Noticias de "google"

24-10-2020 | enter.co
Googlefier es una de las maneras más eficientes para instalar apps de Google en un equipo Huawei.
23-10-2020 | enter.co
Google.org anunció la donación de un millón de dólares para Laboratoria, organización que capacita mujeres en temas de tecnología y economía digital en Latinoamérica. Los fondos serán destinados a continuar apoyando el bootcamp en Desarrollo web y Diseño UX de Laboratoria que actualmente se lleva a cabo en formato remoto. Las mujeres son parte de […]
22-10-2020 | enter.co
La respuesta de Google frente a la demanda anti monopolio presentada esta semana por los Estados Unidos asegura que está ?muy errada?.
22-10-2020 | abc.es
Un Huawei más fuerte que nunca presenta su nueva serie Mate 40
El bloqueo estadounidense podría haber detenido a Huawei, pero no ha sido así. Puede que parezca imposible, pero el gigante chino está demostrando que es perfectamente capaz de seguir creciendo a pesar del veto norteamericano, que se prolongará por lo menos hasta 2021 y que le impide desde hace casi dos años ofrecer los servicios de Google en sus terminales. La firma, en efecto, no ha renunciado a seguir sacando al mercado todos los dispositivos previstos. Pero no solo eso, sino que al mismo tiempo Huawei ha desarrollado, en tiempo récord, una estrategia totalmente nueva, basada más en un ecosistema completo, abierto a todos, que en los terminales en sí. Tradicionalmente, Huawei operaba en el mercado de móviles con una estrategia basada en los lanzamientos de nuevos productos. Pero el cambio al concepto de ecosistema, que combina hardware y software, ha permitido a la firma empezar a construir sus dispositivos para que se integren todos fácilmente, con un solo toque y con acceso a todas las aplicaciones. No en vano, Huawei, lanzará hasta 40 nuevos dispositivos de todo durante este año. Nace un nuevo sistema operativo Al principio de la crisis comercial con EE.UU., Huawei decidió crear un «puente», llamado HMS (Huawei Mobile Services) que preservara en lo posible las experiencias de los usuarios a pesar de que Google fuera «arrancado» de los nuevos «smartphones» de la marca, aquellos lanzados después de la entrada en vigor del bloqueo. Pues bien, ese nuevo servicio basado en «kits» de compatibilidad, que el año pasado garantizaba la normalidad en el uso de hasta 885 aplicaciones, ha pasado este año a más de 13.000. La incorporación de la Inteligencia Artificial, además, ha permitido a Huawei, incluso, añadir funciones que Android no puede ofrecer. Con esa poderosa herramienta en sus manos, la compañía china ha mostrado su verdadero as en la manga, que es su propio sistema operativo, Harmony. Y ojo, porque Harmony no es lo mismo que HMS, que no es más que un conjunto de kits que puede funcionar en varios sistemas operativos. Planificado desde hace diez años pero acelerado tras el veto estadounidense, Harmony OS se ha convertido, según la firma, en el tercer Sistema Operativo del mundo. El nuevo SO ya funciona en los ordenadores y los wearables de Huawei. Y a finales de este mismo año le llegará el turno a los móviles. Se podría pensar que no hay lugar en el mercado para un tercer «gran» sistema operativo. Pero las cifras de Huawei son abrumadoras. Los desarrolladores de Harmony, por ejemplo, han crecido en un año el 98%, hasta alcanzar los 1,8 millones. Y las aplicaciones de su tienda, App Gallery, han pasado de las 43.000 de 2019 a más de 95.000 en lo que va de año. Apps que, por cierto, ya no tienen nada que ver con Google. En cuanto a los usuarios de la tienda, solo decir que su número ha crecido, en Europa, un 360% desde 2018, y que las descargas de apps han aumentado un 600% en el mismo periodo. Así es la nueva gama alta de Huawei Con estos precedentes Richard Yu, CEO de Huawei, dirigió la presentación (virtual, por supuesto) de sus nuevos Mate 40, Mate 40 Pro y Mate 40 Pro+, los terminales de más alta gama de la compañía y los más potentes fabricados por