo más seguras posible. En conjunto, las nuevas Google Glass Enterprise Edition 2 se presentan como «más rápidas y más útiles» que la generación anterior, como ha indicado la compañía. Las gafas de realidad aumentada permiten acceder a listas de comprobación o instrucciones, y enviar fotografías y vídeos para inspección. También resaltan desde Google una mejora en la calidad de la cámara que permite el «streaming», como ya lo hacían las anteriores, aunque ahora también se ha añadido un puerto USB tipo C para cargarlas a mayor velocidad y se ha mejorado la batería para que tenga una mayor duración entre cargas. Por otra parte, desde Google afirman que las nuevas Google Glass Enterprise admitirán el sistema Android Enterprise Mobile Device Management.
22-05-2019 | elmundo.es
Tecnología | De la investigación de Obama al veto de Google: así fue la caída en desgracia de Huawei
La historia de la empresa china está plagada de operaciones encubiertas, espionaje, escuchas e intrigas políticas de toda clase 
22-05-2019 | abc.es
El nuevo desafío de Huawei: desarrollar su propio sistema operativo para no depender de Android
Hace tiempo que Huawei está en el «ojo del huracán» por parte de EE.UU. Por eso, la compañía china no ha estado precisamente cruzada de brazos todos estos meses, que se guarda un valioso «as» en la manga. El hecho de que este domingo saltara la noticia de que Google rompía relaciones con el gigante chino, tal y como ordenó el presidente de EE.UU., Donald Trump, es un nuevo capítulo en la ya tradicional guerra comercial que protagonizan ambos países. De momento, la administración norteamericana ha dado una tregua a Huawei. Hasta agosto, todo seguirá desarrollándose con normalidad. Después de verano, se supone que las actualizaciones de Android en los teléfonos de Huawei, que incluyen también a Honor, llegarán a su fin. Y puede que entonces veamos el nacimiento de un nuevo sistema operativo. Según ha desvelado en exclusiva «The Information», Huawei lleva años trabajando en su propio software. HongMeng OS, como así se llama, es el «as» que Huawei esconde en su manga para saltarse el veto de EE.UU. La compañía tecnológica está dispuesta a ofrecer su propio sistema operativo, compitiendo con Google y Apple. Sin duda, un gran reto de cara a los desarrolladores pero también frente a los usuarios, a quienes tendrán que «seducir». Huawei es el segundo fabricante mundial de teléfonos inteligentes, que, tras las restricciones impuestas por la administración de Trump, no está dispuesto a darse por vencido. Sus terminales usan, de momento, Android, el sistema operativo de código abierto de Google. Ahora, bajo una enorme presión, el gigante de Shenzhen (sur de China) podría acelerar el desarrollo de su propio sistema operativo, que ya está funcionando desde 2012, según algunos medios internacionales, aunque solo de forma interna. Sin duda, HongMeng OS sería la mejor alternativa ya que si Google deja de dar soporte a los «smartphones» de Huawei, los usuarios dejarán de recibir actualizaciones de seguridad, convirtiéndose en víctimas potenciales por la falta de seguridad. Pero también, sus «smartphones» llevarían consigo otro gran inconveniente, la obsolescencia, ya que no podrían usar las últimas versiones de aplicaciones tan populares como Gmail o Google Maps. Una apuesta arriesgada Huawei había admitido ya que estaba trabajando en un sistema operativo alternativo: «Nos estamos preparando, y si no tenemos que usar estos sistemas (como Android), tendremos que estar bien armados», dijo Richard Yu, director ejecutivo de la grupo, en una entrevista en marzo con el diario alemán «Die Welt». «Es nuestro plan B. Pero preferimos trabajar con los ecosistemas de Google y Microsoft», dijo. HongMeng OS estaría, en estos momentos, desarrollado en forma beta y «reemplazará gradualmente a Android», aseguró el lunes el periódico oficial chino «Global Times», citando a la prensa local. La última compañía que decidió ofrecer su propio sistema operativo fue Microsoft, cuya aventura terminó mal. La compañía lanzó en 2010 Windows Phone en sus propios terminales, un «software» que no tuvo éxito y que Microsoft abandonó en 2017. En opinión de los expertos, el desafío al que se enfrenta Huawei no es solo tecnológico: lleva años ganándose la confianza de los fabricantes de teléfonos inteligentes y los desarrolladores de aplicaciones, pero sus rivales en el mercado continuarán usando Android.
