Noticias de "google"

16-01-2020 | abc.es
Cómo configurar el control parental en los servicios de internet
Internet está presente en la vida de millones de personas. También, por supuesto, entre los más vulnerables, los menores de edad. Un grupo especialmente protegido que, pese a todo, accede a los dispositivos móviles con relativa frecuencia y alejado, muchas veces, de las debidas medidas de seguridad. Padres y adultos que, por ignorancia o desconocimiento, dejan la supervisión de los contenidos que ven los niños para otro momento. Y, es cierto, inapropiados en muchos momentos. Las empresas tecnológicas han procurado dotar a sus servicios digitales de medidas de control y privacidad en una respuesta a la presión y demanda popular. Cada vez más conscientes de los potenciales riesgos a los que se enfrentan los menores, tenemos a nuestro alcance diferentes opciones para establecer filtros a los contenidos. Para ser incluso más conscientes del uso de los dispositivos electrónicos, firmas como Apple o Google han desarrollado en las últimas versiones de sus sistemas operativos servicios para monitorizar la actividad. Soluciones diseñadas para que los usuarios sepan de primera mano el tiempo que dedican a internet. Ambas compañías también han desarrollado controles parentales, que permiten, entre otras cosas, impedir que un menor compre una aplicación, restringir las búsquedas o evitar los contenidos inapropiados. Independientemente de que tus hijos sean adolescentes o niños pequeños, el gigante de internet Google cuenta con la aplicación «Family Link». Un servicio independiente que permite «establecer reglas digitales básicas» para guiar a los más pequeños «mientras aprenden, juegan y exploran» en internet. Está disponible tanto para Android como para iOS. Con la aplicación puedes crear una cuenta de Google para tu hijo/a si es menor de 14 años y usarla para añadir funciones de supervisión a la cuenta de Google actual de tu hijo. Ver su actividad La idea -según reconoce la compañía- es «adoptar hábitos digitales saludables». Por ejemplo, los padres pueden revisar y ver la actividad de los pequeños. Para ello, una vez descargada la aplicación en el dispositivo, aparecerá un apartado desde donde los usuarios podrán recibir información útil al respecto, tales como el tiempo de visionado de vídeos o cuánto tiempo ha estado revisando fotografías. Eso da una idea de a lo que se está dedicando el menor. Así se pueden dar consejos para que lleven una vida digital más saludable. Bloquear aplicaciones Desde la aplicación también se puede encontrar una opción incluso más interesante; permitir o bloquear aplicaciones que el adulto considera que no están adaptadas a su edad. La operación es sencilla porque desde una serie de notificaciones los adultos podrán aceptar o no las aplicaciones que se hayan descargado. Es una medida para protegerlos no sea que entren en algo que pueda poner en riesgo su seguridad o, simplemente, no sea recomendable para su edad. También se puede administrar comprar directas desde «apps», así como ocultar determinadas aplicaciones. Sugerencias de servicios Además, esta herramienta útil ofrece sugerencias y propuestas sobre contenidos, juegos y aplicaciones que pueden satisfacer la curiosidad de los más pequeños. Material didáctico muchas veces que pueden despertar su interés y, de paso, enseñarles cosas interesantes. Algunas de esas propuestas están revisadas por pedagogos y profesores. Vigilar y limitar su uso La decisión de entregarle un «smartphone» a tu hijo es una decisión más trascendental de lo que parece en un principio. Hay que enseñarle a usar el aparato, guiarle para que adopte buenas prácticas, educarle para que lleve un hábito saludable. No es un asunto baladí. Y ahí entra, por supuesto, un protocolo: limitarle su uso. ¿Cómo? En este caso el servicio permite establecer un tiempo máximo y una hora para irse a dormir de cara a «encontrar un equilibrio», recala la compañía. Sea para salir a jugar o para descansar, el sistema ofrece la posibilidad de bloquear el dispositivo de manera remota si es necesario. Saber dónde están en cada momento Otra de las grandes preocupaciones de los padres actualmente es el momento en el que salen solos. Miedos e inquietudes se funden en la cabeza de los padres, pero desde este tipo de software se puede saber en dónde están en tiempo real. Ahí ya depende de cada padre, porque hay quien considera que es una intromisión a su intimidad, pero a muchas personas les da tranquilidad. Así, desde la opción ?Ubicación? se puede comprobar fácilmente. Eso sí, una obviedad; tienen que tener el móvil encima.