ella hasta ahora. Como en otras ocasiones, sus espectaculares características y especificaciones ya habían salido a la luz a caballo de todo tipo de rumores. Se trata, en los tres casos, de teléfonos 5G, capaces de conectarse a la nueva red ultrarápida gracias a la incorporación de un nuevo procesador «made in Huawei», el Kirin 9.000, fabricado con tecnología de 5 nanómetros y acompañado por 8 GB de memoria RAM y 256 GB para almacenamiento. Según Yu, es hasta un 30% más rápido que el recién presentado A14 Bionic, de Apple. Cuenta con 16 núcleos y su Unidad de Procesamiento Neural (NPU) es hasta un 150% más eficiente que cualquier procesador de la competencia. En cuento al 5G, Yu dijo que su tecnología permite conexiones el doble de rápidas que en cualquier otro teléfono del mercado. Huawei, además, garantiza que el procesador, tras 36 meses seguidos de uso, apenas habrá perdido un 2,5% de velocidad, algo que no tiene precedentes en la industria. Por supuesto, y a falta de los servicios de Google, tanto el Mate 40 como el Mate 40 Pro y el Pro+ llegan con la App Gallery integrada. Las baterías, que son de 4.400 miliamperios y carga rápida de 66W, supera con mucho la duración de cualquier otro móvil, según el primer ejecutivo de Huawei. Toda la gama integra altavoces con el sistema Super Bass Stereo, que proporciona graves potentes y claros. También cuentan con la certificación IP68, por lo que son sumergibles y resistentes al polvo. Las pantallas tienen una tasa de refresco de 90 Hz, lo que garantiza la nitidez y la fluidez de las imágenes en movimiento. Los terminales de la serie están revestidos con cerámica fabricada con nanotecnología, lo que además de un tacto suave y un atractivo brillo, les proporciona gran resistencia a los golpes. Las pantallas, de 6,7 pulgadas en el Mate 40 Pro y de 6,76 (curvada) en la versión Pro+, son OLED. Fotografía sobresaliente Como novedad, los dos móviles incorporan una doble cámara delantera «cinemática», insertada en un estrecho agujero en pantalla, que se suma a la triple cámara principal, integrada en ambos casos en un novedoso módulo circular. La fotografía siempre ha sido uno de los puntos fuertes de la marca, y en esta ocasión no lo es menos. Los Mate 40, por ejemplo, incorporan un impresionante Zoom óptico de x5 en el Mate 40, x7 en el 40 Pro y x10 en el Pro+. Los tres terminales incorporan una cámara principal de 50 megapíxeles. El Mate 40 cuenta también con un Ultra Angular, que en los modelos Pro y Pro+ permiten calidad cinematográfica. Tanto en la doble cámara frontal como en las traseras encontramos lentes de gran angular, grabación en 4K y super modo noche. Según Yu, auténticas cámaras de cine. Por primera vez, además, Huawei consigue corregir los efectos de distorsión en las fotos panorámicas. Tanto las cámaras frontales como las traseras cuentan con un sistema de estabilización avanzado, controlado por IA. La cámara lenta puede grabar a 240 imágenes por segundo y también funciona en la doble cámara delantera. Los precios de los nuevos terminales son los siguientes: 799 euros para el Mate 40, 1.199 para la versión Pro, 1.399 para el Pro+. También se presentó un modelo Porsche Design, el Mate 40 Pro RS, equipado con un sensor de temperatura capaz de medir hasta los 100 grados centígrados y una memoria de almacenamiento de 512 GB. Su precio es de 2.295 euros. Yu mostró también los nuevos auriculares Free Buds Studio, con cancelación de ruido de 40 decibelios y una calidad de sonido, según el CEO de Huawei, excepcional. Los auriculares se pueden conectar simultaneamente a dos dispositivos y cuentan con controles táctiles, con los que se puede controlar el volumen o las canciones que escuchamos. Cuestan 299 euros. Completó el portfolio la segunda generación de gafas inteligentes de Huawei, con altavoces integrados en una de las patillas y hasta 42 horas de autonomía para reproducción. Las hay como gafas de sol y también graduadas. Su precio es de 299 euros.