21-05-2019 | abc.es
Google colaborará con Huawei durante el indulto del fabricante chino
Google seguirá colaborando con Huawei durante los próximos 90 días a raíz de la licencia temporal concedida al fabricante chino por el Departamento de Comercio de EE.UU., por lo que los dispositivos de Huawei seguirán recibiendo las actualizaciones y parches de seguridad de Android. «Es de interés para todos mantener los móviles actualizados y seguros y este permiso temporal nos permite continuar ofreciendo actualizaciones de software y parches de seguridad a los modelos existentes durante los próximos 90 días», indicó a Europa Press un portavoz de la multinacional estadounidense. El Departamento de Comercio de EE.UU. ha emitido una licencia temporal de 90 días de duración en favor de Huawei y 68 de sus filiales no estadounidenses que autoriza al fabricante chino a llevar a cabo ciertas actividades necesarias para el mantenimiento de las operaciones de redes existentes y para el soporte de servicios móviles existentes, después de que la compañía fuera incluida el pasado jueves en la «lista negra» de empresas con las que las firmas estadounidenses no pueden hacer negocios sin permiso del Gobierno. «La licencia temporal concede a los operadores tiempo para realizar otros arreglos y espacio al Departamento para determinar las medidas a largo plazo apropiadas para los proveedores de telecomunicaciones americanos y extranjeros que actualmente confían en los equipos de Huawei para servicios clave», declaró el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross. «A corto plazo, esta licencia permitirá el mantenimiento de las operaciones relacionadas con los actuales usuarios de móviles de Huawei y redes rurales de banda ancha», añadió. El «indulto» a Huawei, que estará en vigor durante 90 días a partir del 20 de mayo de 2019 y hasta el próximo 19 de agosto, permitirá también desarrollar la investigación en materia de ciberseguridad «crucial» para el mantenimiento de la integridad y fiabilidad de las redes y equipos existentes y totalmente operativos. En este sentido, el Departamento de Comercio de EE.UU. precisó que los exportadores deberán contar con certificaciones, que estarán a disposición cuando así lo requiera el Buró de Industria y Seguridad (BIS), en relación con su uso de esta licencia temporal. Posible prórroga «Con excepción de las transacciones autorizadas explícitamente por la licencia temporal, cualquier exportación, reexportación o transferencia en el país de artículos sujetos a restricciones seguirá necesitando de una licencia especial emitida tras su evaluación por el BIS y bajo presunción de denegación», explicó el Departamento de Comercio, añadiendo que examinará al cabo de 90 días la posibilidad de prorrogar esta licencia temporal. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó la semana pasa una orden ejecutiva que impedía a las empresas tecnológicas estadounidenses utilizar dispositivos elaborados por compañías que puedan suponer «un riesgo para la seguridad nacional», invocando la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional, que da al presidente la autoridad de regular el comercio en respuesta a una emergencia nacional que amenace al país. Posteriormente, el Departamento de Comercio de EE.UU. incluyó a Huawei Technologies y a 68 filiales en más de una veintena de países en una lista de entidades a las que las compañías estadounidenses no pueden adquirir componentes tecnológicos sin permiso del Gobierno de Estados Unidos. Por su parte, Huawei ha remarcado que esta orden solo servirá para limitar el mercado estadounidense con «alternativas más caras y de menor calidad», dejando a EE.UU. rezagado en el despliegue de 5G y perjudicando los intereses de sus empresas y consumidores. Además ha advertido de que las «irracionales» restricciones infringirán los derechos de Huawei y plantearán otros graves problemas legales. Tras la inclusión de Huawei en la «lista negra», Google había suspendido los negocios con la empresa china que requieran la transferencia de productos de hardware y software, excepto aquellos cubiertos por licencias de código abierto. Asimismo, los fabricantes de microprocesadores Intel, Qualcomm, Xilinx y Broadcom también pusieron en marcha planes para restringir sus suministros a la compañía china.