16-01-2020 | abc.es
¿Dónde está mi hijo? ¿Qué aplicaciones usa? Cómo configurar el control parental en internet
Internet está presente en la vida de millones de personas. También, por supuesto, entre los más vulnerables, los menores de edad. Un grupo especialmente protegido que, pese a todo, accede a los dispositivos móviles con relativa frecuencia y alejado, muchas veces, de las debidas medidas de seguridad. Padres y adultos que, por ignorancia o desconocimiento, dejan la supervisión de los contenidos que ven los niños para otro momento. Y, es cierto, inapropiados en muchos momentos. Las empresas tecnológicas han procurado dotar a sus servicios digitales de medidas de control y privacidad en una respuesta a la presión y demanda popular. Cada vez más conscientes de los potenciales riesgos a los que se enfrentan los menores, tenemos a nuestro alcance diferentes opciones para establecer filtros a los contenidos. Para ser incluso más conscientes del uso de los dispositivos electrónicos, firmas como Apple o Google han desarrollado en las últimas versiones de sus sistemas operativos servicios para monitorizar la actividad. Soluciones diseñadas para que los usuarios sepan de primera mano el tiempo que dedican a internet. Ambas compañías también han desarrollado controles parentales, que permiten, entre otras cosas, impedir que un menor compre una aplicación, restringir las búsquedas o evitar los contenidos inapropiados. Independientemente de que tus hijos sean adolescentes o niños pequeños, el gigante de internet Google cuenta con la aplicación «Family Link». Un servicio independiente que permite «establecer reglas digitales básicas» para guiar a los más pequeños «mientras aprenden, juegan y exploran» en internet. Está disponible tanto para Android como para iOS. Con la aplicación puedes crear una cuenta de Google para tu hijo/a si es menor de 14 años y usarla para añadir funciones de supervisión a la cuenta de Google actual de tu hijo. Ver su actividad La idea -según reconoce la compañía- es «adoptar hábitos digitales saludables». Por ejemplo, los padres pueden revisar y ver la actividad de los pequeños. Para ello, una vez descargada la aplicación en el dispositivo, aparecerá un apartado desde donde los usuarios podrán recibir información útil al respecto, tales como el tiempo de visionado de vídeos o cuánto tiempo ha estado revisando fotografías. Eso da una idea de a lo que se está dedicando el menor. Así se pueden dar consejos para que lleven una vida digital más saludable. Bloquear aplicaciones Desde la aplicación también se puede encontrar una opción incluso más interesante; permitir o bloquear aplicaciones que el adulto considera que no están adaptadas a su edad. La operación es sencilla porque desde una serie de notificaciones los adultos podrán aceptar o no las aplicaciones que se hayan descargado. Es una medida para protegerlos no sea que entren en algo que pueda poner en riesgo su seguridad o, simplemente, no sea recomendable para su edad. También se puede administrar comprar directas desde «apps», así como ocultar determinadas aplicaciones. Sugerencias de servicios Además, esta herramienta útil ofrece sugerencias y propuestas sobre contenidos, juegos y aplicaciones que pueden satisfacer la curiosidad de los más pequeños. Material didáctico muchas veces que pueden despertar su interés y, de paso, enseñarles cosas interesantes. Algunas de esas propuestas están revisadas por pedagogos y profesores. Vigilar y limitar su uso La decisión de entregarle un «smartphone» a tu hijo es una decisión más trascendental de lo que parece en un principio. Hay que enseñarle a usar el aparato, guiarle para que adopte buenas prácticas, educarle para que lleve un hábito saludable. No es un asunto baladí. Y ahí entra, por supuesto, un protocolo: limitarle su uso. ¿Cómo? En este caso el servicio permite establecer un tiempo máximo y una hora para irse a dormir de cara a «encontrar un equilibrio», recala la compañía. Sea para salir a jugar o para descansar, el sistema ofrece la posibilidad de bloquear el dispositivo de manera remota si es necesario. Saber dónde están en cada momento Otra de las grandes preocupaciones de los padres actualmente es el momento en el que salen solos. Miedos e inquietudes se funden en la cabeza de los padres, pero desde este tipo de software se puede saber en dónde están en tiempo real. Ahí ya depende de cada padre, porque hay quien considera que es una intromisión a su intimidad, pero a muchas personas les da tranquilidad. Así, desde la opción ?Ubicación? se puede comprobar fácilmente. Eso sí, una obviedad; tienen que tener el móvil encima.