22-10-2020 | abc.es
Trucos para proteger tu WhatsApp y evitar que te espíen o te roben la cuenta
La ciberestafas en las que se suplanta a WhatsApp y otras redes sociales, como Instagram o Facebook, han ido creciendo durante los últimos meses, como se puede ver en el último informe de Check Point sobre el estado del phishing. Algo normal si se tiene en cuenta que una aplicación de mensajería contiene en su interior gran cantidad de información del usuario. En caso de que un cibercriminal robe una cuenta concreta podría, entre otras cosas, suplantar hacerse pasar por el propietario original y lanzar ataques contra los contactos con los que tenga abierta alguna conversación. Para que esto no ocurra, y para evitar que nuestra información caiga en manos de alguien demasiado curioso, se deben tomar una serie de precauciones y medidas de seguridad. ABC Tecnología ha recogido algunas de las más importantes. Desconfía Durante los últimos meses se ha detectado un aumento de ataques para robar las cuentas de WhatsApp por medio de varios SMS. Según la empresa de ciberseguridad española Panda Security, los ciberdelincuentes comienzan enviando un primer mensaje por medio de la propia WhatsApp a su víctima, en el que se hacen pasar por el equipo de soporte técnico de la compañía. En el texto, los criminales indican que recientemente alguien ha registrado una cuenta de WhatsApp con el mismo número de teléfono de la víctima, por lo que podría tratarse de «un inicio de sesión ilegítimo». Con el fin de «corroborar» que la persona con la que están hablando es la propietaria de esa cuenta, los cibercriminales que suplantan al soporte de la «app» solicitan que se les reenvíe un código de seguridad que la víctima de la estafa va a recibir en pocos minutos por medio de un SMS. La argucia consiste en que, poco después, los mismos atacantes intentan iniciar una sesión con el número de teléfono de la víctima quien, acto seguido, recibe un SMS por parte de WhatsApp con un código de seguridad. Si la víctima envía ese código a los cibercriminales, pierde completamente el control de su cuenta y le está cediendo su usuario a los atacantes. Para evitarlo, es importante que el usuario desconfíe por sistema de toda aquella comunicación en la que se le solicite información personal, especialmente cuando se trata de un código de verificación. Y es que el soporte técnico de WhatsApp nunca va a enviar un mensaje a un usuario solicitándole directamente información personal. En caso de duda, lo ideal es entrar en contacto con la compañía a través de otra vía, como podría ser un correo electrónico. En dos pasos WhatsApp cuanta con un sistema de verificación en dos pasos, que permite al usuario proteger su cuenta personal frente a los intentos de suplantación de terceros. Para habilitar esta opción, hay que dirigirse a «Configuración» o «Ajustes», dependiendo de si el «smartphone» es iOS o Android, acceder a «Cuenta» y activar la llamada «Verificación en dos pasos». La plataforma le solicitará un código de seis dígitos que tendrá que emplear cuando descargue la «app» en otro dispositivo. Como ocurre cuando adquiere un nuevo terminal. Además, puede asociarla una dirección de correo electrónico. Esta sirve para que WhatsApp envíe un enlace por mail al usuario con el fin de que pueda deshabilitar la verificación en dos pasos en caso de olvido del código de acceso de 6 dígitos. Cabe recordar que este código es completamente personal. Los ciberdelincuentes han puesto en marcha varias estafas que buscan engañar al usuario para que lo comparta. Archiva (y bloquea) Es posible que, en alguna ocasión, le haya preocupado que alguien que no debe coja su teléfono y consulte sus mensajes de WhatsApp. Si quiere evitarlo, existe una forma muy sencilla de conseguirlo, y sin necesidad alguna de borrar la conversación. Esta pasa, en parte, por archivar los chats que no quiere que nadie vea. La opción, que está disponible tanto en iOS como en Android, se puede aplicar a un solo contacto o a todos los de la lista. Cuando un usuario archiva un mensaje, este desaparece directamente de la lista de chats. