Noticias de "google"

23-01-2019 | abc.es
Google cerrará su servicio de mensajería Hangouts en octubre: estas son sus alternativas
Estaba previsto su definitivo cierre para 2020, pero Google adelantará la capitulación de Hangouts, su servicio de mensajería, para meses antes. El gigante de internet empezará su desmantelamiento a partir de octubre de este mismo año. Así lo ha confirmado en un comunicado la compañía estadounidense, en donde se adelanta que el servicio se desglosará en dos nuevas plataformas, Hangouts Chat y Meet, centradas en la comunicación de equipos, después de cerrarse para los usuarios de G Suite, el paquete de pago de productos online, pero poco a poco se extenderá a todos los usuarios. Los primeros cambios se podrán apreciar desde el próximo 16 de abril, pero a partir de octubre se dejará de tener acceso al servicio clásico, aunque serán redireccionados a la nueva versión. «Esperaremos que los consumidores pasen a Chat y Meet que son gratis», aseguran fuentes de la compañía. Por ahora no han trascendido las funciones y características de los nuevos servicios destinados a las comunicaciones digitales. En Chat se integrarán las funciones de mensajería entre cuentas de Google, mientras que Meet recogerá las de videollamadas. Este anuncio constata, sin embargo, que la compañía, líder en muchos ámbitos como las búsquedas en internet y los sistemas operativos móviles, nunca ha tenido éxito en el entorno de las aplicaciones y servicios de chat. Allo, una «app» que en 2016 se anunció entre bombo y platillo, está también a punto de cerrar por no haber generado el interés necesario entre sus potenciales clientes. Aunque no es la referencia del sector, Hangouts se emplea en muchas empresas, pero otros servicios más completos como Slack, que ofrecen sistemas de organizació de departamentos y sincronización con multitud de servicios, se ha labrado un hueco. También Microsoft, con servicios como Yammer y Teams, ha amasado un interés creciente en digitalizar las comunicaciones en los departamentos de las empresas, permitiendo, entre otras cosas, comunicarse de manera individual o grupal o preparar acciones y proyectos. WhatsApp, por su parte, ha coqueteado en los últimos meses con el entorno laboral con el lanzamiento de su versión para empresas, Business, aunque más diseñado para establecer relaciones entre el cliente y la marca comercial.
22-01-2019 | abc.es
«No hay algoritmo capaz de saber si una información es falsa»
La proliferación de información falsa en internet ha sacudido los procesos electorales de los dos últimos años. En paralelo, las grandes tecnológicas, en el punto de mira, tratan de frenar el problema, pero ¿es posible que un algoritmo identifique qué es verdad y qué no? «Es duro decirlo, pero no creo que se puedan crear algoritmos que identifiquen qué información es falsa y cuál no», explica Pandu Nayak, vicepresidente del departamento de Google que se encarga de la herramienta de búsqueda, la más utilizada en el mundo. «Hay ejemplos muy obvios, pero hay zonas grises que son más difíciles de identificar y requerirían del trabajo de investigación de periodistas especializados». Como Google ve imposible filtrar y eliminar la información falsa para que desaparezca de sus resultados de búsqueda, lo que ha hecho es posicionar «mejor» la información «relevante» que procede «de fuentes autorizadas». «Teníamos problemas (..). Hemos hecho un gran esfuerzo para proteger a nuestros usuarios», subraya Nayak. Hasta hace poco, cuando preguntabas a Google «¿Cuándo sucedió el Holocausto?», el primer resultado correspondía a una página negacionista; tras los cambios incorporados, el primer resultado ahora es el del Museo del Holocausto de Estados Unidos. Solo en 2017, la compañía ejecutó un total de 2.500 cambios en el algoritmo de su buscador, una media de seis al día. «Un producto de búsqueda es por definición un producto inacabado, siempre hay margen de mejora», explica en una entrevista con Efe Pandu Nayak. Los enfrentamientos con Trump Más controversia generó el año pasado la búsqueda de «idiot» (idiota, en inglés) en su buscador de imágenes: la mayoría de las imágenes daban como resultado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Aunque en principio se atribuyó estos resultados a un caso de «spam» -grupos de usuarios que tratan de engañar al sistema para promocionar contenidos-, el responsable de la herramienta