15-01-2020 | abc.es
Estados Unidos mueve ficha para que Google o Facebook paguen a los medios por usar su contenido
Sin contar el tremendo salto que ha conquistado Amazon, las multinacionales estadounidenses Google y Facebook acaparan más del 70% de los ingresos por publicidad digital. Un pastel que deja menos oportunidades para las empresas editoriales, que han sufrido una profunda crisis ante la irrupción de internet en los últimos tiempos. La relación entre las empresas periodísticas y las tecnológicas es un constante tira y afloja a costa del uso de los contenidos informativos. Los periódicos se han quejado de que son los que elaboran los contenidos pero son, en su gran mayoría, estos servicios digitales los que lo monetizan en mayor medida. Un escenario que en distintos países se ha intentado revertir con un aumento de la presión fiscal. En Estados Unidos, país donde residen en su mayoría estas empresas, han empezado a mover ficha para investigar las posibilidad de que Google o Facebook paguen a los editores por usar sus noticias. Legisladores estadounidense de ambos partidos (republicano y demócrata) culpan a las compañías tecnológicas de reducir la presencia de prensa local. En los últimos diez años han cerrado multitud de diarios locales de larga historia, que no han podido hacer frente a sus problemas económicos. Eso ha dado como resultado un escenario en donde en numerosas ciudades y regiones importantes del país apenas tengan acceso a informaciones de proximidad. En un reportaje en el «The New York Times» se han hecho eco esta semana de un caso que demuestra la delicada situación en la que se encuentra la prensa local. Medios que, por lo general, suelen realizar amplias coberturas informativas de sus campañas electorales. En Cornelia, un pequeño pueblo del condado de Habersham en el estado estadounidense de Georgia con poco más de tres mil habitantes, se produjo un accidente de coche que causó la muerte de un menor de edad. Un periodista del «The Northeast Georgian» acudió rápidamente al escenario de la tragedia cubriendo la información. En pocas horas, la noticia se fue distribuyendo por la red social Facebook. Miles de usuarios la compartieron, pero eso no contribuyó a que el medio obtuviera réditos económicos de esa primicia ni, tampoco, ganar nuevos suscriptores. «Mi abuela solía decir: 'Cariño, si permites que obtengan leche a través de la cerca, nunca comprarán la vaca'», recordaba Dink NeSmith, director ejecutivo de Community Newspapers, grupo editorial al que pertenece «The Northeast Georgian». Es una situación que se repite continuamente en la prensa regional. El senador Mitch McConnell, republicano del estado de Kentucky y líder de la mayoría del Senado, presentó la pasada semana un proyecto de ley que propone otorgarle a las empresas de medios una exención de las leyes antimonopolio vigentes en el país. Una vía que les permitiría así unirse para poder negociar con las tecnológicas Google y Facebook sobre cómo se usan sus artículos y fotografías en internet y qué retribución pueden recibir. Esta propuesta está respaldada por News Media Alliance, grupo que representa a organizaciones de noticias entre los que incluyen cabeceras de la relevancia de «The New York Times». La propuesta ha sido apoyada por el Doug Collins, dirigente republicano de Georgia cuyo distrito incluye, precisamente, la localidad de Cornelia. El texto lo redactó David Cicilline, demócrata de Rhode Island, mientras que el senador John Kennedy, del partido republicano y que representa al estado de Louisiana, ha promovido una medida similar en el Senado. En la actualidad, han surgido incluso iniciativas que proponen utilizar la tecnología «blockchain» para certificar y hacer seguimiento de los contenidos editoriales. Facebook, por otro lado, anunció recientemente una alianza con importantes medios como «The New York Times», «The Wall Street Journal» o «CNN» para fijar un pago por el contenido que comparten.
15-01-2020 | abc.es
Google pondrá coto a la publicidad digital invasiva
Google quiere que las «cookies» de terceros queden obsoletas en dos años, y para ello ha anunciado que retirará de forma progresiva, por fases, el soporte en el navegador Chrome, el más utilizado del mundo. La compañía cree que bloquear unilateralmente las «cookies» de terceros puede tener «consecuencias involuntarias que impacten negativamente tanto en los usuarios como el ecosistema web», en tanto que forman parte de un modelo de negocios de webs que dependen de anuncios. Por ello, retirará el soporte a las «cookies» de terceros por fases en Chrome. En el blog corporativo explica que Chrome limitará el seguimiento inseguro de sitios cruzados a partir de febrero. Con esta medida, tratará las «cookies» que no tengan la etiqueta SameSite como cookies de origen mientras que exigirá que se las «cookies» para uso de terceras partes sean accesibles a través del protocolo HTTPS. Esto, explican desde Google, «hará que las 'cookies' de terceros sean más seguras y den a los usuarios controles de 'cookies' más precisos». Por otra parte, la compañía también ha informado de que están desarrollando técnicas que detecten y mitiguen el rastreo encubierto con nuevas medidas «antihuellas», para evitar que se rastree al usuario a través de su huella digital. Estarán disponibles a finales de año.