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, en el momento en el que el usuario reciba un nuevo mensaje del contacto archivado, la conversación se desarchivará automáticamente. Por lo que, en caso de que se quiera ocultar un contacto durante un tiempo en concreto, lo mejor que se puede hacer es archivar el chat y, a continuación, bloquearlo. Que nadie acceda a tu cuenta Si desea que su cuenta esté protegida, es imprescindible que active la opción de bloqueo que ofrece WhatsApp. Especialmente si su «smartphone» esta al alcance de terceros. Para evitar que alguien abra su cuenta físicamente sin contar con su permiso, debe ir a «Configuración», y de allí a «Privacidad» y a «Bloqueo de pantalla». En esta opción se le permitirá configurar la «app» de tal modo que sea imprescindible emplear su huella dactilar, o su cara en caso de que el dispositivo cuente con reconocimiento facial, para abrir la aplicación. A pesar de ello, tenga en cuenta que seguirá siendo posible responder a los mensajes desde la pantalla de bloqueo del «smartphone» a través de las notificaciones. Para mejorar la privacidad, puede eliminarlas tanto si su dispositivo es iOS como si es Android dentro de «Configuración», si el dispositivo es Apple, o «Ajustes», si cuenta con el sistema operativo de Google. Sin foto de perfil La plataforma permite seleccionar qué usuarios pueden ver la foto de perfil de un contacto. Una funcional que puede ser especialmente interesante para aquellos que tengan una imagen predefinida con sus hijos. Para implementarla, es necesario ir a «Configuración» o «Ajustes», en función del sistema operativo, «Cuenta» y «Privacidad». Debajo de la opción «Últ. vez», podrá ver «Foto del perfil». Una vez haga «click» encima, se da la opción de limitar quién puede ver la imagen. Es posible escoger entre «Todos», «Mis contactos» y «Nadie». Ni hora de conexión Si lo que desea es evitar que los demás puedan ver si lee los mensajes que le envían, lo que debe hacer es ir a «Configuración» o «Ajustes», «Cuenta» y «Privacidad». Allí podrá encontrar el apartado «Confirmaciones de lectura». En caso de que lo desactive, el resto de usuarios dejarán de ver el doble «tick» azul que demuestra que ha abierto una conversación y ha podido leer los mensajes que le han enviado. Ahora bien, en caso de que deshabitile la confirmación de lectura usted tampoco podrá consultar la de los demás.
21-10-2020 | enter.co
Hoy se publicó el listado de ‘Best Global Brand 2020‘, este tiene en cuenta no el valor de la compañía, sino de la marca. Apple es la marca más valiosa de acuerdo con este ranking, seguida por Amazon, Microsoft y Google, que cayó dos puestos. De acuerdo con el ranking, Apple estaría avaluada en $323 […]
21-10-2020 | abc.es
Google y sus otros frentes abiertos: pago a editores, recopilación de datos sin permiso y abuso con Android
La histórica demanda del Departamento de Justicia estadounidense a Google, una de las mayores empresas del mundo, ha supuesto un punto de inflexión en las políticas gubernamentales de EE.UU. Hasta la fecha, se había mantenido más al margen en comparación con la Unión Europea que lleva años de batalla contra los gigantes tecnológicos. Algunas de sus investigaciones han derivado en multimillonarias multas. Ahora, vuelve a estar en el punto de mira en algunos ámbitos. Tres multas en Europa Mientras en EE.UU. se ha iniciado el debate de cómo acabar con el posible monopolio de una de sus grandes empresas, en Europa, la firma de Mountain View (California) ha sufrido en los últimos años varias sanciones por abuso de poder. Tres han sido las multas. Una de ellas por entender que Shopping, su popular comparador de precios, perjudicaba a la competencia, pero también con su sistema operativo Android, el más popular del mundo. La última, a raíz de su plataforma de publicidad digital AdSense. Ahora, se tiene otras causas pendientes que pueden ocasionar, en el futuro, nuevas sanciones. Una de ellas viene por la relación con los editores, quienes acusan al gigante de las búsquedas de lucrase a costa del contenido informativo publicado. La mayor presión proviene de Australia, donde se ha aprobado una normativa que obliga a la empresa a pagar a los medios por licenciar las noticias que sirve a los usuarios. Un cerco que se ha extendido a Europa, donde la justicia francesa ha obligado a Google a negociar con la prensa la remuneración de sus contenidos. La respuesta de la empresa ha sido, por el momento, llegar a acuerdos con determinadas cabeceras para licenciar algunas informaciones de interés público. La justicia gala ha confirmado la gran dependencia que los editores de prensa tienen del motor de búsqueda para obtener lectores. Se estima que los medios albergan entre un 26% y un 90% de tráfico orgánico, es decir, procedente de las búsquedas que realizan los internautas en