21-05-2019 | abc.es
La incertidumbre del bloqueo de EE.UU. a Huawei y Honor marca el lanzamiento de los nuevos Honor 20, 20 Pro y 20 Lite
Era el primer lanzamiento después de la «bomba», apenas un par de días después de que Google anunciara que se sumaba al bloqueo impuesto a Huawei y a su segunda marca, Honor, por la administración de Donald Trump. Un bloqueo que impide a las empresas norteamericanas tener acuerdos o firmar contratos con el gigante asiático, acusado de actividades de espionaje. De modo que la presentación de los nuevos Honor 20, Honor 20 Pro y Honor 20 Lite, celebrada este martes en Londres, fue de todo menos una fiesta. La preocupación y la incertidumbre, en efecto, flotaban en el ambiente, a pesar de que el nuevo «statement» de las autoridades norteamericanas rebajara hace apenas unas horas la tensión, dándose un plazo de varios meses antes de adoptar una solución definitiva . ¿Podrán o no los futuros compradores de estos terminales actualizar a las próximas versiones de Android? Tendrán o no acceso a la Play Store para seguir descargando y actualizando aplicaciones? Podrán o no seguir utilizando las apps más famosas de Google, como Gmail, Mapas, Traductor o YouTube? Sin embargo, y a pesar de que entre bambalinas no se hablaba de otra cosa, George Zhao, presidente de Honor, no dedicó ni una sola palabra a la cuestión. Algo que, por supuesto, no contribuyó a despejar las dudas sobre la delicada situación en la que ha quedado la compañía tras el bloqueo. Con gesto serio y una actitud muy diferente a la habitual, Zhao subió al escenario y se limitó a desgranar, una por una, las características de los terminales. Un portavoz de Honor aseguraba a ABC que es aún pronto para sacar conclusiones, y que «el desenlace de esta crisis está aún abierto a cualquier posibilidad». Entre bastidores, en efecto, se dejaba entrever la posibilidad de que al final todo se resolverá con el pago de una gran suma de dinero, algo similar a lo que sucedió hace un año con la marca, también china, ZTE, que tuvo que suspender la venta de teléfonos móviles en Estados Unidos tras ser acusada de incorporar «puertas traseras» a sus teléfonos. El sentir general, sin embargo, era de auténtica tristeza y resignación. Una auténtica pena, porque lo cierto es que los nuevos Honor 20 incorporan, especialmente en el terreno fotográfico, un paquete de mejoras quemes hace únicos entre sus competidores, y a unos precios realmente asequibles para tratarse de una gama alta. Honor 20 Pro: llegan las super fotos El nuevo buque insignia de Honor, en efecto, incorpora una cuádruple cámara trasera, con un sensor principal de 48 Mpx IMX586 de Sony, que llega equipado con dos nuevos modos de Ultra Claridad y Ultra noche gobernados por Inteligencia Artificial. La cámara cuádruple también incluye un gran angular de 16 Mpx, con un ángulo de visión de 117 grados, un teleobjetivo de 8 Mpx y un objetivo macro de 2 Mpxcapaz de captar detalles nítidos a una distancia de apenas 4 cm. Cabe destacar que el sensor principal cuenta con la mayor apertura focal del mercado: f/1.4, lo que asegura una mayor captura de luz y una espectacular mejora de la calidad de las fotos nocturnas. Y que el teleobjetivo permite un zoom óptico x3, uno híbrido de x5 y uno digital de hasta x30, valores más altos de los que ofrecen otras marcas, pero que no llegan a los del último Huawei P30 Pro. La pantalla es de 6,26 pulgadas y ocupa el 91,7% de la superficie frontal, en cuya esquina superior derecha se abre un orificio de 4,5 mm que alberga la cámara frontal, que es de 32 Mpx. En cuanto a procesador, estamos ante un Kirin 980 con tecnología de 7 nanómetros y doble unidad de procesamiento neural, lo último en chips inteligentes de Huawei. El procesador recopila los mejores detalles de cada fotografía en una «Super foto de 48 Mpx» en la que los detalles y los colores se ajustan automáticamente para componer una imagen final que tiene una calidad muy superior a la de otras imágenes «normales» con la misma resolución. La memoria RAM es de 4 GB en la versión Lite, de 6 GB en Honor 20 y de 8 GB en la version Pro. La capacidad de almacenamiento puede ser de 128 ó 256 GB, según la versión elegida. El sensor de huellas, que se encuentra en uno de los botones laterales, es capaz de desbloquear la pantalla en apenas 0,3 segundos. La batería es de 4.000 mAh, con sistema de carga rápida Honor Supercharge, que en sólo media hora proporciona un 50% de carga. En cuanto a sonido, cuenta con la función de sonido envolvente Virtual 9.1 con la tecnología de Histen 6.0, que se aplica ahora por primera vez a un smartphone. Los precios, como se indicaba al principio, no puedes ser más atractivos: El Honor 20 costará 499 euros (6GB + 128 GB), mientras que el Honor 20 PRO saldrá por 599 euros (8GB + 256GB). Por su parte, el Honor 20 Lite tendrá un precio de salida de 299 euros (4GB + 128GB).