15-01-2020 | abc.es
Google pondrá coto a la publicidad digital
Google quiere que las «cookies» de terceros queden obsoletas en dos años, y para ello ha anunciado que retirará de forma progresiva, por fases, el soporte en el navegador Chrome, el más utilizado del mundo. La compañía cree que bloquear unilateralmente las «cookies» de terceros puede tener «consecuencias involuntarias que impacten negativamente tanto en los usuarios como el ecosistema web», en tanto que forman parte de un modelo de negocios de webs que dependen de anuncios. Por ello, retirará el soporte a las «cookies» de terceros por fases en Chrome. En el blog corporativo explica que Chrome limitará el seguimiento inseguro de sitios cruzados a partir de febrero. Con esta medida, tratará las «cookies» que no tengan la etiqueta SameSite como cookies de origen mientras que exigirá que se las «cookies» para uso de terceras partes sean accesibles a través del protocolo HTTPS. Esto, explican desde Google, «hará que las 'cookies' de terceros sean más seguras y den a los usuarios controles de 'cookies' más precisos». Por otra parte, la compañía también ha informado de que están desarrollando técnicas que detecten y mitiguen el rastreo encubierto con nuevas medidas «antihuellas», para evitar que se rastree al usuario a través de su huella digital. Estarán disponibles a finales de año.
15-01-2020 | elpais.com
Google pone un freno a la publicidad invasiva en internet
Google eliminará de su navegador Chrome las 'cookies' de terceros en un plazo de dos años. Es la primera vez que pone una fecha límite para equipararlo en privacidad a competidores como Firefox o Safari
15-01-2020 | abc.es
Los mayores fracasos tecnológicos de los últimos diez años
Crisis de «antennagate» del iPhone 4 El año 2010 fue duro para Apple. Presentó su flamante iPhone 4, uno de los más vendidos de su historia, sufrió un problema técnico que se bautizó como «antennagate». El diseño de la antena alrededor del dispositivo ocasionaba problemas de recepción y, además, un error en el cálculo no informaba al usuario correctamente de si tiene o no cobertura. Un escándalo sin precedentes. Al año después, con el iPhone 4S en el mercado, también se registraron algunos fallos que afectaban a la duración de la batería. Cierre de Megaupload La piratería era una lacra. En los últimos diez años hemos visto el cierre de decenas de páginas web de intercambio de archivos y «torrents» al tiempo que la oferta de contenidos digitales irrumpía con Netflix al frente de esta guerra por el control de la atención. Fundado en 2005, la gran plataforma de alojamiento de archivos arrancaba. Como hiciera Napster unos años antes, este servicio creado por el controvertido informático alemán Kim Dotcom fue desmantelado en 2012 por el FBI en una macrooperación policial alegando una supuesta infracción de derechos de autor. Los vehículos autónomos no estaban preparados Empresas como Tesla o Google -a través de su filial Waymo- han invertido en los últimos años una gran cantidad de dinero en experimentar y avanzar en el coche autónomo. Una tecnología todavía en pañales a la que le falta todavía mucho camino por recorrer para lograr esa autonomía total. Aún así, en los últimos diez años se han logrado superar muchos obstáculos, implicar a otras empresas del sector de la automoción y asentar el concepto de coche conectado como parte del futuro de la industria. Pese a todo, en este tiempo se han registrado pocos accidentes -en torno a una docena- pero que han demostrado que aún las máquinas no son perfectas para superar al ser humano en la conducción. La mala acogida del Fire Phone, de Amazon El gigante estadounidense del comercio electrónico está presente en infinidad de negocios y ha explorado las oportunidades en diferentes campos tecnológicos como la aviación, la inteligencia artificial o la robotización. Desde la cabeza de su fundador, Jeff Bezos, surgen grandes ideas, pero su desembarco en el negocio de la telefonía móvil fracasó estrepitosamente. Ha sido durante años líder de ventas en lectores electrónicos y su apuesta era complicada. Su primer teléfono móvil, el Fire Phone, tuvo una fría acogida en el mercado. Uno de los aspectos más destacable era su pantalla, que daba la ilusión de ver imágenes en 3D. También tenía funciones que integran servicios de Amazon. Pero el teléfono ha sido una carga para la empresa. No logró establecer bien el precio del dispositivo, lo cual podría haber sido una de las causas. La muerte de la televisión en 3D Fue la crónica de una muerte anunciada. Algo esperado en el mercado porque se volvió a demostrar que sin servicios ni contenidos una tecnología de entretenimiento está condenada a morir. Con la llegada en 2009 de la película «Avatar», parecía existir un deseo entre los consumidores de vivir esa misma experiencia tridimensional en sus hogares. Los fabricantes, con Samsung y LG en cabeza, no duraron ni un segundo en adaptar sus modelos a esta