Google. Este asunto puede tener implicaciones mayores y extenderse en Europa. «Cuanto más sectores domina, en más se obtiene un análisis de competencia», señala en conversación telefónica con ABC Sergio Carrasco, jurista experto en derecho digital. Ley de Servicios Digitales La Comisión Europea ultima la Ley de Servicios Digitales, que actualiza una normativa obsoleta. Tras presentarse el texto del borrador y concluida la consulta pública, se espera que se apruebe presumiblemente el próximo año una vez superado el trámite legal. Un futuro marco legal que tendrá un impacto en el ecosistema digital en el que opera la multinacional estadounidense. La reforma prevista por Bruselas pretende que los teléfonos móviles inteligentes lleguen al mercado con menos aplicaciones preinstaladas. La norma, ahora, la puede extender a los fabricantes, con lo que puede derivar en un escenario en donde los futuros terminales vengan como los últimos modelos de Huawei, es decir, sin los servicios de Google. «Es la misma acusación que sufrió Microsoft hace unos años y le va a dar muchos problemas, quizá económicos, el próximo año», sugiere a este diario Samuel Parra, jurista experto en derecho digital. «La idea es que el sistema operativo venga limpio o, al menos, que los competidores estén en igualdad de condiciones. Esto se traduce en que si vas preinstalar un navegador como Chrome, también preinstalados otros muy utilizados en el mundo», añade. Compra de la empresa de salud digital Fitbit Otro de los frentes abiertos está en la adquisición de la empresa de salud digital Fitbit. Una operación que ha despertado el fantasma del tráfico de datos personales, una información sensible a ojos de los legisladores europeos. La Comisión Europea abrió en agosto una investigación en profundidad sobre el proyecto. Bruselas teme que la operación «refuerce aún más la posición de la multinacional en los mercados de la publicidad en línea, aumentando el volumen de los datos que Google podría utilizar para personalizar su publicidad que propone o muestra», indicó la Comisión Europea en un comunicado. Esos datos facilitan, según la CE, «informaciones esenciales sobre la vida y la salud de los usuarios de los dispositivos». La investigación pretende garantizar que con la compra de Fitbit, el control del gigante estadounidense sobre los datos recopilados a través de dispositivos portátiles no generará distorsiones de competencia. «Al final, todo es una consecuencia del estado en el que está Google», valora Carrasco, al tiempo que matiza: «Que una empresa tenga una opción dominante no lo puedes castigar, lo que puedes castigar es cómo se utiliza». A su juicio, «cuanto más sectores domina, en más sectores se obtiene un análisis de competencia. Ha adquirido una serie de empresas que tienen una cuota muy alta y que tratan con muchos datos, así que tienen que mirarlo todo [por los legisladores]». Recopilación de datos Una demanda colectiva acusa a Alphabet, multinacional estadounidense, de «invadir ilegalmente la privacidad» de millones de usuarios al considerar que «rastrea de manera generalizada» su actividad en los navegadores de internet cuando se utiliza el «modo incógnito». La denuncia, presentada en junio por el bufete Boies Schiller Flexner ante el tribunal federal de San José (California, EE.UU.), reclama unos 5.000 millones de dólares (4.460 millones de euros). Los denunciantes argumentan que el servicio de la empresa «invade ilegalmente la privacidad de los usuarios» al «rastrear a los usuarios» incluso cuando estos navegan bajo el modo «incógnito» o modo privado. Se trata de una función de privacidad incorporada en algunos navegadores de internet como Chrome, propiedad del gigante estadounidense. Esta opción permite que el sistema no guarde información sobre la página, como «cookies» y «caché web» ni registre la navegación a dicha página en el historial. Servicio de ofertas de empleo La Comisión Europea reconoció hace un año que inició una investigación si el gigante tecnológico norteamericano favorece su propio servicio de búsqueda de empleo, «Google for Jobs», frente a sus posibles competidores más pequeños. Esta investigación se encuentra en sus primeras fases, aunque no se ha descartado que salte en un caso de sanciones por abuso de posición dominante. Bruselas entiende que la división de la empresa estadounidense que se dedica a comparar las ofertas de trabajo opera bajo el mismo principio que Shopping, que derivó en una multa.