lo niega: «No fue 'spam', sino artículos de fuentes de calidad que se referían al presidente como idiota. Aún así, creo que no eran unos buenos resultados y tratamos de mejorarlos», explica. «Sé que nuestra herramienta de búsqueda no es perfecta, pero estamos comprometidas con mejorarla», añade Pandu. La ironía es que fueron tantos los medios que recogieron este episodio que, actualmente, los resultados siguen siendo de Trump. El posicionamiento no se hace a mano. Google tiene un índice con trillones de webs -si se imprimiera el rollo de papel, mediría doce veces ida y vuelta a la luna- y un algoritmo decide el orden según distintas variables: las palabras, los enlaces con otras páginas, la localización o la lengua de búsqueda, entre otras. No hay sesgos A parte de este episodio, Trump también acusó el año pasado a Google de manipular su buscador para acallar a los medios conservadores, algo que la compañía de Mountain View ha negado en reiteradas ocasiones. El equipo que dirige Nayak cuenta con formación para evitar «sesgos inconscientes» (en inglés, «unconscious bias training») para evitar cualquier sesgo ideológico en la configuración del buscador. La compañía trata también de fomentar la diversidad de los equipos, un tema especialmente sensible tras las críticas a la cultura machista («bro culture») que impera en las empresas de Silicon Valley. «Tenemos mucho que hacer, la compañía está comprometida», asegura el directivo. El dirigente de Google reconoce la dificultad de gestionar una herramienta que a diario lidia con las novedades de lo que sucede en todo el mundo: «El 15 por ciento de las preguntas que se registran cada día son completamente nuevas». «El mundo esta constantemente cambiando y la gente tiene mucha curiosidad no solo por lo que pasa en el mundo; también por lo que pasa a nivel local», apunta. El buscador ha cambiado mucho desde que vio la luz hace más de veinte años (1997), pero también han cambiado las búsquedas: antes la gente buscaba una o dos palabras, mientras que ahora las preguntas son «más complejas» y se usan expresiones del lenguaje coloquial. «Lo cierto es que las preguntas cada vez son más y más difíciles».
22-01-2019 | abc.es
La escasa presencia femenina en la economía digital lastra el futuro de España
«La economía digital es una fuerza transformadora que va a cambiar la economía de los países. Es un sector que vemos que cuesta atraer talento a pesar de que es donde más profesionales va a necesitar». Un diagnóstico que, pese a que plantea grandes desafíos, supone darse de bruces con una realidad con la que, contra todo pronóstico, no se contaba: en España cada vez son menos los jóvenes que optan por carreras tecnológicas, y las competencias y habilidades de los profesionales no siempre son los que mejor se adecúan a las necesidades de la industria. Y, para colmo, la presencia femenina en este sector ha supuesto un retroceso en los últimos tiempos. Así se desprende del informe «Mujeres en la Economía Digital 2018 (PDF)», elaborado por la Asociación Española para la Digitalización (DigitalES), que revela que el 3% de las mujeres tituladas en estudios superiores lo son en estudios considerados tecnológicos (ingeniería, mecánica, informática? ), mientras que del conjunto de titulados, solo el 14,6% son mujeres. «La participación femenina en estudios tecnológicos es escasa y la brecha de es abismal. Es casi seis veces más en comparación con los hombres», argumenta Alicia Richart, directora general de DigitalES. La interpretación de algunas de las conclusiones es evidente: hay una menor presencia femenina en un sector, el de la tecnología, en donde los salarios, de media, son un 20% superiores a otros sectores. Dentro de este contexto, el papel de la mujeres también se ha beneficiado del efecto arrastre de empresas que suelen demandar puestos de alta cualificación: los salarios de las mujeres en este ámbito están hasta un 3,1% por encima que otros sectores. Solo analizando el porcentaje de individuos en España con estudios superiores relacionados con la tecnología se observa que la evolución en los últimos años no es positiva. La cifra ha descendido ligeramente tanto para los hombres como para las mujeres desde el año 2015 hasta 2017, último año del que se tienen datos. La brecha de género es de hasta 12,6 puntos porcentuales, prácticamente igual que en el año 2015. De entre las personas con estudios