tecnología que requiere de un accesorio adicional -unas gafas especiales- para vivir la sensación de inmersión. Muchas marcas lo implementaron, pero con el tiempo se demostró que no había un interés real. La falta de contenido jugó, además, una mala pasada en su fracaso. Sirvió en su momento como reclamo para «vender» televisores. Hoy en día esta tecnología o está desaparecida o se ofrece de manera nativa en los nuevos modelos. Robo a Celebgate, Ashley Madison y Yahoo Ha sido la década de los grandes hitos de la ciberdelincuencia, un negocio que en la actualidad mueve más dinero que el narcotráfico a nivel mundial. La seguridad informática es uno de los más importantes desafíos de las empresas e instituciones públicas. Cualquiera está expuesto a un robo de datos. En este tiempo se han dado varios episodios sangrantes que han puesto de manifiesto la relevancia de poner en marcha medidas de contención. En 2014 se produjo uno de esos escándalos que desnudan a cualquiera. En un caso bautizado como «Celebgate», piratas informáticos accedieron a miles de imágenes íntimas y sexuales de actrices como Jennifer Lawrence . Aquel robo de fotos a las estrellas pone de relieve la facilidad con que se pueden acceder a los contenidos del móvil. Un año después llegó el robo a Ashley Madison, una página web de citas. Se filtró información personal de más de 30 millones de personas que, supuestamente, estaban siendo infieles a sus parejas. En otro gran robo, Yahoo reconoció la mayor brecha de seguridad de la historia, que afectó a la inmensa mayoría de cuentas de correo electrónico. Escándalo de las baterías del Note 7 Iba a ser la gran apuesta para 2017 de Samsung. El teléfono más potente. Pero tuvo un mal debut. A los pocos días de ponerse a la venta este «phablet» varios usuarios denunciaron que habían sufrido igniciones de sus baterías. Fue el caso de las «baterías incendiarias» del Note 7. La crisis obligó a retirar el producto y a eliminar la siguiente nomenclatura. Se retiró del mercado por riesgos a la seguridad, empresas de aviación prohibieron su uso en vuelos y costó cuantiosas pérdidas de dinero al gigante surcoreano. Tardaron todavía muchos meses hasta conocer los verdaderos motivos derivados de este problema. Una serie de factores como el diseño de sus baterías fue la razón. Las imborrables Google Glass Durante 2013 y 2014 se habló de que las Google Glass, las lentes de realidad aumentada del gigante estadounidense, era el futuro de la tecnología. Iban a cambiarlo todo, desde la industria al consumo. Todos querían hacerse una foto con ellas. Fueron demasiado caras para que un usuario medio pudiera permitírselo y la falta de contenido interesante se convirtió en un gran obstáculo en una adopción masiva. Hubo, además, un gran debate sobre si invadía la privacidad de las personas. El gigante de internet, que acumula numerosos fracasos en su historial, tuvo que cancelar el proyecto, aunque lo ha recuperado en los últimos tiempos bajo un enfoque más profesional. Los problemas del «hoverboard» En 2017 estos patinetes se convirtieron en el regalo estrella entre los más jóvenes. Unos dispositivos de transporte con dos ruedas que requiere una cierta práctica para su correcto manejo. Era sorprendente cómo funcionaba porque todos sus propietarios parecían ser el nuevo Marty McFly de «Regreso al futuro», la incombustible película de Robert Zemeckis y producido por Steven Spielberg que ha dejado tantos momentos en la retina. El problema vino porque se detectaron casos de incendios de sus baterías. Es cierto que eran situaciones puntuales pero que dejan entrever los problemas técnicos. Proyecto Ara, el teléfono modular La telefonía móvil inteligente vive, en estos momentos, una situación extraña. Hay cada vez más marcas que producen terminales sensacionales, se ha democratizado su uso a nivel mundial y se han experimentado con innovaciones como las cámaras dobles (o triples en muchos casos) o los diseños sin apenas bordes. Estas ideas han llevado, sin embargo, a un escenario: la inmensa mayoría de modelos se parecen mucho entre sí. Pero hubo otros intentos para aportar la filosofía de un ordenador de sobremesa a estos dispositivos. El objetivo de Proyect Ara, de Google, era crear «smartphones» modulares, cuyas piezas y componentes pudieran personalizarse y cambiarse entre sí para satisfacer las necesidades de cada usuario. Su resultado no cautivó a los consumidores. Mal inicio de Apple Maps El intento de competir con Google Maps tuvo un comienzo problemático. El servicio cartográfico de Apple, que desembarcó en 2012, debutó con fallos técnicos de calado, que provocó que muchos usuarios criticaran a esta herramienta cuyas actualizaciones han ayudado a mejorar considerablemente su rendimiento. El resultado demostró que el lanzamiento fue algo precipitado. La aplicación contenía de errores importantes como cuando algunos usuarios se encontraban que la Sagrada Familia de Barcelona se situaba