21-10-2020 | abc.es
Phishing: así suplantan a tus marcas favoritas para robarte el dinero y los datos personales
El phishing, o la suplantación de un tercero por parte de cibercriminales en la que se emplea ingeniería social para robar información y dinero a la víctima, es una de las amenazas más habituales y peligrosas para un usuario en internet. Si no lo cree, únicamente tiene que abrir su correo electrónico y consultar la bandeja de spam. Allí, probablemente, encuentre varios correos de dudosa procedencia en los que se le advierte de que (supuestamente) su cuenta bancaria ha sido bloqueada. Así como otros en los que se afirma que ha sido ganador de un sorteo, y tiene que compartir una serie de datos para adquirir el premio, o que debe realizar un pago para que le llegue a su domicilio un paquete que está transportando DHL. Y solo se trata de un puñado de ejemplos. «El phishing, desafortunadamente, es la forma más sencilla de atacar a un usuario. Desde el punto de vista tecnológico no hace falta contar con una gran infraestructura ni unos grandes conocimientos. Lanzar una campaña a gran escala es muy sencillo. Solo hace falta encontrar el gancho adecuado para que el usuario caiga en el timo», explica a ABC Eusebio Nieva, director ténico de la empresa de ciberseguridad Check Point en España y Portugal. Precisamente, esta firma acaba de compartir su último informe, el Brand Phishing Report, en el que se analiza el estado de este tipo de amenazas a nivel global, cuando se suplanta a una marca conocida, durante el tercer trimestre de 2020. Según la empresa de ciberseguridad, la compañía más suplantada ha sido Microsoft. El 19% de todos los intentos de «phishing» se relacionaron con el gigante de la informática, aprovechando el gran número de empleados que aún trabajaban en remoto por culpa de la pandemia de Covid-19. «En estos momentos hay muchísimos usuarios de Microsoft empleando herramientas como, por ejemplo, Office 365. Esa plaforma como fuente de phishing para robar credenciales está siendo una de las más atacadas. En parte porque muchas empresas han encontrado en ella una forma de dar soporte en remoto a sus trabajadores para llevar a cabo sus labores desde casa. Obviamente, una de las formas más sencillas de atacar a una empresa es robando las contraseñas de sus empleados», apunta el director técnico de Check Point. Apple, Facebook, Netflix.. Para que sus ciberestafas tengan el mayor éxito posible, los criminales tienden a hacerse pasar por empresas especialmente populares. Así lo demuestra que las segundas empresas más suplantadas sean el servicio de mensajería postal DHL y Google (con un 9% de todos los intentos de phishing cada una). A estas las siguen Paypal (6%), Netflix (6%), Facebook (5%), Apple (5%), WhatsApp (5%), Amazon (4%) e Instagram (4%). Nieva apunta que robar cuentas de plataformas populares puede resultar un negocio redondo para los estafadores: «Los cibercriminales tienden a hacerse pasar por compañías conocidas porque son las que les pueden dar dinero. Una base de datos de cuentas de Netflix o de Spotify tiene un precio determinado en el mercado. Por eso es común encontrar campañas contra este tipo de empresas». En el informe de Check Point se señala que el 44% de las ciberestafas en las que los criminales suplantan a una marca conocida se realizan a través de correo electrónico. Se encuentran cerca (con un 43%) las que se llevan a cabo a través de páginas web. Aunque, como señala Nieva, estas dos técnicas «se solapan en muchas ocasiones», cada una suele buscar unos fines concretos: «Para robar contraseñas, lo más habitual es que los ciberdelincuentes falsifiquen la página web de una empresa conocida, para que la víctima ingrese sus credenciales sin darse cuenta. Para infectar con virus un dipositivo, se suele emplear el correo electrónico; donde puedes insertar ficheros dañinos». Por detrás, con un 12%, se encuentra el phishing especializado contra móviles, que es el que le llega al usuario a través de SMS, WhatsApp o aplicaciones de redes sociales. «Vemos que este tipo de ataques están aumentando bastante. Es una tendencia que venimos observando en los últimos informes sobre el estado del phishing. Aunque están creciendo de forma constante, todavía tienen mucho recorrido», dice el director técnico de Check Point. Respecto a las plataformas preferidas de los cibercriminales en las campañas de este tipo, el informe destaca servicios como WhatsApp, PayPal y Facebook.