21-05-2019 | abc.es
¿Por qué los chinos no usan Google? Porque no lo necesitan
Los chinos no usan Google, ni tampoco lo necesitan. Mientras millones de usuarios tiemblan por cómo cambiarían sus vidas si no pudieran acceder con sus móviles Huawei a las herramientas del gigante estadounidense, los chinos viven en su propio ciberecosistema y ni se acuerdan de que existe. Tras meses de polémica por la cada vez mayor censura ejercida por las autoridades chinas, en 2010 Google cesaba la mayoría de sus operaciones en China continental a raíz de los ataques cibernéticos contra usuarios de Gmail y de los desacuerdos con el Gobierno sobre el control a los resultados de búsqueda. Nueve años después ya casi nadie en China recuerda lo que era Google y para buscar información (censurada) en Internet utilizan Baidu, el segundo buscador más usado del mundo. Hay que recordar que, con más de 772 millones de usuarios de internet (datos de 2017), China es el país del mundo con más internautas (casi el triple que en EEUU, que cuenta con 287 millones), un quinto del total mundial. ¿Cómo afectaría así a los usuarios chinos el hecho de que Google suspendiera los negocios con Huawei? En (casi) nada, cuentan los expertos, pues podrían seguir utilizando todas las aplicaciones con las que sobreviven y disfrutan de la vida. «No veo que la decisión vaya a afectar a la navegación de los internautas chinos, ya que todas las herramientas que provee Google en China son provistas por empresas como Tencent, Baidú, Huawei.. Absolutamente todo, los mapas, la música, los vídeos, los buscadores..Siempre hay una compañía que hace lo mismo en China, si no son varias», explica a Efe Ervis Micukaj, ingeniero informático que trabaja en la ciudad de Shanghái (este del país). Y, por encima de todas las aplicaciones posibles, recuerda, está WeChat, que en China «importa más que cualquier sistema operativo». Aunque es conocido popularmente como el equivalente de WhatsApp, la aplicación de Tencent cuenta con cada vez más funciones necesarias para la vida diaria de los chinos: red social, herramienta de pago, intermediaria de servicios.. «A los chinos les das a elegir entre un móvil muy evolucionado, con muchas aplicaciones pero sin WeChat y uno más sencillo con WeChat, eligen el segundo porque cada vez está más presente en sus vidas», asegura. Tal y como insiste otro ingeniero que trabaja en China, el español José Luis Sánchez Jiménez, «para ellos Google no es nada» pues toda su vida gira en torno a aplicaciones chinas y cada marca de teléfono tiene su tienda propia donde se descargan las actualizaciones de las mismas. Ni Gmail, ni Youtube, hijos de Google. Para el correo utilizan Tencent QQ (la más popular) y para los vídeos entran en Youku. Así, ni siquiera en el caso más extremo de que Huawei se decidiera por abandonar por completo a Android y lanzar su propio sistema operativo, los usuarios chinos se verían afectados. «A un chino le da igual qué sistema operativo utilice, es más, si les dices que es uno chino y propio de Huawei, estarán más orgullosos y nunca perderían ninguna de sus aplicaciones», añade Sánchez Jiménez. Así, en los hipotéticos nuevos Huawei sin Android, habría versión de la aplicación de taxis DiDi con la que se desplazan, de la del gigante del comercio electrónico Taobao con la que hacen sus compras y del Ele.me que les lleva la comida a sus casas.
106