en Ibiza o que Berlín era un lugar en medio de la Antártida. Por si fuera poco, carecía de algunas de las prestaciones anunciadas por Apple y carecía de otras que han hecho de Google Maps una herramienta robusta. Nadie se acuerda de Google Plus Pese a ser el líder en muchos sectores, a Google se le ha resistido hasta la fecha un negocio, el de las plataformas sociales, que en la actualidad todavía domina Facebook. El gigante de internet lo intentó durante años con Google Plus, que ni siquiera creando perfiles a todo usuario con cuenta de Gmail le valió para consolidarse. Fue un páramo con escasa presencia. Algunas funciones, sin embargo, fueron interesantes, como la idea de los círculos, pero el caso es apenas hubo actividad. La crisis de Cambridge Analytica-Facebook Facebook, la gran red social de los últimos tiempos, tampoco se ha librado de escándalos. Desde que saltó el caso de Cambridge Analytica en 2016, la firma fundada por Mark Zuckerberg ha venido capeando como puede la falta de confianza. Los anuncios falsos, la manipulación de sus servicios, el robo de datos y la caída en picado de su actividad le han llevado a una situación particular porque los usuarios más jóvenes no encuentran razones para abrirse en un perfil. Estos casos fueron el detonante de un mayor interés por los datos personales en los servicios digitales más conocidos, que ha sido una constante cada vez más habitual. Las roturas del Galaxy Fold Sin llegar a los extremos del Note 7, a Samsung le salió rana este 2019 su primer teléfono plegable, el Galaxy Fold. Iba a cambiarlo todo, desde la manera en la que se accede a estos terminales hasta la producción de los mismos. Pero no. Su lanzamiento tuvo que retrasarse varios meses tras detectarse varias unidades de prueba con fallos técnicos. La firma surcoreana los supo resolver para poder ponerlo a la venta en octubre por el mismo precio estipulado, unos 2.000 euros que saben a lujo para la inmensa mayoría de consumidores. La acogida tampoco es que haya sido para tirar cohetes puesto que ha colocado unas 500.000 unidades en todo el mundo. Este 2020 se va a volver a intentar, aunque con la mirada puesta en su diseño.
14-01-2020 | abc.es
Cómo configurar tu móvil nuevo
Llegas a la tienda con la ilusión de un niño. Esperas, nervioso, a que alguien te atienda. Vienes con una idea preconcebida de las marcas o modelos de teléfono móvil inteligente que deseas adquirir. Ese aparato electrónico por el que has esperado algún tiempo, que has ahorrado mucho dinero lo más probable porque algunos fabricantes se han subido a la parra con precios por encima de los mil euros. En cualquier caso, la idea es la misma: vas a renovar tu ?smartphone?. Lo más probable es que funciona con uno de estos dos sistemas operativos; o iOS (que es el software del iPhone, el móvil de Apple) o Android (la gran mayoría restante). Dos visiones distintas pero cada vez más parecidas a nivel estético. Dos interfaces de usuario y distintas funcionalidades. Y lo primero que haces al llegar a casa es querer ponerlo en marcha. Bien, hasta aquí todo correcto; el problema viene después. Cuando le das por primera vez al botón de arrancarlo. ¿Qué puedes hacer entonces? Aquí es cuando se abren varias opciones, y todo depende de lo que uno desee hacer. Lo más probable es que se transfieran los datos y archivos del ?smartphone? antiguo. Es lo lógico, pero en ocasiones -en supuestos como rotura de pantalla- se complica la cosa y es necesario configurarlo como nuevo móvil. Ahí es cuando uno piensa que ?ojalá hubiera hecho una copia de seguridad?. Lo de conservar la información desde una copia de seguridad debería ser ya algo habitual para los consumidores, pero muchos de ellos, sea por desconocimiento o ignorancia, pasan de largo hasta que vienen mal dadas. Y ahí, cuando se han perdido tus fotografías, es cuando vienen los llantos. Pero partamos de la base que hayamos guardado algo para la posteridad en forma de copia de seguridad. Lo primero que tendremos que hacer será introducir nuestra tarjeta SIM en el móvil. Tengo un móvil Android.. En caso de tener un terminal con el sistema operativo Android, hay que tener presente que si añades tu cuenta de Google a un móvil ya configurado, los datos que habías incluido previamente en la copia de seguridad de esa cuenta de Google se pasan a ese dispositivo. Para restaurar una cuenta con copia de seguridad en un teléfono en estado de fábrica, tan solo hay que seguir los pasos que aparecen en pantalla. Como detalle importante, hay que tener en cuenta que si la copia de seguridad se ha creado con una versión más reciente de Android no podrás restaurarla en un dispositivo que utilice una versión anterior. Google, en este caso, ofrece la posibilidad gratuita y fácil de restaurar la copia de seguridad que previamente se ha guardado en su servicio Drive. Para ello, tenemos que conectarnos a la red wifi doméstica porque son demasiados datos los que se van a transferir. Así, todas