20-10-2020 | abc.es
Google se escandaliza con una fotografía sobre el cáncer de mama
Melocotones como si fueran las posaderas de una excitante mujer. Obras de arte históricas que se pelean por atraer las miradas de los visitantes de los museos. Imágenes reivindicativas de mastectomías. Estos son algunos ejemplos de la censura que impera en plataformas digitales que, como Google, Facebook o Twitter, han querido retirar de los ojos de sus usuarios contenidos que ni mucho menos pueden considerarse inapropiados. La anodina e inocente imagen de una mujer con los pechos cubiertos por sus manos que ilustraba una información de ABC.es sobre el cáncer de mama, cuyo día mundial se celebró este lunes, ha sido el detonante de un inesperado bloqueo temporal de la herramienta de publicidad digital de Google sobre este medio de comunicación. Los algoritmos de revisión de la compañía estadounidense confundieron la fotografía por otra sexualmente explícita, un tipo de contenido prohibido por el sistema (llamado Google AdSense) que sirve anuncios a miles de páginas web y grupos editoriales en todo el mundo. El software bloqueó el servicio que provee de publicidad digital al clasificar la imagen, erróneamente, como un contenido sexual explícito Este episodio vuelve a demostrar, una vez más, la censura que impera en estas compañías al erigirse en encargados de decidir los contenidos en internet, máxime a los constantes fallos de sus sistemas de revisión de publicaciones. En este caso, el software bloqueó el servicio que provee de publicidad digital al clasificar la imagen, erróneamente, como un contenido sexual explícito. Los términos de la herramienta de la firma con sede en Mountain View (California) incluye textos, imágenes, audios, vídeos o juegos con «material sexual gráfico» como «actos en los que aparezcan genitales, sexo oral o anal». La fotografía, sin embargo, ilustraba una información sobre el cáncer de mama, enfermedad de la que se pretendía concienciar a los lectores este mismo lunes. El bloqueo se detectó ese mismo día y se prolongó durante las siguientes veinticuatro horas, momento en el que los equipos de la compañía tecnológica comprobaron que, en efecto, se trataba de una simple imagen de archivo. Un episodio que vuelve a despertar el fantasma de la censura en internet por parte de las empresas tecnológicas que, como Facebook o Twitter, intentan ejercer un papel editorial en la distribución de contenidos informativos. Censores del siglo XXI No es la primera vez que este comportamiento se vislumbra en las plataformas digitales. En el pasado, las redes sociales Facebook e Instagram han llegado a censurar distintas publicaciones inocentes al pasarlas por el filtro de su moralidad. Porque los pezones no entran en el servicio creado por Mark Zuckerberg. Es un tema tabú. Hace dos años, de hecho, la plataforma bloqueó una portada de la extinta Interviú, publicada en el año 1975, en la que aparecía la actriz Marisol en «topless». Imagen del contenido de ABC.es censurado por GoogleEn otras ocasiones, otros usuarios han denunciado la imposibilidad de publicar imágenes personales con determinadas prendas de ropa. Facebook también hizo el ridículo al confundir un codo con un pecho después de que una web humorística pusiera a prueba la fobia a los pezones de esta red social. Aunque esta censura no solo se detecta en las redes sociales. También la publicidad digital ha experimentado con casos similares. El mundo de la publicidad ha cambiado de manera radical en los últimos años desde la eclosión de internet a finales del siglo XX. La posibilidad de segmentar perfiles de grupos de usuarios ha sido clave para la expansión global de empresas tecnológicas como Google, cuya principal fuente de ingresos es la venta de anuncios. Y, en especial, la llamada publicidad programática, es decir, la compra automatizada de espacios de audiencias en internet a través de sus herramientas diseñadas para realizar campañas. Es un lucrativo negocio que ha derivado en que firmas como Google, Facebook y Amazon se repartan tres cuartas partes de la tarta publicitaria a nivel mundial. La idea de estas herramientas es que los editores puedan monetizar su contenido y los anunciantes puedan, por su parte, llegar a clientes potenciales en base a su historial de navegación y otros factores. Para entenderlo: cuando un usuario navega por distintas páginas web suele recibir anuncios pagados por marcas comerciales alojados a través de las distintas redes publicitarias gestionadas por Google. Se trata de un lucrativo negocio que, sin embargo, está sujeto a unas exigentes cláusulas que, en caso de saltárselas, pueden llegar a vetar directamente páginas web y ediciones digitales de medios de comunicación incluso confundiendo contenidos. Aunque no es una novedad, el primer vagón del tren publicitario lo conducen tres empresas que operan a nivel mundial, Alphabet (Google), Facebook y, cada vez con más fuerza, Amazon. De hecho, el gigante del comercio electrónico estadounidense se ha convertido a su vez en el principal anunciante en internet del mundo. Se reparten el pastel. Entre los tres acumulan el 70% de los ingresos publicitarios en internet, según estadísticas de la consultora eMarketer. Datos recabados por la firma especializada Digiday advierte que, de los 333.250 millones de dólares invertidos en publicidad a nivel global en 2019, 144.600 millones fueron a parar al bolsillo de estas empresas, hoy bajo el escrutinio de los reguladores europeos y estadounidenses.