superiores, las mujeres con estudios tecnológicos representan cada vez una proporción menor y no llegan el 3% hasta 2017. La participación de más mujeres en el mercado de trabajo digital podría generar un incremento anual del PIB de 16.000 millones de euros en la economía europea, según las estimaciones de la asociación. Pese a todo, no se están superando los objetivos. De los españoles con estudios universitarios, el 20% (casi 2 puntos porcentuales menos que en 2015) tiene formación en áreas relacionadas con la tecnología. Y la diferencia de género es abismal. En el caso de los hombres el porcentaje es del 34,7%, mientras que las mujeres con estudios tecnológicos sobre el total de mujeres con estudios universitarios son el 7%. Es decir, hay cinco veces más hombres que mujeres con estudios de tipo tecnológico. Y eso que en España, sin embargo, resulta paradigmático que muchas de las empresas tecnológicas que operan en nuestro país, la mayoría filiales de multinacionales, cuentan como máximos responsables a una mujer. Casos com Google, Facebook, HP o IBM son solo un ejemplo. A pesar de los logros alcanzados, el informe revela además el dato de brecha salarial, que resulta sensiblemente menor en el sector tecnológico que en el resto de los sectores: un 8,9% frente a un 14,2% en el resto de los sectores. Además, en España las mujeres sufren en mayor medida que los hombres la precariedad laboral: tienen tasas de paro más elevadas, ocupan el 74% de los trabajos a tiempo parcial y sufren más la temporalidad, ya que, entre otros, firman el 62% de los contratos fijos discontinuos. En general, los perfiles femeninos aún tienden a ocupar puestos peor remunerados y con menor especialización. Una situación que, según la patronal del sector, se refleja en la existencia de un «techo de cristal».
19-01-2019 | elpais.com
Cómo visitar las pirámides de Egipto, el Taj Mahal o Chichén Itzá sin salir de casa
Google permite hacer un tour virtual en lugares destruidos como el Museo Nacional de Brasil o un templo budista en Myanmar
17-01-2019 | elpais.com
Análisis del Google Pixel 3 XL, un móvil todo pantalla (y notch)
Probamos el nuevo 'smartphone' de Google, que tiene una de las mejores cámaras de entre los modelos de gama alta
13-11-2018 | abc.es
YouTube amenaza con bloquear vídeos en la Unión Europea en respuesta a los nuevos derechos de autor
La plataforma de emisión de vídeos en internet YouTube distribuyó en la Unión Europea (UE) unos 800 millones de euros en pagos por derechos de autor en los últimos doce meses, de acuerdo con un comunicado divulgado por Google. La compañía dio a conocer estas cifras en un momento en que el Parlamento Europeo (PE) prepara una normativa sobre derechos de autor que, de acuerdo con el gigante tecnológico estadounidense, amenaza a los pequeños creadores y pone en peligro miles de empleos. Por este motivo, Katy Vargas, de la oficina de relaciones públicas de Google, propietario de YouTube, advirtió del «riesgo» que puede suponer que dicha regulación salga adelante. «(Los) residentes de la UE corren el riesgo de no poder ver vídeos que solamente en el mes pasado se han visto mas de 90.000 millones de vece s. Esos vídeos vienen de todo el mundo, incluyendo más de 35 millones de canales europeos», sostuvo Vargas, quien considera que, en caso de aprobarse dicha normativa, YouTube tendría que «bloquear» en suelo europeo muchos de sus vídeos «para evitar sus responsabilidades jurídicas» que podrían suponer un auténtico quebradero de cabeza para la empresa. La medida propuesta por los legisladores europeos no obliga a las empresas de internet a establecer un sistema de vigilancia indiscriminado, pero las hace responsables si se producen violaciones de los derechos de autor en el contenido que cuelgan los usuarios. «Si se multiplica este riesgo con las 400 horas de vídeo que se suben a YouTube cada minuto, las posibles obligaciones jurídicas serían muy grandes», concluyó Vargas. La directiva propuesta tiene como objetivo remunerar de forma «justa» a los autores en internet del mismo modo que se les paga por su trabajo fuera de la red, y ahora se encuentra en los siguientes pasos del proceso legislativo hasta el voto final, previsto para enero. Además de YouTube y Google, la medida propuesta por el PE también afectaría a otros de los mayores actores online como Facebook, Twitter y las plataformas de música en «streaming».
137