las fotos guardadas desde el servicio Photos, las aplicaciones instaladas previamente y diferentes ajustes van a mantenerse en el nuevo móvil. Si se quiere, se puede configurar como nuevo móvil y, posteriormente, restaurar la copia de seguridad. El proceso, por cierto, es casi automático siempre que se tenga la versión Android 8.1 o superior. Para tener nuestra copia de seguridad automática tenemos que ir en nuestro teléfono a «Ajustes/Sistema/Avanzado/Copia de seguridad y restauración». En cualquier caso, el móvil con esta plataforma exige conectarse a nuestra cuenta Google. Si la tienes, estupendo, si no habrá que hacerlo previamente, aunque también deja la opción abierta. Una vez completado los primeros pasos, se puede dejar a tu gusto tu nuevo móvil como cambiar el fondo de pantalla, añadir si quieres los «widgets» o configurar, entre otras cosas, los accesos directos o escoger el teclado que desees. Ya de paso, hacer limpieza Los usuarios pueden aprovechar esta circunstancia para hacer limpieza de servicios y aplicaciones que se usan poco y que consumen -algunas- batería al trabajar en segundo plano. Es el momento de pasar revista a todo lo que tenemos. El síndrome de Diógenes digital se aprecia, sobre todo, en los «smartphones». Se acumulan aplicaciones y aplicaciones de todo tipo que en algún momento alguien de nuestro entorno nos las recomendó pero que, en realidad, hemos usado una vez. Desde el apartado «Configuración» se puede saber un poco la última vez que las usamos. Si han pasado más de seis meses, se debería eliminar. Siempre puedes recuperarla, pero así dejamos las ventanas del móvil un poco más ligeras. Vale, ¿y si tengo un iPhone? Aquí la cosa cambia ligeramente. Desde la versión iOS 11, Apple permite, a través de un sistema de inicio rápido, copiar los datos del iPhone antiguo al nuevo en una acción que se realiza en un periquete. Encendiendo el dispositivo más reciente, el software va a detectar la presencia de otro terminal y va a sugerirte hacer el traspaso de poderes. Es casi mágico porque es una operación ágil y sencilla. Por motivos de seguridad, hay que introducir algunos datos previos como la contraseña y desde la cámara del móvil escanear un código encriptado del otro dispositivo. Ahí, se tendrá todo como hasta ahora. Apple también da la opción de configurarlo como nuevo móvil, aunque hay que saber que con esta opción se empieza de nuevas. Es decir, vas a tener que introducir las credenciales en todos los servicios, personalizar las opciones y permisos desde cero, descargarte las aplicaciones que consideres necesarias una por una y, por supuesto, nada que hayas hecho en la vida anterior -del móvil- como fotografías y vídeos los vas a tener disponibles.
14-01-2020 | abc.es
Cómo configurar tu teléfono móvil nuevo
Llegas a la tienda con la ilusión de un niño. Esperas, nervioso, a que alguien te atienda. Vienes con una idea preconcebida de las marcas o modelos de teléfono móvil inteligente que deseas adquirir. Ese aparato electrónico por el que has esperado algún tiempo, que has ahorrado mucho dinero lo más probable porque algunos fabricantes se han subido a la parra con precios por encima de los mil euros. En cualquier caso, la idea es la misma: vas a renovar tu «smartphone». Lo más probable es que funciona con uno de estos dos sistemas operativos; o iOS (que es el software del iPhone, el móvil de Apple) o Android (la gran mayoría restante). Dos visiones distintas pero cada vez más parecidas a nivel estético. Dos interfaces de usuario y distintas funcionalidades. Y lo primero que haces al llegar a casa es querer ponerlo en marcha. Bien, hasta aquí todo correcto; el problema viene después. Cuando le das por primera vez al botón de arrancarlo. ¿Qué puedes hacer entonces? Aquí es cuando se abren varias opciones, y todo depende de lo que uno desee hacer. Lo más probable es que se transfieran los datos y archivos del «smartphone» antiguo. Es lo lógico, pero en ocasiones -en supuestos como rotura de pantalla- se complica la cosa y es necesario configurarlo como nuevo móvil. Ahí es cuando uno piensa que «ojalá hubiera hecho una copia de seguridad». Lo de conservar la información desde una copia de seguridad debería ser ya algo habitual para los consumidores, pero muchos de ellos, sea por desconocimiento o ignorancia, pasan de largo hasta que vienen mal dadas. Y ahí, cuando se han perdido tus fotografías, es cuando vienen los llantos. Pero partamos de la base que hayamos guardado algo para la posteridad en forma de copia de seguridad. Lo primero que tendremos que hacer será introducir nuestra tarjeta SIM en el móvil. Tengo un móvil Android.. En caso de tener un terminal con el sistema operativo Android, hay que tener presente que si añades tu cuenta de Google a un móvil ya configurado, los datos que habías incluido previamente en la copia de seguridad de esa cuenta de Google se pasan a ese dispositivo. Para restaurar una cuenta con copia de