20-10-2020 | abc.es
EE.UU. acusa a Google de prácticas monopolísticas en el mercado de las búsquedas
Es el mayor desafío jurídico para el gigante tecnológico en décadas. El Departamento de Justicia de Estados Unidos, y otros 11 estados pertenecientes a la Unión, han presentado este martes una demanda contra Alphabet, empresa matriz de Google, por supuestas prácticas monopolísticas en el mercado de las búsquedas, donde cuenta con una cuota de participación del 92% a nivel mundial, y la publicidad. «Como explica la demanda antimonopolio presentada hoy, (Google) ha mantenido su poder de monopolio a través de prácticas excluyentes que son perjudiciales para la competitividad. Por eso, el Departamento de Justicia ha determinado que es necesaria una respuesta antimonopolio para beneficiar a los consumidores. Si el gobierno no hace cumplir las leyes antimonopolio para permitir la competencia, podríamos perder la próxima ola de innovación. Si eso sucede, es posible que los estadounidenses nunca lleguen a ver el próximo Google», ha expresado en rueda de prensa, recogida por TechCrunch, el fiscal general Jeffrey A. Rosen. En la demanda, se afirma que «sin una orden judicial, Google continuará ejecutando su estrategia anticompetitiva, paralizando el proceso competitivo, reduciendo las opciones de los consumidores y sofocando la innovación. Con la llegada de esta medida, Estados Unidos toma el testigo de la Comisión Europea en los últimos años en materia de investigación sobre las grandes empresas tecnológicas, llegando incluso a sancionar en tres ocasiones a Google. El regulador norteamericano entiende que la multinacional vulnera la ley al usar su poder de mercado para frenar la competencia de sus rivales atentando contra el libre mercado. Asimismo, se apunta que perjudicó a plataformas rivales para privilegiar sus propios negocios en las búsquedas y la publicidad digital en un intento de situarlos en desventaja para mantener la cuota de poder de su propio motor de búsqueda y, de este modo, vender más anuncios. Algo que, desde la tecnológica, niegan con firmeza. «La demanda de hoy del Departamento de Justicia es profundamente defectuosa. Las personas utilizan Google porque así lo desean, no porque se vean obligadas a hacerlo o porque no puedan encontrar alternativas», señalan en un comunicado remitido a ABC fuentes de Google. Es la primera vez que EE.UU. pone en el punto de mira a las empresas tecnológicas, que en los últimos años han amasado grandes fortunas. Conservadores como el presidente Donald Trump y liberales como la senadora Elizabeth Warren han sido muy críticos con la concentración de poder de estos gigantes empresariales. A este respecto, llama la atención que los 11 estados que se han unido a la demana presentada por el Departamente de Justicia sean republicanos: Texas, Arkansas; Florida; Georgia; Indiana; Kentucky; Luisiana; Michigan; Misuri; Montana; y Carolina del Sur La demanda puede extenderse durante los próximos años desencadenando, además, un torrente de reclamaciones antimonopolio contra otras tecnológicas. Cabe recordar que empresas como Facebook, Amazon o Apple también están en el punto de mira de la Justicia estadounidense.
24