seguridad en un teléfono en estado de fábrica, tan solo hay que seguir los pasos que aparecen en pantalla. Como detalle importante, hay que tener en cuenta que si la copia de seguridad se ha creado con una versión más reciente de Android no podrás restaurarla en un dispositivo que utilice una versión anterior. Google, en este caso, ofrece la posibilidad gratuita y fácil de restaurar la copia de seguridad que previamente se ha guardado en su servicio Drive. Para ello, tenemos que conectarnos a la red wifi doméstica porque son demasiados datos los que se van a transferir. Así, todas las fotos guardadas desde el servicio Photos, las aplicaciones instaladas previamente y diferentes ajustes van a mantenerse en el nuevo móvil. Si se quiere, se puede configurar como nuevo móvil y, posteriormente, restaurar la copia de seguridad. El proceso, por cierto, es casi automático siempre que se tenga la versión Android 8.1 o superior. Para tener nuestra copia de seguridad automática tenemos que ir en nuestro teléfono a «Ajustes/Sistema/Avanzado/Copia de seguridad y restauración». En cualquier caso, el móvil con esta plataforma exige conectarse a nuestra cuenta Google. Si la tienes, estupendo, si no habrá que hacerlo previamente, aunque también deja la opción abierta. Una vez completado los primeros pasos, se puede dejar a tu gusto tu nuevo móvil como cambiar el fondo de pantalla, añadir si quieres los «widgets» o configurar, entre otras cosas, los accesos directos o escoger el teclado que desees. Ya de paso, hacer limpieza Los usuarios pueden aprovechar esta circunstancia para hacer limpieza de servicios y aplicaciones que se usan poco y que consumen -algunas- batería al trabajar en segundo plano. Es el momento de pasar revista a todo lo que tenemos. El síndrome de Diógenes digital se aprecia, sobre todo, en los «smartphones». Se acumulan aplicaciones y aplicaciones de todo tipo que en algún momento alguien de nuestro entorno nos las recomendó pero que, en realidad, hemos usado una vez. Desde el apartado «Configuración» se puede saber un poco la última vez que las usamos. Si han pasado más de seis meses, se debería eliminar. Siempre puedes recuperarla, pero así dejamos las ventanas del móvil un poco más ligeras. Vale, ¿y si tengo un iPhone? Aquí la cosa cambia ligeramente. Desde la versión iOS 11, Apple permite, a través de un sistema de inicio rápido, copiar los datos del iPhone antiguo al nuevo en una acción que se realiza en un periquete. Encendiendo el dispositivo más reciente, el software va a detectar la presencia de otro terminal y va a sugerirte hacer el traspaso de poderes. Es casi mágico porque es una operación ágil y sencilla. Por motivos de seguridad, hay que introducir algunos datos previos como la contraseña y desde la cámara del móvil escanear un código encriptado del otro dispositivo. Ahí, se tendrá todo como hasta ahora. Apple también da la opción de configurarlo como nuevo móvil, aunque hay que saber que con esta opción se empieza de nuevas. Es decir, vas a tener que introducir las credenciales en todos los servicios, personalizar las opciones y permisos desde cero, descargarte las aplicaciones que consideres necesarias una por una y, por supuesto, nada que hayas hecho en la vida anterior -del móvil- como fotografías y vídeos los vas a tener disponibles.
13-01-2020 | abc.es
Estos son los buscadores alternativos con los que sustituir a Google en tu teléfono Android
Google implantará a partir del 1 de marzo de 2020 una pantalla de elección para que los usuarios escojan el motor de búsqueda que prefieran en cualquier nuevo dispositivo de Android distribuido en la Área Económica Europea (AEE) siendo en España DuckDuckGo, Info.com, Qwant y Google las opciones a elegir en el primer ciclo. En 2018 la Comisión Europea impuso a Google una multa de más de 4.000 millones dado al entender que violaba las leyes de anticompetencia debido a la preinstalación obligatoria del buscador Google y Chrome en los dispositivos Android. Por ello la compañía anunció en agosto del pasado año que a partir del 1 de marzo de 2020 implementarían una pantalla de elección para los nuevos dispositivos Android distribuidos en la AEE, para que los usuarios pudieran elegir el buscador que ellos prefiriesen. Google utiliza una subasta para elegir a los proveedores que acompañarán a su buscador en la pantalla de elección. Dichas subastas se hacen por país y se dividen en ciclos. Los proveedores seleccionados en el primer ciclo se mostrarán durante cuatro meses. Los proveedores elegibles para 2020 ya están cerrados y Google ha publicado recientemente en un comunicado los buscadores que aparecerán en la pantalla de elección en el primer ciclo, que irá del 1 de marzo hasta el 30 de junio. En España los motores de búsqueda que los nuevos usuarios podrán seleccionar junto al de Google serán DuckDuckGo, Info.com y Qwant. Mientras que en el resto de países europeos DuckDuckGo se ha posicionado como el favorito.
70